Anda di halaman 1dari 12

p.

Archivo enviado desde Legal Publishing OnLine

• Ver fallos relacionados por :

• Tema

• Familia > Nulidad Matrimonial ­ Obligaciones de los Cónyuges

• Ministros

• No se consignan

• Legislación Aplicada

• Ley N° 19947 Año 2004 art 44

• Ley N° 19947 Año 2004 art 54 Nº 2

• Ley N° 19947 Año 2004 art 55

• Ley N° 19947 Año 2004 art 8 Nº 2

• Sentencia: Completa

• Corte de Apelaciones

N° Legal Publishing: 36465Corte de Apelaciones de Rancagua, 01/06/2007, 
372­2007Edgardo René Martínez Hidalgo con Alejandra Irene Morales ChandíaTipo: 
ConsultaResultado: Acogido­Revoca

Descriptor
Nulidad de matrimonio. Consentimiento libre y espontáneo. Error en cualidades personales.
Características del error. Diferencias religiosas. Trasgresión a deberes del matrimonio.

Doctrina
I. El artículo 44 letra b) de la Ley de Matrimonio Civil contempla como causal de nulidad 
del matrimonio que el consentimiento no hubiere sido libre y espontáneo en los términos 
del artículo 8º del mismo cuerpo legal, disponiendo este artículo en su Nº 2 que falta aquél 
p.2

cuando hay error en alguna de las cualidades personales que, por la naturaleza y fines del 
matrimonio, debe estimarse como determinante para otorgar el consentimiento. La cualidad
sobre la que incurre el error del contrayente debe ser inherente a la personalidad del 
cónyuge, permanente y suficientemente grave. Debe, entonces, descartarse la negativa en 
procrear inmediatamente de celebrado el matrimonio, pues ello es una legítima opción para 
una persona joven que privilegia la relación de pareja a formar una familia, más si no se 
demuestra que la demandada descarte categórica y absolutamente la posibilidad de ser 
madre. Tampoco constituye error de una cualidad personal el que el demandante sea 
católico y la demandada evangélica, lo cual obstaría a contraer el sagrado vínculo en el 
templo católico, pues es inverosímil que dos personas adultas al menos hayan reparado en 
la forma en que se manifieste el consentimiento, pues es público y notorio que en Chile, 
antes y después de la nueva legislación laboral, existía la vía civil y la religiosa para 
celebrar el matrimonio. Las convicciones morales y religiosas para que constituyan error en
las cualidades personales deben ser del tipo fundamentalista, importan restricción a la 
libertad de uno de los cónyuges o de los hijos, amenazando la convivencia pacífica de los 
contrayentes, no pudiendo estimarse como tal la intolerancia del actor a que su cónyuge 
profese otra religión, pues sus convicciones religiosas no se ve que impidan una 
convivencia armónica entre dos personas de religiones distintas, porque lo normal es que se
respeten y toleren, no que intenten imponer una sobre otra. Esta intolerancia al actor para 
solicitar la nulidad del matrimonio, pues él incurre en la causal, y sólo puede accionar quien
incurre en el error. En síntesis, no es serio pretender objetar la celebración del matrimonio 
por una vía cuyas causales son en extremo graves para su anulación, por la 
irresponsabilidad de no conversar acerca de temas que si bien son de importancia para la 
futura convivencia, no constituyen errores como la impotencia coeundi –imposibilidad de 
efectuar el acto sexual–, enfermedades gravísimas que atentan contra la naturaleza y fines 
del matrimonio, conducta depravada, prácticas homosexuales y convicciones morales y 
religiosas, entre otras. 

 II. Debe rechazarse también la solicitud de divorcio por la causal del artículo 54 Nº 2 de la 
Ley de Matrimonio Civil, la trasgresión grave y reiterada de los deberes de convivencia, 
socorro y fidelidad propios del matrimonio –como en el caso del abandono continuo y 
reiterado– porque estando frente a un abandono definitivo o permanente donde sólo se 
atenta contra el deber de convivencia, no indicándose infracción a los de socorro y 
fidelidad, sólo se ha dado inicio al plazo para configurar la hipótesis de divorcio 
contemplada en el artículo 55 de la Ley de Matrimonio Civil, el cese efectivo de la 
convivencia, ya que de la redacción de la norma se requiere que se atente en forma 
copulativa a los tres deberes que menciona. El apuro en contraer matrimonio no puede tener
como contrapartida el apuro en divorciarse, porque los tribunales de justicia no pueden 
p.3

prestarse para el capricho e impaciencia de aquellos que han cometido un error. 

Legislación aplicada en el fallo :


Ley N° 19947 Año 2004 art 44;  LEY_19947_AR­44 Ley N° 19947 Año 2004 art 54 Nº 2; 
LEY_19947_AR­54 Ley N° 19947 Año 2004 art 55;  LEY_19947_AR­55 Ley N° 19947 
Año 2004 art 8 Nº 2;  LEY_19947_AR­8

Ministros:
No se consignan;

Texto completo de la Sentencia


Rancagua, uno de junio de dos mil siete. 

 VISTO: 

 Se reproduce la sentencia en alzada, con excepción de sus fundamentos cuarto y quinto, 
que se suprimen. 

 Y TENIENDO EN SU LUGAR Y, ADEMÁS, PRESENTE: 

 PRIMERO: Que la demanda de nulidad de matrimonio deducida en lo principal de fojas 5 
tiene su fundamento fáctico en la circunstancia que el actor contrajo matrimonio con la 
demandada el 25 de febrero de 2005, no obstante haberla conocido un par de semanas 
antes, incurriendo en el error de identidad de la persona de su cónyuge, ya que el se casó 
para vivir juntos, procrear y auxiliarse mutuamente, pero su señora no tiene la mínima 
intención de tener hijos, además, ella es evangélica como toda su familia y él es católico, 
por ello rechaza sus ídolos católicos. 

 Desde un punto de vista legal señala que su matrimonio es nulo toda vez que el 
consentimiento no fue dado en forma libre y espontánea en los términos expresados en el 
artículo 8º de la Ley de Matrimonio Civil que considera que falta el consentimiento si ha 
habido error acerca de alguna de las cualidades personales, que atendida la naturaleza y 
fines del matrimonio, ha de ser estimada como determinante para otorgar el consentimiento.
Claramente ha habido un error en las cualidades personales de su cónyuge, que de no haber 
existido, no se hubiese celebrado el matrimonio. 
p.4

 SEGUNDO: Que en la letra b) del artículo 44 de la Ley de Matrimonio Civil se contempla 
como causal de nulidad del matrimonio cuando el consentimiento no hubiere sido libre y 
espontáneo en los términos del artículo 8º del mismo texto legal, especificándose en la 
demanda que no lo ha habido, por parte del actor, toda vez que concurre la causal del Nº 2 
del artículo 8º que dispone que falta el consentimiento libre y espontáneo cuando “ha 
habido error acerca de alguna de sus cualidades personales que, atendida la naturaleza y 
fines del matrimonio, ha de ser estimada como determinante para otorgar el 
consentimiento . 

 TERCERO: Que la cualidad en que incurra en error el contrayente respecto de su cónyuge 
como lo señala Hernán Corral Talciani en artículo publicado por la Academia Judicial de 
Chile sobre Seminario de la Ley Nº 19.947 de Matrimonio Civil debe ser “una cualidad 
inherente a la personalidad del cónyuge, de carácter permanente, y suficientemente grave 
como para ser objetivamente determinante para consentir en el matrimonio , por lo que 
cabe descartar desde ya, el supuesto error basado en la circunstancia que la cónyuge “no 
tiene la más mínima intención de tener hijos , pues evidentemente la negativa de procrear 
inmediatamente de celebrado el matrimonio aparece como una legítima opción de una 
persona joven que prefiere privilegiar la relación de pareja a la de formar una familia. Tal 
pensamiento, no aparece de la contestación a la demanda ni de los antecedentes que rolan 
en la causa, que sea permanente, pues la demandada no descarta de manera categórica y 
absoluta la posibilidad de ser madre, por lo que por este capítulo la demanda de nulidad 
resulta improcedente. 

 CUARTO: Que, en cuanto a la circunstancia de que el demandante profese la religión 
católica y se trate de un creyente activo de dicha religión con asistencia semanal a los 
oficios religiosos y que la demandada sea evangélica, al igual que toda su familia, que 
rechaza sus ídolos católicos, llegando a las ofensas y, que no se podrá contraer el sagrado 
vínculo en un templo católico, tampoco puede ser constitutiva de un error de una cualidad 
personal, atendido los fines del matrimonio, que haya sido determinante para contraer el 
vínculo, atento que el celebrar una ceremonia de carácter religioso o de otra índole, en caso 
alguno puede ser determinante de manera objetiva en consentir en la celebración del 
matrimonio, más aún cuando en el actual régimen matrimonial, para quien profesa 
férreamente una religión determinada, como lo asevera el actor, existe la opción de casarse 
exclusivamente por el credo que profesa, esto es, la religión católica, ya que conforme al 
artículo 20 de la Ley de Matrimonio Civil, si el matrimonio se celebra ante una entidad 
religiosa que goza de personalidad jurídica, produce los mismos efectos que el matrimonio 
civil. 

 No resulta verosímil que dos personas adultas, aunque se hubieren conocido dos semanas 
p.5

antes de contraer matrimonio, al menos hayan reparado en la forma en que se manifieste el 
consentimiento, pues es de una publicidad y notoriedad evidente que en Chile, antes y 
después de la nueva legislación matrimonial, que existía la vía civil y la religiosa para 
celebrar el vínculo matrimonial. 

 Tampoco resulta serio que siendo el matrimonio la base de la sociedad civil, se pretenda 
objetar su celebración, por una vía que contempla causales extremadamente graves para su 
anulación, que en caso alguno se puede recurrir por la irresponsabilidad de no conversar 
acerca de temas que si bien son de importancia para la convivencia futura, no constituyen 
errores equivalentes a la impotencia coeundi (imposibilidad de efectuar el acto sexual), que 
sí es un elemento que es determinante, desde un punto de vista objetivo, para contraer 
matrimonio, de modo que su presencia atenta contra el consentimiento libre y espontáneo. 

 QUINTO: Que el autor Carlos López Díaz, en su obra “Manual de Derecho de Familia y 
Tribunales de Familia , en el Tomo I, al tratar el tema del consentimiento libre y espontáneo
como requisito de validez del matrimonio, señala como casos de error en las cualidades 
personales del contrayente tan graves y determinantes como los siguientes: Impotencia 
coeundi, enfermedades gravísimas que atentan contra la naturaleza y fines del matrimonio, 
conducta depravada, prácticas homosexuales y convicciones morales y religiosas. Sin 
perjuicio, que pueden existir otras situaciones tan o más graves que las antes enunciadas. 

 Deteniéndose el referido autor en las convicciones morales y religiosas, exige que ellas 
sean de tipo “fundamentalista , en el sentido que signifiquen una restricción a la libertad de 
uno de los cónyuges o de los hijos; se trata de exigencias desmesuradas, de tal envergadura 
o magnitud que ellas coarten la libertad del otro o puedan llegar a constituir una amenaza a 
la convivencia pacífica de los contrayentes. 

 La verdad es que, en la especie fluye más bien una intolerancia por parte del actor a un 
error en las cualidades personales de la cónyuge, desde que el hecho de que otra persona 
profese otra religión, objetivamente no constituye un ataque a la libertad del otro cónyuge 
ni una amenaza, per se, a la convivencia. 

 Si esa convicción llega a extremos de no tolerarla por ser evangélica no puede estar 
habilitado para solicitar la nulidad del matrimonio, pues en definitiva quien ha incurrido en 
la causal, ha sido el propio solicitante, por lo que le está vedado accionar, pues sólo puede 
demandar por este motivo el cónyuge que incurre en el error. 

 Los hechos sobre los que se basa la petición de nulidad no alcanzan para estimar que las 
convicciones religiosas de la demandada sean las que impidan una convivencia armónica 
p.6

entre dos personas que profesan religiones distintas, pues lo normal es que se respeten y 
toleren sus creencias, el pretender imponer una sobre otra (en este caso la católica sobre la 
evangélica), no autoriza a quien pretende imponerla, utilizar dicha circunstancia para anular
su matrimonio. 

 SEXTO: Que en subsidio, se deduce demanda de divorcio fundado en la causal de 
abandono continuo y reiterado del hogar común; es reiterado pues se produjo en dos 
ocasiones, durante el corto transcurso del matrimonio y es continuo, ya que la última vez se
ha hecho en forma ininterrumpida y definitiva. La causal invocada tiene su fundamento en 
que al momento de contraer matrimonio, fijaron como domicilio calle José Hipólito Salas 
Nº 99, Olivar Alto, comuna Olivar y, resulta que al día siguiente de celebrado el 
matrimonio su cónyuge tomó sus ropas y se fue a casa de sus padres a la comuna de Parral; 
pasada una semana conversaron y ella regresó al hogar común, pero sólo estuvo dos días y 
nuevamente lo abandonó. 

 SÉPTIMO: Que si bien en la especie, los hechos relatados por el actor no han sido 
desvirtuados por la cónyuge demandada y rindió prueba testimonial al efecto, lo cierto es 
que los hechos acreditados en la causa no alcanzan para configurar la causal de abandono 
alegada. 

 En efecto, el artículo 54 Nº 2 de la Ley de Matrimonio Civil establece como motivo 
suficiente que habilita la declaración de divorcio la “Trasgresión grave y reiterada de los 
deberes de convivencia, socorro y fidelidad propios del matrimonio. El abandono continuo 
o reiterado del hogar común, es una forma de trasgresión grave de los deberes del 
matrimonio . 

 OCTAVO: Que el abandono continuo o reiterado está asociado a la idea de una repetición 
de casos en que uno de los cónyuges deja el hogar común, regresando a él con más o menos
frecuencia. Tal comportamiento hace presumir al legislador que hay una trasgresión 
efectiva a los deberes de convivencia, socorro y fidelidad. Esta causal requiere que se atente
en forma copulativa a los tres deberes, desde el momento en que emplea la conjunción “y . 
A diferencia de la presunción de trasgresión a dichos deberes que puede ser el abandono 
continuo o el abandono reiterado, produciéndose cualquiera de esas hipótesis se presume 
infracción de deberes, pero lo cierto es que en el presente caso nos encontramos ante un 
abandono definitivo o permanente, que sólo atenta contra el deber de convivencia, tal cual 
lo ha planteado el demandante, pues no indica como infringido el deber de socorro ni el de 
fidelidad. 

 Claramente, la infracción al deber de convivencia en común, cuando se transforma en 
p.7

permanente, da inicio al plazo para configurar la hipótesis de divorcio contemplada en el 
artículo 55 de la Ley de Matrimonio Civil, esto es, cese efectivo de la convivencia, por los 
plazos de un año o tres años, según sea de común acuerdo o petición unilateral. 

 Es evidente que el apuro en contraer matrimonio que se refleja en el relato de la demanda, 
no puede tener como contrapartida el apuro en divorciarse (la demanda de divorcio fue 
presentada antes que transcurrieran dos meses de la celebración del matrimonio), buscando 
una causal que la ley no contempla. 

 Los Tribunales de Justicia no pueden prestarse para el capricho e impaciencia de aquellos 
que han cometido un error, en los términos que se relatan en la demanda. Se debe esperar 
hasta que se configure la causal que en rigor debe invocarse. 

 NOVENO: Que, por todo lo dicho, se discrepa del parecer del Fiscal Judicial, manifestado 
en el informe de fojas 63, en cuanto estuvo por aprobar el fallo consultado. 

 Con lo razonado, lo informado por el Fiscal Judicial y lo dispuesto en los artículos 1º, 2º, 
4º, 9º, 17, 19, 46, y artículo 1º transitorio de la Ley 19.947, se resuelve: 

 I. Que SE REVOCA la sentencia consultada de seis de marzo de dos mil siete, escrita de 
fojas 51 a 58, en cuanto declara nulo el matrimonio habido entre Edgardo René Martínez 
Hidalgo y Alejandra Irene Morales Chandía y, en su lugar, se decide que SE RECHAZA la 
demanda de nulidad de matrimonio interpuesta en lo principal de fojas 5. 

 II. Que se rechaza la demanda de divorcio deducida en forma subsidiaria en el primer 
otrosí de la presentación de fojas 5. 

 III. Que no se condena en costas a la perdidosa por no haber sido solicitada por la 
demandada. 

 Regístrese y devuélvase. 

 Redacción del Ministro don Miguel Vázquez Plaza. 

 Rol Corte Nº 372 2007. Corte de Apelaciones de Rancagua, 01/06/2007, 372­2007
p.8

Texto Sentencia Corte de Apelaciones :


Rancagua, uno de junio de dos mil siete. 

 VISTO: 

 Se reproduce la sentencia en alzada, con excepción de sus fundamentos cuarto y quinto, 
que se suprimen. 

 Y TENIENDO EN SU LUGAR Y, ADEMÁS, PRESENTE: 

 PRIMERO: Que la demanda de nulidad de matrimonio deducida en lo principal de fojas 5 
tiene su fundamento fáctico en la circunstancia que el actor contrajo matrimonio con la 
demandada el 25 de febrero de 2005, no obstante haberla conocido un par de semanas 
antes, incurriendo en el error de identidad de la persona de su cónyuge, ya que el se casó 
para vivir juntos, procrear y auxiliarse mutuamente, pero su señora no tiene la mínima 
intención de tener hijos, además, ella es evangélica como toda su familia y él es católico, 
por ello rechaza sus ídolos católicos. 

 Desde un punto de vista legal señala que su matrimonio es nulo toda vez que el 
consentimiento no fue dado en forma libre y espontánea en los términos expresados en el 
artículo 8º de la Ley de Matrimonio Civil que considera que falta el consentimiento si ha 
habido error acerca de alguna de las cualidades personales, que atendida la naturaleza y 
fines del matrimonio, ha de ser estimada como determinante para otorgar el consentimiento.
Claramente ha habido un error en las cualidades personales de su cónyuge, que de no haber 
existido, no se hubiese celebrado el matrimonio. 

 SEGUNDO: Que en la letra b) del artículo 44 de la Ley de Matrimonio Civil se contempla 
como causal de nulidad del matrimonio cuando el consentimiento no hubiere sido libre y 
espontáneo en los términos del artículo 8º del mismo texto legal, especificándose en la 
demanda que no lo ha habido, por parte del actor, toda vez que concurre la causal del Nº 2 
del artículo 8º que dispone que falta el consentimiento libre y espontáneo cuando “ha 
habido error acerca de alguna de sus cualidades personales que, atendida la naturaleza y 
fines del matrimonio, ha de ser estimada como determinante para otorgar el 
consentimiento . 

 TERCERO: Que la cualidad en que incurra en error el contrayente respecto de su cónyuge 
como lo señala Hernán Corral Talciani en artículo publicado por la Academia Judicial de 
Chile sobre Seminario de la Ley Nº 19.947 de Matrimonio Civil debe ser “una cualidad 
p.9

inherente a la personalidad del cónyuge, de carácter permanente, y suficientemente grave 
como para ser objetivamente determinante para consentir en el matrimonio , por lo que 
cabe descartar desde ya, el supuesto error basado en la circunstancia que la cónyuge “no 
tiene la más mínima intención de tener hijos , pues evidentemente la negativa de procrear 
inmediatamente de celebrado el matrimonio aparece como una legítima opción de una 
persona joven que prefiere privilegiar la relación de pareja a la de formar una familia. Tal 
pensamiento, no aparece de la contestación a la demanda ni de los antecedentes que rolan 
en la causa, que sea permanente, pues la demandada no descarta de manera categórica y 
absoluta la posibilidad de ser madre, por lo que por este capítulo la demanda de nulidad 
resulta improcedente. 

 CUARTO: Que, en cuanto a la circunstancia de que el demandante profese la religión 
católica y se trate de un creyente activo de dicha religión con asistencia semanal a los 
oficios religiosos y que la demandada sea evangélica, al igual que toda su familia, que 
rechaza sus ídolos católicos, llegando a las ofensas y, que no se podrá contraer el sagrado 
vínculo en un templo católico, tampoco puede ser constitutiva de un error de una cualidad 
personal, atendido los fines del matrimonio, que haya sido determinante para contraer el 
vínculo, atento que el celebrar una ceremonia de carácter religioso o de otra índole, en caso 
alguno puede ser determinante de manera objetiva en consentir en la celebración del 
matrimonio, más aún cuando en el actual régimen matrimonial, para quien profesa 
férreamente una religión determinada, como lo asevera el actor, existe la opción de casarse 
exclusivamente por el credo que profesa, esto es, la religión católica, ya que conforme al 
artículo 20 de la Ley de Matrimonio Civil, si el matrimonio se celebra ante una entidad 
religiosa que goza de personalidad jurídica, produce los mismos efectos que el matrimonio 
civil. 

 No resulta verosímil que dos personas adultas, aunque se hubieren conocido dos semanas 
antes de contraer matrimonio, al menos hayan reparado en la forma en que se manifieste el 
consentimiento, pues es de una publicidad y notoriedad evidente que en Chile, antes y 
después de la nueva legislación matrimonial, que existía la vía civil y la religiosa para 
celebrar el vínculo matrimonial. 

 Tampoco resulta serio que siendo el matrimonio la base de la sociedad civil, se pretenda 
objetar su celebración, por una vía que contempla causales extremadamente graves para su 
anulación, que en caso alguno se puede recurrir por la irresponsabilidad de no conversar 
acerca de temas que si bien son de importancia para la convivencia futura, no constituyen 
errores equivalentes a la impotencia coeundi (imposibilidad de efectuar el acto sexual), que 
sí es un elemento que es determinante, desde un punto de vista objetivo, para contraer 
matrimonio, de modo que su presencia atenta contra el consentimiento libre y espontáneo. 
p.10

 QUINTO: Que el autor Carlos López Díaz, en su obra “Manual de Derecho de Familia y 
Tribunales de Familia , en el Tomo I, al tratar el tema del consentimiento libre y espontáneo
como requisito de validez del matrimonio, señala como casos de error en las cualidades 
personales del contrayente tan graves y determinantes como los siguientes: Impotencia 
coeundi, enfermedades gravísimas que atentan contra la naturaleza y fines del matrimonio, 
conducta depravada, prácticas homosexuales y convicciones morales y religiosas. Sin 
perjuicio, que pueden existir otras situaciones tan o más graves que las antes enunciadas. 

 Deteniéndose el referido autor en las convicciones morales y religiosas, exige que ellas 
sean de tipo “fundamentalista , en el sentido que signifiquen una restricción a la libertad de 
uno de los cónyuges o de los hijos; se trata de exigencias desmesuradas, de tal envergadura 
o magnitud que ellas coarten la libertad del otro o puedan llegar a constituir una amenaza a 
la convivencia pacífica de los contrayentes. 

 La verdad es que, en la especie fluye más bien una intolerancia por parte del actor a un 
error en las cualidades personales de la cónyuge, desde que el hecho de que otra persona 
profese otra religión, objetivamente no constituye un ataque a la libertad del otro cónyuge 
ni una amenaza, per se, a la convivencia. 

 Si esa convicción llega a extremos de no tolerarla por ser evangélica no puede estar 
habilitado para solicitar la nulidad del matrimonio, pues en definitiva quien ha incurrido en 
la causal, ha sido el propio solicitante, por lo que le está vedado accionar, pues sólo puede 
demandar por este motivo el cónyuge que incurre en el error. 

 Los hechos sobre los que se basa la petición de nulidad no alcanzan para estimar que las 
convicciones religiosas de la demandada sean las que impidan una convivencia armónica 
entre dos personas que profesan religiones distintas, pues lo normal es que se respeten y 
toleren sus creencias, el pretender imponer una sobre otra (en este caso la católica sobre la 
evangélica), no autoriza a quien pretende imponerla, utilizar dicha circunstancia para anular
su matrimonio. 

 SEXTO: Que en subsidio, se deduce demanda de divorcio fundado en la causal de 
abandono continuo y reiterado del hogar común; es reiterado pues se produjo en dos 
ocasiones, durante el corto transcurso del matrimonio y es continuo, ya que la última vez se
ha hecho en forma ininterrumpida y definitiva. La causal invocada tiene su fundamento en 
que al momento de contraer matrimonio, fijaron como domicilio calle José Hipólito Salas 
Nº 99, Olivar Alto, comuna Olivar y, resulta que al día siguiente de celebrado el 
matrimonio su cónyuge tomó sus ropas y se fue a casa de sus padres a la comuna de Parral; 
p.11

pasada una semana conversaron y ella regresó al hogar común, pero sólo estuvo dos días y 
nuevamente lo abandonó. 

 SÉPTIMO: Que si bien en la especie, los hechos relatados por el actor no han sido 
desvirtuados por la cónyuge demandada y rindió prueba testimonial al efecto, lo cierto es 
que los hechos acreditados en la causa no alcanzan para configurar la causal de abandono 
alegada. 

 En efecto, el artículo 54 Nº 2 de la Ley de Matrimonio Civil establece como motivo 
suficiente que habilita la declaración de divorcio la “Trasgresión grave y reiterada de los 
deberes de convivencia, socorro y fidelidad propios del matrimonio. El abandono continuo 
o reiterado del hogar común, es una forma de trasgresión grave de los deberes del 
matrimonio . 

 OCTAVO: Que el abandono continuo o reiterado está asociado a la idea de una repetición 
de casos en que uno de los cónyuges deja el hogar común, regresando a él con más o menos
frecuencia. Tal comportamiento hace presumir al legislador que hay una trasgresión 
efectiva a los deberes de convivencia, socorro y fidelidad. Esta causal requiere que se atente
en forma copulativa a los tres deberes, desde el momento en que emplea la conjunción “y . 
A diferencia de la presunción de trasgresión a dichos deberes que puede ser el abandono 
continuo o el abandono reiterado, produciéndose cualquiera de esas hipótesis se presume 
infracción de deberes, pero lo cierto es que en el presente caso nos encontramos ante un 
abandono definitivo o permanente, que sólo atenta contra el deber de convivencia, tal cual 
lo ha planteado el demandante, pues no indica como infringido el deber de socorro ni el de 
fidelidad. 

 Claramente, la infracción al deber de convivencia en común, cuando se transforma en 
permanente, da inicio al plazo para configurar la hipótesis de divorcio contemplada en el 
artículo 55 de la Ley de Matrimonio Civil, esto es, cese efectivo de la convivencia, por los 
plazos de un año o tres años, según sea de común acuerdo o petición unilateral. 

 Es evidente que el apuro en contraer matrimonio que se refleja en el relato de la demanda, 
no puede tener como contrapartida el apuro en divorciarse (la demanda de divorcio fue 
presentada antes que transcurrieran dos meses de la celebración del matrimonio), buscando 
una causal que la ley no contempla. 

 Los Tribunales de Justicia no pueden prestarse para el capricho e impaciencia de aquellos 
que han cometido un error, en los términos que se relatan en la demanda. Se debe esperar 
hasta que se configure la causal que en rigor debe invocarse. 
p.12

 NOVENO: Que, por todo lo dicho, se discrepa del parecer del Fiscal Judicial, manifestado 
en el informe de fojas 63, en cuanto estuvo por aprobar el fallo consultado. 

 Con lo razonado, lo informado por el Fiscal Judicial y lo dispuesto en los artículos 1º, 2º, 
4º, 9º, 17, 19, 46, y artículo 1º transitorio de la Ley 19.947, se resuelve: 

 I. Que SE REVOCA la sentencia consultada de seis de marzo de dos mil siete, escrita de 
fojas 51 a 58, en cuanto declara nulo el matrimonio habido entre Edgardo René Martínez 
Hidalgo y Alejandra Irene Morales Chandía y, en su lugar, se decide que SE RECHAZA la 
demanda de nulidad de matrimonio interpuesta en lo principal de fojas 5. 

 II. Que se rechaza la demanda de divorcio deducida en forma subsidiaria en el primer 
otrosí de la presentación de fojas 5. 

 III. Que no se condena en costas a la perdidosa por no haber sido solicitada por la 
demandada. 

 Regístrese y devuélvase. 

 Redacción del Ministro don Miguel Vázquez Plaza. 

 Rol Corte Nº 372 2007.