Anda di halaman 1dari 14

Alexitimia

La alexitimia designa la incapacidad de


hacer corresponder las acciones con las
emociones, así como también otras
características sintomáticas que se
asocian a ella, definidas por la clínica
médica. Es esta una entidad nosográfica
que describe rasgos de personalidad a
partir del tratamiento de enfermedades
psicosomáticas, así como de adicciones
y depresión, sin dejar fuera los trastornos
de las conductas alimentarias e, incluso,
a una población más amplia, lo que le da
una dimensión trascendente para el
ámbito psi en su perspectiva preventiva.

Las manifestaciones alexitímicas


nucleares son cuatro, según explica
Pedinielli (1992) en una de las primeras
obras aparecidas en francés sobre la
cuestión:

1. la incapacidad para expresar


verdaderamente las emociones o los
sentimientos;
2. la limitación de la vida imaginaria;
3. la tendencia a recurrir a la acción para
evitar y solucionar los conflictos, y
4. la descripción detallada de los hechos,
de los síntomas físicos, actividad del
pensamiento orientada hacia
preocupaciones concretas.

La alexitimia tiene como factor central un


problema de la función simbólica, es
decir, la incapacidad para expresar la
dimensión inconsciente en palabras,
ensueños y fantasías. Por estas
características, es solamente a través de
la somatización que el sujeto (d)enuncia
y puede dejar aparecer su estado
emocional.

El término alexitimia es un acrónimo


formado a partir de las raíces de las
palabras griegas α- (a-): 'a' restrictiva, es
decir, "no"; λέξις (lexis): "habla/palabra" y
θυμός (zümós): "emoción/mente". El
sustantivo λέξις a su vez proviene del
verbo λέγω, que significa "leer". La
alexitimia tiene el sentido, pues, de
"incapacidad para leer o expresar los
sentimientos".[1]

Se trata de un trastorno mental muy


extendido entre la población: afecta a
una de cada siete personas. En
particular, la alexitimia se manifiesta en
el 85% de los afectados por trastornos
del espectro autista.[2][3]

Aunque se trata de un padecimiento


descrito generalmente en la literatura
especializada como de carácter
psicológico, los neurólogos han
observado en los pacientes alexitímicos,
anomalías en una zona cerebral cuya
función sería la de vincular el crisol de
las emociones con la zona que toma
conocimiento de estas emociones, las
analiza y las formula. Los que padecen el
daño, en lugar de mostrar una actividad
cerebral adaptada a la intensidad
emotiva de la situación, como es el caso
normal, manifiestan una actividad o
demasiado débil o demasiado intensa,
que perturba la apreciación justa de la
experiencia emocional.

Causas
La alexitimia se caracteriza por una
deficiente 'mentalización' de las
emociones: las sensaciones corporales
aparecen escasa o nulamente asociadas
a estados mentales. Es verosímil que sus
causas hayan de buscarse en los
primeros años de la infancia. El niño
pequeño, que no posee todavía estados
mentales jerarquizados y asociados a
conceptos o palabras, aborda el mundo
de las emociones por intermedio de su
cuerpo. En un estado posterior, los
sentimientos de deseo o de cólera se
manifiestan también mediante
sensaciones somáticas. Más tarde, llega
la edad en que resulta necesario ordenar
ese conjunto de sensaciones orgánicas
en un todo coherente, aprender que los
otros experimentan cosas parecidas y
encontrar un código común para
identificarlas, tanto en uno mismo como
en los demás, para poder convertirse en
un ser social y reflexivo. Los padres
desempeñan un papel importante en
esta evolución canalizando con sus
palabras las sensaciones físicas hacia la
mentalización, esto es, hacia la
adscripción de etiquetas a esas
sensaciones, que servirán para
identificarlas y comunicarlas. Estos
intercambios lingüísticos es probable
que sean determinantes para la
formación de amplios repertorios de
sensaciones asociadas a palabras o a
pensamientos.

También a su vez, quienes padecen de


Alexitimia mantienen una posición
agresiva hacia su entorno pero más aún
hacia ellos mismos, ya que al no poder
verbalizar sus sentimientos tienen la
tendencia a sentirse inútiles y
anhedónicos, también algunos lo
representan con narcisismo laboral, en la
que nadie en su trabajo es mejor,
tendencia a ser dictador, se hace
intimidar con sus pares.

En el cerebro infantil, la información pasa


desde los centros de percepción de las
emociones (el sistema límbico) hasta los
centros de categorización, de reflexión,
de lenguaje y de percepción auditiva (la
corteza).

Si los padres, por una razón cualquiera


(depresión, personalidad frágil,
inestabilidad emocional o incluso
alexitimia) no le aportan al niño
suficientes indicaciones verbales sobre
las emociones que experimenta, este
puede encontrarse falto de palabras,
reflejo de la pobreza de sentimientos
identificados

Es probable que más adelante se refiera


sistemáticamente a sus sensaciones
corporales, sin lograr que la sensación
tenga acceso al nivel de los estados
mentales, del córtex, del lenguaje,
muchas veces es asintomático a
pesadillas ya que el individuo no sabe
reaccionar a sentimientos diarios y el
cuerpo reacciona de forma conjunta a un
mal dormir.

La alexitimia es un constructo hipotético


que puede describirse como la dificultad
para verbalizar estados afectivos y
diferenciarlos de sensaciones
corporales; falta de capacidad
introspectiva, y tendencia al
conformismo social y a las conductas de
acción frente a situaciones conflictivas
(R. Sivak, 1997). La alexitimia, es
inicialmente observada en pacientes con
trastornos psicosomáticos, en la
actualidad se le relaciona con
toxicomanías, trastornos de la conducta
alimentaria, psicopatías y estrés
postraumático, y constituye un factor de
vulnerabilidad somática frente a
situaciones de sobrecarga psíquica. En
la década de los 1970, P. Sifneos y J.
Nemiah, observaron en pacientes
psicosomáticos una dificultad para
expresar sus estados afectivos con
palabras, así como para diferenciar
sensaciones corporales de afectos. Lo
consideraron una perturbación cognitivo
– afectiva, que denominaron alexitimia
(del griego a: “falta”; lexis: “palabra”,
thymos: “afecto”), que significa
literalmente “ausencia de verbalización
de afectos”. Se refiere a un estilo
cognitivo caracterizado por inhabilidad
para verbalizar sentimientos y
discriminarlos, por el cual el sujeto
presenta una tendencia a la acción frente
a situaciones conflictivas.

Bibliografía
García, Valdez, Ricardo. «La alexitimia:
entre la angustia y el goce». Enseñanza
e Investigación en Psicología (en línea)
2004, 9 (julio-diciembre): (fecha de
consulta: 2 de mayo de 2015)
Disponible en:
http://www.redalyc.org/articulo.oa?
id=29290213 >ISSN 0185-1594
Pedinielli, J. (1992). Psychosomatique
et alexithymie. Paris: PUF.

Véase también
Trastorno del espectro autista
Anhedonia
Estoicismo

Enlaces externos
Cuestionario de alexitimia en línea

Referencias
1. Alexitimis trastorno psicológico
2. Hill E, Berthoz S, Frith U (2004). «Brief
report: cognitive processing of own
emotions in individuals with autistic
spectrum disorder and in their relatives».
Journal of Autism and Developmental
Disorders 34 (2): 229-235.
3. Paula-Pérez, I; Alexitimia y síndrome de
Asperger, Rev Neurol. 2010 Mar 3;50
Suppl 3:S85-90

Obtenido de
«https://es.wikipedia.org/w/index.php?
title=Alexitimia&oldid=105753093»

Última edición hace 6 horas por un…

El contenido está disponible bajo la licencia CC


BY-SA 3.0 , salvo que se indique lo contrario.