Anda di halaman 1dari 10

Conceptos básicos:

Imagino que cuando más o cuando menos todos estemos familiarizados con
los conceptos de corriente contínua y corriente alterna.
La corriente alterna es la que llega a nuestros hogares a través del tendido
eléctrico, la que tenemos en los enchufes y sabemos que tiene un voltaje
elevado

La corriente continua es la que encontramos en pilas y baterías, su voltaje es


bajo y la polaridad es fija (sabemos por donde salen los electrones y por donde
vuelven) por ello es de vital importancia que cuando instalamos una pila en un
dispositivo está se ponga con la polaridad correcta.

Los dispositivos electrónicos, como los que componen nuestros PCs necesitan
de la corriente continua para funcionar correctamente; y además debe hacerlo
con voltajes de polaridad fija muy bajos y extremadamente estables.

La transformación de la corriente alterna en contínua, la realiza la fuente de


alimentación en varias etapas .

Transformación: En esta primera etapa la fuente toma la corriente alterna de


la red y la reduce. Sigue siendo, no obstante, corriente alterna.
Rectificación: Esta es la etapa donde la tensión que sale del tranformador
(C.A) se convierte en (C.D) cada vez haciendo la onda mas recta pero aún muy
irregular (con muchos picos y caidas). En estas condiciones un equipo
electrónico no puede trabajar correctamente. Esos picos y caídas reciben el
nombre de "rizado" o "ripple".

Filtrado: el circuito de filtrado se encarga de disminuir el rizado de la señal


mediante el empleo de un filtro condensador, capacitores electrolíticos y
bobinas que tengan una mejor respuesta en el manejo de corrientes cercanas a
los 12 a 15 amperios, dando como resultado una señal eléctrica más regular
entre picos y valles, llevandola a niveles más tolerables para los componentes.
Estabilización: En esta etapa, finalmente se regula la señal a los distintos
valores que necesitamos (5V, 12V, 3.3V, etc) mediante el empleo de
reguladores de voltaje para obtener así la corriente continua que pude ser
utilizada en nuestros componentes.

2.- Cómo interpretar los valores de una fuente de


alimentación

Vayamos al meollo del asunto:

Pongamos por ejemplo esta captura de las especificaciones de una fuente de


alimentación XFX y trataremos de explicar que signifíca básicamente ese
conglomerado de numeritos y nomenclaturas.
AC INPUT: Corriente alterna de entrada. Se corresponde con el voltaje que
emplea la red eléctrica donde se debe conectar.

DC OUTPUT:
Las fuentes de alimentación disponen de varios railes, que son los voltajes que
la fuente es capaz de entregar de manera directa a los componentes del PC .
En este caso concreto:

+3.3V/ según la imagen 25A = 82.5W


La línea de +3.3V fue introducida con el formato ATX y era exclusivamente
usada para la CPU así como algunos tipos de memoria ram, las gráficas AGP y
algunos circuitos. Actualmente no se usa.

+5V/ según la imagen 25A = 125W


Fue usada para alimentar la placa base, CPU y la mayoría de los demás
componentes en los sistemas basados en el antiguo “pre ATX”.

+12V/ según la imagen 83A = 996W


Es el rail al que hay que prestar más atención. La respuesta a por qué este
carril y no otro, es porque es justamente de ese rail que se encarga de
alimentar correctamente la GPU, la CPU y en definitiva los componentes más
tragones que componen nuestros PCs y es por tanto al que debemos prestar
atención porque da la medida del potencial que ofrece la fuente.

-12V/0.5A = 6W
Esta línea sigue presente en algunos modelos de fuentes bastante viejas; está
muy obsoleta y se mantiene solo para mantener compatibilidad con hardware
ya antiguo.

-5V/0.5A = 2.5W La línea -5V se usaba antiguamente en las controladoras


floppy y algunas tarjetas ISA. A día de hoy no se usa.

+5V SB/3A = 15W


Esta línea permite a la placa base controlar la fuente de alimentación cuando
esta está apagada, y de este modo pueden activarse características como
wake on lan, o iniciar el sistema después de hibernar.

Single rail o multirail?

No es este el caso del ejemplo anterior pero, dependiendo de la circuitería y


diseño de la fuente, esta podría estar limitada a cierto número de W de
potencia combinada.

Generalmente eso sucede en el caso -cada vez menos utilizado- de tratarse de


fuentes de alimentación con dos o más railes de +12V, que inicialmente fueron
los más comunes por temas relacionados con el estandar EPS12V y la
necesidad de no superar cierto nivel de amperios por rail para proteger del
Peak y aumentar la seguridad de las líneas, limitando la corriente que circula
por cada cable.

Este tipo de diseño se ha visto relegado con el tiempo por las más eficientes
fuentes de un sólo rail capaz de suministrar muchos watios, dado que las
multirail planteaban ciertos problemas relacionados con una menor eficiencia y
un menor aprovechamiento real de los amperios producidos.

Un ejemplo válido de por qué resulta menos eficiente una fuente multirail lo dió
en su dia Power PC en respuesta a esta misma pregunta:

El principal problema de una PSU con múltiples carriles, según la compañía, es


que al existir una limitación por rail individual es muy probable que tiende a
atascarse en según que situaciones. Si la fuente de alimentación, por ejemplo,
asigna 36 amperios de potencia suministrados con el rail 1 y 2 a la CPU, pero
el procesador sólo consume 22 amperios, el resto no puede ser reasignado a la
GPU o la matriz de disco duro. Con un diseño de un solo rail, si la CPUs sólo
utiliza 22 amperios, el resto se puede enviar a la GPUs o cualquier otro
elemento que requiera alimentación desde el rail de +12 V

Fundamentaciones a parte, es un echo que la suma de los distintos railes de


+12V de una PSU multirail no dan como resultado el amperaje total o los watios
disponibles que resultan de combinar todos esos railes.
Por eso cualquier fabricante serio, en un diseño de fuente multirail, especifica
un valor de potencia combinada en la etiqueta de la fuente que nunca se va a
corresponder con la suma de los 2,3 o 4 railes destinados a tal fín.

Otros, los denominados genéricos, simplemente suman los watios de todos los
railes (el de 3.3V+5.0V+12V) para decir que una fuente es de 650W o de 700W
y teóricamente es cierto pero no realista y acaba confundiendo al usuario
inexperto.

3.- Partes de una fuente de alimentación

4.- Probando una fuente. Interpretación de datos:


Ilustremos con unos ejemplos gráficos las lecturas tomadas a dos fuentes de
alimentación para identificar el funcionamiento de una buena PSU respecto a
una genérica y así aprender a distinguirlas.

Esta captura analiza la linea de 12V de la fuente de alimentación. Se trata de


un modelo genérico puesto a prueba con el OCCT v3.1.0 para PSU. Una
prueba realmente pesada, ideal para someter a un elevado margen de estress
a nuestros componentes.

La línea azul del gráfico indica el voltaje típico (en este caso 12A)
La línea roja indica la evolución de ese rail durante la prueba de carga del
sistema
La línea verde visualiza la carga del equipo durante la prueba.

Cuanto más simetría existe entre el valor resultante de la línea roja frente
a la azul, mejor y más estable es la tensión de salida.

En este ejemplo se puede concluir que el rail de +12V de esa fuente falla más
que una escopeta de feria. Como veis el gráfico refleja demasiados picos y
valles de tensión y lo hace de una forma muy alejada de la franja azul,
indicando variaciones de tensión nada estables que pueden comprometer el
buen funcionamiento de un equipo.

Pongamos como segundo ejemplo una Seasonic de 850W y veamos las


diferencias en la lectura.

Si habéis seguido la explicación anterior no creo que tengais dudas de lo que


se puede apreciarse en este gráfico.

La Línea roja que define el comportamiento de la fuente durante el proceso de


carga a penas oscila entre 12,05-12.1V. Una estabilidad rocosa que garantiza
un funcionamiento un correcto desempeño de todos los componentes.

5. ¿CÓMO ELEGIR LA FUENTE DE


ALIMENTACIÓN?
Punto nº1

Lo recomendable es elegir una fuente de alimentación de marca conocida.


Algunas marcas comerciales respetan más sus especificaciones que otras,
enfatizando el diseño y la buena calidad de los componentes internos.
Antec, Enermax, FSP Group, Seasonic, son marcas de reconocido prestigio en
el diseño y fabricación de fuentes de alimentación. Suelen tratarse fuentes de
indudable calidad y fiabilidad, aunque como en todo mercado abarcan no
obstante un espectro muy amplio y hay que prestar atención al tipo de
producto, dependiendo de a qué sector del mercado estén enfocados.

Existen otras posibilidades, como las marcas de distribución, también


denominadas "outsourcing", en las que el fabricante de la fuente de
alimentación suele no ser mencionado y el figurante realmente es el distribuidor
del producto.
Dentro de este campo podemos encontrar marcas de todo tipo como Corsair,
Thermaltake, Coolermaster y un largo etc, que trabajan con diseños de otros
OEMs como por ejemplo los arriba mencionados u otros de menor renombre.

Finalmente, existen otras marcas a bajo precio que deben ser evitadas.
Generalmente suelen trabajar con oems de dudosa calidad que se abren paso
a través de los mercados asiáticos. Sus fuentes de alimentación no respetan
las normas europeas sobre la perturbación electromagnética, presentan una
baja eficiencia debido al empleo de un diseño y componentes de baja calidad y
por lo general cuentan con poca o ninguna protección en caso de sobrecarga.

Por supuesto nuestro mejor indicador para la sospecha ante este tipo de PSUs
va a ser un precio, generalmente extremadamente bajo.

Punto nº2

No adquirir una fuente de alimentación cuya cantidad de watios suministrados


sea similar al consumo máximo que va a tener nuestro PC, ya que los
componentes internos estarán sometidos a una alta carga de trabajo durante
periodos prolongados de tiempo, se calentará mucho y el ventilador hará más
ruido al girar a mayor nº de rpm para mantener la temperatura.
Tampoco es buena idea adquirir una fuente demasiado potente si no se van a
precisar un nivel de watios elevado, ya que el rendimiento tampoco podría ser
bueno. El rendimiento de una fuente de alimentación es óptimo entre el 20% y
100% de carga, con un nivel óptimo en torno al 50-60% aproximadamente.

Es decir. Si nuestro PC va a demandar en carga aproximadamente entre 300-


400W lo más recomendable sería contar con una fuente de no más de 550-
700W como mucho. De esta manera optimizamos el rendimiento, mantenemos
un mayor control sobre la temperatura y tenemos un margen de reserva si más
adelante queremos ampliar el equipo.

Pongamos un ejemplo:

Es un modelo de fuente de 1000W. La zona verde nos deja ver en que rangos
de trabajo consigue el ratio de eficiencia más elevada. En este caso la zona
sombreada en verde nos ofrece una lectura delimitando la mayor eficiencia
entre los 300 y 750W aprox. Por arriba y por abajo la eficiencia se reduce -no
de forma alarmante pero ahí queda el dato-.

Otros factores importantes:

Potencia:

Es la capacidad de suministro de nuestra fuente medida en vatios. Prestando


atención sobre todo al nivel de amperios proporcionados a través del rail de
+12V, que es el que deberá encargarse de alimentar practicamente el 90% de
los componentes de nuestro PC, incluido el procesador y la tarjeta gráfica.
Estos datos aparecen seriegraficados en una pegatina que aparece en el
lateral de toda fuente y conviene echarlos un vistazo porque son los que dan
una medida real de los watios que es capaz de dar la fuente.

Esto es algo muy importante dado que una fuente puede ser catalogada como -
por ejemplo- de 600W y luego descubrir que no es capaz de suministrar buena
parte de esa potencia.

Para verlo de manera práctica:

Esta fuente viene marcada como fuente de 600W

Echando un vistazo a la leyenda descubrimos que a través del rail de +12V


sólo puede suministrar 40A lo que equivale a un máximo de 480W. (40A x 12V)
Este de la imagen superior es un caso especialmente sangrante.
Se anuncia como fuente de 520W y vemos que unicamente dispone de un rail
de +12V que proporciona 20A. El equivalente a 240W reales.