Anda di halaman 1dari 41

Ejercicio No.

1
1. Colocar en la palma de mano del niño una
calcomanía.

2. Pedirle al niño que toque la calcomanía con cada


uno de sus deditos.
Ejercicio No. 2
1. Tocar con la punta de los dedos el dedo pulgar,
uno por uno.

Ejercicio No. 3
1. Colocar un pedazo de hoja entre los dedos
pulgar, índice y medio (son los deditos con los
que se toma el lápiz) y mamá o papa jalara el
papel. El niño deberá hacer fuerza para que no
se lo quiten.
El control de la motricidad fina es la coordinación de músculos, huesos y nervios para producir movimientos pequeños y precisos. Un ejemplo de control de la
motricidad fina es recoger un pequeño elemento con el dedo índice y el pulgar.

Lo opuesto a control de la motricidad fina es control de la motricidad gruesa (grande y general). Un ejemplo de control de la motricidad gruesa es agitar los brazos
al saludar.

Los problemas del cerebro, la médula espinal, los nervios periféricos, los músculos o las articulaciones pueden todos deteriorar el control de la motricidad fina. La
dificultad para hablar, comer y escribir en personas con mal de Parkinson se debe a la pérdida del control de la motricidad fina.

El nivel de control de la motricidad fina en los niños se utiliza para determinar su edad de desarrollo. Los niños desarrollan destrezas de motricidad fina con el
tiempo, al practicar y al enseñarles. Para tener control de la motricidad fina, los niños necesitan:

 Conocimiento y planeación.
 Coordinación.
 Fuerza muscular.
 Sensibilidad normal.
Las siguientes tareas pueden ocurrir sólo si el sistema nervioso madura en la forma correcta:

 Recortar formas con tijeras.


 Dibujar líneas o círculos.
 Doblar ropa.
 Sostener y escribir con un lápiz.
 Apilar bloques.
 Cerrar una cremallera.

La grafomotricidad es un término referido al movimiento gráfico realizado con la mano al escribir (“grafo”, escritura, “motriz”, movimiento). El desarrollo grafomotriz
del niño tiene como objetivo fundamental completar y potenciar el desarrollo psicomotor a través de diferentes actividades.
La grafomotricidad entraría dentro del desarrollo motor fino, esto es, aquel que aparece cuando el niño ha desarrollado cierta capacidad de controlar los
movimientos, especialmente de manos y brazos. El niño mientras crece va aprendiendo a controlar cada vez más su cuerpo.

El objetivo de la grafomotricidad es que el niño adquiera las habilidades necesarias para que llegue a expresarse por medio de signos escritos, mediante ejercicios que
permitan el mayor dominio del antebrazo, la muñeca, la mano y, sobre todo, los dedos.

Las destrezas de la motricidad fina se desarrollan a través del tiempo, de la experiencia y del conocimiento y requieren inteligencia normal (de manera tal que se
pueda planear y ejecutar una tarea), fuerza muscular, coordinación y sensibilidad normal. (Berruelo, 1990).
El aprendizaje de la lectura y la escritura no siempre va a la par. Muchos niños saben leer y sin embargo tienen dificultades para escribir. Algunos niños
presentan problemas en la escritura causada por:
 Dificultades en la motricidad fina
 Una mala coordinación óculo manual.
 Una forma extraña de coger el lápiz, que dificulta el proceso de escritura, tensa los músculos de la mano y cansa los dedos.
 Trastornos en la presión se suelen producir como consecuencia de una tensión excesiva en la sujeción del útil de escritura. La tensión puede originarse
en el hombro, debido a una postura inadecuada y bajar por el brazo hasta la mano que escribe. Al realizar demasiada presión la escritura suele ser
oscura, llegando incluso a hacer agujeros en el papel. También la presión insuficiente por falta de fuerza en las manos, puede motivar que el lápiz se
mueva dando lugar a una escritura “floja” e insegura. En ocasiones, una presión excesiva puede estar encubriendo una falta de fuerza en las manos,
que se manifiesta en una presión excesiva pero inadecuada por falta de control.
 Para colorear y escribir bien necesitamos tener fuerza muscular en las manos, buena motricidad fina, adecuada percepción visual, un adecuado
desarrollo de la coordinación óculo manual, una correcta posición corporal y coger bien el lápiz.
 Algunos niños tienen una forma extraña de coger el lápiz, que dificulta el proceso de escritura, tensa los músculos de la mano y cansa los dedos.
 Para facilitar coger bien el lápiz podemos utilizar lápices y pinturas triangulares. En caso necesario se puede utilizar un adaptador especial de plástico
puede ayudar a reducir la tensión.
A menudo nos encontramos niños y niñas que cogen el lápiz de forma incorrecta, la mayoría llegan al cole con este error tan afianzado que a los maestros y
maestras nos resulta difícil por no decir imposible corregirlo. Algunos adultos también lo cogen mal o no saben cual es la forma correcta. Aprender a coger el lápiz
de forma adecuada es más complicado de lo que parece. Requiere un buen control de la motricidad fina, y esta se puede ejercitar de manera divertida para
ell@s. Hay algo que conviene equilibrar y es la fuerza con la que algun@s niñ@s toman su lápiz. Más que cogerlo se aferran a él dificultando el proceso de
aprendizaje.

Podemos usar el siguiente truco, a mí hermano de Imágenes educativas le ha funcionado con su hija Noa que es la modelo de las fotos, yo he utilizado un botón,
pero podéis usar una moneda o cualquier cosa redonda que él o ella puedan agarrar.
fuente http://www.imageneseducativas.com/
Aquí os daré algunos ejercicios y pautas que se pueden hacer en casa y que realizamos en el cole:
Simplemente, juega Los juegos pueden hacerte mejorar, te permitirán utilizar algunas habilidades necesarias para controlar mejor el lápiz.
 Hacer dibujos libres
 Practicar dibujando círculos líneas rectas, horizontales, verticales y oblicuas sobre papel o en una pizarra. Para empezar, utilice hojas grandes sin
líneas y pídale que escriba de izquierda a derecha. Cuando ya domine el trazo repita el mismo ejercicio utilizando un papel con líneas muy espaciadas
entre sí posteriormente puede utilizar cuadrícula grande.
 Jugar con plastilina, modelar bolas de plastilina con los dedos índice y pulgar.
 Rasgar papeles, recortar trozos de papel con las manos, libremente (papel de seda, revistas y periódicos).
 Hacer bolas grandes y pequeñas de papel. Desmenuzar: papel de seda, miga de pan…