Anda di halaman 1dari 2

LA SOCIEDAD DEL CONOCIMIENTO Y LA BIOÉTICA

En el ámbito de la ética, la bioética se ocupa de examinar y definir aquellos principios que


proporcionen una óptima conducta humana con relación a la vida, ya sea ésta la referida al
hombre, a la vida animal o vegetal, así como del medio en el que pueden darse las
condiciones aceptables para la existencia.

La bioética, por tanto, no se limita al ámbito estrictamente médico, sino que además
incorpora conflictos y problemas éticos que tienen que ver con la vida en su sentido más
extenso, ampliando con ello su campo a cuestiones vinculadas con el medio ambiente y al
trato debido a los animales.

Una sociedad del conocimiento se refiere al tipo de sociedad que se necesita para competir
y tener éxito frente a los cambios económicos y políticos del mundo moderno. Asimismo,
se refiere a la sociedad que está bien educada, y que se basa en el conocimiento de sus
ciudadanos para impulsar la innovación, el espíritu empresarial y el dinamismo de su
economía.

Las relaciones entre los seres humanos y de éstos con la naturaleza, estan necesariamente
mediadas por el conocimiento que el hombre tiene de sí mismo y del mundo. El
conocimiento no es algo puro en nuestros días, es decir solamente teórico, sino
fundamentalmente práctico y operativo por la acción de las tecnologías. Se habla, entonces,
de tecnociencias. Para el hombre tecno científico se construye la Bioética como el nuevo
nombre de la Ética.

La bioética con sus principios busca una conducta apropiada del ser humano con relación a
la vida, Con el progreso acelerado de los conocimientos y del poderío científico- técnico
aumentan las responsabilidades del ser humano de manera directamente proporcional a
dicho incremento. La Bioética ayuda en el discernimiento de la eticidad en las distintas
acciones que las ciencias realizan sobre la vida humana, los demás seres vivientes y el
entorno y favorece la reflexión inter y multidisciplinaria sobre el vínculo entre los avances
científicos y tecnológicos y la ética. Contribuye al reconocimiento de las conductas
axiológicas que guían las aplicaciones de los conocimientos científicos, favorece la
identificación de los problemas éticos que se derivan de la aplicación de la ciencia e
incrementa el sentido de la responsabilidad.

Me parece que el progreso científico-tecnológico, como motor del desarrollo, requiere de


un profundo sentido bioético: el establecimiento de prácticas éticamente aceptables para la
vida en todos sus aspectos: la pobreza, el bienestar, la salud, los derechos de las mujeres y
los niños hasta llegar a los temas del cambio climático y del medio ambiente.
En los últimos tiempos se ha dado gran relevancia a la economía y sin embargo se ha
restado importancia a un término tan fundamental como es el de sociedad. La economía no
puede estar por encima de la sociedad, es el conocimiento el que hace que pueda
administrarse apropiadamente y que pueda estar al servicio de las personas.

La búsqueda del beneficio no lleva al desarrollo ni determina el bienestar de los individuos.


Son las personas cuando incrementan sus nociones, aprenden de sus errores, razonan a
través de lo que han aprendido, intercambian entre ellos sus experiencias y desarrollan
buenas prácticas cuando logran progresar más. Estos son justamente los fundamentos de la
sociedad del conocimiento, que conlleva una importante y significativa trasformación
social. Unos cambios que afectan a la educación haciendo especial hincapié en el
incremento de las capacidades para difundir, asimilar y retener el saber y el saber hacer.

Variaciones también en la forma de trabajar, dando especial importancia a la generación de


ideas, la colaboración, el incremento en la satisfacción en el trabajo, el reconocimiento de
los méritos, etc. Cambios que también afectan a la forma de aprovechar los recursos
tendiendo a un desarrollo más sostenible, a una mayor protección de la naturaleza y
cuidado de la biodiversidad.

Por ultimo destacar también y de forma especial que la transformación que se origina en
esta sociedad consecuencia de emplear el conocimiento al servicio de los mejores fines se
consolida a través de acciones dirigidas a reducir las desigualdades, prestar ayuda a
colectivos necesitados, fomentar la equidad y el respeto a los demás.