Anda di halaman 1dari 4

Adam Smith, es quizá el más famoso economista del mundo, de hecho, es considerado el padre de la economía moderna al ser el autor

intelectual de una teoría que combina la historia, la naturaleza humana, la ética y el desarrollo económico de manera ejemplar. Este
autor nació en 1723 en la pequeña ciudad escocesa de Kirkcaldy, justo al norte de Edimburgo, y fue el hijo único de un padre que murió
pocos meses antes y de una madre que vivió hasta los noventa años.

A los 14 años, Adam Smith obtuvo una beca para estudiar en la Universidad de Glasgow y más tarde otra para la Universidad de Oxford.
Fue uno de los filósofos más importantes de su época y pronunció conferencias sobre ética, teología natural, jurisprudencia y economía
política. Fue discípulo de Frances Hutcheson, amigo de David Hume y Francois Quesnay, y consta que sus discípulos viajaban de varios
países europeos a escuchar sus ideas progresistas sobre la filosofía moral que fue la base de la ética kantiana. Adam Smith es
el Economista Notable de esta semana.

Aportes de David Ricardo a la economía


Al haber tenido una amplia experiencia y luego haberse formado y especializado en todo lo concerniente a los valores y la negociación,
este emblemático personaje contribuyó al desarrollo de conceptos como macroeconomía y realizo valiosos análisis a elementos como el
salario y su relación con los beneficios, esto llevó a la creación de la ley conocida como ley de rendimiento creciente.

Otra de sus creaciones y teorías fue la teoría cuantitativa del dinero, sirviendo de referencia para polos opuestos de corrientes como el
marxismo y el liberalismo.

El valor de cambio de las mercancías


Respecto a esto, David Ricardo planteó que el valor de las cosas era la cantidad de trabajo que era necesario para la producción de dicha
mercancía. En este punto tiene similitud con otros autores como Adam Smith, así fue como también planteó que en sociedades con un
nivel menos desarrollado dicho valor sería el tiempo para producir los bienes necesarios para subsistir de los trabajadores y sus familias.

Las cosas cambian cuando se trata de poblaciones o sociedades desarrolladas en las cuales el mercado comienza a cobrar un rol
fundamental, en cuyo caso esta diferencia sería mínima y se iría ajustando según la cantidad de personas y lo importante sería que
siempre existiría un equilibrio.

Pensamiento económico de Max Weber


El espíritu del capitalismo
A partir de lo que observó en Estados Unidos y de la investigación estadística que había hecho un discípulo del autor -según la cual en un
país con población protestante y católica, los protestantes ocupan un nivel más alto en la dirección de las empresas y en los niveles
de Riqueza-, Weber desarrolló la obra que lo haría ampliamente famoso y, al mismo Tiempo, sería fuente de debate hasta nuestros días.
Weber estudió la moral que proponían algunas sectas calvinistas de los siglos XVI y XVII para mostrar que la reforma protestante habría
creado en algunos países occidentales una cultura social más favorable al Desarrollo Económico capitalista que la predominante en los
países católicos. En su estudio concluyó que ni el catolicismo ni el luteranismo desarrollaron una concepción del Trabajo como profesión,
a diferencia del calvinismo y otras religiones protestantes, donde el éxito terrenal es una señal de salvación eterna.
Para Weber, el protestantismo es el motor del Capitalismo. Los católicos, dice, tienen un espíritu más alejado del mundo terrenal.
El economista llamó "espíritu del capitalismo" a la mentalidad o actitud que aspira sistemática y profesionalmente al lucro por el lucro mismo.
El espíritu es, por lo tanto, una disposición psíquica del individuo como forma de organizar su vida. Al no existir, según él, en el catolicismo
una valoración verdadera del mundo terrenal, debido a la supremacía de lo extraterrenal, el Trabajoproductivo no está integrado en una
dimensión religiosa. Para sus miembros la excelencia cristiana se parece más a la vida de un monje que a la de un Empresario.
En el Fondo, lo que quiso plantear Weber es que los católicos se dedican menos a las actividades empresariales, debido a que tienen un
espíritu que los lleva a alejarse del mundo terrenal, a diferencia de los protestantes, quienes tendrían un espíritu más materialista. Es por
esta razón que, según el autor, en los países católicos latinos en los cuales la Iglesia tenía gran influencia, no se desarrolló el concepto de
una actividad económica a la que el hombre esté entregado por entero.
Aunque los planteamientos de Max Weber respecto a la religión no están exentos de polémica hasta el día de hoy, su importancia radica
principalmente en el Desarrollo de la sociología económica, disciplina que busca esclarecer los orígenes del comportamiento de las
personas en la economía.
En el área de la administración, Weber también hizo interesantes aportes. Analizó el Modelo ideal de burocracia como una forma de
organizar eficientemente la administración de la Sociedad y, por consiguiente, es extensible también a la administración de las empresas.
Pensamiento económico de John Maynard Keynes
por Jorge Mendoza Vester

Biografía de John Maynard Keynes


La "teoría general"
El principal problema que enfrentaba el mundo de los años 30 era el enorme Desempleo. Frente a esto, la tradición de la economía clásica
planteaba que, por tratarse de una cuestión puntual, el desequilibrio momentáneo se ajustaría automáticamente por medio de una baja
en los salarios.
Keynes, sin embargo, discrepaba por completo: la economía se podía encontrar en Equilibrio, pero con un alto nivel de Desempleo. Para
él, la Desocupaciónexistente en Inglaterra, lejos de ser puntual, era estructural. Frente a esto, la autoridad debía hacer un enérgico uso de
la Política Fiscal (Impuestos y Gastos gubernamentales) para "desatascar" la economía. En el Fondo, lo que proponía era que
el Estado complementara el mecanismo de Mercado del sector privado, que no conseguía resolver por sí mismo el problema de la
ocupación.
El planteamiento general que hizo Keynes en materia económica es que se debía incrementar el Gasto público en los períodos
de Recesión -haciendo que el Estado incurriera en un Déficit- para generar Demanda adicional que estimulara la Inversión y disminuyera
el Desempleo. De esta forma, Keynes confiaba en que el gobierno podía moderar y hasta eliminar los ciclos económicos interviniendo en
la economía.
La importancia de la Teoría general de la ocupación, el Interés y el Dinero fue tal que, para muchos, funda la Macroeconomía, una de las
ramas de la teoría económica moderna, dedicada a explorar las relaciones entre los grandes agregados de la Renta nacional.
Otro aspecto fundamental en la economía keynesiana es el papel que juegan las Expectativassobre el Ciclo Económico. El autor
consideraba que éstas -las cuales dependen exclusivamente de factores psicológicos- tienen efectos importantísimos sobre la Inversión y,
por tanto, sobre la economía en general. Sin embargo, las decisiones de Ahorro las toman los individuos en Funciónde sus Ingresos,
mientras que las decisiones de inversión las toman los empresarios en Funciónde sus expectativas. De este modo, no hay ninguna razón
para que el Ahorro y la Inversióncoincidan, como lo había señalado la mayor parte de los economistas clásicos.

Así, cuando las expectativas de los empresarios son favorables, éstos están más dispuestos a realizar proyectos de Inversión, lo que provoca
una fase expansiva y un gran Crecimiento a la economía. Por el contrario, cuando las Expectativas son desfavorables, la contracción de
la Demanda puede provocar una depresión. Y es precisamente ante esto que el Estado puede impedir la caída de la Demanda aumentando
sus propios Gastos.
En cualquier caso, lo que Keynes quiso transmitir es que el futuro era desconocido y "desconocible" -en el sentido de que no puede inferirse
racionalmente-, debido a que está fuertemente marcado por variables psicológicas. Al hacer esta observación puso una enorme
interrogante a la capacidad de realizar pronósticos útiles en la economía.
El prestigio alcanzado por John Maynard Keynes fue tal que el rey Jorge VI le nombró barón en 1942, ingresando en la Cámara de los Lores.
Durante su vida, Keynes había ocupado altos cargos en la administración británica, como el de consejero financiero de la Corona y
gobernador del Banco de Inglaterra. Al final de su vida también colaboró con el plan británico de la Conferencia de Bretton Woods, en
1943, cuyo objetivo era evitar desórdenes monetarios como los sucedidos antes de la Segunda Guerra Mundial. Para ello se propuso la
creación de un Banco internacional que regulara la Oferta Monetaria, lo que dio origen al Fondo Monetario Internacional. Keynes murió
tres años después, en 1946, en Sussex.
Si Bien se podría decir que la revolución keynesiana no consistió en construir un nuevo edificio teórico, sino que más Bien se limitó a
ordenar el sistema económico heredado, es incuestionable que Keynes removió tanto la política como el análisis económico. Con el paso
de los años sus ideas fueron penetrando en el mundo académico y en las políticas económicas de los países del mundo occidental. Muchos
vieron con entusiasmo una política capaz de darle un segundo aire al sistema capitalista después de la crisis, e incluso los socialdemócratas
miraron con Interés una doctrina que propiciaba la intervención del Estado en la economía. Sólo los más liberales se opusieron con fuerza
a sus ideas intervencionistas.
Friedrich Hayek
Educación y carrera

En la Universidad de Viena, Hayek obtuvo doctorados en derecho y ciencias políticas en 1921 y 1923, respectivamente; y también estudió
filosofía, psicología y economía.

Durante los años de Hayek en la Universidad de Viena conoció el trabajo de Carl Menger sobre la estrategia explicativa de las ciencias
sociales, lo que junto a la presencia imponente de Friedrich von Wieser en el aula le dejaron una influencia duradera. Al finalizar sus
exámenes, von Mises contrató a Hayek por recomendación de Wieser como especialista del gobierno austriaco.

Inicialmente simpatizó con el socialismo democrático de Wieser, el pensamiento económico de Hayek se alejó del socialismo y se orientó
hacia el liberalismo clásico de Carl Menger después de leer el libro El socialismo de von Mises.
Con la ayuda de Mises, a finales de la década de 1920, Hayek fundó y dirigió el Instituto Austríaco de Investigación del Ciclo de Negocios,
antes de unirse a la facultad de la London School of Economics en 1931 a instancias de Lionel Robbins. A su llegada a Londres, Hayek
adquirió notoriedad como teórico económico.

En 1932, Hayek sugirió que la inversión privada en los mercados públicos era un mejor camino hacia la riqueza y la coordinación económica
en Gran Bretaña que los programas de gasto del gobierno, como argumentó en un intercambio de cartas con John Maynard Keynes. La
depresión deflacionista de casi una década en Gran Bretaña por la decisión de Churchill en 1925 de devolver a Gran Bretaña al patrón oro
fue el telón de fondo para la disputa de de Hayek con Keynes sobre la política monetaria y fiscal británica. Hayek discrepó de Keynes en
asuntos económicos esenciales. Sus desacuerdos económicos fueron fundamentales. Keynes llamó al libro de Hayek, Precios y producción,
"uno de los enredos más espantosos que he leído". Muchos otros economistas destacados también han sido acérrimos críticos de Hayek,
incluidos Galbraith y Krugman, quien escribió: "Lo de Hayek es casi completamente sobre política en lugar de economía".
En 1950, Hayek dejó la Escuela de Economía de Londres y emigró a la Universidad de Chicago, donde se ejerció como profesor en el Comité
de Pensamiento Social, pero el salario de Hayek no fue financiado por la universidad, sino por una fundación externa.

Camino a la servidumbre de Hayek jugó un papel fundamental en la transformación de Milton Friedman y otros en su comprensión del
funcionamiento de la sociedad.
Premio Nobel
El 9 de octubre de 1974, se anunció que a Hayek se le otorgaría el Premio Nobel en Economía, junto con el economista sueco Gunnar
Myrdal. Hayek se sorprendió de recibir el premio y consideró que se lo habían otorgado junto a Myrdal para equilibrar el premio con alguien
del lado opuesto del espectro político. A pesar de esto, el premio trajo una mayor conocimiento público de Hayek y ha sido descrito por su
biógrafo como "el gran evento rejuvenecedor en su vida ".

La elección de la política conservadora Margaret Tatcher como Primera Ministra en 1979 en Inglaterra contribuyó a popularizar sus ideas,
ya que fueron adoptadas por esta gobernante. A lo cual, siguió el presidente del Partido Republicano de los Estados Unidos, Ronald Reagan,
el que señaló a Hayek entre las dos o tres personas que más influyeron en su filosofía y dio la bienvenida a la Casa Blanca como invitado
especial.

En 1991, el presidente de los Estados Unidos George H. W. Bush le otorgó a Hayek la Medalla de la Libertad Presidencial, uno de los dos
premios civiles más importantes de los Estados Unidos, por una "vida de mirar más allá del horizonte".

Aportes en economía de Hayek


Las principales investigaciones de Hayek sobre economía se referían al capital, el dinero y el ciclo económico. Hayek utilizó como punto de
partida para su propia interpretación del ciclo económico las teorías de von Mises, y elaboró lo que más tarde se conocería como la Teoría
austriaca del ciclo económico. Abogó por un enfoque monetario de los orígenes del ciclo. Hayek argumentó que el ciclo económico era el
resultado de la expansión del crédito inflacionario del banco central y su transmisión a lo largo del tiempo, lo que provocaba una mala
asignación del capital causada por tasas de interés artificialmente bajas. Consideraba que una agencia gubernamental monopólica como
un banco central no puede poseer la información relevante que debe gobernar el suministro de dinero.
Según Nicholas Kaldor, la teoría de Hayek sobre la estructura temporal del capital y del ciclo económico inicialmente "fascinó al mundo
académico" y pareció ofrecer una comprensión menos "fácil y superficial" de macroeconomía que la escuela de Cambridge.

Sin embargo, a las objeciones de Keynes se sumaron las de Piero Sraffa, John Hicks, Frank Knight y Gunnar Myrdal. Más tarde, Kaldor
escribió que Precios y producción de Hayek habían producido "una notable variedad de críticas" y que el número total de páginas en revistas
británicas y estadounidenses dedicadas al debate resultante "rara vez podrían haber sido igualadas en las controversias económicas del
pasado". Hayek continuó su investigación sobre teoría monetaria y de capital, pero su reputación como teórico económico había que sus
trabajos fueron en gran parte ignorados. El propio Lionel Robbins, que había abrazado la teoría austriaca del ciclo económico en La Gran
Depresión (1934), lamentó más tarde haber escrito el libro y aceptado muchos de los contraargumentos keynesianos. Después de 1941,
continuó publicando trabajos sobre la economía de la información, la filosofía política, la teoría del derecho y la psicología, pero rara vez
sobre macroeconomía. En la Universidad de Chicago, Hayek no era parte del departamento de economía, y no influyó en el renacimiento
de la teoría neoclásica que tuvo lugar allí.
Cuando, en 1974, compartió el Nobel Nobel en Economía con Gunnar Myrdal, este último se quejó de haber sido pareado con un "ideólogo".
Milton Friedman se declaró a sí mismo "un gran admirador de Hayek, pero no por su economía. Señaló que Precios y producción es un libro
muy defectuoso y que su Teoría pura del capital era ilegible y que El camino a la servidumbre es uno de los grandes libros de nuestro
tiempo.
En 1935, Hayek publicó Collectivist Economic Planning, en que incluyó el ensayo de Mises, en el que éste argumentaba que la planificación
racional era imposible bajo el socialismo. Algunos socialistas como H. Dickinson y Oskar Lange respondieron invocando la teoría del
equilibrio general, la cual, argumentaron refutaba la tesis de Mises. En opinión de Hayek, el mecanismo de precios sirve para compartir y
sincronizar conocimiento local y personal, que permite a los miembros de la sociedad lograr fines diversos y complicados a través de un
principio de autoorganización espontánea. Él contrastaba el uso del mecanismo de precios con la planificación central, argumentando que
el primero permite una adaptación más rápida a los cambios en circunstancias particulares de tiempo y lugar. Hayek utilizó el término
catallaxy para describir un "sistema autoorganizador de cooperación voluntaria". La investigación de Hayek sobre este argumento fue
específicamente citada por el Comité Nobel en su comunicado de prensa que otorgaba a Hayek el premio Nobel.

Opiniones de Hayek sobre la dictadura


Hayek visitó Chile en los años 70 y 80 durante la Junta de Gobierno del general Augusto Pinochet y aceptó ser nombrado Presidente
Honorario del Centro de Estudios Públicos, el grupo de expertos formado por los economistas que transformaron a Chile en una economía
de libre mercado.

Cuando se le preguntó acerca del gobierno liberal y no democrático por un entrevistador chileno, Hayek afirma: "Como instituciones a largo
plazo, estoy totalmente en contra de las dictaduras. Pero una dictadura puede ser un sistema necesario para una transición Periodo [...]
Personalmente prefiero una dictadura liberal a un gobierno democrático desprovisto de liberalismo. Mi impresión personal -y esto es válido
para Sudamérica- es que en Chile, por ejemplo, asistiremos a una transición de un gobierno dictatorial a un gobierno liberal ".

Influencia
La influencia de Hayek en el desarrollo de la economía es ampliamente reconocida. Hayek es el segundo economista más citado (después
de Kenneth Arrow) en las conferencias Nobel de los ganadores en economía, lo que es particularmente sorprendente ya que su propia
conferencia fue crítica del campo de la economía ortodoxa y la modelación neoclásica. Otro ganador del Premio Nobel, Paul Samuelson,
creía que Hayek era merecedor de su premio, pero afirmó que "había buenas razones históricas para borrar los recuerdos de Hayek dentro
de la corriente principal de la fraternidad economista del siglo XX."

Hayek es ampliamente reconocido por haber introducido la dimensión del tiempo en la construcción del equilibrio y por su papel clave en
ayudar a inspirar los campos de la teoría del crecimiento, la economía de la información y la teoría del orden espontáneo. La economía
"informal" presentada en el trabajo popular masivamente influyente de Milton Friedman, Free to Choose (1980), es explícitamente
Hayekiana en su descripción del sistema de precios como un sistema para transmitir y coordinar el conocimiento. Esto se puede explicar
por el hecho de que Friedman enseñó el famoso artículo de Hayek "El uso del conocimiento en la sociedad" (1945) en sus seminarios de
posgrado.

Sus oponentes han atacado a Hayek como uno de los principales promotores del neoliberalismo. Un periodista británico, Samuel Brittan,
concluyó en 2010, "el libro de Hayek [La Constitución de la Libertad] sigue siendo probablemente la declaración más completa de las ideas
subyacentes de la filosofía moderada del libre mercado propugnada por los neoliberales".

Principales obras de Hayek


La teoría monetaria y el ciclo económico, 1929

Precios y producción, 1931

Economía y conocimiento, 1936

La teoría pura del capital, 1941

Camino de servidumbre, 1944

Individualismo y orden económico, 1948

La contrarrevolución de la ciencia. Estudios sobre el abuso de la razón, 1952

El orden sensorial. Los fundamentos de la psicología teórica, 1952

El capitalismo y los historiadores, 1954

Los fundamentos de la libertad, 1960

Derecho, legislación y libertad, 1973, 1976, 1979. 3 vols.

La desnacionalización del dinero, 1976

La fatal arrogancia. Los errores del socialismo, 1988


"