Anda di halaman 1dari 3

Asertividad e inteligencia emocional

“Es muy importante entender que la inteligencia emocional no es lo opuesto a la

inteligencia, no es el triunfo del corazón sobre la cabeza, es la intersección de ambas”.

(CARRUSO, 2015)

Por lo que se refiere a la inteligencia emocional entendemos que es la capacidad

que tenemos como personas al manejar y comprender nuestras emociones de acuerdo al

entorno en el que nos encontremos, esto es, lo que en pocas palabras hace que entremos

en un problema o salgamos de él con la misma facilidad.

Ahora bien, la asertividad es la forma en que concretamos lo que decimos sin

manipular o ser manipulados por un interlocutor.

Con esto ya dicho, si vamos a un entorno más general nos damos cuenta que

cada una de las persona de nuestra sociedad tiene un temperamento diferente que hace

a veces que la relación sea un poco compleja, es ahí donde entra la inteligencia

emocional, pero si por el contrario decimos algo equivocado en el tono equivocado o

entendemos el sentimiento de otro y se lo recriminamos. ¿Entonces la asertividad va de

la mano con la inteligencia emocional?

Cuando interactuamos con nuestro entorno estamos constantemente en actitudes

de polo a polo. Estamos en una constante búsqueda por tener la razón o a veces nos

dejamos opacar porque los demás entran a ofendernos con los ideales que ellos

comunican, muchas veces entramos en conflicto por imponer o doblegar nuestra

opinión, concluimos buscando excusas como él se lo ganó o ella nunca tiene la razón.

Pero cuando nos ponemos a pensar sobre nuestros actos nos damos cuenta que o hemos
sido muy bruscos o nos hemos dejado manipular, por desgracia ambas opciones nos

llevan a la misma finalidad, la culpa.

Ser asertivo es entender que no todos pensamos igual y que todos tenemos el

mismo derecho de opinar en las conversaciones que nos competen, es ahí donde

también entra la inteligencia emocional y nos volvemos más conscientes de lo que

decimos y hacemos, con las repercusiones que tienen los actos de los demás y los de

nosotros, las emociones que debemos tener a flote y las que no.

Estas son algunas de las razones por la que la asertividad e inteligencia mental

van de la mano, cada una de ellas funcionan bien pero cuando las ponemos en práctica

pero si las unimos podemos convivir en pacificad con nuestro entorno, comprendemos

las ideas de los demás y con total imparcialidad ponemos las nuestras, esto no solo tiene

que ser en una conversación, lo podemos poner en la vida diaria, cuando vamos a el

trabajo y solo acatamos ordenes aunque estén en contra de nuestra integridad o cunado

solo manipulamos a nuestros compañeros y luego los menospreciamos porque su

trabajo no fue bueno. Cada uno de los aspectos que tenemos en cuentan hacen que

nuestro entorno sea sofocante o no.

Por otro lado tenemos que implantar en nuestro estilo de vida la empatía que

junto a las dos anteriores nos hace una cultos y agradables, no solo mejora nuestra

conducta y forma de expresión sino cómo las personas nos describen y nos observan.

Por consiguiente cunado nos hacemos la pregunta de si la asertividad y la

inteligencia emocional van de la mano concluimos que claramente sí están juntas, estas

son un mecanismos fundamental para un vida tranquila, una conversación más amena y

una convivencia aún mejor, aunque este tipo de cosas no se dan de la noche a la mañana

o nacemos con ellas, para esto tenemos que adoptar unos requerimientos y estos van
ligados a los condicionamientos positivos o condicionamientos negativos que vamos

adquiriendo a través del tiempo en nuestro entorno social y que desde la infancia nos

van formando poco a poco hasta hacernos las personas que queremos llegar a ser.

Bibliografía
CARRUSO. (23 de 03 de 2015). mentes maravillosa . Recuperado el 21 de 03 de 2019,
de https://lamenteesmaravillosa.com/15-frases-que-nos-ayudaran-ser-
emocionalmente-inteligentes/