Anda di halaman 1dari 1

Alabado a Nuestra Señora del Rosario

Dios te Salve la llena de gracia, A la escuadra cristiana en Lepanto,


Reina excelsa del Santo Rosario, Concediste gloriosa Victoria
Templo augusto, morada y sagrario, Y con ella el laurel de la Gloria,
Donde quiso encarnarse el Señor. Que el orgullo del turco humilló.

Protectora del Pueblo cristiano Siempre fue de tus hijos divisa,


Te ha nombrado el supremo Jerarca, El saludo del Ave María
Con el fin de que libres su barca Y al decirlo en la lucha crecía,
De las ondas y escollos del mar. Más y más su invencible valor.

Soberana de cielos y tierra Desde el trono de reinas gloriosas


Poderosa cual hueste en batalla, Nunca apartes tu dulce mirada
Al terrible enemigo avasallas De tus hijos que en mar tan airada
Que combate a la Iglesia de Dios. Confiados te piden favor.

Tu Rosario, será, Virgen pura, Madre augusta del Rey de los cielos
Nuesta espada, broquel y coraza; Protectora del pueblo cristiano,
En la guerra que fiera amenaza Ruega amante a Jesús soberano
Del infierno y del mundo procaz. Por la Iglesia y por nuestra nación.