Anda di halaman 1dari 87

La enseñanza

de la Geografía en México

a inicios del siglo XXI

IN€GI

SOCIEDAD MEXICANA DE INSTITUTO NACIONAL D€ ESTADISTICA


GEOGRAFÍA Y ESTADÍSTICA GEOGRAFIA E INFORMATICA
La enseñanza de la Geografía en México a inicios del

siglo XXI
© Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística
© Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática

La enseñanza de la Geografía en México a inicios del siglo XXI


Primera edición: agosto de 2003

Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística


Justo Sierra 19
Centro Histórico
CP 06020 México, D. F.

Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática


Av. Héroe de Nacozari Sur Num. 2301
Fracc. Jardines del Parque
CP 20270 Aguascalientes, Ags.
www.inegi.gob.mx

ISBN 970-13-4247-X [INEGI]

Impreso en México
Printed in Mexico
Instituciones que deben aparecer como responsables de la edición del libro

La enseñanza de la Geografía en México a inicios del siglo XXI

Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística

Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática

Alvaro Sánchez Crispin


(Editor)
Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística

Junta Directiva Nacional

Lic. Cuauhtemoc Cisneros Madrid


Presidente

Lic. julio Zamora Bátiz


Vicepresidente

Lic. David Velasco Carpió


Secretario General

Dr. Guillermo Chavolla Contreras


Tesorero

Dr. Fausto Alzate Araiza


Vocal

Prof. Mauro Ernesto Cárdenas Ojeda


Vocal

Dr. Ramón Sierra Morales


Vocal

Dr. Emilio Lluis Puebla


Vocal

Prof. Ernesto Canto Gudiño


Vocal

Lic. Luis Mauricio Gudiño Coronado


Vocal

Academia de Geografía

Dr. Alvaro Sánchez Crispin


Presidente

Dr. Ramón Sierra Morales


Vicepresidente

Mtra. Rosa Alejandrina De Sicilia Muñoz


Secretaria

Dr. José Luis Palacio Prieto


Vocal

Dra. Teresa Ayllón Torres


Vocal

Mtro. Armando García de León Loza


Tesorero
Presentación

Los trabajos siguientes exponen y examinan las circunstancias en las que se enseña Geografía en
México, desde los niveles elementales hasta el posgrado, a inicios del siglo XXI. El esfuerzo
realizado por reunir estos estudios tiene la finalidad de divulgar el papel que la Geografía
desempeña en el ámbito de una formación sólida, tanto de ciudadanos comunes como de personas
que ejercerán la profesión de geógrafo en distintas instancias. Aunque, originalmente, estas ideas
se presentaron en el 111 Simposio de Enseñanza de la Geografía en México, efectuado en la capital del
estado de San Luis Potosí en julio de 2002, los textos fueron sometidos a un proceso de dictamen y
se editaron para conformar esta compilación.

En la primera parte, constituida por cuatro trabajos, se abordan cuestiones sobre teoría y métodos
de Enseñanza de la Geografía. Se alude aquí a temas relacionados con filosofía, conceptos y formas
de impartir esta materia en diferentes niveles de instrucción. En un segundo gran apartado se
presentan estudios sobre la Enseñanza de la Geografía en los niveles básico, medio y medio
superior; hay siete trabajos en esta parte y una proporción importante de ellos se dedica a exponer
las condiciones que prevalecen en las escuelas de nivel medio superior en este sentido. La tercera
sección del libro se constituye por quince capítulos que giran alrededor de la Enseñanza de la
Geografía en el nivel superior y el posgrado; en especial, hay que indicar la presencia de trabajos
sobre los nuevos espacios en México donde la Geografía tiene oportunidades de formación y
ejercicio profesionales: San Luis Potosí, Zamora y Ciudad Juárez. Los 26 capítulos que integran
esta publicación fueron editados por un comité establecido ex profeso, sin embargo, el contenido de
los escritos es total responsabilidad de sus autores.

Quiero agradecer a las personas siguientes por su colaboración para que este libro haya salido a la
luz: a los doctores Enrique Propin Frejomil y Alvaro López López, del Instituto de Geografía de la
INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003

Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), por su participación en el dictamen de


trabajos. A los doctores Gilberto Calvillo Vives y Ramón Sierra Morales, el primero, Presidente del
Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) y, el segundo, miembro de la
Junta Directiva Nacional de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística (SMGE), por su interés
en que se publicara esta obra. Al doctor José Luis Palacio Prieto, director del Instituto de Geografía
de la UNAM por el apoyo financiero y Iogístico que diera paso a un buen término del III Simposio
de Enseñanza de la Geografía en México, plataforma vertebral que facilitara la compilación de los
trabajos que constituyen el presente libro. Finalmente, a la señora Leticia Molina Martínez por la
captura, transcripción y composición de los escritos mandados por cada autor.

Finalmente, quiero hacer constar que el concurso de esfuerzos del INEGI y de la Academia de
Geografía de la SMGE hicieron posible que este libro sobre Enseñanza de la Geografía en México
esté ahora en circulación.

Dr. Alvaro Sánchez Crispin


Presidente
Academia de Geografía
Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística
índice

Parte I
Teoría y métodos sobre la Enseñanza de la Geografía 1

Capítulo 1
El conocimiento filosófico, imprescindible en la Enseñanza de la Geografía
Enrique Propin Frejomil
Instituto de Geografía. Universidad Nacional Autónoma de México 3

Capítulo 2
La importancia de la Enseñanza de la Geografía p ra la sociedad
María del Carmen Juárez Gutiérrez
Instituto de Geografía. Universidad Naciunal Autónoma de México 13

Capítulo 3
Los cinco temas fundamentales en la Enseñanza de la Geografía
Alvaro Sánchez Crispin
Instituto de Geografía. Universidad Nacional Autónoma de México 23

Capítulo 4
¿Puede evolucionarse en los recursos utilizados en la Enseñanza de la Geografía?
Irma Escamilla Herrera
Instituto de Geografía. Universidad Nacional Autónoma de México 33

Parte II
La Enseñanza de la Geografía en los niveles básico, medio y medio superior 47

Capítulo 5

INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003


Los métodos de Enseñanza de la Geografía en primaria y secundaria: una revisión histórica,
1821-2000
Javier Castañeda Rincón
Universidad Autónoma Chapingo 49

Capítulo 6
¿Qué enseñamos de Geografía en la escuela básica?
María Catalina González Pérez
Instituto Superior de Ciencias de la Educación del Estado de México-Ecatepec 69

Capítulo 7
El libro de texto para la Enseñanza de la Geografía: el caso del segundo año de secundaria
Víctor Francisco Avendaño Trujillo
Posgrado de Geografía. Facultad de Filosofía y Letras. Universidad Nacional
Autónoma de México 85

Capítulo 8
El curricula de la Geografía en la Escuela Nacional Preparatoria
Martha Amalia García Zurita y Germán Carrasco Anaya
Escuela Nacional Preparatoria. Universidad Nacional Autónoma de México 101
Capítulo 9
La Geografía en el Colegio de Ciencias y Humanidades: una revisión de su estado actual
Martina Morales Vidal, Noé Agustín Arenas Dávila y José Hilario Maya Fernández
Colegio de Ciencias y Humanidades. Universidad Nacional Autónoma de México 121

Capítulo 10
La Enseñanza de la Geografía Política en el bachillerato, basada en la lectura e interpretación
de mapas temáticos
Isabel Lorenzo Villa y Teresa Ayllón Torres
Escuela Nacional Preparatoria y Colegio de Geografía, Facultad de Filosofía y Letras.
Universidad Nacional Autónoma de México 131

Capítulo 11
Propuesta de reglamento para las prácticas de campo en Geografía en la Escuela Nacional
Preparatoria María Guadalupe Rodríguez Pérez
Escuela Nacional Preparatoria. Universidad Nacional Autónoma de México 143

Parte III
La Enseñanza de la Geografía en el nivel superior y el posgrado 151

Capítulo 12
La Geografía Regional: enfoques alternativos para viejos conceptos
Valente Vázquez Solís
Posgrado de Geografía. Facultad de Filosofía y Letras. Universidad Nacional
Autónoma de México 153

Capítulo 13
Papel de la Geografía de la Población en el vínculo docencia-investigación.
Mercedes Cárdenas Boyasbeck
Facultad de Geografía. Universidad Autónoma del Estado de México-Toluca 165

Capítulo 14
Propuesta de programa temático para la materia de Estadística en la licenciatura y posgrado
INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003

de Geografía Armando García de León Loza


Instituto de Geografía. Universidad Nacional Autónoma de México 179

Capítulo 15
El papel de la disciplina geográfica en la formación de internacionalistas
Norma Martínez Laguna
Instituto de Geografía. Universidad Nacional Autónoma de México 193

Capítulo 16
El proyecto de Universidad Abierta y a Distancia en la Universidad Nacional Autónoma de
México. Importancia y trascendencia de la Geografía Económica y Política
María Guadalupe Galindo Mendoza
Sistema de Universidad Abierta. Facultad de Ciencias Políticas y Sociales. Universidad
Nacional Autónoma de México 201

Capítulo 17
Nuevas formas de Enseñanza en la Pacultad de Geografía de la Universidad Autónoma del
Estado de México Orlando Chacón López
Facultad de Geografía. Universidad Autónoma del Estado de México-Toluca 215
Capítulo 18
Prácticas interdisciplinarias en Geografía
Marta Concepción Cervantes Ramírez
Colegio de Geografía. Facultad de Filosofía y Letras. Universidad Nacional
Autónoma de México 225

Capítulo 19
La titulación: un problema de Enseñanza
Marta Concepción Cervantes Ramírez y Carmen Sámano Pineda
Colegio de Geografía. Facultad de Filosofía y Letras. Universidad Nacional
Autónoma de México 237

Capítulo 20
La Enseñanza en la capacitación sobre Cartografía básica en la Dirección General de Geografía
del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática
Felipe Eleazar Sánchez Martínez
Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática. Sede Aguascalientes 243

Capítulo 21
La inserción del egresado de la licenciatura en Geografía en las organizaciones productoras
de datos geográficos
José Juventino Martínez Arce
Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática. Sede Aguascalientes 255

Capítulo 22
La Maestría en la Facultad de Geografía de la Universidad Autónoma del Estado de México
María Estela Orozco Hernández y Vicente Peña Manjarrez
Facultad de Geografía. Universidad Autónoma del Estado de México-Toluca 265

Capítulo 23
La orientación de Ordenamiento Territorial en el posgrado de Geografía
María Teresa Sánchez Salazar
Instituto de Geografía. Universidad Nacional Autónoma de México 281

INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003


Capítulo 24
Proyección de la Geografía Humana en México. Perspectivas a la luz de la creación del Centro
de Estudios de Geografía Humana en El Colegio de Michoacán
Luis Lorenzo Esparza Serra
El Colegio de Michoacán A. C. Sede Zamora 297

Capítulo 25
La Geografía potosina como antecedente para reinstalar el campo profesional de esta disciplina
en la Universidad Autónoma de San Luis Potosí
Miguel Aguilar Robledo y Antonio Almazán Cadena
Coordinación de Ciencias Sociales y Humanidades. Universidad Autónoma de San
Luis Potosí y El Colegio de San Luis Potosí, A.C. 317

Capítulo 26
Propuesta de programa de la licenciatura en Geografía en la Universidad Autónoma de Ciudad
Juárez, Chihuahua
María Luisa García Amaral
Instituto de Ciencias Sociales y Administración. Universidad Autónoma de Ciudad
Juárez 333
INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003

Parte I

Teoría y métodos sobre la Enseñanza de la Geografía


Alvaro Sánchez Crispin (ed.), La enseñanza de la Geografía
en México a inicios del siglo XXI.
© 2003 Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística / INEGI. México, p. 3-11

El conocimiento filosófico, imprescindible en la Enseñanza de la Geografía

Enrique Propin Frejomil


Instituto de Geografía
Universidad Nacional Autónoma de México

Resumen

El presente trabajo tiene como objetivo evaluar un conjunto de problemas académicos que se presentan
entre los estudiantes de licenciatura y posgrado en Geografía relacionados con su débil o ausente
conocimiento de la dimensión filosófica en el pensamiento geográfico. En una primera parte, se
muestran las posiciones cognoscitivas que ligan una y otra vertiente del conocimiento. En la segunda,
se revela un conjunto de dificultades que accionan como limitantes intelectuales en los estudiantes, de
licenciatura y posgrado, durante el proceso de elaboración de sus proyectos de grado científico. En la
parte final, se individualizan contradicciones cognoscitivas sobresalientes que demuestran los
estudiantes durante la ejecución de sus tesis de grado científico.

Introducción

Los estudiantes de Geografía arriban al momento de elaboración de sus anteproyectos de

tesis, en parte significativa, con la decisión propia de emprender el inicio de la etapa que, a

buen término, le confiera un grado académico. Sin embargo, las actitudes y condiciones

intelectuales que prevalecen pueden ser estimadas como poco favorables para emprender con

celeridad tal propósito.

INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003


La introducción de nociones filosóficas, sin que los estudiantes sepan de antemano acerca de

esta estrategia cognoscitiva, ha dado resultados satisfactorios en la medida que llegan a

concluir sus documentos durante los semestres previstos en la licenciatura y el posgrado.

Aunque el anteproyecto representa un fin para los estudiantes, el principal sentido

perseguido por los seminarios de tesis de la licenciatura y posgrado en Geografía que se

imparten en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) es crear la habilidad

académica necesaria para reproducir documentos similares en su futuro profesional.

Este trabajo se plantea como objetivo evaluar un conjunto de problemas académicos que se

presentan entre los estudiantes de licenciatura y posgrado en Geografía de la UNAM

relacionados con su débil o ausente conocimiento de la dimensión filosófica del pensamiento

geográfico.

3
La perspectiva cognoscitiva de estudiantes de la licenciatura y posgrado en Geografía de la

UNAM

Se tuvo el interés por conocer la opinión de los estudiantes acerca del asunto que aquí se

trata. Para ello, se entrevistaron dieciséis estudiantes: diez pasantes actuales de la carrera de

Geografía que se encuentran elaborando su anteproyecto de tesis de licenciatura, una tesista

de licenciatura y uno de maestría, un maestro y tres tesistas de doctorado (Cuadro 1).

La atención cognoscitiva, no se dirige hacia los juicios valorativos acerca de los argumentos

planteados, sino se concentra sobre las coincidencias de ideas y posturas entre los

entrevistados con independencia de su diferente madurez intelectual y formación académica.

Los argumentos pueden ser aprovechados a través de los dos grupos interpretativos

siguientes:

La dimensión utilitaria; enseñar a relacionar conocimientos entre lo general (Filosofía) y lo particular

(Geografía)

No importa si los conocimientos sirven para ayudar a cuestionar, incrementar la aptitud

analítica, entender, fundamentar, analizar, conceptuar o comprender; en lo esencial, sirven a

la Geografía. La pregunta no inducía a tal respuesta; se dejó, premeditadamente abierta bajo

la idea de la mención de tres razones que fundamentaran la importancia del conocimiento

filosófico en el geográfico. El interés recae en la cantidad de respuestas orientadas hacia el

carácter utilitario del conocimiento filosófico para la Geografía.


INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003

En este orden de ideas, vale reflexionar acerca de este alcance temático como virtual

contenido en la enseñanza de la Geografía (Buttimer, 1993; Capel, 1988; Johnston, 1983;

Progreso, 1984). Si se conoce que algún conocimiento sirve, para cualquiera de los procesos

cognoscitivos señalados, entonces no debería ser soslayado.

Esto no debe ser interpretado, como la proposición de una materia más dentro de los planes

de estudio de Geografía; no se trata de exacerbar una dimensión de conocimientos adicional a

la ya prolífera propuesta de materias directa o indirectamente relacionadas con la disciplina.

4
Cuadro 1. Relaciones entre la Filosofía y la Geografía

Número de Argumentos brindados


entrevistados
1. No nos dieron una materia en donde me hicieran saber la relación.
10 (alumnos de la 2. Ayuda a cuestionar la razón misma de los estudios geográficos.
licenciatura) 3. Incrementa la aptitud analítica.
4. Para entender los paradigmas de la Geografía.
5. Para cuestionar sus posiciones teóricas y conceptuales.
6. Para análisis de la geo. Humana y los acontecimientos actuales.
7. En el pensamiento que tiene el ser humano con su entorno.
8. El pensamiento filosófico elemental es la base de la ciencia.
9. Ningún concepto, conocimiento o tendencia puede ser comprendida sin la filosofía.
10. El comportamiento del hombre, las formas de interacción humana y los procesos
mentales del hombre.
11. Por los principios de la naturaleza de la Geografía.
12. Para comprobar y no hablar de un determinismo geográfico.
13. Porque el conocimiento filosófico servirá como base para entender el geográfico.
2 (tesistas de a. Si la Filosofía fomenta el cuestionamiento, lo que despierta a los individuos un espíritu
licenciatura) de investigación y búsqueda de la verdad, va entonces de la mano con la Geografía.
b. El conocimiento filosófico proporciona herramientas para fundamentar, analizar y
conceptuar la totalidad, incluido el espacio geográfico. La filosofía permite desarrollar
nuestro pensamiento y, por tanto, hacer Geografía.
1 (tesista de a. La Geografía, como otras ciencias, tiene diferentes tendencias de pensamiento.
maestría) b. Las diferentes teorías en Geografía parten del conocimiento filosófico.
c. La Geografía, al igual que la filosofía, tiene como fin acrecentar el conocimiento
humano.
a. En la contradicción se encuentra la causa interna de todos los procesos y movimientos
de la realidad, asimismo, comprende el desarrollo íntegro y el resultado de los procesos
1 (maestro en geográficos analizados (físicos, sociales y económicos relacionados espacial y
Geografía) temporalmente).
b. La aplicación de las doctrinas de la Filosofía a la Economía por diversos pensadores ...
ayudan al entendimiento de los procesos sociales de la humanidad a través de distintas
posturas sobre la interpretación de la realidad que diferentes naciones han desarrollado a
lo largo del tiempo y, por supuesto, en el espacio.

INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003


a. Se puede entender la esencia de la Geografía con ayuda de los fundamentos filosóficos.
1 (tesista de b. El comprender la filosofía de la ciencia (aunque sea un poco) significa comprender el
doctorado) conocimiento geográfico.
a. Es necesario profundizar en el conocimiento de las bases geográficas.
1 (tesista de b. Se tiene que reflexionar sobre el alcance del pensamiento geográfico.
doctorado) c. ... si se aspira a un conocimiento completo de la Geografía, no puede quedar relegado el
aspecto filosófico.

a. ... sustento básico de la Geografía en el contexto general de la ciencia.


1 (tesista de b. ... como forma de pensar en el espacio, tiempo y fenomenología; las tres dimensiones
doctorado) geográficas.
c. La Geografía es, en última instancia, una noción filosófica de concebir a los lugares v
que permite explicarlos en su dimensión más simple mediante la diferenciación de sus
características.

5
Por otra parte, tampoco se trata de presentar un contenido que se adentre en el problema

fundamental de la filosofía o en la evolución del pensamiento humano. Se trata de rescatar,

no a partir de un filósofo, sino de los propios geógrafos, conocimientos que puedan favorecer

el quehacer exploratorio de los estudiantes. Esta selección de conocimientos necesarios puede

ser vinculada a materias relacionada con la elaboración de los anteproyectos de tesis de los

estudiantes, momento donde éste ya no se topa, sólo, con la situación de recibir

conocimientos, sino en la de revelarlos.

La dimensión estratégica; enseñar a ordenar /labilidades metódicas en el ejercicio investigativo

El segundo conjunto de argumentos rebasó la perspectiva utilitaria y se adentró en

contenidos esenciales del trabajo investigative; se apuntan expresiones como diferentes

tendencias de pensamiento, distintas posturas sobre la interpretación de la realidad y contradicción.

Enseñar que conjuntamente con los fáciles blanco y negro, también existe el gris, o que la

elección del blanco, no significa el demérito o desprecio del negro y viceversa, representa un

importante paradigma que incita a pensar en el carácter contradictorio de la mente humana.

Se plantea como interrogante planetaria, ¿qué es lo primero en la vida? Valdría la aplicación,

¿qué es lo primero en la investigación geográfica? La respuesta para ambas es la misma

Asumir una postura, la segunda... aún falta por revelar. En tal sentido, se debe trabajar con los

estudiantes en el plano de la creación de actitudes que alienten condiciones intelectuales

favorables, (Propin, 2003) :

Reconocer la existencia de contradicciones materiales y espirituales como opuestos que


INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003

se condicionan mutuamente; análisis-síntesis, cantidad-cualidad, lo único y lo general, causa-

efecto, necesidad-casualidad, lo concreto y lo abstracto, son algunos ejemplos de ello.

Evitar la exclusión y demérito de alguno de los extremos, de manera que no se soslayen

fuentes del saber, en forma premeditada, y que contradicciones necesarias no se conviertan

en antagónicas.

En la actualidad, estas posturas son de particular importancia como actitud en la enseñanza y

enseñanza investigatwa de los estudiantes de Geografía, toda vez que estas contradicciones, de

carácter fundamental, necesarias para la génesis y el desarrollo de conocimientos, se truecan

comúnmente en antagónicas. "Yo soy cuantitativo, luego soy superior a ti que eres

6
cualitativo; tú eres descriptivo -como si fuera un insulto- y yo soy explicativo y, por sobre

todo, prospectivo". Enseñar que no hay un opuesto preferencia!, que se erigen relativamente

y en forma momentánea como tal en una investigación por requerimientos de un problema

investigative, y que ninguno debe ser confundido como obsoleto, es un serio reto en la

enseñanza de la Geografía; embrollar la cantidad con las tecnologías de punta y la novedad y

la cualidad con la tradición anquilosada y la obsolescencia es un peligroso sismo cognoscitivo

que divide al gremio geográfico estudiantil.

La existencia de los contrarios y las contradicciones en la materia, mente humana y espíritu

representan una plataforma metódica útil para la enseñanza de la Geografía como vía, no

sólo de comprensión del territorio, sino de revelación de conocimientos nuevos.

El ejercicio de elaboración de los anteproyectos de tesis de grado científico: problemas

detectados y soluciones adoptadas

El soporte de esta parte del trabajo descansa sobre la experiencia de nueve años de trabajo

con estudiantes de Geografía de la UN AM. Esta interacción posibilitó acumular conocimiento

relacionado con la primera etapa del ejercicio de titulación. En tal sentido, se seleccionan y

describen aquí tres problemas iniciales que, por su sobrefrecuencia de aparición, podrían

tener un interés social:

La inseguridad personal

La codificación del común "no sé" representa una postura estudiantil esencial de carácter

"inaugural". El problema no es el no saber, sino el recrearse con ello y el desviar la atención

INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003


hacia circunstancias periféricas y confusas donde virtuales agentes sociales, ajenos al "yo",

son los responsables del desconocimiento.

Cambiar el paradigma de "la recreación del no sé", por el de "no sé, lo cual no significa que

no sabré", puede llevar su tiempo y, en ocasiones, no verse los resultados en corto plazo. Es

responsabilidad mostrar las vías que deben utilizar para traspasar la frontera entre el

desconocimiento y el conocimiento. En esta carrera, no puede cederse terreno, se enseñan las

vías de llegar a una solución, pero la meta es promover una responsabilidad individual, al

mismo tiempo que una independencia académica.

7
Algunos alumnos en este nivel, aún se desconciertan cuando el maestro, durante el ejercicio

de elaboración del anteproyecto o, tiempo después, algún sinodal de su tesis, le estiman una

parte de su investigación como interesante, la que otros, para igual contenido, se la plantean

como irrelevante o errada. Sin llegar a exacerbar actitudes de sobreestimación, hay que

adiestrar en el sentido de la adopción de decisiones y posibles soluciones relacionadas con

este dilema; oír con detenimiento y respeto, reflexionar y decidir son acciones, sobre todo la

última, que requieren un dedicado entrenamiento intelectual.

El título de la investigación

Este contenido se presenta mediante las tres perspectivas siguientes:

a. La extensión del título

Los extremos deben ser aprehendidos particularmente aquí como evitables; "La población de

México", enciclopedia sin duda de gran interés, o "Los cambios en los patrones territoriales

de la población en Ometepec, Guerrero, derivados del movimiento migratorio como parte del

proceso de globalización económica que vive México durante los dos primeros años de la

puesta en vigor del Tratado de Libre Comercio de América", párrafo también de interés, son

ejemplos inconvenientes para títulos de tesis, el primero por su carácter escueto y general, el

segundo por su carácter extenso y explicativo. En este sentido, no debe ser limitada la

creatividad, cualquier solución que medie entre los extremos podría ser la conveniente.

Las discusiones grupales, como ejercicio de interacción intelectual, representa una vía

metodológica de interés singular en las determinaciones de los títulos de las tesis; trata del
INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003

primer acercamiento, acotación y concreción del asunto temático que será investigado.

b. El título como identificación aislada

La necesidad del reconocimiento del título como una forma que identifica a un contenido

específico, el planteamiento del problema, es particularmente importante. Pensar en el título,

en forma encerrada, puede llegar a expresiones formales de propia y, al mismo tiempo, nula

referencia. En tal sentido, durante esta parte inicial del anteproyecto deben ser trabajados, en

forma conjunta, título y planteamiento del problema de la investigación.

Mencionar (como primera aproximación al asunto de las relaciones entre las partes del

anteproyecto) que el título se liga con la hipótesis de la investigación y posee, en

8
correspondencia, una relación directa con el contenido del último capítulo, crea en los

estudiantes la habilidad de concebir en forma secuencial y coherente las partes concernientes

al documento gestor y rector de su trabajo de tesis.

c. El título "fácil"

La categoría más vulgarizada de la Filosofía en la Geografía es "análisis"; análisis de la

industria maquiladora de exportación en Tijuana, análisis de la migración en Tehuantepec, o

mejor, análisis geográfico del municipio Santa María Huatulco, no son títulos extraños en los

primeros pasos de la generación intelectual. El tratamiento de "análisis" como sinónimo de

estudio o investigación debe ser evitado con el propósito de su empleo riguroso. Con seguridad

tanto en la maquila, como en la migración se llegan a plantear expresiones de síntesis durante

el ejercicio investigativo. El responder la pregunta acerca del asunto que se va a analizar-

estudiar contribuye a perfilar, con mayor nitidez, el título real de la investigación.

El planteamiento del problema de la investigación

Se examina a través de las tres perspectivas temáticas siguientes:

a. El desconocimiento de las partes constitutivas de un problema de investigación

Más que investigativo, esta parte se convierte en problema existencial. De inicio, éste se

entiende como amalgama de conocimientos históricos, de referencias, entre teórico y

conceptual, comentarios sobre la región de estudio, entre otros.

Debido a su naturaleza contradictoria, no existe algún problema unidimensional, si fuese así

INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003


no constituiría un problema. Hay que subrayar que se trata del problema investigativo del

territorio de estudio y no del arte de conocimiento tratado. Los opuestos, como circunstancias

que contradictoria y simultáneamente coexisten en la región de estudio, representan el

soporte cognoscitivo del planteamiento del problema.

En lo común, esta parte del anteproyecto llega a ser menospreciada; sin embargo, representa

el contenido de la investigación, del cual se derivan todas las demás. Existe un nexo directo y

esencial entre éste y el título, la hipótesis, el objetivo principal y la estructura capitular.

9
b. Los estragos intelectuales en la interpretación errada del par cantidad-cualidad

En este orden de cosas, se manipula el par cantidad-cualidad en forma inadecuada. Pueden

ser escritas 25-29 páginas sin que el problema de la investigación llegue a ser planteado. Estas

posturas cuantitativas pueden llegar a percolar en las propias tesis bajo el supuesto de que las

más voluminosas son las de excelencia o que el gradiente cuantitativo creciente se cumpla de

la tesis de licenciatura a la de doctorado; siempre habría una tesis cuantitativamente mejor;

mejor una de diez capítulos con 999 páginas que otra de nueve con 765. Los límites

cuantitativos se prefijan convencionalmente aunque el uno y el dos sean inconvenientes en la

división capitular de acuerdo con la lógica entre el "todo" y sus "partes". La exigencia y rigor

de la calidad es la que sin duda debe primar. Un excelente planteamiento del problema puede

ser presentado en media página.

c. La peligrosa "tecnologización" del pensamiento geográfico

Éste es un asunto en extremo delicado que merecería un espacio único de reflexión. Los

estudiantes saben que utilizarán encuestas, una imagen de satélite, Arc View o Mapinfo, pero

no saben plantear el problema investigativo. Bajo la falsa apreciación de "problemas de

redacción", se esconden otros mayores tocantes con el propio pensamiento humano.

Se tiende hoy en día a pensar más en la forma que en el contenido. El contexto donde se

desenvuelve la propia humanidad está conllevando a esto. En tal sentido, debe insistirse, con

énfasis, en el papel que deben desempeñar los recursos automatizados como medios,

importantes y potentes, pero no suficientes para revelar conocimientos nuevos.


INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003

Así, se debe trabajar por la formación de geógrafos en sí y no de técnicos que apoyen a la Geografía.

No se trata de limitar y obviar los proyectos de vida de cada estudiante entre los que poseen

la habilidad y deseo de identificarse con tal vertiente técnica, una vez titulados. Tampoco se

trata de excluir, ni despreciar los adelantos tecnológicos, el asunto esencial es enseñar, con la

racionalidad conveniente, para formar geógrafos y no técnicos. Es una particular responsabilidad

para los maestros el inculcar tales nociones; la Geografía (dimensión abstracta) ha sido, es y

será lo que hayan sido, sean y lleguen a ser sus geógrafos (dimensión concreta).

10
Conclusión

No importa la naturaleza de los conocimientos que se enseñen, aquí se presentaron nociones

filosóficas relacionadas con el quehacer geográfico, pueden ser otras de distinto corte

temático; pero, bienvenidos sean todos los conocimientos, nociones, enfoques, ideas,

orientaciones, pensamientos, siempre que incentiven en los estudiantes de Geografía las

actitudes de confianza, seguridad y dignidad académica.

Bibliografía

Buttimer, A. (1993) Geography and the Human Spirit. Johns Hopkins University. Baltimore
Capel, H. (1988) Filosofía y ciencia en la Geografía contemporánea: una introducción a la Geografía. Temas
Universitarios. Barcelona

Johnston, R. J. (1983) Philosophy and Human Geography: an introduction to contemporary approaches. E.


Arnold. Victoria, Australia

Progreso (1984) Diccionario de Filosofía. Editorial Progreso. Moscú

Propin, R. (2003) Teoría y Método en Geografía Económica, Temas Selectos de Geografía de México.
Instituto de Geografía, UNAM

INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003

11
Alvaro Sánchez Crispin (ed.), La enseñanza de la Geografía
en México a inicios del siglo XXI.
© 2003 Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística / INEGI. México, p. 13-21

La importancia de la Enseñanza de la Geografía para la sociedad

María del Carmen Juárez Gutiérrez


Instituto de Geografía
Universidad Nacional Autónoma de México

Resumen

El trabajo tiene como objetivo valorar a la Geografía como un conocimiento básico en el plano social. Se
requiere situar a las nuevas generaciones en un mundo en el que la única constante es la
transformación. En este marco la enseñanza de la Geografía debe orientarse hacia la meta de proveer a
los alumnos bases relacionadas con los acontecimientos mundiales y enfrentarlos a los problemas
sociales, económicos, políticos y ambientales en el contexto espacial. Por ello, necesitan tener claros los
fines de la enseñanza en vías de que la idea del planeta evolucione para mejorar. De acuerdo con esto,
la formación del conocimiento geográfico debe tomar en cuenta las nociones, actitudes o valores que
deben impartirse.

Introducción

Entre los fines generales de la educación está el de garantizar el pleno desarrollo de la

personalidad del alumno, es decir proporcionarle una educación integral en conocimientos,

destrezas y valores en todos los ámbitos de la vida, personal, familiar, social y profesional.

También existen principios en la actividad educativa, que se enfocan especialmente a los

valores, como:
INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003

• Igualdad entre sexos

• Creatividad y espíritu crítico

• Comportamiento democrático

• Relaciones con el entorno social

• Respeto y defensa del medio ambiente

El aprendizaje es el proceso mediante el cual un sujeto adquiere destrezas o habilidades

prácticas, incorpora contenidos informativos o adopta nuevas estrategias de conocimiento y

acción. Un buen aprendizaje facilita una buena educación del individuo. La educación hace

referencia al proceso de construcción personal y social, de acuerdo con ciertos patrones

referenciales socioculturales; mediante la educación las mujeres y los hombres jerarquizan

una serie de valores. Por ello, la enseñanza es una realidad histórica producida por la

humanidad y vinculada con su contexto sociocultural (Herrero, 1995),

13
La formación humana del alumno, a través de la Geografía, debe realizarse en un marco

teórico presidido por dos aspectos: el primero está dentro del pensamiento geográfico y el

segundo está en las diferentes teorías del aprendizaje, de las que se deducirá una serie de

actividades educativas, en las cuales se pretende alcanzar un saber racionalizado que permita

la formación de personas libres y críticas, ante hechos que habrán de analizar sin aceptar la

percepción de terceros. El objetivo de este tipo de educación es el cambio de la sociedad a

través de la cultura y de desarrollar en el alumno una educación geográfica dentro del

proceso de su construcción personal ya que la educación tiene como meta dicho desarrollo

de acuerdo con unos patrones referenciales socio-culturales.

La materia de Geografía debe fijarse en los cambios del uso del espacio y en la articulación

del mismo como producto social; entendiéndose como espacio social el lugar en el que se

manifiestan las relaciones sociales, siendo el resultado de la interacción de las colectividades

sobre el medio geográfico (Redondo , 1986). Al contextualizar a la Geografía con el enfoque

anterior, ésta adquiere gran importancia educativa ya que las materias que abarcan el área de

las ciencias sociales deben tener como objetivo final, situar al alumno crítica e

imaginativamente en la sociedad en que vive. En este proceso intervienen tres variables:

• La dinámica temporal de la sociedad, aspecto histórico.

• La organización de la sociedad en los diferentes espacios mundiales, aspecto geográfico.

• El análisis de los problemas que tiene la sociedad, que ha evolucionado en el tiempo

y está organizada en el espacio geográfico, y las soluciones que se dan a los mismos,

INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003


aspectos económicos y políticos (Herrero, op cit).

Con esta perspectiva didáctica, las materias se ubican en :

• Clásica: Geografía e Historia.

• Política: Ciencia política y Economía.

• Conductuales: Psicología, Antropología y Sociología (Gross, 1983).

En los primeros cursos de los niveles básico y medio, por la madurez intelectual del alumno,

le es más rápido desarrollar el sentido del espacio que el del tiempo, debido a que el primero

responde a una necesidad inmediata. Antes, se suponía que la tarea principal de la Geografía

era describir la variedad de paisajes culturales y físicos del mundo. Ahora, una cultura

14
geográfica básica debe inculcar y desarrollar en la sociedad una forma de censar la realidad;

y, con este propósito, se consideran como objetivos temáticos principales de la Geografía

los siguientes:

a. El estudio de las relaciones sociedad-naturaleza. En este contexto la humanidad

interviene y modifica el medio, con lo que se crea un ecosistema cultural o artificial, en

el que aquella pasa de ser un elemento más de éste, condicionado por las circunstancias

del propio medio, capaz de romper o generar los propios equilibrios naturales. El

conocimiento y enseñanza de este hecho, da como resultado en la sociedad, la

adquisición de una conciencia ecológica, y esto es fundamental para el funcionamiento

adecuado del sistema.

En este primer objetivo de la enseñanza de la Geografía se presentan dos tipos de

análisis, el primero es el de la localización y distribución, ya que todos los fenómenos

en la Tierra están localizados. En consecuencia, sobre el espacio pueden presentarse en

forma de puntos, por ejemplo, una ciudad; como líneas, que están representadas por las

carreteras, y los ríos o como áreas, como el suelo cultivado. El resultado de su inspección

es la diferenciación espacial de la superficie de la Tierra.

A su vez, cada hecho estudiado en diferentes escalas presenta un modelo característico

de distribución que se remite a procesos sociales y económicos. El análisis geográfico

describe y explica estos modelos, investigando la variedad de causas que pueden


INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003

encontrarse entre los factores humanos y físicos.

En esta área se desarrollan, capacidades para:

• Orientarse y desplazarse autónomamente, según los aprendizajes realizados

acerca del entorno físico y de la organización social del espacio y del tiempo.

• Actuar y desenvolverse con autonomía en los distintos grupos sociales a los que

se va perteneciendo.

• Identificarse con los grupos sociales a los que se pertenece, desde la familia hasta

la idea de humanidad.

15
• Participar en forma responsable y crítica, para valorar costumbres, tradiciones y

formas culturales de los grupos de pertenencia.

• Interesarse por conocer las características de otros grupos sociales, adoptar un

respeto por las diferencias y ser solidarios.

• Indagar, explorar y buscar explicaciones y soluciones a los problemas que se

plantean a los alumnos a lo largo de su experiencia (Calaf, et al, 1997).

Estas últimas capacidades, que están en la base del conocimiento científico, serán objeto

de mayor atención en secundaria, pero en primaria es cuando se adquieren los

principios científicos sobre los que se construirán los conocimientos posteriores.

El segundo análisis es el ambiental, que se refiere a la asociación territorial y la

interdependencia de fenómenos ambientales que contribuyen a la diferenciación

espacial y dan un carácter específico a lugares concretos. Las sociedades humanas han

establecido una relación compleja con su entorno físico y biótico, sobre todo a través de

la explotación de los recursos naturales. Por ello, la humanidad está en interacción

constante con su entorno; sin embargo, el alcance de su impacto depende de sus

necesidades, su tecnología y la percepción de lo que constituye su medio ambiente

(Graves, 1989).

b. El segundo aspecto temático es la enseñanza del espacio geográfico, no sólo a través

del medio natural, sino sobre todo lo humanizado, creado por la sociedad. Aquí las

INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003


categorías espaciales, tiempo, distancia y accesibilidad, entre otras, estructuran y dirigen

la ocupación y ordenación del espacio.

El análisis en este eje es el estudio de la organización espacial. En este conocimiento la

noción de espacio deriva de un complejo sistema de relaciones de diversa índole, sobre

el que se asienta la sociedad, desarrolla sus actividades económicas y provoca impactos

ambientales, todo ello en el contexto de un determinado esquema de organización

político-económica. Si la sociedad logra adquirir una conciencia crítica de ello,

comprenderá cada vez más su realidad, los cambios que en ella se suceden de manera

dinámica, el origen de los mismos y sus repercusiones, con lo que estará más

capacitada para responderles en forma responsable.

16
c. El tercer objetivo temático es la jerarquización territorial, ésta se analiza a través de la

acción humana que adquiere diversas configuraciones, según las circunstancias sociales

y económicas, lo que determina la tradicional división de la disciplina según el medio

que estudia: urbano, rural, industrial, o en relación con la escala: localidad, municipio,

región, estado, país, planeta.

d. El cuarto objetivo temático es la dinámica temporal del espacio, es un componente

esencial, que es un elemento básico en la estructura geográfica del espacio.

Con base en lo anterior, ¿cuál es el nuevo planteamiento en la formación de una cultura

geográfica? Para ello hay que tomar en cuenta todos los actores y elementos que intervienen.

Primero, se encuentran los alumnos, con sus valores, actitudes y conocimientos; a

continuación están los profesores, con los recursos de la escuela, del pueblo o de la ciudad;

luego, la sociedad de la cual el sistema escolar es una parte y, por último, el contenido, con

los conocimientos, actitudes o valores que deben enseñarse. Todos estos elementos no

pueden ser determinados en una línea de actuación o en una estrategia de enseñanza a todas

las circunstancias. Lo que sí es un objetivo fundamental es la creación de una responsabilidad

y conciencia sociales.

Para lograr una educación humanista se debe tener presente, por un lado, el desarrollo de las

capacidades intelectuales y cognitivas de los alumnos (aprender a aprender) que les van a

permitir comprender y explicar la realidad que les rodea y actuar sobre ella para
INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003

transformarla y, por otra parte, su propia intervención activa y consciente en el desarrollo de

valores humanos básicos para la convivencia, es decir, aprender a vivir con uno mismo y con

los demás.

Los contenidos actitudinales o valores han de plantearse desde la experiencia de los

alumnos: problemas que observan en el entorno, como violencia, desigualdad,

discriminación, injusticia, consumismo, degradación del medio ambiente, entre otros. En las

programaciones, se contextualizarán estos contenidos con la realidad y con la experiencia de

los alumnos, teniendo en cuenta que los valores se muestran, no se demuestran; se contagian,

pero no se imponen. Se ha de favorecer la reflexión, la crítica, la libre interpretación y el

discernimiento de las alternativas.

17
En este momento la Tierra ha sido suficientemente cartografiada y fotografiada; la población,

contada con precisión, y los recursos naturales, inventariados con aproximación; la tarea del

geógrafo ya no es descubrir nuevas tierras, poner nombres a las montañas o enumerar las

naciones, sino entender cómo las sociedades humanas pueden resolver problemas de

organización espacial planteados por la población y su desarrollo. La enorme cantidad de

información transmitida diariamente por los medios de comunicación de diversos lugares del

planeta tiene un efecto espectacular sobre un gran número de personas y va a tener una

notable influencia en la opinión pública.

Por ello, la Geografía ya no es una lista de hechos y características de las diferentes partes del

mundo, lo que la caracterizaría como una ciencia anquilosada. Hoy en día, utiliza los hechos

para estudiar los problemas de las relaciones espaciales en la Tierra, problemas que dan

lugar a procesos como la sobrepoblación, el crecimiento de las ciudades, el desarrollo

regional, la reforma agraria, las políticas de uso del suelo, el impacto ambiental de las

concentraciones urbano-industriales y el agotamiento de los recursos naturales. En la

actualidad, el contenido de las noticias no se comprende, en su justa dimensión, si no se

contempla dentro de un contexto geográfico.

Ante una mayor concientización de que los fenómenos se encuentran interconectados, de que

no pueden aislarse de su dimensión espacial y de que cualquier alteración que ocurra en

alguno de ellos repercute en los demás, el enfoque geográfico moderno ha cobrado

actualidad, dejando de lado el enfoque descriptivo y enciclopédico. En este marco, la

INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003


enseñanza de la Geografía debe orientarse hacia la meta de proveer a los alumnos, o

ciudadanos del futuro, de unas bases objetivas para examinar los acontecimientos mundiales

y enfrentarlos a los aspectos espaciales de los problemas sociales, económicos, políticos y

ambientales.

Dentro de los conceptos que figuran en el área del conocimiento del ambiente, está la

iniciación al espacio, que es el primer paso hacia la Geografía; una segunda idea es la del

tiempo, para situar hechos relevantes (Historia) que pone al alumno en contacto con su

herencia cultural. Lograr que los alumnos descubran el entorno y conozcan el patrimonio es

prepararles para ocupar un puesto en la sociedad, es ayudar a integrarlos en el medio social

18
y natural, participando en la construcción y desarrollo de éstos, cada vez con mayor

autonomía.

A la Geografía, como ciencia capaz de dar una explicación organizada del mundo, sólo se

llega a través del descubrimiento progresivo de éste. Un esquema válido para tal

descubrimiento, desde la realidad en que viven los alumnos, es a través de una metodología,

que parte de los conceptos previos que posee el alumno y que está basada en la indagación o

descubrimiento; en este contexto, la observación será la base para comprender, la

comparación para retener y transferir los conocimientos adquiridos a otras situaciones y

contextos y la clasificación los acercará a la organización. Es importante recordar que todo

descubrimiento se apoya en la actividad personal y la experimentación por parte del alumno.

Esta metodología permite desarrollar los valores relacionados con:

• La sensibilidad y rechazo hacia la injusticia social, como la desigualdad o marginación.

• Saber comportarse según unas normas establecidas con las personas, los lugares y las cosas que

nos rodean.

• El rigor en la obtención de información.

• El interés y la curiosidad por identificar los elementos más característicos del paisaje.

• La sensibilidad y el respeto por la conservación del paisaje.

• La participación responsable en las tareas de grupo.

Los valores inherentes a la Geografía se plasman a partir de la evaluación de los resultados


INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003

de las acciones humanas. Los valores a considerar para ello son:

1. Que la Geografía potencia y sistematiza las aptitudes individuales de percepción espacial y

del conocimiento del territorio, lo que fomenta la identidad de las personas con su medio. Es

un excelente vehículo para alimentar ciertas capacidades individuales y sociales, que

alimentan la integración y proceso de socialización de los seres humanos.

2. Que la enseñanza de la Geografía supone la transmisión de una herencia cultural propia y

distintiva del mundo occidental. Es la imagen de la Geografía unida a la Historia que, entre

ambas, estudian la forma en que un grupo humano ha conquistado y organizado su espacio

desde el pasado.

19
3. Que la enseñanza de la Geografía conlleva un determinado valor ético, que configura una

actitud ante el entorno natural y la sociedad y ante las relaciones entre ambos. Este valor es

distinto según la cultura de cada pueblo o época, pero siempre deberá responder a una ética

geográfica, que presida las relaciones entre espacio, naturaleza y sociedad.

4. Que la incompetencia espacial en nuestras sociedades, la generalización de

comportamientos espaciales automatizados y la creciente inclusión en un medio artificial,

generan entre los individuos la idea de que ese espacio es algo dado e inmutable, y no un

resultado dinámico y cambiante, de las relaciones entre los seres humanos. En este caso, la

Geografía debe tener un papel primordial en la formación de una conciencia espacial que

permita al actual grupo de ciudadanos desempeñar las funciones que les correspondan

dentro del actual sistema socioeconómico, lo que contribuiría a la consolidación de una

conciencia nacional.

Esto se adquiere con destrezas, que hay que desarrollar:

• La visualidad y capacidad de observación, que permiten relacionar la forma espacial con

la imagen social del grupo al que se pertenece.

• La graficidad, que es la aptitud para representación e interpretación de gráficas,

diagramas, mapas y, sobretodo, de mapas mentales.

• Medición y valoración de tamaños y magnitudes tanto espaciales como sociales.

• Utilización de fuentes estadísticas y de información son objeto primordial y requisito

necesario.

INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003


• Trabajo de campo, que es una destreza esencial, ejecutado, por ejemplo, a través de la

aplicación de una encuesta, que permite el contacto vivo y directo con los hechos y

problemas geográficos que se pretende explicar. Es la dimensión cultural de nuestra

disciplina (Arroyo, 1995).

Conclusiones

El conocimiento de la Geografía comienza a través de observar el entorno, la forma de

conducirse y desenvolverse dentro de él, con el fin de aprender determinados conceptos.

Para lo anterior, se deben definir nociones espaciales, como accidentes, recursos, enclaves y

áreas, entre otros. También, reconocer la distancia, distribución y jerarquía, para adquirir

20
una correcta concepción del entorno, en el que se desarrolla la vida y la actividad de

cualquier persona del siglo XXI. Entonces se habrá concluido el objetivo final de la disciplina,

que es comprender y conocer el mundo.

La enseñanza a partir de la observación del espacio geográfico permite la reflexión y facilita

el poder captar la complejidad del territorio y los fenómenos sociales que lo condicionan. Se

daría, así, por culminado, el proceso de aprendizaje.

Bibliografía

Arroyo, F. (1995) "Una cultura geográfica para todos: el papel de la Geografía en la educación
primaria y secundaria" Enseñar Geografía. De la Teoría a la Práctica. Síntesis. Madrid, pp. 43-60

Calaf, R., Suáez A., Menéndez, R. (1997) Aprender a enseñar Geografía. Oikos-Tau. Barcelona

Graves (1989) Nuevo Método para la enseñanza de la Geografía. Teide. Barcelona

Gross, R. (1983) Las Ciencias Sociales para nuestra época (edición castellana). Limusa. México

Herrero, C. (1995) Geografía y Educación. Sugerencias didácticas. Colección Elíseo Reclus. Huerga
Fierro. Barcelona.

Redondo, A. (1986) "La Geografía Social" Teoría y práctica de la Geografía. Alhambra Universidad.
Madrid
INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003

21
Alvaro Sánchez Crispin (ed.), La enseñanza de la Geografía
en México a inicios del siglo XXI.
© 2003 Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística / INEGI. México, p. 23-31

Los cinco temas fundamentales en la Enseñanza de la Geografía

Alvaro Sánchez Crispin


Instituto de Geografía
Universidad Nacional Autónoma de México

Resumen

Este trabajo tiene como finalidad presentar cinco temas: ubicación, lugar, relación sociedad-
naturaleza, movimiento y región, centrales en la enseñanza de la Geografía y que, examinados en su
conjunto, ofrecen una plataforma novedosa de integrar el conocimiento geográfico. La explicación de
estos temas, en forma combinada, hará la clase de Geografía, en diferentes niveles de instrucción, más
interesante y formativa.

Introducción

Una opinión generalizada sobre la Geografía, como materia que se enseña en distintos niveles

educativos, la caracteriza como aburrida y que no contribuye, a la formación de mejores

estudiantes, de mejores ciudadanos. Tal apreciación de la ciencia geográfica está

profundamente enraizada en la forma en que se le enseña. En muchos casos, más allá de

responder a la pregunta: ¿dónde está?, la clase de Geografía no tiene otra contribución a la

formación de los estudiantes. En países, como Estados Unidos, donde esta materia se

encuentra amenazada respecto a su pertenencia en la curricula escolar, se han hecho

propuestas para contrarrestar esa imagen estereotipada. En otros casos, como el de México,

INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003


donde en este momento la Geografía no se encuentra -aparentemente- en peligro de ser

eliminada de la curricula oficial de los niveles medio y medio superior, el problema es

también qué se enseña de esta materia a los alumnos.

Los detractores de la Geografía arguyen que ésta no tiene validez como conocimiento porque

todo en el planeta Tierra ha sido ya descubierto Sin considerar, por el momento, que todo

territorio cambia constantemente, de la corteza terrestre se conoce apenas una parte

minoritaria. Aunque el geógrafo ha estudiado sólo la porción emergida de la litosfera, la

corteza terrestre es más que eso; por ejemplo, el fondo del océano no se conoce con precisión

y, en consecuencia, tampoco se han valorado sus recursos en forma adecuada. Habría que

recordar dos situaciones: una, que a la Geografía también compete (o competerá) el estudio

de esta parte del globo terráqueo y, segunda, que la sociedad se interesará por los océanos, en

forma cada vez mayor, a medida que avance el siglo presente.

23
Si se vuelve a considerar la idea de que ya se conoce todo en el mundo y que, por lo tanto, no hay

razón para incluir a la Geografía como materia en los niveles elemental o medio, habría que

contra-argumentar que, ni con los sistemas de información geográfica más avanzados se

adquiere una idea completa del mundo contemporáneo y, aunque se pudiera, ésta sería como

una instantánea fotográfica de la Tierra que, poco tiempo después de haber sido tomada,

habrá cambiado en forma significativa porque su transfiguración es resultado de la voluntad

humana, en constante evolución.

La Geografía es la conciencia territorial de la sociedad, por lo tanto, el arquetipo de su

enseñanza debería orientarse hacia la formación de individuos concientes de la realidad

territorial contemporánea, en particular en la que viven cotidianamente. Con base en esto,

la obligación central de quien enseña Geografía sería brindar conocimientos necesarios para

competir y cooperar en una sociedad global (Arroyo, 1995; Dill, 1994). Sin embargo, la

manera ordinaria de impartir un curso de Geografía está lejos de alcanzar tal finalidad.

A un público versado en docencia, no será difícil convencer que la Geografía es una materia

que puede proveer al alumno con herramientas invaluables para su vida futura (sin que

necesariamente se conviertan en geógrafos), porque los conocimientos adquiridos les podrían

ser útiles en la elección de sitios para vivir (en diferentes contextos: local, regional, nacional o

internacional), para ir de vacaciones o para elegir un lugar de trabajo; lo mismo ocurriría

cuando, al usar su poder como votantes, decidan sobre propuestas de políticos

comprometidos con aspectos ambientales, de contaminación o de pobreza, por indicar


INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003

algunos ejemplos. Sin una población que tenga una educación geográfica mínima, los

procesos de democracia, igualdad social o justicia territorial no se logran fácilmente. En el

mismo tenor, no se pueden comprender los acontecimientos económicos o políticos que,

actualmente, llaman la atención del mundo, como las guerras en Afganistán o Iraq o los

conflictos sociales en el sur de México.

Los temas que son objeto de este trabajo, pueden ser aplicados en distintas escalas

geográficas: desde lo local hasta lo planetario. Así, el sitio elegido para ser explicado, con

base en la consideración de estos cinco temas, se convierte en algo más aprehensible para los

estudiantes. Es indudable que esta forma de analizar el territorio debe acompañarse de una

24
lectura y manejo cartográfico obligados (De Sarrailh, 1991). A continuación se examinan los

cinco temas fundamentales en la enseñanza de la Geografía.

Ubicación

Es la base de la enseñanza de la Geografía!. Todo pasa en algún sitio. En la práctica, es la

parte de la docencia que más se ejecuta: que el alumno sepa lugares. En este contexto, la

memorización de sitios es condición sine qua non para que se alcance el objetivo aparente de la

Geografía, y su consecuente calificación aprobatoria: saber donde está Suráfrica o el río Rhin.

Sin embargo, en general, esto se enseña en un "vacío", no hay un significado de los lugares si

no se tiene un contexto general de referencia. No se debe querer que el alumno sepa la

ubicación de Suráfrica, per se, sino porque hay que relacionar esto con el contexto general de

África; tampoco se debiera pedir al estudiante que, habilidosamente, localice el Rhin sin antes

referirlo a su papel para la sociedad y la economía europeas.

La ubicación se puede explicar desde dos perspectivas, una absoluta y otra relativa. La

primera utiliza un sistema de referencia arbitrario que se relaciona con el manejo de

coordenadas de latitud y longitud, algo pocas veces explicado (y entendido) por maestros y

alumnos, que exige el manejo y comprensión de conceptos como puntos cardinales, latitud y

longitud. La segunda hace referencia a la contextualización del sitio del que se quiere saber

su ubicación; una parte difícil para quien explica el curso porque hay que estar enterado de

las circunstancias naturales y socioeconómicas que prevalecen en un lugar determinado de la

corteza terrestre y que, además, son cambiantes.

INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003


En países como Inglaterra o Francia, donde la Geografía ha sido parte de la educación formal

básica, por muchos años, los niños y jóvenes reciben clases específicas que argumentan sobre

este tema; en primer lugar, para la explicación y el manejo de coordenadas y de conceptos

como puntos cardinales, latitud y longitud, se puede recurrir a una serie de ejercicios que, a

semejanza del famoso juego infantil del submarino, permiten que el alumno se adiestre, en

forma amena, en este tema central de la Geografía. En el segundo caso, se examina el

contexto local: la ubicación de su casa, de la iglesia, de los comercios alrededor de la calle

principal, la ruta casa-escuela-casa, entre otros. Se cumple, así, el objetivo de ubicar en forma

relativa. En suma, sin contextualizar ni relativizar la ubicación en Geografía, se obtienen

resultados áridos y poco formativos para los alumnos.

25
Lugar

El lugar es la personalidad de la Geografía. Su referencia induce a pensar en sitios

habitados por personas con un modo de vida propio en un ambiente geográfico-físico de

acogida, también peculiar. Cada lugar tiene características particulares que lo diferencian de

otros. Este tema se refiere a la distinción de un sitio específico de la corteza terrestre, en

razón de atender el discurso geográfico ortodoxo. Es una circunstancia conocida el desorden

que lleva, en muchas ocasiones, la descripción de un lugar publicada en algún libro o artículo

de investigación. Se pasa de la explicación del clima local a las condiciones de vida de la

población, para regresar a cuestiones de relieve y luego, a ritmo apurado, describir las

actividades económicas que se llevan a cabo en ese sitio. Aunque no existe un dogma de fe

en este sentido, la Geografía Física y la Geografía Humana tienen una lógica de explicación

de un lugar, al atender al siguiente orden:

A. Geografía Física

Ubicación
Rasgos geológicos y relieve
Aspectos climáticos
Geografía del agua
Geografía de los suelos
Biogeografía (cubierta vegetal y vida animal)

B. Geografía Humana

Distribución de la población
Características de la población (PEA, grupos de edad, lenguas habladas, etc.)
INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003

Movimientos de población
Evolución de la población
Actividades económicas (primarias, secundarias, terciarias)

No es necesario incluir todos los puntos indicados en cada ejercicio de descripción. Existirán

condiciones naturales o sociales que inhiban la explicación o inclusión de determinados

aspectos: por ejemplo, no es lo mismo aludir al relieve de Yucatán que al de Oaxaca. No

habrá que analizar alguna actividad económica si las condiciones geográfico-físicas no son

propias para su presencia en el espacio geográfico. Esta exposición lógica permite la

argumentación para el tema siguiente que es la relación entre la sociedad y la naturaleza. La

descripción topográfica de un lugar ha sido realizada por siglos, desde los griegos hasta

nuestros días; sin embargo, es una de las partes mas caóticas en el discurso geográfico y a la

26
que se le suele adjudicar el carácter de tedioso, por su vinculación con la memoria y los

listados tipo catálogo, que tanto aflige a quien enseña Geografía en forma convencional, pero

que no hace mella en la actitud de otros profesionales, que manipulan información semejante

(listas, compendios, etc.), como los biólogos. A esto se aúna el mal uso de conceptos o

nomenclaturas, por ejemplo, el utilizar clima como sinónimo de tiempo atmosférico o el

manejo incorrecto de nombres como Pakistán, escrito con q, entre otros ejemplos, lo que

aumenta el descrédito de los cursos de Geografía en distintos niveles de instrucción.

Una pregunta básica que ayuda a explicar este tema es ¿por qué este lugar es famoso o

conocido? Al responderla, se aludirá a un abanico de circunstancias, geográfico-físicas y

geográfico-humanas, que facilitarán una descripción fluida y una caracterización interesante

de un sitio específico de la corteza terrestre.

Relación sociedad-naturaleza

Esta es la parte fundamental de cualquier discurso geográfico. La territorialidad, concepto

básico en Geografía, se fundamentará en esta relación. El problema es que si no se explica el

lugar, en forma coherente, la relación de la sociedad con su entorno deviene obscura. Hay

ejemplos ilustrativos de este tema: la explotación de la cubierta vegetal en Indonesia, la pesca

en Perú, la minería en el norte de Suecia, la actividad turística en los países del Caribe

oriental, la explosión demográfica en la República del Congo o los movimientos

internacionales de población entre distintas zonas expulsoras y Estados Unidos como país

receptor.

INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003


Poder explicar estas relaciones es la parte más significativa de cualquier curso de Geografía. ¿Cómo

exponer la devastación de las selvas del mundo, como resultado de la ganaderización del

trópico y su consecuente poblamiento humano, si no se alude a una argumentación basada en

el examen de la relación sociedad-naturaleza? Aunque los razonamientos en este sentido

deben ser tan complejos como el nivel de instrucción en el que se da el curso de Geografía lo

permita, hay que hacer conciente al alumno de esta relación sociedad-naturaleza que se

ejecuta en distintos lugares del mundo. Algunas preguntas pertinentes en este contexto

serían: ¿Por qué las zonas fronterizas del norte de México han crecido, desde el punto de

vista demográfico, mas rápido que otras regiones del país? ¿Cómo es que Cancún se

convirtió en un destino turístico internacional en pocos años? ¿Qué tan grave es el problema

27
de contaminación atmosférica en las ciudades mexicanas más pobladas? ¿Qué desventajas

tiene para México la presencia de zonas sísmicas muy activas y la ubicación del territorio

nacional en la franja de desplazamiento de ciclones tropicales?

Las relaciones entre el entorno geográfico-físico de acogida y la presencia y ocupación del

territorio por parte de la sociedad develan la profunda importancia que tiene la Geografía

como materia formativa, básica para que la población adquiera conciencia respecto a

diferentes procesos que, hoy en día, afectan los modos de vida de la población mundial.

Clima y turismo; indumentaria, alimentación y vivienda diferenciada de acuerdo con las

características naturales que prevalecen en distintas regiones del planeta y construcción de

presas hidroeléctricas o declaración de áreas naturales protegidas son algunos de los

numerosos temas que evidencian la relación entre medio geográfico-físico y sociedad. Esta

interacción tiene aristas positivas y negativas, más publicitadas las últimas que las primeras,

pero la Geografía debe habilitar al alumno con el fin de estar conciente de esta

interdependencia, que tiene por escenario al territorio.

Movimiento

Este concepto está referido no sólo a desplazamientos de la sociedad dentro, desde o hacia

determinados lugares sino también a la evolución y dinámica que tienen los territorios,

contemplados éstos desde una perspectiva de cambio de las relaciones entre la sociedad y la

naturaleza, a lo largo de un período de tiempo determinado. Aquí, también cabe incluir a los

lazos dinámicos establecidos entre territorios basados en la intercomunicación mediante el


INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003

uso de nuevas tecnologías.

Para poder aprehender el concepto de movimiento sobre el espacio geográfico deben hacerse

las preguntas siguientes: ¿quién, qué, dónde, cuándo, cómo y por qué los bienes, las personas

y la información se mueven? El movimiento es un tema muy importante de estudio en

Geografía porque contribuye a caracterizar a la sociedad de un lugar, con base en sus

preferencias de traslado o de actividad comercial, por ejemplo. En el mismo tenor, y en un

contexto más amplio, se revelan, en forma más transparente, circunstancias como la

mundialización de la economía y la tolerancia a la diversidad, entre otros, gracias a la

modificación de conceptos y actitudes entre la población derivada de esta dinámica humana.

28
Los patrones de movimiento en un territorio, revelados en un curso de Geografía, obtienen

una radiografía de la infraestructura de transporte, comercio y servicios, útil si a ésta se le

quiere modificar o planear, con el fin de ejecutar más rápida y eficientemente los

movimientos de bienes y personas o con el propósito de evitar interrupciones y caídas en los

flujos de éstos. La identificación de zonas grises se produce, en forma automática, una vez

obtenidos esos patrones de movimiento, lo que, en turno, sirve para distintos propósitos. El

alumno de un curso de Geografía debería ser capaz de determinar cómo a través del

movimiento en el espacio (circundante o lejano) él o ella se vinculan con otros lugares y

recursos, próximos y remotos. Un ejercicio práctico, significativo para este tema, se basa en el

uso de un mapa de carreteras de México, en el que aparezcan las ciudades fronterizas con

Estados Unidos y las posibles estrategias de movimiento (trazadas sobre el mapa), en razón

de la necesidad de desplazamiento de personas (por motivos de trabajo, negocio o placer) y

de envío de productos, por tierra, entre un país y otro (cf. Silver, 1992).

Región

Son divisiones útiles del mundo, en diferentes escalas, para explicar las características físicas

y socioeconómicas que hacen a los lugares semejantes y distintos. Las regiones cambian con

el tiempo, debido a condiciones climáticas dinámicas, a escenarios económicos mutantes, etc.

Los geógrafos estudian cómo cambian las regiones en el tiempo para predecir las necesidades

de la sociedad y los efectos de éstas sobre el medio geográfico-físico de acogida. En términos

de aprender a manejar las diferencias y las similitudes, que permiten que el mundo funcione

INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003


como una unidad, las regiones son invaluables por instar a la comparación y al contraste.

Región es el concepto geográfico por antonomasia, que permite a muchos profesionales de

esta ciencia tener un desempeño profesional adecuado. En el discurso ortodoxo de la

Geografía, la región es una porción de la corteza terrestre que posee determinadas

características naturales o socio-económicas que la hacen distinguible respecto a los espacios

que la rodean. Los ingredientes regionales pueden ser variados y elegidos en razón de

necesidades específicas: de un plan de conservación de recursos naturales, de grupos de

poder local, de empresarios regionales o de la infraestructura física para la actividad

productiva. Hoy día, en el marco del embate de las nuevas metodologías, como el

ordenamiento ecológico o territorial, la región se convierte en una forma de condensar y

29
compactar información y en un concepto útil para la aplicación de determinadas técnicas de

trabajo y de ejecutar distintas formas de análisis.

Explicarle al alumno de distintos niveles la región donde vive es esencial para que adquiera

una conciencia territorial, que le permita concebir mejor los problemas relacionados con

manejo de recursos naturales, con migraciones cuyo sentido sea de entrada o salida, con

reivindicaciones territoriales o movimientos por la creación de nuevas unidades estatales.

Conviene aquí ejemplificar con los casos de diversas regiones de México, cuyos rasgos

naturales y sociales son identificables en forma muy clara: La Laguna, las Huastecas o las

Mixtecas, que no corresponden -en forma exacta- con la división político-administrativa

actual del país. Estos espacios deberían ser objeto de una explicación detallada en los cursos

ordinarios de Geografía de escuelas locales o regionales, de distintos niveles. Dentro de las

entidades federativas, las regiones también son identificables y útiles como herramienta

fundamental en la explicación de la Geografía estatal. Por poner un ejemplo, en San Luis

Potosí: el altiplano, la Sierra Madre Oriental y la llanura costera son regiones distintas entre

sí y los habitantes de cada una de ellas debieran recibir una formación mejor e información

geográfica detallada, al respecto.

Conclusión

A continuación se presentan algunos ejemplos de procesos territoriales en los que se integran

los temas explicados en las páginas precedentes.

1. Características de un ambiente desértico: el caso del altiplano potosino.


INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003

2. El delta de un río: el Ganges.


3. Conflictos por el uso del espacio en zona costera: la Riviera Maya.
4. Efectos sociales y económicos de los sismos de 1999 en Turquía.
5. Cambios climáticos en grandes metrópolis: el caso de la Ciudad de México.
6. Sequía y desertificación en el norte de México.
7. Consecuencias socio-económicas de la minería del hierro en el norte de Suecia.
8. Impacto de la construcción de grandes presas: la de Itaipu, en Brasil-Paraguay.
9. Las energías sustitutivas: el caso de la energía solar en Namibia.
10. La observación de ballenas en sitios ribereños del Golfo de California.

Cuando se enseñe la Geografía de un espacio específico, con base en la explicación de los

temas presentados líneas arriba, se da pie a la ejecución de un método de enseñanza

balanceado, en cuestión conceptual, que proporciona una estructura coherente al curso de

30
Geografía. Una vez que los estudiantes se familiarizan con el lenguaje geográfico

especializado, el mundo se convierte en un libro abierto para ser leído una y otra vez, desde

diferentes perspectivas. El reto es la integración de estos temas en los programas oficiales de

Geografía. La rigidez del contenido temático actual de la materia, en los niveles medio y

medio superior, no facilita que estos temas se conviertan en el faro que guíe el discurso

geográfico en clase.

Bibliografía

Arroyo, F. (1995) "Una cultura geográfica para todos: el papel de la Geografía en la educación
primaria y secundaria" Enseñar Geografía. De la teoría a la práctica. Editorial Síntesis. Madrid,
pp. 43-60

De Sarrailh, E. (1991) Geografía. Enfoques, métodos y técnicas. Editorial El Ateneo. Buenos Aires

Dill (1994) Teaching the Five Themes of Geography. Frank Schaffer Publications. Torrance, California

Silver, J. (1992) World Geography Activities. For grades 5-12. The Centre for Applied Research in
Education. West Nyack, New York

INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003

31
Alvaro Sánchez Crispin (ed.), La enseñanza de la Geografía
en México a inicios del siglo XXI.
© 2003 Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística / INEGI. México, p. 33-46

¿Puede evolucionarse en los recursos utilizados en la Enseñanza de la Geografía?

Irma Escantilla Herrera


Instituto de Geografía
Universidad Nacional Autónoma de México

Resumen

En este trabajo se presentan algunas reflexiones sobre el porqué debe seguir estudiándose Geografía,
de donde derivan las preguntas: ¿Cómo hacer para mejorar las clases de Geografía? ¿Qué recursos son
los más convenientes para ello? ¿Pueden aprovecharse las bondades de la nueva tecnología y
globalización en todos sentidos para utilizar uno o más recursos tecnológicos en el proceso enseñanza-
aprendizaje? ¿Esto permitirá un mayor y/o mejor conocimiento, de calidad, que trascienda y genere
nuevos conocimientos? El reto es difícil y la ciencia geográfica requiere tomarlos para validar su
permanencia, lo más interesante es responder el ¿cómo?, ¿cuándo?, ¿dónde? y ¿por qué?

Introducción

La Geografía es una ciencia antigua, pero a la vez muy actual que, apoyada en los avances

técnicos y tecnológicos, ha hecho extensiva su utilización y aprovechamiento a la comunidad

geográfica, y a diversas disciplinas afines, en los ámbitos público y privado. Esta ciencia se

ha "ganado" su lugar en el avance del conocimiento humano, sin embargo, ha enfrentado en

algunos momentos, y dependiendo de quienes dirigen los destinos de la enseñanza en

nuestro país, la disyuntiva de continuar su permanencia en el aula o no (Román, 2000).

Afortunadamente, la Geografía ha podido subsistir hasta ahora y, ¿Por qué no afirmarlo?, con
INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003

más fuerza que nunca dados los acontecimientos científicos, sociales, económicos, bélicos, de

la última mitad del siglo XX y los primeros años de este nuevo siglo.

Si bien los problemas relacionados con la enseñanza de la Geografía en México se han

contemplado en foros específicos como el I y II Simposio sobre Enseñanza de la Geografía

(1982, 1986), o en congresos nacionales e internacionales; después de veinte y dieciséis años

en la primera y segunda versiones de tales simposia, es menester continuar avanzando en

este camino.

En los dos simposia precedentes se trataron aspectos de la enseñanza de la Geografía desde el

nivel elemental, el nivel básico, medio, medio superior y superior, además de su

consideración como ciencia formativa, su enfoque filosófico y la importancia de la enseñanza

de la Geografía General y Regional de México (SMGE, 1982,1986).

33
El segundo simposio (SMGE, 1986: xiii) planteó como propósito hacer llegar a autoridades de

la Secretaría de Educación Pública, y otras en puestos jerárquicos altos, los resultados

obtenidos, en forma de propuestas y soluciones, bien fundamentadas, derivadas de los

trabajos del encuentro, además de colaborar en la Revolución Educativa postulada por el

presidente en turno, Miguel de la Madrid, para que la materia profesada en la investigación y

en la docencia -la Geografía- volviera a ocupar el lugar que científicamente le corresponde en

el curriculum del ciudadano mexicano.

Infortunadamente no fue posible documentar el resultado de tales propósitos pero puede

inferirse que hubo acciones que permitieron llevar nuevamente a la Geografía a impartirse

como asignatura y no como área. Lo interesante aquí es saber qué novedades y propuestas

han surgido a lo largo de esos años y cuáles son las expectativas en el siglo XXI para

"proporcionar una formación adecuada a los tiempos...y ser germen del perfeccionamiento

personal y social" (Fernández y Sarramona: 1975, 13, citado por Moreno Jiménez; A., 1995),

atendiendo principalmente a las modalidades que este nuevo siglo plantea desde la

perspectiva del proceso enseñanza-aprendizaje.

El formato de sesiones propuesto para el III Simposium de Enseñanza de la Geografía, además de

considerar la enseñanza en los niveles citados, enfatiza sobre el nivel de posgrado, en virtud

del impacto que no sólo en la disciplina geográfica, sino en otras afines, ha incidido en una

mayor y más diversificada matrícula.1 Otra sesión es la de teoría y métodos generales de

enseñanza de la Geografía cuyas expectativas deben resultar prometedoras para el bien y

INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003


avance de la Geografía en el campo de las ciencias.

Será menester y dado el tiempo que permaneció en silencio este tema, que los diversos

aportes, cuestionamientos y visiones a futuro de la Geografía, que de este evento surjan,

hallen respuestas y acciones favorables para enriquecer esta área del conocimiento a favor de

la educación, aprender para progresar.

¿Por qué estudiar Geografía?

Retomando el planteamiento de Capel (1998), la Geografía debe estudiarse por tres tipos de

razones:

1. Porque ya existe y es una ciencia con una larga y rica tradición intelectual.

34
2, Porque es una disciplina con un gran valor educativo y formativo.

3. Porque hay problemas que la Geografía, es decir los profesionales formados en el

campo de la Geografía, pueden ayudar a estudiar y resolver.

Asimismo, plantea que la Geografía se concibe como una disciplina científica y que puede

jugar un papel en la enseñanza por lo que puede abarcarse desde la concepción de una

estructura social de la disciplina, es decir compuesta por una comunidad científica

estructurada, y la empresa intelectual, que estudia problemas específicos como la

diferenciación del espacio y su interacción con fenómenos físicos y sociales en la relación

naturaleza-sociedad.

La Geografía ha cambiado y, para fines del siglo XX, se puede abordar desde dos

aproximaciones: una neopositivista, que enfatiza la unidad de la ciencia, del método

científico, las leyes generales, la predicción, y otra historicista, que se basa en la

diferenciación entre ciencias naturales y sociales, la libertad, la complejidad, la historicidad.

Esto permite continuar con una Geografía cuantitativa de la mano de la historicista en la que

se redescubre la importancia de las Geografías regionales, por lo que es necesario no ser

excluyente ya que, en esa medida, los estudiantes pueden formarse al aprovechar los aportes

metodológicos y de instrumentación generados durante la segunda mitad del siglo pasado,

con las modalidades del presente.

Lo rescatable de esta ciencia es que, comparada con otras disciplinas, competidoras de la

Geografía, como la Geología, la Sociología o la Economía, su tradición pedagógica se remonta


INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003

a enseñar Geografía desde los niveles básicos (SMGE, Op. cit.). Asimismo, puede

considerarse a la Geografía como un saber cultural, los geógrafos participan en la resolución

de problemas territoriales, y sobre todo deben contribuir con una enseñanza crítica a tomar

consciencia2 de los problemas del mundo contemporáneo, atender sus causas y las

alternativas que existen.

La forma de concebir el conocimiento geográfico partió de una enseñanza general, después

regional y que ahora debe rescatar lo local; deben atenderse las interrelaciones y diversas

dimensiones espaciales a las que se han incorporado nuevas técnicas de análisis espacial

como la percepción remota, los sistemas de información geográfica, los sistemas de

35
posicionamiento global, cartografía automatizada, así como nuevas temáticas: género,

comunidades gay, minorías étnicas, entre otras.

Lo importante sería cuestionarse si es posible formar a los geógrafos en todos los campos:

Biogeografía, Geografía urbana, Ordenación regional, Hidrogeografía, etc. Habría que

comprobar si realmente se da esa formación en las aulas. Capel (Op. cit.) plantea que:

"desde el punto de vista del estudiante, me parece que en el momento actual realmente

da igual lo que se estudie; lo importante es estudiarlo bien no sólo desde el punto de

vista de su formación intelectual sino también desde el de las posibles salidas

profesionales. Siempre que adquieran una formación flexible que les permita ejercer

como geógrafos, si tienen la oportunidad de ello, o reciclarse hacia otras profesiones, si

el mercado de trabajo o su evolución personal los inclina hacia ello" (subrayados de

Escamilla).

En este nuevo siglo la visión integradora es básica, lo que genera interés por una

investigación sobre las distribuciones espaciales y las interrelaciones entre los fenómenos

físicos y humanos; el geógrafo debe estudiar el medio físico, consciente de la afectación

causada por la acción humana, según las necesidades de los problemas que se estudian

para mantener la identidad de la Geografía.

En la educación superior debe buscarse que los estudiantes empleen la comprensión y el

análisis, la síntesis y la evaluación, el trabajo teórico y práctico para integrar y generar la

disciplina; asimismo, es necesario incorporar una pedagogía crítica a la enseñanza, para

INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003


que el profesor reflexione sobre su quehacer y los alumnos opinen si les gusta la actividad

dentro del aula.

Recursos para la enseñanza de la Geografía

La ciencia geográfica ahora más que nunca requiere de mayor efectividad en su enseñanza,

para lo cual los profesores deben conocer las preconcepciones que cada uno de los

estudiantes, en los diferentes niveles de enseñanza, tienen con respecto a la Geografía, pues

en la medida en que se cuente con las ideas previas de los alumnos, los profesores de cada

nivel pueden elaborar estrategias educativas más efectivas que permitan comprobar los

avances conceptuales de sus alumnos, a partir de los cuales se esté en posibilidades de

36
desarrollar los programas de enseñanza, así como los textos y materiales de apoyo

correspondientes, debido a que las representaciones de los alumnos son diversas en el

entendimiento de los procesos naturales y sociales, así como los conceptos que los describen.

Ya las ciencias duras han podido avanzar en este rubro y, a inicios de siglo, se puso en línea

una página creada por un grupo interdisciplinario3 que lleva por nombre Ideas Previas

(http://ideasprevias.cinstrum.unam.mx:2048) que tiene el propósito de proporcionar a los

profesores de ciencias, desde primaria hasta licenciatura, una base de datos de las ideas

previas que tienen los estudiantes en tres disciplinas: Biología, Física y Química.

La concepción y desarrollo de materiales de este tipo sería deseable no sólo para las ciencias

citadas, sino para todas las disciplinas duras y blandas, científicas y humanísticas4 pues

permitirían avanzar primero en el diagnóstico de ideas, a partir de las cuales los profesores

podrían identificar los problemas conceptuales y de representación en el tema de la

enseñanza de cada ciencia, así como cambiar las formas de la enseñanza, es decir que en el

ámbito de la didáctica ya no sólo sería importante cómo enseñar, o cómo calificar, sino

además analizar los procesos internos que el estudiante experimenta al momento de aprender

alguna materia científica o social, lo que generaría una mejor organización de la enseñanza,

sugerir cómo incorporar las ideas previas en el aula, y cómo hacerla más atractiva y

significativa.

Puede afirmarse que se ha avanzado en la modificación de planes de estudio y elaboración de

textos5, con propuestas más realistas de la concepción, aplicación y experimentación de la


INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003

ciencia geográfica en los niveles básicos y medio superior. Lo cierto es que, en los últimos

años, el desarrollo de la Geografía en la Universidad Nacional Autónoma de México no ha

tenido paralelo en cuanto a cómo enseñarla. Se revisan los contenidos geográficos, sin

atender los problemas que implica la enseñanza de la disciplina en los diferentes niveles

educativos, que abarquen tanto la vertiente investigativa como la metodológica.

Derivado de lo anterior, es conveniente atender la actualización de la didáctica de la

Geografía. Cómo enseñar la disciplina ante un nuevo siglo dadas las transformaciones que se

han suscitado al final del siglo XX y principios del XXI por:

37
1. Los cambios en los sistemas sociales, políticos y económicos ante los que la disciplina

debe estar en posibilidades de enfrentar en el marco geográfico y cultural en que se

circunscriben.

2. Las modificaciones en el sistema educativo y sus reformas con nuevas metas para la

educación.

3. La aparición y difusión de nuevas aportaciones científicas en el aprendizaje.

4. La renovación de las corrientes de investigación en la Geografía.

5. La revisión del papel social del saber geográfico que por un lado recoge las

pretensiones de una comunidad geográfica, y por otro las necesidades y

requerimientos de una sociedad dinámica y cambiante que exige soluciones a

problemas de índole espacial (lucha por el territorio, los recursos naturales).

6. Los avances y cambios tecnológicos que aportan nuevos y sorprendentes recursos

para la enseñanza y solución de problemas prácticos (Moreno y Marrón, 1995:18),

En este último rubro, los aportes de la tecnología a las nuevas formas de comunicación y

enseñanza pueden constituir una de las principales formas de adquirir conocimiento, el

carácter innovador para poner en contacto a profesor y alumno, a distancia, puede

representar una de las vertientes didácticas y metodológicas más operativas; sin embargo,

debe revisarse, con reservas, esta condición para que no se caiga en falsas expectativas, pues

no necesariamente el uso de la tecnología informática va aparejada con la innovación

INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003


educativa (cf. Romero 2002).

Los recursos empleados en la enseñanza de la disciplina dependen del nivel en que se

empleen, de los intereses y disponibilidad de cada docente y del tema que se aborde, sea de

orden físico o social. Entre los más utilizados pueden citarse los libros científicos; libros de

texto; los periódicos; material audiovisual: televisión, películas, láminas, diapositivas,

multimedia; fotografías; fotocopias, libros: de consulta, de lecturas, de información local;

revistas especializadas y de divulgación, y trabajo de campo y excursiones.

Algunos de estos materiales, como ciertos libros de texto o divulgación, las fotocopias o la

prensa pueden resultar con presiones negativas al reproducirse materiales sin los permisos

de autor, algo muy extendido en nuestra comunidad, amén de que no siempre son elementos

38
adecuados a la didáctica pues no cuentan con un manejo correcto del lenguaje o no son del

todo veraces.

Las diapositivas y videos acercan un poco más al alumno a la realidad al captar, a través de

la vista, las formas y fenómenos que se desea identificar; lamentablemente, no siempre estos

recursos tienen un respaldo amplio de investigación y consulta y s vuelcan más al

conocimiento general y de divulgación, que al científico.

Los libros de información local tienen una validez para las poblaciones de la zona en

cuestión; su aprovechamiento es más puntual que generalizado, pero el partir de un

conocimiento local, puede facilitar una mayor comprensión de lo regional.

Por supuesto que en la formación geográfica no pueden faltar los mapas a diversas escalas y

con temas diferentes, atlas, modelos a escala y tridimensionales, o bien las fotografías aéreas e

imágenes de satélite; no obstante, varios de estos documentos se emplean como

complementarios, para soporte de la información, más que como recurso metodológico y

proveedor de información primaria.

Los instrumentos de medición: brújula, teodolito, termómetros, y los novedosos GPS no

siempre están disponibles en forma física y en número suficiente; en algunas escuelas es

probable que no cuenten con ellos, por lo que su aprovechamiento metodológico es limitado

o nulo.

Una mención especial corresponde a las nuevas tecnologías: disposición de computadoras


INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003

personales, actualizados softwares, paquetería y programas diversos, y la conexión a redes.

Paulatinamente, se han abierto espacios específicos en los centros de enseñanza para

establecer áreas, salas o laboratorios de cómputo que disponen de varios equipos que

permiten ampliar el proceso de enseñanza al tener acceso a paquetería específica para generar

o analizar, por ejemplo, cartografía automatizada, modelos tridimensionales, espacio-mapas

o todo un sistema de información geográfica (Arc View, Arc Info, PCI, ILWIS, IDRISI).

Asimismo, contar con estos equipos permite diversificar las formas de enseñanza a través de

teleconferencias, educación a distancia o de un amplio aprovechamiento de las redes de

comunicación: visitas virtuales a museos en todo el mundo, consultas interactivas en diversas

páginas, inspección de revistas y libros electrónicos.

39
Existe otro tipo de recursos didácticos cuyos alcances es necesario identificar en el proceso de

enseñanza de la Geografía:

A. Juegos de simulación geográficos que "reproducen de forma simplificada un sistema,

modelo o proceso -real o realizable- en el que los participantes han de tomar una serie

de decisiones con el fin de dar solución a determinados problemas que se Ies plantea"

(Marrón, 1995: 80). Así, a través de remedos o simulaciones se puede acercar a los

alumnos a determinados hechos y procesos de carácter espacial, estos juegos de

simulación equivalen para la Geografía y las ciencias sociales a las experiencias de

laboratorio en ciencias experimentales.

B. Modelo de interacción, o la formación mediante el diálogo y el debate, que puede

interpretarse como el tratamiento de las facetas estéticas, éticas y políticas de los

hechos geográficos, se aborda el dominio cognitive; se trata de educar para desarrollar

en el individuo su conciencia espacial, se le convierte en un ser "competente". "La

ganancia formativa de tal estrategia se orienta hacia la preparación para

desenvolverse dentro de un marco democrático y participative. Se trata de

desarrollar no sólo la conciencia de libertad, responsabilidad y dignidad, sino también

la voluntad de ejercerlas y la potencia intelectual y perspectiva suficiente para hacerlo

de forma efectiva" (Moreno, 1995:a). Algunas de sus modalidades serían las

minipresentaciones, los debates, la simulación de vistas orales de un juicio, la

clarificación de valores, el razonamiento moral y la drama tización.

INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003


C. Modelo de proyectos de investigación. El proyecto es una unidad significativa y

práctica de actividad dotada de valor educativo y resolución de problemas,

planificada y realizada hasta su culminación por el alumno y el profesor de un modo

natural como en la vida real. Este modelo permite la reflexión frente al aprendizaje

memorístico, da prioridad a los problemas frente a los principios, genera una

contextualización más realista del aprendizaje (marco de la vida real) y es de carácter

eminentemente activo aplicando conocimientos y destrezas, cuyo desarrollo es parte

unitaria de un curso, a diferencia de las tesis o tesinas (Good, 1973, cit. por Moreno,

1995a). Es parte del proceso de enseñar investigando, donde los docentes se ven

implicados más en un papel de asesor y menos autoritario, constituye una vía para

40
fomentar y mantener el interés, se vincula la curiosidad y la realización, la motivación,

involucra diversas materias.

D. Laboratorio y gabinete como recurso docente: uso de las técnicas experimentales en

Geografía Física. A esta parte de la Geografía le interesa conocer las transformaciones

que experimenta la superficie terrestre, consecuencia de los procesos de

erosión/sedimentación, cambios climáticos o la acción humana. Cuando estas

modificaciones tienen lugar en lapsos cortos de tiempo es necesario determinar el

grado de vulnerabilidad que los elementos geográficos de un territorio pueden ofrecer

a determinadas actuaciones relacionadas con impactos provocados por la sociedad; la

comprensión de la compleja y dialéctica dinámica que funciona en el medio físico

hace necesaria una particular visión metodológica a partir de sólidos y sistemáticos

argumentos teóricos y de naturaleza experimental que expliquen, en forma suficiente

y rigurosa, las características y evolución de los paisajes (Fidalgo et al., 1995:187)

E. Fuentes literarias y documentales en Geografía. Se refiere al "...uso de textos literarios

en el trabajo diario del geógrafo, en su faceta docente: la imaginación puesta al

servicio de la ciencia, la descripción literaria como recurso para despertar en los

alumnos el interés por conocer y estudiar las regiones del planeta, para introducirlos

en los mecanismos que explican los fenómenos geográficos, para amar la Geografía,

para ayudarles a descubrir -o redescubrir- nuestra disciplina" (Boira y Reques, 1995)

Para el caso específico de este trabajo no se contó con el tiempo disponible para documentar,
INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003

a través de encuestas, cuáles son los recursos didácticos más utilizados en los diferentes

niveles de enseñanza que permitieran mostrar la parte cuantitativa y comparativa de la

investigación; sin embargo, Ramiro (1998) presenta resultados de su investigación doctoral,

para el nivel secundaria y licenciatura relacionado con este tema, en Valencia, España.

Innovación en la enseñanza

Si bien la utilización de computadoras y redes se dio a partir de la segunda mitad del siglo

XX, su aplicación en la enseñanza se presentó inicialmente en los países desarrollados, y es

más tardía su introducción en los restantes países. Hoy día, es difícil concebir, sobre todo en

las instituciones de enseñanza superior, la ausencia de aulas especiales para el uso de

41
computadoras y de lo que ello derive: el aspecto cronológico de su introducción, la calidad y

cantidad de equipos y paquetería y la asistencia técnica, entre otros; lo mismo aplica a

instituciones de enseñanza básica, media y media superior.

En el caso específico de este tema debe entenderse que el objetivo no es enseñar y/o aprender

informática sino Geografía, con base en el caso de esta poderosa herramienta, que permita

desarrollar valores y actitudes, transmita contenidos y cultive destrezas, basados en el

análisis de datos, en la resolución de problemas y la generación de representaciones gráficas.

"...Está perfectamente comprobado que la enseñanza con ordenador hace posible incrementar

el nivel de actividad de los alumnos, motivarles, aprender más de prisa (productividad) y

aprehender mejor ciertos hechos" (Moreno, 1995b). Lo indiscutible es que, al inicio del siglo

XXI, no se puede estar desligado de la utilización, en mayor o menor medida, de la

computadora; muchos de los estudios geográficos utilizan sistemas de información

geográfica (SIG) y/o el análisis de imágenes de satélite como herramienta indispensable para

su realización (Cfr. Instituto de Geografía, 1996, Granados, 1998, Palacio, et. al., 1999, Boceo,

2000, Romero y López, 2000).

Quienes realizan investigación geográfica y otras afines, están conscientes de la importancia

que reviste el aprovechamiento de los recursos tecnológicos actuales y, por tanto, aquellos

que imparten docencia, incluyen en sus disertaciones ejemplos prácticos de su aplicación. Sin

embargo, los alcances pueden ser cuestionables, cuando la disponibilidad de equipamiento

rebasa las posibilidades de uso, o bien se convierte en un fin cuando sólo debe ser un medio.

INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003


Aquellas instituciones donde no se disponga de los recursos y medios más recientes no

dejarán, por ello, de estar a la vanguardia en la adquisición del conocimiento; la combinación

de restricciones y oportunidades no debe ser causa de limitación en el avance educativo, pues

al hablar de formación educativa es necesario que se fomente en los alumnos el desarrollo de

valores y actitudes, que sean capaces de transmitir contenidos y cultiven sus propias

destrezas, independientemente del uso o no de las nuevas tecnologías.

El uso de la computadora y la conexión a nivel mundial a través de las páginas creadas en la

world xvide web (www) amplían las posibilidades de diversificar, profundizar y analizar un

sinnúmero de temas geográficos y otros más, manejables a distintos niveles (desde los básicos

42
hasta los de especialización) ya que en casi todas se presentan ligas que permiten una mayor

cantidad de relaciones y correlaciones; sin embargo, debe atenderse siempre a las fuentes de

donde provienen, quién y cómo se crean, para tener la certeza de que el conocimiento ahí

vertido puede considerarse válido, de significación, trascendente. Se debe estar consciente,

entonces, de que el aprendizaje no está necesariamente en función del recurso sino de la o las

estrategias de instrucción aplicadas al mismo.

Consideraciones finales

La condición teórico-metodológica en la didáctica de la Geografía requiere de soluciones a

través de análisis concienzudos y planteamientos con imaginación para entender la realidad

actual, donde se propongan soluciones a los temas relevantes, que sirvan a los propios

geógrafos tanto para los que planean como para los que deciden el destino del país y quienes

lo administran. El compromiso es con la solución de problemas que el mundo actual reporta.

El proceso de globalización está presente en diferentes ámbitos de la vida de un país pero,

además de ser competitivo a escala nacional y mundial, se debe estar conciente de que las

concepciones novedosas sean propuestas razonables y realizables, imaginativas; si bien la

globalización es un proceso irreversible que no puede ignorarse habrá que asumir la consigna

que expone Capel (Op. cit): "Globalicémonos pronto, sin perder la identidad, antes de que nos

globalicen y la perdamos del todo".

En el caso específico de los recursos que se usan y/o deberían usar en la enseñanza de la

Geografía, desde los niveles elementales hasta los de enseñanza superior, efectivamente se ha
INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003

evolucionado en buena parte de ellos; de hecho no podrían descartarse aún los más sencillos

como las propias notas del alumno, sus elementales libros de texto o las indagaciones del

profesor. Los más evolucionados, como el uso de las computadoras e internet, también

tienen una significación didáctica cuando quien imparte el conocimiento decide por qué, para

qué o cómo utilizarlo o, en su caso, descartarlo. Esto es, el profesor adaptará los recursos

didácticos a su cultura profesional, a su rutina cotidiana y a las circunstancias que le rodean.

Es conveniente finalizar este texto con algunas reflexiones de Romero (Op. cit.):

"...cuando haya buenos materiales alternativos a mano, su mera presencia no garantiza

ni una utilización amplia ni una utilización alentada por el mismo afán de mejora que

43
empujó a sus patrocinadores. Cuando una propuesta desafía cánones y asunciones

colectivas firmes sus expectativas de éxito menguan En resumen, la irrupción del

ordenador y de Internet no es aval -desde una óptica pedagógica- más que de sí misma,

a no ser que las contextualizaciones que les dan valor educativo se inscriban en una

apuesta innovadora más amplia."

Notas
1
La maestría y el doctorado en Geografía impartidos en la Universidad Nacional Autónoma de México
son los únicos programas de posgrado de esta disciplina en el país. De 2000 a 2001 la matrícula
registró 95 estudiantes (59% de maestría y 41% de doctorado); por lo que respecta a la maestría, el 57%
proviene de la licenciatura en Geografía y el resto de disciplinas como Biología, Economía, Ecología,
Sociología, Agronomía, Arquitectura del Paisaje, Diseño de Asentamientos Humanos y Derecho. En el
caso del doctorado, el 56% cuenta con la maestría en Geografía, además de maestros en Biología,
Desarrollo Rural, Ciencias Sociales, Estudios Latinoamericanos, Ciencias Agrícolas y Urbanismo. Las
instituciones de donde provienen también son diversas: IPN, UAM, UAEM, U. Del Valle de México,
Iberoamericana, Chapingo y FLACSO (véase: Moneada, 2001)
2
Que siente, piensa, quiere y obra con cabal conocimiento y plena posesión del mismo.
3
. El responsable del proyecto es el Dr. Fernando Flores, del Centro de Instrumentos, junto con un
grupo multidisciplinario e interinstitucional del CONACYT, las Universidades Pedagógica Nacional y
Autónoma de Sinaloa, investigadores en enseñanza de la ciencia y estudiantes de licenciatura y
posgrado.
4
Una posición respecto a la situación que guarda la relación entre ciencias sociales y las científicas y
cómo son evaluadas aquéllas en el ámbito de estas últimas, principalmente de la investigación de
carácter socioeconómico dentro de la disciplina geográfica puede consultarse en: Aguilar (2000: 28-35)
y Alvarado, C. et al. (2001).
5
. Algunos geógrafos del Instituto de Geografía han participado y ganado en los concurso que propone
la SEP para la elaboración de los libros de texto para la enseñanza básica (véase Juárez, 1994).

Bibliografía

INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003


Aguilar, A. G. (2000) "La evaluación de la investigación en Geografía en la UNAM (o las ciencias
sociales en el mundo de las "duras")". Ciencia. Revista de la Academia Mexicana de Ciencias. Vol.
51, N° 3, septiembre. México, pp.28-35

Alvarado, C. et al. (2001) "La evaluación de la investigación en ciencias sociales". Serie Varia, Nueva
época, N° 3, México, Instituto de Geografía. UNAM. México

Boceo, G. (2000) "El desarrollo de sistemas de información geográfica en la frontera norte de México."
Investigaciones Geográficas, Boletín del Instituto de Geografía, N° 45. Instituto de Geografía-UNAM.
pp. 40-47

Boira M,, Reques P. (1995) "Las fuentes literarias y documentales en Geografía". Enseñar Geografía. De
la teoría a la práctica. Síntesis. Madrid, pp. 277-295
Capel, H. (1998) "Una Geografía para el siglo XXI". Scripta Nova, Revista Electrónica de Geografía y
Ciencias Sociales.. Vol. II, N° 19, abril. Universidad de Barcelona

Ferrández, A., Sarramona, J. (1975) La educación. Constantes y problemática actual. CEAC. Barcelona

44
Fidalgo H. et al (1995) "El laboratorio y el gabinete como recurso docente: el uso de las técnicas
experimentales en Geografía Física". Enseñar Geografía. De la teoría a la práctica. Síntesis.
Madrid, pp. 185-215

Granados, R. (1998) "Monitoreo del desarrollo de cultivos de temporal en la Mesa Central, Guanajuato,
México, usando imágenes NO A A AVHRR" Investigaciones Geográficas. Boletín del Instituto de
Geografía, Núm. 36. Instituto de Geografía. UNAM. México, pp. 45-55

Instituto de Geografía (1996) Investigaciones Geográficas. Boletín del Instituto de Geografía. Núm. 32.
Instituto de Geografía. UNAM

Juárez, M. et.al (1994) Geografía 4. Secretaría de Educación Pública. México

Marrón, M. (1995) "Juegos y técnicas de simulación" Enseñar Geografía. De la teoría a la práctica. Síntesis
Madrid, pp. 79-105

Moneada, J. (2001) Programa de posgrado en Geografía. Autoevaluación. Facultad de Filosofía y Letras.


UNAM. México

Moreno Jiménez, A. (1995) "La universidad como escenario para la enseñanza de la Geografía" Enseñar
Geografía. De la teoría a la práctica. Síntesis. Madrid, pp. 23-41

Moreno Jiménez, A. (1995a) "Enseñar investigando: el modelo de proyectos de investigación". Enseñar


Geografía. De la teoría a la práctica. Síntesis. Madrid, pp. 121-138

Moreno Jiménez, A. (1995b) "Enseñar con ordenadores". Enseñar Geografía. De la teoría a la práctica.
Síntesis. Madrid, pp. 217-238
Moreno Jiménez, A., Marrón, M. (Edit.) (1995) Enseñar Geografía. De la teoría a la práctica. Síntesis.
Madrid
Palacio, J. et. al. (1999) "Detección de incendios en México utilizando imágenes AVHRR (temporada
1998)" Investigaciones Geográficas. Boletín del Instituto de Geografía. Núm. 38. Instituto de
Geografía. UNAM. pp. 7-14

Ramiro i Roca, E. (1998) "¿Evolucionamos o nos quedamos quietos? Los recursos utilizados en la clase
de Geografía?" Scripta Nova, Revista Electrónica de Geografía y Ciencias Sociales. Vol. II. Núm. 29.
Universidad de Barcelona

Román, Héctor, (2000) Importancia de las modificaciones que han dado en los planes de estudio de Geografía en
INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003

secundaria 1975-1995. Tesis de Licenciatura. Facultad de Filosofía y Letras. UNAM. México

Romero, J. (1999) "Los ídola educativos de las nuevas tecnologías de la información" Scripta Nova.
Revista electrónica de Geografía y Ciencias Sociales. Vol. III. Núm. 32. Universidad de Barcelona

Romero, J. (2002) "Tecnologías informáticas, nuevas formas de capital cultural e innovación en la


enseñanza de las ciencias sociales" Scripta Nova. Revista electrónica de Geografía y Ciencias
Sociales. Vol. VI. Núm. 107. Universidad de Barcelona
Romero, D., López, J. (2000) "Producción e integración de fotomapas digitales para la evaluación del
crecimiento urbano en el municipio de Texcoco, Estado de México: periodo 1970-1989-1997"
Investigaciones Geográficas. Boletín del Instituto de Geografía. Núm. 42. Instituto de Geografía.
UNAM. México, pp. 48-66
Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística (1982) Memoria del Primer Simposio sobre Enseñanza de la
Geografía. SMGE. México

Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística (1986). Memoria del II Simposio sobre Enseñanza de la
Geografía. SMGE. México

45
Páginas electrónicas
http://ideasprevias.cinstrum.unam.mx:2048
http://www.sep.gob.mx
http: / / www.elbalero.gob.mx
http:/ / www. universum. unam. mx
http://museum.gov.ns.ca/
http://ciencianet.com
http://www.ed.gov/ pubs/ parents/Ciencia/
http://www.universia.net

INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003

46
Parte II

La Enseñanza de la Geografía en los niveles básico, medio y medio


superior
INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003
Alvaro Sánchez Crispin (ed.), La enseñanza de la Geografía
en México a inicios del siglo XXI,
© 2003 Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística / INEGI. México, p. 49-67

Los métodos de Enseñanza de la Geografía en primaria y secundaria: una revisión


histórica; 1821-2000

Javier Castañeda Rincón


Universidad Autónoma Chapingo

Resumen

Los métodos de enseñanza de la Geografía han variado fundamentalmente a partir de los paradigmas
dominantes de la didáctica en general y de la Geografía en particular; también, en correspondencia con
las políticas educativas de los gobiernos en turno y las propuestas particulares de los profesores; lo que
ha terminado por conformar una historia específica en cuanto a qué se enseña, cómo se enseña y para
qué fines se enseña la Geografía en México. Su historia está caracterizada por rupturas y continuidades
epistemológicas, donde han destacado el enciclopedismo, el positivismo, el humanismo, el marxismo,
el estructural-funcionalismo y el pragmatismo. En el trabajo sólo se abordan las propuestas más
importantes que en el tiempo se consolidaron como métodos particulares de enseñanza de la
Geografía. Las propuestas de Antonio García Cubas, José Díaz Covarrubias, Carlos A. Carrillo,
Enrique C. Rébsamen, Hugo Topf, Daniel Delgadillo Gutiérrez, Miguel Salinas Alanís, Galación
Gómez, Gildardo F. Avilés, Elpidio López López, Luis Hidalgo Monroy, Moisés Sáenz, Antón
Makarenko, Rafael Ramírez Castañeda, Salvador Hermoso Nájera, Ramón García Ruiz, UTEHA,
UNESCO, Daniel Vargas Ibáñez y Francisco Valdés Mondragón, y la SEP, han constituido los métodos
más difundidos y utilizados por los profesores en la enseñanza de la Geografía. Sus métodos hablan

INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003


históricamente de la aprensión de distintos saberes geográficos: el saber ser; el saber decir; o el saber
hacer.

Introducción

En los años postreros a la Independencia, las formas de enseñanza fundamentalmente fueron

las mismas que se utilizaron en el Virreinato, todas de tipo memorístico, donde el alumno

tenía que repetir textualmente las palabras de los catecismos y las cartillas de instrucción,

entre los cuales destacaron: el Catecismo de Geografía Universal para el uso de los establecimientos

de Instrucción Pública de México de Juan Nepomuceno Almonte de 1837; el Catecismo elemental

de Geografía elemental de José María Roa Bárcenas de 1869; la Cartilla de Astronomía de Alberto

Correa de 1880; y el Catecismo elemental de Geografía de la República Mexicana de Ignacio Molina

de 1884. (Ziga, 1979-1980:11-84)

49
Revisión histórica

La revisión histórica que estructura el presente escrito se hizo en forma cronológica e incluye

las diferentes propuestas y métodos de enseñanza de la Geografía para los niños y jóvenes

del país.

Antonio García Cubas, en su Atlas Metódico para la Enseñanza de la Geografía de la República

Mexicana, en 1874, sugería utilizar el método progresivo de enseñanza consistente en la

localización de información cartográfica y la descripción de información monográfica,

contestando preguntas a manera de un interrogatorio exhaustivo que debía ser respondido

por los contenidos de la obra, partiendo siempre de lo más sencillo a lo más complejo (García,

1874).

Esta propuesta de enseñanza fue muy rudimentaria, a los niños solamente se les pedía

memorizar nombres de países y lugares, así como localizar elementos del paisaje geográfico.

El hecho de que los alumnos no tuvieran los conocimientos requeridos de matemáticas

impidió enseñar una Geografía cartográfica centrada en la lectura de mapas.

José Díaz Covarrubias, como ministro de instrucción en 1875 (bajo los preceptos del

positivismo que aplicó en México Gabino Barreda desde 1869) criticaba el método

memorístico de enseñanza y reclamaba una preparación que desarrollara las facultades

intelectuales y afectivas del alumno, es decir, que se le enseñaran ideas en lugar de reglas

abstractas, y objetos, antes que definiciones, o sea, partir de los objetos concretos a través de
INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003

los sentidos para llegar a los principios abstractos. Por ello, propuso implantar en las

escuelas oficiales "el sistema objetivo", o de "lecciones sobre las cosas", para estimular el

deseo de observar y averiguar mediante la realidad y la verdad (Díaz, 1993: XLIV, XLV).

El positivismo fue el que propiamente propuso en la primaria y la secundaria la Geografía

descriptiva, ante el argumento de que la Geografía cartográfica requería de bases sólidas en

matemáticas, las cuales sólo se obtenían en la educación superior. Por tanto la Geografía de

los niños debía ser descriptiva y la de los jóvenes de estudios superiores cartográfica.

50
Carlos A. Carrillo, escribió tres artículos sobre la enseñanza de la Geografía en las escuelas;

¿ Es Geografía lo que se enseña en nuestras escuelas?, en 1885; La enseñanza de la Geografía, en 1888;

y No conocimiento de nombres, sino de cosas, en 1888. En ellos criticó la enseñanza de la

Geografía como un catálogo de países y nombres a memorizar sin sentido alguno, en su

lugar, recomendaba la descripción como proceso de integración y relación de los diferentes

elementos naturales y sociales utilizando la lectura de mapas, las salidas al campo, la

representación con materiales plásticos, las láminas a diferentes escalas y partir del mapa del

municipio, del estado y del país, para concluir con el mapa del mundo (Carrillo, 1964)

Esta propuesta de Geografía descriptiva tenía como aportación el reconocer las relaciones de

los elementos naturales y sociales. En este sentido se proponía enseñar mediante los métodos

inductivo y deductivo.

Enrique C. Rébsamen, afirmaba en 1885 "Los mapas, de que nos servimos en la clase de

Geografía, no son más que diagramas. El mapa nos representa los límites de un país, su

tamaño reducido a determinada escala, su configuración física, su orografía e hidrografía, su

división política, etc. Todo esto lo hace por medio de signos convencionales, que se deben de

dar a conocer a los niños, si se quiere que miren en el mapa una especie de retrato del país

respectivo, y que saquen verdadero provecho de su estudio. Para el efecto conviene

combinar con el procedimiento intuitivo, el llamado constructivo. Los niños deben dibujar el

plano del salón de clase a determinada escala, midiendo su largo y ancho, los espacios que

corresponden a las puertas y ventanas, etc. Más tarde dibujarán los mapas del Cantón y

INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003


Estado; se les dará una especie de introducción al dibujo cartográfico, enseñándoles la

manera de representar una montaña, un río, un lago, los ferrocarriles, etc." (Curiel, 1988:189)

La Geografía descriptiva tuvo un avance en su propuesta de enseñanza basada en el uso de

los mapas para la representación de los elementos geográficos. Se inició la lectura de mapas y

el reconocimiento de símbolos como parte del lenguaje geográfico por excelencia.

Hugo Topf, impartió en 1900, a manera de ejemplo de cómo debía impartirse una clase de

Geografía en la escuela de enseñanza primaria superior, con el tema Límites de la República

Mexicana a partir del método interrogativo o socrático, utilizando preguntas dirigidas a los

51
alumnos en forma ordenada y sistemática, para encontrar con sus respuestas las verdades

que debían aprender (Ibid, 1988:172-176).

Esta propuesta fue el primer esbozo de una Geografía reflexiva que ponía énfasis en la

comprensión de la causalidad de los hechos y fenómenos geográficos.

Daniel Delgadillo Gutiérrez, en 1901 se pronunció en contra de la enseñanza tradicional

impartida con exceso de abstracciones. La Geografía, indicaba, no es una simple

enumeración de poblaciones y accidentes físicos (como hasta aquí se ha enseñado), sino la

descripción total o parcial de la Tierra. Como trabajo de descripción es indispensable

relacionar entre sí las montañas, los ríos, las lagunas, las ciudades, los pueblos, etc., en sus

posiciones, distancias y el papel fisiográfico que desempeñan. Como trabajo de descripción

será menester comenzar por el conjunto, por el todo, y descender paso a paso a las partes, a

los detalles (Larroyo, 1947: 380).

La Geografía se siguió concibiendo como una asignatura descriptiva que tenía como principal

método de enseñanza el deductivo, donde las relaciones de los diversos elementos se

presentaban en sus múltiples determinaciones para llegar al conocimiento particular de su

causalidad.

Miguel Salinas Alanís, el 28 de abril de 1915 pronunció un discurso ante la Sociedad

Mexicana de Geografía y Estadística (SMGE), en el cual expresó que la Tierra dominaba al

hombre, que la Geografía tenía vida propia, que no se dejaba absorber por otras ciencias ni
INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003

dañaba su desarrollo, que las comunicaciones modernas habían posibilitado el conocimiento

geográfico de otros pueblos y regiones, que mediante la enseñanza llevada a cabo en Estados

Unidos y algunos países de Europa se dejaba ver sus avances al suprimir el aprendizaje de

interminables listas de nombres y en su lugar se enseñaban temas interesantes que daban a

conocer los suelos de un país, las características favorables o dañinas de los climas, la cuantía

de los recursos naturales, la producción de los frutos, las cualidades de las razas y todo lo que

interesaba a una nación para alcanzar sus anhelos. Daba el ejemplo del desastre francés de

1871 y del arranque patriótico que se proyectó a partir de la enseñanza de la Geografía,

anhelando que en México sucediera algo semejante para remediar los problemas políticos y

sociales.

52
Después pasaba a hacer un recuento de la Geografía mexicana precisando que la cooperación

de la ciencia, el capital y el trabajo lograrían la solución de los problemas. Señalaba; la

Geografía al tratar las producciones en la Geografía Económica, el estudio de la Etnología y la

Historia en la Geografía Política, y la Geografía Física como base de la cual se derivan las

anteriores, se constituye en subordinante de las demás. Hacía énfasis en las deficiencias de

raza y la necesidad de mirar los estadios de progreso que se habían alcanzado por los

europeos como camino a seguir para obtener la libre determinación.

Apuntaba que la enseñanza que pedía, invadía los dominios de la Geología, la Meteorología,

la Agronomía, la Historia, la Etnología y la Economía Política, las cuales como ciencias

auxiliares de la Geografía se consignaban modestamente con el nombre de Geografía, por lo

que proponía, fuera la SMGE la que iniciara, fomentara o propagara su enseñanza ya que

sería motivo de satisfacción y timbre de gloria para ella (Salinas, 1915).

En esta propuesta quedó claramente definida la posición de la Geografía como una ciencia de

síntesis que dependía de otras ciencias para la construcción de su objeto y métodos de

estudio.

Galación Gómez, el 8 de julio de 1917 impartió una conferencia pedagógica a profesores de

las escuelas secundarias, donde hizo las siguientes recomendaciones:

La enseñanza de la Geografía no debe consistir en la mera enunciación de hechos, debe

investigarse la causa de ellos.

INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003


La enseñanza debe estar basada en el proceso psíquico seguido por la mente en la adquisición

de nociones.

El alumno debe ejercitar su propia actividad en la adquisición de las nociones.

La Geografía debe presentarse bajo la forma de problemas.

El maestro debe dirigir el trabajo de los alumnos y contribuir, con su mayor cultura a la

solución de los problemas.

53
Debe hacerse amplio uso tanto de los variados medios de representación, como de la

bibliografía que más contribuya a la formación de representaciones claras.

Cada clase debe dar lugar a la formación de un bosquejo y los alumnos deben conservar un

cuaderno con los distintos bosquejos.

El estudio de la Geografía se facilita cuando es precedido de una iniciación en la fisiografía o

estudio de la litosfera en sus relaciones con el aire y el agua.

Después dio un ejemplo de cómo preparar una clase de Geografía, recurriendo a la

formulación de una serie de preguntas o problemas que servirían de guía a los alumnos para

anotar en el pizarrón y en sus cuadernos los puntos más importantes de cada pregunta o

problema planteado (Gómez, 1917).

Esta propuesta centrada en la causalidad de los hechos y fenómenos geográficos tuvo su

principal virtud en el abordamiento de su estudio por problemas, superando el estudio

ordenado y sistemático de las interminables listas de temas geográficos de la época.

Gil dardo F. Aviles, en 1920 editó una Guía Práctica para la Enseñanza de la Geografía Física en

cincuenta y tres lecciones, que iban desde el salón de clase, la escuela, la calle, la cabana, la

aldea, la manzana, el cuartel, la ciudad, el Sol, hasta tocar todos los aspectos del medio físico

del planeta en relación con los astros del sistema solar. Su propuesta didáctica consistía en

reproducir la forma en que el profesor debía impartir su clase brindándole la secuencia y el


INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003

orden en que debía presentar la información a los alumnos. Después, en cada tema incluía un

cuestionario con diversas preguntas que debían responder los alumnos hasta memorizar las

respuestas. Por último incluía un resumen al final de cada tema que daba las respuestas a las

preguntas del cuestionario {Avilés, 1927).

Esta propuesta representó un retroceso muy importante en la enseñanza de la Geografía, al

retornar a la memorización y a la descripción como formas básicas de aprender los

conocimientos geográficos.

Elpidio López López, en 1922, presentó ante la SMGE un trabajo sobre La Geografía racional y

los nuevos métodos de su enseñanza, en el cual definía las múltiples relaciones de la Geografía

54
con otras disciplinas científicas y recomendaba los estudios regionales por continentes

utilizando los mapas como instrumento básico en el análisis geográfico, sugiriendo que los

profesores desarrollaran en sus alumnos la capacidad de observación de su entorno mediante

la formulación de preguntas para propiciar su curiosidad e interés, lo que obviamente

redundaría en el mejoramiento de su vida diaria. Alertaba sobre evitar la memorización de

los contenidos geográficos y proponía promover el desarrollo de habilidades, actitudes y

valores en torno al aprecio de la naturaleza y la civilización humana (López, 1922).

Sus propuestas tuvieron la virtud de la anticipación en el tiempo, entre otras, destacó la

sugerencia de los estudios regionales, el uso de los mapas en la enseñanza, la utilidad en la

vida diaria de los conocimientos geográficos y la promoción de habilidades, actitudes y

valores fomentados por la Geografía.

Luis Hidalgo Monroy, en 1923, impartió un curso sobre la enseñanza de la Geografía en la

Escuela Nacional de Maestros, el primero de su tipo a nivel nacional. En su Guía Didáctica del

Aprendizaje de la Geografía, dedicó el primer capítulo al desarrollo de la evolución histórica de

la Geografía, las direcciones dadas a la enseñanza de la Geografía a partir del método

sintético, el analítico y el analítico-sintético. En el segundo capítulo abordó la importancia

pedagógica y social de la Geografía, donde explicó por qué se enseña, su utilidad en el modo

de ser de los pueblos, la Geografía como complemento de muchas ciencias, y los valores

educativos de la Geografía. En el tercer capítulo presentó los programas de Geografía de

primero, segundo, tercero, cuarto, quinto y sexto año de la escuela primaria con la

INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003


interpretación y sugerencias didácticas para su enseñanza. En otros capítulos abordó la

organización de los contenidos de enseñanza, los materiales didácticos para el aprendizaje,

los accidentes físicos, los procedimientos de aprendizaje, el conocimiento de una región y el

proyecto en Geografía aplicando los centros de interés del alumno (Hidalgo, 1980: 220-309).

Esta propuesta reconoció a la Geografía a partir de los métodos deductivo e inductivo,

utilizando los centros de interés del niño formulados por Decroly.

Moisés Sáenz, en 1924, propuso la escuela activa basada en la acción o autoactividad del

alumno, la cual retomó de su maestro John Dewey de la Universidad de Columbia en Estados

Unidos. En México la impulsó de 1924 a 1934. En la enseñanza de la Geografía se tradujo en

55
una propuesta donde los alumnos debían aprender haciendo (Larroyo, 1947). Este tipo de

enseñanza se caracterizó por su pragmatismo, los alumnos principalmente se dedicaban a

colorear mapas para conocer la localización y distribución de continentes, países, sierras, ríos,

océanos, etc.

Antón Makarenko, fue recuperado durante la escuela socialista de 1934 a 1940, donde la

Geografía se enseñó a partir de sus ideas y experiencias educativas en la URSS. "Interesa

subrayar la urgencia de que la escuela primaria dé un concepto racional al niño sobre la

formación del universo y sobre la organización económico-social del mundo contemporáneo;

tema este último que aunque de aspecto social, debe enfocarse en estrecha relación con sus

fundamentos biológicos y geográficos, demostrando que todos los fenómenos sociales son de

origen material. Se apoyaría esta enseñanza en la Filosofía que no admite diferencia

sustancial entre los diversos fenómenos de la naturaleza. Nociones fundamentales como éstas

emancipan las conciencias infantiles de prejuicios, errores, creencias falsas y supersticiones y

crean en los niños aptitudes permanentes de crítica sobre la explicación de los diversos

fenómenos naturales y sociales. El origen de la Tierra, sus transformaciones y estructura

actual serán cuidadosamente estudiadas, especialmente en el carácter de la morada del

hombre, para proporcionar los materiales indispensables a las ciencias sociales. Los minerales

útiles que existen en el país serán objeto de explicaciones especiales. El conocimiento de las

plantas y animales, se orientará fundamentalmente hacia el aprovechamiento de aquellos que

existan en la región o la protección contra los daños que originen (Guevara, 1985:114-115).
INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003

La propuesta socialista aún cuando no se pudo instrumentar en todo el país, se caracterizó

por establecer nexos muy claros entre la escuela, el campo y la fábrica. La Geografía no se

enseñó como tal, sino a través de la utilidad de los recursos naturales en las actividades

productivas.

Rafael Ramírez Castañeda, en un trabajo titulado La enseñanza de la Geografía, editado por la

SEP en 1949, brindó todo tipo de sugerencias didácticas para el manejo de los cursos de

Geografía. Mediante los procedimientos que aconseja, la enseñanza de la Geografía deja de

ser un aprendizaje engorroso y memorista, y se torna una tarea fácil y grata para los

educandos. El niño aprende por sí mismo, divirtiendo su fértil imaginación y practicando

56
trabajos que le animan y le permiten acercarse mejor al mundo de los hechos y de los

problemas de la Geografía humana, desde la circunscripción local hasta el universo. Habla de

las finalidades de la enseñanza de la Geografía, comenta con detalles el programa de la

materia, las condiciones de un buen texto, el material gráfico y los medios auxiliares en la

propia enseñanza.

La revista del magisterio, Reivindicación, en el año de 1953, reprodujo en diferentes números

los capítulos de la obra publicada por Rafael Ramírez en 1949 sobre la enseñanza de la

Geografía en la escuela primaria.

A. En el titulado, Las experiencias geográficas que los niños del primer ciclo deben adquirir, señala

que los niños del primer ciclo no deben estudiar la Geografía como ciencia formal, pero sí

deben adquirir algunas experiencias geográficas fundamentales necesarias, tanto para que

tengan de éstas un concepto sencillo pero racional del mundo en el que viven, como para que

les sirva de apoyo al iniciar en el tercer grado el estudio formal de la materia. Enumera a

continuación agrupadas en unidades las experiencias geográficas que deben adquirir los

niños de primero y segundo grados.

B. En La enseñanza de la Geografía, señala algunos antecedentes históricos de esta temática en

nuestro país. Igualmente indica los métodos adecuados que se deben emplear en la

enseñanza de la Geografía en cada uno de los ciclos de la escuela primaria, de acuerdo con las

edades y con las características e intereses propios de los niños de esos ciclos, con el objeto de

INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003


hacer grato y amable su aprendizaje. Sugiere también las características que debe reunir el

programa general de Geografía para la escuela primaria. Las correlaciones que deben hacerse

al enseñar la Geografía. Critica la unidad de trabajo titulada: el continente de la esperanza, que

difundió la Oficina de Cooperación Intelectual de la Unión Panamericana. Hace énfasis en las

finalidades que persigue la enseñanza de la Geografía y algunas ideas fundamentales en

relación con la adecuada presentación de los programas de la materia. Presenta también el

programa de las actividades y de las experiencias geográficas que deben realizar los niños del

primer ciclo, (primero y segundo años). Incluye el programa detallado de Geografía,

correspondiente al tercer año de primaria sobre la entidad de los alumnos. Examina el

programa detallado de Geografía, correspondiente al cuarto año escolar, tomando la

57
República Mexicana como objeto central del estudio y del trabajo. Presenta el programa de

quinto año con el estudio de la Geografía de América, en tanto que, en el de sexto, considera

debe verse la Tierra como un todo. Asimismo, divulga los textos de Geografía para la escuela

primaria y cómo usarlos. El material gráfico y otros medios auxiliares necesarios para la

correcta enseñanza de esta materia. Por último, plantea cómo organizar al grupo para el

trabajo de Geografía y propone tres formas distintas de organizar un grupo: tomándolo

entero, como unidad; dividiéndolo en equipos, e individualmente (Jiménez: 1984,37-39).

Sus propuestas tuvieron continuidad en las formuladas por Carlos A. Carrillo, de 1885 a 1888,

recuperó también las emanadas de los Congresos de Instrucción Pública realizados de 1889 a

1891. Los actuales programas de primaria se elaboraron bajo el influjo de sus ideas

principales.

Salvador Hermoso Nájera, escribió, en 1960, para la escuela primaria un pequeño texto sobre

Técnica de la enseñanza de la Geografía, en el que desarrolló el concepto de técnica de la

enseñanza, el concepto de Geografía, la Geografía en el cuadro general de las ciencias, las

finalidades de la enseñanza de la Geografía, los errores de la enseñanza de la Geografía, los

principios generales de la enseñanza de la Geografía, los pasos técnicos para la enseñanza de

la Geografía, la enseñanza de la Geografía de acuerdo con los programas de estudio y los

medios auxiliares de la enseñanza de la Geografía y sus ejemplificaciones.

En su obra criticó el verbalismo en la enseñanza de la Geografía, la división en el estudio de


INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003

los hechos geográficos, la ausencia de una finalidad práctica, el abuso de resúmenes, la falta

de medios materiales adecuados, el abuso en la memorización de nombres y no enseñarla en

correspondencia con el desarrollo psicológico del niño.

Recomendó enseñar Geografía a partir de la observación de la naturaleza, empezando por el

entorno, la localidad, el municipio, la entidad, el país, el continente y el mundo; debía

llevarse al alumno a la actividad; establecer relaciones entre los conocimientos; avanzar de lo

conocido a lo desconocido; y apoyarse en los intereses infantiles. También incluyó algunos

pasos técnicos en la clase de Geografía, el uso de medios auxiliares y algunos ejemplos de

cómo preparar una clase de Geografía (Hermoso, 1955).

58
Esta propuesta precisó lo que no se debía hacer al enseñar Geografía, pero no logró

desarrollar propuestas novedosas de cómo sí se debía enseñar. Sus aportaciones se tradujeron

en el buen uso de un manual técnico de enseñanza de la Geografía.

Ramón García Ruiz, en 1960, elaboró un libro para la escuela primaria sobre La enseñanza de

la Geografía, la Historia y el Civismo, en el cual dedicó un primer capítulo a las relaciones de la

Geografía, la Historia y el Civismo; un segundo capítulo a la Geografía; un tercer capítulo a

los centros de interés para el primero y segundo ciclo; un cuarto capítulo dedicado a un

proyecto de Geografía para el tercer ciclo; y un quinto capítulo que incluye un programa de

Geografía para tercer año.

En su obra recomendó que la enseñanza de la Geografía fuese activa, práctica y realista por

medio de los llamados centros de interés, que se basan en el estudio o resolución de situaciones

sociales o experiencias individuales de los niños buscando su plena satisfacción en los

aprendizajes adquiridos. El autor estableció actividades por ciclos según los intereses

infantiles; el primer ciclo debería ser de acción fecunda, el segundo de catalogación y arreglo

de conocimientos y el tercero de nociones abstractas.

El autor se manifestó a favor de que la enseñanza de la Geografía, la Historia y el Civismo en

la primaria se diera en forma unificada por medio de las ciencias sociales, afirmó que las tres

materias formaban un solo motivo de actividad y de creación en los niños (García, 1960).

INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003


Sus propuestas se anticiparon al establecimiento de las áreas de ciencias naturales y ciencias

sociales, de hecho su libro adquirió relevancia durante los años sesenta, setenta y ochenta.

Esta obra recuperó los planteamientos de Carlos A. Carrillo y Rafael Ramírez Castañeda

aplicados a la enseñanza de la Geografía.

La colección de manuales Unión Tipográfica Editorial Hispano Americana (UTEHA), en

1963, dedicó el breviario número 397, número 17, sobre temas de educación, titulado Cómo

hacer interesante una clase de Geografía, en primaria y secundaria en nueve temas: tendencias en

favor del mejoramiento del programa; importancia del método y el concepto apropiador;

planeación del trabajo anual; planeación diaria de la lección; instrucción y discusión en la

59
clase; utilización de los medios de enseñanza de la Geografía; comienzo del estudio de una

región; Geografía, productividad y niveles de vida y culminación del estudio, por regiones.

En la obra se hizo una revisión retrospectiva de los conceptos de región para llegar al

concepto contemporáneo basado en las características comunes que las definen como tales,

haciendo énfasis en las regiones culturales y el análisis de regiones por aspectos de interés en

el alumno. A continuación se dieron ejemplos de algunas regiones del mundo y se criticó el

posibilismo y el determinismo geográfico, en un intento por encontrar respuesta a las

diferentes formas de apropiación de los recursos naturales en países desarrollados y

subdesarrollados. Después se pasó a la planeación del trabajo anual estructurado por

regiones de estudio, la planeación diaria de la lección, las tareas de casa, los medios de

enseñanza y finalmente un ejemplo de estudio de una región. Fue una obra escrita para

Estados Unidos, traducida al español y difundida en todos los países latinoamericanos.

(UTEHA, 1963).

Esta propuesta reconoció la importancia del estudio geográfico por regiones a diferencia de

los programas que en forma casi exhaustiva integraban largas listas de temas que,

generalmente, no guardaban relación alguna entre sí.

El libro de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la

Cultura (UNESCO), Método para la enseñanza de la Geografía, fue traducido al castellano, en

1966, para apoyar la enseñanza de la Geografía en la primaria y la secundaria, abordaba


INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003

todos los aspectos inherentes a su enseñanza; desde el interés educativo de la Geografía, el

carácter y sentido de la Geografía, los métodos de enseñanza de observación directa, los

métodos de enseñanza de observación indirecta, el material didáctico, el aula de Geografía, la

organización de la enseñanza de la Geografía y las fuentes de documentación. En esta obra se

partía de concebir a la Geografía como una asignatura que contribuía a la formación cívica de

la juventud, capaz de realzar el patriotismo nacional y la simpatía por los demás pueblos del

mundo, asimismo afirmaba, permitía conocer las contribuciones de los pueblos al patrimonio

de la humanidad promoviendo la solidaridad con otras naciones en sus relaciones

económicas y culturales.

60
El texto exponía los propósitos de una Geografía preocupada por el deterioro de los recursos

naturales, la resolución de problemas económicos y sociales para aspirar a un mejor nivel de

vida en todas las regiones y países del mundo. Proponía para su estudio la observación, la

memoria visual y la imaginación por medio del uso de mapas e imágenes. También el

desarrollo del juicio y el razonamiento al analizar, comparar y ordenar para encontrar el por

qué de las relaciones existentes entre los componentes del espacio geográfico.

Reconocía a la Geografía como una ciencia de síntesis que tenía en el estudio de las regiones

su principal campo de estudio. Igualmente le asignaba el estudio de las relaciones espaciales

de los fenómenos mediante la localización y la diferenciación espacial que hacían de ella una

ciencia actual y práctica, es decir una ciencia aplicada. Proponía como métodos de enseñanza

la observación directa y la observación indirecta. Sugería el material didáctico a utilizar en las

clases de Geografía donde no debería de faltar el pizarrón, el cuaderno de clase, el atlas, el

globo terráqueo, los mapas murales, los instrumentos de medición, las colecciones, los

aparatos de proyección, la televisión, los mapas y la biblioteca de Geografía.

Proponía la construcción de un aula geográfica y describía todos los medios materiales que

debería tener para facilitar una mejor enseñanza. Presentaba sugerencias temáticas para los

programas de Geografía en la escuela primaria y secundaria, destacando dos hechos

importantes: uno, que no incluía para nada contenidos de astronomía o cosmografía; y dos,

que tampoco recuperaba los contenidos de una Geografía vinculada con la trigonometría, la

geometría esférica o los principios básicos de la cartografía. En su lugar, proponía para la

INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003


primaria el estudio básico de los fenómenos naturales, los hechos humanos y los hechos

geográficos. Para la secundaria, el estudio del medio local, las regiones naturales, el

poblamiento y las zonas de civilización, la utilización y la organización del espacio por los

hombres, las ciudades y las industrias, la vida económica del mundo, las zonas geográficas

del mundo y la organización política y económica del mundo (UNESCO, 1966).

Estas propuestas en su tiempo se significaron por dar a la Geografía un marco conceptual y

metodológico que no se ejecutó debido a la instrumentación de los programas por áreas del

conocimiento, lo que evitó la modernización de la enseñanza de la asignatura.

61
Daniel Vargas Ibáñez y Francisco Valdés Mondragón, en 1967, elaboraron un texto de

Didáctica de la Geografía, publicado por Ediciones Oasis, con la intención de apoyar a los

profesores de primaria con algunos conceptos generales sobre la enseñanza de la Geografía,

didáctica de la Geografía y evaluación de conocimientos geográficos. En este texto se

retomaron las sugerencias del libro de la UNESCO para la enseñanza de la Geografía,

asimismo se recuperaron conceptos teóricos de la Geografía y se aportaron sugerencias

didácticas para la planeación y conducción de las clases de Geografía, por último se

incluyeron recomendaciones y sugerencias para la elaboración de los cuestionarios y mapas

que permitirían la memorización y localización de los hechos y fenómenos geográficos.

Esta propuesta presentó gran inconsistencia al recuperar elementos fundamentales del libro

de la UNESCO y, contrariamente, sugerir la memorización como forma de aprendizaje

centrado en la localización y distribución geográfica.

La Secretaría de Educación Pública, en la primaria en 1972 y la secundaria en 1974, eliminó

la asignatura de Geografía y la incorporó como parte de las ciencias naturales y las ciencias

sociales, hasta 1993. Su justificación se hizo tomando en cuenta el pensamiento sincrético del

niño, el cual percibe en forma global diversos contenidos, sin una percepción clara de cada

uno en particular, esta propuesta se instrumentó también para el adolescente al ir de lo

general a lo particular en el estudio geográfico de la secundaria.

Los conceptos básicos de la Geografía se definieron a partir de principios y categorías teóricas


INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003

propios de la disciplina. Éstos se concibieron a partir del objeto de estudio, en este caso, el

espacio geográfico, cuyas categorías esenciales son su diversidad y tridimensionalidad.

• La diversidad del espacio geográfico permite que los niños y adolescentes adviertan que

éste no es homogéneo, que los elementos naturales y sociales que lo constituyen difieren

de uno a otro, es decir, que existen espacios heterogéneos.

• La tridimensionalidad del espacio geográfico permite que los niños y adolescentes

conozcan su volumen por medio de sus tres dimensiones (largo, ancho y alto) donde

tienen cabida la naturaleza y los grupos humanos.

62
Estas categorías se definieron a partir de los principios del constructivismo y recibieron el

nombre de nociones básicas de aprendizaje. Éstas permiten comprender la realidad del

espacio geográfico local, regional, nacional y mundial (Vega y González, 1994: 29).

• El espacio geográfico, constituye el concepto central, ya que representa y define el objeto

de estudio de la Geografía. Es entendido como el conjunto de elementos naturales y

sociales que se encuentran en un territorio y que interactúan permanentemente.

• La temporalidad y el cambio, representan la duración, la periodicidad y las

modificaciones que han sufrido los hechos y fenómenos geográficos. En el espacio y en el

tiempo.

• La localización, implica determinar, fijar, y delimitar la ubicación de lugares en los

que ocurren o se presentan hechos y fenómenos geográficos, como inicio de un proceso

mental para acceder a procesos de conocimiento más complejos.

> La representación de los elementos naturales y sociales del espacio geográfico se hace

por medio de gráficas, tablas estadísticas, croquis, planos o mapas.

> La distribución muestra que el espacio geográfico adopta diversas formas de

organización y disposición de sus elementos.

• La relación e interacción permite reconocer que los hechos y fenómenos geográficos no se

presentan en forma aislada y espontánea, es decir, que si se altera uno de ellos

necesariamente habrá una repercusión en los demás. (González y Sánchez, 1997: 30-32).

Esta propuesta retomó las principales corrientes de la didáctica y los nuevos métodos de

INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003


investigación geográfica y centró la enseñanza en los intereses de los alumnos y en las

posibilidades de construcción de su propio conocimiento a través de la recuperación

permanente de sus conocimientos previos, poniendo énfasis en los métodos de aprendizaje

más que en los de enseñanza.

Otras propuestas para enseñar la Geografía

Julieta Fierro, maestra en Ciencias, jefa de Difusión de las Ciencias en la Universidad

Nacional Autónoma de México (UNAM), y autora de un libro de texto de Geografía opinó, en

1997, sobre la enseñanza de la Geografía:

63
... la enseñanza de la Geografía no está bien porque es enciclopédica, no tiene
mucho que ver con el entorno inmediato del estudiante... Mi recomendación es
que en cada salón haya, por lo menos, un mapa de México, un planisferio y un
globo terráqueo... Hemos confundido a la Geografía, desgraciadamente, con una
serie de datos... Los datos sobre la cantidad de población, el dinero que gana la
gente, en fin, todo lo que estudia la Geografía, debemos ponerlo en contexto, de
otra manera no significa nada... Por ejemplo los programas de Geografía para
secundaria empiezan con la formación del sistema solar, creo que eso es un error
pedagógico básico... tenemos que basarnos en cómo aprende el ser humano. Éste
aprende con base en lo que ya conoce, con base en experiencias, partiendo de su
entorno inmediato para construir el conocimiento de lo particular a lo general
(Fierro, 1997: 5-13)

Ángel Bassols Batalla, doctor en Geografía e investigador emérito del Instituto de

Investigaciones Económicas de la UNAM, dio en 1997 su opinión.

Desgraciadamente, en México no se ha concedido a la Geografía toda la


importancia que merece y, hasta la fecha, se encuentra en un estado de relativo
atraso, tanto en su enseñanza como en la investigación de la realidad nacional. La
enseñanza de la Geografía se ha encomendado, en muchas ocasiones, a personas
que no poseen la debida preparación y, por ello, no se ha logrado elevar el nivel
pedagógico, lo mismo en escuelas superiores que en los primeros grados de
estudio (Bassols,1997:14-20)

Bernardo García Martínez, doctor en Historia, catedrático del Centro de Estudios Históricos

de El Colegio de México, especialista en Geografía Histórica opinó en 1997 al respecto.

La Geografía como disciplina, como ciencia de estudio, surge cuando se ve que


existe un espacio y dentro de ese espacio podemos explicar las cosas, cuestiones
INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003

económicas, política y de otra índole, explicar cómo nos comportamos, cómo nos
movemos y cómo usamos el espacio, ese espacio es la Tierra y sus partes. En un
principio el mayor interés fue explorar espacios no conocidos. Hoy día el mayor
interés es explicar los espacios conocidos... Creo que en general en México hay
muy poco conocimiento de los planteamientos modernos de la Geografía, está
todavía muy anclada a la visión fáctica de la Geografía, por eso la quitaron de los
programas durante muchos años, consideraban que no servía para nada
aprenderse nombres de lugares, lo cual es cierto. Lo bueno sería que se
reincorporara como la ciencia desarrollada que es. En los años cincuenta la
Geografía se modificó radicalmente, pero de ese cambio que se dio básicamente
en Europa, en los países sajones, no ha llegado aquí. Los libros fundamentales de
la Geografía moderna no se han ni siquiera traducido... La Geografía tiene
enormes recursos gráficos de que puede servirse: fotografías, una cantidad
enorme de imágenes - entre ellas los mapas - , entonces es una enseñanza que
puede ser muy atractiva, que no tiene por qué ser desde luego árida o de
memoria como alguna vez fue, porque de cualquier lugar donde nosotros

64
veamos, de cualquier cosa podemos extraer elementos para la enseñanza.
Entonces es, puede ser, extraordinariamente divertida, extraordinariamente
plástica... Los medios de comunicación dan una avalancha de información. La
escuela debe de ir dándole a los niños elementos para manejar esa información...
todos los días nos llega información, y hay que ayudar al niño a que vea las cosas,
las coloque en su lugar y se haga una imagen del espacio en que vive. Eso es
Geografía (García Martínez, 1997: 20-25)

Conclusiones

En general se pudo apreciar que la enseñanza de la Geografía primeramente se centró en el

saber ser, posteriormente en el saber decir, y últimamente en el saber hacer. Todo ello en

correspondencia con los paradigmas de la ciencia en general y de la Geografía en particular.

1. Los métodos de enseñanza de la Geografía entre 1821 y 1869 reprodujeron la más fiel

tradición enciclopedista decimonónica. No hubo una forma específica para la enseñanza de

la disciplina, más bien fue parte de los modos que hacían énfasis en la memorización, la

repetición y la reproducción fiel de lo aprendido por los niños.

En este período, la inexistencia de un sistema educativo nacional, estatal o local homogéneo,

propició que la enseñanza de la Geografía transitara por múltiples caminos, en

correspondencia con las particulares formas de entender la enseñanza por parte de quienes la

ofrecían, en su mayoría no profesores; así, por ejemplo, la iglesia a través de muchos años

alternó la instrucción religiosa con la enseñanza de la lectura, la escritura, la aritmética, la

Geografía, la Historia, la moral, entre otras.

INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003


2. Los métodos de enseñanza de la Geografía en México se transformaron por la influencia

del positivismo entre 1869 y 1920. El período inició con la promoción de la enseñanza

positivista, que encontraba su justificación en la observación y la experimentación como

métodos para estudiar no sólo a la naturaleza sino también a los grupos humanos, y donde el

alumno debía ir de lo simple a lo complejo, de lo particular a lo general, de lo fácil a lo difícil,

de lo conocido a lo desconocido, de lo próximo a lo remoto, de lo concreto a lo abstracto, de

lo cercano a lo lejano y del análisis a la síntesis. Esta enseñanza marcó a la Geografía como

una asignatura descriptiva que sólo utilizó los mapas para localizar los elementos más

representativos del paisaje geográfico.

65
3. Los métodos de enseñanza de la Geografía de 1920 a 1940 pasaron de los de corte

humanista centrados en los intereses del niño, a una enseñanza utilitaria de tipo marxista. La

escuela activa propició que los alumnos aprendieran haciendo, en tanto la escuela socialista

buscó vincular la escuela con el trabajo. En la enseñanza de la Geografía se impulsó

primeramente el aprender haciendo y después las visitas a los centros productivos del campo

y la ciudad.

4. En el período de 1940 a 1970, coexistieron dos discursos sobre la enseñanza de la Geografía;

uno, desde el estructural funcionalismo y otro, desde las elaboraciones al interior de la

Geografía. Las principales propuestas se enriquecieron desde una Geografía regional

descriptiva que buscó explicar la estructura y el funcionamiento de la naturaleza y la

sociedad como formas de conocer y comprender la realidad geográfica del mundo, los

continentes y los países.

5. Los métodos de enseñanza de la Geografía, de 1970 al 2000, se han caracterizado por el

pragmatismo y el utilitarismo propios del capitalismo en auge. Esta Geografía, que tiene su

justificación como asignatura escolar en la posibilidad de integrar en ella varias ciencias

naturales y sociales, se constituye como un saber pragmático resumido en una sola materia,

que en mucho facilita el descargo del plan de estudios, al poder brindar conceptos básicos o

introductorios de otras ciencias. El utilitarismo tomó ventaja significativa frente a la

formación de valores y actitudes en los alumnos por medio de la enseñanza de la Geografía.


INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003

Bibliografía

Aviles, F., (1927) Guía práctica para la enseñanza de la Geografía Física. Indicaciones metodológicas a los
maestros. Herrero Hermanos Sucesores. México
Carrillo, C. (1964) Artículos pedagógicos. Instituto Federal de Capacitación del Magisterio. 2a. Edición.
México

Curie), M., Ruiz de Velasco, M., Moreno, S. (1988) Rébsamen y la Revista México Intelectual. Universidad
Pedagógica Nacional. México
Díaz, J. (1875) La instrucción pública en México. Estado que guardan la instrucción primaria, la
secundaria y la profesional en la República. México (Edición facsimilar de M. Porrúa, 1993)
Educación y Cambio AC (1997) "La Geografía y su enseñanza" Cero en conducta. Año XII. Núm. 45.
Educación y Cambio AC. México
García Cubas, A. (1874) Atlas metódico para la enseñanza de la Geografía de la República Mexicana.

66
Sandoval y Vázquez Impresores. México
García Ruiz, R. (1960) La enseñanza de la Geografía, la Historia y el Civismo. Editorial Pax. México

Gómez, G. (1917) La enseñanza de la Geografía en lo pasado y en lo presente. Editorial de la Dirección


General de Educación Pública. México

González, M., Sánchez, E. (1997) "Un punto de vista sobre la Geografía en la educación básica" Cero
en conducta. Año XII. N. 45. Educación y Cambio AC. México, pp. 27-35

Guevara, G. (1985) La educación socialista en México (1934-1945). El Caballito-SEP. México

Hermoso, S. (1955) Técnica de la enseñanza de la Geografía. Fernández Editores. México

Hidalgo, L. (1980) "La enseñanza de la Geografía: resúmenes de metodología aplicada" Obras


pedagógicas de Luis Hidalgo Monroy. Tomo IV. Dirección General de Educación Popular.
Gobierno del Estado de Veracruz. Xalapa

Jiménez, C. (1984) Rafael Ramírez: hemerobibliografía. SEP. México

Larroyo, F. (1947) Historia comparada de la educación en México. Porrúa. México


López, E. (1922) "Geografía racional y los nuevos métodos de su enseñanza" Memorias de la Sociedad
Científica Antonio Alzate. Tomo XL. Instituto de Investigaciones Históricas. UN AM. México

Ramírez, R. (1949) La enseñanza de la Geografía. Talleres Gráficos de la Nación. México

Salinas, M. (1915) Discurso pronunciado ante el pleno de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística.
Boletín de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística. México

Topf, H. (1988) "Una clase de Geografía en una escuela de enseñanza primaria superior" Rébsamen y
la Revista México Intelectual. Universidad Pedagógica Nacional. México

UNESCO (1966) Método para la enseñanza de la Geografía. Teide. Barcelona

UTEHA (1963) Cómo hacer interesante una clase de Geografía. Breviario 397, Manuales UTEHA. México

Vega, J., González, M. (1994) Geografía. Libro para el maestro. Educación Secundaria. SEP. México

Ziga, F. (1979-1980) "Bibliografía pedagógica. Libros de texto para enseñanza primaria: 1850-1970.
Libros de Geografía de México, América y Universal". Boletín del Instituto de Investigaciones
Bibliográficas, 16-17. Instituto de Investigaciones Bibliográficas. UNAM. México

INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003

67
Alvaro Sánchez Crispin (ed.), La enseñanza de la Geografía
en México a inicios del siglo XXI,
© 2003 Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística / INEGI. México, p. 69-84

¿Qué enseñamos de Geografía en la escuela básica?

María Catalina González Pérez


Instituto Superior de Ciencias de la Educación del
Estado de México-Ecatepec

Resumen
A casi diez años de la reforma de 1993, ía Geografía retorna al escenario curricular de la educación
básica en nuestro país, lo cual lleva a reflexionar acerca del logro de los propósitos formativos de los
planes y programas de estudio, la aportación de la Geografía, las dificultades en el aprendizaje de la
asignatura, las formas de enseñanza que se han desarrollado en las aulas, así como las necesidades de
formación y actualización del profesorado, entre otros aspectos. Se trata en este trabajo de exponer
algunas reflexiones en torno a tres interrogantes centrales en el proceso educativo: qué Geografía
enseñamos los maestros en la escuela básica, para qué, y cómo se enseña, y su relación con los
contenidos de aprendizaje que favorecen la apropiación de nociones, habilidades, actitudes y valores
geográficos en el alumnado.

Introducción

En este trabajo se exponen algunas reflexiones en torno a tres interrogantes centrales en el

proceso educativo: ¿Qué Geografía enseñan los maestros en la escuela básica? ¿Para qué? y

¿Cómo se enseña? Además, se examina su relación con los contenidos de aprendizaje que

favorecen la apropiación de nociones, habilidades, actitudes y valores geográficos en el

alumnado.
INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003

La reforma a la educación básica1

Después de una ausencia de casi dos decenios, la Geografía se incluye como asignatura

específica en la educación básica de nuestro país a principios de los noventas con la reforma

curricular a planes y programas de estudio. En este marco, caracterizado por poner énfasis

en los contenidos básicos definidos como aquellos que permiten "adquirir, organizar y

aplicar saberes de diverso orden y complejidad creciente" (SEP,1993) cuya adquisición "esté

asociada con el ejercicio de las habilidades intelectuales y de la reflexión" a fin de "superar la

antigua disyuntiva entre enseñanza informativa o enseñanza formativa, bajo la tesis de que

no puede existir una sólida adquisición de conocimientos sin la reflexión sobre su sentido; así

como tampoco es posible el desarrollo de habilidades intelectuales si éstas no se ejercen en

relación con conocimientos fundamentales", es necesario reflexionar y analizar cuál es la

69
contribución forma ti va de la Geografía para el logro de las finalidades educativas que esta

reforma propone.

El propósito de los planes y programas 1993 para la educación primaria y secundaria centra

la mirada en la atención a los contenidos básicos a través de la enseñanza y el aprendizaje de

las asignaturas que los componen. De ahí que el mismo plan (SEP, Ibid, v 1993a) señala que

dichos contenidos básicos buscan asegurar que los niños de educación primaria:

A. Adquieran y desarrollen las habilidades intelectuales (la lectura y la escritura, la expresión

oral, la búsqueda y selección de información, la aplicación de las Matemáticas a la realidad)

que les permitan aprender permanentemente y con independencia, así como actuar con

eficacia e iniciativa en las cuestiones prácticas de la vida cotidiana.

B. Adquieran los conocimientos fundamentales para comprender los fenómenos naturales, en

particular los que se relacionan con la preservación de la salud, con la protección del

ambiente y el uso racional de los recursos naturales, así como aquéllos que proporcionan una

visión organizada de la Historia y la Geografía de México.

C. Se formen éticamente mediante el conocimiento de sus derechos y deberes y la práctica de

valores en su vida personal, en sus relaciones con los demás y como integrantes de la

comunidad nacional.

D. Desarrollen actitudes propicias para el aprecio y disfrute de las artes y del ejercicio físico y

deportivo.

INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003


Para el caso de la educación secundaria el plan de estudios (SEP, Ibid.) plantea las siguientes

prioridades:

1. Asegurar que los estudiantes profundicen y ejerciten su competencia para utilizar el

español en forma oral y escrita; desarrollar las capacidades de expresar ideas y opiniones con

precisión y claridad; entender, valorar y seleccionar material de lectura, en sus diferentes

funciones informativas, prácticas y literarias.

2. Ampliar y consolidar los conocimientos y habilidades matemáticas y las capacidades para

aplicar la aritmética, el álgebra y la geometría en el planteamiento y resolución de problemas

de la actividad cotidiana y para entender y organizar información cuantitativa.

70
3. Fortalecer la formación científica y superar los problemas de aprendizaje que se presentan

en este campo. El enfoque propuesto establece una vinculación continua entre las ciencias y

los fenómenos del entorno natural que tienen mayor importancia social y personal: la

protección de los recursos naturales y del medio ambiente, la reservación de la salud y la

comprensión de los procesos de intenso cambio que caracterizan a la adolescencia.

4. Profundizar y sistematizar la formación de los estudiantes en Historia, Geografía y la

Formación Cívica y Ética, al establecer los cursos por asignatura que sustituyen a los del área

de Ciencias Sociales. Con este cambio se pretende que los estudiantes adquieran mejores

elementos para entender los procesos de desarrollo de las culturas humanas; para adquirir

una visión general del mundo contemporáneo y de la interdependencia creciente entre sus

partes; así como participar en relaciones sociales regidas por los valores de la legalidad, el

respeto a los derechos, la responsabilidad personal y el aprecio y defensa de la soberanía

nacional.

5. El aprendizaje de una lengua extranjera (inglés o francés), destacando los aspectos de uso

más frecuente en la comunicación.

La intención de presentar estos aspectos de los planes y programas en vigor es identificar en

cuáles de ellos la enseñanza de la Geografía puede incidir. Si bien son normas nacionales, a

su vez constituyen orientaciones pedagógicas para los maestros de educación primaria y

secundaria, y permiten tener una visión de las aspiraciones o finalidades educativas de la

educación básica y con ello ubicar la pertinencia del estudio de la Geografía para los niños y
INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003

jóvenes en nuestro país. Cabe entonces interrogarse ¿Cuál es la aportación de la Geografía

para contribuir al logro de estas finalidades?, ¿Qué tipo de Geografía requiere ser llevada a

las aulas para hacer que los niños y jóvenes puedan verla como un conocimiento útil para la

vida? El preguntarse ¿Qué tipo de Geografía se quiere que los niños y jóvenes aprendan?,

¿Cuál es la intención de fondo que se quiere lograr cuando los alumnos aprenden Geografía

en la escuela primaria y secundaria?, ¿Para qué aprenden nuestros alumnos la Geografía?,

¿Cómo enseñarla? Esto conduce a la reflexión de que enseñar esta asignatura requiere un

trabajo serio y profundo relacionado con el dominio disciplinario de la Geografía, el

conocimiento de los alumnos a quien va dirigida, el dominio de las estrategias y el uso de los

recursos didácticos pertinentes para favorecer el aprendizaje, el conocimiento de las

71
condiciones institucionales y sociales que rodean a la escuela, el uso y distribución del tiempo

escolar, la organización curricular, las condiciones académicas y laborales de los profesores, y

las expectativas de los padres sobre la educación de sus hijos.

La enseñanza de la Geografía en la escuela básica implica adoptar una perspectiva

pedagógica consistente que posibilite el trabajo de los contenidos fundamentales, no como

temas asilados, sin sentido, sino como un eslabón en la cadena que permite el anudamiento y

articulación en la compleja trama del aprendizaje de los alumnos para comprender y explicar

el mundo, tanto de su realidad inmediata como de aquellos acontecimientos que suceden en

otras partes del orbe.

Potencialidad formativa de la Geografía

El retorno de la asignatura al mapa curricular de la educación básica, constituye un

reconocimiento del valor pedagógico que tiene para una persona aprenderla. Líneas arriba se

ha exhibido su lugar estratégico en la definición de los contenidos básicos de la escuela desde

lo normativo, ahora toca argumentar las razones por las cuales los profesores ven ventajas en

que los alumnos la aprendan.

Para la enseñanza no solamente se toma en cuenta el qué enseñar, es decir, el contenido que

proviene de la disciplina geográfica, sino también el cómo enseñar, interrogante relacionada

con el despliegue de estrategias didácticas, diversos estilos de enseñanza o variedad de

formas de enseñanza a las que se puede recurrir. Sin embargo, hay una pregunta central para

los maestros: ¿Para qué enseñar Geografía? y para los alumnos: ¿Para qué la aprendo? Tratar

INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003


de resolver estas cuestiones demanda encontrar razones de peso por las cuales es

indispensable aprender Geografía. Sin duda, los geógrafos y las personas interesadas en su

enseñanza convienen en la pertinencia y relevancia del conocimiento geográfico para un

ciudadano, no se pone en tela de juicio su importancia e incluso se aplaude la inserción de la

Geografía nuevamente en los planes y programas, pero ahora ¿Cómo se convence de ello a

los maestros que, durante su formación inicial y durante su ejercicio docente, la formación

geográfica ha estado prácticamente ausente?, ¿Cómo se les convence si la propia dinámica

escolar otorga mayor prioridad al estudio del Español y las Matemáticas?, ¿Cómo desarrollar

la convicción de que es conocimiento útil, formativo para niños y adolescentes?

72
Tal convencimiento, habría que construirlo sobre la base formativa que implica otorgarle y

reconocer su potencial formativo. Ya lo expresó Capel (1998) "...la Geografía debe seguir

estudiándose por tres tipos de razones: porque ya existe y es una ciencia con una larga y rica

tradición intelectual; porque es una disciplina con un gran valor educativo y formativo y

porque hay problemas que la Geografía, es decir, los profesionales formados en el campo de

la Geografía, pueden ayudar a estudiar y resolver." Para él, una de las dimensiones

características de la Geografía como disciplina es que se le identifica "como una empresa

intelectual definida por el estudio de la interacción de fenómenos físicos y humanos, de las

relaciones hombre-naturaleza", lo cual es indicativo de su carácter educativo cuando se

expresa como "empresa intelectual" al favorecer que los estudiantes piensen el espacio, lo

abstraigan, lo conceptualicen y a su vez, desarrollen las competencias espaciales, es decir,

vivir el espacio, saber moverse en él, pensarlo y representarlo. Así, sería favorecer en los

niños el desarrollo de las nociones espaciales a través de entender tres grandes momentos en

la conceptualización espacial: el espacio vivido, el espacio percibido y el espacio concebido,

en donde los factores físicos y sociales mantienen una constante interacción.

La conceptualización espacial exige complejos procesos de abstracción, en los que los niños

van transitando de un concepto topológico, el cual percibe y representa las formas de los

elementos del espacio hacia uno de carácter euclidiano, donde se establecen relaciones

simbólicas entre la realidad y un icono o símbolo, cuya representación mental y cartográfica

requiere de mayor abstracción.


INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003

El conocimiento geográfico supone no solamente el trabajo conceptual. Es necesario saber el

concepto de relieve, clima o de población urbana, pero lo importante es poder estructurar

una serie de relaciones tanto en el pensamiento como en la acción con ese concepto. También

es de primera importancia darle relevancia al desarrollo de habilidades como la observación,

el registro, la búsqueda y sistematización de la información, la expresión oral y escrita. Por la

naturaleza de la Geografía las habilidades cartográficas ocupan un lugar central: la

orientación, la localización, el uso de la escala y el cálculo de distancias, el manejo del

lenguaje simbólico convencional, la interpretación de diversos tipos de mapas, el empleo y

consulta de mapas temáticos y a escala diferente, la elaboración de representaciones

73
espaciales como croquis, planos y mapas sencillos, han de estar presentes de manera

consistente y sistemática a lo largo del trayecto escolar de los alumnos.

Asimismo, la apropiación de valores que se han considerado como los característicos que

favorecen el aprendizaje de la Geografía son la solidaridad, la identidad nacional, el arraigo

al terruño, la tolerancia y respeto a la diversidad cultural y natural, el respeto a la dignidad y

derechos humanos de todas las personas, el cuidado del entorno y sus recursos, así como la

adopción de actitudes ante el conocimiento científico y social. En consecuencia, la Geografía

guarda una estrecha vinculación con los contenidos básicos expresados anteriormente, por lo

que habría que buscar alternativas didácticas diseñadas ex profeso por los maestros para

atender las condiciones particulares de los alumnos con los cuales trabaja.

Las prácticas de enseñanza

En el acercamiento que la autora ha tenido con maestros de primaria y secundaria de

diferentes partes del país, se ha identificado que existe una concepción bastante generalizada

de lo que es el objeto de enseñanza de la Geografía. ¿Qué hay que enseñar en las escuelas? Es

muy fácil, en esta materia te aprendes los nombres de los países y capitales, los ríos, las

montañas, los memorizas y ¡listo! La pasas sin mayor problema, por tanto, ¿Qué más sino

hacer lo mismo al enseñarla?

Así, no es de sorprender que la Geografía no goce de popularidad entre las preferencias de

los alumnos; les parece aburrida, cansada, sin utilidad porque los maestros "nos ponen a

copiar del libro en la clase", "solo tenemos que pintar mapas y mapas y ponerles unas rayas o

INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003


unos círculos que el maestro nos dice"; "mira, el maestro te da unas listas, las copias en tu

cuaderno, te las aprendes, las repites en la clase (todos al mismo tiempo) como si

estuviéramos rezando, luego el maestro te pregunta y las vuelves a decir y para acabarla ¡te

las vuelve a preguntar en el examen!"2 Vale la pregunta ¿Qué Geografía enseñamos en la

escuela?

¿Acaso estos testimonios reflejan las intencionalidades educativas señaladas en el apartado

anterior?, ¿Este tipo de actividades con los alumnos favorecen el razonamiento, el despliegue

de capacidades intelectuales y la puesta en práctica de habilidades cartográficas?, ¿Tienen

74
relación con sus intereses y expectativas de aprendizaje?, ¿Despiertan la curiosidad e interés

por el estudio de la Geografía?

Aunado a ello, en la formación de los maestros, ha estado ausente el estudio de la Geografía

como tal; salvo en algunos casos, en que tomaron algún curso dentro de la curricula de la

preparatoria o de bachillerato, los conocimientos sobre la disciplina son limitados. Hay que

recordar que la primera generación de profesores de educación primaria en cuyo plan de

estudios (1997) existen dos cursos Geografía y su enseñanza, egresó hace un año y los de la

primera generación de profesores de educación secundaria (plan 1999), con la especialidad,

acaban de terminar el sexto semestre de un total de ocho, por lo que estarán egresando en

2003. Es decir, consolidar la formación en la materia todavía es lenta. Por otro lado, la

actualización del profesorado en servicio de educación básica cuenta con un solo curso

nacional para secundaria y anualmente se incorporan aspectos de la asignatura en los talleres

generales de actualización, lo cual aún resulta insuficiente para atender las necesidades y

problemas que se viven en las aulas en relación con el dominio de los temas geográficos, los

contenidos de mayor complejidad, las dificultades de aprendizaje más frecuentes, las

prácticas de enseñanza predominantes, los recursos y estrategias didácticas más idóneas y la

gestión escolar, entre otros.

Estas condiciones dificultan un avance significativo para incorporar formas de enseñanza

innovadoras que remonten el dictado, la copia de un texto en el cuaderno o en la

computadora (forma "moderna" observada en algunas secundarias), el uso del libro de texto
INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003

como único recurso para la enseñanza, el colorear mapas para que "queden bonitos",

contestar cuestionarios, memorizar datos ya sea demográficos, económicos o listas de

nombres geográficos, hacer una maqueta como trabajo manual aunque los alumnos no

puedan explicar qué fenómeno están reproduciendo, prácticas que definitivamente se ha

probado que no son favorables para un aprendizaje duradero que implique el despliegue de

habilidades intelectuales, el desarrollo de habilidades cartográficas, la apropiación de valores

y actitudes relacionados con el espacio geográfico.

Afortunadamente, también hay muchos maestros que diseñan estrategias en el sentido

amplio del término, piensan su práctica docente como un ejercicio constante de movimiento

sobre el terreno3 y se centran en discernir qué es lo importante que aprendan los alumnos,

75
cuáles son sus expectativas y saberes previos, cómo van a proceder para lograr que sea una

experiencia que favorezca la apropiación no solo de información y datos sobre el tema de

estudio, sino trazar un propósito de determinado alcance (en términos de aprendizaje de los

alumnos), que tome en cuenta el terreno y el momento en que se encuentra el grupo para

aprovechar el entorno. Es decir, también hay maestros que han desarrollado sus habilidades

docentes, cuyo trabajo se refleja en la organización y preparación de sus clases y en orientar

sus acciones para que su alumnos logren el aprendizaje con sentido y significado. Al respecto

Saint-Orange (2000) señala:

"Para que aprender signifique construir el propio conocimiento, es necesario


pensar. Aprender es pensar, es trabajar mentalmente con la ayuda de la
información. El aprendizaje escolar es pensar juntos de una forma nueva con el
fin de descubrir nuevas significaciones, de orientar nuestra actividad más
satisfactoriamente...
Pero, para pensar, hay que relacionar la información, organizaría, estructurarla,
ponerla en relación con otros conocimientos... Y estas complejas operaciones no
son momentáneas o automáticas. Hay que suscitarlas y orientarlas. La función de
la enseñanza es también conducir el conjunto del proceso de aprendizaje"

Los profesores que pueden guiar su práctica bajo este principio obtienen mejores resultados

en el aprendizaje de sus alumnos, no en términos de cantidad, ya que el problema no es ese,

sino en términos cualitativos. Así, los alumnos de este tipo de docentes expresan mejor su

interés y gusto por la Geografía. En distintos estudios se ha documentado el interés de los

alumnos por el estudio de una materia por el interés del maestro en que ellos la aprendan,

como uno de los factores importantes (vgr. Sou to, 1998). La práctica de la enseñanza de la

INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003


Geografía es una actividad compleja que requiere de mayor atención por parte del

profesorado para alcanzar mejores resultados, de lo contrario, la asignatura continuará en los

últimos lugares de preferencia por los estudiantes y también quedará en entredicho su

aprovechamiento como lo muestra el estudio comparativo4 que realizaron Tirado y

Rodríguez (1999a)5, cuyos resultados de la aplicación de quince preguntas sobre la asignatura

a escolares de trece años de edad en diferentes regiones del país dejaron, entre otras, la

siguiente evidencia: "los escolares mexicanos obtuvieron 48.7% aciertos en promedio, en

tanto la media internacional fue de 62.6%, es decir, 13.9% menos". Este estudio es indicativo

de la urgente situación por atender, de la necesidad de realizar investigaciones y estudios

diversos sobre los procesos y dificultades tanto de la enseñanza como del aprendizaje de la

76
asignatura, de tomar cartas en el asunto por parte de autoridades educativas y del

profesorado.

Es fundamental que haya un acercamiento por parte de los profesores hacia el conocimiento

de las características de los niños y jóvenes, de sus formas de aprender y de desarrollar las

competencias espaciales y de apropiarse de los conceptos geográficos esenciales, así como del

modo en que se apropian de valores y actitudes que se reconocen como importantes desde el

punto de vista de la disciplina y que se promoverían mediante los contenidos geográficos en

las escuelas.

El problema de los contenidos

Un aspecto que merece especial atención es el de los contenidos de enseñanza. Al revisar los

planes y programas de educación primaria y secundaria se presentan en forma de listados

agrupados en bloques temáticos cuya enunciación ha dificultado identificar el grado de

profundidad y la perspectiva pedagógico-didáctica con la cual pueden ser tratados en los

diferentes grados escolares. Los programas reflejan una concepción basada en la tradición

que no es muy distinta a la de principios del siglo XX, en la que predominaban los largos

listados de temas en las cartillas de instrucción o en los libros de texto de la época6, los cuales

iniciaban generalmente con la ubicación de la Tierra en el sistema solar, la Tierra como astro,

los planetas y satélites, la distribución de los continentes y de los océanos, las montañas, los

ríos, luego continuaban con la Geografía Política, la Humana y la Económica. Los afamados y

añorados libros de texto gratuitos de los años sesenta mantuvieron tal organización temática
INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003

y los de los años noventa, si bien incorporan información actualizada, siguen esencialmente

con los mismos temas. Es necesario mencionar que también incluyen aspectos relacionados

con la perspectiva de la educación ambiental, la formación ética y otros que han enriquecido

la mirada sobre los diferentes espacios en sus dimensiones local, municipal, regional, estatal,

nacional y mundial.

Se puede justificar que, para saber de Geografía, esos temas son de "cajón" pero la cuestión es

la forma en que se han presentado y se presentan en los materiales educativos, ya que

muestran una imagen fragmentada que impide el análisis del espacio, tal como lo señala,

paradójicamente, el enfoque para la enseñanza de la Geografía establecido en los propios

planes y programas y demás materiales de apoyo al trabajo docente (libros para el maestro,

77
atlas, audiocintas, videos) en que se busca que los alumnos tengan una visión integrada y

relacionada de los aspectos físicos y sociales que caracterizan y definen un espacio

geográfico.

Por ejemplo, el programa de la asignatura en quinto grado de primaria establece los

siguientes contenidos:

El continente americano: recursos naturales y actividades económicas

• División política del continente americano


• Características físicas de América
La forma del continente americano
Sistemas montañosos y volcanes
Ríos y lagos
Zonas climáticas y principales regiones naturales
Principales recursos naturales y su distribución (SEP, 1993)

A continuación de estos contenidos, se encuentran los referentes a las actividades económicas

correspondientes. Ahora, habría que idear formas novedosas para enseñar tales contenidos.

Se tendría que analizar, con mayor detenimiento, porqué la decisión no es tan fácil ya que

hay que poner en juego los diversos elementos a los que se ha aludido en esta presentación.

En lo que se pone énfasis en este apartado es la necesidad de replantear los contenidos

expuestos en los programas porque su forma sí afecta el fondo de la enseñanza y el

aprendizaje. Quizá hoy, después de nueve años, los maestros tengan más elementos para la

enseñanza; sin embargo, los resultados y las observaciones realizados no indican que la

INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003


tendencia se esté revirtiendo. Los maestros acuden a lo que conocen, a lo que está a su

alcance y muchas veces pesa esa tradición fragmentaria y memorista de la Geografía. Es

inaplazable pensar en contenidos "potentes" para generar aprendizajes como lo señala

Gurevich (1998) y considerar que "conceptos y problemas son herramientas clave para

concretar un trabajo profundo y fundamentado en las aulas. Conceptos para huir de los datos

per se, de la información en bruto. Problemas para pensar contextuadamente los hechos, para

establecer relaciones causales o intencionales entre ellos y para reconstruir procesos,

apelando a interpretaciones múltiples y contrastadas." Esto llevaría a explorar

planteamientos curriculares diferentes. Una acción urgente es ofrecer a los maestros una

definición de contenidos que oriente la dirección del aprendizaje, cuyo propósito es

78
desarrollar lo básico y que esté en correspondencia con un enfoque didáctico congruente.

Hay que reconocer que existe un avance importante y que la manera de enseñar debe apuntar

a una Geografía más cercana e interesante para los alumnos, que les ayude a despertar y

mantener su curiosidad por el estudio del entorno y por seguir aprendiendo. Por supuesto,

esto implicaría una revisión curricular profunda que impactaría no sólo los planes y

programas, sobre todo de secundaria, sino las prácticas docentes, la formación inicial y la

actualización del profesorado, las condiciones de gestión pedagógica en los planteles

escolares, las condiciones materiales y los recursos de apoyo al trabajo docente, en fin, el reto

aún es amplio.

Es necesario apuntar que un maestro cuyo perfil profesional es distante a la Geografía y a la

enseñanza, difícilmente puede afrontar con éxito una propuesta didáctica por más novedosa

que sea. Por eso, la reformulación de los contenidos debe estar acompañada de la formación y

actualización de docentes, así como ligada a investigaciones sobre los procesos que se llevan

a cabo al interior de las aulas al trabajar la asignatura y la manera en que los resultados de los

avances en la ciencia geográfica apoyan también el trabajo de los maestros.

Dirigir la brújula hacia un proyecto didáctico

Para lograr desarrollar una cultura geográfica entre los alumnos de la escuela básica, es

necesario pensar en el soporte de una propuesta de enseñanza de la Geografía que considere

los propósitos, contenidos, formas de enseñanza y, sobre todo, a quiénes está dirigida (cuadro

1), comprender qué significa aprender Geografía (cuadro 2) lo que apuntaría a una propuesta
INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003

didáctica en la que los contenidos tuvieran claramente explícitas las tres dimensiones

esenciales: conceptual, procedimental y actitudinal-valoral (cuadro 3). Esto supone el

esfuerzo de realizar un ejercicio de transposición didáctica, es decir, traducir la Geografía como

campo de conocimiento a la Geografía como objeto y contenido de enseñanza y de

aprendizaje, lo cual es primordial y apremiante para dar pie al desarrollo de proyectos de

indagación y recoger, en forma sistematizada, aquellas experiencias en las aulas que no se

han documentado y generar otras producto de la investigación y práctica pedagógicas.

79
Notas

1
La educación básica en México incluye preescolar, primaria y secundaria, de acuerdo con lo dispuesto
en el artículo 37, sección 1, capítulo IV, Ley General de Educación, promulgada el 12 de julio de 1993 y
publicada en el Diario oficial de la Federación el 13 de julio de 1993.
2
Testimonios de estudiantes de secundaria recopilados en escuelas del Distrito Federal.
3
Terreno aquí se refiere tanto al lugar físico donde está el grupo o la escuela de que se trate, como a las
condiciones de aprendizaje que muestra el grupo que atiende el maestro, su grado de avance, las
debilidades y fortalezas de los alumnos, su disposición para aprender, su capacidad de trabajo, entre
otros aspectos que el profesor detecta en el trabajo cotidiano.
4
Estudio basado en el realizado por la International Assessment of Educational Progress (IAP) en
1992, del cual se reprodujeron y tradujeron fielmente las quince preguntas del reporte final.
5
Ver al respecto Tirado F. y Rodríguez F. (1999).
6
Véase León (1908).

Bibliografía

Aguilar, M. (1986) "Diez tesis erróneas en torno a la Geografía contemporánea" Memoria del II
Simposio sobre Enseñanza de la Geografía. Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística.
México, pp. 297-306
Bale, J. (1998) Didáctica de la Geografía en la escuela primaria. Morata. Barcelona

Capel, H. (1998) "Una Geografía para el siglo XXI" Scripta Nova. Revista electrónica de Geografía y
Ciencias Sociales. Núm. 19. Universidad de Barcelona

González, M., Sánchez, E. (1997) "Un punto de vista sobre la Geografía en la educación básica" Cero
en conducta. Año XII. Núm. 45. Educación y Cambio AC. México, pp. 27-35

Gurevich, R. (1998) "Conceptos y problemas en Geografía" Didáctica de las Ciencias Sociales II. Teorías
con prácticas. Paidós Educador. Buenos Aires, pp. 159-182

Instituto de Geografía (2001) Geografía para el tercer mileno. Instituto de Geografía. UNAM. México
León, L. (1908) Geografía Física para niños. 6a. Edición. Librería de la viuda de Ch. Bouret. México

Monereo, C. (coord.) (1998) Estrategias de enseñanza y aprendizaje. Formación del profesorado y aplicación

INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003


en el aula. Biblioteca del normalista. SEP. México

Saint-Orange, M. (2000) Yo explico, pero ellos....aprenden? Biblioteca para la actualización del maestro.
Secretaría de Educación Pública y Fondo de Cultura Económica. México

Secretaría de Educación Pública (1993) Planes y programas de estudio. Educación básica. Primaria. SEP.
México
Secretaría de Educación Pública (1993a) Planes y programas de estudio. Educación básica. Secundaria.
SEP. México

Secretaría de Educación Pública (1999) Artículo 3o Constitucional y Ley General de Educación. SEP.
México

Souto, X. (1998) Didáctica de la Geografía. Problemas sociales y conocimiento del medio. Ediciones del
Serbal. Barcelona

Tirado, F., Rodríguez, F. (1999) "Educación comparada. México entre otras naciones" Ciencia y
Desarrollo. Vol. XXV. Núm. 144. CONACyT. México, pp. 37-47

80
Tirado, F., Rodríguez, F. (1999a) "Geografía: estudio comparativo internacional" Educación, 2001.
México, pp. 47-50

Torres, R. (1998) Qué y cómo aprender. Necesidades básicas de aprendizaje y contenidos curriculares.
SEP. México
INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003

81
Cuadro 1

La Geografía como asignatura

> Sus propósitos = para qué

> Sus contenidos = qué

> Sus formas de enseñanza = cómo

> Sus recursos = con qué

A quiénes

INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003


ALUMNOS

quiénes son
como
cómo son
cómo aprenden

82
Cuadro 2

Aprender Geografía

permite a los

Responder preguntas surgen


que se hacen de
INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003

OO
OJ

Capacidad para:
• Observar
Cómo ocurren • Comparar
fenómenos y otros • Clasificar
acontecimientos • Relacionar
• Formular preguntas
por ejemplo: • Elaborar explicaciones
• Desarrollar su sentido de
• Erupción de un volcán orientación
• Efectos de un huracán • Aprender a localizar
• Existencia de conflictos entre los • Representar e interpretar
seres humanos por la posesión de Información en diferentes
territorios Medios (croquis, planos,
• Problemas surgidos de la demarcación mapas, esquemas,
de fronteras entre países gráficas)
• Uso y aprovechamiento del agua
Cuadro 3

Propuesta didáctica

Contenidos

Conceptual Actitudinal

INEGI. La enseñanza de la geografía en México a inicios del siglo XXI. 2003


valoral

Procedimental

84