Anda di halaman 1dari 8

EVALUACIÓN

CODIGO: 16 NS 07 16

DPLOMATURA: Alfabetización Digital

APELLIDO/s Y NOMBRE/s COMPLETOS: Giordano Juan Manuel

DNI: 27309966

DISTRITO: La Matanza
RESPUESTAS

Parte Practica
Seleccione un texto de no más de dos carillas y conviértalo en un
texto digital.

La función alfabetizadora de la escuela


La sociedad espera que las escuelas transmitan a niños y jóvenes la
cultura de los adultos. Les cabe la responsabilidad de disponer los medios
para que los alumnos logren apropiarse críticamente de los saberes que
se definen como relevantes, es decir, para que la transmisión mencionada se
concrete. Asumir dicha tarea significa reconocer que la apropiación del saber
relevante de una cultura no es una consecuencia directa de las capacidades
individuales de los alumnos.
En la escuela se requiere
organizar las condiciones
de enseñanza de manera
que dicha apropiación
resulte posible para todos
los niños, permitiendo
transformar aquellos
saberes con los que
acceden a la institución. Esto supone entender que la función esencial de la
institución escolar es la función pedagógica. La definición de los contenidos a
ser enseñados implica un recorte de todos los saberes culturales,
seleccionando aquellos que se consideran relevantes, es decir, los que las
futuras generaciones necesitarán conocer, usar y valorar para seguir
comprendiendo y produciendo bienes culturales, cualesquiera sean los
cambios que el futuro encierre. Dado que la presente muestra innumerables
problemas no resueltos y hasta generados por los saberes que poseemos, y el
futuro demandar·, sin duda, aproximaciones a su resolución, la transmisión de
lo que hoy poseemos requiere posibilitar una apropiación crítica por parte de
los alumnos, nuevos usuarios del saber y potenciales productores. Ser·
necesario encontrar los medios para que este dominio del saber integre en su
proceso de adquisición la posibilidad de transformación. Si la escuela asume
transmitir una direccionalidad Ética que supere el mero pragmatismo,
concibiendo que las transformaciones que la sociedad demanda resultan
válidas en tanto logran distribuir mejores condiciones de vida para todas las
personas, entonces apropiarse críticamente del saber significa dominarlo
con conciencia de que puede y debe ser transformado, de que no es
"natural" sino históricamente construido. Lo que se necesita saber depende
de la función que el conocimiento cumple con relación a un propósito que se
plantea para tiempos y espacios determinados; se construye, reconoce una
génesis; implica consecuencias posibles y encierra ciertas posibilidades de
desarrollo futuro. No eran problemas para otras generaciones volver a
transformar nuestro planeta en un lugar habitable para todos, aproximar
soluciones a los conflictos derivados de la hiperurbanización considerando las
diversidades culturales que hoy conviven en las grandes ciudades o disminuir
el abismo que hoy existe entre las personas que manejan las fuentes de
información diversificadas y complejas que nos propone - impone la tecnología
de este tiempo y aquellas personas que todavía se desempeñan con dificultad
con el lápiz y el papel. Por eso, aquellas generaciones no necesitaban los
mismos saberes para transformar la realidad, porque, justamente, la realidad
que concebían y los propósitos que se planteaban eran otros. ¿La función
escolar así definida qué relación sostiene con la enseñanza de la lengua? La
lengua resulta un saber necesario tanto para enunciar o expresar cualquier
problema como para aproximarse a una solución. Necesario, aunque no
suficiente, ya que no es el único saber en juego. Pero la salvedad no invalida
afirmar que ningún problema podría ser resuelto o tan solo planteado sin un
dominio adecuado de la lengua. Aún la formulación del problema como tal, es
una consecuencia del saber sobre el lenguaje oral y escrito. Este es un mundo
atravesado por el lenguaje, y desde hace varios siglos, definitivamente
comprometido con la escritura. El lenguaje en general, y la escritura en
particular, forman parte de los problemas mismos: "Qué cosas no podrían
existir en el mundo actual sin escritura. Ninguno de los rasgos más cotidianos
de nuestras modernas sociedades podrían pasar este test: tendríamos que
imaginar un mundo sin libros, sin librerías ni bibliotecas, sin periódicos, sin
cartas, sin impuestos, sin cheques, sin moneda, sin documento de identidad,
sin carteles en las calles, sin etiquetas en los productos comerciales, sin
avisos, sin televisión, sin ordenadores, sin prescripciones médicas, sin
instrucciones en general, sin educación sistemática, sin diccionarios, sin
enciclopedias; un tipo de religión diferente, un tipo diferente de leyes, de
literatura, sin ciencia en el estricto sentido, sin gramática y sin lingüística." (Ana
Teberosky, 1995, parafraseando a Coulmas). Esta imagen de una cultura sin
escritura no hace más que mostrarnos una lista (incompleta) de los bienes
culturales en los que no pueden participar del mismo modo quienes acceden o
no al dominio de la lengua. Complementariamente, muestran algunas de las
posibilidades que los educadores abrimos a los niños y jóvenes a quienes
enseñamos a leer y escribir. Pero, ¿qué es enseñar la lengua hoy? En este
contexto, es enseñar a dominar la comprensión y producción del lenguaje
oral y escrito, con adecuación a las circunstancias y los propósitos de las
situaciones en las que se encuentre involucrado. Es un desafío que
compromete no solo el ·rea de la lengua sino la escuela misma. De ahí que un
aspecto central de la función pedagógica de la escuela lo constituya la función
alfabetizadora. No es tarea exclusiva de la escuela en tanto las personas se
alfabetizan no solo dentro de ella (en la medida que participan en culturas
alfabetizadas). Pero es tarea central de la escuela en tanto responsable de
asegurar que este proceso se pueda cumplir en todos los individuos. Este
concepto está· muy lejos de concebir a la alfabetización como el aprendizaje
instrumental de las primeras letras y la mecánica de la lectura (más los
rudimentos del cálculo). Tal concepción de alfabetización resultaría insuficiente
e irrelevante en nuestros tiempos, desactualización provocada no solo por los
cambios operados en las concepciones lingüísticas, pedagógicas y didácticas,
sino también por las transformaciones de nuestra cultura y la escritura misma
como parte de ella. Más aún, hoy se sabe que una consideración de este saber
cómo prerrequisito mecánico e instrumental, no solo retrasa una verdadera
apropiación de la comprensión y producción de la lengua, sino que se
transforma en un obstáculo a superar más que en una condición previa que lo
facilite. La alfabetización, hoy, es un proceso permanente de comprensión
y producción de lenguajes y sistemas de escritura.

Parte Teórica
1.- ¿Cómo se reconceptualiza la alfabetización a partir del surgimiento de
las Nuevas Tecnologías de la Información y la comunicación?

Los “nuevos estudios sobre alfabetización” (Street y Gee 2003) y los trabajos
sobre literacidad (Cassany, 2006) han generado una serie de
reconceptualizaciones acerca de las formas en que es definido y analizado el
proceso de alfabetización. Estos estudios Enfatizan el carácter plural de las
alfabetizaciones (multialfabetizaciones), no se limitan al lenguaje oral y escrito,
teniendo en cuenta cualquier forma de expresión comunicativa y cultural y
reubican el papel del lenguaje en los distintos sistemas de comunicación.
Elaboran una concepción crítica, donde se ubica la alfabetización como un
conjunto de decisiones políticas y sociales negando el carácter neutral.
Conectan la concepción crítica y el carácter plural con la educación, tratando
de redefinir el rol de los docentes y de los alumnos, poniendo énfasis en los
procesos de producción de ambos.

2.- ¿Qué relación existe entre desigualdad y brecha?

La aparición y desarrollo de las TIC ha hecho evidente que; frente a un


escenario mundial de concentración de la información y exclusión, es vital el
papel que juegan las nuevas tecnologías; y las oportunidades que ellas
generan y así, ser utilizadas para reducir la brecha no sólo entre quienes tienen
acceso y quienes no lo tienen, sino entre aquellos que interactúan con los
medios y los recursos, modificándolos e interviniendo activamente con ellos. La
diferencia de acceso tiene un origen tanto en las infraestructuras como en la
formación de las personas. Hablar de la "brecha digital" es referirse a una
distancia a una diferencia, es una relación directa con la desigualdad. Esa
brecha se da en una doble vertiente: entre países, y entre personas en un
mismo país. Los países que no sean capaces de alcanzar un buen nivel de
aprovechamiento de las TIC perderán competitividad. Dentro de cada país, la
diferencia entre quienes tienen acceso fácil, quienes no, y quienes no posean
la capacidad operativa de las mismas, genera una nueva segmentación que
repercute en el mercado laboral, en la que los sean capaces de desenvolverse
en las nuevas tecnologías, tienen privilegios de entrada y elección del puesto
de trabajo.

3.- ¿Qué relación existe entre brecha social y género?

La brecha digital de género se plasma principalmente por dos tipos de


problemas, las condiciones laborales femeninas, por un lado, y determinados
problemas institucionales y culturales, por otro. Las mujeres realizan sus
actividades laborales en ámbitos menos informatizados, como la educación, la
salud, los servicios sociales; se suma que los ingresos de las mujeres en
general, son más bajos que los de los hombres, y tienen menos tiempo, todo
esto incide directamente sobre el acceso y sobre el uso. La brecha digital por
género, es significativamente distinta en sociedades en las que las leyes y los
programas de los estados promueven que las mujeres accedan a una amplia
gama de oportunidades, mientras que, en países menos desarrollados, que las
mujeres no tengan oportunidades de acceso y educación en las nuevas
tecnologías, es un reflejo de las carencias estructurales que colocan a un
porcentaje de la población en situación de pobreza, en muchos casos
endémica.

4.- Explique qué son y qué características tienen las aulas tecnológicas.

Las aulas tecnológicas son: un espacio equipado y diseñado para el uso


integrado de distintas tecnologías de la información y de la comunicación. En
ella se utilizan tanto los medios didácticos tradicionales, potenciados por la
moderna tecnología, la tecnología de la información, la informática y los medios
audiovisuales.

Como característica; se propicia un ambiente de aprendizaje estimulante,


plagado de intercambios resultando espacios fecundos para la construcción
social del conocimiento. Esto implica generar en la escuela ámbitos en donde
la tarea, las interacciones y los recursos pertinentes para aprender favorezcan
la exploración, la indagación, la producción y el intercambio de saberes
mediante los cuales los alumnos se apropien del conocimiento y puedan
transferirlo a contextos ricos y variados.
5.- ¿Qué son y para qué sirven los objetos de aprendizaje?

Si bien las definiciones de objetos de aprendizaje han sido diversas, en


términos generales este concepto se refiere a un producto digital que se crea
para apoyar algún proceso de aprendizaje, que tiene una estructura
instruccional orientada a un objetivo, a un tema de determinada extensión, que
puede reutilizarse y que puede combinarse con otros objetos para cubrir
módulos o cursos completos. La idea de los objetos de aprendizaje se deriva
de técnicas informáticas de programación orientada a objetos, en la que la
noción de reusabilidad de los módulos de programación, que fue posible
gracias a nuevas metodologías y herramientas para programar, fue adoptada
en el campo del e-Learning.

6.- Explique qué es un e book, cuáles son sus partes y qué usos puede

dársele en el aula.

Un E-book es básicamente un libro digital, o libro electrónico, su publicación es


digitalizada y ha sido creado con la finalidad de ser comercializado, compartido
y/o distribuido de manera digital, por ejemplo, a través de internet, DVD, cd,
pendrive, Etc...

El e-book facilita la incorporación de recursos multimedia, la ampliación de


detalles y la búsqueda de palabras, por lo que la gestión de contenidos es muy
completa. Se pueden extraer párrafos, frases, diálogos… y guardarlos
automáticamente, así como los comentarios que se hagan “en el margen”.
También cabe destacar su carácter interactivo, ya que permite enlazar y
consultar con otros libros, como por ejemplo diccionarios, sin salir de la página
que estamos leyendo. Otra utilidad es su precio, ya que el e-book siempre
resulta más económico puesto que no existen intermediarios en su venta, y
tampoco materiales como el papel y la tinta, lo cual es a su vez respetuoso con
el medio ambiente. No se deterioran, no se doblan ni se arrugan, se puede
llevar casi una biblioteca completa en un solo DVD. Además, poseen
excelencias como la posibilidad de hacer accesible la lectura a las personas
con discapacidades visuales, ya que el tamaño del texto se puede adaptar a las
diferentes necesidades de lectura. Las pantallas incluso se pueden ajustar para
leer en la oscuridad.

Las partes que lo componen son:

1.- Tapa, o cubierta exterior. Su tratamiento suele ser de estilo artístico. Lleva la
responsabilidad de causar en el lector una primera impresión sobre el libro, y
sabido es que no hay una segunda oportunidad para una primera impresión.
Sin embargo, un recurso bastante extendido es ofrecer al lector una breve
sinopsis del contenido de la obra en la contratapa acompañada con una
somera presentación del autor. Si la tapa lleva una sobrecubierta removible, la
misma suele cumplir una doble función: proteger la tapa y actuar como un
cartel que potencia el atractivo visual del libro.

2.- Anteportada, o primera página interior impresa. Históricamente procede del


siglo XIX cuando los libros no llevaban tapa, porque no se encuadernaban y se
los ponía en venta como fajos de papel. Es solo una página de protección de la
portada, en el dorso puede llevar impreso el frontispicio o permanecer en
blanco.

3.- Blanco o frontispicio, o lista de otros títulos del mismo autor. Precede a la
portada o suele llevarse su información a una solapa de la cubierta exterior.

4.- Portada, o doble portada. Contiene el título del libro, el subtítulo si lo


hubiera, así como el nombre del autor y del editor.

5.- Protocolo. Es una o dos páginas formales con información sobre licencias,
reconocimientos, pie de imprenta, copyright, ISBN, etc.

6.- Dedicatoria. Es un espacio muy significativo e íntimo para el autor. Puede


ubicarse en hoja aparte o al reverso de la portada.

7.- Agradecimientos. Su extensión puede variar. Lo usual es que se coloque al


comienzo de la obra, antes del prefacio.

8.- Prefacio, o prólogo, y posfacio, o epílogo. Si no ha sido escrito por el autor,


el prólogo no forma parte del libro y, entonces, debe colocarse antes del índice;
pero si lo escribió el autor hay que colocarlo precediendo inmediatamente al
primer capítulo. El epílogo suele ser una conclusión escrita por el autor, en
consecuencia, es parte del libro y se coloca detrás del último capítulo.

9.- Páginas en blanco. Es conveniente que las páginas que no llevan texto
impreso, igualmente contengan el número de página y los elementos
ornamentales comunes a las demás páginas; por ejemplo: una línea sobre
alguno de sus márgenes.

10.- Índices. Algunos colocan el índice detrás de la portada y otros al final del
libro. Pero si el índice es muy extenso, o si son varios, conviene entonces
colocar un breve sumario al principio del libro y el resto de índices extensos al
final.

11.- Posibles unidades adicionales: lista de ilustraciones, lista de abreviaturas,


y otras páginas con información suplementaria: apéndices, bibliografía, etc. Por
regla general, los listados y tablas se colocarán al finalizar el libro y detrás del
índice general extenso (si lo hubiera). Si se tratara de un único listado, breve
(lista de abreviaturas, por ejemplo), podría colocarse al principio del libro detrás
del índice o sumario. Los apéndices o anexos complementarios por regla
general se ubican a posteriori del epílogo. En ocasiones podrían ir apareciendo
al final de cada capítulo correspondiente.

12.- Páginas del texto. Contienen muchos y variados elementos: cuerpo


extenso del texto, citas, notas, ilustraciones y epígrafes, guardas ornamentales,
folios explicativos, etc. Para la composición de estas páginas rigen los criterios
que ya hemos expuesto al tratar de la retícula de diagramación, la selección
tipográfica, etc.

13.- Colofón. Es una breve nota solitaria que se coloca en la última página del
libro, con el nombre del impresor y el lugar y fecha de impresión. El diseñador
debe plantearse cuál es la intención y utilidad de todas y cada una de estas
partes del libro, y buscar las mejores soluciones para cada una de ellas. No
debe soslayar ninguna. Por ejemplo, a veces se le presta poca atención a la
página de protocolo; sin embargo, esta página contiene información muy
valiosa al momento de citar la obra.

En el aula el E-book puede aportar valor añadido al proceso de enseñanza-


aprendizaje, y también ser un elemento para promover nuevas formas de
acercamiento a la lectura. La aceptación es mucho más sencilla, puesto que
abre posibilidades formativas más entretenidas, más vistosas, más
participativas y más acordes con la condición de los nativos digitales. Nuevos
tipos de lectura, de alfabetización, de lectores, de formas de expresión, de
acercamiento e interacción con los dispositivos electrónicos. Cambio de los
hábitos de lectura, ya que hoy los jóvenes están acostumbrados a una lectura
hipertextual. Permite el intercambio de lecturas, desarrollo de contenidos, y le
aporta al docente la oportunidad del diseño de material curricular para
dispositivos de lectura electrónica.