Anda di halaman 1dari 5

Tu arma secreta contra el estres

Ellen Michaud es la editora en general de la revista Prevention.

Las mujeres responden al estrés de manera diferente que los hombres. Afortunadamente, también
tenemos una mejor manera de combatirlo: unos con otros

Flotando en la tina de agua caliente de la secoya con la cabeza inclinada hacia atrás contra una
almohada, mi amiga Jane miró a través de los pinos hacia una increíble variedad de estrellas que
salpicaban el cielo nocturno, y luego respiró larga y profundamente hasta los dedos de los pies.

Por primera vez en el mes, no estaba tranquilizando a los clientes, arrastrando perros a la escuela de
obediencia, enfrentándose a niños pequeños cubiertos con mantequilla de maní o escuchando a un
marido en medio de una guerra corporativa.

En su lugar, estaba empapada en agua a 102 ° F, inhalando los intensos aromas nocturnos del bosque
y jugando con mi patito de goma amarillo. Y ella estaba hablando. Hablaba de su madre, sus
hermanas, su trabajo, su esposo, sus hijos y el negocio que había construido desde cero. Todo estaba
sobre la mesa. Y lo sería hasta que hubiéramos arrancado todos los hilos que coloreaban su vida, y
luego los volvimos a unir.

Un descubrimiento sorprendente

Las amistades entre mujeres son especiales. Ellos determinan quiénes somos y quiénes somos
todavía. Calman nuestro tumultuoso mundo interior, llenan los vacíos emocionales en nuestro
matrimonio y nos ayudan a recordar quiénes somos realmente. Pero pueden hacer aún más. Los
científicos ahora sospechan que pasar el rato con nuestros amigos puede contrarrestar el tipo de
estrés que la mayoría de nosotros experimentamos a diario. Un estudio histórico de UCLA sugiere
que las mujeres responden al estrés con una cascada de sustancias químicas del cerebro que nos
hacen hacer y mantener amistades con otras mujeres. Es un hallazgo sorprendente que ha dado
vuelta a 5 décadas de investigación del estrés, la mayor parte en hombres, al revés.

"Hasta que se publicó este estudio, los científicos generalmente creían que cuando las personas
experimentan estrés, desencadenan una cascada hormonal que hace que el cuerpo se pare y pelee o
huya lo más rápido posible", explica Laura Cousino Klein, PhD, ahora profesora asistente de Salud del
comportamiento biológico en la Universidad Estatal de Pennsylvania en State College

y uno de los autores del estudio. Es un antiguo mecanismo de supervivencia que queda de la época
en que nos persiguieron los tigres dientes de sable en todo el planeta. Ahora los investigadores
sospechan que las mujeres tienen un repertorio de comportamiento más grande que solo "luchar o
huir".

De hecho, dice el Dr. Klein, parece que cuando la hormona oxitocina se libera como parte de la
respuesta al estrés en una mujer, amortigua la respuesta de lucha o huida y la alienta a cuidar a los
niños y reunirse con otras mujeres. Cuando realmente se dedica a esta actividad o amistad, los
estudios sugieren que se libera más oxitocina, lo que contrarresta el estrés y produce un efecto
calmante.

Esta respuesta calmante no ocurre en los hombres, dice el Dr. Klein, porque la testosterona, que los
hombres producen en niveles altos cuando están bajo estrés, parece reducir los efectos de la
oxitocina. El estrógeno, agrega, parece mejorarlo.

Dos mujeres que piensan fuera de la caja

El descubrimiento de que las mujeres responden al estrés de manera diferente a los hombres se hizo
en un momento clásico "¡ajá!" Compartido por dos mujeres científicas que estuvieron hablando un
día en un laboratorio en UCLA.

"Hubo un chiste de que cuando las mujeres que trabajaban en el laboratorio estaban estresadas,
entraban, limpiaban el laboratorio, tomaban café y estaban en condiciones de servidumbre", dice el
Dr. Klein. “Cuando los hombres estaban estresados, se refugiaban en algún lugar por su cuenta.

"Un día le comenté a la investigadora Shelley Taylor que casi el 90% de la investigación sobre el
estrés es en hombres. Le mostré los datos de mi laboratorio, y los dos supimos al instante que
estábamos en algo ”. Las mujeres limpiaron sus horarios y comenzaron a reunirse con un científico
tras otro de varias especialidades de investigación.

Muy rápidamente, los Dres. Klein y Taylor descubrieron que al no incluir a las mujeres en la
investigación del estrés, los científicos habían cometido un gran error: el hecho de que las mujeres
respondan al estrés de manera diferente a los hombres tiene implicaciones importantes para nuestra
salud.

Los amigos son tan importantes como la pérdida de peso

Es posible que los nuevos estudios tomen algún tiempo en revelar todas las formas en que la
oxitocina nos alienta a cuidar a los niños y salir con otras mujeres, pero la noción de "cuidar y hacerse
amigo" desarrollada por los Dres. Klein y Taylor pueden explicar por qué las mujeres sobreviven
constantemente a los hombres. Un estudio tras otro ha encontrado que los vínculos sociales reducen
nuestro riesgo de enfermedad al disminuir la presión arterial, la frecuencia cardíaca y el colesterol.
"No hay duda", dice el Dr. Klein, "que los amigos nos están ayudando a vivir más tiempo".

En un estudio, por ejemplo, los investigadores encontraron que las personas que no tenían amigos
aumentaban el riesgo de muerte durante un período de 6 meses. En otro estudio, los que tenían más
amigos en un período de 9 años redujeron su riesgo de muerte en más del 60%.

Los amigos también nos están ayudando a vivir mejor. El famoso Estudio de salud de enfermeras de
la Escuela de Medicina de Harvard encontró que entre más amigas tuvieran las mujeres, menos
probabilidades tenían de desarrollar discapacidades físicas a medida que envejecían y más
probabilidades de llevar una vida feliz. De hecho, los resultados fueron tan significativos, concluyeron
los investigadores, que no tener un amigo cercano o confidente era tan perjudicial para su salud
como fumar o cargar peso adicional. Y eso no es todo: cuando los investigadores observaron qué tan
bien funcionaban las mujeres después de la muerte de su cónyuge, descubrieron que incluso frente a
este factor estresante más grande de todos, esas mujeres que tenían un amigo cercano y confidente
tenían más probabilidades de sobrevivir. La experiencia sin ningún nuevo deterioro físico o pérdida
permanente de vitalidad. Aquellos sin amigos eran

No siempre tan afortunado.

Las viudas alegres

Pensando en mi madrastra, Edna y sus amigas, esto ciertamente tiene sentido. Cuando Edna perdió a
su primer marido a los 62 años, fue destrozada.

Pero su amiga Gloria (también viuda) la tomó bajo su ala y la presentó a un grupo de mujeres en la
iglesia que contaban la ofrenda todos los domingos.

Y cuando sus amigas, Fern y Sally perdieron a sus esposos, las cuatro mujeres se apodaron a sí
mismas como "Las viudas alegres". Se reunían con frecuencia para almuerzos y cenas, e incluso
hacían viajes al extranjero. Las mujeres sobrevivieron durante un par de décadas más allá de sus
esposos, y una de ellas, mi querida madrastra, se casó y volvió a viuda.

Ahora con 84 años, Edna todavía vende bienes raíces, maneja truculentos inquilinos, almuerza con
amigos y vuela alrededor de los Estados Unidos visitando a su familia.

Parte de su habilidad para ser tan activa es simplemente porque Edna es Edna. Pero a menudo me
pregunto cuánto de su habilidad para hacer tanto y mantenerse tan saludable ha sido gracias a sus
amigas Gloria, Fern y Sally.

Sin embargo, si los amigos contrarrestan el estrés que parece absorber gran parte de nuestra vida en
estos días, si nos mantienen saludables e incluso añaden años a nuestra vida, ¿por qué es tan difícil
encontrar tiempo para estar con ellos? Esa es una pregunta que también preocupa a la investigadora
Ruthellen Josselson, PhD, coautora de Best Friends: Los placeres y peligros de las amistades de las
niñas y las mujeres (Three Rivers Press, 1998). "Cada vez que estamos demasiado ocupados con el
trabajo y la familia, lo primero que hacemos es dejar de lado las amistades con otras mujeres",
explica el Dr. Josselson. “Los empujamos hacia el quemador trasero. Eso es realmente un error,
porque las mujeres son una fuente de fortaleza mutua. Nos nutrimos unos a otros. Y necesitamos
tener un espacio sin presión en el que podamos hacer el tipo especial de conversación que hacen las
mujeres cuando están con otras mujeres. Es una experiencia muy curativa ".

Convertibles blancos y otras cosas de niña

Sentado en mi terraza mientras el sol cae detrás de los árboles y las ranas en el arroyo comienzan su
coro nocturno, pienso en las palabras del Dr. Josselson y en mi amiga Debbie. Hace unos años,
cuando sus hijos eran pequeños, Debbie trabajaba un millón de horas a la semana como diseñadora
de páginas web y otra como trillón. Con tres niños que estaban en la pista, lacrosse, banda,
exploradores y obras de teatro de la escuela, Debbie era Harriet Nelson, Donna Reed y la madre de
Brady, Florence Henderson, todo en uno. Si uno de sus hijos quería tocar el violín, Debbie se aseguró
de que sucediera. Pero el costo era alto. Estaba agotada. Yo también estaba, aunque con un solo hijo,
era más por trabajar tan duro que casi no podía pensar con claridad. Nuestra amistad estaba
pagando el precio.
Habíamos sido amigos durante 16 años, y si íbamos a seguir siendo amigos por otros 16, nos dimos
cuenta de que sería mejor que nos hiciéramos tiempo el uno con el otro. Entonces, un día
estacionamos a los niños con nuestros esposos, publicamos los horarios de los niños en el
refrigerador y huimos de las familias, los empleos y las responsabilidades para un fin de semana de
primavera en la costa de Jersey. Nos pusimos unas gafas de sol grandes que ocultaban nuestras
caras, encendimos la radio hasta que el convertible LeBaron blanco de Debbie vibraba como un
boom boom trastornado, gritaba a los tipos extraños en jeans ajustados, bueno, lo hice, y llegué a la
tienda de licores de Somers Point. Menos de una hora para comprar la botella de vino más cara que
pudimos encontrar.

Hablamos todo el camino. Seguíamos hablando mientras caminábamos por la playa vacía por millas,
recogiendo conchas y bailando alrededor de las olas juguetonas. Salimos a comer mariscos en el
comedor desierto del hotel, rompiendo garras, chupándonos los dedos y arrojando nuestras
servilletas a pilas de ropa bañada con mantequilla, luego regresamos a nuestra habitación y
arrastramos sillas, edredones y copas de vino al balcón con vista al navegar. Dos horas más tarde,
nuestras palabras finalmente se hicieron más lentas y comenzamos a escuchar el sonido incesante de
las olas que silbaban en la arena. Debbie se acurrucó más profundamente en su silla, colocó el
edredón debajo de la barbilla y le preguntó qué hora era. Miré mi reloj. "Nueve. ¿Vas a dormir? ""
Mmm ", bostezó desde detrás de la colcha. "Tal vez. Solo no le digas a los niños si lo hago. Les dije
que íbamos a ir de fiesta toda la noche ". Y con risas adormecidas que se perdieron en la hierba
crujiente de la playa, dos amigos agotados finalmente dejaron de hablar y se deslizaron en un sueño
profundo y sanador

Es una cosa de pollito

Los cinco amigos que toda mujer necesita

Si bien su amigo de la infancia siempre será la hermana de su corazón, la geografía, los trabajos y la
vida en general hacen que esa singular dependencia sea imposible. Parte de crecer es expandir tu
corazón y tu círculo de amigos junto con él. En ese sentido, creemos que hay cinco chicas que toda
mujer necesita en su corte: *

Amigo # 1

EL "TE HE VISTO CON TUS ESPOSAS Y BELL-BOTTOMS" AMIGO

Este es el que sabe dónde vives, no solo literalmente, sino ese lugar figurativo donde comenzó todo.
Te uniste sobre saltar la cuerda. Ella conoce a su familia, sabe cómo chocó su primer auto contra un
poste el día después de su cumpleaños número 16, y no se rió cuando usaba un sostén 32AAA. Ella
entiende de dónde vienes y te ayuda a llegar a donde quieres ir.

Amigo # 2
El presupuesto biologico

Este es el amigo que refleja su estado familiar. Si tiene hijos, ella también, y lo ideal es que sus hijos
tengan la misma edad que los suyos como para que pueda lamentarse de los dilemas del
entrenamiento del inodoro o los asientos de automóvil juntos. Escuchas pacientemente sus historias
sobre Junior, asientes en los lugares correctos y te toca a ti.

Amigo # 3

TU PROPIO PERSONAL MARTHA STEWART

Ella lo sabe todo, desde cómo quitar la cera de la vela de la oreja de tu gato hasta qué color de
zapatos usar con un traje de seda celadón. Fugas en el techo? Ella está allí con algunas tejas y
alquitrán que tenía en el taller. Ella tiene todas las herramientas, todas las recetas y todos los
artículos de revistas, con referencias cruzadas e indexadas. Ella es insustituible.

Amigo # 4

HERMANA EN UN TRAJE

Ella sabe cuánto es su salario y fue fundamental para lograrlo al asesorarlo antes de su última gran
evaluación de desempeño. Powerhouse, confidente y The Wall Street Journal en bombas cómodas,
es una fuente de inspiración profesional. (Y muy divertido para tomar unas copas después del
trabajo, para arrancar.)

Amigo n. ° 5

MUJER SALVAJE

Siempre has sentido curiosidad por los clubes de striptease masculino, pero nunca has tenido el valor
de pedirle a alguno de tus amigos habituales que vaya a uno. Bingo, mujer salvaje es tu boleto. Nada
la sorprenderá, y la palabra "juicio" no está en su vocabulario.