Anda di halaman 1dari 5

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

UNIVERSIDAD ALONSO DE OJEDA


FACULTAD DE CIENCIAS ADMINISTRATIVAS
ADMINISTRACIÓN MENCIÓN
GERENCIA Y MERCADEO

ANÀLISIS DE LA GESTIÒN ADMINISTRATIVA

AUTOR
Br. Morles María

PROFESOR
Lcda. Pierina Romero

Ciudad Ojeda, 18 de Agosto de 2018


Análisis de la Gestión Administrativa

Un análisis es un estudio profundo de un sujeto, objeto o situación con el fin


de conocer todo lo concerniente a él. A su vez, gestión se refiere a todos
aquellos trámites que se realizan con la finalidad de resolver una situación o
materializar un proyecto.

Una vez descritos estos conceptos podemos definir la gestión administrativa


como un conjunto de actividades que se realizan para gerenciar una empresa,
se realiza a través de cuatro funciones principales planeación, organización,
dirección, control y la integración del personal, que es una función
complementaria que se ha añadido con el correr del tiempo. Las funciones
deben ser realizadas en un orden específico y están interrelacionadas, es decir,
las decisiones y acciones que se realicen en una de ellas influirán en las
demás. Por ello, la planeación es el primer paso del proceso administrativo, el
cual consiste en fijar los objetivos, así como las acciones que se deben realizar
para lograrlos. Luego debe seguir la organización, que consiste en la
disposición de los recursos materiales y humanos que están disponibles para
llevar a cabo el emprendimiento, así como de las actividades que serán
realizadas con ellos.

Posteriormente, se debe realizar un control durante los procesos o al final de


los mismos, para verificar el desempeño del grupo de trabajo. En este sentido
se debe liderar al equipo de trabajo hacia la realización de las acciones
programadas para poder alcanzar los resultados deseados, todo esto
considerando la cantidad y calidad de recursos humanos necesarios para el
cumplimiento de los objetivos establecidos en el emprendimiento.

Auditoría Administrativa

La auditoría, es la recopilación de la información contable de una empresa,


cuando aplicamos este concepto a la administración entonces hablamos de
Auditoria Administrativa la cual guiada por la interpretación anterior, se define
como la revisión analítica total o parcial de una organización, cuyo objetivo
principal es conocer su nivel de desempeño, de aquí que sea tan importante
para una empresa, pues proporciona un panorama administrativo general de la
empresa que se está auditando, además de señalar el grado de efectividad con
el que opera cada una de las funciones que la integran. Por lo que, para este
propósito se hace necesario poder contar con personas capaces de llevar a
cabo el examen y evaluación de la calidad, tanto individual como colectiva, de
los gerentes, así como de la calidad de los procesos mediante los cuales opera
un organismo.
Como objetivos secundarios de la auditoría administrativa, podemos
considerar los siguientes: Determinar las áreas que requieren economías o
prácticas mejores, y valorar su repercusión en el funcionamiento total del
organismo; Descubrir las causas de una baja productividad a fin de facilitar una
acción dirigida que la aumente; Auxiliar en la determinación de la amplitud,
variedad y localización de los métodos de control; Ayudar a la determinación de
métodos deficientes, precisar pérdidas y deficiencias y, en su caso, resaltar
oportunidades; Verificar la habilidad administrativa de la dirección y el grado
máximo en que los resultados se asemejen a los objetivos; Finalmente,
descubrir las deficiencias que limitan el desarrollo de las organizaciones.
Ahora bien, entre sus ventajas contamos funciona como control preventivo
que ayuda a la administración de la compañía, para verificar el correcto
cumplimiento de políticas, normas y procedimientos. Proporciona soluciones
específicas a los problemas que afronta la administración en el desarrollo de su
gestión.
Sin embargo, para poder obtener las ventajas que ofrece este proceso, es
necesario realizar de manera adecuada la auditoria administrativa. Para ello, es
necesario que esta cumpla con ciertas características, tales como: debe ser
una herramienta que se fije como meta lograr una administración más eficaz o
funcional, debe orientar desde el punto de vista de los negocios, el presente,
pasado y futuro de la entidad. Asimismo, debe enfocarse en cubrir el alcance
establecido, medir los principios de administración de operaciones de la entidad
y basarse en las técnicas de la administración de operaciones de la entidad a
que se aplicará.
Al aplicar esta herramienta administrativa se debe velar para que forme
parte de una estrategia de cambio que requiere una clara decisión del más alto
nivel y un consenso de voluntades destinado a lograr que una organización
adquiera capacidad para evolucionar.

Aunado a ello, las auditorias administrativas deben seguir unos principios


básicos, pues vienen a ser parte de la estructura teórica de ésta, por tanto
debemos recalcar los tres principios fundamentales: Sentido de la evaluación,
este principio refiere a que la auditoria administrativa no busca evaluar la
capacidad técnica del personal ajeno a la administración, en el cumplimiento de
sus labores, sino, llevar cabo una evaluación de la calidad tanto individual
como colectiva de las personas responsables de la administración, de las
funciones operacionales y ver si han tomado modelos pertinentes que
aseguren la implantación de controles administrativos adecuados, que
aseguren que la calidad del trabajo sea de acuerdo con las normas
establecidas, y que los planes y objetivos se cumplan, además de ver que los
recursos se apliquen en forma económica.
Seguidamente está, la importancia del proceso de verificación, este
principio hace referencia a la responsabilidad que tiene la auditoria
administrativa de determinar qué es lo que sé está haciendo realmente en los
niveles directivos, administrativos y operativos; Los procedimientos de auditoria
administrativa respaldan técnicamente la comprobación en la observación
directa, la verificación de información de terrenos, y el análisis y confirmación
de datos, los cuales son necesarios e imprescindibles.
Y como último principio tenemos que, lo ideal al aplicar una auditoria
administrativa, es contar con un equipo multidisciplinario y de alto desempeño,
donde el líder del proyecto cuente con una visión general amplia, con la
habilidad para pensar en términos administrativos, es decir, que se ubique en
la posición de un administrador a quien se le responsabilice de una función
operacional y pensar como este lo hace (o debería hacerlo). En sí, se trata de
pensar en sentido administrativo, el cual es un atributo muy importante para el
auditor administrativo, además debe tener experiencia y un alto conocimiento
sobre esta herramienta.
Como se puede inferir de los principios ya mencionados, la auditoría
administrativa puede abarcar desde un área o departamento hasta la totalidad
de la empresa, en el que se tendrá que descubrir y analizar todo su
funcionamiento administrativo. Además, incluye: aspectos de su estructura
organizacional, niveles jerárquicos, relaciones interpersonales, operaciones,
estándares de desempeño, desarrollo tecnológico, entre otros.

Para puntualizar, podemos decir que el alcance define la amplitud y


profundidad con que se aplicará la auditoría administrativa, esto significa
delimitar el número de áreas o departamentos y los tipos de procesos; así
como si se desea sólo la detección de necesidades o problemas, o hasta su
corrección. En virtud de esto, se plantea el límite de tiempo que durara la
auditoria, el cual variará dependiendo del alcance de la misma, este puede
variar de entre uno y tres meses.

Por lo tanto, la auditoría administrativa es aplicable a cualquier tipo de


organización ya que, sin importar el estilo de administración, los procesos o
lineamientos que se sigan, son sujetos a una revisión. La auditoría
administrativa se puede aplicar principalmente a organizaciones privadas,
públicas o sociales. En el caso del sector público, se emplea en función de la
figura jurídica, atribuciones, ámbito de operación, nivel de autoridad, relación
de coordinación, sistema de trabajo y líneas generales de estrategia. Con base
en esos criterios, las instituciones del sector se clasifican en: Dependencia del
Ejecutivo Federal (Secretaría de Estado), Entidad Para estatal, Organismos
Autónomos, Gobiernos de los Estados (Entidades Federativas), Comisiones
Intersecretariales, Mecanismos Especiales.

Con respecto al sector privado, se utiliza tomando en cuenta la figura


jurídica, objeto, tipo de estructura, elementos de coordinación y relación
comercial de las empresas, sobre la base de las siguientes características:
Tamaño de la empresa, sector de actividad, naturaleza de sus operaciones. En
relación al sector social, son las organizaciones creadas principalmente para
dar un beneficio social, pero que operan con recursos privados. Por tanto, la
auditoría administrativa se realiza de manera similar a la privada y su fin es dar
cuentas del uso de los recursos y, en todo caso, hacer más eficiente su
funcionamiento.

Es evidente entonces, que la auditoría administrativa es una herramienta,


producto de la necesidad de la administración, de examinar o evaluar el
desempeño de la organización sea cual sea el sector al que pertenezca, al
tiempo que vislumbra las oportunidades de mejora para convertirlas en una
ventaja competitiva. Sin embargo, se hace propicio agregar que, si bien esta
técnica es una herramienta magnífica de la administración, no es infalible, en
virtud de que su principal limitación consiste en que no cuenta, hasta ahora,
con una escala de valores precisa con la que pueda medirse el grado de
eficiencia con que se cumple una función. Por tanto, el resultado de tal
revisión adolece de cierta subjetividad, ya que es el responsable de ella quien
determina el patrón ideal que osará como base para la evaluación.

No obstante, existe la seguridad de que a medida que se vaya


desarrollando esta técnica, se irá recabando experiencias valiosas que
conducirán, indefectiblemente, al establecimiento de convenciones generales
sobre los modelos ideales contra los que se deban comparar los resultados.