Anda di halaman 1dari 1

50 ¿MI, I SIAH I HCUCIIANDOV INIKOÜÜCCION 51

— La sugestión de los niños disminuye entre los cuatro y ñera do conseguir esa opinión u obtener esa informa-
los ocho años y aumenta un poco a partir de los trece ción.
aproximadamente. Ofrecer claridad sobre el marco de la conversación con-
— La sugestión de los niños parece ser más bien una reac- tribuye en gran medida a la calidad de la manera de con-
ción a la manera de actuar de los adultos. versar con los niños pequeños.
— Los niños no parecen tener peor memoria que los adul- A menudo los códigos sociales de la conversación se omi-
tos. ten o se explican de forma parcial a los niños.
— Los niños pueden diferenciar la fantasía de la realidad. Las conversaciones entre niños y adultos son más difíci-
les si el adulto parte de la base de que el niño es un in-
— Los niños no tienden a dudar de la credibilidad de los
terlocutor deficiente.
adultos.
Internet tiene fundamentalmente un objetivo comercial,
— Por medio de mensajes en primera persona se puede des-
por lo que se han incorporado motivos comerciales en la
vincular el comportamiento de la persona en sí.
formación de nuestros hijos.
— Los niños tienen tendencia a no comunicar los asuntos
El ordenador puede significar un riesgo en el desarrollo
que les ocupan.
del comportamiento agresivo.
— Los niños no siempre se dan cuenta de que los adultos
Los niños necesitan educación informática y formación
no están al tanto de lo que les ocupa. en el mundo virtual.
— El egocentrismo está relacionado con ima diferenciación
limitada entre yo y otro.
— Se pueden constatar diferencias entre los niños y las ni-
ñas desde el primer día después del nacimiento. Los ni-
ños de un día miran durante más tiempo objetos, y las
niñas caras.
— Los hombres y las mujeres son diferentes e iguales, pero
tienen un comportamiento preferente.
— En general los chicos maduran más lentamente que las
chicas y muestran más problemas durante su desarrollo.
— Cuando se produce tensión a raíz de una conversación,
los chicos tienden a hacer que ésta desaparezca movién-
dose sin parar.
— Conviene plantearse si la manera de ser del niño es la de
exteriorizar o la de interiorizar.
— La cuestión no es si los niños tienen una opinión propia
o si disponen de información, sino cómo encontrar la ma-

OÜOS 30l_ARES O J O S S¡OL-«.FÍI^S