Anda di halaman 1dari 2

TEORÍA Y POLÍTICA FISCAL

Taller 3: Análisis artículo “Regla fiscal, en movimiento” (Revista Semana, Ed. 1926)
Nombre: _______________Johan Narváez Silgado_____________________________
Abril 05 de 2019

1. ¿Esta Ud. de acuerdo con el incremento del déficit fiscal para el año 2019? Explique su
respuesta.
2. ¿Considera que la regla fiscal es un elemento positivo para las finanzas públicas de
Colombia? Explique su respuesta.
3. ¿Cómo cree Ud. Que el incremento del déficit fiscal logrará potenciar el crecimiento
económico de Colombia hasta el 2022? Explique su respuesta

Desarrollo:

1. Es cierto que la migración Venezolana al ser de tan grandes magnitudes ha afectado en gran
parte el GP del país, en lo que respecta a salud, educación, atención a primera infancia, las
ayudas humanitarias a los migrantes, etc. le costó aproximadamente un 0.2% - 0.4% del PIB
que no estaba presupuestado (aproximadamente 2 y 4 billones de pesos). Esto claramente
creó un nuevo descuadre en las cuentas del gobierno.
Sin embargo no estoy de acuerdo con la medida de un movimiento en la regla fiscal, púes si
bien el gasto es gasto, valga la redundancia, si hoy nos toca endeudarnos un poco más significa
que mañana tendremos que pagar también un poco más; como bien dijo un gran economista
“la deuda de hoy son los impuestos del mañana”.

Además existe otro inconveniente y es que ese aumento de déficit fiscal podría afectar la
confianza inversionista extranjera, al igual que nuestra calificación en las calificadoras de
riesgo, puesto que para bien o mal el mantener al margen el déficit fiscal mediante esta regla
brinda confianza y seriedad frente a las instituciones extranjeras que muchas veces nos
financian y prestan a tasas de interés más bajas gracias a esto.

Y una última inconformidad personal frente a esto, y no me deja de sonar en la cabeza, es que
hay motivos para pensar que más allá de la “razón” que da el gobierno para hacer este
movimiento, están ocultando otros motivos macroeconómicas que han hecho necesario
aumentar el déficit fiscal, como por ejemplo, el país no está creciendo lo que debería crecer,
además la mal implementación de la reforma tributaria del año pasado; si bien pudo generar
ingresos en un principio, pero para este año se ha visto que es posible que esté en saldos
negativos, subir impuestos no es sinónimo de recaudar más, ni bajarle impuestos a las grandes
empresas significa que estas producirán y contratarán más si no tienen libre mercado, sumado
a que el gobierno además les entrego a grupos privilegiados muchas preventas y exenciones
que obviamente se traducen en un déficit.
2. Claro que sí, la regla fiscal es una medida que le dice al gobierno en teoría que tanto se
puede desfasar entre sus ingresos y sus gastos, básicamente le dice que no se puede pasar de
cierto límite. Esto no solo sirve para mantener control sobre el déficit fiscal y trazar ciertas
metas, ya que se busca llegar al 1% de diferencia, sino que también este instrumento ha sido
clave para mantener al país en una buena calificación de riesgo y ha generado una gran
confianza inversionista, pues ha permitido dar credibilidad del sistema financiero del país ya
que un país que cumpla su regla fiscal es un país bien visto por los organismos multilaterales
de crédito y por los mercados financieros internacionales. Gracias a esta medida podemos
trazar mejor un PND acorde a lo que se tiene y no excederse con el fin de garantizar
responsabilidad fiscal y el sostenimiento de la deuda generando así un bienestar
macroeconómico.

3. Es una situación difícil, al igual que en el año pasado sucedió con el gobierno anterior y la
caída de los precios de petróleo y otras razones, hubo que hacer un movimiento en la regla
fiscal para suavizar la situación, lo cual ha sido uno de los mayores puntos a criticar de este
nuevo gobierno por dejar un país con un mayor déficit fiscal; sin embargo hoy vemos como
este nuevo gobierno quiere implementar lo mismo bajo otros motivos también ajenos a
nuestra voluntad. En realidad si logran atar este aumento del déficit a las necesidades de gasto
de la migración venezolana podría ser una buena decisión y necesaria, pero si es para tapar
otros huecos, es una muy mala decisión.

Por lo que al gobierno le corresponderá cómo mínimo, demostrar a los entes internacionales e
inversionistas que este movimiento sea en realidad una desviación transitoria de la regla fiscal
y además asegurar de que a pesar de la desviación de la misma esta se va a cumplir y se va a
llegar a la meta.

Si logran hacer esto es probable que se pueda seguir el curso normal de lo que se viene
haciendo y no hacer recortes como ellos lo mencionan sino por el contrario utilizar este dinero
para estimular mayor inversión, estimular los mercados, el comercio, la economía en sí, para
así lograr recaudar aquel dinero que se usó, para que en un futuro no toque hacer otra
reforma tributaria y nos corresponda a nosotros pagar la deuda del gobierno mediante nuevos
impuestos sino que logren en verdad las metas trazadas.