Anda di halaman 1dari 2

“1984”, una época inmersa en el control

La siguiente crítica literaria referida al libro 1984; con argumento y opinión nos insta
a deducir lo siguiente: ​se podría indicar que todo el pensamiento que tiene el autor
George Orwell lo resume en el intento de transmitir en sus escritos una lucha
continua en ​pugna con los totalitarismos, como podemos encontrar en las palabras
del propio autor " cada línea seria que he escrito desde 1936 lo ha sido indirecta o
indirectamente contra el totalitarismo y a favor del socialismo democrático".
También se puede agregar que es un autor británico, escritor y periodista. Tenía una
fuerte oposición hacia del imperialismo británico, lo que lo lleva a escribir la obra.
Dentro de la historia de 1984 el protagonista lucha contra un sistema establecido de
forma imponente, esa lucha está determinada por su creencia a la esperanza y el
optimismo en su visión de la capa más baja de la sociedad. Su visión negativa de la
sociedad actual (dentro de la historia) está basada en la decadencia, la mediocridad
y el fracaso del ser humano sumergida en un tipo de totalitarismo intolerable que se
escuda en la guerra y la seguridad para mantener a raya sus habitantes. Además se
utiliza la manipulación ​exorbitante y modificación de la historia siempre a favor del
dictador que en este caso se conoce como Gran Hermano, es decir, dicho dictador
embauca a las personas. Una historia que ​sucumbe a las condiciones que se
producen en cada momento, produciendo el cambio total de dicha historia y
omitiendo todo aquello que era conocido hasta ese momento y que deja de existir
como tal. Tiene especial importancia el papel de los medios de comunicación en la
difusión de la neolengua, lenguaje que permite que ningún pensamiento negativo
asalte al ciudadano y que le permita expresar esos pensamientos al resto de la
sociedad y el control ideológico de las personas.
El análisis descrito anteriormente trae consigo ideas particulares que resaltan, el uso
de la tecnología como medio de control mediante las omnipresentes pantallas con
su triple función de emitir propaganda, observar y escuchar todo lo que sucede en
cualquier ​habitáculo​, las telepantallas son el símbolo (y el método) de vigilancia
constante a la que el partido somete a sus súbditos.
Por otra parte, se puede observar en esta historia la supresión de la libertad
individual mediante la fuerza, de forma que sólo había que estar a favor del partido
impuesto, esto se puede percibir en que habían dos minutos de odio diariamente
para ​cavilar ​negativamente sobre las ideas de Goldstein que estaba en contra de
las ideas del partido creando la Hermandad. Y lo más ​dantesco ​es que al privar el
pensamiento de las personas, se exterminaba a las que tuvieran un pensamiento
contrario al del Gran Hermano o al pensamiento principal del partido: “la guerra es la
paz, la libertad es la esclavitud, la ignorancia es la fuerza”, borrándose a las
personas de la historia como si nunca hubieran existido.
Finalizando esta crítica, podemos concluir que es una novela de la que apenas se
comienza a leer lo narrado, uno queda ​inmerso en dicha historia con la necesidad
de saber qué es lo que sigue a continuación. La historia se va ​ralentizando en la
parte central, pero resurge en la última parte, terminando con un final ​abrupto y
abierto.
A nuestro parecer es una historia que debe ser leída por la mayoría de las
personas; teniendo conocimientos previos sobre los totalitarismos ocurridos
específicamente en el periodo entreguerras, partido para así comprender la historia
de libro de tal forma que da a entender lo que pasaba en la sociedad dentro de este
periodo, conocer lo distópica que era, el pensamiento de las personas que estaban
a favor y en contra de los totalitarismos, cómo funcionaban y las características de
estos (como la privacidad del libre albedrío tanto de pensamiento como de acción).