Anda di halaman 1dari 3

L I B R O S

de la reseña de las antiguas abarca, además, cursos,


leyendas y mitos al Cádiz presentaciones, charlas y
del siglo XXI, pasando por conferencias, así como co-
períodos tan claves como el laboraciones en revistas es-
de las relaciones con Améri- pecializadas. En la actuali-
ca o el período liberal. Todo dad, prepara, también para
está en las letras del flamen- Almuzara, un trabajo sobre
co, descanso de tanta sabi- Manolo Caracol.
duría del pueblo.
Una vez establecidos es- José María Castaño
tos límites, Catalina se cen- Coordinador del Aula
tra en las características de Flamenco de la UCA
más esenciales de la reco-
nocible escuela gaditana;
los primeros maestros del El periodismo
cante; los estilos más genui-
nos desde los pre-flamen- pacíficas, que se han esta- cultural
cos, a las alegrías o los tan- blecido entre Flamenco y
gos con un numeroso res- Carnaval; "dos sones en un Francisco Pastoriza
paldo de coplas y letras. Rodríguez
mismo espacio", como
Editorial Síntesis. Colección
Pero Cádiz, va más allá, apostilla la escritora. Periodismo Especializado,
como acertadamente hace La clara vocación gene- Madrid, 2006
ver la autora. Junto al can- ralista y enciclopédica de la
te, la guitarra y el baile ga- obra la lleva a rematar con
ditanos han sido fundamen-
tales en la historia del géne-
episodios donde el flamen-
co se interrelaciona con
E l hecho informativo es la
base sobre la cual cons-
truir la noticia. La múltiple
ro; así lo hace constar, jun- otras manifestaciones cultu-
to a algunas preceptivas variedad de los géneros pe-
rales, tales que la plástica,
alusiones a personajes de la riodísticos generan una acti-
la literatura o la lingüística,
importancia de Falla o Qui- vidad cotidiana que es sus-
ofreciendo así un gran sen-
ñones. ceptible de adaptar a múlti-
tido de conjunto.
Siguiendo los paráme- ples discursos: narrativos,
Catalina León Benítez,
tros de la flamencología visuales, simbólicos. El rui-
nacida en Cádiz, es profe-
más moderna, Catalina do provocado por esta cas-
sora de geografía e historia
opta por hacer separata cada de información es en-
y de psicología-pedagogía,
entre el flamenco de la ca- sordecedor. A las redaccio-
así como estudiosa del fla-
pital con el desarrollado en nes llegan faxes, correos
menco. En este campo des-
los Puertos de su Bahía. En electrónicos, notas de agen-
arrolló, de forma pionera,
efecto, los antiguos trata- cia... Sobre todo eso se
un programa de interven-
dos siempre los unían en construye la realidad relata-
ción escolar que supuso la
sus análisis con Cádiz, pe- da y contada, que luego le-
primera "didáctica del fla-
ro estudios más profundos emos en periódicos o revis-
menco". Ha profundizado
nos llevan a aplaudir este tas, oímos mientras vamos
en la relación entre el fla-
distingo. en nuestro coche en la ra-
menco y las artes plásticas,
Así como dedicar volu- dio, nos llega por e-mail o
tema al que ha dedicado
men gráfico aparte a todas Internet, o nos acompaña
multitud de artículos. Su ac-
las relaciones, no siempre mientras cenamos viendo la
tividad dentro del flamenco

301
televisión. Tamizada, tritura- cesidad nueva a través de pa en la teoría de la infor-
da, masticada y digerida, unos vehículos de transmi- mación el hecho cultural.
cruda o cocinada por el sión más cercanos, más al Elaborado este planteamien-
conveniente paseo de la alcance de todos. to inicial, se dirige a analizar
misma, en las trastiendas de Un proceso de vulgariza- la aplicación de la ciencia
los intereses de grupos, de ción que si por un lado ser- periodística, con sus múlti-
redes de influencias, o bien vía para un mayor acerca- ples posibilidades narrativas,
por qué no decirlo, de in- miento al gran público, por a los diferentes géneros.
tenciones empresariales que otro estandarizaba los mo- Aportando ejemplos, seña-
viven del negocio mediáti- delos, imponía cánones y se- lando las características de
co. ñalaba pautas y tendencias. los mismos y apuntando pre-
Y en todo este panora- En nuestro país, este ferencias en la aplicación de
ma abigarrado se inserta la proceso no ha estado en uno u otro según sea el tipo
cultura como información modo alguno alejado de lo de información a ofrecer. Un
periodística. Desde los albo- acontecido y visto en otras análisis que se amplía al re-
res del periodismo, la infor- partes del mundo moderno. flejo en los distintos medios
mación cultural constituyó Con las particularidades informativos del hecho cultu-
parte esencial de lo fijado propias de nuestro propio ral. Sin detenerse demasiado
por los primeros folletines, devenir intelectual, la cultura en aplicar un criterio en ex-
boletines y gacetas. Era la ha estado presente como ceso crítico, sino meramen-
cultura, o parte de la misma hecho informativo, ocupan- te narrativo de los principa-
como la literatura o el arte, do un lugar propio en los les hitos de la información
la que constituía la principal medios de comunicación es- cultural en el mundo y en Es-
información, yendo además pañoles desde los inicios del paña. Desde ese punto de
muy de la mano de la infor- periodismo moderno. vista, el libro es útil como re-
mación política o sobre he- La necesidad de marcar ferencia para iniciar al neófi-
chos sociales. los parámetros desde los to o al estudiante en el he-
El advenimiento de la cuales la información cultu- cho del periodismo cultural.
sociedad moderna en la era ral es tratada por los profe- Y lo es sobre todo por-
industrial, originó la espe- sionales y la definición de la que introduce igualmente,
cialización del periodismo. misma, en función de los unos criterios de valoración
Primero en los géneros escri- géneros y asimismo, de las de la información cultural,
tos, más tarde y conforme fuentes, de los medios don- atendiendo a sus contenidos
fue consolidándose el pro- de ésta se ofrece al público y la forma en la que ésta se
greso técnico en los medios es el objetivo de la obra de expone en los diferentes me-
radiodifundidos. La cultura y Francisco Rodríguez Pastori- dios. Lo que resulta particu-
todas sus manifestaciones se za, Profesor de Comunica- larmente útil a la hora de
fue conformando como un ción e Información Audiovi- objetivizar la información,
espacio informativo autóno- sual en la Universidad Com- en cuanto a la oportunidad
mo. No ausente de las ten- plutense de Madrid, quien de la misma, la novedad, el
dencias o intenciones de las además es periodista del aliciente, la cercanía, la im-
líneas editoriales, pero cu- Área de Cultura de Televi- plicación afectiva o intelec-
briendo una parcela de ac- sión Española. tual del acontecimiento re-
tualidad que era requerida El autor partiendo de un flejado.
por un público cada vez más análisis inicial desde los orí- No obstante y dado que
numeroso. Al cual, al mismo genes históricos, define el el tema puede originar más
tiempo, se le creaba una ne- marco conceptual que ocu- reflexión, se echa en falta

302
L I B R O S

pues, un posicionamiento alerta y cierta reserva de ca-


crítico con respecto a la ra al futuro, si vemos lo que
efectividad, o el papel de es- está ocurriendo ya en deter-
ta información en el contex- minadas cadenas de televi-
to global del periodismo sión con este mundo infor-
moderno. mativo, donde lo cultural ha
Igualmente, en la obra desaparecido en la práctica
se echa de menos el aparta- de las parrillas de progra-
do dedicado a la difusión mación. Sin duda una pie-
cultural a través de las nue- dra de toque, un aviso que
vas tecnologías de la infor- nos sirve para ilustrar este
mación con lo que supone temor que aquí exponemos.
Internet y las múltiples face- Ojalá nos equivoquemos.
tas de expresión que este ve-
hículo de transmisión abre a
la información cultural. Qui-
zás lo nuevo y reciente de
este fenómeno haga nece-
Marketing
proyectos con una metodo-
sario un análisis posterior. del patrimonio logía clara y precisa.
Tampoco es a nuestro
juicio la finalidad de la obra
cultural Manual de aspecto uni-
versitario que todo gestor
presentada, ceñirse a aspec- patrimonial debería al me-
Carmen Camarero
tos críticos. Este asunto pue- nos consultar, se distribuye
Izquierdo
de quedar aparcado para María José en nueve capítulos que per-
una posterior y más profun- Garrido Samaniego miten conocer desde los
da reflexión. Porque puede Ed. Pirámide. Esic. perfiles del público visitante
igualmente ocurrir, que en el Madrid, 2004 de museos, ciudades histó-
panorama que a veces ofre- ricas y espacios culturales
cen los medios de comuni- así como estrategias trans-

E
cación generalistas, la infor- l marketing, instrumento formadoras del recurso en
mación cultural vaya per- necesario para gestio- producto.
diendo espacio, hasta que- nar y promocionar el des- El planteamiento de la
dar inmersa en las secciones arrollo de los recursos de obra de estas dos profeso-
de espectáculos o modas, un territorio a diferentes ras de la Universidad de
siendo muy pesimistas. Sien- segmentos de población, Valladolid, facilita la lectu-
do en cambio optimistas y si requiere cada día mayor ra y el trabajo a los más
nos atenemos a la prolifera- atención en el campo de la profanos en la materia a
ción de publicaciones de gestión cultural. través de tablas, gráficos,
corte cultural que estamos No proliferan en caste- análisis de casos prácticos
viviendo, puede que la cul- llano abundantes estudios tomados de artículos de
tura encuentre sus propias monográficos sobre marke- prensa, material promocio-
formas de difusión alejadas ting patrimonial, al menos nal y publicitario.
del marco tradicional de pá- desde la óptica de dos eco- Aspectos de actualidad:
ginas o espacios reservados nomistas como las autoras desde fórmulas de financia-
en las radios o las televisio- de esta publicación quienes ción, captación de fondos,
nes. Aunque no es del todo ofrecen herramientas para fijación de precios, canales
descabellado mantener la abordar la planificación de de distribución, hasta estra-

303