Anda di halaman 1dari 7

INTRODUCCIÓN

Las losas son elementos planos en los que el espesor es mucho menor que sus
otras dos dimensiones y reciben las cargas perpendicularmente a su plano. Se
utilizan para entrepisos, cubiertas, escaleras, paredes, fondo y tapa de tanques,
plantillas para fundaciones, rampas, etc.
Pueden ser macizas o bien alivianadas con elementos que habitualmente no
colaboran a su resistencia. Pueden clasificarse en ejecutadas in situ y
prefabricadas, también según la dirección principal de armado y el tipo de
armaduras que llevan.
Todas las clasificaciones mencionadas exigen tomar decisiones durante la fase de
proyecto a fin de elegir la alternativa más conveniente frente a los diversos
condicionantes de la obra.
En esta asignatura pondremos énfasis en los aspectos relacionados con la rigidez
y resistencia que deben tener para cumplir su función.
Comenzaremos por las losas macizas, que se emplean para luces menores que
las alivianadas, ya que su peso propio las hace inconvenientes cuando el espesor
necesario supera aproximadamente los 15 cm.
Cuando solo tienen apoyos en lados opuestos se dice que trabajan en una
dirección, y su forma deformada es aproximadamente cilíndrica, lo mismo ocurre
cuando, aún teniendo apoyos en sus cuatro bordes, su largo supera en dos al
ancho.
En la figura 1 vemos el modelo de una losa que apoya sobre dos bordes opuestos,
por lo que trabaja en una dirección, se puede observar la deformada claramente
cilíndrica y también la disminución de la flecha cuando se le colocan los refuerzos
de aluminio para resistir los esfuerzos de tracción.
LOSAS:
Las losas son elementos planos en los que el espesor es mucho menor que sus
otras dos dimensiones y reciben las cargas perpendicularmente a su plano. Se
utilizan para entrepisos, cubiertas, escaleras,

ARMADO DE LOSAS:

LOSA MACIZA COLADA EN SITIO. Una losa maciza es aquella que cubre
tableros rectangulares o cuadrados cuyos bordes, descansan sobre vigas a las
cuales les trasmiten su carga y éstas a su vez a las columnas. Se supone que los
apoyos de todos sus lados son relativamente rígidos, con flechas muy pequeñas
comparadas con las de la losa. El refuerzo para estas losas se coloca en dos
direcciones ortogonales para soportar los momentos desarrollados en cada uno de
ellos. Este tipo de losa es comúnmente usado en la construcción de casas
habitación en México, por ser sencillo de construir, económico y por ser fácilmente
adaptable a diseños irregulares. Trabaja en dos direcciones ortogonales
(condición del esqueleto), trabaja en ángulos rectos de las trabes a las columnas.
Dependiendo de cómo este apoyada, una losa maciza debería tener mayor
cantidad de refuerzo en un sentido que en el otro. Si la losa dispone de muros de
apoyo en los cuatro lados su dirección principal sería la del sentido más corto, si
es cuadrada cualquiera de los dos sentidos es igual. Si la losa dispone de muros
en solo dos lados (deben ser opuestos) la dirección principal será la dirección
perpendicular a la dirección de
los apoyos. Se utiliza acero
corrugado para tener
adherencia, (las cuales son
fundidas o vaciadas sin ningún
tipo de aligerante). Utilizadas
con espesores de hasta 15 cm
generalmente Utilizan doble
malla de acero una en la parte
inferior y otra en la parte
superior debido a que no haya
fricción y por consiguiente no se
fisuren. El tipo de concreto que
se utiliza en este tipo de losa es
de 2.4 ton/m3 el cual es el peso
del cemento. Es importante
recalcar que en este tipo de
losas el concreto trabaja a
tensión y el acero a flexión. El
refuerzo o acero que se le debe
colocar a la losa debe seleccionarse de acuerdo con la siguiente tabla. El refuerzo
indicado puede utilizarse únicamente para condiciones y cargas típicas de
viviendas.

Las losas de entrepiso:

Deben ser lo suficiente mente rígidas para garantizar que todos los muros se
muevan uniformemente en caso de sismo y las cubiertas deben ser estables ante
las cargas laterales, razón por la cual es necesario arrastrarlas y anclarlas a los
muros o vigas de soporte. Si la losa se construye con elementos prefabricados,
estos deben unirse entre ellos y deben
conectarse a las vigas que rodean la
vivienda. El espesor mínimo de la losa
depende del sistema de entrepiso utilizado y
el tipo de apoyo o elementos de soporte.

PROCESO CONSTRUCTIVO 1.- Preparación de la losa: Se deben alistar los


materiales, consultar las especificaciones (forma, espesor, etc.) y nivelar el piso
desde donde se van a tomar las medidas. Se tiene que hacer es calcular la altura
a la que quedara la losa, es conveniente marcar varios puntos. Ya calculada la
altura de la losa se pondrán los puntales con polines de 4” x 4” (pulgadas). 2.-
Apuntalado: Se colocan los largueros paralelos a los muros apoyados sobre
puntales cada 60 cm. Se procede a nivelar os largueros y cuñar los puntales. Los
puntales se deben arriostrar (sostener con diagonales) para evitar su caída por
desplazamiento lateral. La distancia entre cada puntal no debe pasar de un metro;
hay que clavar los cargadores para que no se caigan los puntales. Abajo del
puntal se coloca una rastra y dos cuñas de madera, estas sirven para que no se
hunda el puntal y para que se pueda bajar o subir. Luego se amarran los puntales
con contravientos diagonales para que no se mueva la cimbra a la hora del colado.
Los contravientos deben estar clavados firmemente a los puntales. Por último se
colocan tablas o tarimas sobre los cargadores. Se debe cuidar que la cimbra
quede a un solo nivel y sin huecos. La cimbra la hace un carpintero de obra negra
y se usan clavos galvanizados de cuatro pulgadas y dos y media pulgadas,
tarimas y tablones. 3.- Formaleta: Se colocan las tablas apoyadas entre los
largueros formando una superficie lo más ajustada que se pueda para que no se
escape el concreto entre los espacios. La formaleta debe quedar nivelada.
4.- Armar el refuerzo: Se debe colocar el refuerzo calculado sobre la formaleta,
apoyado de tal forma que al vaciar el concreto, refuerzo quede totalmente rodeado
por este. El recubrimiento mínimo del concreto sobre el acero debe ser de 4cm.
Cuando la cimbra esta lista, con lápiz, crayón o gis se marcara la separación de
las varillas, los ganchos y los bastones, sobre la cimbra. Nota: por su seguridad
siempre suba a la cimbra con zapatos y no con tenis para evitar accidentes. Luego
se doblara la varilla con la grifa, ayudándose con un tubo de media pulgada para
hacer palanca, empezando a hacer el armado de la parrilla. Después se
acomodan las varillas que se van a “bayonetear” y se agregan los bastones.
Después de colocar el refuerzo se deja lista la instalación eléctrica que va en el
techo. Cuando se hacen los colados hay que cuidar que al picar el concreto no se
dañe la tubería de poliducto y vigilar que no se salgan las tuberías de las cajas de
conexiones. 5.- Colado: Después se coloca el armado con padecería de piedra o
grava. Se debe calcular cuánto material se va a ocupar para tenerlo listo en el
momento que se va a usar, por ejemplo: Si se tiene un cuarto de 12 m2 y se
quiere una losa de 10 cm. de
espesor y una resistencia de 200
kg/cm2 ósea f´c = 200 kg/cm2 Se
necesitara lo siguiente:
Nota: Recuerde que antes de armar la losa se debe barnizar la madera con aceite
quemado o diesel, para facilitar el descimbrado. Mientras se hace el colado se
revisa que no se mueva ningún puntal o contraviento de la cimbra. Se debe evitar
que la mezcla se acumule en un solo lugar. Ya que se extiende el concreto con la
cuchara, se utilizara el escantillón para nivelarlo. Cuando el concreto empieza a
fraguar y ya se pueda pisar entonces se apisona con un pisón de madera. Es muy
importante que después, cuando empieza a endurecer la loza, el colado se riegue
tres veces al día durante una semana para evitar que se agriete. Nota: en lugares
calurosos debe regarse 4 veces al día, si no se cuenta con mucho agua se pone
una cama de arena mojada sobre toda la losa y se riega. 6.- Descimbrado:
Pasados 15 días se quita la cimbra, acomodándola por tamaños y dándole su
pasada de aceite a la madera. Se retiran los contravientos y los arrastres del
medio central de la losa. Los polines verticales quedaran colgando, tome todas las
precauciones necesarias, ya que alguno se puede desprender.

LOSAS ALIGERADAS CON NERVADURAS EN DOS DIRECCIONES

LOSAS UNIDIRECCIONALES:

Las Losas Unidireccionales se comportan


básicamente como vigas anchas, que se
suelen diseñar tomando como referencia
una franja de ancho unitario (un metro de
ancho). Existen consideraciones
adicionales que serán estudiadas en su momento Cuando las losas rectangulares
se apoyan en dos extremos opuestos, y carecen de apoyo en los otros dos bordes
restantes, trabajan y se diseñan como losas unidireccionales. Si los esfuerzos en
una dirección son preponderantes sobre los esfuerzos en la dirección ortogonal,
se llaman Losas Unidireccionales Cuando la losa rectangular se apoya en sus
cuatro lados (sobre vigas o sobre muros), y la relación largo / ancho es mayor o
igual a. , la losa trabaja fundamentalmente en la dirección más corta, y se la suele
diseñar unidireccionalmente, aunque se debe proveer un mínimo de armado en la
dirección ortogonal (dirección larga), particularmente en la zona cercana a los
apoyos, donde siempre se desarrollan momentos flectores negativos importantes
(tracción en las fibras superiores). Los momentos positivos en la dirección larga
son generalmente pequeños, pero también deben ser tomados en consideración.
Según la disposición de los apoyos, se pueden dividir de la siguiente manera: a)
Apoyadas en un solo borde, y éste debe ser empotrado. Ejemplo: balcones b)
Apoyadas en dos bordes paralelos c) Apoyadas en los cuatro bordes, siendo la
relación de lados mayor a 2.