Anda di halaman 1dari 36

1

Foglia, Patricio
Tokio / Patricio Foglia. - 1a ed . CABA
Pablo Daniel Moreno, 2016.
50 p. ; 21 x 14 cm.

ISBN 978-987-42-0995-5

1. Poesía. I. Título.
CDD A861

Edición: Pablo Gabo Moreno


Ilustración de tapa e interiores: Inés Isaurralde
Diseño: Carlos Mux

caletaoliviaediciones@gmail.com

©2016 Caleta Olivia Ediciones

2
Tokio

Patricio Foglia

3
4
5
6
Prólogo

Según el último censo oficial Tokio está habitada por 13.185.502


tokiotas. En su área metropolitana viven 35.682.460 tokiotas más. Es el
conglomerado humano más grande del mundo.
Tokio está formada por 23 barrios, 26 ciudades, 1 distrito y 4
subprefecturas.
Fue fundada en 1457 por un vasallo del clan samurái Uesugi.
Es en la actualidad la megametrópoli más impactante que jamás
hayamos construido los humanos.
Pero todos estos datos poblacionales e históricos no le dicen nada a mi
corazón, no logran hacerme “ver” a Tokio, ni me ayudan a
comprenderla.
Para que yo, que nunca viajé hasta Japón y quizá nunca lo haga, pueda
ingresar a la capital nipona están los poemas de Patricio Foglia. Quien
desde sus versos hace foco en una Tokio que sin dejar de ser el templo
de la tecnología y el corazón del capitalismo, (o uno de sus corazones),
es la Tokio de los pescadores que sueñan que son pájaros de plata y
vuelan en bandada; de las muchachas que escuchan luminosas
canciones pop doblando camisas celestes esperando a sus amados
mientrasel perfume para la ropa y el olor a té las envuelve(y me hacen
pensar en esas otras muchachas japonesas retratadas por Shoen
Uemura hace cien años).
Patricio Foglia me muestra y lleva a la Tokio que yo quiero conocer y
en la que seguramente me perderé en busca de algún bello
muchacho tokiota con manos curtidas de dragón marino. Esa Tokio en
la que seré una puta más, arracimada y guarecida de las tormentas que
produce el amor. O quizá sea una insomne y melancólica muchacha
que da vueltas en su cama esperando escuchar la sirena de un
anhelado buque pesquero.

7
Una Tokio que comprende que el tiempo es dinero pero que en los
poemas de Patricio Foglia comprende además que justo antes de la
salida del sol, sus ojos blancos y enormes reflejarán nuevamente como
hace centurias la ilusión que provoca todo regreso.

8
Tokio

9
10
Es fácil adivinar el porvenir:
lo mismo que el ayer.
Y el mañana termina para no parecerse al mañana.

Cavafis

No hay cielo ni tierra


Sólo nieve
que cae eternamente

Hashin

11
12
13
14
Tokio

Ninguna ciudad como Tokio comprendió mejor


la frase el tiempo es dinero. La capital nipona es el templo
de la Tecnología. También el espacio es dinero:
en esta ciudad cada centímetro es aprovechado al máximo.
Los departamentos más lujosos tienen el tamaño
de una cocina. Sin embargo, esta megametrópoli
también tiene problemas:
el tránsito es caótico
y el transporte público resulta insuficiente,
puede tomar un día entero viajar
desde el puerto de Tokio hasta las afueras.

15
Los pescadores del Japón

En el informe anual que elabora


el Ministerio de Agricultura y Pesca
de la República del Japón
se detalla que la jornada
de los pescadores de pulpos
comienza a las cinco horas de iniciado el día hábil
cuando el buque pesquero zarpa mar adentro.
Cada expedición puede durar más de una semana,
días y noches con un objetivo:
cazar la mayor cantidad de pulpos
antes de poder emprender el regreso a casa.
El clima no suele ser amable con los trabajadores
la amplitud térmica es elevada
y los vientos contra-alisios
conllevan fuertes cambios estacionales:
Si las nubes negras cubren el cielo
llega la tempestad y el buque tiembla
sufre por el temporal mientras, más allá
el mar es un animal que está furioso y ciego.
Otra veces el sol permanece en lo alto
durante más de una jornada
sin una sola nube que lo interrumpa
y la mente de los trabajadores
enloquece, como las hojas de un sauce
contra el viento.
Según informa el Ministerio, estos trabajadores
tienen una vida útil acotada
y después de algunos años
es necesario efectuar su reemplazo.

16
El pulpo

El pulpo es un molusco cefalópodo


una especie típica de las costas de Oceanía.
La leyenda lo imagina gigante como un Leviatán,
el rey de un infierno subacuático
una sombra
deslizándose en el agua
resulta siempre inquietante, dicen los isleños
Sin embargo, el pulpo casi nunca ataca al hombre
y permanece en lo profundo
no tanto al acecho
sino más bien a resguardo,
usando los pigmentos de su piel
para camuflarse entre las rocas y el musgo.
Protegido en el silencio
recoge su alimento: camarones,
peces, langostas. Sus tentáculos
son la principal materia prima
del aceite para motores que utilizan
los aviones fabricados por la empresa Airbus,
líder mundial en su rubro.
El material surge del desmembramiento
y posterior destilado
de las extremidades del animal
y busca lubricar las partes móviles del motor.
Miles de pescadores del Japón recorren,
año tras año, los mares del Pacífico
en busca de este aceite.
Cuando el radar detecta un pulpo,
un operario calibra la máquina para el disparo.
El tiro no falla: el arpón perfora al pulpo

17
como la punta de una aguja a un muñeco de trapo.
Cuando el animal recibe el impacto
chilla y se tuerce,
gira sobre sí mismo
forma un oleaje desesperado
y después de algunos minutos
se resigna y agoniza
flotando sobre la superficie.
En ese momento puede verse el sol
iluminando el buque de acero
y en la cubierta se escuchan gritos,
es el festejo del final de una jornada de trabajo.

18
19
Takashi

Después de varias jornadas de trabajo


las manos de los pescadores
terminan hinchadas, ásperas
como sogas de amarre.
- Antes tenía manos, cuando era un chico.
Ahora tengo patas de dragón, y mi esposa prefiere
que no trate de acariciarla, dice Takashi, y se ríe.
Un pescador no pasa mucho tiempo en casa,
debe dedicar dos de cada tres días a su oficio.
Cuando por fin desembarca en el puerto
toma un ómnibus en la Terminal, y si tiene suerte
consigue un asiento y se duerme
en su cabeza se confunden
el andar del micro con el mar
la sirena de una ambulancia
con el quejido del pulpo
los motores de los autos con las poleas
enormes, arrastrando el cuerpo inerte del animal
hasta la cubierta del buque, bajo la lluvia.

20
Mitsuki
A Osvaldo Bossi

Mitsuki está sola


en la dulce compañía
de ingenuas y luminosas canciones
que suenan desde la radio
mientras ella despliega una camisa, celeste
sobre la mesa de madera:
Mitsuki le prende, con prolijidad,
cada uno de sus botones
y después, la dobla al medio: Como si fuese
una tela imperial, la deja con cuidado
sobre la pila de camisas celestes
que fueron formando una columna
una pequeña torre de polyester.
Es domingo por la mañana
hay olor a perfume para la ropa y a té
Takashi duerme en el cuarto contiguo.

21
El sueño de Takashi

El buque está zarpando


o se escucha el sonido del buque zarpando
el chillido agudo de la partida
pero en vez de subirnos, como cualquier día,
salimos volando.
Salimos volando
primero Muai, nuestro capitán, después todos
Ken, Jô, hasta el viejo
y malhumorado de Hiroo sale por el aire;
yo mismo vuelo,
no siento nada debajo de mis pies.
Somos como gaviotas, pero mecánicas
una bandada de robots
que dibujan la figura
de un único pájaro marino,
comandado por supuesto por Muai,
un enorme pájaro de plata que, como cualquier otro,
buscará posarse sobre una rama invisible
un punto en el cielo
para descolgarse, como el puño de un gigante
desaforado, sobre el mar, justo sobre su presa.

- Y ese sueño, ¿qué significa?

- No sé… Pero estamos mojados


y satisfechos.

22
23
Llueve en el puerto de Tokio

Tres hombres
dejan su charla
tiran sus cigarrillos y caminan
por la plataforma
hasta la Oficina Central
para que sus trajes no se arruinen por la lluvia.
Llueve en el puerto
abajo del toldo de un galpón
las putas se van juntando
como un racimo de uvas
que apenas se sostiene
de su parra en la noche de tormenta.
Llueve, cada vez más fuerte,
y cada trueno interrumpe la lluvia
y bajo la lluvia se acerca el buque pesquero
hasta la dársena central, con los trabajadores
todos en sus puestos, listos
para descargar la faena:
cargan y descargan
cargan y descargan
como si ninguna otra cosa existiese en la tierra.

24
Antes de que termine la noche

el buque pesquero junta sus redes


para zarpar
de regreso al puerto.
Ahora las máquinas hacen su trabajo.
Agotado,Takashi
camina hasta la baranda
y prende un cigarrillo.
Más allá, en el cielo
las nubes empiezan a agruparse
formando un algodón flotante,
violeta y eléctrico.
- Qué hermoso cuando cae
un rayo sobre el mar: ojalá pueda verlo,
piensa Takashi,
y después no piensa nada más
da una última pitada
y tira su cigarrillo:
un punto rojo cae, y desaparece
en las aguas negras del océano.

25
Es de madrugada, Mitsuki enciende la tele

Una chica de traje negro pide que la llamen


Vos podés ser el próximo ganador dice.
Click, ahora un canal,
que transmite las 24 horas
el clima en Japón: el pronóstico anuncia
probabilidad de lluvias intermitentes
para toda la región de Tokio.
Click, ahora, un documental
sobre la extraña vida de los rinocerontes,
click una película en blanco y negro
click una publicidad click
click
click pasan los canales
el cuarto cambia de iluminación
de la luz blanca a la sombra
después luz blanca, otra vez sombra
otra vez luz. Mitsuki se da vuelta
deja a un lado el control remoto
pone su cara contra la almohada:
Piensa - ¿Cómo puedo ser tan tonta?
¿nunca voy a acostumbrarme
a dormir sola, cuando él se va?

26
Son las 3 de la mañana

y el puerto está en silencio.


Apenas se escucha el golpe
del agua contra el muelle
y unas gaviotas
que giran alrededor de un islote
a lo lejos. Cada tanto,
una moto acelera a fondo
y se pierde por la avenida.
Después
durante horas
no se escucha nada más
no se escucha nada más
hasta que llega de regreso
el buque pesquero
justo antes de la salida del sol,
mientras Tokio abre de par en par
sus enormes ojos blancos.

27
28
29
30
Índice

Prólogo....................................................................................................9
Tokio................................................................................................15
Los pescadores del Japón...............................................................16
El pulpo.............................................................................................................17
Tak a s h i . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 0
Mitsuki................................................................................................21
El sueño de Takashi..................................................................................22
Llueve en el puerto de Tokio....................................................................24
Antes de que termine la noche.................................................................25
Es de madrugada, Mitsuki enciende la tele.............................................26
Son las 3 de la mañana..............................................................................27

31
32
Patricio Foglia nació en Villa Lugano, Ciudad de Buenos Aires, en
1985. Publicó Temperley, Lugano 1 y 2, La Escafandra. Co-antologó Los
fuegos de Orc, antología de poesía y sci fi argentina. Junto con Tom
Maver, coordina la revista virtual www.malonmalon.com.ar. Poemas
suyos integran distintas antologías.

Fotografía: Natalia Leiderman

33
34
35
©2016
Caleta Olivia Ediciones
Buenos Aires / Argentina

caletaoliviaediciones@gmail.com

36