Anda di halaman 1dari 13

CONTROL DE CALIDAD MELT EN PLANTAS DE FABRICACIÓN DE ALUMINIO

Resumen

El control de la calidad del producto normalmente comienza con el control de la calidad del
producto fundido. Una comprensión completa de la calidad del fundido es de gran importancia
para el control y la predicción de las características reales de fundición. Si uno es capaz de actuar
de manera proactiva en lugar de reactiva con respecto al control de calidad del fundido y el
fundido, puede reducir los costos de inactividad y los niveles de desechos. No hay un aparato
único en el mercado disponible para una evaluación completa de la calidad del aluminio fundido.
Por lo tanto, los aparatos que combinan varios métodos tales como: análisis térmico, prueba de
presión reducida, molde K, prueba de Tatur, prueba espiral de fluidez y PoDFA deben utilizarse
para una evaluación completa de la calidad de la masa fundida de aluminio. Este documento
revisará todos los aparatos mencionados anteriormente e introduce dos nuevos aparatos, Alspek
H y Alspek MQ, desarrollados recientemente por Foseco Company.

Palabras clave: control de calidad, aleaciones de aluminio, vaciado.

Introducción

Las plantas de fundición de aluminio están usando cantidades significativas de aleaciones


primarias, secundarias y maestras para producir piezas automotrices de alta calidad. La calidad de
los productos fundidos depende directamente de la calidad del metal fundido a partir del cual se
moldean los productos. La comprensión integral de la calidad del fundido es de vital importancia
para el control y la predicción de las características reales de fundición. Cualquier defecto
agregado o creado durante la etapa de fusión se llevará a la microestructura final y, ciertamente,
afectará la calidad de los productos fundidos. Por lo tanto, es evidente que el control de la calidad
de los productos fundidos comienza con el control de la calidad de la masa fundida.

No hay ningún aparato único en el mercado que pueda utilizarse para una evaluación cualitativa
completa del fundido de aluminio. Por lo tanto, deben utilizarse combinaciones de varios equipos
para una evaluación completa de la calidad de la masa fundida de aluminio. Las herramientas más
comunes utilizadas en las plantas de fundición de aluminio son las siguientes: (i) Análisis térmico
(curva de enfriamiento), (ii) Prueba de presión reducida, (iii) Molde K, (iv) Prueba de Tatur, (v)
Prueba en espiral, ( vi) Alscan para mediciones de hidrógeno, y (vii) aparatos Prefil o PoDFA. Las
plantas de fundición de aluminio utilizan para el control diario de la calidad de fusión al menos uno
de los aparatos mencionados anteriormente. Este documento revisará todos los equipos
mencionados anteriormente y destacará sus aplicaciones. Además, se presentarán dos nuevos
equipos desarrollados recientemente por Foseco Company: AlspekH para la medición en línea de
la solubilidad del hidrógeno en el fundido de aluminio, y Alspek MQ para la evaluación de la
limpieza del fundido. La tabla 1 resume todos los equipos mencionados anteriormente y sus
características principales. Usando diariamente estos equipos, se pueden obtener ganancias
sustanciales en la reducción de los defectos de mecanizado, el aumento de las propiedades
mecánicas, la reducción de la porosidad y la reducción general de la chatarra.
Análisis térmico

El proceso de solidificación de un metal o aleación se acompaña de la evolución del calor de varias


fases formadas durante la solidificación. Los datos registrados de temperatura y tiempo pueden
proporcionar información cuantitativa sobre el proceso de solidificación de la aleación. Dicha
gráfica se denomina curva de enfriamiento y el nombre general que se le da a la técnica es análisis
térmico (TA). La curva de enfriamiento sirve como una "huella digital" del proceso de solidificación
y se puede utilizar para predecir la estructura de la muestra de prueba y, por consiguiente, las
propiedades de colada reales. Este documento revisará brevemente la aplicación de TA en plantas
de fundición de aluminio, mostrando su capacidad para predecir algunos parámetros de
solidificación clave, que se pueden usar para monitorear la calidad de los productos fundidos. En la
industria de la fundición de aluminio, Cibula [1] y Mondolfo [2] informaron sobre la aplicación de
TA para estudiar el desarrollo de la estructura de la muestra de prueba. A principios de la década
de 1980, esta tecnología de control de procesos comenzó a usarse regularmente en fundiciones de
aluminio. Las muestras de prueba de TA pueden tomarse sumergiendo una copa cilíndrica (de
grafito o acero) en la masa fundida o vertiendo la masa fundida por cucharón en la copa de
prueba. Se colocaron uno o dos elementos térmicos tipo K en la masa fundida para medir la
temperatura durante la solidificación de la muestra de prueba. Las salidas de los termopares se
conectaron a una PC a través del registrador de datos, donde los datos de temperatura / tiempo se
registraron y luego se procesaron de varias maneras. En la actualidad, las plantas de fundición de
aluminio utilizan regularmente TA para controlar la eficiencia de las adiciones de aleaciones
maestras (refinador de grano y modificador) en la masa fundida de aluminio.

Evaluación del tamaño de grano


El refinamiento del grano obtenido durante la solidificación puede ser una función del
subenfriamiento que se produce durante la detención del líquido. La forma de la curva de
enfriamiento en el inicio del proceso de solidificación da una buena indicación del número de
núcleos presentes en el fundido. Cuando hay un gran número de núcleos, la curva muestra un bajo
subenfriamiento (como se ilustra en la Fig. 1 por la línea de puntos). Cuando hay pocos núcleos,
puede esperarse una mayor extensión del subenfriamiento, que se ilustra en la Fig. 1 por la línea
continua.

El parámetro de subenfriamiento de la curva de enfriamiento se ha utilizado de forma rutinaria


para el control de calidad del proceso, lo que proporciona información inmediata sobre la
eficiencia de las adiciones de refinamiento de grano en la fusión de aluminio. El parámetro ΔT más
pequeño significa mayor potencia de las aleaciones maestras que conducen a granos de fundición
más pequeños en la estructura de colada. La capacidad de controlar de cerca el tamaño del grano
es de la mayor importancia para resolver los problemas de fundición en el piso de la fundición. El
uso de refinadores de grano da como resultado múltiples mejoras de las características de
fundición finales. Estos incluyen: (i) propiedades mecánicas mejoradas, reducción del desgarro por
calor, respuesta mejorada al tratamiento térmico, mejora de la alimentación de piezas fundidas, lo
que resulta en una reducción de la porosidad de la contracción.

Modificación de la morfología eutéctica de Al-Si

El término "modificación" describe la condición de refinamiento de las partículas de silicio. El


efecto modificador es la transición de las fases de silicio en bloques, aciculares y en forma de aguja
a una estructura de silicio fibroso fino. Esto mejora sustancialmente las propiedades de colada de
las aleaciones de Al-Si. La técnica TA se puede utilizar para determinar la morfología eutéctica de
Al-Si antes y después de la adición de modificadores. El efecto neto de las adiciones de
modificadores en la curva de enfriamiento de las aleaciones de Al-Si es la depresión de la
nucleación y las temperaturas de crecimiento de la reacción eutéctica principal [3-10]. La Fig. 2,
muestra el efecto de la modificación en la temperatura de crecimiento eutéctico de Al-Si (TAl-Si E, G).

La depresión de ΔTAl-Si E, G representa la diferencia de temperatura entre las temperaturas de


crecimiento eutéctico de Al-Si no modificadas y modificadas. Cuanto mayor sea la magnitud de
ΔTAl-Si E, G mayor será el nivel de modificación (menor tamaño de las partículas de silicio). La TA se
usa diariamente en plantas de fundición de aluminio para evaluar parámetros como el tamaño de
grano y el nivel de modificación eutéctica de Al-Si. El uso de los modernos sistemas de adquisición
de datos y el análisis térmico de procesamiento por computadora se convierten en una
herramienta poderosa para el control del proceso de conversión. El análisis térmico puede
proporcionar a los ingenieros de procesos la capacidad de actuar de manera proactiva con
respecto a la calidad del fundido y el fundido. La aplicación potencial de TA como una herramienta
de control de calidad estadística en tiempo real en plantas de fundición de aluminio aún no se ha
realizado. Un sistema de TA de última generación debería poder cuantificar parámetros tales
como: tamaño de grano, punto de coherencia de dendritas, nivel de modificación de silicio, baja
temperatura de fusión de eutéctica secundaria, precipitación de compuestos intermetálicos que
contienen hierro, precipitación de componentes intermetálicos de magnesio, fracción sólida y
otras temperaturas características tales como: TLIQ, TAl-Si E, G, ΔTAl-Cu E, G y T SOL, es decir liquidus, Al-Si
eutectic, Al-Cu eutectic y solidus, respectivamente.

Prueba de presión reducida

La prueba de presión reducida es una herramienta de piso de fundición que permite al operador
evaluar cualitativamente la limpieza de un lote de aluminio fundido, lo que permite seguir la
acción correctiva. El principio fundamental de esta técnica se basa en la formación de la porosidad
del gas cuando el aluminio líquido se enfría a presión reducida. El tamaño de la porosidad formada
se magnifica por el efecto de la presión reducida, dando como resultado una muestra visiblemente
porosa como se muestra en la Fig. 3. Las muestras solidificadas en estas condiciones se evalúan
mediante observación visual de la formación de burbujas durante la solidificación, o determinando
la densidad de la muestra solidificada. La evaluación visual de la muestra seccionada a menudo se
realiza comparando el resultado con un gráfico estándar.

El procedimiento de muestreo es muy simple. Una pequeña cantidad, aproximadamente 200 g, de


aluminio fundido se vierte en dos crisoles de acero de pared delgada. Se deja un crisol para
solidificarse bajo presión atmosférica, mientras que otro se asienta en la cámara, donde la presión
se reduce a 80 mbar y permanece constante hasta que la masa fundida se solidifica por completo.
Después de la solidificación, las muestras se extraen de los moldes y se evalúan mediante la
medición de la densidad o por corte para observar la porosidad. El proceso completo requiere
aproximadamente varios minutos para completarse. El índice de densidad (DI) se ha calculado
utilizando la siguiente ecuación (1):

DI = (( σ A – σ B)/ σ A) × 100 (1)

Dónde:

σA - densidad de la muestra de prueba solidificada bajo presión atmosférica

σB - densidad de la muestra de prueba solidificada bajo presión reducida

Esta prueba es bastante popular y es ampliamente utilizada por cientos de fundiciones en todo el
mundo.
Molde-K

El dispositivo K-mold es una prueba de fractura inventada por Sanji Kitaoka en Japón en 1973, en
la compañía Nippon Light Metal Ltd. Durante más de cuarenta años, este dispositivo se ha
utilizado como un simple equipo de taller. El propósito de este equipo es evaluar la limpieza macro
del fundido de aluminio fundido en condiciones de producción. Las principales ventajas de estos
equipos son: (i) evaluación rápida (aproximadamente 10 minutos), (ii) fácil manejo, (iii) muestreo
fácil y evaluación de limpieza del fundido; (iv) portátil, (v) sensible a las inclusiones y la película de
óxido, (vi) amistoso costoso, y (vii) apropiadamente exacto.

El procedimiento experimental es muy simple. Se vierten alrededor de 400 g de la masa fundida en


el molde precalentado y, después de unos segundos, se obtienen muestras de prueba, como
barras planas (240x36x6mm). Las muestras de prueba deben romperse en varias piezas y juntarse
como se muestra en la Fig. 5. Las superficies de la fractura se han analizado visualmente o con un
bajo aumento. La rápida solidificación de la muestra produce una matriz muy fina y, por lo tanto,
las inclusiones se detectan claramente en la superficie de la fractura.
La limpieza de la masa fundida se expresa a través del valor K-moho. Este valor se basa en la
inspección visual de la superficie de las piezas de prueba y en el recuento del número de
inclusiones en la superficie para evaluar la limpieza de la masa fundida.

Valor de molde K: K = S / n

K: número de inclusiones encontradas en una pieza de una muestra dentro de la superficie de la


fractura S: número total de inclusiones encontradas en n piezas de la pequeña sonda n: número de
muestras examinadas.

Cada planta de fundición debe establecer su propia escala / rango para cada producto en función
de los valores de molde K (un valor de molde K más bajo significa fundido más limpio).

Prueba de tatur

La prueba de Tatur ha sido desarrollada por A. Tatur para medir la afinidad de las aleaciones para
construir macro y microporosidad durante la solidificación. Desafortunadamente, esta prueba rara
vez se ha utilizado en plantas de fundición de aluminio como una herramienta de control de
calidad de rutina. La principal razón para ello podría ser un trabajo adicional necesario para una
evaluación completa de la limpieza del material fundido.

La figura 6 presenta gráficamente la forma de la sonda Tatur, que ha sido diseñada para promover
la formación de la porosidad de contracción. La prueba de Tatur utiliza un molde permanente de
geometría fija que contiene dos partes. La parte superior es cónica con orificio. Durante el
experimento, la masa fundida se vierte a través del orificio de molde precalentado y se deja
solidificar sin adición adicional de la masa fundida. Debido a la contracción durante la
transformación líquido-sólido, el diseño cónico de la parte superior y la ausencia de tubo
ascendente, se mejorará la formación de micro y macro porosidad. Mediante el uso de técnicas
simples como la medición de densidad y el desplazamiento de agua, es posible cuantificar el
volumen de micro y macro contracción y contracción. Para poder extraer conclusiones confiables,
es necesario realizar un gran número (aproximadamente 20) de pruebas y evaluarlas
estadísticamente. La baja reproducibilidad de las mediciones es una razón adicional por la que
esta técnica no se ha utilizado ampliamente en el piso de fundición como herramienta de control
de calidad.

La Fig. 7 muestra algunas formas típicas de micro y macro porosidad logradas usando la prueba de
Tatur.

Prueba espiral

La fluidez es una propiedad muy importante de cualquier fundido que afecta directamente la
calidad de los productos fundidos finales. Se han desarrollado varios métodos para medir la
capacidad de las masas fundidas para fluir a través del sistema de puerta, llenar la cavidad del
molde y producir la forma deseada. Tradicionalmente, la fluidez se ha medido en un molde espiral.
La figura 8 muestra herramientas utilizadas para medir la fluidez del metal y las aleaciones.
En la actualidad, dos pruebas de fluidez se utilizan principalmente en plantas de fundición de
aluminio: prueba en espiral y prueba de vacío o Ragone. Aunque se usan ampliamente, también
son ampliamente criticados por varias razones. La razón más importante es la baja
reproducibilidad de la prueba de fluidez. La fluidez de los metales se ve afectada por muchos
parámetros, tales como: variables de metal (composición química y rango de solidificación),
variables de molde y molde / metal (recubrimiento y conductividad térmica) y variables de prueba
(contenido de óxido de sobrecalentamiento). Por lo tanto, es difícil mantener todos estos
parámetros bajo control en varios experimentos. Para aumentar la reproducibilidad de las
mediciones, muchos de los parámetros mencionados anteriormente deben controlarse durante
los experimentos.

Prueba PoDFA / Prefil

PoDFA (Aparato de filtración de disco poroso) y su sucesor Prefil son equipos utilizados para la
evaluación cualitativa y cuantitativa de la limpieza del fundido. La prueba PoDFA se desarrolló
primero con el objetivo principal de evaluar la limpieza del metal mediante el examen
metalográfico del filtro de prueba [11-12]. Una pequeña cantidad de masa fundida (~ 2 kg) fluye
bajo la presión a través de un filtro de prueba poroso muy fino. Las inclusiones concentradas en la
superficie del filtro de prueba se analizan utilizando un microscopio óptico óptico y / o de barrido
electrónico. El tipo y el tamaño de las inclusiones y óxidos deben ser identificados por un experto.
La Fig. 9 muestra un principio esquemático de operación utilizando un aparato PoDFA. El principio
de funcionamiento de la prueba Prefil es el mismo que se describió anteriormente para la prueba
PoDFA. A lo largo de la prueba, el sistema pesa continuamente el metal en el cucharón de peso y
muestra una curva del peso acumulado en función del tiempo transcurrido [13].

Cuanto más limpio sea el metal, más alta será esta curva; Las inclusiones en el metal, como las
películas de óxido, se acumulan rápidamente en la superficie del filtro durante la prueba, lo que
reduce la velocidad de flujo a través del filtro. La pendiente y la forma general de la curva de peso
filtrado frente al tiempo indican el nivel de inclusiones presentes en el metal. El residuo metálico
sobre el filtro se puede guardar para un análisis metalográfico complementario. El principio de
funcionamiento se ilustra en la Fig. 10.

Nuevos dispositivos para el control de calidad del fundido (Foseco)

Para ser adecuado para aplicaciones de fundición, un dispositivo para medir el contenido de
hidrógeno en aluminio líquido debe cumplir una serie de requisitos particulares, tales como: (i)
tiempo de respuesta corto, (ii) valores confiables, (iii) resultados reproducibles, (iv) Larga vida en
ambiente de fundición y (v) manejo sencillo. El dispositivo recientemente desarrollado por Foseco
Company, llamado ALSPEK H, analizador de hidrógeno [14, 15], cumple todos estos requisitos y
permite a los fundidores controlar el contenido de hidrógeno antes, durante y después del
proceso de desgasificación.
La facilidad de uso de ALSPEK H significa que se puede usar fácilmente para medir la calidad de
fusión en diferentes ubicaciones alrededor de la fundición. Las mediciones puntuales rápidas y
precisas de las concentraciones de hidrógeno se pueden realizar en cucharas y hornos, o la sonda
se puede dejar sumergida en una ubicación para proporcionar una medición continua en tiempo
real de los niveles de hidrógeno. También es posible realizar mediciones de hidrógeno en tiempo
real durante un tratamiento de desgasificación. Todos los valores medidos se registran
automáticamente y se pueden descargar más tarde para proporcionar datos importantes para
fines de control de calidad y certificación. Hasta el momento no hay en el mercado un equipo que
pueda medir en línea la variación de la solubilidad del hidrógeno en la masa fundida de aluminio.
ALSPEK MQ es otro producto desarrollado en Foseco Company con el objetivo de ofrecer a la
fundición un método práctico, simple, rápido y significativo para medir y marcar la limpieza del
fundido. El principio detrás de ALSPEK MQ es la capacidad de un filtro de espuma fina para atrapar
inclusiones no metálicas. Los filtros de espuma son multidimensionales, donde el metal debe
seguir un camino tortuoso para pasar. Las partículas más grandes quedan atrapadas en la cara del
filtro, lo que restringe el flujo del metal que fluye posteriormente. La estructura aleatoria interna
del filtro fomenta los cambios en la dirección del flujo del metal y la velocidad del metal, lo que
hace que las inclusiones más pequeñas queden atrapadas en la estructura interna. El principio del
dispositivo ALSPEK MQ es que a medida que aumenta el número de partículas e inclusiones en la
masa fundida, el flujo a través del filtro se vuelve más restringido. Este aparato todavía está en
pruebas de fundición antes de comenzar a ser ampliamente utilizado en el control de calidad
diario.

Conclusiones

La calidad de los productos fundidos en las plantas de fundición de aluminio depende


directamente de la calidad del metal fundido a partir del cual se moldean los productos. La
comprensión integral de la calidad del fundido es de vital importancia para el control y la
predicción de las características reales de fundición. Este documento representa una revisión de
las herramientas más comunes utilizadas en las plantas de fundición de aluminio en el control de
calidad de fusión, tales como: (i) análisis térmico (curva de enfriamiento), (ii) prueba de presión
reducida, (iii) molde K (iv), Tatur prueba, (v) prueba en espiral y (vi) aparatos Prefil o PoDFA. Dos
nuevos equipos desarrollados recientemente por la empresa Foseco; También se presentan
AlspekH para la medición en línea de la solubilidad del hidrógeno en fundido de aluminio y Alspek
MQ para la evaluación de la limpieza del fundido.