Anda di halaman 1dari 10

UNIVERSIDAD NACIONAL

TORIBIO RODRÍGUEZ DE MENDOZA


DE AMAZONAS

Docente : Lic. Regulo Erick Mejía Torres.

Estudiantes : Daza Flores Brenda.


Melendez Santillan Eliver Santiago.
Olascoaga Tupac Gianella.
Usquiza Chavez Antony Eli.

CHACHAPOYAS – PERÚ
2018
APRENDIZAJE SOCIAL DE ALBERT BANDURA

Breve historia

Albert Bandura nació en Canadá, el 4 de diciembre de 1925. Realizó sus estudios


universitarios de Psicología en la Universidad de Columbia Británica, Canadá.
Posteriormente, en 1952, ingresó a la Universidad de Iowa, donde realizó un doctorado
en Psicología Clínica. En dicha Universidad conoció a Virginia Varns, profesora de
Enfermería, con quien se casaría años después. Bandura ejerció como profesor casi toda
su vida en la Facultad de Stanford, iniciando, en 1964, como docente de tiempo completo;
finalmente, en 1974 se le otorgó una plaza definitiva. En este mismo año fue presidente
de la Asociación Psicológica Americana (APA). Entre 1976 y 1977 estuvo como
representante del Departamento de Psicología de la Universidad. Gracias a su trabajo
académico, recibió distinciones como el Premio para las Contribuciones Distinguidas de
la APA en el año de 1980.

“Además del interés que tenía sobre el área de la Psicología Clínica, le interesaban temas
relacionados con el desarrollo infantil y los problemas sociales. También le gustaba asistir
a conciertos de ópera y realizar excursiones a las montañas”. (Cloninger, 2003)

Aprendizaje social de Albert Bandura

(Beltrán & Bueno, 1995), hacen mención que:

En la década de los 60, el enfoque conductual era la máxima explicación del


aprendizaje, es decir, el condicionamiento tanto clásico como operante afirmaban
que las conductas se aprendían por medio del apareamiento de estímulos. Sin
embargo, Albert Bandura criticaba al conductismo de B.F. Skinner por enfocarse
exclusivamente a los estímulos externos. Bandura creía que además de los
estímulos externos, el aprendizaje también se generaba a partir de determinantes
internas y sociales

¿EN QUÉ CONSISTE LA TEORÍA DEL APRENDIZAJE SOCIAL DE BANDURA?

Durante la primera mitad del siglo XX, la escuela comportamental de la psicología se


convirtió en una fuerza predominante. Los conductistas propusieron que todo aprendizaje
era el resultado de la experiencia directa con el medio ambiente a través de los procesos
de asociación y refuerzo.
En la teoría del aprendizaje social, Albert Bandura está de acuerdo con las teorías del
aprendizaje conductista del condicionamiento clásico y del condicionamiento operante,
sin embargo, agrega dos ideas importantes:

1. Los procesos mediadores ocurren entre estímulos y respuestas.


2. El comportamiento se aprende del medio ambiente a través del proceso de
aprendizaje observacional.

Aunque la teoría de Bandura también está fundamentada en muchos de los conceptos


básicos de la teoría del aprendizaje tradicional, él creía que el concepto de refuerzo no
podía explicar todos los tipos de aprendizaje. Los niños y los adultos a menudo muestran
el aprendizaje de temas con las que no han tenido experiencia directa.

Un ejemplo de aprendizaje social

Los niños e inclusive adultos que nunca han practicado un deporte en especial, como el
baloncesto sabrán qué hacer con el balón, esto es porque han visto a otros realizar dichas
acciones, ya sea personalmente o a través de la televisión.

Mientras que las teorías conductuales del aprendizaje sugirieron que todo el aprendizaje
era el resultado de asociaciones formadas por condicionamiento, entre el refuerzo y
castigo, la teoría de aprendizaje social de Bandura propuso que el aprendizaje también
puede ocurrir simplemente observando las acciones de otros.

Su teoría al igual que la de Vygotsky, agregó un elemento social al aprendizaje,


argumentando que las personas pueden aprender nueva información y comportamientos
observando a otras personas. Dicho fenómeno es conocido como aprendizaje
observacional, este tipo de aprendizaje puede ser empleado para explicar una amplia
variedad de comportamientos, incluyendo aquellos que a menudo no lo pueden ser por
otras teorías del aprendizaje.

APRENDIZAJE SOCIAL COGNOSCITIVO DE ALBERT BANDURA

La teoría de Aprendizaje cognoscitivo socia destaca la idea de que buena parte del
aprendizaje humano se da en el medio social. Al observar a otros la gente adquiere
conocimientos, habilidades, estrategias, creencias y actitudes.

Bandura analiza la conducta humana dentro del marco teórico de la reciprocidades


tríadica, (Bandura, 1986), “el funcionamiento humano se explica en términos de un
modelo de reciprocidad tríadica, en el que la conducta, los factores personales
cognoscitivos y de otra clase, así como los acontecimientos del entorno son determinantes
que interactúan unos con otros” (p.18).

RECIPROCIDAD TRÍADICA

Los tres elementos están constantemente interactuando, un cambio que se produzca en


uno de ellos tiene necesariamente efectos en los otros. La adquisición de los modos
agresivos de conducta o moralidad deben ser aprendidos de una u otra manera, donde no
solo influye la experiencia sea directa u observada, existe un componente genético que
influye en la rapidez a la que progresa el aprendizaje.

Aprendizaje en acto y vicario

El aprendizaje ocurre en acto, merced de la ejecución real, o en modo vicario, es decir


por observación, (de primera mano, en forma simbólica o electrónica del desempeño de
modelos). El aprendizaje en acto consiste en aprender de las consecuencias de las
acciones propias las que llevan a fracasos se perfeccionan o descartan, las que dan
resultados exitosos se retienen.

Así mismo buena parte del aprendizaje humano también ocurre de manera vicaria, es
decir sin ejecución abierta del que aprende, normalmente escuchando u observando
modelos, normalmente presentes en televisión, revistas, libros, entre otros. Normalmente
las habilidades complejas se aprenden por acción y observación, para luego ser ensayadas

Aprendizaje y desempeño

Esto atañe a la distinción entre el aprendizaje y la ejecución de las conductas aprendidas,


al observar los modelos el individuo adquiere conocimientos que quizá no exhiba en el
momento de aprenderlos.

PROCESOS DE MODELAMIENTO

El modelamiento se trata de un término general que se refiere a los cambios conductuales,


cognoscitivos y efectivos que derivan de observa uno o más modelos.

Funciones del modelamiento

Facilitación de la respuesta: Se refiere a las acciones modeladas que sirven como


alicientes sociales ara que los observadores se comporten en consecuencia.
Inhibición o desinhibición: la inhibición es la situación en la que al ver a los modelos
castigados por ciertos comportamientos, detiene o evita que los observadores se
comporten igual, es decir se inhiben, y la desinhibición ocurre cuando el acto de ver a los
modelos realizar actividades amenazadoras o prohibidas sin sufrir consecuencias
negativas lleva al observador a ejecutar la misma conducta.

Aprendizaje por observación: Sucede cuando se despliegan nuevas pautas de


comportamiento que, antes de la exposición de conductas modeladas, no tenían
posibilidad de ocurrencia aun en condiciones de mucha motivación, sedivide en los
siguientes procesos:

 La Atención que presta el observador a los acontecimientos relevantes del medio,


y que se necesita para que estos sean percibidos en forma significativa.
 La Retención que requiere codificar y transformar la información modelada para
almacenarla en la memoria, así como organizarla y repasarla cognoscitivamente.
 El Repaso o la revisión mental de la información que también cumple un papel
fundamental en la retención del conocimiento.
 La Producción que consiste en traducir las concepciones visuales y simbólicas de
los sucesos modelados en conductas abiertas, es necesaria la combinación de
modelamiento, práctica conducida y retroalimentación correctivo.
 La motivación las consecuencias de las conductas modeladas informan a los
observadores de su conveniencia, las consecuencias motivan a crear expectativas.

En una sociedad moderna hay tres fuentes principales de conductas:

 Influencias familiares
 Influencias culturales
 Modelamiento simbólico (medios de comunicación masiva especialmente la
televisión.

Bandura también hace mención a la autorregulación, puesto que gran parte de la conducta
está regulada por normas internas y por las reacciones valorativas de sus propios actos.

EXPERIMENTO DEL MUÑECO BOBO

Bandura en 1961 estudió como los niños aprenden la violencia, (Soler Sarrio , 2018), “Él
proponía que los patrones agresivos se producen desde la infancia por la imitación que
los niños hacen de las personas que les sirven como modelos (ya sean estos
sus padres, hermanos, compañeros o incluso en los medios de comunicación)”

Esta teoría plantea que buena parte del aprendizaje humano se da por el contacto con el
medio social. Al observar a otros, se adquieren determinados conocimientos, habilidades,
estrategias, creencias y actitudes. Así cada individuo aprende sobre la utilidad,
conveniencia y consecuencias de diversos comportamientos fijándose en determinados
modelos y actúa de acuerdo con lo que cree que debe esperar como resultado de sus actos.

Para este trabajo se empleó al muñeco Bobo que es un muñeco que tiene
aproximadamente un metro y medio de altura, diseñado para recuperar inmediatamente
su posición vertical cada vez que sea derribado. En este caso con la cara de un payaso.

Las hipótesis y predicciones:

Según (Shuttleworth , 2008) menciona que Bandura formuló una serie de predicciones
acerca de los resultados del experimento del Muñeco Bobo, uniéndolas con sus
perspectivas en relación a las teorías del aprendizaje social.

Los niños que presencien un comportamiento demasiado agresivo por parte de un modelo
adulto probablemente imiten un comportamiento similar, incluso si el adulto no está
presente.

Los sujetos que hayan observado a un adulto no agresivo tienen menos probabilidades de
mostrar tendencias violentas, incluso si el adulto no está presente. Serían incluso menos
propensos a presentar este tipo de agresión que el grupo de control que no ha visto ningún
modelo en absoluto.

Bandura cree que sería mucho más probable que los niños imiten el comportamiento de
un modelo del mismo sexo. Él quería demostrar que era mucho más fácil para un niño
identificarse e interactuar con un adulto del mismo género.

La predicción final fue que los niños tienden a ser más agresivos que las niñas, ya que la
sociedad siempre ha tolerado y defendido más el comportamiento violento en los hombres
que en las mujeres.

Desarrollo del experimento

Se realizó con niños de entre tres y cinco años se parados en dos grupos: al primero se les
mostró un modelo agresivo y al segundo un modelo no agresivo.
Bandura para probar la predicción de que los niños serían más propensos que las niñas a
la agresión, eligió 36 sujetos de cada sexo.

Cada niño fue expuesto individualmente al escenario con el adulto modelo, en una
habitación llena de juguetes en la que en una de las esquinas se situaba el muñeco bobo.
El adulto comenzaría jugando con todos los juguetes, pero después mostraría un
comportamiento agresivo (golpes, insultos…) hacia el muñeco bobo.

El grupo de control, que no vería ningún modelo adulto en absoluto, estaba formado por
24 infantes, 12 niños y 12 niñas.

El segundo grupo, que estarían expuesto a un adulto que muestra tendencias agresivas,
fue similarmente conformado por 24 niños de ambos sexos. Los dos grupos resultantes
de este fueron divididos en grupos de 12, la mitad se pondría a prueba con un modelo
femenino y la mitad con un modelo masculino.

El tercer grupo estaba estructurado exactamente de la misma manera que el segundo, con
la única diferencia de que ellos se verían expuestos a un adulto pasivo.

Para el experimento del Muñeco Bobo, era necesario preseleccionar y clasificar a los
niños para tratar de asegurar que hubiese un reparto equilibrado de los diferentes tipos de
personalidad en los grupos de prueba; con algunos sujetos ya conocidos por tener una
personalidad más agresiva que los otros.

Para esto, uno de los profesores de la guardería trabajó con el experimentador para
calificar la personalidad de cada niño y tratar de construir grupos bien equilibrados.

También debe tenerse en cuenta que cada sujeto fue probado por sí solo y de forma
individual, para asegurar que los efectos y reacciones de sus compañeros de clase no
tendrían ninguna influencia sobre los resultados finales o los hallazgos del experimento.

El experimento del Muñeco Bobo comenzó introduciendo a uno de los niños de los grupos
de prueba en una habitación con un adulto. El sujeto se sentó en una esquina de la
habitación, con unos cuantos juguetes y actividades llamativas, como libros de
calcomanías y pintura con papas.

El adulto se sentó en la otra esquina de la habitación con algunos juguetes, además de un


muñeco Bobo y un mazo. Al niño no se le permitió jugar o interactuar con estos juguetes.
Para los niños del grupo dos, después de un minuto de jugar con los juguetes, el adulto
comenzaría a atacar verbal y físicamente al muñeco durante un período de 10 minutos.

Para el tercer grupo, el adulto se sentaría a jugar silenciosa y pacíficamente durante diez
minutos.

El grupo de control, por supuesto, se sentó en la sala durante diez minutos sin la presencia
de ningún adulto.

La siguiente fase del experimento del Muñeco Bobo era llevar al sujeto a otra habitación
llena de interesantes juguetes. Al niño no se le permitía jugar con ellos, explicándoles que
estaban reservados para otros niños. Con esto se pretendía elevar los niveles de frustración
del sujeto.

El niño fue nuevamente llevado a otra habitación llena de juguetes interesantes, algunos
de tipo agresivo y algunos no agresivos; además de esto, la habitación también tenía el
muñeco Bobo y el mazo. El sujeto fue observado a través de un espejo unidireccional, y
fueron evaluados varios tipos de conductas.

El primer factor medido fue la agresión física, que consiste en golpear a la muñeca con el
mazo, puñetazos, patadas o sentándose sobre él.

La agresión verbal también fue evaluada, ya sea abuso general o imitación de frases
utilizadas por el modelo a seguir.

La tercera medida fue la cantidad de veces que el mazo fue utilizado para mostrar otras
formas de agresión que no fuese golpear al muñeco. Los comportamientos finales
estudiados fueron los modos de agresión, mostrados por el sujeto, que no eran imitaciones
directas de la conducta del modelo.

Conclusiones

 Bandura determinó que los niños expuestos al modelo agresivo eran más
propensos a actuar con agresiones físicas que los que no fueron expuestos a dicho
modelo.
 En cuanto a los resultados referidos a las diferencias de género, estos apoyaron
firmemente la predicción de Bandura de que los niños estaban más influenciados
por los modelos de su género.
 Además, entre los niños que habían estado presentes en el escenario del modelo
agresivo, el número de ataques físico-exhibidos fue mayor en los niños que en las
niñas. Es decir, los niños mostraron más agresividad cuando se expusieron a los
modelos masculinos agresivos.
 Por otro lado, en 1965 se llevó a cabo algo similar al experimento del muñeco
Bobo para establecer los efectos de premiar o castigar el comportamiento erróneo
y violento. Las conclusiones que se obtuvieron validaban la teoría del aprendizaje
por observación; y es que cuando los adultos son recompensados por sus
conductas violentas, los niños son más propensos a seguir golpeando al muñeco.
Sin embargo, cuando los adultos son reprendidos, los niños, consecuentemente,
dejan de golpear al muñeco Bobo.
Referencias
Bandura, A. (1987). Teoría del aprendizaje social (Tercera ed.). Espasa-Calpe.

Beltrán, J., & Bueno, J. (1995). Psicología de la educación. España: Boixareu Universitaria.

Cloninger, S. (2003). Teorías de la Personalidad. Pearson Educación, 346-347.

Shuttleworth , M. (26 de Marzo de 2008). Experimento dl muñeco Bobo. Obtenido de


Explorable: https://explorable.com/es/experimento-del-muneco-bobo

Soler Sarrio , A. (2018). Experiemento del muñeco Bobo de Bandura: Un modelo de Agresiòn .
Obtenido de Centro de Psicologìa Alberto Soler :
https://www.albertosoler.es/experimento-del-muneco-bobo-bandura-modelo-
agresion/