Anda di halaman 1dari 37

1

CONTROVERSIAS PARADIGMÁTICAS, CONTRADICCIONES Y CONFLUENCIAS EMERGENTES

Yvonna S. Lincoln, Susan A. Lynham y Egon G. Guba

En nuestro capítulo de la primera edición del Manual de investigación cualitativa (Guba y


Lincoln, 1994), nos centramos en la disputa entre varios paradigmas de investigación por la
legitimidad y la hegemonía intelectual y paradigmática. Los paradigmas posmodernos que
discutimos (posmodernista, teoría crítica y constructivismo) estaban en disputa con los
paradigmas positivistas y postpositivistas peleaban la legitimidad y entre sí para la
legitimidad intelectual. En los 15 años que han transcurrido desde que se publicó ese
capítulo, se han producido cambios sustanciales en el panorama de la investigación
científica social. En cuanto a la legitimidad, observamos que los lectores familiarizados con
la literatura sobre métodos y paradigmas reflejan un gran interés en las ontologías y
epistemologías que difieren marcadamente de las que sustentan las ciencias sociales
convencionales, incluidas, entre otras, teorías feministas, crítica raza y estudios étnicos,
teoría queer, teorías fronterizas, ontologías y epistemologías poscoloniales, y trabajo
postestructural y postmoderno. Segundo, incluso aquellos profesionales establecidos
capacitados en ciencias sociales cuantitativas (incluidos nosotros dos) desean aprender más
acerca de los enfoques cualitativos porque los nuevos profesionales que reciben mentor en
las escuelas de postgrado están haciendo preguntas serias y buscando orientación en
estudios y disertaciones de orientación cualitativa. Tercero, la cantidad de textos cualitativos,
documentos de investigación, talleres y materiales de capacitación se ha disparado. De
hecho, sería difícil pasar por alto el giro distinto de las ciencias sociales hacia prácticas y
teorías más interpretativas, posmodernas y críticas (Bloland, 1989, 1995). Esta orientación no
positivista ha creado un contexto (surround) en el que prácticamente ningún estudio puede
ser cuestionado por los defensores de los paradigmas contendientes.

Además, es obvio que el número de practicantes de la investigación de nuevos paradigmas


crece día a día. La legitimidad de los paradigmas postpositivista y posmoderno está bien
establecida y al menos es igual a la legitimidad de los paradigmas convencionales y
recibidos (Denzin y Lincoln, 1994). En el tema de la hegemonía, o supremacía, entre los
2

paradigmas posmodernos, está claro que la profecía de Clifford Geertz (1988, 1993) acerca
de la "difuminación de los géneros" se está cumpliendo rápidamente. La metodología de
investigación ya no se puede tratar como un conjunto de reglas o abstracciones
universalmente aplicables.

La metodología está inevitablemente entrelazada y surge de la naturaleza de disciplinas


particulares (como la sociología y la psicología) y las perspectivas particulares (como el
marxismo, la teoría feminista y la teoría queer). Entonces, por ejemplo, podemos leer
teóricos críticos feministas como Virginia Olesen (2000; Capítulo 7, este volumen) y Patricia
Lather (2007) o teóricos homosexuales como Joshua Gamson (2000), o podemos seguir
argumentos sobre los profesores como investigadores (Kincheloe, 1991) mientras que
entendemos que el texto secundario es el empoderamiento de los docentes y la
democratización de las prácticas escolares. De hecho, los diversos paradigmas están
comenzando a "entrecruzarse", de modo que dos teóricos que anteriormente se creía que
estaban en conflicto irreconciliable pueden ahora aparecer, bajo una rúbrica teórica
diferente, informando los argumentos de los demás. Un ejemplo personal es nuestro propio
trabajo, que ha sido muy influenciado por los profesionales de la investigación-acción y los
teóricos críticos posmodernos y postestructurales. En consecuencia, argumentar que
paradigmas están en disputa es probablemente menos útil que investigar dónde y cómo los
paradigmas exhiben confluencia y dónde y cómo exhiben diferencias, controversias y
contradicciones. A medida que el campo o los campos de la investigación cualitativa
maduren y continúen agregando sofisticación tanto metodológica como epistemológica, así
como política, se encontrarán nuevos vínculos, y se descubrirán similitudes emergentes en
el poder interpretativo y el enfoque.

PRINCIPALES PROBLEMAS QUE CONFRONTAN TODOS LOS PARADIGMAS

En nuestro capítulo de la primera edición de este Manual, presentamos dos cuadros que
resumieron nuestras posiciones, primero, sobre la naturaleza axiomática de los paradigmas
(los paradigmas que consideramos en ese momento eran el positivismo, el postpositivismo,
3

la teoría crítica y el constructivismo; Guba & Lincoln, 1994, página 109, tabla 6.1); y segundo,
en los temas que creíamos que eran más fundamentales para diferenciar los cuatro
paradigmas (página 112, tabla 6.2). Estas tablas se reproducen aquí en una forma
ligeramente diferente como una forma de recordarles a nuestros lectores nuestras
declaraciones anteriores. Los axiomas definieron las bases ontológicas, epistemológicas y
metodológicas para los paradigmas establecidos y emergentes; estos se muestran aquí en
la Tabla 6.1. Los temas más controvertidos fueron el objetivo de la investigación, la
naturaleza del conocimiento, la forma en que se acumula el conocimiento, la bondad (rigor
y validez) o los criterios de calidad, valor, ética, voz, formación (la naturaleza del trabajo
preparatorio para preparar a un investigador, participar en un trabajo de campo
responsable y reflexivo), acomodación y hegemonía; estos se muestran en la Tabla 6.2. Un
examen de estas dos tablas volverá a familiarizar al lector con nuestro tratamiento original
del Manual; información más detallada está, por supuesto, disponible en nuestro capítulo
original. Los lectores notarán que mientras tanto, Susan Lynham se ha unido a nosotros
para crear una versión nueva y más sustancial de una de las tablas, una que tenga en
cuenta nuestros entendimientos crecientes y su trabajo con nosotros y los estudiantes para
ampliar los marcos de referencia para el nuevo paradigma de trabajo.

Desde la publicación de ese capítulo, al menos un conjunto de autores, John Heron y Peter
Reason, ha elaborado en nuestras tablas para incluir el paradigma
participativo/cooperativo (Heron, 1996; Heron y Reason, 1997, pp. 289-290). Por lo tanto,
además de los paradigmas positivismo, postpositivismo, teoría crítica y constructivismo,
agregamos el paradigma participativo en el presente capítulo (este es un excelente ejemplo,
podríamos agregar, de la elaboración hermenéutica tan arraigada en nuestra propia visión,
el constructivismo); ver, por ejemplo, Guba 1990, 1996). Nuestro objetivo aquí es ampliar el
análisis aprovechando las adiciones de Heron y Reason y reorganizando los problemas para
reflejar el pensamiento actual. Los problemas que hemos elegido incluyen nuestras
formulaciones originales y las adiciones, revisiones y ampliaciones realizadas por Heron y
Reason (1997), así como por Lynham, y también hemos elegido lo que creemos que son los
temas más importantes en la actualidad. Deberíamos notar que importante significa varias
cosas para nosotros. Un tema importante puede ser uno que sea ampliamente debatido (o
4

incluso muy disputado), la validez es uno de esos temas. Un tema importante puede ser
uno que revela una nueva conciencia (un tema como el reconocimiento del papel de los
valores). Un tema importante puede ser uno que ilustra la influencia de un paradigma sobre
otro (como la influencia de la investigación feminista, de acción, teoría crítica y modelos
participativos sobre las concepciones de acción de los investigadores dentro y con la
comunidad en la que se lleva a cabo la investigación). O los problemas pueden ser
importantes porque los tratamientos teóricos nuevos o extendidos u orientados hacia el
campo están disponibles nuevamente; la voz y la reflexividad son dos de estos temas.
Importante también puede indicar que los tratamientos nuevos o emergentes contradicen
las formulaciones anteriores de tal manera que los debates sobre el método, los
paradigmas o la ética vuelvan a estar en primer plano, dando lugar a conversaciones
fructíferas y enriquecedoras sobre lo que significa hacer un trabajo cualitativo. A veces, es
importante poner en primer plano movimientos sociales más grandes que socavan la
investigación cualitativa en nombre de la ciencia o que declaran que solo hay una forma de
ciencia que merece el nombre (National Research Council, 2002).

La Tabla 6.3 vuelve a la Tabla 8.3 original, pero agrega los axiomas del paradigma
participativo propuesto por Heron y Reason (1997). La Tabla 6.4 trata de siete cuestiones y
representa una actualización de los problemas seleccionados que se presentaron por
primera vez en la antigua Tabla 8.4. La voz en la versión de 1994 de la Tabla 6.2 se ha
renombrado postura del investigador, y hemos insertado una voz redefinida en la tabla
actual.

En todos los casos, excepto en la postura del investigador, las entradas para el paradigma
participativo son las propuestas por Heron y Reason; en el único caso que no cubren,
hemos agregado una notación que creemos captura su intención. No intentamos aquí
repetir el material bien discutido en nuestro capítulo anterior del manual. En cambio, nos
enfocamos principalmente en los problemas en la Tabla 6.4: axiología; acomodación y
conmensurabilidad; acción; control; fundamentos de la verdad y el conocimiento; validez;
voz, reflexividad y representación textual posmoderna. Además, abordamos los temas de la
acumulación y los métodos mixtos, ya que ambos generan controversia y un debate
5

amistoso dentro del campo cualitativo. Creemos que estos problemas son los más
importantes en este momento. Si bien creemos que estos temas son los más controvertidos,
también creemos que crean el espacio intelectual, teórico y práctico para que se produzca
el diálogo, el consenso y la confluencia. Existe un gran potencial para el entrelazamiento de
puntos de vista, para la incorporación de perspectivas múltiples, y para préstamos, o
bricolaje, donde el préstamo parece útil, enriquecedor de la riqueza o teóricamente
heurístico. Por ejemplo, aunque somos constructivistas sociales o constructivistas, nuestro
llamado a la acción integrado en los criterios de autenticidad que elaboramos en la
Evaluación de Cuarta Generación (Guba y Lincoln, 1989) refleja fuertemente la tendencia a la
acción plasmada en teóricos críticos e investigación acción participativa perspectivas bien
delineadas en las ediciones anteriores (Kemmis y McTaggart, 2000; Kincheloe y McLaren,
2000). Y aunque Heron y Reason han elaborado un modelo que llaman el paradigma
cooperativo, la lectura cuidadosa de su propuesta revela una forma de investigación
pospositiva, postmoderna y de orientación crítica.

Como resultado, el lector familiarizado con varias líneas de investigación teóricas y


paradigmáticas encontrará que los ecos de muchas corrientes de pensamiento se unen en
la mesa extendida. Lo que esto significa es que las categorías, como ha señalado Laurel
Richardson (comunicación personal, 12 de septiembre de 1998), "son fluidas, de hecho, lo
que debería ser una categoría sigue alterando, ampliando". Ella señala que "incluso cuando
[nosotros] escribimos, las fronteras entre los paradigmas estos están cambiando: Este es el
equivalente paradigmático de la Geertziana "borrosidad de géneros" a la que nos referimos
anteriormente, y consideramos que este desenfoque y cambio son emblemáticos de un
dinamismo, es crítico si queremos ver que la investigación cualitativa comienza a tener un
impacto en la formulación de políticas o en la reparación de males sociales.

Nuestra propia posición es la del campo construccionista, vagamente definido. No creemos


que los criterios para juzgar "realidad" o validez sean absolutistas (Bradley y Schaefer, 1998);
más bien, se derivan del consenso de la comunidad con respecto a lo que es "real": lo que
es útil y lo que tiene significado (especialmente significado para la acción y otros pasos)
dentro de esa comunidad, así como para esa investigación en particular (Lather, 2007; Y
6

Smithies, 1997). Creemos que una buena parte de los fenómenos sociales consiste en las
actividades de generación de significado de grupos e individuos en torno a esos
fenómenos. Las actividades de generación de significado en sí mismas son de interés central
para los construccionistas sociales y constructivistas simplemente porque las actividades de
atribución de sentido, creación de sentido y atribución moldean la acción (o inacción). Las
actividades de generación de significado en sí mismas pueden cambiarse cuando son se
encuentra incompleto, defectuoso (p. ej., discriminatorio, opresivo o no liberador) o
malformado (creado a partir de datos que se puede demostrar que son falsos). Sin
embargo, hemos intentado incorporar perspectivas de otros paradigmas no-positivistas
importantes. Esto no es una suma completa; las restricciones de espacio lo impiden. Lo que
esperamos hacer en este capítulo es familiarizar a los lectores con las corrientes, los
argumentos, los diálogos y los escritos provocativos y la teorización más amplios, para ver
mejor lo que nosotros mismos aún no vemos: dónde y cuándo es posible la confluencia,
dónde el acercamiento constructivo podría negociarse, donde las voces están empezando a
lograr cierta armonía.

AXIOLOGÍA

Anteriormente, colocamos los valores sobre la mesa como un "problema" sobre el cual los
positivistas o fenomenólogos podrían tener una "postura" (Guba y Lincoln, 1989, 1994,
Lincoln & Guba, 1985). Afortunadamente, nos reservamos el derecho de ser más inteligentes
o simplemente cambiar de opinión. Hicimos ambos. Ahora, sospechamos que la
axiología debería agruparse con creencias básicas. En Naturalistic Inquiry (Lincoln & Guba,
1985), cubrimos algunas de las formas en que los valores se incorporan al proceso de
indagación: elección del problema, elección del paradigma para guiar el problema, elección
del marco teórico, elección de los principales datos a recolectar y métodos de análisis de
datos, elección del contexto, tratamiento de valores que ya residen en el contexto, y
elección de formato(s) para presentar hallazgos. Creíamos que esas eran razones
suficientemente sólidas para abogar por la inclusión de los valores como un importante
punto de partida entre los modos de investigación positivistas y convencionales y las formas
7

interpretativas de investigación. Una segunda lectura de la creciente literatura y el posterior


replanteamiento de nuestra propia lógica nos han llevado a concluir que el problema es
mucho más grande de lo que concebimos. Si tuviéramos que hacer todo de nuevo,
haríamos de los valores o, más correctamente, la axiología (la rama de la filosofía que trata
con la ética, la estética y la religión) como parte de las dimensiones filosóficas fundacionales
básicas de la propuesta de paradigma. Hacer esto, en nuestra opinión, comenzaría a
ayudarnos a ver el arraigo de la ética dentro de paradigmas, no externa a ellos (ver, por
ejemplo, Christians, 2000) y contribuiría a la consideración y el diálogo sobre el papel de la
espiritualidad en la investigación humana. Podría decirse que la axiología se ha
"definido" fuera de la investigación científica por una razón no mayor que la que también
concierne a la religión. Pero definir la religión ampliamente para abarcar la espiritualidad
acercaría a los constructivistas a los investigadores participativos y acercaría a los teóricos
críticos a ambos (debido a su preocupación por la liberación de la opresión y la liberación
del espíritu humano, ambas preocupaciones profundamente espirituales). La expansión de
cuestiones básicas para incluir la axiología, entonces, es una forma de lograr una mayor
confluencia entre los diversos modelos de investigación interpretativista. Este es el lugar, por
ejemplo, donde las profundas preocupaciones de Peter Reason (1993) con la "ciencia
sagrada" y el funcionamiento humano encuentran legitimidad; es un lugar donde los
"espacios sagrados" de Richardson (1994) se convierten en sitios autorizados para la
investigación humana; es un lugar —o el lugar— donde lo espiritual se encuentra con la
investigación social, como Reason (1993), y más tarde Lincoln y Denzin (1994), propuso
algunos años antes.

ACOMODACIÓN, CONMENSURABILIDAD Y ACUMULACIÓN

Tanto los positivistas como los postpositivistas todavía argumentan ocasionalmente que los
paradigmas son, de alguna manera, conmensurables; es decir, pueden retroadaptarse entre
sí de forma que hagan posible la práctica simultánea de ambos. Hemos argumentado que,
a nivel paradigmático o filosófico, la conmensurabilidad entre las cosmovisiones positivistas
y constructivistas no es posible, pero que, dentro de cada paradigma, las metodologías
8

(estrategias) mixtas pueden tener perfecto sentido (Guba y Lincoln, 1981, 1982, 1989, 1994;
Lincoln y Guba, 1985). Entonces, por ejemplo, en Evaluación efectiva (Guba y Lincoln, 1981),
argumentamos:

El paradigma que guía la investigación más apropiado para la evaluación


receptiva es... el paradigma naturalista, fenomenológico o etnográfico. Se verá que
las técnicas cualitativas suelen ser las más adecuadas para respaldar este enfoque. Sin
embargo, en ocasiones, cuando los problemas y las inquietudes expresados por las
audiencias requieren la mejor información generada por métodos más
convencionales, especialmente los métodos cuantitativos... En tales casos, el
evaluador convencional receptivo no se retraerá de la aplicación adecuada (p.36).

Como tratamos de dejar en claro, el "argumento" que surgió en las ciencias sociales no era
sobre el método, aunque muchos críticos de los nuevos enfoques naturalistas, etnográficos,
fenomenológicos o de estudios de casos lo asumieron. Todavía en 1998, Weiss podría
afirmar que "algunos teóricos de la evaluación, notablemente Guba y Lincoln (1989),
sostienen que es imposible combinar los enfoques cualitativos y cuantitativos de manera
responsable dentro de una evaluación" (p.268), aunque al comienzo de la Evaluación de la
Cuarta Generación (1989) afirmamos que aquellas afirmaciones, preocupaciones y
problemas que no se han resuelto se convierten en los organizadores anticipados para la
recopilación de información por el evaluador: "La información puede ser cuantitativa o
cualitativa. La evaluación receptiva no descarta modos cuantitativos, como muchos creen
erróneamente, pero trata con cualquier información que responda al reclamo, preocupación
o problema no resuelto" (p. 43).

También hemos afirmado antes, en Naturalistic Inquiry (1985), que los métodos cualitativos
se enfatizan dentro del paradigma naturalista, no porque el paradigma sea anticuantitativo,
sino porque los métodos cualitativos se presentan más fácilmente al humano como
instrumento. El lector debe notar en particular la ausencia de una postura anticuantitativa,
precisamente porque los paradigmas naturalistas y convencionales se equiparan tan a
menudo-erróneamente-con los paradigmas cualitativos y cuantitativos, respectivamente. De
9

hecho, hay muchas oportunidades para que el investigador naturalista utilice datos
cuantitativos probablemente más de lo que se aprecia (pp.198-199, énfasis añadido).

Habiendo demostrado que no estábamos (y no estamos hablando) ahora de una postura


anticuantitativa o de la exclusividad de los métodos, sino más bien acerca de las filosofías de
los paradigmas que se construyen, podemos plantear nuevamente la cuestión de la
conmensurabilidad: ¿son los paradigmas conmensurables? ¿Es posible combinar elementos
de un paradigma en otro, para que uno se dedique a la investigación que represente lo
mejor de ambas visiones del mundo? La respuesta, desde nuestra perspectiva, debe ser un
sí cauteloso. Esto es así si los modelos (paradigmas, sistemas filosóficos integrados)
comparten elementos axiomáticos que son similares o que resuenan con fuerza. Entonces,
por ejemplo, el positivismo y el postpositivismo (como lo propuso Phillips, 2006) son
claramente conmensurables. En el mismo sentido, los elementos de la investigación
interpretativa/postmoderna, de la teoría crítica, constructivista y participativa se integran
cómodamente. La conmensurabilidad es un problema solo cuando los investigadores
quieren "escoger y elegir" entre los axiomas de los modelos positivistas e interpretativos
porque los axiomas son contradictorios y mutuamente excluyentes. Irónicamente, el informe
del Consejo Nacional de Investigación de 2002, al definir su punto de vista sobre la ciencia,
hizo este punto de manera clara y contundente para nosotros. El positivismo (su postura) y
el interpretativismo (nuestra postura) no son conmensurables.

Acumulación. Con frecuencia se argumenta que uno de los problemas de la investigación


cualitativa es que no es acumulativa, es decir, que no se puede agregar de tal manera que
sea posible una mayor comprensión o formulaciones políticas. Argüiríamos que este no es
el caso. Comenzando con los análisis de agregación de casos de estudio de Lucas (1974,
1976), desarrollados en Rand Corporation en la década de 1970, los investigadores han
comenzado a pensar en maneras en que estudios similares, llevados a cabo mediante
métodos cualitativos con poblaciones similares o en contextos similares, podrían acumularse
en metanálisis, especialmente con fines de política. Esta es ahora una metodología mucho
más fácilmente disponible con el advenimiento de grandes bases de datos manejables en
las computadoras. Aunque las técnicas no se han probado, se argumenta ampliamente,
10

parecería que la acumulación de un cuerpo creciente de investigación cualitativa está ahora


a nuestro alcance. Eso hace que las críticas a la no acumulación de la investigación
cualitativa sean menos viables ahora, o incluso sin sentido.

EL LLAMADO A LA ACCIÓN

Una de las formas más claras en que se pueden demostrar las controversias
paradigmáticas es comparar a los partidarios positivistas y postpositivistas, que ven la
acción como una forma de contaminación de los resultados y procesos de investigación, y
los interpretativistas, que ven la acción en los resultados de la investigación como un
importante y significativo resultado de los procesos de investigación. Los partidarios
positivistas creen que la acción es una forma de defensa o una forma de subjetividad, una o
ambas que socavan el objetivo de la objetividad. Los teóricos críticos, por otro lado, siempre
han defendido diversos grados de acción social, desde el derrocamiento de prácticas
injustas específicas hasta la transformación radical de sociedades enteras (Giroux, 1982).
El llamado a la acción —ya sea en términos de transformación interna, como liberarse de la
falsa conciencia o de la transformación social externa (en la forma, por ejemplo, de la
justicia social extendida)— diferencia entre teóricos críticos positivistas y posmodernos
(incluidos los feministas y teóricos homosexuales). El cambio más agudo, sin embargo, ha
estado en los modelos fenomenológicos participativos y constructivistas, donde un paso
más allá de la interpretación y verstehen, o comprensión, hacia la acción social es
probablemente uno de los cambios conceptualmente más interesantes (Lincoln, 1997,
1998a, 1998b).

Para algunos teóricos, el cambio hacia la acción se produjo en respuesta a la no utilización


generalizada de los hallazgos de evaluación y al deseo de crear formas de evaluación que
atrajesen campeones que pudieran seguir recomendaciones con planes de acción
significativos (Guba y Lincoln, 1981, 1989), abrazar la acción llegó como un compromiso
tanto político como ético (ver, por ejemplo, Carr y Kemmis, 1986; Christians, 2000;
Greenwood y Levin, 2000; Schratz y Walker, 1995; Tierney, 2000). Cualquiera que sea la
11

fuente del problema al que respondieron los encuestados, el cambio hacia la conexión de la
acción con la investigación, el análisis de políticas, la evaluación y la deconstrucción
social (por ejemplo, la deconstrucción de las formas patriarcales de opresión en las
estructuras sociales, que es el proyecto que informa mucha teorización feminista , o la
deconstrucción de la homofobia integrada en las políticas públicas) ha llegado a caracterizar
el trabajo de investigación de nuevos paradigmas, tanto a nivel teórico como a nivel
práctico y orientado a la praxis. La acción se ha convertido en una gran controversia que
limita los debates en curso entre los profesionales de los diversos paradigmas. El mandato
para la acción social, especialmente la acción diseñada y creada por y para los participantes
de la investigación con la ayuda y la cooperación de los investigadores, se puede delinear
de manera más nítida entre positivistas/postpositivistas y nuevos investigadores del
paradigma. Muchos investigadores positivistas y postpositivistas aún consideran la acción
como el dominio de comunidades distintas a los investigadores y participantes de
investigación: las del personal de políticas, legisladores y funcionarios cívicos y políticos. Los
fundamentalistas de línea dura suponen que la mancha de acción interferirá o incluso
negará la objetividad que es una característica (presumible) de la investigación rigurosa del
método científico.

CONTROL

Otra controversia que ha tendido a volverse problemática se centra en el control del


estudio: ¿Quién inicia? ¿Quién determina las preguntas más importantes? ¿Quién determina
qué constituye un hallazgo? ¿Quién determina cómo se recopilarán los datos? ¿Quién
determina en qué formas los hallazgos se harán públicos, si es que lo hacen? ¿Quién
determina qué representaciones se harán de los participantes en la investigación? Seamos
muy claros: la cuestión del control está profundamente arraigada en las cuestiones de la
voz, la reflexividad y los problemas de la representación textual posmoderna, que
abordaremos más adelante, pero solo para los investigadores del nuevo paradigma. Para
los investigadores más convencionales, la cuestión del control está efectivamente aislada de
la voz, la reflexividad y los problemas de la representación textual porque cada uno de esos
12

problemas amenaza de alguna manera las exigencias de rigor (particularmente la


objetividad y la validez). Para los indagadores de paradigmas nuevos que han visto los
temas del paradigma preeminente de la ontología y la epistemología doblados entre sí, y
que han visto cómo la metodología y la axiología se plegaban lógicamente (Lincoln, 1995,
1997), el control de una investigación parece estar lejos menos problemático, excepto en la
medida en que las personas interesadas busquen la participación genuina de los
participantes (ver, por ejemplo, Guba & Lincoln, 1981, sobre contratación e intentos de
conseguir que algunos grupos de participación mantengan algo más que estar atentos
mientras una evaluación está en progreso). Los teóricos críticos, especialmente aquellos que
trabajan en programas de organización comunitaria, son dolorosamente conscientes de la
necesidad de que los miembros de la comunidad o los participantes de la investigación
tomen el control de su futuro (véase, por ejemplo, Lather, 2007). Los constructivistas desean
que los participantes desempeñen un papel cada vez más activo en la designación de
preguntas de interés para cualquier investigación y en el diseño de puntos de venta para
que los hallazgos se compartan más ampliamente dentro y fuera de la comunidad. Los
encuestados participativos entienden que la acción controlada por los miembros del
contexto local es el objetivo de la investigación dentro de una comunidad. Para ninguno de
estos adherentes paradigmáticos es el control de un tema de incidencia, un término un
tanto engañoso usualmente usado como un código dentro de una metanarrativa más
grande para atacar el rigor, la objetividad o la imparcialidad de una investigación.

Más bien, para los investigadores de paradigmas nuevos, el control es un medio para
fomentar la emancipación, la democracia y el empoderamiento de la comunidad y para
corregir los desequilibrios de poder de modo que aquellos que fueron marginalizados
anteriormente ahora alcancen la voz (Mertens, 1998) o "florecimiento humano" (Heron &
Reason, 1997). El control como controversia es un excelente lugar para observar el
fenómeno que siempre hemos denominado "preguntas católicas dirigidas a un público
metodista": "usamos esta descripción, que nos dio un participante del taller a principios de
la década de 1980, para referirnos al problema en curso". de preguntas ilegítimas: preguntas
que no tienen ningún significado porque los marcos de referencia son aquellos para los
cuales nunca fueron destinados. (Podríamos llamar a estas "preguntas hindúes a un
13

musulmán" para dar otro sentido de cómo los paradigmas, o las filosofías o teologías
generales, son inconmensurables, y cómo las preguntas en un marco tienen poco o ningún
sentido en otro) las formulaciones interactúan de tal manera que el control se entrelaza
inextricablemente con mandatos de objetividad. La objetividad deriva de la prescripción de
la Ilustración para el conocimiento del mundo físico, que se postula como separado y
distinto de aquellos que lo sabrían (Polkinghorne, 1989). Pero si el conocimiento del mundo
social (en oposición al físico) reside en el significado- Haciendo mecanismos de los mundos
social, mental y lingüístico que los individuos habitan, entonces el conocimiento no puede
separarse del conocedor, sino que está enraizado en sus designaciones mentales o
lingüísticas de ese mundo (Polkinghorne, 1989; Salner, 1989).

FUNDAMENTOS DE LA VERDAD Y EL CONOCIMIENTO EN PARADIGMAS

Si el mundo tiene o no una existencia "real" fuera de la experiencia humana de ese mundo
es una pregunta abierta. Para los investigadores modernistas (es decir, ilustrados, científicos,
convencionales, positivistas), seguramente hay una realidad "real" "allá afuera"; aparte de la
imperfecta aprehensión humana de eso. Además, esa realidad puede enfocarse
(aproximarse) sólo a través de la utilización de métodos que eviten la contaminación
humana de su aprehensión o comprensión. Para los fundadores de la tradición empirista,
los fundamentos de la verdad científica y el conocimiento de la realidad residen en la
aplicación rigurosa de los fenómenos de prueba contra una plantilla tan desprovista como
sea posible instrumentalmente del sesgo humano, la percepción errónea y otros "ídolos"
(Francis Bacon, citado en Polkinghorne, 1989). Como Donald Polkinghorne (1989) deja en
claro:

La idea de que el reino objetivo es independiente de las experiencias subjetivas del


conocedor se puede encontrar en la teoría de las sustancias duales de Descartes, con
su distinción entre los reinos objetivo y subjetivo... En la división de la realidad en
reinos sujeto y objeto, ¿qué puede ser conocido "objetivamente" es solo el reino
objetivo. El verdadero conocimiento se limita a los objetos y las relaciones entre
14

ellos que existen en el ámbito del tiempo y el espacio: la conciencia humana, que es
subjetiva, no es accesible a la ciencia, y por lo tanto no es verdaderamente
cognoscible. (p.23).

Ahora, las plantillas de verdad y conocimiento se pueden definir de varias maneras: como
producto final de procesos racionales, como resultado de la percepción experiencial, como
resultado de la observación empírica y otros. Sin embargo, en todos los casos, el referente
es el mundo físico o empírico: compromiso racional con él, experiencia del mismo y
observación empírica del mismo. Los realistas, que trabajan bajo la suposición de que existe
un mundo "real" "allá afuera", también pueden ser fundadores en casos individuales,
teniendo en cuenta que todas estas formas de definición están enraizadas en fenómenos
que existen fuera de la mente humana.

Aunque podemos pensar en ellos, experimentarlos u observarlos, los elementos del mundo
físico son, sin embargo, trascendentes, a los que se alude más allá de la aprehensión directa.
El realismo es una cuestión ontológica, mientras que el fundacionalismo es una cuestión de
criterio. Algunos fundacionistas argumentan que tener fenómenos reales implica
necesariamente ciertos criterios finales y definitivos para probarlos como veraces (aunque
podemos tener una gran dificultad para determinar cuáles son esos criterios); los no
fundamentalistas tienden a argumentar que no existen tales criterios últimos, sólo aquellos
en los que podemos estar de acuerdo en un momento determinado, dentro de una
determinada comunidad (Kuhn, 1967) y bajo ciertas condiciones. Los criterios fundamentales
se descubren; criterios no fundacionales son negociados. Es el caso, sin embargo, que la
mayoría de los realistas son también fundacionalistas, y muchos no fundamentalistas o
antifundacionistas son relativistas.

Una formulación ontológica que conecta el realismo y el fundacionalismo dentro del mismo
"colapso" de las categorías que caracteriza el colapso ontológico-epistemológico es una
que se ajusta bien a los otros supuestos del constructivismo. Ese estado de cosas se adapta
bien a los investigadores del nuevo paradigma. Los teóricos críticos, los constructivistas y los
investigadores participativos/cooperativos consideran que su principal campo de interés es
15

precisamente el conocimiento social subjetivo e intersubjetivo crítico, y la construcción


activa y co-creación de tal conocimiento por los agentes humanos, que es producida por la
conciencia humana. Además, los investigadores del nuevo paradigma llevan el campo del
conocimiento social con entusiasmo, informado por una variedad de exploraciones sociales,
intelectuales y teóricas. Estas excursiones teóricas incluyen en:

La teoría lingüística Saussureana, que considera todas las relaciones entre las palabras y lo
que esas palabras significan como la función de una relación interna dentro de algún
sistema lingüístico;
Contribuciones deconstructivas de la teoría literaria, que buscan desconectar los textos de
cualquier significado esencialista o trascendental y resituarlos dentro del contexto histórico y
social del autor y del lector (Hutcheon, 1989; Leitch, 1996);
Feminista (Addelson, 1993; Alpern, Antler, Perry y Scobie, 1992; Babbitt, 1993; Harding, 1993),
raza y etnia (Kondo, 1990, 1997; Trinh, 1991) y teoría queer (Gamson, 2000), que busca
descubrir y explorar variedades de opresión y colonización histórica entre géneros,
identidades, razas y mundos sociales dominantes y subalternos;
El momento histórico posmoderno (Michael, 1996), que problematiza la verdad como
parcial, la identidad como un fluido, el lenguaje como un sistema de referencia poco claro, y
el método y los criterios como potencialmente coercitivos (Ellis y Bochner, 1996); y
Teorías críticas del cambio social (Carspecken, 1996; Schratz y Walker, 1995).

La realización de la riqueza de los mundos mental, social, psicológico y lingüístico que los
individuos y los grupos sociales crean y constantemente recrean y crean de forma conjunta
da lugar, en las mentes de los nuevos paradigmas posmodernos y postestructurales, a la
interminable fertilidad campos de investigación rígidamente aislados de observadores
convencionales. Libres de la búsqueda de la verdad científica trascendental, los
investigadores ahora son libres de resituarse en los textos, reconstruir sus relaciones con los
participantes de la investigación en formas menos restringidas y crear representaciones
(Tierney y Lincoln, 1997) que luchan abiertamente con problemas de inscripción,
reinscripción, metanarrativas y otros dispositivos retóricos que oscurecen el grado en que la
acción humana tiene forma local y temporal. Los procesos de descubrimiento de las formas
16

de inscripción y la retórica de las metanarrativas son genealógicas: "exponen los orígenes


de la visión que se han sedimentado y aceptado como verdades" (Polkinghorne, 1989, p.42;
énfasis añadido) o arqueológico (Foucault, 1971; Scheurich, 1997).

Los investigadores del nuevo paradigma se involucran en la controversia fundacional de


maneras bastante diferentes. Los teóricos críticos, en particular los teóricos críticos con una
orientación más positivista, que se inclinan por las interpretaciones marxistas, tienden hacia
perspectivas fundacionales, con una diferencia importante. En lugar de buscar la verdad y el
conocimiento fundamental en alguna realidad externa "allá afuera"; tales teóricos críticos
tienden a ubicar los cimientos de la verdad en infraestructuras históricas, económicas,
raciales, de género y sociales específicas de opresión, injusticia y marginación. Los
conocedores no son retratados como algo separado de una realidad objetiva, sino que
pueden ser considerados como actores inconscientes, en tales realidades históricas ("falsa
conciencia") o consciente de las formas históricas de opresión pero incapaces o no
deseadas, debido a conflictos, de actuar sobre esas formas históricas para alterar
condiciones específicas en este momento histórico ("conciencia dividida"). la "base" para los
teóricos críticos es una dualidad: crítica social vinculada a la conciencia de la posibilidad de
un cambio social positivo y liberador. La crítica social puede existir aparte del cambio social,
pero ambas son necesarias para la mayoría de las perspectivas críticas.

Los constructivistas, por otro lado, tienden hacia lo antifundacional (Lincoln, 1995, 1998b;
Schwandt, 1996). Antifundacional es el término usado para denotar un rechazo a adoptar
cualquier estándar permanente, invariable (o "fundacional") por el cual la verdad puede ser
universalmente conocida. Como uno de nosotros ha argumentado, la verdad, y cualquier
acuerdo con respecto a lo que es conocimiento válido surge de la relación entre los
miembros de alguna comunidad que posee estaca (Lincoln, 1995). Los acuerdos sobre la
verdad pueden ser objeto de negociaciones comunitarias con respecto a lo que se aceptará
como verdad (aunque también hay dificultades con esa formulación, Guba y Lincoln, 1989).
O los acuerdos pueden concretarse como resultado de un diálogo que mueva argumentos
sobre afirmaciones de verdad o validez más allá de los campos de objetividad y relatividad
en conflicto hacia "una prueba comunal de validez a través de la argumentación de los
17

participantes en un discurso" (Bernstein, 1983; Polkinghorne, 1989; Schwandt, 1996). Este


"concepto comunicativo y pragmático" de validez (Rorty, 1979) nunca es fijo ni invariable.
Más bien, se crea a través de una narrativa comunitaria, sujeta a las condiciones temporales
e históricas que dieron lugar a la comunidad.

Thomas A. Schwandt (1989) también ha argumentado que estos discursos, o narrativas


comunitarias, pueden y deben estar limitados por consideraciones morales, una premisa
basada en las narrativas emancipatorias de los teóricos críticos, el pragmatismo filosófico de
Richard Rorty, el enfoque democrático de la investigación constructivista y los objetivos de
"florecimiento humano" de la investigación participativa y cooperativa.

Las controversias en torno al fundacionalismo (y, en menor medida, el esencialismo)


probablemente no se resolverán mediante el diálogo entre los adherentes al paradigma. El
evento más probable es que el "giro posmoderno" (Best y Kellner, 1997), con su énfasis en la
construcción social de la realidad social, fluidas en oposición a las identidades fijas del yo, y
la parcialidad de todas las verdades, simplemente superará a las modernista suposiciones
de una realidad objetiva, como de hecho, hasta cierto punto, ya lo ha hecho en las ciencias
físicas. Podríamos predecir que, si no en nuestras vidas, en algún momento posterior, la
idea dualista de una realidad objetiva suborientada por realidades subjetivas humanas
limitadas parecerá tan pintoresca como las teorías de la tierra plana nos afectan hoy en día.

VALIDEZ: UNA AGENDA EXTENDIDA

En ningún lugar la conversación sobre las diferencias de paradigma puede ser más fértil que
en la extendida controversia sobre la validez (Howe y Eisenhart, 1990; Kvale, 1989, 1994;
Ryan, Greene, Lincoln, Mathison y Mertens, 1998; Scheurich, 1994, 1996). La validez no es
como la objetividad. Existen fundamentos teóricos, filosóficos y pragmáticos bastante
sólidos para examinar el concepto de objetividad y encontrarlo deficiente. Incluso dentro de
los marcos positivistas, se considera como conceptualmente defectuoso. Pero la validez es
un constructo más irritante, que los profesionales del nuevo paradigma no pueden
18

descartar fácilmente ni configurar fácilmente (Angen, 2000; Enerstvedt, 1989; Tschudi, 1989):
la validez no puede descartarse simplemente porque apunta a una pregunta que tiene que
ser contestado de una manera u otra: ¿Son estos hallazgos suficientemente auténticos
(isomórficos para alguna realidad, confiable, relacionada con la forma en que otros
construyen sus mundos sociales) en los que puedo confiar para actuar sobre sus
implicaciones? Más al punto, ¿me sentiría suficientemente seguro sobre estos hallazgos
para construir una política social o legislación basada en ellos? Al mismo tiempo, las
reconfiguraciones radicales de validez dejan a los investigadores con mandatos múltiples, a
veces contradictorios, para lo que constituye una investigación rigurosa. Uno de los
problemas en torno a la validez es la combinación entre el método y la interpretación. El
giro posmoderno sugiere que ningún método puede cumplir la verdad última y, de hecho,
"sospecha de todos los métodos;" tanto más cuanto mayores son sus afirmaciones sobre la
verdad (Richardson, 1994). Por lo tanto, aunque uno podría argumentar que algunos
métodos son más adecuados que otros para realizar investigaciones sobre la construcción
humana de las realidades sociales (Lincoln y Guba, 1985), nadie argumentaría que un solo
método —o colección de métodos es el camino real hacia el conocimiento último—. Sin
embargo, en la investigación de nuevos paradigmas, no es meramente un método que
promete cumplir con un conjunto de verdades locales o basadas en el contexto, sino que es
también el proceso de interpretación.

Por lo tanto, tenemos dos argumentos que proceden simultáneamente. El primero, tomada
del positivismo, aboga por una especie de rigor en la aplicación del método, mientras que
el segundo argumenta tanto para el consentimiento de la comunidad como para una forma
de razonamiento riguroso-defendible, plausible junto con otra realidad que el autor y el
lector conocen atribuir prominencia a una interpretación sobre otra y enmarcar y delimitar
el estudio interpretativo mismo. Antes de entender que había, de hecho, dos formas de
rigor, reunimos un conjunto de criterios metodológicos, en gran parte tomados de una
generación anterior de teóricos metodológicos pensantes, antropológicos y sociológicos.
Esos criterios metodológicos siguen siendo útiles por una variedad de razones, una de las
cuales es que aseguran que asuntos tales como el compromiso prolongado y la
observación persistente sean atendidos con cierta seriedad.
19

Los fenómenos humanos son ellos mismos objeto de controversia. A los científicos sociales
clásicos les gustaría ver los fenómenos humanos limitados a aquellas experiencias sociales
de las cuales se pueden extraer generalizaciones (científicas). Sin embargo, los indagadores
del nuevo paradigma están cada vez más preocupados por la experiencia única, la crisis
individual, la epifanía o el momento del descubrimiento, con la más poderosa de todas las
amenazas a la objetividad, el sentimiento y la emoción convencionales y a la acción. Los
científicos sociales preocupados por la expansión de lo que cuenta como datos sociales
confían cada vez más en las cualidades experienciales, corporales y emotivas de la
experiencia humana, que contribuyen a la calidad narrativa de una vida. Sociólogos como
Carolyn Ellis y Arthur P. Bochner (2000) y Richardson (2000), investigadores cualitativos
como Ronald Pelias (1999, 2004) y psicólogos como Michelle Fine (ver Fine, Weis, Weseen y
Wong, 2000) y Ellis (2009) se ocupan de diversas formas de autoetnografía y experiencia
personal y métodos de actuación, tanto para superar las abstracciones de una ciencia social
que se ha ido con descripciones cuantitativas de la vida humana como para capturar
aquellos elementos que hacen que la vida sea conflictiva, conmovedora y problemática .
Para los propósitos de esta discusión, creemos que la adopción de las definiciones más
radicales de las ciencias sociales es apropiada porque las controversias paradigmáticas a
menudo tienen lugar en el borde de esas conversaciones. Esos bordes son donde se
produce el trabajo fronterizo y, en consecuencia, son los lugares que muestran la mayor
promesa para proyectar dónde se encontrarán los métodos cualitativos en el futuro cercano
y lejano.

Whither and Whether Criteria

En esos bordes, varias conversaciones están ocurriendo alrededor de la validez. La primera y


más radical es una conversación abierta por Schwandt (1996), quien sugiere que digamos
"adiós a la criteriología" o las "normas reguladoras para eliminar la duda y resolver disputas
sobre lo que es correcto o incorrecto, verdadero o falso" (p. 59); esto ha creado un culto
virtual en torno a los criterios. Schwandt, sin embargo, no dice adiós a los criterios para
siempre; más bien, resitúa y resucita la investigación social, con otros pragmáticos filosóficos
20

contemporáneos, dentro de un marco que transforma la investigación social profesional en


una forma de filosofía práctica, caracterizada por "consideraciones estéticas, prudenciales y
morales, así como también por consideraciones científicas más convencionales" (p. 68).
Cuando la investigación social se convierte en la práctica de una forma de filosofía práctica
—un profundo cuestionamiento sobre cómo debemos progresar en el mundo y cuáles
creemos que son los potenciales y límites del conocimiento y funcionamiento humanos—,
entonces tenemos una comprensión preliminar de lo que diferentes criterios podrían ser
para juzgar la investigación social.

Schwandt (1996) propone tres criterios de este tipo. En primer lugar, argumenta,
deberíamos buscar una investigación social que "genere conocimiento que complemente o
suplemente en vez de desplazar la búsqueda de problemas sociales: una forma de
conocimiento para la que todavía no tenemos el contenido, pero del que podríamos buscar
comprender los objetivos de la práctica desde una variedad de perspectivas, o con
diferentes lentes. Segundo, propone una "investigación social como filosofía práctica" que
tiene como objetivo "mejorar o cultivar la inteligencia crítica en las partes del encuentro de
investigación"; la inteligencia crítica se define como "la capacidad de participar en la crítica
moral" y, por último, propone una tercera forma en la que podemos juzgar la investigación
social como filosofía práctica: podemos hacer juicios sobre el investigador social como
práctico filósofo, ella podría ser "evaluada sobre el éxito al que sus informes de la
investigación permiten el entrenamiento o la calibración del juicio humano" (p.69) o "la
capacidad de la sabiduría práctica" (p.70). Schwandt no está solo, sin embargo, al desear
decir "adiós a la criteriología"; al menos como ha sido concebido previamente. Scheurich
(1997) hace un argumento similar, y en la misma línea, Smith (1993) también argumenta que
la validez, si es que va a sobrevivir en absoluto, debe reformularse radicalmente si alguna
vez va a servir bien a la investigación fenomenológica (véase también Smith & Deemer,
2000).

La cuestión aquí no es si tendremos criterios, o qué criterios podríamos adoptar como


comunidad científica, sino cuál debería ser la naturaleza de la investigación social, si debería
experimentar una transformación y cuál podría ser la base de los criterios. dentro de una
21

transformación proyectada. Schwandt (1989, comunicación personal, 21 de agosto de 1998)


es bastante claro que tanto la transformación como los criterios están enraizados en
esfuerzos dialógicos. Estos esfuerzos dialógicos son claramente formas del "discurso
moral": a través de las conexiones específicas de lo dialógico, la idea de la sabiduría
práctica y los discursos morales, gran parte del trabajo de Schwandt puede verse
relacionado con, y reflexivo de, teórico crítico y paradigmas participativos, así como el
constructivismo, aunque Schwandt niega específicamente la relatividad de la verdad. (Para
una explicación y crítica más sofisticadas de las formas de constructivismo, hermenéutica e
interpretativismo, ver Schwandt, 2000. En ese capítulo, Schwandt deletrea las distinciones
entre realistas y no realistas y entre fundacionalistas y no fundamentalistas mucho más
claramente de lo que nos es posible hacer en este capítulo). Para volver a la cuestión central
insertada en la validez: ¿cómo sabemos cuándo tenemos investigaciones sociales específicas
que son lo suficientemente fieles a alguna construcción humana que podemos sentirnos
seguros al actuar sobre ellas, o, más importante, que miembros de la comunidad en la que
se realiza la investigación pueden actuar sobre ellos? A esa pregunta, no hay una respuesta
final. Sin embargo, hay varias discusiones sobre lo que podríamos utilizar para hacer juicios
profesionales y laicos con respecto a cualquier trabajo. Es a esas versiones de validez a las
que ahora nos dirigimos.

Validez como autenticidad

Quizás los primeros criterios no fundacionales fueron aquellos que desarrollamos en


respuesta a un desafío de John K. Smith (véase Smith y Deemer, 2000). En esos criterios,
intentamos ubicar los criterios para juzgar los procesos y los resultados de las
investigaciones naturalistas o constructivistas (en lugar de la aplicación de métodos, véase
Guba y Lincoln, 1989). Describimos cinco posibles resultados de una investigación
socioconstruccionista (la evaluación es uno forma de investigación disciplinada, junto con
análisis de investigación y política, véase Guba y Lincoln, 1981), cada uno basado en
preocupaciones específicas del paradigma que hemos tratado de describir y construir, y
aparte de cualquier preocupación heredada del legado positivista. En cambio, los criterios
22

estaban enraizados en los axiomas y supuestos del paradigma constructivista, en la medida


en que podíamos extrapolarlos e inferirlos. Esos criterios de autenticidad —llamados así
porque creíamos que eran el sello distintivo de la investigación constructivista o
fenomenológica auténtica, confiable, rigurosa o "válida"— eran la equidad, la autenticidad
ontológica, la autenticidad educativa, la autenticidad catalítica y la autenticidad táctica
(Guba y Lincoln, 1989, pp. 245-251). Se creía que la belleza era una cualidad del equilibrio;
es decir, todos los puntos de vista, perspectivas, valores, reclamos, inquietudes y voces de
las partes interesadas deben ser aparentes en el texto. La omisión de las voces de los
participantes o de los participantes refleja, creemos, una forma de parcialidad.

Este sesgo, sin embargo, estaba y no está directamente relacionado con las preocupaciones
de objetividad que fluyen de la investigación positivista y que reflejan la ceguera o
subjetividad del investigador. Más bien, esta imparcialidad se definió por intentos
deliberados de evitar la marginación, actuar afirmativamente con respecto a la inclusión y
actuar con energía para garantizar que todas las voces del esfuerzo de investigación
tuvieran la oportunidad de ser representadas en cualquier texto y de que sus historias
fueran tratadas de manera justa y con equilibrio. La autenticidad ontológica y educativa
fueron designadas como criterios para determinar un elevado nivel de concienciación, en
primera instancia, por participantes individuales de la investigación y, en el segundo, por
individuos acerca de quienes los rodean o con quienes entran en contacto por algún evento
social u propósito organizacional. Aunque no pudimos verlo en ese momento histórico
particular (1989), no hay ninguna razón para que estos criterios no puedan ser —en este
momento, con muchas millas bajo nuestra teoría y práctica— reflejando también la
"inteligencia crítica" de Schwandt (1996); “o la capacidad de participar en la crítica moral”.
De hecho, los criterios de autenticidad que originalmente propusimos tenían fuertes matices
morales y éticos, un punto al que luego volvimos (véase, por ejemplo, Lincoln, 1995, 1998a,
1998b). Fue un punto a lo que nuestros críticos se opusieron enérgicamente antes de ser lo
suficientemente conscientes de sí mismos como para darse cuenta de las implicaciones de
lo que habíamos propuesto (véase, por ejemplo, Sechrest, 1993).
23

Las autenticidades cataticas y tácticas se refieren a la capacidad de una indagación dada de


provocar, primero, acción por parte de los participantes de la investigación y, segundo, la
participación del investigador/evaluador en capacitar a los participantes en formas
específicas de acción social y política si los participantes desean tal formación. Es aquí
donde la práctica de la investigación constructivista comienza a parecerse a las formas de
acción teórica crítica, investigación-acción o investigación participativa o cooperativa, cada
una de las cuales se basa en crear la capacidad en los participantes de la investigación de
un cambio social positivo y formas de acción comunitaria emancipadora. También es en
este punto específico donde los profesionales de la investigación social positivista y
postpositivista son los más críticos porque se piensa que cualquier acción por parte del
investigador desestabiliza la objetividad e introduce subjetividad, lo que resulta en un sesgo.
El problema de la subjetividad y el sesgo tiene una larga historia teórica, y este capítulo es
demasiado breve para entrar en las diversas formulaciones que toman en cuenta la
subjetividad o la postulan como una experiencia de aprendizaje positiva, práctica,
encarnada, generada y emotiva. Para los propósitos de esta discusión, es suficiente decir
que estamos persuadidos de que la objetividad es una quimera: una criatura mitológica que
nunca existió, salvo en la imaginación de aquellos que creen que el conocimiento puede
separarse del conocedor.

Validez como resistencia y como transgresión postestructural

Richardson (1994, 1997) ha propuesto otra forma de validez, una forma deliberadamente
"transgresora", la cristalina. Al escribir textos experimentales (es decir, no autoritativos, no
positivistas), particularmente poemas y obras de teatro, Richardson (1997) ha tratado de
"problematizar la fiabilidad, la validez y la verdad" (p.165) en un esfuerzo por crear nuevas
relaciones: para sus participantes de investigación, a su trabajo, a otras mujeres, a ella
misma (ver también Lather, que busca los mismos fines, 2007). Richardson dice que las
formas transgresoras permiten a un científico social "conjurar un tipo diferente de ciencia
social ... [que] significa cambiar la relación de uno con el trabajo de uno, cómo uno sabe y
habla sobre lo sociológico" (p.166). Para ver "cómo se ve la transgresión y cómo se siente",
24

es necesario "encontrar y desplegar métodos que nos permitan descubrir las presunciones
ocultas y las represiones que niegan la vida de la sociología; resee/refeel sociology.
Reseeing y retelling son inseparables "(p.167). La forma de lograr tal validez es mediante el
examen de las propiedades de un cristal en un sentido metafórico. Aquí presentamos una
cita extensa para dar un poco de sabor de cómo tal validez puede ser descrita y
desplegada:

Propongo que el imaginario central para la "validez" de los textos posmodernistas no


es el triángulo, un objeto rígido, fijo y bidimensional. Más bien, el imaginario central
es el cristal, que combina la simetría y la sustancia con una variedad infinita de
formas, sustancias, transmutaciones, multidimensionales y ángulos de aproximación.
Los cristales crecen, cambian, alteran, pero no son amorfos. Los cristales son prismas
que reflejan las externalidades y se refractan dentro de sí mismos, creando diferentes
colores, patrones, matrices, emitiendo en diferentes direcciones. Lo que vemos
depende de nuestro ángulo de reposo. No triangulación, cristalización. En textos de
género mixto postmodernista, hemos pasado de la geometría plana a la teoría de la
luz, donde la luz puede ser tanto ondas como partículas. La cristalización, sin perder
estructura, deconstruye la idea tradicional de "validez" (sentimos que no hay una
verdad única, vemos cómo los textos se validan a sí mismos); y la cristalización nos
proporciona una comprensión profundizada, compleja y completamente parcial del
tema. Paradójicamente, sabemos más y dudamos de lo que sabemos. (Richardson,
1997, p. 92).

El "objeto sólido" metafórico (cristal / texto), que se puede convertir de muchas maneras,
que refleja y refracta la luz (capas de significado de luz / múltiples), a través del cual
podemos ver tanto "onda" (onda de luz/corrientes humanas) y "partícula" (luz como
"trozos" de energía/elementos de verdad, sentimiento, conexión, procesos de la
investigación que "fluyen" juntos) es una metáfora atractiva para la validez. Las propiedades
del cristal: como la metáfora ayudan a escritores y lectores a ver el entrelazado de procesos
en la investigación: descubrimiento, ver, sentir, contar, representar.
25

Otras valideces "transgresoras"

Richardson no está solo al pedir formas de validez que sean "transgresoras" y perturbadoras
del status quo. Patti Lather (1993) busca "una incitación al discurso: 'cuyo propósito es'
romper la validez como un régimen de verdad, desplazar su inscripción histórica ... a través
de una dispersión, circulación y proliferación de contra prácticas de autoridad que toman la
crisis de la representación en cuenta "(p.674). Además de la validez catalítica (Lather, 1986),
Lather (1993) presenta validez como simulacro/validez irónica, validez
neopragmática paralogy de Lyotardian, una forma de validez que "fomenta
heterogeneidad, rechazando la revelación" (p.679); rigor derrideano/validez rizomática, una
forma de comportarse "a través de retransmisión, circuito, aperturas múltiples" (página 680),
y validez voluptuosa/situada, que "incorpora un estado situado, parcial tentativeness" y "une
la ética y la epistemología... a través de prácticas de compromiso y auto-reflexión" (p.686).
Juntas, éstas forman una forma de interrumpir, interrumpir y transformar la presencia" pura
"en una inquietante, fluida y parcial, y presencia problemática- publicaciones la teoría del
discurso estructural y decididamente postmoderna, de ahí la revelación textual (ver también
Lather, 2007, para más reflexiones y disquisiciones sobre la validez).

Validez como una relación ética

Como señala Lather (1993); las formas postestructurales de validez "unen la ética y la
epistemología" (p. 686); de hecho, como señala Parker Palmer (1987), "cada forma de
conocimiento contiene su propia trayectoria moral" (p.24). Alan Peshkin reflexiona sobre La
observación de Noddings (1984) de que "la búsqueda de la justificación a menudo nos aleja
cada vez más del corazón de la moralidad" (página 105, citado en Peshkin, 1993, p.24). La
forma en que sabemos está más relacionada con lo que sabemos y nuestras relaciones con
los participantes de nuestra investigación. En consecuencia, uno de nosotros trabajó
tratando de comprender las formas en que lo ético cruza tanto lo interpersonal como lo
epistemológico (como una forma de conocimiento auténtico o válido; Lincoln, 1995). El
resultado fue el primer conjunto de entendimientos sobre criterios emergentes para la
26

calidad que también se enraizaron en el nexo epistemología/ética. Siete nuevos


estándares se derivaron de esa búsqueda: la posición, o el punto de vista, los juicios;
comunidades discursivas específicas y sitios de investigación como árbitros de calidad;
voz, o la medida en que un texto tiene la calidad de polivocalidad; subjetividad crítica (o lo
que podría denominarse intensa autorreflexividad; véase, por ejemplo, Heron y Reason,
1997); reciprocidad, o la medida en que la relación de investigación se vuelve recíproca más
que jerárquica; sacralidad, o la profunda consideración de cómo la ciencia puede (y
contribuye) al florecimiento humano; y compartir los privilegios de privilegio que se
acumulan en nuestras posiciones como académicos con posiciones universitarias. Cada uno
de estos estándares fue extraído de un cuerpo de investigación, a menudo de disciplinas tan
dispares como administración, filosofía y estudios de la mujer (Lincoln, 1995).

VOZ, REFLEXIVIDAD, Y REPRESENTACIÓN TEXTUAL POSTMODERNA

Los textos tienen que trabajar mucho más estos días que en el pasado. A pesar de que los
postestructuralistas y postmodernistas les acusan de reflexionar sobre sus prácticas de
representación, esas prácticas se vuelven más problemáticas. Tres de los temas más
interesantes pero dolorosos son la voz, el estado de la reflexividad y la representación
textual postmoderna / postestructural, especialmente cuando esas problemáticas se
muestran en el cambio hacia formas narrativas y literarias que abordan directa y
abiertamente las emociones humanas.

Voz

La voz es un problema de múltiples capas, simplemente porque ha llegado a significar


muchas cosas para diferentes investigadores. En épocas anteriores, la única voz apropiada
era la "voz de la nada", la "presencia pura" de la representación, como lo llama Lather
(2007). A medida que los investigadores se volvieron más conscientes de las realidades
abstractas creadas por sus textos (Lather 2007), se volvieron simultáneamente más
27

conscientes de que los lectores "escuchaban" a sus informantes permitiendo a los lectores
escuchar las palabras exactas (y, ocasionalmente, las claves paralingüísticas, los lapsos, las
pausas, paradas, inicios y reformulaciones) de los informantes. Hoy, especialmente en
formas de investigación más participativas, la voz puede significar no solo tener un
investigador real -y la voz de un investigador- en el texto, sino también permitir que los
participantes de la investigación hablen por sí mismos, ya sea en forma de texto o mediante
juegos, foros, "reuniones town”; u otros medios o formas de comunicación orales y de
desempeño diseñados por los participantes de la investigación (Bernal, 1998, 2002). Los
textos de performance, en particular, dan una inmediatez emocional a las voces de los
investigadores y participantes de investigación mucho más allá de sus propios sitios y
locales (ver McCall, 2000). Rosanna Hertz (1997) describe la voz como una lucha para
descubrir cómo presentar el yo del autor mientras simultáneamente se escriben los relatos
de los encuestados y se representan a sí mismos. La voz tiene múltiples dimensiones:
Primero, está la voz del autor, en segundo lugar, está la presentación de las voces de los
encuestados dentro del texto. Una tercera dimensión aparece cuando el yo es el sujeto de
la investigación... Voz es cómo los autores se expresan dentro de una etnografía (pp. xi-xii).

Pero saber cómo expresarnos va más allá de la comprensión del sentido común de
"expresarnos a nosotros mismos": a las generaciones de etnógrafos formados en la "retórica
apagada y despojada" de la investigación positivista (Firestone, 1987) les resulta difícil, sino
casi imposible, "ubicarse" deliberadamente y directamente dentro de sus textos (aunque,
como Geertz, 1988, ha demostrado finalmente y sin duda, la voz del autor rara vez está
genuinamente ausente, o incluso escondida).

La experimentación textual específica puede ayudar; es decir, componer obras etnográficas


en diversas formas literarias: la poesía y las obras de Richardson son buenos ejemplos, o las
de Lather y Chris Smithies (1997) Troubling the Angels pueden ayudar a un investigador a
superar la tendencia a escribir en la voz distante y abstraída de los desencarnados 'Yo' Pero
esos ejercicios de escritura son un trabajo duro. Este es también un trabajo que está
incrustado en las prácticas de reflexividad y narratividad, sin las cuales lograr una voz de
verdad (parcial) es imposible.
28

Reflexividad

La reflexividad es el proceso de reflexionar críticamente sobre uno mismo como


investigador, el "ser humano como instrumento" (Guba y Lincoln, 1981). Es, podríamos
afirmar, la subjetividad crítica discutida al principio en Peter Reason y el volumen editado de
John Rowan, Human Inquiry (1981). Es una experiencia consciente del yo como investigador
y como respondiente, como maestro y como aprendiz, como el que llega a conocerse a sí
mismo dentro de los procesos de investigación en sí. La reflexividad nos obliga a aceptar no
solo nuestra elección de problema de investigación y aquellos con quienes nos
involucramos en el proceso de investigación, sino también con nosotros mismos y con las
múltiples identidades que representan el yo fluido en el entorno de la investigación (Alcoff y
Potter, 1993). Shulamit Reinharz (1997), por ejemplo, argumenta que no solo "llevamos el yo
al campo ... [también] creamos el yo en el campo" (p.3). Ella sugiere que, aunque todos
tenemos muchos yoes que traemos, esos yos se dividen en tres categorías: el yo basado en
la investigación, el yo propio (los yoes que histórica, social y personalmente crean nuestros
puntos de vista) y el yo creado situacionalmente (p.5) Cada uno de esos yo entra en juego
en el entorno de la investigación y, en consecuencia, tiene una voz distintiva.

La reflexividad, así como las sensibilidades postestructural y posmoderna sobre la calidad en


la investigación cualitativa, exige que nos interroguemos acerca de las formas en que los
esfuerzos de investigación se modelan y escenifican en torno a los binarios, contradicciones
y paradojas que forman nuestras propias vidas. También debemos cuestionarnos sobre
cómo esos binarios y paradojas configuran no sólo las identidades surgidas en el campo y
más tarde en los procesos de descubrimiento de la escritura, sino también nuestras
interacciones con los encuestados, en quienes nos convertimos en ellos en el proceso de
transformación. a nosotros mismos (Mayan, 2009). Alguien alguna vez caracterizó la
investigación cualitativa como los procesos gemelos de "escribir" (notas de campo) y
"escribir" (la narración). Pero D. Jean Clandinin y F. Michael Connelly (1994) han dejado en
claro que esta lectura bitextual de los procesos de investigación cualitativa es demasiado
simplista. De hecho, muchos textos se crean en el proceso de participar en el trabajo de
campo La experimentación textual específica puede ayudar; es decir, componer obras
29

etnográficas en diversas formas literarias: la poesía y las obras de Richardson son buenos
ejemplos, o las de Lather y Chris Smithies (1997) Troubling the Angels pueden ayudar a un
investigador a superar la tendencia a escribir en la voz distante y abstraída de los
desencarnados 'Yo' Pero esos ejercicios de escritura son un trabajo duro. Este es también un
trabajo que está incrustado en las prácticas de reflexividad y narratividad, sin las cuales
lograr una voz de verdad (parcial) es imposible.

Como lo deja claro Richardson (1994, 1997, 2000), la escritura no es meramente la


transcripción de alguna realidad. Más bien, la escritura de todos los textos, notas,
presentaciones y posibilidades es también un proceso de descubrimiento: descubrimiento
del sujeto (y a veces del problema mismo) y descubrimiento del yo.

Hay buenas y malas noticias con la formulación más contemporánea. La buena noticia es
que los múltiples yos (nosotros mismos y nuestros encuestados) de las consultas
posmodernas pueden dar lugar a formas de escritura y representación más dinámicas,
problemáticas, abiertas y complejas. La mala noticia es que los múltiples yos que creamos y
encontramos dan lugar a formas de escritura y representación más dinámicas,
problemáticas, abiertas y complejas. Entre las diversas propuestas de presentaciones
textuales, a veces es difícil saber a qué propuestas debemos asistir; mientras que a menudo
es una cuestión de modelo específico (por ejemplo, los estudios feministas críticos, las
teorías extrañas, los teóricos híbridos, los teóricos poscoloniales, y similares) a la que
estamos teóricamente, filosóficamente, y moralmente inclinado, es sin embargo un buffet
de violentamente rico tarifa, y algunas elecciones deben hacerse. Con frecuencia, tales
elecciones se toman sobre la base de las necesidades de nuestros participantes en la
investigación y de los coautores y las necesidades de las audiencias a las que nos dirigimos.

Representaciones textuales posmodernas

Hay dos peligros inherentes en los textos convencionales del método científico: pueden
llevarnos a creer que el mundo es más simple de lo que es, y pueden reinscribir formas
30

duraderas de opresión histórica. Dicho de otra manera, nos enfrentamos con una crisis de
autoridad (que nos dice que el mundo es "de esta manera" cuando tal vez sea de otra
manera, o de muchas otras formas) y una crisis de representación (que sirve para silenciar a
aquellos cuyas vidas nos apropiamos para nuestras ciencias sociales, y que también pueden
servir sutilmente para recrear este mundo, en lugar de otro, tal vez más complejo, pero solo
uno, Eisner, 1997). Catherine Stimpson (1988) ha observado:

Como cada gran palabra, "representación / s" es un guiso. Un menú codificado, sirve
varios significados a la vez. Para una representación puede ser una imagen visual,
verbal o auditiva… Una representación también puede ser una narración, una
secuencia de imágenes e ideas ... O bien, una representación puede ser el producto
de la ideología, ese vasto esquema para mostrar el mundo y justificar sus tratos. (p
223).

Una forma de enfrentar las peligrosas ilusiones (y sus ideologías subyacentes) que los
textos pueden fomentar es a través de la creación de nuevos textos que rompen fronteras;
que se mueve del centro a los márgenes para comentar y descentrar el centro; que
renuncian a mundos cerrados y acotados para aquellos más abiertos y menos
convenientemente abordados; que transgreden los límites de la ciencia social convencional;
y que buscan crear una ciencia social sobre la vida humana más que sobre temas.

Los experimentos sobre cómo hacer esto han producido "textos desordenados" (Marcus y
Fischer, 1986). Los textos sencillos no son pesadillas tipográficas (aunque pueden ser
tipográficamente no lineales); más bien, son textos que buscan romper el binario entre la
ciencia y la literatura; para retratar la contradicción y la verdad de la experiencia humana;
romper las reglas al servicio de mostrar, incluso parcialmente (Flax, 1990), cómo los seres
humanos realmente enfrentan las verdades eternas de la existencia humana y las irritaciones
y tragedias diarias de vivir esa existencia. Las representaciones postmodernas buscan y
experimentan narrativas que amplían el rango de comprensión, voz y variaciones históricas
en la experiencia humana. Por mucho que sean científicos sociales, los investigadores
también se convierten en narradores, poetas y dramaturgos, experimentando narraciones
31

personales, relatos en primera persona, interrogatorios reflexivos y la deconstrucción de las


formas de tiranía incrustadas en las prácticas de representación (véase Richardson, 2000;
Tierney & Lincoln, 1997).

Puede decirse que la representación es la más abierta de las controversias que rodean a la
investigación fenomenológica actual porque las ideas de lo que constituye investigación
legítima se están expandiendo y, al mismo tiempo, las formas de estructura narrativa,
dramática y retórica están lejos de ser exploradas o explotadas. completamente y porque
sabemos que hay un gran deslizamiento entre la vida como vivida y experimentada y
nuestra capacidad de convertir esa vida en palabras que exhiben una correspondencia
perfecta de uno a uno con esa experiencia. Las palabras, y por lo tanto todas y cada una de
las representaciones, nos fallan. Debido a que cada pregunta, cada investigador, aporta una
perspectiva única a nuestro entendimiento, las posibilidades de variación y exploración
están limitadas sólo por el número de personas involucradas en la investigación y los
ámbitos de la vida social e intrapersonal que se vuelven interesantes para los investigadores.
Lo único que se puede decir con certeza sobre las prácticas de representación
postmoderna es que proliferarán como formas y buscarán y exigirán gran cantidad de
audiencias, muchas de las cuales pueden estar fuera del mundo escolar y académico. De
hecho, algunas formas de investigación pueden no aparecer nunca en el mundo académico
porque su propósito será el uso en el contexto inmediato, para el consumo, la reflexión y el
uso de audiencias locales o indígenas. Sin embargo, aquellos que se producen para
audiencias académicas continuarán siendo desordenados, experimentales e impulsados por
la necesidad de comunicar mundos sociales que han permanecido privados y "no
científicos" hasta ahora.

UN VISTAZO DEL FUTURO

Las cuestiones planteadas en este capítulo no son de ninguna manera las únicas en
discusión para el futuro cercano y lejano. Pero son algunos de los críticos, y la discusión, el
diálogo y aun las controversias están destinadas a continuar a medida que los practicantes
32

de los diversos paradigmas nuevos y emergentes continúen buscando un terreno común o


encuentren formas para distinguir sus formas de investigación de otros.

Hace algún tiempo, expresamos nuestra esperanza de que los practicantes de las formas de
investigación, tanto positivistas como de nuevos paradigmas, pudieran encontrar alguna
manera de resolver sus diferencias, de modo que todos los científicos sociales pudieran
trabajar dentro de un discurso común -y quizás incluso varias tradiciones- una vez más. En
retrospectiva, dicha resolución parece altamente improbable y probablemente sea menos
útil. Sin embargo, esto no es así porque ni los positivistas ni los fenomenólogos cederán un
centímetro (aunque eso tampoco es probable), o porque abunda la reinscripción de una
"ciencia" positivista severa, con declaraciones aún más rencorosas sobre la investigación
cualitativa de las que hemos escuchado en décadas anteriores. Más bien, es porque, en el
momento posmoderno (y post posmodernismo), y tras el postestructuralismo, la suposición
de que no existe una única "verdad", que todas las verdades no son sino verdades
parciales; que el deslizamiento entre el significante y el significado en términos lingüísticos
y textuales crea representaciones que son solo y siempre sombras de las personas, eventos
y lugares reales; que las identidades son más fluidas que fijas, nos conduce
ineluctablemente hacia la idea de que no habrá un único paradigma "convencional" al que
todos los científicos sociales puedan atribuir en algunos términos comunes y con
entendimiento mutuo. Más bien, nos encontramos en el umbral de una historia marcada
por la multivocalidad, los significados impugnados, las controversias paradigmáticas y las
nuevas formas textuales. A cierta distancia por este camino conjetural, cuando se escriba su
historia, encontraremos que esta ha sido la era de la emancipación: la emancipación de lo
que Hannah Arendt llama " la coacción de la Verdad"; emancipación de escuchar solo las
voces de Europa occidental, la emancipación de generaciones de silencio y la emancipación
de ver el mundo en un solo color.

También podemos estar ingresando a una era de mayor espiritualidad dentro de los
esfuerzos de investigación. El énfasis en la investigación que refleja valores ecológicos, en
una investigación que respeta las formas de vida comunales que no son occidentales, en
investigaciones que involucran una intensa reflexividad sobre cómo nuestras
33

investigaciones son moldeadas por nuestras propias ubicaciones históricas y de género, y


en la investigación del "florecimiento humano"; como lo llaman Heron y Reason (1997), aún
pueden reintegrar lo sagrado con lo secular en formas que promueven la libertad y la
autodeterminación. Egon Brunswick, el teórico de la organización, escribió sobre variables
"atadas" y "desatadas", variables que están vinculadas, o claramente no vinculadas, con
otras variables, al estudiar las formas humanas de organización. Podemos estar en un
período de exploración de las formas en que nuestras investigaciones están atadas y no
vinculadas, como un medio de encontrar dónde cruzan nuestros intereses y dónde
podemos ambos, ser y promover el ser de los demás, como seres humanos completos.
34

Tabla 8.1. Creencias básicas de los paradigmas de investigación.

AXIOMAS POSITIVISMO POSTPOSITIVISTA TEORIAS CRÍTICAS CONSTRUCTIVISA PARTICIPATIVO

Única realidad Hay una única Mundos basados Las realidades Realidad
identificable y realidad, pero en luchas de existen en participativa
medible. no es poder. múltiples
ONTOLÓGICO completamente construcciones
Naturaleza de la realidad abordable. mentales, son Realidad
de la realidad. Las interacciones co-construidas. subjetiva/objetiva
mantienen el co-creada por la
triángulo de mente y el mundo
inequidades. dado.

Creencia en la Mínima El conocimiento Subjetivista. Holístico.


total objetividad. interacción con es producido,
el objeto de puede cambiar las
estudio. formas de Co-creación de La subjetividad
opresión a través hallazgos. crítica.
EPISTEMOLÓGICO del
Ciencia del empoderamiento. Construimos los Comprender cómo
conocimiento.
significados son sabemos lo que
Proceso de base en nuestras sabemos, 4 formas
pensamiento. interacciones. de conocimiento:
Experiencia,
Presentación,
Proposicional y
Práctico.

Método Método Dialéctico. Dialéctico- Participación


científico. científico. hermenéutico/ política en
las investigación-
Diálogo/ construcciones acción colaborativa.
METODOLOGÍA Estándar de oro Va más allá transformación y individuales son
Procesos de para la toma de contemplando participativo. elicitadas
investigación. decisiones.
de investigaciónlas variables (socializadas), Uso de la
ocultas. comparadas y deconstrucción
contrastadas en como herramienta.
Hipotético-
deductivo: Hipotético- busca de
generalización deductivo: consenso.
generalización

Fuentes: Lincoln, Lynham & Guba (2014); Heron & Reason (1997).
35

Tabla 8.4. Posiciones de los paradigmas en cuestiones seleccionadas.

AXIOMAS POSITIVISMO POSPOSITIVISTA TEORIAS CRÍTICAS CONSTRUCTIVISA PARTICIPATIVO

(Realismo (Realismo (Realismo histórico) (Relatividad) (Realidad


ingenuo) crítico) participativa)

La realidad está La realidad se


Existe una Sólo existe una formada en torno a construye La realidad
realidad realidad, pero la estructuras de individual y emerge de la
independiente aprehendemos poder, lo que colectivamente; interacción
Nivel del sujeto, la de manera provoca que sea dichas sujeto-cosmos
Ontológico cual es imperfecta, de injusta. construcciones son (realidad objetiva
aprehensible de modo que sólo mediadas por el y subjetiva) y de
manera objetiva. nos podemos lenguaje y la la construcción de
aproximar a ella Moldeada por experiencia, lo que verdades
de manera valores de las hace contexto- individuales.
probabilística. transmisión cultural dependientes,
que se cristalizan particulares,
con el tiempo. locales, situadas.

Asegura una Existe una Aproximación por El conocimiento es Holística


objetividad aproximación a estudio de las producto de la
completa que la realidad que estructuras relación entre
desemboca en es acumulativa sociales, que investigador / Se replantea la
el y que está conforman las investigado, en que relación
descubrimiento construida por desigualdades. uno se ve afectado verdad-
de la verdad. hipótesis por el otro. interpretación.
siempre
falsables, de Debido a que la
Se espera realidad es Ya no hay una
modo que no verdad
confirmar alcanza una producto de
hipótesis. relaciones de anterior a la
verdad interpretación,
perfecta. poder,
comprenderlas sino que ésta
puede tener —la verdad—
Nivel efectos surge
epistemológico emancipadores. mediante la
subjetividad; la
cual consiste
en comprender
(1) cómo
conocemos lo
que
conocemos y
(2) las
relaciones de
consumo del
conocimiento,
en las cuatro
formas de
conocer:
(a)
36

experiencial,
(b)
presentacional,
(c)
proposicional,
(d) Práctica.

Método Método Método Método Método


científico puro: hipotético dialógico y hermenéutico y participación
deductivo: dialéctico: dialéctico: política en la
acción:
Consiste en
manipular, Cree en el Busca la Se busca que los
experimentar y método comprensión por individuos hablen Toma lugar en la
verificar científico, así parte de los de sus práctica e
hipótesis. como en la individuos sobre su construcciones investigación
falsación de las posición y la individuales, las conjunta; uso de
hipótesis como desigualdad en su cuales son los conocimientos
Principalmente herramienta de contexto, en busca refinadas compartidos en un
uso de acercamiento a del hermenéuticament entorno
métodos lo real, pero empoderamiento e, es decir, experimental
cuantitativos; comprende que de los oprimidos y interpretando la democrático.
da importancia existen apoyo a la totalidad de
a los datos y la dimensiones transformación sentido que
posibilidad de que no puede social. sostiene la Creación conjunta
Nivel replicación. tanto del método
Metodológico abarcar. construcción
particular del como del
individuo —a la contenido de la
vez que se investigación.
comparan y
contrastan
drásticamente
buscando llegar a
un consenso— o
en términos
hermenéuticos:
lograr que el
mismo fenómeno
se presente desde
una óptica nueva.
Uso frecuente de
métodos
cualitativos.

Axiología. El investigador El investigador Investigaciones en Dada la naturaleza La construcción


procura busca pro de la justicia transaccional, del conocimiento
¿Qué ocurre
mantenerse ‘acercarse’ a la social a través de propositiva de sus implica
con el estudio,
aparte de la realidad por cambios investigaciones, responsabilidad
además de
realidad que medio del uso significativos en también posibilita de todos para con
generar
estudia; así, de la aspectos la emancipación la realidad;
conocimiento?
procura que sus estadística, más relacionados con la social, pero no enseña valores de
acciones no busca mantener opresión social. esencial. cooperación,
37

Éticamente tengan las mismas autonomía y


¿qué juicios de influencia en la reservas balance en
valor se hacen? población para positivistas en jerarquías; por
no dañar la busca de tanto, es
objetividad. objetividad. emancipadora y
mejora las
asociaciones
humanas.

Paradigmas conmensurables entre Busca la Mayormente Mayormente


sí; el conocimiento se logra a través transformación de conmensurable conmensurable
del acercamiento a una sola la sociedad, con perspectivas con perspectivas
realidad. inconmensurable críticas y críticas y
con epistemologías participativas, pero participativas,
empírico-analíticas. no con el pero no con el
Acomodación y positivismo. positivismo.
conmensurabili
dad A diferencia de las
posturas críticas,
hay un intento por
comprender un
problema, pero no
necesariamente
por cambiarlo.

Fuentes: Lincoln, Lynham & Guba (2014); Heron & Reason (1997).