Anda di halaman 1dari 5

“AÑO DEL BUEN SERVICIO AL CIUDADANO”

UNIVERSIDAD NACIONAL
“SAN LUIS GONZAGA DE ICA”
FACULTAD DE INGENIERIA QUIMICA Y
PETROQUIMICA

ESCUELA DE INGENIERIA PETROQUIMICA

TEMA:
FERTILIZANTES

CURSO: QUIMICA INORGANICA

DOCENTE: Ing. AVILA MEZA, RAUL

ALUMNOS: SANCHEZ ALLCCAHUAMAN, CHRISTIAN

AÑO: 1º l CICLO “A”

Ica-Perú
2017

FERTLIZANTES
Un fertilizante es una sustancia destinada a abastecer y suministrar los elementos
químicos al suelo o al follaje para que la planta los absorba. Se trata, por tanto, de una
reposición o aporte artificial de nutrientes.

Las plantas no necesitan compuestos complejos del tipo de las vitaminas o los
aminoácidos, esenciales en la nutrición humana, pues sintetizan todo lo que precisan;
solo exigen una docena de elementos químicos que deben presentarse en una forma
que la planta pueda absorber. Dentro de esta limitación, el nitrógeno, por ejemplo,
puede administrarse con igual eficiencia en forma de urea, nitratos, compuestos de
amonio o amoníaco puro.

Fertilizantes principales

Los fertilizantes aportan:


Nutrientes primarios: nitrógeno (símbolo químico N), fósforo (P), potasio (K).5 Se
habla de fertilizantes de tipo NPK si los tres están asociados juntos. Si no se habla
igualmente de fertilizantes de N, P, K, NP, NK o PK.
Nutrientes secundarios, calcio (Ca), azufre (S), magnesio (Mg).
oligonutrientes o micronutrientes tales como el hierro (Fe), el manganeso (Mn), el
molibdeno (Mo), el cobre (Cu), el boro (B), el zinc (Zn), el cloro (Cl), el sodio (Na), el
cobalto (Co), el vanadio (V) y el silicio (Si).
Estos elementos secundarios y micronutrientes se encuentran habitualmente en
cantidad suficiente en el suelo, y son añadidos únicamente en caso de carencia.

Las plantas tienen necesidad de cantidades relativamente importantes de los


elementos primarios. El nitrógeno, el fósforo y el potasio son pues los elementos que
es preciso añadir más corrientemente al suelo.

El nitrógeno contribuye al desarrollo vegetativo de todas las partes aéreas de la planta.


Es muy necesario en primavera al comienzo de la vegetación, pero es necesario
distribuirlo sin exceso pues iría en detrimento del desarrollo de las flores, de los frutos
o de los bulbos.
El fósforo refuerza la resistencia de las plantas y contribuye al desarrollo radicular. El
fósforo se encuentra en el polvo de huesos.
El potasio contribuye a favorecer la floración y el desarrollo de los frutos. El potasio se
encuentra en la ceniza de madera.
Los fertilizantes NPK constituyen la base de la mayor parte de los fertilizantes vendidos
en nuestros días. El nitrógeno es el más importante de entre ellos, y el más
controvertido dada la fuerte solubilidad en el agua de los nitratos y su contaminación a
las aguas freáticas cuando se abusa de ellos.

Clasificación de los fertilizantes o fertilizantes


Los fertilizantes pueden ser de dos tipos: orgánicos y/o inorgánicos

Fertilizantes orgánicos
Los fertilizantes orgánicos son generalmente de origen animal o vegetal. Pueden ser
también de síntesis (aminoácidos, urea...).
Los primeros son típicamente desechos industriales tales como desechos de matadero
(sangre desecada, cuerno tostado, desechos de pescado, lodos de depuración de
aguas). Son interesantes por su aporte de nitrógeno de descomposición relativamente
lenta, y por su acción favorecedora de la multiplicación rápida de la microflora del
suelo, pero enriquecen poco el suelo de humus estable.
Los segundos pueden ser desechos vegetales (residuos verdes), compostados o no. Su
composición química depende del vegetal de que proceda y del momento de
desarrollo de éste. Además de sustancia orgánica contiene gran cantidad de elementos
como nitrógeno, fósforo y calcio, así como un alto porcentaje de oligoelementos.
También puede utilizarse el purín pero su preparación adecuada es costosa.
El principio de los fertilizantes verdes retoma la práctica ancestral que consiste en
enterrar las malas hierbas. Se realiza sobre un cultivo intercalado, que es enterrado en
el mismo lugar.
Cuando se trata de leguminosas tales como la alfalfa o el trébol, se obtiene además un
enriquecimiento del suelo en nitrógeno asimilable pues su sistema radicular asocia las
bacterias del tipo Rhizobium, capaces de fijar el nitrógeno atmosférico. Para hacer esta
técnica más eficaz se siembran las semillas con la bacteria.

Fertilizantes inorgánicos
Los fertilizantes inorgánicos son aquellos creados por el hombre que aportan mucho
más nutrientes a los suelos, que los fertilizantes orgánicos; su utilización es más alta
que la de los fertilizantes orgánicos porque sus beneficios son mayores ya que las
concentraciones de los nutrientes principales que le aportan a los suelos viene en
niveles más elevados. Estos nutrientes principales que le aportan a los suelos son
concentraciones de nitrógeno, potasio y fosforo; el nitrógeno es el que ayuda a la
formación de las proteínas y la clorofila. El potasio por otra parte, ayuda a que las
plantas resistan mejor las enfermedades y le da fuerza a los tallos, y por último el
fosforo ayuda al desarrollo de raíces fuertes

Fertilizantes minerales
La industria química interviene sobre todo en la producción de fertilizantes
nitrogenados, que pasan por la síntesis del amoníaco a partir del nitrógeno del aire.
Del amoníaco se derivan la urea y el nitrato. También interviene en la fabricación de
fertilizantes complejos.
Los fertilizantes compuestos pueden ser simples mezclas, a veces realizadas por los
distribuidores (cooperativas o intermediarios).
Fertilizantes (componentes)
Existen muchas variedades de fertilizantes que se denominan según sus componentes.
El nombre de los fertilizantes minerales está normalizado, en referencia a sus tres
principales componentes (Nitrógeno (N), Fosforo (P) y Potasio (K)): Se pueden clasificar
según el estado físico en el que se comercializan:
Sólidos: muchos fertilizantes NPK, ureas, etc.
Líquidos: algunos fertilizantes NPK, aminoácidos, ácidos húmicos...

Además, encontramos otra clasificación en función de cuantos elementos nutritivos


tenga la formulación del fertilizante:

Fertilizantes simples
Son fertilizantes formulados con un solo nutriente. Pueden ser nitrogenados,
fosfatados, potásicos.... Destacan:
Urea (NH2)2CO).
Son:
Correctores de carencias simples: fertilizantes de un determinado nutriente para
corregir una carencia determinada. También se llaman enmiendas minerales. Se
emplean para la corrección de problemas importantes derivados de la escasez o
ausencia de un determinado elemento en el suelo, desequilibrios nutricionales,
corrección de problemas de acidez, etc. Dentro de las enmiendas minerales, destacan:
- Enmiendas calizas: se recogen aquellos productos y materiales utilizados tanto para
aportar este elemento como para elevar el pH del suelo de suelos ácidos. Destaca el
carbonato de calcio de roca calcárea molida, arena calcárea, creta fosfatada, etc. El
carbonato de calcio y magnesio (dolomita), el sulfato de calcio (yeso), etc. Aunque
estos últimos serían enmiendas calizas dobles (ya que contienen 2 elemento
nutricionales).
- Enmiendas magnésicas: se incluyen muchos de los productos anteriores que
contienen magnesio en su formulación (como el carbonato de magnesio o magnesita,
dolomita, etc), el sulfato de magnesio (Kieserita), etc. Este último también se trata de
una enmienda mineral doble. Las enmiendas magnésicas suelen ser necesarias sobre
todo en suelos calcáreos debido al antagonismo Ca/Mg. Cuando esa relación es
superior a 10 la deficiencia de Mg suele ser visible.
- Enmiendas de azufre. Se utiliza el azufre elemental, yeso, etc.

Fertilizantes compuestos
Están formados por dos o más nutrientes principales (nitrógeno, fósforo y potasio)
pudiendo contener alguno de los tres nutrientes secundarios (calcio, magnesio, y
azufre) o de los micronutrientes (boro, cobre, hierro, manganeso, molibdeno y/o zinc)
esenciales para el crecimiento de las plantas, aunque en pequeñas cantidades si se
compara con los nutrientes principales y secundarios. Entre ellos destacan:
Fertilizantes binarios o dobles: entre los que caben destacar los fertilizantes NP: como
el (NH4)H2PO4, el (NH4)2HPO4; los fertilizantes NK: como el K3PO4, K2HPO4, etc.
Correctores de carencias dobles: fertilizantes para corregir la carencia nutricional de 2
nutrientes determinados que suelen estar relacionados. Destacan sobre todo
fertilizantes correctores de carencias de CaB, CaMg, etc.

Fertilizantes ternarios o triples: entre los que dominan los fertilizantes NPK al ser los
nutrientes principales de las plantas. Las letras van generalmente seguidas de cifras,
representando las proporciones respectivas de los elementos. Los fertilizantes
químicos producidos industrialmente contienen una cantidad mínima garantizada de
elementos nutritivos, y está indicada en el saco. Por ejemplo, la fórmula NPK (5-10-5)
indica la proporción de nitrógeno (N), de fósforo (P) y de potasio (K) presente en los
fertilizantes, siendo 5% de N, 10% de P2O5 y 5% de K2O.
Correctores de carencias triples: fertilizantes para corregir la carencia nutricional de 3
nutrientes determinados que suelen estar relacionados o cuyas deficiencias son
difíciles de discernir entre ellos. Es el caso de las deficiencias de algunos
micronutrientes como el Fe, Mn Y Zn.
Correctores multicarenciales: fertilizantes para corregir más de 3 carencias
nutricionales.

Riquezas de los fertilizantes


Al igual que en cerámicas, pinturas, minería... Las riquezas de los diferentes elementos
químicos en las etiquetas de los fertilizantes no se suelen dar en porcentaje elemental.
Así:
La riqueza de nitrógeno se garantiza en N, ya esté en forma de nitrato NO3, de
amoníaco NH4 o de urea.
El fósforo en P2O5, ya sea aportado en forma de fosfato, pirofosfato, fosfito...
El potasio en K2O, aunque siempre esté en forma de catión K+.
El calcio en CaO, aunque sea siempre aportado como el catión Ca2+.
El magnesio en MgO, aunque se encuentre siempre como catión divalente Mg2+.
Salvo el boro, los microelementos se ponen como porcentaje elemental: Zn, Mn, Cu,
Fe, Mo, Na, Cl, Co...
El boro en B2O3 o B dependiendo del país, aunque suela ser aportado en forma de
ácido bórico o bórax.
El silicio en SiO2, aunque suele aportarse como silicato de sodio o potasio.