Anda di halaman 1dari 11

CASO: 224-2017

QUEJADO: Jesús Enrique Salvatierra Estrada.

QUEJOSO: Ronald Gutiérrez Nuñez y otros .

MOTIVO: Falta Disciplinaria muy graves.

REQUERIMIENTO: Apelación de Resolución

Nº 254-2019-MP-FN-FSCI-

SEÑORA DOCTORA
MARIA ISABEL SOKOLICH ALVA
FISCAL SUPREMA (P) JEFA DE LA FISCALIA SUPREMA DE
CONTROL INTERNO.

JESÚS ENRIQUE SALVATIERRA ESTRADA, Fiscal


Superior Titular, Fiscalía Superior Civil y Familia de
Abancay del Distrito Fiscal de Apurímac, con domicilio en
Av. El Arco Nº 101 segundo piso, Abancay- Apurímac, con
el debido respeto me presento y expongo:

I.- PRETENSIÓN IMPUGNATORIA:

Se ha notificado de forma personal el 26 de marzo de 2019, la resolución final


Nº 254-2019-MP-FN-FSCI, de fecha 26 de marzo de 2019, la misma que
resuelve declarar Fundada la queja funcional seguida en contra del suscrito, por
la comisión de la falta disciplinaria muy grave prevista en el artículo 47º numeral
13, de la ley Nº 30483 - Ley de la Carrera Fiscal, respecto de los hechos descritos
en los numerales 96 señalado en el primer cargo de los puntos 20 al 23, tercer
cargo conforme lo señalado en los puntos 35 al 43, noveno cargo de los puntos
70 al 75 y al décimo cargo de los puntos 76 al 79, de la presente resolución
imponiendo la sanción disciplinaria de SUSPENSIÓN POR EL PLAZO DE SEIS
MESES contra el suscrito, precisando como pretensiones impugnatorias:

a) LA NULIDAD DE LA RESOLUCIÓN: Primero. Debida valoración de la


prueba, y en segundo la falta de motivación de la resolución por debida
valoración de la prueba.

b) Y como alternativa, se solicita la REVOCATORIA DE LA RESOLUCIÓN,


Consecuentemente la ABSOLUCIÓN DE LA SANCIÓN APLICADA.
II.- FUNDAMENTO DE HECHO Y DE DERECHO:

2.1.- Respecto a la pretensión impugnatoria:

2.1.1.- Se tiene la Resolución impugnada (Sanción de Suspensión por seis


meses), la cual contiene el razonamiento que ha efectuado la Fiscalía Suprema
de Control Interno sobre, sus análisis facticos jurídico de los hechos investigados
en cuanto a la potestad disciplinaria, entre ellos, el de Causalidad numeral 8) del
artículo 248º del Texto Único Ordenado de la Ley Nº 27444, Ley del
Procedimiento Administrativo General, el mismo que ha sido introducido
jurisprudencialmente por el Tribunal Constitucional como limite a la potestad
sancionadora del Estado, “La sanción penal o disciplinaria, solo puede
sustentarse en la comprobación de responsabilidad, subjetiva del agente
infractor de un bien jurídico”.

La norma exige el principio de personalidad de las sanciones entendido como,


que la asunción de la responsabilidad debe de corresponder a quien incurrió en
la conducta prohibida por ley, y por lo tanto el suscrito no podrá ser sancionado
por hechos cometidos por otros, en este sentido el suscrito por este principio no
puede ser sancionado, ya que no puede ser responsable por un hecho ajeno,
sino por los propios.

La respuesta no puede ser otra que el suscrito actuó de manera responsable al


tratar de solucionar los problemas de personal que adolece este Distrito Fiscal,
al recibir constantemente por parte de la Gerencia de Potencial Humano que no
hay presupuesto para poder contratar personal; asimismo, en este Distrito Fiscal
el 90% son personal CAS. De otro lado, hay un límite a la potestad sancionadora
del Órgano Supremo de Control Interno que de manera excesiva sanciona al
suscrito con Suspensión por seis meses, siendo esta medida arbitraria,
reflejando un abuso del derecho, ya que esta sanción debe sustentarse en la
culpabilidad, que es la comprobación de responsabilidad objetiva del agente
infractor de un bien jurídico. En este sentido, no es constitucionalmente
aceptable que el suscrito sea sancionado por un acto o una omisión de un deber
jurídico que no le es atribuible directamente, tal como posteriormente se va a
demostrar.

En consecuencia lo solicitado se resume de la siguiente manera:

La Fiscalía Suprema de Control Interno sustenta su resolución de suspensión de


6 meses, en cuatro imputaciones que a continuación se describen:
Primera Imputación:

2.1.a).- Considerada en el primer cargo de la resolución que textualmente dice:

“Haber dispuesto, a través de la administradora Simiona Caballero Utani, la


rotación del servidor Ronald Gutiérrez Núñez, de la Oficina de
Administración a la Oficina de Archivo Central, como acto de represalia y
con el objetivo de situar irregularmente en su lugar al servidor Róger
Benavides Villena, asistente fiscal, ejerciendo labores para las que no fue
contratado, perjudicando la labor de la Segunda Fiscalía Provincial Penal
Corporativa de Abancay”

Conforme lo señalado el suscrito mediante el descargo presentado, se desvirtuó


que dicho trabajador no era compatible para el cargo que fue contratado. Como
se puede apreciar, el servidor Róger Benavides Villena, abogado de profesión,
fue designado como apoyo a la Oficina de Administración y no como Jefe de
Personal o Potencial Humano del Distrito Fiscal de Apurímac, documento
suscrito por la Administradora.

Es pertinente destacar que el suscrito elevó a la Oficina de Potencial Humano de


la Sede Central del Ministerio Público, constantes requerimientos de falta de
personal CAS en este Distrito Fiscal de Apurímac, no habiendo obtenido
respuestas favorables a lo solicitado; tal es así que como se comprueba de un
último requerimiento, la Gerencia General de la Sede Central del Ministerio
Público, con Oficio N° 001443-2018-MP-FN-GG-OCPALP, suscrito por………,
dio respuesta informando la imposibilidad de atender los requerimientos
solicitados.

Habiendo recibido como respuestas lo que constantemente las Gerencias


Generales contestaban que el Ministerio Público y la Fiscalía de la Nación,
tenía un déficit presupuestal de 136 millones, y no podían contratar a nadie
esto era a nivel nacional. Como actualmente también se repite lo mismo. Y
nos comunicaban que si no tenían personal dispongamos de los pocos
recursos que teníamos y que en calidad de Presidente de la Junta de
Fiscales Superiores del Distrito Fiscal de Apurímac podría rotar a dicho
personal, conforme a las normas vigentes. FALTA DOCUMENTO
SUSTENTARIO.
Segunda Imputación:

2.1.b).- Considerada en el tercer cargo de la resolución que textualmente dice:

“Haber propuesto a personal no idóneo para ejercer funciones de apoyo a


la función fiscal o para el cargo de la administración del Distrito Fiscal de
Apurímac”

Conforme lo señalado en los puntos 35 al 43, habría propuesto personal no


idóneo para ejercer funciones de administrador a la persona de Edgar Ochoa
Cruz; asimismo, propuso a la persona de Simeona Caballero Utani, quien fue
objeto de investigación por delito de peculado doloso, y finalmente propuso para
el cargo de suplencia a la persona de Danner Huamaní Huamán, quien tenía
pendiente un proceso disciplinario ante la Secretaria Técnica del Ministerio
Público.

En primer lugar, es importante resaltar que ambos casos, fue para cubrir la plaza
de Administrador, ya que cuando asumo la presidencia del Distrito Fiscal de
Apurímac, no se contaba con profesional para el cargo de administrador, por lo
que, tuve que tomar acciones inmediatas y tal como lo dice la Fiscal Suprema,
elevé las propuestas a la sede central del MP para que designen a la persona
que lo asuma, por no ser unidad ejecutora, y por lo tanto, se actuó conforme al
marco normativo para estos casos.

Por lo que a continuación, paso a describir el procedimiento seguido en los dos


casos que se me imputan:

1. Con respecto al contador Edgar Ochoa Cruz, esta persona había


trabajado en este Distrito Fiscal con el anterior Presidente, Dr. Wilber
Aguilar Vega, y se remitió a la sede central donde la Oficina de Gerencia
de Potencial Humano de Lima decidió no contratarlo, por lo que en
cumplimiento a dicha disposición no se le contrató.

Los argumentos para sancionarme carece de debida motivación al no


señalar específicamente cual fue el daño o el perjuicio a la institución del
Ministerio Público.

2. Con respecto a la doctora Simeona Caballero Utani, quien fue objeto de


investigación por delito de peculado doloso, el suscrito nunca nombró a
dicha persona fue la Gerencia de Potencial Humano quien la nombró.

Es importante resaltar que para dicho cargo el suscrito elevó ….


Curriculums y tal como lo he mencionado párrafo arriba, al no haber
profesional para el cargo y ante la necesidad imperiosa de contar con ello,
el suscrito efectuó una publicación en un medio de prensa local a fin de
que profesionales presenten sus currículos, y es así que se recibió entre
otros el de la doctora Simeona Caballero Utani, y todos fueron remitidos
a la Gerencia de Potencial Humano de la Sede Central de Lima, y es ahí
quienes determinan la contratación de la profesional cuestionada.

Sin embargo, debo precisar que los hechos denunciados de peculado


doloso a la citada profesional fueron posteriores a dicho nombramiento, y
dicho proceso actualmente se encuentra con sobreseimiento, del cual
anexaré dicha disposición fiscal.

Como puede apreciarse y debe ser valorado, la sanción carece de motivos


suficientes ya que la misma carece de debida motivación al no señalar
específicamente cual fue el daño o el perjuicio a la institución del
Ministerio Público.

En cuanto a la persona Danner Huamani Huaman, Quien tenía pendiente un


proceso disciplinario ante la Secretaria Técnica del Ministerio Público, todo
lo relacionado con los procesos de suplencia la Oficina facultada es la
Gerencia de Potencial Humano de Lima ellos efectúan el filtro
correspondiente y son los que nombran a dicho trabajador, y la sanción
carece de motivos suficientes para demostrar que el suscrito incurriera en
dicha sanción ya que la misma carece de debida motivación al no señalar
específicamente cual fue el daño o el perjuicio a la institución del Ministerio
Público.

Tercera Imputación:

2.1.c).- Considerada en el noveno cargo de la resolución que textualmente dice:

“Haber dispuesto que el técnico necropsiador Juvenal Parcco Borda, dejé


de lado sus funciones para las cuales fue contratado en la División Médico
Legal II Apurímac y asuma el cargo de Jefe de Personal de Potencial
Humano de Apurímac”.

Con respecto a dicho trabajador fue mediante memorándum de la administradora


quien solicitó su apoyo a las oficinas de administración y nunca ocupó el puesto
de jefe de personal, sólo estaba de apoyo por cuanto había renunciado el
servidor Roger Benavides Villena y que la Oficina de la Gerencia de Potencial
Humano de la sede Central no atendía los requerimientos de falta de personal
en este Distrito Fiscal, manifestando tanto en forma verbal como por escrito que
el Ministerio Público tenía un déficit de 136 millones de soles y no podían
contratar a nadie. Por lo queda claro que la solución propuesta era contar con
los servicios de los trabajadores de este Distrito Fiscal, razón por la cual se
solicitó el apoyo del servidor Juvenal Parcco Borda, ya que dicha persona
contaba con título de abogado desde el año 2010 y además también tiene el
título de magister en derecho.

Esta sanción también carece de motivos suficientes para demostrar que el


suscrito incurriera en dicha sanción ya que la misma carece de debida motivación
al no señalar específicamente cual fue el daño o el perjuicio a la institución del
Ministerio Público.

Cuarta Imputación:

2.1.d).- Considerada en el décimo cargo de la resolución que textualmente dice:

“Haber rotado indebidamente a la servidora Rossmery Soria Peña, quien


pese a tener el cargo de analista fue desplazada a la Fiscalía contra la
Criminalidad Organizada de Abancay”.

Con respecto a dicha trabajadora, fue ROTADA mediante memorándum Nº 085-


2017-MP-FN-ADM-APURIMAC, de fecha 16 de marzo de 2017, a la Fiscalía
Contra la Criminalidad Organizada de Abancay, esto también se realizó por la
falta de personal y con consentimiento de dicha trabajadora, y su labor estaba
circunscrita a temas administrativos en mesa de partes.

Esta sanción también carece de motivos suficientes para demostrar que el


suscrito incurriera en dicha sanción ya que la misma carece de debida motivación
al no señalar específicamente cual fue el daño o el perjuicio a la institución del
Ministerio Público.

Conclusiones de los cargos imputados:

Es importante valorar que las imputaciones son única y exclusiva a actos


administrativos, los cuales se han demostrado que no se ha valorado los
argumentos de defensa e incluso se cita la Directiva N° 010-2013-MP-FN-GG
“Directiva aplicable a los Trabajadores sujetos al Régimen Laboral Especial del
Decreto Legislativo N° 1057-CAS del Ministerio Público”, lo cual es importante
precisar que la situación descrita obedece a una imposibilidad de contratar
personal lo que significa carencia de personal y lo que prima es garantizar la
funcionabilidad de los actos administrativos de la institución.
ANALIIS JURIDICO:

2.1.2.- Se tiene que en virtud al principio de una adecuada y debida valoración


de la prueba, se encuentra dentro del principio del debido proceso, la misma que
constituye garantía que ha sido introducida al Derecho Administrativo, que
comprende al derecho de exponer argumentos, derecho a ofrecer y producir
pruebas y derecho a obtener una decisión motivada y fundada en derecho; es
decir, si bien es cierto que existe una obligación de motivación y fundamentación
de resoluciones, en las cuales se deban de expresar las razones o justificaciones
objetivas, el mismo que lleva a tomar una decisión.

2.1.3.- Señora doctora, como se puede advertir, la doctrina es unánime al


reconocer el principio de Culpabilidad es inherente al Procedimiento
Administrativo sancionador, y constituye un límite a la potestad punitiva del
Estado. De lo expuesto se advierte que, en virtud del Principio de Culpabilidad
que rige la potestad sancionadora del Estado, es necesario que, en principio, se
compruebe la responsabilidad subjetiva del agente infractor a efectos de
imponerle una sanción administrativa, no obstante, en cuanto a la debida
motivación de las sentencias, sus exigencias constitucionales y legales, Ignacio
Colomer Hernández, en su obra expresa “ que el imperativo constitucional obliga
a los jueces y tribunales a la motivación de las sentencias representa una
garantía estructural de una jurisdicción democrática. Por ello, la motivación de
las sentencias se configura como un instrumento de primer orden y esencial para
cualquier análisis del proceso moderno. El propio Tribunal Constitucional, ha
señalado que en determinados casos el Principio de Culpabilidad no siempre
puede exigirse en el ámbito administrativo, en el cual sí podrán existir sanciones
por responsabilidad objetiva cuando las reglas existentes y los procedimientos
de aplicación del derecho lo permitan.

De otro lado tenemos que en el presente caso, resulta necesario que no se ha


tenido en cuenta el Reglamento de Organización y Funciones de la Fiscalía
Suprema de Control Interno, ROF FSCI, el mismo que puntualiza en su Título
Preliminar los Principios que rigen la actividad de los Órganos de Control Interno
del Ministerio Publico; como es lo siguiente:

Principio de Objetividad.- que rige la actividad de los órganos de Control


Interno, señala que las acciones de control se basan en el análisis de hechos,
evitando subjetividades, debiéndose verificar los indicios, presunciones y otros
elementos propios de una investigación a efectos de comprobar si existen
irregularidades en el ejercicio de función. Asimismo el:
Principio de Legalidad.- establece que todas las actuaciones del Órgano de
Control Central o Desconcentrado deberán estar amparadas en la ley y sus
reglamentos, las quejas e investigaciones y procedimientos deberán estar
fundamentados en norma preexistente. Además él;

Principio de Razonabilidad.- que constituye la capacidad crítica de discernir


hechos, pruebas y conductas vinculadas a la tramitación de quejas por faltas
disciplinarias. Permitirá la aplicación de una sanción cuando está
verdaderamente corresponda.

Asimismo, el inciso 8) artículo 246º de la Ley de Procedimiento Administrativo


General, Ley 27444, la que regula el principio de casualidad que se refiere a la
relación que debe de existir entre el infractor y quien comete la infracción. Dicha
relación o nexo causal que debe existir entre el hecho antijurídico (conducta) y
la infracción (afectación al interés público) constituye un elemento y/o requisito
esencial para que se configure la responsabilidad de un sujeto en cualquier
ámbito, sea en materia civil penal o administrativa.

Por el principio de casualidad, la sanción debe de recaer en el administrado que


realiza la conducta omisiva o activa constitutiva de infracción sancionable, la
norma exige el principio de personalidad de las sanciones entendiendo como,
que la asunción de la responsabilidad debe corresponder a quien incurrió en la
conducta prohibida por la Ley, y por lo tanto no podrá ser sancionado por hechos
cometidos por otros. Por ello, en principio, la administración pública no puede
hacer responsable a una persona por un hecho ajeno, sino solo por los propios.

Teniendo en cuenta estos principios, considero que es un error pretender aplicar


la sanción impuesta al suscrito, al contrario como Presidente se delegó funciones
al despacho de administración por lo que es de su competencia administrativa.
Y por el contrario el suscrito evito que se configuren ningún tipo de delitos.
2.2.- Fundamentos de la segunda pretensión:

2.2.1.- En caso de no optar el Superior en grado de NULIDAD, se peticiona la


ABSOLUCIÓN de la Resolución Nº 254-2019-MP-FN-FSCI, de fecha 26 de
marzo de 2019, por no estar al criterio de objetividad, emanada del artículo
primero de dicha resolución, la que declara fundada e impone sanción de
disciplinaria de SUSPENSIÓN por el plazo de seis meses, no observo la
Magistrada Suprema, las pruebas ofrecidas en los descargos del suscrito, donde
no se generó elementos de convicción de responsabilidad administrativa, por
cuanto la aplicación de la figura de la delegación no implica que la administración
delegante abdique de sus deberes, obligaciones, potestades de fiscalización o
vigilancia con relación al uso adecuado de sus competencias.
En efecto el artículo 142º del Procedimiento Administrativo General Ley 27444,
“Los plazos para el pronunciamiento de las entidades, en los procedimientos
administrativos, se contabilizan a partir del día siguiente de la fecha del cual el
administrado presento su solicitud”.
El artículo 259º del Procedimiento Administrativo General Ley 27444, numeral 1)
“El plazo para resolver los procedimientos administrativos sancionadores son de
nueve (9) meses contado desde la fecha de notificación de la imputación de
cargos. Este caso puede ser ampliado de manera excepcional, como máximo
por tres (3) meses, debiendo el órgano competente emitir una resolución
debidamente sustentada, justificando la ampliación del plazo, previo a su
vencimiento”.
La legislación del procedimiento general prescribe la obligación de vigilancia de
la institución delegante sobre la delgada, obligación que se concreta sobre la
actividad generada en base a dicha delegación competencial.
Como es de verse la Resolución Nº 569-2017-MP-FN-FSCI, de fecha 04 de abril
de 2017, del caso Nº 229-2017, ha transcurrido exactamente dos (2) años de su
notificación,
Con respecto al caso Nº 224-2017, bajo la Resolución Nº 383-2018-MP-FN-
FSCI, de fecha 02 de abril de 2018, ha transcurrido más de un (1) año, de su
notificación.
De manera arbitraria y haciendo un abuso del derecho se emite la Resolución
1577-2018-MP-FN-FSCI, de fecha 27 de setiembre de 2018, acumulando
procesos ya vencidos como son los casos Nº 224-2017, 229-2017, y 249-2017.

2.2.2.- Ahora bien, considero no haber incumplido disposiciones legales, normas


complementarias y de carácter interno emitidas por la Fiscalía de la Nación o la
Junta de Fiscales Supremos, conforme lo sancionado. Resultando dichas
normas ser atípicas y ajeno al supuesto establecido en dicha sanción.
Por otro lado el suscrito no puede entender dicha sanción ya que obra en autos
la Resolución Nº 894-2018-MP-FN-FSCI, de fecha 29 de mayo de 2018, del caso
Nº 119-2017, donde se resuelve NO HA LUGAR ABRIR PROCEDIMIENTO
ADMINISTRATIVO DISCIPLINARIO, contra la Fiscal Superior María del Carmen
Victoria Ruiz Hurtado, por disponer el desplazamiento y rotación de una
servidora del Ministerio Público, hechos que causan extrañeza al suscrito de la
forma como se puede resolver de diferentes formas siendo los mismos hechos.

2.2.3.- El derecho al plazo razonable. Con claridad el Tribunal Constitucional


había establecido que los administrados tenemos el derecho al plazo razonable
cuando la Fiscalía Suprema de Control Interno había abierto contra el suscrito
una investigación desde la fecha 04 de abril de 2017, y el plazo para resolver los
procedimientos sancionadores es de nueve (9) meses y el plazo puede ser
prorrogado Excepcionalmente por tres (3) meses. Como es de verse han
trascurrido dos (2) años para que el órgano de Control resuelva dicha infracción.
Operando desde este momento la Caducidad del Procedimiento Sancionador.
La nueva regulación agrega la figura de la Caducidad al procedimiento
administrativo sancionador. A pesar de la influencia Española en nuestro
ordenamiento jurídico administrativo, esta figura no había sido recogida por
nuestra LPAG, mientras que en otros ordenamientos, como el español, goza de
larga data en su regulación administrativa. En el derecho Administrativo, la
Caducidad se refiere a plazos establecidos por el ordenamiento que tiene
naturaleza de terminales y, de no ser cumplidos, conllevan a consecuencias
extintivas, estos plazos fatales como sostiene el profesor CABALLERO
SÁNCHEZ, tienen la finalidad de establecer un lapso de tiempo para ejercer un
derecho o una facultad en el marco de una situación jurídica determinada.

En tal sentido, una vez trascurrido el plazo establecido por la norma y, como es
de verse a la fecha de dicha resolución ha transcurrido después de dos (2) años
desde la primera notificación, razón por la cual ha operado la figura de Caducidad
al procedimiento administrativo.

III.- NATURALEZA DEL AGRAVIO Y PRETENSIÓN IMPUGNATORIA:

Que la Resolución recurrida causa un notable agravio al suscrito, ya que como


miembro Fiscal Presidente de la Junta de Fiscales Superiores del Distrito Fiscal
de Apurímac, actúo conforme a sus atribuciones, ya que el agravio, es un
presupuesto formal de admisión para impugnar la resolución de manera objetiva
cause perjuicio por ser contraria al ordenamiento jurídico vigente, conforme lo
dispuesto en el artículo 366º del Código Procesal Civil, se muestra objetivamente
a través de los vicios o errores en la aplicación de normas sustantivas (in
iudicando) o del procedimiento (in procedendo).
El agravio constituye el perjuicio, ya sea patrimonial o moral, que la resolución
provoca al impugnante, y puede ser visto como la diferencia o disconformidad
entre lo solicitado y lo resuelto. El interés del recurrente en la apelación es
determinado por la existencia del agravio y la posibilidad de que el mismo sea
reparado por la Junta de Fiscales Supremos, cuando se pronuncie sobre el
recurso de apelación. Conforme a la Constitución Política del Perú, con criterio
en observar las diligencias judiciales o fiscales, se lleven a cabo dentro de un
principio de objetividad, no vulnerando derechos fundamentales establecidos,
dentro de la legalidad, el debido proceso y sobre todo imparcialidad.

Por lo que pretendo que la Junta de Fiscales Supremos revoque la Resolución


y/o sentencia o en su caso declare NULA la misma.

Otrosi: se adjunta:
1.- copia de sobreseimiento
2.- Copia de resolución Nº
Por lo expuesto:
Sírvase acceder por ser legal.

Apurímac, 01 de abril de 2019