Anda di halaman 1dari 3

Arrogancia de Boeing causó el fracaso del 737 Max

La compañía fue cegada por su éxito y por un sólido historial de seguridad en EE. UU.

Boeing superará este fracaso: sus acciones suben cuando el análisis del accidente indicó que el 737
MAX podrá volar. Pero no debe olvidar.

ABRIL 12 DE 2019 - 07:39 P.M.


Boeing está en tierra. La decisión de reducir la producción de su 737 MAX, junto con su admisión de que
el software para prevenir la entrada en pérdida del avión contribuyó a dos accidentes fatales que
ocasionaron la muerte de 346 personas, marcó el momento en que por fin asumió la responsabilidad.

(Copa frena vuelos del Boeing 737 Max, uno de ellos llegaba a Colombia).
Después del accidente de Lion Air en Indonesia en octubre, Boeing decidió que el problema podía
solucionarse informando a los pilotos y modificando su software.
Cuando se produjo el accidente de Ethiopian Airlines en marzo, su respuesta inicial fue insistir en que el
737 MAX estaba en condiciones de volar. Los reguladores globales tuvieron que intervenir para acabar
con la ilusión de la compañía de que tenía todo bajo control. ¿Por qué tardó tanto Boeing en entenderlo?
Ésta no es una pregunta ociosa, porque yo cometí el mismo error al creer, después de la segunda
tragedia, que todavía se podía confiar en que Boeing y la Administración Federal de Aviación (FAA, por
sus siglas en inglés) eran capaces de manejar estos asuntos.

Los pasajeros deben tener confianza al abordar el 737 MAX, incluso antes de la programada solución del
software, escribí. Eso resultó ser incorrecto, conforme Boeing y la FAA se vieron obligadas a retractarse.

Mi error fue confundir la verdad general de que volar se ha vuelto mucho más seguro, gracias al progreso
en la automatización, con el caso del 737 MAX. El fracaso de Boeing también fue un error humano: su
éxito comercial y el historial de seguridad la llevaron a la arrogancia. La compañía no podía creer que
había cometido tantos errores tratando de evitar daños.

En retrospectiva, la reacción de Boeing y de la FAA el día después del segundo accidente parece absurda.
“Hasta la fecha no se nos han proporcionado datos para sacar conclusiones o tomar medidas”, declaró la
FAA. Como Andrew Blackie, un consultor y exinvestigador de accidentes del Reino Unido,
comentó: “Acabas de perder dos aviones en circunstancias similares. ¿Por qué seguirías teniendo
confianza?”, cuestionó.

(Boeing reduce producción mensual del 737 Max).

Esa ilusión, la cual ha lesionado la confianza tanto en Boeing como en la FAA, conlleva lecciones más
amplias. Las compañías en industrias reguladas que emplean a numerosos especialistas a menudo se les
hace difícil reconocer sus errores, no sólo por la posible responsabilidad legal, sino también por la fe en
su propia experiencia. Los fabricantes de automóviles y las compañías de energía también son
propensos a ello.

La reacción tardía de Boeing me parece el producto de tres factores. En primer lugar, tenía un sólido
historial de seguridad reciente, incluyendo con el 737, cuyo primer modelo se lanzó en 1967. Los
accidentes han generado dudas sobre si la FAA delega demasiado trabajo a los fabricantes en relación
con la certificación de los nuevos modelos. Pero el resultado no había sido alarmante.

Su historial formaba parte de una tendencia de creciente seguridad, particularmente entre las
compañías estadounidenses que a menudo prefieren tener aviones Boeing en sus flotas. No habían
sufrido un accidente fatal en EE. UU. durante nueve años antes de la muerte, en 2018, de una pasajera
que fue parcialmente succionada a través de una ventanilla rota durante un vuelo de Southwest Airlines.
Eso creó la tentación de creer que Boeing era inherentemente seguro.

En segundo lugar, estaba teniendo éxito comercial, con un sólido aumento en el precio de las acciones
entre octubre y el segundo accidente. En su lucha con Airbus, Boeing había adoptado sensatas decisiones
estratégicas, incluyendo la creación del 787 Dreamliner, mientras que Airbus erróneamente construía
el enorme A380. El 737 MAX se estaba vendiendo bien, generando 5.000 órdenes.

Boeing recientemente ha complacido a los inversionistas al actualizar aviones ya certificados con nuevos
motores capaces de volar más lejos y más económicamente, tanto el 737 MAX como el nuevo 777X. El
787 fue un éxito, pero acumuló US$30.000 millones de pérdidas porque era un nuevo modelo con
tecnología nueva, incluyendo materiales compuestos. Antes de los accidentes, el derivado MAX del 737
era más económico.

En tercer lugar, el software MCAS - diseñado para evitar la entrada en pérdida - utilizado en el 737 Max
para contrarrestar una tendencia de elevar la nariz durante el ascenso a Boeing no le pareció ser un gran
experimento. La compañía deliberadamente mantuvo gran parte de la aeronave igual a la de los modelos
anteriores para evitar la necesidad de una costosa certificación y de una nueva capacitación. Las
aerolíneas buscan características comunes en los modelos en sus flotas para ahorrar costos.

(Estados Unidos ordena dejar en tierra todos los Boeing 737 MAX 8).

Esto resultó ser un trágico error. Boeing creía que los pilotos rara vez, si acaso, se encontrarían en una
posición en la que el software se activaría, pero su dependencia de un solo sensor, el cual falló en ambos
accidentes, convirtió lo que estaba destinado a ser una solución invisible en una fuerza peligrosa y
disruptiva. Boeing no anticipó el peor de los casos ni reaccionó ante lo que había sucedido con la
suficiente rapidez.

Una lección, dijo Richard Aboulafia, un analista de aviación de Teal Group, es que Boeing tiene que
reenfocarse en la excelencia en ingeniería y estar menos dominado por la mercadotecnia y las ventas.
Eso podría volverla más estricta en cuanto a las tecnologías con resultados impredecibles. “Ésta es una
gran compañía comercialmente, pero la ingeniería parece tener menos prioridad”, opinó.

La ingeniería es esencial, pero la otra lección es más simple: reconoce cuándo estás equivocado. Boeing
y la FAA confiaron en su historial combinado de seguridad y dependieron la una de la otra para
tranquilizarse. Cuando ocurrió la tragedia, se aferraron a una ausencia de datos en lugar de usar el
sentido común.

Boeing superará este fracaso: sus acciones subieron la semana pasada cuando el análisis inicial del
accidente en Etiopía indicó que el 737 MAX podrá nuevamente volar una vez que se haya cambiado el
software. Pero no debe olvidar.