Anda di halaman 1dari 8
Laristoria que Castelani cuenta aiededor del proceso de proyec- tar una casa para siy de habitaria lurante un cuario de sigio, clude. Clertamente, porque asi lo decialé, Gentender esa auto-arquitectura ‘como un campo ce utlidad pero. también de conocimiento (0 de traduccién de otros sabberes), nun ‘cade exhibicionismo. Y si bien la . casa y su piantso elogia - como siempre lo hace el Castellani urba- rista ol Gesell capaz de heber hecho surgir es ciudad natural de la nada de puro médano, uno de los problemas del proyecto de una cosa .a 100 metios del mar y a 400 del cento, bosque gesselina me- diante, era como poner limites a la pptesi6n utbana y tutstica y como hacer que fruciificara un proceso habitativo ala vez que meditative sh ser dobiegado por el adoce- amiento. Una cosa en Gessell que pudiews evocar a Platén y a Rilke, pero que también elaoorara ideas de Le Corbusier y de Aatlo, . Por ejemplo con la geomettia de la medulacién o con la luz de los inviemos, Case construide y ensada desde los materiaies {1a ' Madera comprada en Buenos Al res, los ladillos que arman paredes que deben excaverse cribancolas Para cada tuncién 0 insertando ngs arcos catenarios para olojar las aberturas mas grandes...) pero también rescrita infensamente con las cosas intities, como los mue- bbies hechos inmuebles la cana de Oaiseo, Ia estufa homérica, el lugar del Banquete, cuya efptica remite al desideratum platénico e la fusion fratema de individuos, caquél que exigia saber geometiia, para abtise a la tlasotia ~ 0 los estas (aristicos?} que Castelani llama maniiestos - el caput angul @ piedra tundacional, e! dodeca: ‘edto de la perfeccién platénica inscripto en la mesa de bonquetes ‘en que se come todos los dias, Luis Castellani Autobiografia de una casa PA ecu e ure) €l laberinto tallado on el piso de la bodege - y que ciertamente Parecen lejanos al ideal ascético © del bora las huellas modemnas eto que justamente, escibe 0 ‘alla huss , ayuda a la memo- tia y permite contar histerias. Una. ‘casa de arquitecto que piensa ‘ademas sobre la esencia de Io programatico (que es en figor, parece preguntarse Castellani, un Uso, una actividad, una funcion?}, convergiendo cuicsamente en el interés Central que esic cuestion tenia en Juan Borchers, quzd el ensador de arquitectura moder na mas relevante en esta parte del mundo, Borgeana y popular, la casa Castellani, adscribe a chupor €en su nutticia forma de penscr-se toda Ia cultura cldsica pero ata vez, interactuando con ariesanos ylardineros y escuchande la voz) ecesiciad dol resto de la fornia, 8808 legos que tambien deben, habitat entender y conseguir unc expeiiencia de buena vida mas Que divagar en una escultura publicable, L & Dibujo dela bodega (1986) la bodega como antro (6leo, 1982) 9 oo =} “...poéticamente habita el hom- bre” F Héldertin 1. Naturaleza, natura, sitio Que a un arquitecto le digan que escriba sobre su propia casa, sobretodo si se la construyd para ‘ranscumtr toda su vide, es como edile une autobiogratia. Recuer- do una impresion de cuando era muy joven y lei, de Oscar Wilde, que en su obra habia puesto Ingenio, pero que su verdadero talento Io puso en su vida. Es decir ~ ue el gran eseritor pensaba que Constuir une vida equivale a hacer na obra de arte. Pero una obra de arte @s ante todo una cosa, una Fes, una nueva manifestacion en ‘61 mundo. ¥ si esta manifestacion 8s algo que se va construyendo, es deci, que es un proceso, no quedan duda que Ia historia de na casa encierra mucho pensa- miento. Seria una arquitectura de ensamiento, en el mismo sentido que los clemanes hablon de una Poesia de pensamiento, cuando hablan, por ejemplo, de Holderlin o de Rilke. Esta historia, en cuanto es arqui- tectura, nace de un sitio. Un sitio es. como parte circunscripta de la Naturaleza. Un lugar con un suelo [orena}, con, un entorno (obras de! hombre, arboles, incidencia de! sol, clima), Pero no se piense que un sitio se elige con fad libertad, uesto que fodas las realidades que lo hacen tienen ya combi- Raciones que a su vez se combi- nan con todos los factores que el hombre trae consigo. Es decir que Ia eleccién de un sitio, tiene mu- cho de oleatorio, como sumatoria. Caprichosa de factores ajenas a ia propia voluntad. Nunca concebi en mi expettencia docente que puede ensefiarse crquitectura so- bre lugares aibstractos, inexistentes, entes de razén. Ei germen de toda ‘arquitectura es el siio, y cuando: MAsnos atamos a él, mas lores so- mos. Atarse a Ic naturaleza empie- ‘100 za con un acto de contempiaci 6n del lugar. Esto nos detemnina un émbito’ como llamamos a 10 que nos todea, Pero ese Gmbito ‘ranscurre en un tiempo, el tiempo Ge gitar la cabe- 20, escuchar un sonido, caminar unos pasos, y esto determina Un espacio’, I Patadigma del embito es el tbo. EI paradig- ma del espacio es el camino, Enel drool, el ambbito, que es lo que 1odea al espectadior, estd leno de Gite, @8 ate, y basta una br sa para que se transtormen ‘nuestros limites. En el camino hay cosas que legan y. co- 808 que se van, una cam- pana nos recuerda un lugar lejano donde pasa algo, y en es0 cambia nuestro &m- bio, lo. agranda mas allé de nuestra vista, pero a su vez nos senda una fecha, una how, Un instante, y cambia ‘nuasto espacio’ Ellugar elegido esta en una ciudad: Vila Gesell. Sus .Btimetas razones son o! mar yel bosque. Con un amigo fombién arquitecto! encontramos un lugar con tres caracteristicas que lo hacian ideal: estaba a menos de 100 metas del mar, esta rodeado y enfrentado a un bosque; estaba a 400 metros de la Ciudad, a través del bosque... y se odian hacer dos casos, Por ia mis- Mma plata se podian conseguir dos terrenos del doble de superficie a nueve cuadias hacia el oeste, pero nos alejaba de Ia cotidianeidad del mat y esa era la oleccién, no especulativa. Habia un problema: Esto com la casa en construcion (ane 1982) ta murals haca el sur (2008), |. intensidad de presencias que rodean a un liga, imitevivo que se puede abracar en un mirada, en unos Sonidos percibidos, en unos limes tties, 2 Spatio esa pista de careras, a arena roma, ia os dimensiones refenidas aun recarido, 3st hacemos una recon entre el ambito maximamente concentrado de la caverna yet infinite de esa otra caverna que es Ta boveds olete, enconttamos un interminable carnina ‘donde transtan ia ess presencias bol, nube, ‘montana casa, mar Estas re, esta atta que Surge multiforme es al vee fine cuando con: figura un ambto,yartculacon en euanto vin cla Smbios cucéives, Luis Castelan, Espacio \ ambito, conferencia en las Jomadas del Espo Go, Buencs ies, 1978, [ho Chesson amigo tempranamete Tatlecido, EE @! norte estaba perpendicular al ado mas largo del terreno, por lo cual si haciamos dos casas geme- Jas, una no iba a tener suficiente 01, Por lo fanto nos pusimos a tra- oj en lograr un volumen que nos permitiese encontrar las mayores Yentojas para las dos, por lo cual cacia Und iba i tener virtudes y problemas diferentes. Una se de- sarrollabo ocupando més planta baja, en contacto directo con el Jardin bosque. La otra debia elever- se para asomarse aida del techo de la primera, para poder capturar 1 sol. Cuando estébamos por tra la suerte, no hubo necesidad; mi amigo preteria la primera y yo !a segunda, Probablemente por la acionalidad beiga de mi sefiora, Un atovismo indectinable. Habia- mos encontrado él sto y amado el limite exterior. Es 10 primero que uscaban los gtiagos para sus templos*: el lugar donde ios doses se manifieston, los vestigios de ‘antiguas elecciones que dedemos ‘descubi, igazones en donde la natura ya estaba comprometida, 2. La muralia y la apertura. Alli separcmnos nuestios caminos, no sin antes haber definido un acueido de Ia presencia de nues- ‘ras casos en la ciudad. Queriamos que sea una sola casa, y definimos los materiales del exterior: ladkillo aparente enrasado, carpintetia y estructura de madera, techo con Chapa poco inclinada. ina cons- ftucciOn 1oja en el bosque verde. A ser dos familias, yo éramos ciu- dad, era el comienzo de una vida en la polis, Pero en cuanto casa, dependiamos de un volumen prefiiado dentro de cual podiamos moveinos con propia voluntad. Mi definicion era una planta rectangu- lar, por la simplicidad y el maximo aprovechamiento de las visuales, ‘que queria largas, y lo queria con un techo incinado a dos aguas, porque es la casa por excelencia, la casa de Adan. Descariamos el echo plano solo ldgico como ter- raza, Pero para qué terraza siteniamos e! bosque y la laya para pisar. Por otra. Parle queria una muraiia, ‘come defensa de la inva: sin del verano, Pero esta: muraiia deberia alige- rarse hacia arriba, de tol manera que hice toda ta cdscara de mamposteria con ladiilo oparente y sin junta tomada de ambos lados, porque fa muraila la queriofnos desde adentro y desde afuera, Queria- Mos un rectanguio kargo, estrecho y alto. Pero ef fetteno daba un trapecio, yentonces se podia diviair en un rectingulo, que quedase puro, mas un ‘angulo pegado al lado mayor que desde sus dos mettos hacia el trente se ia afinando a cero hacta el fondo. El tiangulo forma una muraiia cerada hacia 2) sudsudeste, los vientos figs. Pero en las ottas tres fachados el ladillo termi: aba en los antepechos de los boos y los dormi- foros, y alli comenzaba la lena apertura hacia el sol Y los pdjaros. Esto de los Ajaros no es una metato- fa, Desde ail y con los drboles [piGximos se convive con ellos. La relacion con lo abierto, en ‘cuanto se busca la muralia, era necesario controlarlo en fa plan- 4a del suelo y en Ia primera, que funciona como el piano nobile de los renacentistas. E1 problema de Ia planta a nivel del suelo era el garage, que requeria aberturas demasiado grandes, La solucién fue hacer arcos catenarios, que sugiieran la continuidlad del muro, la pesadez, Por otra parte, Ia idea del garage se fue franstormando Terraza superior lugar de los padies espacio vacio/ agar de os tos Pano noble Terraza netic J lugar del fuego / espacio vacio/ lugar del Banquete Planta subsvelo-suelo Bodega Tale (x garage) / | Escalera de acceso 5, El caso mas visble ese Erecteion, que vale Ib peng estudiar en detalle. Toda la cons "ic, 5 forms vada race de as dstintos mitos que alse manifestaron 101)