Anda di halaman 1dari 2

Selección de personal para residencias geriátricas

Qué entendemos por Recursos Humanos en el campo de la


Gerontología
Cuando hablamos de Recursos Humanos nos referimos a los profesionales que trabajan día a
día con los mayores en sus domicilios prestando atención domiciliarias, en centros de día o
en residencias geriátricas,ofreciéndoles un servicio eficaz para lograr la mejor calidad de
vida posible.
Además los mayores también son recursos humanos que hay que entender, atender y saber
detectar sus necesidades físicas y psíquicas para ofrecerles diferentes alternativas de mejora
en su calidad de vida.
En las actividades de la vida diaria del profesional de gerontología, es necesario mantenerse
al día de las novedades y nuevas técnicas para el cuidado de los mayores, a través de la
información, formación interna y externa, compartir experiencias con otros profesionales y
buscar nuevas técnicas. No olvidemos que compartir diferentes puntos de vista sobre un
mismo objetivo siempre será enriquecedor.
La cohesión de un equipo de trabajo es el mejor indicador de una buena gestión en cualquier
campo profesional y en especial en el de la Gerontología, dado que trabajamos con personas,
en el pleno sentido de la palabra, con sentimientos, penas alegrías, soledades y todos
aquellos valores que intrínsecamente lleva cualquier ser humano y en especial las personas
mayores.

La influencia de los Recursos Humanos (profesionales) sobre los


residentes
En el sector sociosanitario, una buena cohesión en el equipo de trabajo es vital para lograr la
máxima eficiencia profesional. Para lograr estos objetivos de calidad y eficiencia es necesaria
la flexibilidad en la toma de decisiones y, en la mayoría de los casos, que alguien lidere el
grupo de trabajo. No olvidemos que un equipo es como un cesto de manzanas, si hay una que
se estropea, se corre el riesgo que a las demás manzanas les pase lo mismo y el cesto se
eche a perder; por ello es básica la buena sintonía en el equipo de trabajo de tal manera que
ante cualquier eventualidad o problema es importantísimo discutir el "qué" ocurre y compartir
con los demás, desde diferentes ópticas, cualquier problema y buscar de forma objetiva la
mejor solución y, en especial, en el trabajo con personas mayores.
El equipo de trabajo es fiel reflejo de lo que ocurre en la residencia de tercera edad, centro
sociosanitario, hospital, etc.
Hay múltiples formas de trabajar, pero también hay una cultura o estilo personal que flota en el
entorno (en otras palabras hay una forma de "ser" en el grupo de trabajo), que en la mayoría
de los casos viene marcada por el estilo personal del líder (gerente o jefe).
Las percepciones que los ancianos reciben del entorno son mucho más sutiles de lo que
nosotros podemos imaginar: Un gesto, una mirada una frase, etc., son percibidos por nuestros
mayores sin darnos cuenta nosotros mismos, y ello genera una actitud por parte del anciano/a
(positiva o negativa) que puede influir en gran medida en su comportamiento hacia sí mismo/a,
hacia los demás y al resto de la institución (residencia, centro de día etc.).
Este cóctel de actitudes con todo tipo de ingredientes del comportamiento humano de los
profesionales y las personas mayores es lo que crea "la cultura del centro"
La sutileza de los mayores es muy grande y los profesionales a veces no nos paramos en
reflexionar sobre ello y es un indicador muy importante en el éxito-fracaso del feed-back entre
el profesional sanitario y el residente o paciente.
Llamamos "competencias" a aquellas características que hacen que un profesional de un
resultado óptimo y además tenga éxito en su puesto de trabajo.
Llamamos "valores" a aquellos aspectos intrínsecos de las personas que hacen que su trabajo
sea de elevada calidad humana, entendiendo como tal los aspectos informales (aquellos que
no se pueden ver ni tocar pero que son percibidos por los demás con gran valor añadido).

Los puestos de trabajo en Gerontología: Adecuación


persona - puesto de trabajo
Dentro del campo profesional de la gerontología y la geroasistencia hay diferentes tipos de
puestos de trabajo, con funciones concretas y además con una serie de características que
determinarán el grado de mayor o menor adecuación de la persona a cada puesto de trabajo.
El éxito o fracaso de una persona en un puesto de trabajo viene determinado por varios
factores, citando entre los más importantes:

 Formación
 Experiencia en el puesto
 Características de la persona (la forma de ser y su personalidad global)
 Sintonía con el equipo de trabajo
 Adaptación a la cultura del centro
 Una de las tareas más difíciles es encontrar la persona más adecuada a ese puesto de
trabajo que un centro sanitario o residencia pueda necesitar.