Anda di halaman 1dari 21

Materiales de bajo impacto ambiental

January 20, 2017


|
Hiroshi Ikenaga

Hoy en día existe una cantidad enorme de materiales para poder escoger al
momento de diseñar; éstos suelen ser elegidos según sus características
físicas, químicas, estéticas, disponibilidad y precio, pero casi nunca se
evalua el impacto ambiental que tienen.

Al hablar de impacto ambiental, lo primero es evitar los materiales que son


tóxicos, ya que éstos causan efectos adversos en los organismos vivos de
manera directa, ya sea en su extracción, en su aplicación, en su uso o al
momento de desecharse.

Es importante conocer los materiales que utilizamos y las sustancias que los
componen para saber si representan un peligro. Términos como COV
(compuestos orgánicos volátiles), Bencenos, Formaldehidos, cloruro de
metileno, Triclocoetileno, Arsenico y Dioxinas, son elementos que debemos
evitar.

Existe una gran cantidad de estudios aplicados a materiales y es muy


importante mantenerse actualizado, así como revisar las fuentes de las que
provienen. Pero lo más importante es entender que existen
alternativasdisponibles.

Materiales Renovables
Los materiales renovables provienen de árboles, animales o ecosistemas y
tienen la capacidad de regenerarse; éstos deben cumplir su ciclo de
renovación, ya que si se consumen más rápido se convertirían en materiales
no renovables. Es por esto que al utilizar estos materiales, nos debemos
asegurar que vengan de una fuente responsable. Este es el caso de
la madera certificada, que avala y garantiza al consumidor que los productos
que adquiere han sido obtenidos de bosques bien gestionados desde un
punto de vista sustentable. Existen muchos materiales nuevos como
los bioplásticos que debemos promover y utilizar ya que representan una
gran alternativa hacia la sustentabilidad.
Tumbona Querétaro con madera certificada

Materiales Biodegradables
Son materiales que pueden descomponerse por micro organismos para
integrarse a los ciclos de la naturaleza. Por ejemplo; el cartón, la madera,
algodón, etc. Existen materiales que aunque son biodegradables tardan
mucho en degradarse y se consideran no-biodegradables, como el plástico.
Los materiales biodegradables son óptimos para objetos con una vida útil
corta, como vasos desechables o filtros de café.

Materiales de bajo contenido energético


Todos los materiales tienen una carga energética que representa la energía
con la que fueron extraídos, transportados o conservados. Es difícil saber con
precisión acerca de esta energía incorporada, ya que un mismo material
tendría más energía si viene de más lejos, pero es un hecho que un material
de la naturaleza tiene menos energía incorporada que un material
manufacturado, es decir un kilo de aluminio tiene 100 veces más energía que
un kilo de madera.

Materiales reciclables o reciclados


Estos materiales son los que pueden volver al proceso de manufactura y
aunque en el sentido estricto tiene mayor contenido energético (ya que se
suma la energía de cada reproceso) la energía para extraerlo se considera
como nula. Los productos que utilizan materiales reciclados propician el
desarrollo de sistemas de reciclaje que reducen los desechos y el impacto al
medio ambiente. Pero hay que tener cuidado con los productos que se
etiquetan como reciclables, ya que muchas veces estos no se encuentran en
un ciclo que se dedique a separarlos y reprocesarlos.

Tal es el caso de la mayoría de los plásticos que a pesar de ser reciclables,


son muy difíciles de identificar y terminan en la basura. De esta manera el
termino reciclable ha perdido sentido y es el más utilizado para el
Greenwashing (falsa publicidad para hacer ver un producto como amigable al
medio ambiente).

Maceteros Cuernavaca de aluminio 100% reciclado

Materiales Locales
Estos materiales se producen localmente y garantizan menor contenido
energético en su transporte, además de desarrollar la economía local. Si
bien existen materiales que tienen muchos beneficios ambientales, la
mayoría de estos no son accesibles en nuestro país y es aquí donde uno
debe cuestionarse si un barniz natural de gran calidad que debe importarse
desde el otro lado del mundo, es mejor sobre uno que contamina producido
localmente.

En los 11 años que llevamos haciendo proyectos y productos en México, no


ha sido fácil el tema de la elección de materiales, entre la desinformación por
parte de los proveedores y el desinterés por parte de los clientes, siempre
hemos buscado la mejor opción y hemos presionado a nuestros proveedores
para que nos ofrezcan una alternativa, logrando pasos progresivos hacia un
cambio en cada uno de los integrantes de nuestro sistema productivo.
Uso de materiales de bajo impacto en los procesos de
producción para disminuir la contaminación ambiental

En el proceso constructivo la elección de los materiales para la producción y construcción es de


primordial importancia.
Muchas veces la elección de los materiales es realizada solo a partir de datos técnicos y un análisis
de costos de compra.
Es necesario entonces introducir otros parámetros fundamentales para una completa visión
ecológica, poniendo en el centro de atención el ciclo de vida completo de los materiales y su relación
con el medio ambiente.
Actualmente investigadores y especialistas en el tema de los materiales de producción presentan un
común denominador que determina un eje de acción en la selección de materiales y productos que
pone énfasis en algunos de los siguientes principios:
*Elección de materiales y productos que utilizan los recursos de manera eficiente.
*Elección de materiales y productos que minimizan la energía y el carbón utilizados.
*Evitar materiales y productos que puedan dañar al ser humano o al medio ambiente en cualquiera
de las fases del ciclo de vida.
*Elección de materiales que permitan la actuación de estrategias de diseño sustentable.

Otro nombre el cual recibe esto es bioconstruccion.


Para esto se debe de tener consideracion a:

 Gestión del suelo


 Gestión del agua
 Gestión del aire
 Gestión de la energía
 Consumo y desarrollo local

Los principios de la bioconstrucción consideran que debemos ser conscientes (y es nuestra


responsabilidad para con las futuras generaciones) de que todo lo que un ser vivo realiza
repercute en los demás, de tal manera que una acción nunca permanece aislada sino que
provoca reacciones, tangibles o no, a mayor o menor plazo de tiempo, en todo lo que la rodea,
extendiéndose su efecto del mismo modo que las ondas que provoca una piedra al caer en el
agua. Así todas nuestras acciones son importantes, inciden en el resto de los seres y del
planeta y repercuten mucho más allá de ellas mismas. Esta conciencia de que el planeta es
nuestra casa y es nuestra responsabilidad cuidarlo, preservarlo y mantenerlo a él y a los seres
que lo habitan en óptimas condiciones para producir salud y felicidad, debe irse trasluciendo
en toda actividad humana.

La construcción ecológica, por tanto, es una forma de crear un hábitat respetando siempre el
medio donde se realiza, y teniendo especial cuidado con todos y cada uno de los elementos
de la naturaleza. Resulta tener conciencia del lugar donde vivimos y además, aprovechar las
cualidades que nos brinda la naturaleza para usarlas provechosamente. Lo podemos llamar
construcción ecológica, edificación sostenible o bioconstrucción. La idea es conseguir que se
implante de una manera arraigada en nuestra sociedad para reducir el impacto ambiental que
la construcción tiene en el medio ambiente. Este tema adquiere especial relevancia a todas
aquellas personas comprometidas con el medio, con la salud, y que a la vez, no rechaza vivir
con ciertas comodidades y elementos indispensables, como lo son los de una vivienda.
Principalmente el grupo que podría estar más interesado en este tema, sería el que ama la
naturaleza, la cuida y la respeta; pero también a todos los ciudadanos que desconocen el uso
de materiales ecológicos para la fabricación de una casa, un edificio, etc.

La bioconstrucción se basa en las tradiciones de construcción con materiales primarios


propios del lugar a edificar, como pueden ser el adobe (mezcla de arcillas, fibras vegetales y
a veces excrementos secos) o la piedra

 Balas de paja de cereales o hierbas altas como bloques, que se recubren con pastas
que incluyen mezclas de cal o arcilla para protegerlos de los agentes externos. Este sistema,
aunque pueda parecer muy rudimentario, permite construcciones de gran resistencia y
aceptable habitabilidad, con un razonable aislamiento termico y acustico, lo que permite un
mayor ahorro de energía. Existen casas de balas de paja en pie desde hace 150 años. Incluso
se ha realizado un polideportivo con este sistema en Alemania .
 Fibras de cañamo y lino en aglomerados o morteros con cal, para la preparación de
ladrillos de gran fuerza y resistencia ignífuga, o una gran variedad de materiales aislantes.
 Maderas y derivados (morteros, aglomerados, etc.), tanto para estructuras como en
tableros de fibra de madera para aislamientos
 Materiales reciclados de plástico, papel (especialmente en aislamientos y entre
fachada y tabique interior o tabiques secos), vidrio, etc. El aislamiento con papel de periódico
reciclado y molido, , en centroeuropa se lleva aplicando desde hace 25 años, en EEUU desde
hace un siglo. Su aplicación es muy sencilla con máquinas especiales mediante insuflado o
proyectado en húmedo en cavidades, fachadas, buhardillas, cubiertas o falsos techos o
tabiquería seca.
 en general, cualquier cosa que surja del aprovechamiento y de la idea de un bajo
impacto ambiental y económico puede incluirse dentro de la bioconstrucción.
Aislamientos:
 de origen vegetal: celulosa, fibra de madera, corcho, cáñamo, algodón, lino,
fibra de coco,
 de origen animal: lana de oveja
 de origen mineral: arlita, perlita, vermiculita, arcilla

Sistemas constructivos:
 Tierra cruda: tapial, adobe, bloque de tierra comprimido
 Tierra cocida: ladrillos cocidos de diversas clases
 Con materiales vegetales: balas de paja, guadua, encofrados de cal y
cañamiza, entramado liger


Casas con ladrillos de plástico reciclado en Colombia
Los bloques se obtienen por medio de un
proceso llamado extrusión. Se derrite el
plástico y se vuelca en un molde.

Casas con ladrillos de plástico reciclado en Colombia








SÍGUENOS EN FACEBOOK 52
Los bloques se obtienen por medio de un proceso llamado
extrusión. Se derrite el plástico y se vuelca en un molde.

La finalidad de este proyecto es transformar basura plástica y caucho en un sistema constructivo


alternativo para viviendas temporales y permanentes, y otras edificaciones.

Una materia prima económica y accesible en cualquier lugar del mundo. Un sistema de construcción un
30% más barato que los sistemas tradicionales en zonas rurales.
Los bloques se obtienen por medio de un proceso que derrite el plástico y se vuelca en un molde. Se le
añaden aditivos para hacerlos resistentes al fuego. Además la estructura de plástico, la hace resistente a
los terremotos.
Este sistema, por una parte, reduce el plástico que llega a los vertederos, lo que reduce el consumo de
agua y energía, al igual que la reducción de las emisiones de CO2 mediante el uso de estos materiales
reciclados.

Llegar a la fórmula definitiva no fue fácil. “Trabajar con plástico virgen es sencillo, porque existen
parámetros definidos, pero el plástico usado demanda mayor experimentación”, explicó Óscar Méndez,
un arquitecto que ahora trabaja en sociedad con Llanos.
Idear un sistema constructivo que permite levantar viviendas de una y dos plantas, cuyos elementos
principales, tanto paredes como vigas, son de plástico reciclado. Este desarrollo inspiró la creación del
emprendimiento Conceptos Plásticos, empresa que empezó hace unos años.
Uno de los mayores logros de Conceptos Plásticos fue la construcción un albergue temporal para 42
familias desplazadas por la violencia en Guapi (Cauca), en 2015.
Un diseño adaptado a la necesidad de movilidad y las condiciones climáticas, que fue construido con
bloques de plástico reciclado desarrollados por la empresa que se ensamblan con facilidad en caso de
requerir el traslado de los albergues a otro punto del municipio.
El emprendimiento cuenta con 12 empleados y tres cofundadores: Óscar Andres Méndez, Isabel Cristina
Gamez y Henry Alexander Canon. Fernando Llanos, inventor de los bloques de plástico, trabaja como
socio. Actualmente optan al premio de The Venture

Imágenes: © Conceptos Plásticos, www.el pais.com, www.ecoticias.com, Édgar Medina,


agenciadenoticias.unal.edu.co
Ladrillos de desechos reciclados
para la construcción de casas
ecológicas
Valoración: 5 (2 votos) 2 comentarios

Por Ana Isan. 22 noviembre 2017

Además de poder construir


muros utilizandobotellas de plástico llenas de arena, hay
una solución un tanto más sofisticada, pero aún
más ecológica, si cabe, puesto que no se precisa de
cemento, además de permitir el uso de otros muchos tipos de
plásticos.
Desde bolsas hasta botellas de todo tipo, garrafas de agua...
Cualquier tipo de envase plástico puede convertirse en
materia prima idónea para la fabricación de unos peculiares
ladrillos gracias a un invento del neozelandés Peter Lewis,
creador de una máquina que
transforma residuos de envases en ladrillos listos para su
uso en la construcción.
También te puede interesar: Casas con ladrillos de
plástico reciclado
Índice
1. Construir muros con desechos
2. ¿En qué consiste el invento?
3. Ventajas y desventajas
4. Una solución para dos problemas
Construir muros con desechos
Aunque lo parezca, no se trata de una construcción tipo
LEGO a tamaño real, sino de una auténtica alternativa a los
ladrillos convencionales para la construcción de casas
ecológicas. Básicamente se trata de construir muros con
desechos, una idea que puede parecer un tanto loca, pero
que deja de serlo cuando se conoce el proyecto de Lewis.
Desde hace alrededor de diez años, este neozelandés no
deja de luchar para llevar a cabo su proyecto, consistente en
la fabricación de la máquina y, cómo no, también viendo cuál
es el mejor modo de recolección de desechos para
hacer ladrillos ecológicos tras su reciclaje en dicha
máquina.
¿En qué consiste el invento?
La máquina ha sido bautizada como "Byfusion" y se basta y
se sobra ella solita para transformar los residuos en ladrillo
mediante su troceo y compactación, adoptando la forma de
ladrillo.
Una máquina que puede reciclar todo tipo de plástico
siguiendo una serie de pasos, para finalmente comprimir la
pasta de plástico y así producir un ladrillo de 10 kilogramos.
La máquina consigue crear un ladrillo cada 40 segundos, es
decir, 150 bloques por hora que, como puede verse en el
vídeo, se van encajando a través de unas guías metálicas en
las que pueden engarzarse fácilmente para ir levantando
muros.
Ventajas y desventajas
La ventaja de estos ladrillos de plástico es que
proporcionan un buen aislamiento de calor y sonido, además
de resultar especialmente económicos, amén de los
beneficios ambientales apuntados.
Por otro lado, la durabilidad podría no ser un problema,
puesto que siendo fabricados con plástico tardan en
degradarse décadas e incluso cientos de años. Su duración
de cara a construir viviendas podría ser similar a la de
los ladrillos convencionales o, en todo caso, la construcción
estaría en pie durante numerosas generaciones.
Como inconveniente, el problema no es otro que basar su
materia prima en un producto que debería estar llamado a
desaparecer. Todavía no es así, es algo más que evidente, y
de hecho el problema de los desechos plásticos es un
auténtico drama ambiental, pero una sociedad baja en
carbono debe ir encontrando alternativas ecológicas.
Mientras se encuentran, eso sí, este sistema es una auténtica
joyita, sobre todo teniendo en cuenta que por mucho que se
reduzca el uso del plástico, tanto hoy como a medio y largo
plazo encontraremos plástico por doquier.
Sin embargo, en términos ideales, a los que hay que tender,
hay que reconocer que sería maravilloso que esta máquina
no fuese necesaria porque, sencillamente, el plástico hubiera
dejado de ser un problema ambiental por su menor uso.
Por otra parte, la estética puede ser un problema para
la construcción de viviendas. Todo va a gustos, es cierto, y
las modas pueden resultar inesperadas e incluso ser
tendencia una estética como ésta, pero hay que reconocer el
que resultado no concuerda con la estética convencional.
Quizá por ello cuesta imaginar la construcción de una casa
con estos ladrillos. O puede que no, porque a su vez el
mercado devora las nuevas propuestas, al tiempo que puede
ser secundaria la estética frente a otros valores como son la
necesidad de un hogar a un precio económico y/o el cuidado
ambiental.
En el origen de la idea encontramos la razón de esta peculiar
estética. Según cuenta Peter Lewis, el proyecto surgió por la
necesidad que éste detectó a nivel ambiental, con la intención
de encontrar un uso práctico en necesidades distintas a la
construcción de una casa.
Básicamente, pensaba en su uso para la construcción de
muros que permitiesen separa las parcelas agrícolas, garajes.
Igualmente, consideró la posibilidad de que se utilizaran para
ayudar en situaciones de emergencia.
Desde reconstruir lugares que han sufrido el embate de
las fuerzas de la naturaleza como terremotos, tempestades
o similares hasta la construcción de refugios temporales que
ayuden a tener un techo a los supervivientes.
Sobre todo, sería de gran ayuda en lugares donde hubiese
poca madera u otros materiales disponibles para la
reconstrucción de casas, barrios o pueblos enteros. Nada
impide, eso sí, que se pueda utilizar con otros fines, sin
necesidad de que medie urgencia alguna.
Una solución para dos problemas
Se trata de una idea con un doble interés ambiental. Por un
lado, la contaminación de los residuos plásticos en el mundo
es un problema tremendo, que bien puede catalogarse de
catástrofe ambiental, y por otro lado evitamos el uso de
materiales de la construcción convencionales, igualmente
contaminantes.
Tanto desde el punto de vista de la polución e impacto del
entorno como en lo que respecta a su huella de carbono. No
en vano, la construcción representa una buena parte de las
nefastas emisiones de gases de efecto invernadero.
El proyecto está saliendo adelante gracias a una subvención
de 20.000 dólares del gobierno neozelandés, y está
empezando a trabajar en Dunedin, su ciudad, ubicada en la
bahía de Otago. Su viralidad, por último, está llevándolo a los
cuatro rincones del planeta.
Si deseas leer más artículos parecidos a Ladrillos de
desechos reciclados para la construcción de casas
ecológicas, te recomendamos que entres en nuestra
categoría de Arquitectura y urbanismo.