Anda di halaman 1dari 4

Universidad de la Salle

Argumentación II
Luis Gutierrez T
El poder de quitar una vida
Esta práctica desde siempre ha sido tan útil como cruel y es una tela del
juicio en el que los sentimientos maternales de la mujer y el profesional médico
se involucran con el feto, sin decir la política que esto genere, sobre todo a la
madre, ya que ella es quien toma la decisión de elegir sí o no al momento de
deshacerse de una vida humana, que es sin más ni menos, su propio hijo. Las
distintas opiniones sobre este tema son causa de mucha política, y es algo que
aún está en desacuerdo.
La libertad de cada persona es inviolable. Por tanto, si la mujer no desea
tener un hijo aunque ya esté embarazada, el Estado debe garantizar ese derecho y
por tanto proveerle la atención necesaria para llevar a cabo. Seguirá siendo un
tema que siempre generará enfrentamientos entre la sociedad, ya que va a crear
una división entre sus detractores y sus defensores.
petrificar el paciente por medio de la anestesia, ocultar la cánula así como
esa chica trata de ocultar lo que ha sucedido, por medio de irresponsabilidad suya
o de personas que la rodean, desconociendo lo que le haya sucedido, succionando
un feto borrando su pasado con un nuevo “comienzo”.
Hay personas que así aprueban esta idea y la mayoría, no lo aprueban,
entre los que no apoyan la idea, están las distintas religiones, entre ellas sobresale
la iglesia católica que es más el tratado de este pensamiento de las mentes
humanas, que va en contra de las leyes de Dios y de la vida misma, obligándolos
a rezar para limpiar sus pecados, esperando fuera del lugar donde su pasado fue
borrado para mandar una serie de preguntas donde afectan íntegramente a la
persona quien lo ha realizado, están para “acompañar” pero en lugar de ello solo
critican para atormentar la vida de aquella chica que acaba de salir de ese lugar
atroz.
Pero la Fetología demuestra la evidencia de que la vida comienza en la
concepción y requiere toda la protección de que gozamos cualquiera de nosotros.
Debe de reconocerse que un embarazo no planificado plantea graves y difíciles
problemas. Pero acudir para solucionarlos a un deliberado acto de destrucción
supone podar la capacidad de recursos de los humanos; y subordinar el bien
público a una respuesta utilitarista a un problema social.
El poder de quitar una vida solo la puede elegir la persona quien desea
realizar dicho aborto, puesto que ella es la que va a sufrir no solo físicamente
sino de cualquier manera posible, pero nadie mira el riesgo de que si la madre no
quiere al hijo no pueden obligarla a tenerlo y a quererlo para toda la vida, pero
aun así luchan para que tenga el bebé aun cuando viene con complicaciones o
algún tipo de malformación quieren recalcar que ese bebé debe ser el “heredero”
de algo que aún no se ha trabajado.
Piedad Bonnett en su columna de opinión en el espectador habla de lo
atroz que una mujer vive en una clínica u hospital, que asegura el buen trato a los
pacientes y sufren aun así porque no es verdadero el trato digno a una chica que
va a abortar, desde el trato de el grupo de enfermeros que va a atender a tal chica
hasta llegar al trato de los padres, amigos, y de más personas que la rodean
bombardeándola con expresiones como “sufra ahora por abortar”, “un aborto con
castigo incluido. Porque no van a dejar que una mujer aborte así no más”. Claro
está, dejan morir a una persona de manera eficaz y no tienen que enterrarla
porque esa persona se entierra viva con tantas expresiones que llegan a su cabeza
y la atormentan de tanta negatividad por parte de todos.
El mayor miedo a abortar no es que te encierren en un quirófano, es
esperar a salir de el para comenzar a escuchar mas criticas que aplausos o halagos
por haber hecho algo que tal vez pudiese haberte salvado. Pero la triste realidad
es que las mujeres sufren, tanto así que nadie se da cuenta el daño que le causan
mucho más del daño que se ha librado.
No se sabe que es más difícil, si tener un hijo con malformaciones o
aceptar las criticas y el rechazo de algunas personas por haber cometido un acto
atroz. Pero tampoco critican el acto de la persona que violó a la mujer, criticas y
divulgaciones para la mujer que está abortando, pero muy pocas para los que son
en parte responsables por haberlas embarazado. En varias prácticas de laboratorio
al momento de realizar dicho aborto lo preocupante son las cuestiones de dinero,
sentimientos de perdida, el internet, sensación de liberación y la reacción en
cadena que surge después de todo esto.
El mayor problema que se evidencia es el dinero, en el que la chica no
sabe como pagar un aborto seguro para que no peda tener complicaciones
después de haber hecho tal cosa. Los sentimientos de perdida surgen de la nada
porque aun así se pierde a algo que estaba creando en su vientre, pero que ya no
existe y por irresponsabilidad de ella o en tal caso de alguien externo tuvo que
dejar ir ese bebé porque no podía tenerlo y sus múltiples expresiones de
sentimientos al ocultar esto ante los demás, porque tiene que ser una chica fuerte
aun cuando ha decidido abortar.
El internet, el majestuoso y maravilloso lugar donde una chica puede
llegar a quitarse la vida por sufrir de Bullying, o poder traumarse por conocer
acerca de las practicas que pueden suceder en lugares clandestinos donde puede
abortar y las complicaciones que esto trae al respecto. El internet es el gran padre
de las puertas abiertas en el que se puede conocer cualquier cosa hoy con un solo
clic. Es tan “lindo” saber que las mujeres se pueden traumar y a nadie le inquieta
que esta chica necesita apoyo, porque esta pasando por un momento de crisis
donde no sabe que quiere en realidad.
Una chica se puede encerrar en si misma y no contar con nadie, cree que
pueda sucederle lo mismo de lo que encuentra en internet y es fatal porque cae en
lo que se ve por encima de lo que las personas quieren que vea para que no
realice tal acto y se vea en la obligación de tenerlo.
Pero llega de nuevo el poder del dinero en el que la chica no puede
mantenerse a ella misma, pero le toca cumplir con sus deberes de madre y dar el
sustento de comida a su bebé. Llegan las criticas de nuevo “¿por qué tuvo ese
bebé sino lo puede mantener?” “que madre tan desquiciada no le da de comer ni
a su hijo” siempre van a haber criticas en torno a la madre porque ella es la que
recibe todo esto, y muchas chicas piensan en eso que puede llegar a sucederles y
prefieren abortar.
La sensación de liberación quiere decir que la chica no solo se libera de
algo que “puede estorbar en su vientre” sino que deja todo atrás soltando lo que
mas le duele. Su bebé, la persona que la embarazo, las complicaciones familiares,
las criticas sociales tanto religiosas como políticas. No todas las mujeres que
deciden abortar lo superan fácil, algunas mujeres lo hacen más rápido que otras o
algunas no lo superan fácil, otras chicas que no lo superan nunca, porque siempre
hay algo que te empuja al acto que hiciste de deshacerte de un feto y te retumba
la conciencia.
Las consecuencias de un aborto son muy variadas. En países donde el
procedimiento es ilegal, las pacientes pueden correr riesgos a la salud y sufrir el
estigma social. En lugares con acceso libre, las mujeres pueden recibir cuidados
suplementarios como anticonceptivos o análisis para identificar enfermedades de
transmisión sexual. Lo que mas importancia tiene fuera de contraer alguna
enfermedad, morir, o cualquier riesgo que tenga el aborto, es la opinión publica
que destruye la esencia de una mujer que acaba de tomar una decisión que puede
costarle su vida y a nadie le importa, porque están preocupados por lo que hizo
con el feto y no con ella.
Bibliografía.
Josephine Sedgwick (2018) No podía decirle a nadie. New York. The New York times.
Piedad Bonnett (2018) Imparables. Bogotá. Colombia. El espectador