Anda di halaman 1dari 4

INTERPRETACION JUDICIAL Y USO ALTERNATIVO DEL DERECHO.

Modesto Saavedra

-Relaciona el derecho con la política

-Deja en evidencia la desigualdad que existe entre las clase sociales producto del sistema
capitalista.

-Da un rol protagónico al juez, relaciona el derecho con la política. Deja en evidencia la diferencia
que existe entre las clases sociales, producto del capitalismo.

SAAVEDRA propone usar la ley para ampliar los espacios de democracia y darle más derechos a
las personas que son la clase oprimida

El sistema capitalista está en crisis, una crisis ontológica y permanente. Ontológica significa que
mientras rija un sistema capitalista siempre va a haber desigualdad de clases.

Esta crisis no solamente se presenta en el ámbito social, sino que también se va a expandir sobre
el ámbito económico, político (ej: el presidente que trata al país como una empresa, distribución
desigual de la empresa).

También es ontológico porque el sistema capitalista no está preparado para esto ya que tiende
a perseguir los intereses de una clase dominante (minoritaria) en contraposición de la
explotación de una clase dominada, contaminando esta crisis todos los ámbitos, incluso las
instituciones estatales; no existe un plan común para todos, no puede haber igualdad de
oportunidades y esto genera necesidades en la clase dominada quienes exigirán una solución.

Frente a este reclamo, las intuiciones no tienen la capacidad para dar una solución a esta crisis
que existe y por ello esta crisis es permanente. Dentro de las instituciones se encuentra el PJ
donde esta alega que es imparcial, autónomo e independiente y que lo que pasa en la sociedad
no tiene nada que ver con la administración de la justicia, pero verdaderamente existe la
necesidad de que las instituciones den una respuesta para que haya igualdad social y es por ello
que las instituciones forman parte de esta crisis porque son incapaces de dar satisfacción a las
demandas sociales, la lucha de clases los engloba.

La crisis provoca la pérdida de la propia identidad, debido a las secuelas del desarrollo de las
contradicciones propias a la del modo de producción capitalista en su fase monopolista, es
capitalizado por las fuerzas progresistas hasta el punto de que se hace imposible otra salida que
aquella que implique una trasformación estructural que asegure la transición hacia un sistema
social superior, más democrático, mas autónomo, mas auto gestionado.

Se hace necesario corregir y potenciar el funcionamiento del aparto de justicia a fin de que
pueda contribuir, desde un principio, a una transformación social que haga desaparecer toda
irracionalidad. El juez llega a tener un rol protagónico mayor, convirtiéndose en catalizador de
una estructura contradictoria.

Frente a esta crisis, lo que propone SAAVEDRA es lo que se llama el uso alternativo del derecho,
que es una práctica jurídico política en la cual se utiliza al derecho en una dirección
emancipadora, el objetivo va a ser ampliar los espacios de democracia, romper con la legalidad
establecida (el formalismo) y privilegiar los intereses de la clase dominada en el ámbito
jurídico. Le va a dar un rol protagónico al Juez, para que no sea neutral y se involucre, pero no
significa que ante un conflicto pueda dictar una sentencia completamente discrecional sino que
en esta confusión SAAVEDRA establece ciertos límites acerca de lo que no es uso alternativo de
derecho

QUE NO ES USO ALTERNATIVO DE DERECHO?

*La creación del derecho fuera de lo que son las fuentes jurídicas.

* Reemplazar a legislador por el Juez (el juez no legisla). Lo que se intenta hacer es promover
una política jurídica o judicial permitid ya por las probabilidades del mismo ordenamiento
jurídico

*Apelar a la buena voluntad del juez de turno para animarle a efectuar una interpretación y
aplicación del derecho que beneficie a la parte más débil de la controversia jurídica.

Lo que se intenta crear son elementos permanentes.

El punto de partida que postula SAAVEDRA es criticar o cuestionar la autonomía judicial y el


positivismo. Que no haya imparcialidad, que no sean objetivos, que no hagan una interpretación
dogmática, sino que no se la aplique la norma por imperio de ley y se puedan apartar de la ella
y encontrar soluciones que tiendan a favorecer la desigualdad de clases, a romper un poco la
seguridad jurídica, la cual no es lo mismo para la clase dominante que para la clase dominada.

Se busca ampliar los derechos y establecer un plano de igualdad.

El sistema jurídico tiene un carácter ontológico, es decir, constituye un objeto existente por si
mismo que funciona como modelo que fundamenta u origina decisiones. El sistema es algo
dado, que esta ahí y que vincula a partir de si mismo al individuo. Basta acercarse a él y encontrar
metódicamente la regulación que demandan los hechos. El que busca e derecho tiene que
acceder al conocimiento del texto en una actitud receptiva, debe desprenderse en lo posible de
su subjetividad para intentar conectarse cal lenguaje de la ley.

Esta creencia cientifista constituye la base de sustentación de a ideología de la independencia


judicial, de la autonomía de la ciencia jurídica, de la separación entre el derecho y la política.

Art. 3 código civil contempla expresamente como exigencia normativa la necesidad del
momento creativo en la interpretación jurídica: “Las normas se interpretarán según el sentido
propio de sus palabras, en relación con el contexto, los antecedentes históricos y legislativos y
la realidad social del tiempo en que han de ser aplicadas, atendiendo fundamentalmente el
espíritu y la finalidad de aquellas”.

El intérprete crea porque no hay reglas unívocas para interpretar, porque siempre se encuentra
a diversas opciones porque el lenguaje normativo, es ferozmente ambiguo, flexible y
contradictorio

Causes jurídicos de penetración de las concepciones ideológicas y políticas del interprete


pueden ser múltiples, por ejemplo, los principios generales del derecho.

ARTÍCULO 1°.- Fuentes y aplicación. Los casos que este Código rige deben ser resueltos según
las leyes que resulten aplicables, conforme con la Constitución Nacional y los tratados de
derechos humanos en los que la República sea parte. A tal efecto, se tendrá en cuenta la
finalidad de la norma. Los usos, prácticas y costumbres son vinculantes cuando las leyes o los
interesados se refieren a ellos o en situaciones no regladas legalmente, siempre que no sean
contrarios a derecho.
ARTÍCULO 2°.- Interpretación. La ley debe ser interpretada teniendo en cuenta sus palabras, sus
finalidades, las leyes análogas, las disposiciones que surgen de los tratados sobre derechos
humanos, los principios y los valores jurídicos, de modo coherente con todo el ordenamiento.

ARTÍCULO 3°.- Deber de resolver. El juez debe resolver los asuntos que sean sometidos a su
jurisdicción mediante una decisión razonablemente fundada.

HASTA QUE PUNTO ES POSIBLE ESE USO ALTERNATIVO?

El derecho positivo es ya una realidad efectiva, aun cuando haya que concebirlo como realidad
necesitada de una contemplación desde del punto de vista gnoseológico. La compresión previa
del operador jurídico choca necesariamente con las limitaciones impuestas por el grado de
definición política, moral y económica e la voluntad expresada en el conjunto que forma el
deber-ser materializado en los textos.

No es posible desligar la teoría de la práctica No se puede perder de vista que las normas e
institutos jurídicos tienen unos determinados efectos prácticos, que cumplen una determinada
función económica, social y política. Por lo tanto se debe analizar esa conexión orgánica y
establecer a partir de ahí las necesidades, la dirección y los límites de la alternativa.

Esto se presenta como una exigencia a la ciencia del derecho que no se resuelva en abstracciones
intrasistematicas o análisis formales, sino que recupere la relación existente entre a las normas
jurídicas y estructuras sociales. Una ciencia del derecho que tienda a labora críticamente
categorías que permitan una explicación adecuada de los vínculos genéticos y funcionales que
unen la superestructura de los códigos y de los conceptos jurídicos a la totalidad social; que
analice la función de las distintas instituciones jurídicas en relación con la distribución real de
poderes en la sociedad. Sería una ciencia jurídica “alternativa” al servicio de una también
“alternativa” práctica emancipadora.

El derecho por lo tanto no es neutral, el derecho esta orgánicamente ligado a unas determinadas
estructuras sociales. Sin embargo que no sea neutral, o significa que no tenga una sustantividad
y una autonomía propia, es decir, que sea reductible a otras instancias como mero epifenómeno
de ellas.

Que la burguesía dominante domine el aparato del estado o que hegemonice a las demás fuerza
en presencia, no significa que las clases dominadas no puedan imponer ciertas conquistas y
provocar contradicciones en las estructuras y en el funcionamiento de los aparatos.

La práctica jurídica y judicial puede aportar contribuciones esenciales para la emancipación de


clase, puede crear espacios legales de organización política y sancionar jurídicamente una
práctica rupturista en el interior de una formación social predominantemente burguesa.

El derecho esta orgánicamente ligado a unas estructuras socio-económicas determinadas y,


como dijo MARX, no puede ser nunca superior a ellas En la línea de una superación de las
relaciones sociales capitalistas, es imprescindible transforma, esas estructuras y la vía de su
transformación no es la vía judicial.
Las reformas judiciales por si solas, están destinas a disolverse en la capacidad funcional del
sistema. Ello quiere decir que el nivel revolucionante de una formación social no es el jurídico
sino el político en sentido estricto y que, consecuentemente, es la práctica política la que
vehiculiza los golpes decisivos de la lucha de clases. Pero esta lucha de clases está presente en
todos los aparatos del estado y, de lo que se trata con el uso alternativo del derecho, es crear
condiciones favorables para hacer saltar en un momento dado los obstáculos que se oponen a
que las masas se apropien de sí mismas.

Lo que se juega en definitiva es la ampliación de la democracia a todos los niveles para acabar
con las contradicciones de clase y sus manifestaciones jurídicas.