Anda di halaman 1dari 4

SOC 726: Procesos Sociológicos Contemporáneos

Berman, M. (1989) Todo lo sólido se desvanece en el aire:


La experiencia de la modernidad. Argentina: Siglo XXI
Giancarlo Tafur Arévalo (20143719)

Resumen del libro

Para iniciar un resumen crítico sobre el trabajo de Berman, primero es reconocer la calidad
del texto a nivel del pensamiento social, reformulando y analizando la modernidad desde un punto de
vista muy interesante. Asimismo, lo sugerente del título (Todo lo sólido se desvanece en el aire) hace
pensar y con justa razón en esa reflexión en la levedad y dureza de la modernidad. Esta dicotomía,
que a la vez es confusa y filosófica, nos lleva por conductos interesantes que nos permite entender
esta modernidad, la cual nos atiborra y nos hace, de alguna manera, parte de ella. Es importante
también dejarse llevar por las páginas en esta lógica de comprensión y cierta analogía con el libro de
Goethe: Fausto, quien también cumple una labor importante dentro de esta interacción y relación. La
estabilidad del modernismo no es tan cierta como parece ser (y por ello la frase de Marx), también nos
habla de esas voces disonantes que lleva a la marcha esta modernidad y su explicación mantiene un
fundamento importante.

El libro de Berman se divide en cinco grandes capítulos en la primera, titulado La


modernidad: ayer, hoy y mañana se construye una analogía con el libro de Goethe, la cual señala el
autor. Obra de lectura para cualquier moderno, debido a esta búsqueda de experiencia sobre la vida,
sus procesos y la reducción o esta visión de la sociedad ascética para dar paso a una vida mucho más
hedonista para explorar y conocer como una ruta propia de la modernidad y la búsqueda de una
felicidad, que al final para el mismo Fausto no es completa. Dentro de lo que menciona Berman, es
saludable rescatar este proceso de las etapas que vive Fausto llamado la metamorfosis, donde entra los
procesos de: el soñador, el amante y el desarrollista.

La primera etapa de este proceso de cambio refiere a la Metamorfosis, proceso por el cual
Fausto, que puede ser el representante de todos, busca desarrolla la idea de modernidad a través de la
experiencia, rompiendo parámetros establecidos transformando radicalmente su realidad. Esta
conexión con un mundo más real llama a la búsqueda sensorial de nuevas experiencias que alimenten
nuestra acción particular, en una especie de liberación de los pensamientos, los cuales tenían que ser
controlado y estructurados, para poder logra conectar con el mundo y la sociedad, entenderla y hacerla
más suya. En la segunda etapa de este proceso de cambio en Fausto, se refiere a ir más allá del cambio
de sí mismo, sino también busca narrar los males de la sociedad y cómo esta se conduce como dice el
autor, que se va conectado los impulsos personales con las fuerzas económicas, sociales y políticas
que mueven el mundo. Entra en un espacio más de conciencia sobre los efectos de sus actos y el
entendimiento sobre los mismos y su interacción con el mundo. En este proceso existe una mayor
sensibilidad por el mundo y su rol dentro de la sociedad y finalmente, el tercer proceso de cambio
(entendido para mí como metamorfosis) del desarrollista, existe ya una conexión mucho más mística y
sincera de Fausto con el mundo. De esta manera, Fausto ya empieza a ver la modernidad a través de
él, porque ya tiene una capacidad de poder desarrollar en un binomio de poder construir y destruir de
moverse sobre toda la estructura, que solo la muerte puede paralizar en un fin de dichos cambios. En
ese sentido, la analogía hecho por Berman sobre Goethe nos hace un acercamiento a ese proceso de la
experiencia para el entendimiento de la vida social en la modernidad y fragilidad de la misma en su
tránsito y esta concepción del alto tránsito de la modernidad, que si no siguen movilizando quedarán
obsoletos y fuera de proceso.

Sobre este primer capítulo, podemos rescatar que el modernismo en una corriente dinámica de
constante movimiento y especulación, de procesos inacabables y de caminos que se elaboran. Ser
moderno es ser camino por andar y no para contemplar. En ese sentido, esta modernidad se hace
excesivamente frágil al no tener una base solidificada en un algo o en un propósito.

El segundo capítulo del obro se habla sobre Marx y los conceptos de modernismo y la
modernización. En esta se hace una larga reflexión sobre el trabajo de Marx y explica que el
Manifiesto Comunista no es más que una reflexión bastante fuerte y profunda sobre los procesos de

1
SOC 726: Procesos Sociológicos Contemporáneos
Berman, M. (1989) Todo lo sólido se desvanece en el aire:
La experiencia de la modernidad. Argentina: Siglo XXI
Giancarlo Tafur Arévalo (20143719)

modernización, pero desde un lado mucho más oscuro de todos y de todo. Refiere a ella como el
punto más álgido de la discusión sobre la sociedad burguesa. En esta interpretación, Marx indica que
los mercados interconectados podrían alterar la estructura de los mercados locales, debido a su
concentración y capacidad de poder moverse rápidamente a través de las economías globales.
Asimismo, esta visión Marxista indica sobre las luchas existentes sobre las clases (entre los que
poseen o no los medios de producción). Luego de toda esta explicación sobre la tesis de Marx,
Berman realiza una reflexión e indica la diferencia entre la modernización y el modernismo. El primer
trae a referencia a la relación que se tiene con el ámbito de la economía, la política, mientras que lo
segundo refiere a la movida cultural y la sensibilidad de las personas. De esta manera, en ese espacio
es donde se empieza a ver que todo los sólido empieza a desvanecerse, donde el movimiento empieza
a desestructurar y generar procesos de trasformación que, para Marx, estos movimientos destruyen la
sociedad y la condicionan. Por eso menciona también Marx que todo lo sagrado es profanado, en este
caso, por todas estas corrupciones de la modernidad.

El tercer capítulo de esta obra está dedicada a los procesos de modernidad experimentado en
la vida del poeta francés Baudelaire, quien a través de su arte, permite comprender y Berman analizar
los procesos de modernidad en la ciudad. Vale recordar que para el autor, el modernismo está ligado a
este proceso dinámico de la cultura cambiante. En ese sentido, se explica claramente que la
modernidad o la vida moderna ha ido modificando algunos patrones. La sociedad se ha ido abriendo y
estructurando a través de la modernidad y cómo las calles se convirtieron en las venas de este sistema
urbano. Asimismo, en esta interacción dinámica de la vida cultural es donde se inicia esta
desarticulación con los problemas fundamentales y son nuevos los que entrarían en la vigencia de la
sociedad. Todo esto a través de poema del francés titulado “Los ojos de los pobres” donde uno puede
identificar estas transformaciones de las que declara el auto. El tráfico, los bulevares, las interacciones
y las contradicciones son elementos que ahora agregamos al coloquio de la sociedad; allí donde se
generan los sobresaltos y los movimientos. Sin embargo, es importante rescatar que la mención del
francés es interesante en la medida que establece que la vida urbana a pesar de la serie de restricciones
que pueda tener y las contradicciones propias que puede haber, también siempre hay espacio para las
oportunidades.

En el cuarto capítulo pasamos a otro punto del modernismo, visto ya no desde la parte
cosmopolita de París sino la de San Petersburgo en Rusia, donde el autor hace una referencia distinta
de la modernidad, señalando que esta es una ilusión y está subdesarrollada, debido a la reprehensión
de las autoridades, debido a que se considera este como un proceso que demandaría y tendría un costo
para la sociedad a nivel político y social. De esta manera, se entra en una paradoja de la modernidad
en medio de un atraso de la propia sociedad rusa. Recordemos que San Petersburgo se convirtió o se
fundó en base a los imperativos de ser una ciudad de apertura hacia Europa. Sin embargo, como
mencionamos líneas arriba, estas interacciones se ven expuestas e influenciadas por la decisión
política de no dar espacio a las ideas liberales, pero este fenómeno (considero yo que a medida que si
más prohibición existe, la generación de mejores ideas se producen) no detuvo el pensamiento
literarios de grandes como Dostoievski, Gogol y Pushkin, quienes ingresaron por fisuras para el
desarrollo de la modernidad a través de sus letras, describiendo de manera clara la transformación de
la ciudad de lo anterior a lo moderno.

Finalmente, en el último capítulo se escribe el modernismo en Nueva York, se refiere a esta


como un lugar llenos de signos y símbolos que permiten encontrar a través de esta narrativa la
modernidad en todos los aspectos. Asimismo, narra sobre su propia perspectiva de vida y las diversas
interacciones y dinámicas entre la cultura y la economía. Nueva York como punto de encuentro del
mundo, donde hombre y mujeres se ven envueltos en esta vorágine de símbolos y crecimiento que
enmarcan la modernidad. Crecimiento en infraestructura y en constante cambio y el auto
convencimiento en que todo este cambio es beneficioso en sí mismo para mantener alineado con el
proceso de la modernidad.

2
SOC 726: Procesos Sociológicos Contemporáneos
Berman, M. (1989) Todo lo sólido se desvanece en el aire:
La experiencia de la modernidad. Argentina: Siglo XXI
Giancarlo Tafur Arévalo (20143719)

Reflexiones sobre el libro

Escribir sobre Berman es referirse a la experiencia de la modernidad, a comprender todas


estas dinámicas acertadas y desacertadas a la vez sobre estos procesos en el mundo. La vigencia del
relato de Berman mantiene la misma sintonía y fidelidad de nuestros tiempos, con algunas pinceladas
de realidad temporal y teoría marxista, que de alguna forma ubica y propone en contexto la narración
explicativa del tema. La sugerencia del título también representa esta dinámica de la cual argumenta
su texto y que al fin del día, todo este proceso se construye y se reelabora para dar nuevos principios y
nuevas órdenes.

Bajo ese principio de Goethe, me parece interesante la formulación del autor sobre los
procesos de cambio, llevados a la historia de la humanidad, de los cambios y las metamorfosis que ha
vivido nuestra sociedad moderna. Podemos observar que este primer cambio que se ha realizado tiene
como del soñador, donde la sociedad en su conjunto cambia de rumba para dar rienda suelta a nuevas
oportunidades y dejar de lado una sociedad ascética para pasar a una más vista por individualidad y el
cambio. En el segundo movimiento, vemos ya la etapa del amante, donde se desafía la realidad y se
busca entrar en una conciencia sobre nuestra posición y como vamos dirigiendo y viendo nuestra
realidad sobre los demás. Finalmente, la etapa desarrollista serían las ideas modernistas y
postmodernistas, que vivimos desde el siglo XX. Es allí donde todas las muestras artísticas y
culturales van tomando personalidades diversas, donde ninguna es buena o mala, pero sí se enfrentan
y se desplazan entre sí para alcanzar un espacio de la urbanidad.

En lo particular considero que esta forma narrativa de analogía con Fausto le viene bien al
texto, porque Berman comprende la densidad del tema que trata y lo trata de hacer más llevado a
partir de esta traducción en signos reconocibles por los demás. En ese sentido, la levedad o el fácil
desvanecimiento de lo que parece ser solido de la modernidad no es permanente como se ve. Este es
el mensaje central de Berman. Las ciudades, el arte, lo cosmopolita y lo cultural pasa a un segundo
plano cuando existe una nueva forma de verla, analizarla y procesarla. Fausto se convierte en un
ejemplo de la destrucción y reconstrucción del hombre en los diversos procesos del pensamiento
social humano; se compone y descompone para nuevamente articularse.

Una crítica a la modernidad es el tema propio de la pobreza y las desigualdades, tema que no
se ve tan bien esbozado dentro del texto, debido a que la modernidad trae consigo, al cargar con la
individualidad y libertad personal, también deja expectante a uno sobre la capacidad del ser humano
en cerrar brechas entre nosotros mismos. En este proceso narrativo de Berman se invisibiliza estas
desigualdades y deja de lado posibles diferencias, dando paso a la discriminación de diversos órdenes
(religioso, racial, etc.). Asimismo, esta no se refiere dentro del texto a lo largo de su explicación sobre
las otras sociedades y su modernidad. De alguna manera, existe una visión funcionalista sobre el
modernismo y las construcciones de los mismos.

Asimismo, es importante señalar que el modernismo también es individualidad, donde el rol


de la sociedad en conjunto podría entenderse y desentenderse a la vez, donde la sociedad de apartar
del nosotros a yo y eso también podría traer consecuencias dentro del ordenamiento social. Otro punto
que me parecería interesante escribir sobre Berman es el modo de la apreciación, a mi parecer, sobre
la posmodernidad como un proceso que sigue con la modernidad y va adquiriendo valor en algunas
sociedades y cómo los pensadores no presentan una posición crítica sobre este fenómeno.

3
SOC 726: Procesos Sociológicos Contemporáneos
Berman, M. (1989) Todo lo sólido se desvanece en el aire:
La experiencia de la modernidad. Argentina: Siglo XXI
Giancarlo Tafur Arévalo (20143719)

Me gustaría hacer un comentario y a la vez una narración en base a la experiencia de la


modernidad en el Perú. Nuestro país en los últimos años está viviendo una corriente llena de
modernidad, pero que ha remarcado ciertamente divisiones que eran algo más escondidas dentro de
nuestra sociedad. Es allí donde uno se empieza a preguntar sobre la vorágine modernista y su
implicancia dentro del desarrollo de las sociedades. En los últimos años, el Perú ha venido
desarrollando una estrategia de apertura liberal (en un visión más que política), en búsqueda de un
replanteo de sí mismo. Estas condiciones de auto nueva construcción de la sociedad han ido apartando
ciertamente a otros componentes claves como la multiculturalidad, la cual, desde mi punto de vista ha
sido sometida en un aspecto exótico, pero sin un pensamiento mucho más profundo de relaciones
interesantes de la exoticidad. Creo yo que la modernidad también es un poco de todo, una interacción
y articulación del aprovechamiento de la vorágine del conocimiento, donde estar al día de todo
también es comprender el proceso y aprovechar más aún. En ese sentido, la multiculturalidad es un
papel que debería apreciarse mucho más dentro de los procesos no solo del individuo moderno y su
rol de constructor y reconstructor de la sociedad. Quizá un poco en el pensamiento de García
Canclini, en la articulación y la hibridación. La modernización implica procesos, flujos de constante
renovación y replanteamiento para poder hacerlo viable y entendible dentro del plan de la integración
social para poder reducir la desigualdad en el aspecto étnico que es también importante analizar.

Finalmente, la modernidad implica procesos diversos procesos paralelos que se van


matizando y se van dando. La experiencia de este libro me lleva a replantear sobre mi propia
experiencia de la modernidad y empezar a entender de una forma más crítica del desarrollo de los
procesos sociales y su impacto real o no dentro de la mística de la vida en sociedad. De esta manera,
como propone el autor, es revitalizar y traer y tener el propósito del modernismo para que se puede
renovar a sí misma y tomar partido en las decisiones de la sociedad.