Anda di halaman 1dari 6

2015

TUTORIA INDIVIDUAL
EN LA INSTITUCIÓN
EDUCATIVA
DOCUMENTO: ORIENTACIONES PARA
TUTORES Y DOCENTES DE EDUCACIÓN
BÁSICA REGULAR
INDICE

1. Qué es la tutoría individual .............................................................................................................................2


2. Cuándo realizar la tutoría individual ...............................................................................................................2
3. Cómo realizar la tutoría individual ..................................................................................................................3
4. Momentos para el desarrollo de la tutoría individual....................................................................................3
5. Pautas para desarrollar habilidades para la conversación orientadora ........................................................4
6. Límites para el desarrollo de la tutoría individual ..........................................................................................5

1
1. Qué es la tutoría individual

Es una modalidad de la tutoría que de manera personalizada y a través de la conversación directa,


busca ayudar a la o el estudiante a:

 Analizar situaciones que afectan sus necesidades, intereses y expectativas.


 Enfrentar problemas personales que tienen como origen, aspectos relacionados a la escuela o
fuera de ella.
 Desarrollar recursos personales para afrontar y superar situaciones de conflicto, poniendo en
práctica sus capacidades para tomar decisiones.

La dinámica de la tutoría individual se constituye cuando a través de su intención orientadora utiliza la


observación en los espacios de interacción, para ejercer presencia. Estos aspectos se detallan a
continuación:

 Intención orientadora: Disposición y apertura del docente para estar atento a las necesidades de
los estudiantes. Se concreta en el fortalecimiento de vínculos afectivos.
 Observación: Acción mediante el cual el docente transmite y capta mensajes no verbales. Permite
inferir el nivel de energía y el tipo de sentimiento que el estudiante, en ese momento, está
experimentando.
 Espacios significativos de orientación: Todo espacio de interacción (aula, recreo, hora de entrada,
hora de salida, etc.) donde el estudiante puede ser abordado. El tiempo es relativo, lo importante
es que el estudiante sienta nuestra presencia y que está acompañado.
 Presencia1: Consiste en rescatar lo que hay de positivo en la conducta de los jóvenes en
dificultades, sin rotularlos ni clasificarlos en categorías basadas sólo en sus deficiencias. Su
finalidad es abrir espacios que permitan al adolescente, convertirse en fuente de iniciativa, de
libertad y de compromiso consigo mismo y con los otros.

2. Cuándo realizar la tutoría individual

La tutoría individual se realiza cuando:

a. El estudiante de manera voluntaria lo solicita.


b. Cuando la o el docente convoca a la o el estudiante a una entrevista porque:

 Existen causas de índole personal que afectan significativamente sus aprendizajes.


 Se observan cambios desfavorables en el comportamiento habitual del estudiante.
 Se manifiestan problemas en la relación que establece con sus compañeras y compañeros, ya
sea porque incurre en violencia contra otras u otros o porque es víctima de acoso por parte
de sus compañeras y compañeros.
 Hay reportes de continuas tardanzas y/o faltas, como resultado de actividades relacionadas
con trabajo infantil u otra situación de riesgo identificada.
 Existen reportes o comunicaciones de parte de profesores y/o compañeros, sobre el
comportamiento inadecuado de la o el estudiante.
 Cuando existe evidencia de algún problema de salud.

c. El padre o madre de familia lo solicita.

1
GOMES DA COSTA, C. (1995). Pedagogía de la presencia. Ed. Lozada
2
3. Cómo realizar la tutoría individual

Para desarrollar de manera adecuada la tutoría individual no se requiere ser psicólogo, ya que queda
claro, que la tutoría individual va a ser abordada por un tutor o tutora desde un enfoque pedagógico.
La intención no es brindar tratamiento sino acompañamiento.

Este encuentro interpersonal basado en la relación, implica que el tutor posea determinadas cualidades
como2 :

Autenticidad: Capacidad para ser él mismo, para que no haya discrepancia entre lo que se dice y lo que
se experimenta.
Respeto: saber aceptar el hecho de que la o el estudiante tiene derecho a tomar sus propias
decisiones.
Empatía: Percibir correctamente lo que experimenta la y el estudiante.
Concreción: Habilidad para expresar las experiencias en términos específicos.
Confrontación de las incongruencias: Capacidad para manifestar a la o el estudiante, las discrepancias
en las que va incurriendo.
Personalización: Hacer que el estudiante se vaya apropiando de su propio problema.
Auto-evaluación: Compartir experiencias, aptitudes y reflexiones con la o el estudiante, manteniendo
siempre la discreción.
Relación al momento: Puede interpretar los sentimientos entre la o el estudiante y él mismo en un
momento concreto.
Autorrealización: Expresarse libre y abiertamente, sin emitir juicios.

4. Momentos para el desarrollo de la tutoría individual

Como parte de la preparación de la entrevista con la o el estudiante, el docente tutor debe contar con
información, que en su momento le permita comprender mejor la situación que le inquieta o aqueja.

En ese sentido, existen tres momentos relacionados con la tutoría individual:

a. Antes de la orientación
Referida a la fase previa al desarrollo de la entrevista o conversación con la o el estudiante. En esta
fase, está activa la intención orientadora del tutor, por lo que siempre debe mostrar apertura y
disposición para atender sus necesidades o identificar situaciones desfavorables que afectan su
normal desenvolvimiento.

b. Durante la orientación
Es la principal etapa de la tutoría individual, ya que es donde se construye la relación de ayuda y los
vínculos afectivos con la o el estudiante. Esta fase sigue la siguiente secuencia3:

 Atender: Comunicar, de manera no verbal, disponibilidad e interés por la o el estudiante.


 Responder: Comunicar, corporal y verbalmente, comprensión por la o el estudiante a quien
deseamos orientar.
 Personalizar: Mostrar a la o el estudiante que orientamos, su participación frente al problema
que está viviendo.

2
BISQUERRA ALZINA, R. (1998). Modelos de Orientación e Intervención psicopedagógica. Barcelona: Editorial Praxis.
3
Ídem 1
3
 Orientar: Evaluar, con la o el estudiante, las alternativas de acciones posibles y facilitar la
elección de una de ellas (compromisos), contribuyendo así al desarrollo de su autonomía.

En este espacio de orientación con la o el estudiante, hay que tener en cuenta las siguientes
características4:

 Sentimiento y escucha. Implica la búsqueda de soluciones y compromiso mutuo, donde se


manifiesta una interacción personal que exige cierto grado de profundidad y una escucha
sensible, recurso simple y efectivo.
 Expresión de afecto. A pesar de la relevancia de los factores cognitivos, son los factores
afectivos los que sustentan el proceso por la sensibilidad mutua, garantía del equilibrio en la
relación.
 Totalidad. La totalidad es la cualidad reparadora de la relación, en el sentido de que las/os
participantes se presentan y se aceptan tal como son, auténticamente.
 Consentimiento mutuo. Las relaciones son establecidas por fuerza de una función (docente-
alumna/o), pero está implícito el consentimiento mutuo previo de asumir las responsabilidades
inherentes al rol, sobre todo por parte del docente.
 Expectativas. La confianza en el conocimiento de quien ayuda - La relación ocurre porque el/la
alumno/a se dispone positivamente a recibir información, instrucción, consejo, auxilio,
comprensión, tratamiento y espera que la otra persona pueda ofrecerle esto.
 Comunicación e interacción. La comunicación y la interacción son cognitivas y afectivas, de
contenido positivo y negativo, y serán establecidas por la comunicación verbal y no verbal.
 Estructuración. Situación estructurada que comienza cuando las/os involucrados constituyen,
por estímulos y respuestas, un proceso, donde el/la adolescentes será agente-parte y no sólo
alguien que entrega a otro/a la responsabilidad por lo que vaya a ocurrir. No obstante, la
competencia del/a docente es la que permite que la participación se realice a través de la
experiencia vivencial de ambas partes.
 Cooperación. El esfuerzo cooperativo comienza por la percepción del/a alumno/a, de que el
éxito del proceso depende también de él/ella. Esta percepción intensifica y profundiza la
estructura de la relación.
 Accesibilidad y seguridad. El/la docente en verdad es accesible porque se siente seguro/a,
abierto/a al otro/a, siendo capaz de presentarse estable, actuando como apoyo de aquel/lla,
que al menos temporariamente se siente inseguro/a o inestable.
 Orientación para el cambio. El objeto de la relación de ayuda es el cambio, la persona se
modifica por el aprendizaje, a través de una nueva percepción de sí misma, de su situación y
del ambiente, que se expresa en un cambio de actitud.

c. Después de la orientación
Está relacionado al seguimiento de los compromisos asumidos durante la entrevista o dialogo con el
estudiante. Este es el momento más adecuado para involucrar a las madres y padres de familia, para
establecer una estrategia conjunta.

5. Pautas para desarrollar habilidades para la conversación orientadora

a. En relación a su lenguaje verbal:

 Estar muy atento a lo que se va a expresar con el lenguaje verbal, el cual es muy importante
por la información que proporciona al estudiante.

4
Ídem 1
4
 Considerar, que en el desarrollo de la entrevista se manifiesta lo implícito de la conversación: lo
que se dice, lo que se quiere decir, la interpretación por parte del estudiante de lo que dice el
tutor o tutora; estos son aspectos que se deben tomar en cuenta.
 Realizar preguntas al estilo de una conversación, con las cuales solicitemos información de
manera directa, por ejemplo: “Cuéntame más acerca de esto”. La idea es que la o el estudiante,
no sienta que es un interrogatorio.
 Expresar comentarios que transmitan información respecto a intereses, opiniones, aficiones y
preferencias, por ejemplo “A mí también me costaba concentrarme en el estudio”, “No me
gusta esta situación”; lo que se quiere generar es un clima de confianza con el estudiante.

b. En relación a su lenguaje no verbal:

 Estar atento a cómo estamos expresando el contacto visual, el tono emocional, la actitud
corporal, la proximidad, los gestos, etc.
 El contacto visual, se expresa en relación al tiempo que el docente tutor mira directamente a
los ojos del estudiante, también denominado “contacto cara a cara”. Mientras más tiempo se
produzca este contacto visual, puede favorecer el desarrollo de la conversación.
 El tono emocional, se expresa a través de la expresión facial y del lenguaje paraverbal
(entonación, modulación y volumen de voz). La disposición afectiva se expresa cuando el tutor
o tutora, se muestra cálido, cordial, interesado.
 La actitud corporal, se expresa en la postura del cuerpo, la posición al sentarse; estos aspectos
son muy importantes porque manifiestan la real disposición que tiene el tutor o tutora ante la
entrevista.
 La proximidad física con el estudiante al momento de realizar la entrevista; es importante para
crear un clima de cercanía y establecer el contacto humano.

c. En relación a su actitud:
 Existen muchas actitudes que puede asumir el tutor o tutora para conducir la entrevista al
momento de realizarla. Obviamente, estas, estarán relacionadas con el tipo de personalidad
que tenga.
 Una actitud que puede favorecer una mejor interacción con la o el estudiante y ayudarlo a
desarrollar autonomía personal, es la actitud comprensiva o empática. Con esta actitud, se
intenta captar y comprender los sentimientos de la persona ante la situación que enfrenta.
Implica comunicar al estudiante lo que ha comprendido de su mundo interior, tanto para
verificar que ha expresado, como para hacer que tome conciencia de sus propios sentimientos
y se aproxime a la toma de decisiones.

6. Límites para el desarrollo de la tutoría individual


El tutor o tutora, por ser docente de formación, no puede asumir funciones para las cuales no está
preparado. Por lo tanto, es muy importante ser consciente de los límites que tiene la orientación a la o
el estudiante, en el marco de la tutoría individual.

Cuando la situación que afecta a la o el estudiante, sobrepasa la dimensión pedagógica, entonces la


tutora o tutor, realizará la derivación a un profesional o a una institución especializada que pueda
atender el caso.

Es necesario destacar, que otro límite del docente tutor, está asociado a la formación ética y moral que
orienta su conducta como profesional encargado de la formación integral de la personalidad del
estudiante.