Anda di halaman 1dari 4

Fundación Universitaria Católica Lumen Gentium.

Aracelly Panameño
Lina Katira Solis
Luz Daza
Ensayo- Parcial.

El Estado Colombiano y las políticas públicas.


Pregunta problema.
¿Cuál es el papel del Estado en el marco del conflicto armado Colombiano, con
respecto a las injusticias evidenciadas contra las mujeres víctimas de dicho
conflicto?

Introducción.
Entender las problemáticas colombianas emergentes del conflicto armado es de
gran importancia pues permite reconocer la realidad en la cual se habita para
hacer evidentes un sinnúmero de injusticias que en la mayoría de los casos son
invisibilizadas por los medios de divulgación masiva. Teniendo en cuenta que la
base fundamental de los derechos humanos descansa en la categoría de dignidad
que se le atribuye al ser humano pues, “los derechos humanos exigen una calidad
de vida de un grado superior. Y es precisamente en este objetivo fundacional que
se cumple la idea guía, no solo la de una vida humana sino con dignidad humana.
El concepto de dignidad es la piedra angular normativa sobre las que se
fundamentan los derechos humanos universales.” (Pollmann, 2008, pág. 24), es
importante develar cómo en el marco de la violencia colombiana, individuos, en
este caso específico mujeres, se enfrentan a la vulneración de tales derechos y al
resquebrajamiento de su dignidad.

Por lo anterior, ante la nueva organización de las sociedades y la transformación


de las formas de gobernar, se hace necesario analizar, dentro de la coyuntura
específica del conflicto colombiano, cómo ha sido el papel del Estado frente a las
problemáticas políticas, sociales y éticas que emergen como consecuencia de la
violencia en el país.

i
Desarrollo.

A partir del proceso de industrialización, un tipo de racionalidad logra instalarse en


la sociedad a través de mecanismos bien definidos que atienden a intereses
particulares y que no contribuyen al bien común, por tanto las instituciones
también tendrán su transformación, así lo presenta Foucault cuando afirma que el
Estado deja de cumplir la función tal cual como venía haciéndolo puesto que se
genera un cambio en la forma de gobierno, “Ese nuevo arte de gobernar se
caracteriza en esencia por la introducción de mecanismos a la vez internos,
numerosos, complejos, pero cuya función no consiste tanto en asegurar un
aumento de la fuerza, la riqueza y el poder del Estado, el crecimiento indefinido
del Estado, como en limitar desde adentro el ejercicio del poder de gobernar”
(2007, pág. 43) para el autor la importancia del Estado será disminuida y su
campo de acción reducido pues será el mercado el lugar de veridicción que
legitimará las practicas gubernamentales pues se genera “la necesidad de dejarlo
actuar con la menor cantidad posible de intervenciones para que, justamente,
pueda formular su verdad y proponerla como regla y norma a la práctica
gubernamental. Ese lugar de verdad no es, claro está, la cabeza de los
economistas, sino el mercado.” (Foucault, 2007, pág. 46) Esa lógica de mercado
deja claramente entrever el tipo de relaciones que se van a gestar en relación a la
dinámicas mercantiles basadas en un principio de utilidad ya que “el utilitarismo es
una tecnología del gobierno” (Foucault, 2007, pág. 60). Del mismo modo, al
transformarse el Estado y su hacer dentro del entramado social, nace la noción de
interés, noción bajo la cual se va a basar el ejercicio gubernamental de las
sociedades que transitan hacia el liberalismo. Por lo anterior se entiende que las
políticas tengas que extenderse, es decir, no solo el mandatario está implicado en
la toma de decisiones sino también el cuerpo social que compone dicho Estado
pues tradicionalmente el sistema político nacional se percibía como una realidad
más inmediata, pero en la cual los individuos no podían incidir, y los individuos
tienen una actitud pasiva frente a aquel, lo que esperaban era recibir beneficios de
ese sistema político externo (que no les cobren impuestos, tener derecho a la

i
educación gratuita)” (Velasquez, 1999), esto hace más evidente la transformación
del ejercicio gubernamental.

La noción de política pública, según Mauricio Olavarría tiene dos vías, una en
relación con la racionalidad económica y otra en relación con una racionalidad
política que será la abordada en el presente ensayo y que el autor afirma que “no
son intervenciones neutras pues ellas surgen en un proceso político y se deciden
políticamente, y que las decisiones de política pública son más bien incrementales
y responden a factores críticos de la contingencia política” (2007, pág. 90), lo cual
quiere decir que las decisiones políticas no tienen que ver solamente con
cuestiones económicas sino que se entrelazan con distintas dimensiones de la
realidad humana como lo son la ética, la moral, el medio ambiente entre otras.
De acuerdo con lo anterior, al aterrizar todas estas nociones en el escenario
propio del conflicto Colombiano, se da la posibilidad de analizar el fenómeno de
desplazamiento el desplazamiento ocurre dentro del marco de la violencia propia
del conflicto armado que pese a todas las características que comporta de una
legítima violación a los derechos humanos, sigue presentándose como una
cuestión de ayuda humanitaria, lo cual genera la posibilidad de gestar otras formas
de injusticia que no se perciben y por tanto no se denuncian.

El fuerte impacto que tienen las masacres obliga a las familias a huir. La masacre
conlleva frecuentemente a la destrucción de la comunidad, la amenaza de
repetirse de nuevo desencadena en un miedo colectivo, por lo que en contextos
de falta de garantías por parte del Estado o protección de las autoridades se
constituye en el punto crítico para la huida, así lo expresa una de las mujeres
víctimas entrevistada al afirmar que: “aquí, después de una masacre, una familia
está condenada a salir.”

De acuerdo con lo anteriormente expuesto, el conflicto colombiano en las zonas


en donde hay menor presencia del estado y de la fuerza pública ocasiona el
desplazamiento de multitud de familias y comunidades, en atención a tal
problemática, en la mayoría de los casos invisibilizada, es importante evidenciar la

i
manera en que dichas mujeres se han organizado en los distintos lugares en los
que actualmente residen, como lo son las mujeres del barrio Llano Verde ubicado
al oriente de la ciudad de Cali, que han decido emprender proyectos que
resignifiquen sus prácticas ancestrales como una manera de conservar y legitimar
su identidad social en los lugares a los que se han visto forzadas a emigrar,
proyecto que han llevado a cabo pese a la ausencia del Estado.

Todo lo anterior denota la transformación del Estado, así como la noción de


interés cobra vigencia pues los particulares de aquellos que detentan el poder,
impiden que los recursos destinados para las ayudas humanitarias no lleguen a su
real destinatario sino que se pierdan entre los que disponen del poder.

Conclusión.

Finalmente, quedan evidenciadas las injusticias a las que se enfrentan las


personas víctimas del conflicto, en este caso particular, las mujeres. Algunas de
ellas por su condición de victimas y de ser mujer experimentan y acumulan en sí
mismas y en su ser social múltiples transgresiones a su dignidad. El no
reconocimiento de sus derechos implica que los trabajos realizados tengan que
ser limitados o reducidos a las labores hogareñas, puesto que el estereotipo social
y el modelo hegemónico determinado para la mujer es este y no se brindan otras
posibilidades, lo que a su vez evidencia que no solo los entes detentores del poder
legitiman estas injusticias sino también el común de la sociedad.

Bibliografía
Foucault, M. (2007). Nacimiento de la biopolíca. Argentina: Fondo de cultura económica.

Olavarría, M. (2007). Acerca de la noción de política pública. Peñalolen: Universitaria.

Pollmann, A. (2008). Filosofía de los derechos humanos:problemas y tendencias de la actualidad.


Perú: Idehpucp.

Velasquez, A. V. (1999). Notas sobre el Estado y las políticas públicas. Bogotá: Almudena Editores.