Anda di halaman 1dari 289

José César Lenin Navarro Chávez

Epistemología
y
Metodología
CÉSAR LENIN NAVARRO CHÁVEZ

Epistemología
y
Metodología

Primera edición ebook


México, 2014

Grupo Editorial Patria


info editorialpatria.com.mx

www.editorialpatria.com.mx

Dirección editorial: Javier Enrique Callejas


Coordinadora editorial: Verónica Estrada Flores
Diseño de interiores: Rossana Treviño Tobías
Diseño de portada: Juan Bernardo Rosado Solís
Supervisor de producción: Gerardo Briones González

Revisión Técnica: Cinthia Cruz del Castillo

Epistemología y metodología
Derechos reservados:
© 2014, José César Lenin Navarro Chávez
© 2014, GRUPO EDITORIAL PATRIA, S.A. DE C.V.
Renacimiento 180, Colonia San Juan Tlihuaca,
Delegación Azcapotzalco, Código Postal 02400, México, D.F.

Miembro de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana


Registro núm. 43

ISBN ebook: 978-607-438-864-0

Queda prohibida la reproducción o transmisión total o parcial del contenido de la presente


obra en cualesquiera formas, sean electrónicas o mecánicas, sin el consentimiento previo y por
escrito del editor.

Impreso en México
Printed in Mexico

Primera edición ebook: 2014


Contenido
Agradecimientos _________________________________________ XIII
Acerca del autor __________________________________________ XV
Introducción _____________________________________________ XVII

CAPÍTULO 1
EPISTEMOLOGÍA ___________________________________ 2
Mapa conceptual _____________________________________ 3
Objetivos ___________________________________________ 3
Introducción _________________________________________ 4
Conceptos y definiciones _______________________________ 4
Lo que es el conocimiento ______________________________ 6
Ciencia _____________________________________________ 9
División de la Ciencia Bunge, M. (2004) ___________________ 10
Investigación científica _________________________________ 10
Resumen ____________________________________________ 11
Preguntas de revisión __________________________________ 12
Lectura recomendada _________________________________ 12
Glosario _____________________________________________ 12
Bibliografía __________________________________________ 13

CAPÍTULO 2
METODOLOGÍA Y MÉTODO. LA TRADICIÓN
ARISTOTÉLICA Y GALILEANA ________________________ 14
Mapa conceptual _____________________________________ 15
Objetivos ____________________________________________ 15
Introducción _________________________________________ 16
Conceptos y definiciones _______________________________ 17
Tradición aristotélica. Paradigmas cualitativos ______________ 20
Tradición galileana. Paradigmas cuantitativos ______________ 21
Resumen ____________________________________________ 24
Preguntas de revisión __________________________________ 25
Lectura recomendada _________________________________ 26

V
Epistemología y metodología

Glosario _____________________________________________ 26
Bibliografía __________________________________________ 27

CAPÍTULO 3
EL CONOCIMIENTO Y SUS CORRIENTES
EPISTEMOLÓGICAS _________________________________ 28
Mapa conceptual _____________________________________ 29
Objetivos ____________________________________________ 29
Introducción _________________________________________ 30
Conceptos y definiciones _______________________________ 31
Teoría general del conocimiento _________________________ 32
La posibilidad del conocimiento _________________________ 35
El dogmatismo ___________________________________ 35
El escepticismo ___________________________________ 36
El subjetivismo y el relativismo ______________________ 38
El pragmatismo___________________________________ 39
El criticismo _____________________________________ 40
El origen del conocimiento _____________________________ 41
El racionalismo ___________________________________ 42
El empirismo _____________________________________ 44
El intelectualismo _________________________________ 46
El apriorismo _____________________________________ 47
La esencia del conocimiento ____________________________ 49
Soluciones premetafísicas __________________________ 49
Soluciones metafísicas _____________________________ 50
Soluciones teológicas ______________________________ 54
Resumen ____________________________________________ 56
Preguntas de revisión __________________________________ 59
Lectura recomendada _________________________________ 60
Glosario _____________________________________________ 60
Bibliografía __________________________________________ 62

CAPÍTULO 4
MÉTODOS DE LA FILOSOFÍA _________________________ 64
Mapa conceptual _____________________________________ 65
Objetivos ____________________________________________ 65
Introducción _________________________________________ 66
Conceptos y definiciones _______________________________ 67

VI
Contenido

Métodos de la filosofía _________________________________ 68


El método de los sofistas ___________________________ 68
El método socrático _______________________________ 71
El método cartesiano ______________________________ 74
Reglas del método ________________________________ 76
La duda métodica _________________________________ 77
El método fenomenológico _________________________ 79
El método hermenéutico ___________________________ 85
El método dialéctico _______________________________ 88
El método crítico o criticismo _______________________ 93
El método deconstruccionista _______________________ 100
El método de análisis del discurso ____________________ 100
Resumen ____________________________________________ 102
Preguntas de revisión __________________________________ 105
Lectura recomendada _________________________________ 105
Glosario _____________________________________________ 106
Bibliografía __________________________________________ 107

CAPÍTULO 5
EL PENSAMIENTO CIENTÍFICO EN LA FILOSOFÍA
CONTEMPORÁNEA _________________________________ 108
Mapa conceptual _____________________________________ 109
Objetivos ____________________________________________ 109
Introducción _________________________________________ 110
Conceptos y definiciones _______________________________ 111
El positivismo ________________________________________ 113
La ley de los tres estados ___________________________ 116
El relativismo_____________________________________ 118
La clasificación de las ciencias _______________________ 118
La religión positivista ______________________________ 119
El existencialismo _____________________________________ 119
Clasificación de los existencialistas ___________________ 120
Rasgos comunes del existencialismo __________________ 122
El existencialismo según Sören Kierkegaard ____________ 123
El existencialismo frente al racionalismo _______________ 124
Miguel de Unamuno y la reflexión sobre la existencia _____ 125
El existencialismo de Martin Heidegger ________________ 126
El existencialismo de Jean-Paul Sartre ________________ 128
El neopositivismo _____________________________________ 131

VII
Epistemología y metodología

El atomismo Lógico _______________________________ 132


El Círculo de Viena ________________________________ 137
Filosofía analítica _________________________________ 140
Después del neopositivismo ____________________________ 143
El estructuralismo _____________________________________ 143
Pensadores estructuralistas _________________________ 147
El marxismo de Gramsci________________________________ 155
Claves de su pensamiento __________________________ 155
El papel de la filosofía marxista ______________________ 156
El conocimiento __________________________________ 157
La Escuela de Frankfurt ________________________________ 157
Orígenes de la Escuela de Frankfurt __________________ 158
La teoría crítica de Max Horkheimer __________________ 158
Tesis fundamentales _______________________________ 159
La praxis de la escuela crítica _______________________ 160
La posmodernidad ____________________________________ 160
El término posmodernidad __________________________ 161
La modernidad ___________________________________ 161
Lo que se cuestiona _______________________________ 161
La posmodernidad, rasgos generales _________________ 162
Dos ideas fundamentales ___________________________ 163
Resumen ____________________________________________ 165
Preguntas de revisión __________________________________ 171
Lectura recomendada _________________________________ 172
Glosario _____________________________________________ 173
Bibliografía __________________________________________ 176

CAPÍTULO 6
EL MÉTODO CIENTÍFICO _____________________________ 178
Mapa conceptual _____________________________________ 179
Objetivos ____________________________________________ 179
Introducción _________________________________________ 180
Conceptos y definiciones _______________________________ 180
Ciencia, método, teoría y técnica ________________________ 183
Método y metodología en la investigación científica _________ 184
El método científico ___________________________________ 186
Características del método científico _____________________ 187
Reglas del método científico ____________________________ 188

VIII
Contenido

Pasos del método científico _____________________________ 189


Ciencia básica, ciencia aplicada e investigación técnica ______ 191
Tipo de investigación y el método________________________ 193
Métodos generales de la investigación científica ____________ 193
Método deductivo ________________________________ 194
Método inductivo _________________________________ 194
Método inductivo-deductivo ________________________ 194
Método hipotético-deductivo _______________________ 194
Método analítico __________________________________ 195
Método sintético __________________________________ 195
Método analítico-sintético __________________________ 195
Método histórico-comparativo _______________________ 195
Método dialéctico _________________________________ 195
Métodos de investigación cualitativa y cuantitativa ______ 196
Resumen ____________________________________________ 197
Preguntas de revisión __________________________________ 201
Lectura recomendada _________________________________ 201
Glosario _____________________________________________ 202
Bibliografía __________________________________________ 204

CAPÍTULO 7
OPERACIONALIZACIÓN DEL MÉTODO CIENTÍFICO ______ 206
Mapa conceptual _____________________________________ 207
Objetivos ____________________________________________ 207
Introducción _________________________________________ 208
Conceptos y definiciones _______________________________ 210
Concebir la idea. Observar la realidad_____________________ 213
¿Cómo se originan las investigaciones? ________________ 213
Búsqueda de posibles temas de investigación __________ 214
Selección del tema de investigación __________________ 215
La observación ___________________________________ 216
Plantear el problema de investigación ____________________ 217
Elementos del planteamiento del problema ____________ 217
Definir los alcances de la investigación ____________________ 219
Seleccionar el diseño __________________________________ 221
¿Qué es el diseño de investigación? __________________ 222
Propósitos del diseño de investigación ________________ 222
Tipos de diseño para investigar ______________________ 222
Elaborar el marco teórico_______________________________ 227

IX
Epistemología y metodología

Etapas para elaborar el marco teórico _________________ 229


Marco de referencia _______________________________ 230
Marco conceptual _________________________________ 230
Plantear las hipótesis __________________________________ 231
Concepto de hipótesis _____________________________ 232
Función de las hipótesis ____________________________ 233
Clases de hipótesis ________________________________ 233
Procedimientos para verificar hipótesis ________________ 234
Hipótesis y variables _______________________________ 234
Tipos de variables _________________________________ 235
Conceptualización y operacionalización de las variables __ 236
Seleccionar la muestra _________________________________ 236
Muestra _________________________________________ 237
Tamaño de la muestra _____________________________ 237
Métodos de muestreo______________________________ 238
Recolectar los datos ___________________________________ 242
¿Qué significa medir? ______________________________ 243
Confiabilidad y validez del instrumento de medición _____ 243
Procedimiento para construir un instrumento de
medición ________________________________________ 244
Instrumentos de medición en la investigación social _____ 245
Codificación de las respuestas a un instrumento de
medición ________________________________________ 245
Procesar la información (datos)__________________________ 245
Pasos para el procesamiento de datos ________________ 246
Herramientas estadísticas para el procesamiento de
resultados _______________________________________ 246
Analizar y discutir los resultados _________________________ 247
Presentar el informe ___________________________________ 247
Resumen ____________________________________________ 250
Preguntas de revisión __________________________________ 258
Lectura recomendada _________________________________ 259
Glosario _____________________________________________ 260
Bibliografía __________________________________________ 263

Epílogo _______________________________________________ 265

X
A mi familia,
por el apoyo incondicional de siempre.
Agradecimientos
Sea ésta la oportunidad para agradecer:
Al doctor Zacarías Torres Hernández. Este libro no habría nacido sin su alenta-
dor apoyo. También por haber comprendido mis objetivos en este campo tan ex-
traordinario de la investigación y por haber sido el guía y amigo a la vez.
A la maestra América Ivonne Zamora Torres. Por su sólido apoyo profesional
durante estos últimos años. Por sus observaciones que aportaron siempre esa visión
crítica desde el principio hasta la conclusión de esta obra.
A mis alumnos, que tanto me han enseñado, en el quehacer de la docencia y la
investigación.

XIII
Acerca del autor
José César Lenin Navarro Chávez

Profesor de Educación Primaria por la Escuela Normal Rural “Vasco de Quiroga” de


Tiripetío, Michoacán y Licenciado en Economía por la Facultad de Economía de la
Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo. Posgraduado en Economía y
Política Internacional en el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).
Asimismo es Doctor en Ciencias con Especialidad en Ciencias Administrativas por la
Escuela Superior de Comercio y Administración del Instituto Politécnico Nacional.
Obtuvo la Mención Honorífica en la consecución del Grado de Doctor en Cien-
cias con Especialidad en Ciencias Administrativas en el Instituto Politécnico Nacio-
nal. Se le otorgó en noviembre de 2006, el reconocimiento por haber obtenido el
“Premio a la Tesis de Posgrado 2006”, en el área de Ciencias Sociales y Administra-
ción, por parte de la Secretaría de Investigación y Posgrado del Instituto Politécnico
Nacional.
Realizó su Estancia Posdoctoral en University of California, Los Angeles (UCLA),
Estados Unidos, en el periodo 2008-2009.
Forma parte del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) del Consejo Nacio-
nal de Ciencia y Tecnología (CONACYT). Ha realizado estudios sobre Gestión Estra-
tégica, Desarrollo Local y Regional en el Instituto Latinoamericano y del Caribe de
Planificación Económica y Social (ILPES), en Santiago de Chile. Tiene, entre otros, el
diplomado en Econometría por la Universidad Nacional Autónoma de México.
Se desempeñó como Director en la Facultad de Economía y en el Instituto de
Investigaciones Económicas y Empresariales de la Universidad Michoacana de San
Nicolás de Hidalgo. Fue, además, responsable en la misma universidad de la crea-
ción de los programas de posgrado de la Maestría en Ciencias en Gestión Estratégica
del Desarrollo, Maestría en Ciencias en Comercio Exterior, Doctorado en Cien-
cias del Desarrollo Regional y Doctorado en Ciencias en Negocios Internacionales.
Fue Coordinador y Coautor del “Informe sobre Desarrollo Humano Michoacán
2007”, del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).
Es autor de diversos libros sobre: desarrollo regional, distribución del ingreso,
migración internacional y productividad. Se ha distinguido por escribir múltiples
artículos en revistas especializadas nacionales y extranjeras, así como por participar

XV
Epistemología y metodología

en congresos y presentar ponencias en distintos países como: España, Estados Uni-


dos, Eslovaquia, Cuba, República Dominicana, Hungría, Bélgica y Argentina.
Actualmente, el Dr. Navarro es Profesor Investigador del Instituto de Investiga-
ciones Económicas y Empresariales de la Universidad Michoacana de San Nicolás de
Hidalgo. Este último del cual fue fundador y responsable del proyecto de creación.

XVI
Introducción
A investigar se aprende investigando, luego entonces ¿tendrá algún sentido escribir
libros, elaborar apuntes, formular manuales, producir guías o impartir cursos sobre
metodología? Existen miles, tal vez millones de escritos sobre el tema, así como
también se imparten miles de cursos anuales de metodología en el mundo. ¿Se pue-
de enseñar y se puede aprender a investigar?
Creo que sí se puede enseñar a investigar, aunque agrego un importante requisito
para que esto sea viable: que la enseñanza tenga un objeto fundamental, no la transmisión
de preceptos metodológicos, sino la comprensión del proceso de investigación: esto es, la
comprensión de la naturaleza de su producto; de la función de sus procedimientos y de
las condiciones de realización en que transcurre (Samaja, 1997, 13). Cabría aclarar que
para Samaja el producto de investigación es el propio conocimiento científico que re-
sulta de una combinación entre componentes teóricos y componentes empíricos;
mientras que los procedimientos se refieren a las acciones de investigación que con-
ducen a descubrimientos de hechos relevantes y su respectiva validez de las regula-
ridades encontradas y; las condiciones de realización, son todos aquellos elementos
que el investigador interpone entre él y su objeto y que de hecho constituyen las
condiciones institucionales y las condiciones técnicas.
Veamos dos puntos de vista más. Isaac Asimov, plantea un procedimiento cien-
tífico de seis pasos, con la seria advertencia de que el científico, no necesariamente,
tiene que pasar por estos puntos como si fuese una serie de ejercicios de caligrafía.
Más que nada son factores como la intuición, la sagacidad y la suerte a secas, los que
juegan un papel; sin embargo, esta clase de “suerte” sólo se da en los mejores cere-
bros; sólo en aquellos cuya intuición es la recompensa de una larga experiencia, una
comprensión profunda y un pensamiento disciplinado (Asimov, 2001).
En este mismo orden de ideas, retomando la opinión de Peter Drucker, dice
que la innovación requiere de conocimiento, a menudo también de ingenio. Recor-
demos que el conocimiento es el objeto de estudio de la epistemología. Que en la
innovación, como en cualquier otro esfuerzo, hay talento, ingenio y conocimiento.
Pero en último término, lo que la innovación requiere es trabajo duro, enfocado y
decidido. Si faltan la diligencia, la perseverancia y el compromiso; el talento, el in-
genio y el conocimiento no sirven de nada (Drucker, 2006, 25).

XVII
Epistemología y metodología

Ahora bien, el conocimiento científico se genera aplicando los conceptos meto-


dología y método. Metodología es el estudio de los métodos y trata lo correspon-
diente a las estrategias y tácticas de investigación, es decir, trata con las reglas para
evaluar el valor de verdad de las proposiciones (datos e hipótesis) respecto de los
hechos y; con las metarreglas para evaluar la eficacia de las reglas. Mario Bunge seña-
la que estas dos categorías de reglas “implican los conceptos claves de verdad y de
eficiencia que deben distinguirse de los criterios correspondientes. De hecho un crite-
rio de verdad es una regla para evaluar el valor de verdad de proposiciones de alguna
clase; así que presupone el concepto de valor de verdad. Del mismo modo, un criterio
de eficiencia es una regla para evaluar la eficiencia de una regla, procedimiento o
artefacto; en consecuencia presupone el concepto de eficiencia” (Bunge, 1999, 151-
152). El mismo autor enlista una serie de criterios que se utilizan para evaluar las
hipótesis y las teorías factuales, tales como: constitución correcta, precisión, significan-
cia, congruencia interna, congruencia externa, comprobabilidad y buen ajuste.
Por otra parte, si método significa una serie de pasos ordenados para generar
conocimiento, esto no debe constituir necesariamente ir del paso uno al paso dos,
de ahí el paso tres y así sucesivamente; cabría señalar que la metodología es el estu-
dio de los métodos; que la investigación sustancial utiliza métodos, no metodolo-
gías y; que la metodología y el método no son medios que se constituyen en
“camisas de fuerza” para generar conocimiento, son guías, instrumentos y apoyos
que facilitan la comprensión del proceso para crear conocimiento. Auxilian desde la
parte conceptual a manejar definiciones que permiten una mejor comunicación en-
tre los científicos, hasta la construcción de procesos complejos de pensamiento que
no son de fácil comprensión, puesto que requieren de abstracción y reflexión pro-
fundas. Cierto que la epistemología es la parte de la filosofía que trata del conoci-
miento y la generación de conocimiento en un proceso que combina dones de la
naturaleza y virtudes adquiridas por el individuo, razón por la cual no todos los
inteligentes y talentosos son científicos, ni tampoco lo son todos los diligentes y
perseverantes. Los que generan el conocimiento científico son personas que han
sabido asociar muy bien los dones naturales con las virtudes adquiridas que impli-
can disciplina.
El libro se encuentra integrado por siete capítulos y epílogo que tienen la pre-
tensión de facilitar el camino para llegar a la producción de conocimiento, de una
manera amigable, con secciones de resúmenes, preguntas de revisión, conceptos
clave, glosarios y una amplia bibliografía. De igual manera, con la finalidad de hacer
el material más atractivo se incluyen otros aspectos como biografías de filósofos,
frases celebres, eventos históricos, anecdotarios filosóficos, cápsulas culturales, así
como la recomendación y comentario de una lectura por capítulo con la finalidad
de ampliar el bagaje formativo del lector.

XVIII
Introducción

En el primer capítulo, se realiza un breve recorrido mediante conceptos y prin-


cipios esenciales de lo que es la epistemología en sus principales ejes: conocimiento,
ciencia e investigación científica.
El segundo capítulo, metodología y método, dos conceptos simbióticos, esto
es, son inseparables. Se mencionan definiciones de ambos términos y se presentan
dos enfoques o corrientes metodológicas: la tradición aristotélica y la tradición gali-
leana, que muestran la forma de pensar de un grupo, así como el punto de vista de
algunos científicos que son ampliamente conocidos. Dos caminos para producir
ciencia que han perdurado hasta nuestros días.
El enfoque que se asuma en la investigación implica una posición determinada
ante la diversidad de corrientes epistemológicas, razón por la que en el tercer capí-
tulo se ponen en retrospectiva las más importantes direcciones de la teoría del cono-
cimiento que han surgido hasta nuestros días.
En filosofía muchos de los llamados métodos son modelos, teorías o formas
de concebir la realidad diseñados por algún filósofo y que después sirven a otros
para contar con un marco en el cual basar sus investigaciones. En el cuarto capítulo,
se identifican entonces, históricamente los principales métodos de la filosofía.
En el capítulo cinco, se abordan las diversas corrientes del pensamiento cientí-
fico de la filosofía contemporánea, se consideran como un mismo movimiento en
que participan diversos filósofos que no siempre están de acuerdo en todo, pero que
comparten o tienen en común una serie de ideas, metodologías y cuestionamientos,
es decir, una cierta ruta que los vincula.
Método científico, concepto relevante que forma parte del léxico de todos los
individuos que de alguna manera se encuentran en actividades de investigación cien-
tífica. El capítulo seis tiene el propósito de recordar o fortalecer su aspecto concep-
tual en cuanto a definiciones, antecedentes, evolución y principales rasgos. De igual
manera, se exponen aquí, los principales métodos de la investigación científica.
El capítulo siete, trata la operacionalización del método científico, esto es, la
manera de cómo llevar a la práctica los procedimientos del método científico. Inicia
con lo que es concebir la idea u observar la realidad y termina con lo que es la pre-
sentación del informe final, cubriendo desde luego lo que son los pasos intermedios
que completan la investigación, tales como: problema de investigación, Marco teó-
rico, hipótesis, estudio de campo y análisis de resultados.
En el epílogo, se realiza una recapitulación de las principales ideas que se de-
sarrollaron a lo largo de este libro.
Si al terminar de estudiar este libro después de haber realizado el recorrido
desde lo que es la epistemología, la filosofía, hasta la operacionalización del méto-
do científico, el lector da cuenta de la importancia del hábito de cuestionar e inves-
tigar su entorno, los objetivos de esta obra se habrán cubierto.

1
1
capítulo

Epistemología

Contenido
ą Mapa conceptual
ą Objetivos
ą Introducción
ą Biografía filósofo
ą Frase célebre
ą Conceptos y definiciones
ą Eventos históricos
ą Conceptos clave
ą Lo que es el conocimiento
ą Anecdotario filosófico
ą Cápsula cultural
ą Ciencia
ą División de la Ciencia, Bunge, M. (2004)
ą Investigación científica
ą Resumen
ą Preguntas de revisión
ą Lectura recomendada, Breve historia del
mundo
ą  Glosario
ą Bibliografía
Mapa conceptual

División de la Filosofía
 .. )āŘ
ĀŘĝöÿýþĞŘ )Ř'04āŘĀŘĝöÿÿõĞ

Teoría del Universo Teoría de los Valores Teoría de la Ciencia


ĝ*.(*'*"yĞ ĝ3$*'*"yĞ ĝ+$./ (*'*"yĞ

 *-yŘ 'Ř)$1 -.*Ř  '$"$*.*.Ă Material:


en sentido estricto $'*.*!yŘ Ř'Ř- '$"$) Teoría del
*)*$($ )/*Ř
ĝ)*. *'*"yĞ
/!y.$ -/y./$*.Ă
Estética
*-('Ă
Del espíritu "$
ĝ)/-*+*'*"yŘ Morales:
!$'*.!$Ğ Ética

De la naturaleza

Epistemología
$ --āŘĀŘĝöÿþúĞ

De episteme: Tratado o teoría del


$+*Ř Ř. -Ř*/* *)*$($ )/*Ř*Ř$ )$
ĝ- $Ř)/$"0Ğ
 *-yŘ 'Ř*)*$($ )/*Ř )Ř
*)*$($ )/*Ř$ )/y!$* " ) -'Ř4Ř)*Ř.'*Ř$ )/y!$*
ĝ#*4Ğ

($])Ř. Ř''(Ř
!$'*.*!yŘ Ř'Ř$ )$

Objetivos
Después de leer el capítulo el estudiante será capaz de:
ĆŘ $! - )$-Ř'.Ř7- .Ř7.$.Ř Ř'Ř!$'*.*!yĀ
ĆŘ *)* -Ř 'Ř(+*Ř Ř ./0$*Ř Ř'Ř +$./ (*'*"yĀ
ĆŘ  )/$!$-Ř 'Ř+-* .*Ř+-Ř" ) --Ř 'Ř*)*$($ )/*Ā
ĆŘ  !$)$-Ř'Ř$ )$Ř4Ř.0.Ř'.$!$$*) .Ā
ĆŘ *(+- ) -Ř'*.Ř+-*+.$/*.Ř Ř'Ř$)1 ./$"$)Ř$ )/y!$Ā
Epistemología y Metodología

Introducción
La epistemología es una rama de la filoso-
Tales de Mileto fía que se encarga de la teoría del conoci-
ĝü÷úĖûü÷ŘĀŘĀĞ
miento. Su estudio es muy importante para
'Ř*-$" )Ř Ř'Ř!$'*.*!yŘ"-$ "Ř toda persona interesada en la generación
. Ř )0 )/-Ř*)Ř'*.Ř!$'.*!*.Ř
de conocimiento científico, más aún si as-
presocráticos, desde Tales de
$' /*āŘ. "0$*Ř+*-Ř)3$()Ė
pira a ser un miembro activo de lo conoci-
-*Ř4Ř)3y( ) .āŘ#./Ř)37Ė do como comunidad científica. Una inves-
"*-.Ř4Ř (-$/*Ā tigación va más allá de saber que existen
Ř ' .Ř!0 Ř0)Ř!$'.*!*Ř4Ř(/ Ė seis, ocho o 10 pasos necesarios para elabo-
(7/$*Ř!0)*-Ř Ř'Ř .0 'Ř rar una tesis o proyecto de investigación y
 Ř $' /*ĀŘ0.Ř ./0$*.Ř--*)Ř" *( /-yāŘ7'" -Ř'$) 'āŘ que se apliquen al pie de la letra con rigor
./7/$āŘ$)7($Ř4؝+/$Ā
metodológico.
Ř -Ř' .Ř Ř $' /*āŘ 'Ř)$1 -.*Ř -Ř0)Ř .+$*Ř-$*)'āŘ
*) Ř'Ř!0 )/ Ř Ř/**Ř)yŘ 'Ř"0āŘ]./Ř -Ř 'Ř ' ( )/*Ř
El proceso de investigación para gene-
7.$*Ř 'Ř0'Ř ./)Ř# #.Ř/*.Ř'.Ř*..ĀŘĝ0/$]-- 5āŘ rar conocimientos expresados en teorías,
öÿÿþĞāŘĝ$-0āŘ÷õõõĞĀ ciencias, o el hecho de resolver algún pro-
blema práctico, son actos mentales que de-
g,AÞkLOSOF©AÞESÞUNÞ mandan cualidades como la inteligencia y el talento, que al combinarse con
SILENCIOSOÞDI´LOGOÞDELÞÞ virtudes como la disciplina y el compromiso, resultan en la construcción de
conocimientos nuevos que son señalados como verdaderos, o bien, llegar a
ALMAÞCONSIGOÞMISMAÞENÞ
resultados que satisfacen alguna necesidad o resuelven algún problema; se-
TORNOÞALÞSERu
ría el caso, por ejemplo, del descubrimiento de la vacuna contra la polio-
0LAT£NÞÞAÞ#ÞmÞÞAÞ# ÞÞ mielitis, el descubrimiento del microorganismo que provoca la lepra,
kL£SOFOÞGRIEGO
calcular el ángulo con que una nave espacial debe entrar a la atmósfera, o
algo que en apariencia es tan sencillo como resolver el problema de rotación y ausentismo
de personal en una organización; esto por citar algunos ejemplos.

Conceptos y definiciones
En el estudio de la epistemología, dicho de manera sencilla, breve y simple se enfoca en
tres conceptos principales: conocimiento, ciencia e investigación científica. Previo al
estudio de lo que es el conocimiento conviene revisar lo que es filosofía y dentro de ésta
qué otras ramas acompañan a la epistemología, en la integración de eso conocido
como la “madre de todas las ciencias”, es decir, la filosofía. Al respecto, no existe una
definición que deje satisfechos a todos los individuos, pues según sea su cosmovisión
o forma tanto de ver como de entender el mundo y la realidad, será su definición de
filosofía, por tanto, existirán tantas definiciones de ésta como corrientes de pensamiento;

4
Epistemología

Eventos históricos
2590 a. C.  Ř*)./-04 Ř'Ř+$-7($ Ř Ř 479 a. C. 0 -/ Ř 'Ř( ./-*Ř- '$"$*.*Ř
*+.Ř )Ř$5 #Řĝ"$+/*ĞĀ #$)*Ř*)!0$*Ā
1500 a. C. .*Ř Ř'Ř .-$/0-Ř )Ř#$)Ā 359 a. C. $'$+*Ř. Ř*)1$ -/ Ř )Ř- 4Ř Ř
1150 a. C. *($ )5*Ř Ř'Ř$1$'$5$)Ř  *)$Ā
*'( Ř )Ř ]3$*Ā 336 a. C. $'$+*Ř(0 - Ř4Ř' Ř.0  Ř.0Ř
1100 a. C.Ř *.Ř! )$$*.Ř. Ř 3+) )Ř #$%*Ř' %)-*Ā
+*-Ř/**Ř 'Ř $/ --7) *Ř4Ř 327 a. C. ' %)-*Ř*),0$./Ř -.$Ř4Ř
desarrollan la escritura '' "Ř#./Ř'Ř )$Ā
'!]/$ĀŘ 323 a. C. 0 -/ Ř Ř' %)-*Ř )Ř
776 a. C.Ř *)Ř ' -*.Ř'*.Ř+-$( -*.Ř $'*)$Ā

0 "*.Ř'y(+$*.Ā
753 a. C.  Ř!0)Ř*(Ā ĝĀ1ĀĀĀāŘ÷õõûĞŘ
(Colección como vivían los griegosāŘ÷õõÿĞ
510 a. C. Ř- +Ç'$Ř.0./$/04 ŘŘ'Ř
(*)-,0yŘ )Ř*(Ā

además, cada filósofo o estudioso de la filosofía elaborará su clasificación propia; algu-


nos ejemplos de ellos serían Stokes, P. (2004); Gambra, G. (1989); Pérez, R. (2004) y
Bunge, M. (1999).
Philip Stokes (2004) en su Philosophy, 100 essential thinkers señala 22 categorías de
filósofos, donde ubica a los más sobresalientes, según su punto de vista. Desde luego
cada corriente tendrá, además de su propia definición de filosofía, un concepto clave
alrededor del cual orbitará su pensamiento filosófico. A continuación mencionamos al-
gunas de esas categorías, así como su concepto clave.

t $SJTUJBOJTNP%JPTVOPZUSJOP
t &TDPMÉTUJDPT%JPTBMNB Filosofía
t &SBEFMBDJFODJBDJFODJB *Ř 3$./ Ř0)Ř.*'Ř !$)$$)Ř Ř
t 3BDJPOBMJTUBTSB[ØOQFOTBNJFOUP !$'*.*!yŘ,0 Ř % Ř./$.! #*.ŘŘ'*.Ř
t &NQJSJTUBTFYQFSJFODJB $)$1$0*.āŘ. "Ç)Ř. Ř.0Ř*.(*1$.$)Ř
t *EFBMJTUBTJEFB *Ř!*-(Ř Ř1 -Ř4Ř )/ ) -Ř 'Ř(0)*Ř
t -JCFSBMJTUBTMJCFSUBE 4Ř'Ř- '$āŘ. -7Ř.0Ř !$)$$)Ř Ř
t &WPMVDJPOJTUBTFWPMVDJØO !$'*.*!yăŘ+*-Ř/)/*āŘ 3$./$-7)Ř/)/.Ř
 !$)$$*) .Ř Ř!$'*.*!yŘ*(*Ř
t .BUFSJBMJTUBTNBUFSJB
*--$ )/ .Ř Ř+ ).($ )/*Ā
t 1SBHNÉUJDPTTFOUJEPDPNÞO

Su definición de filosofía se encuentra inscrita al amparo de su concepto central, como


enseguida se aprecia.

5
Epistemología y Metodología

t $JFODJBEFMBUPUBMJEBEEFMBTDPTBTQPS
Filosofía sus causas últimas, adquirida por la luz
$./ (Ř" ) -'Ř Ř*) +$*) .Ř de la razón (Tomás de Aquino, escolásti-
.*- Ř 'Ř*)%0)/*Ř Ř'*.Ř! )( )*.ĀŘ co).
t -BJEFBRVFTFQJFOTBBTÓNJTNB&MTB-
berse a sí mismo del Espíritu Absoluto
Divisiones de la filosofía
(G. Hegel, idealista).
*)Ř/- .Ř'.Ř$1$.$*) .Ř(7.Ř- ' 1)/ .Ř
 Ř'Ř!$'*.*!yĂŘ/ *-yŘ Ř'Ř$ )$Ř*Ř
t 0 OUPMPHÓB  GFOPNFOPMØHJDB VOJWFSTBM
+$./ (*'*"yāŘ/ *-yŘ Ř'*.Ř1'*- .Ř basada en la hermenéutica de la exis-
*Ř3$*'*"yāŘ4Ř/ *-yŘ 'Ř0)$1 -.*Ř*Ř tencia humana (M. Heidegger, existen-
*.(*'*"yĀ cialista).
t 4JTUFNB HFOFSBM EF DPODFQDJPOFT TPCSF
el conjunto de los fenómenos (Augusto
Epistemología $PNUF MJCFSBM

 'Ř"-$ "*اpistÆmh ĝ +$./ ( ĞāŘ
Č*)*$($ )/*čāŘ4ŘlÒgow (logosĞāŘ Ya que se tiene idea de lo que se entiende
Č/ *-yčĀ por filosofía, de qué otras ramas está com-
Ř +$./ (*'*"yŘ .Ř0)Ř-(Ř Ř'Ř puesta y que se considera como el “estudio
!$'*.*!yŘ04*Ř*% /*Ř Ř ./0$*Ř .Ř 'Ř de todas las cosas”, tendremos tres de sus
*)*$($ )/*Ā principales divisiones que, en efecto, inclu-
yen el estudio de todo lo que se puede ver,
percibir o imaginar, esto es: teoría de la ciencia o epistemología, teoría de los valores o
axiología, y teoría del universo o cosmología. De esta manera sabemos que la epistemo-
logía es una rama de la filosofía y su objeto de estudio es el conocimiento (Hessen,
1978, en Raluy, 1990).

Lo que es el conocimiento

Pero, ¿qué es el conocimiento? Al referirnos a este concepto necesariamente debemos


voltear la vista al estudio de lo que es el cerebro, puesto que es el órgano vital para ge-
nerar conocimiento. Existen múltiples estudios serios del cerebro sin llegar, hasta la fe-
cha, a saber con precisión qué procesos lleva a cabo y cómo son las interconexiones
neuronales que tienen lugar para llegar a eso que llamamos conocimiento. No se sabe
a ciencia cierta por qué unos cerebros son más efectivos que otros en su producción ce-
SFCSBM QPS RVÏ TPO NÉT DPOPDJEPT  QPS FKFNQMP  "MCFSU &JOTUFJO  ,BSM .BSY  *TBBD
/FXUPO 3FOÏ%FTDBSUFT +VBO+BDPCP3PVTTFBV *NNBOVFM,BOUPBSUJTUBTDPNP-FPOBS-
do Da Vinci, Miguel A. Buonarotti, Wolfgang Amadeus Mozart, Augusto Renoir o Vincent

6
Epistemología

Van Gogh, y no personas como Pedro Gar-


cía, Anastasio González, Hilario Hernán- Anecdotario filosófico
dez o Teodoro Altagracia. $" ) .Ř  -$*Ř- 0 )/Ř,0 Ř
Goleman, D. y Morse, G. (2006) ma- +**Ř .+0].Ř Ř,0 Ř' .Ř Ř
nifiestan que “el cerebro ha crecido de aba- $' /*Ř. Ř#$$ -Ř]' - Ř+*-Ř
+-  $-Ř07)*Ř. Ř'' 1-yŘŘ*Ř
jo hacia arriba y sus centros más elevados
0)Ř '$+. Ř.*'-āŘ*. -1Ř'.Ř ./- ''.Ř
se desarrollaron como elaboraciones
*)Ř0)Ř)$)ĀŘ)Ř.0Ř($)*Ř Ř
de partes más inferiores y antiguas” (Gole- 10 '/āŘ4Ř )Ř0)Ř+*5*āŘ+*-Ř'*Ř,0 Ř
man, D. 1997, 28), de suerte que se puede ' Ř+$$Ř03$'$*ĀŘ Ř(0% -Ř- +'$ŘŘ
decir que “el cerebro se encuentra com- ./*ĂŘČċ(*Ř+- / ) .āŘ' .āŘ. -Ř
puesto de tres capas, el evolutivamente  -Ř Ř'*.Ř$ '*.āŘ0)*Ř)*Ř1 .Ř
más antiguo y simple al centro; mientras '*Ř,0 Ř ./7Ř %*Ř Ř/0.Ř+$ .Ċč
que el más moderno y complejo se encuen- (PlatónāŘ÷õõõĞ
tra en el exterior. En la parte superior de la
espina dorsal (centro del cerebro), yacen
las estructuras más primitivas, mismas que
compartimos con los reptiles y peces, éstas Cápsula cultural
controlan las funciones básicas de supervi- 'Ř - -*Ř.$)Ř'0"-ŘŘ0.Ř .Ř0)؝-")*Ř(-1$''*.*Ř,0 Ř
vencia, como la respiración y el hambre. El )*.Ř+ -($/ Ř+ ).-āŘ- -Ř$ .āŘ+- ) -āŘ- *--āŘ (7.Ř
antiguo sistema límbico las envuelve, el  Ř(0#.Ř*/-.Ř!0)$*) .ăŘ.$)Ř (-"*āŘ+**Ř*)* (*.Ř
.*- Ř]./ ĀŘ Ř,0yŘ'"0)*.Ř/*.Ř$)/ - .)/ .Ā
cual compartimos con los perros y otros
mamíferos. Éste contiene el tálamo, la öĀŘ ])$( )/ Ř 'Ř - -*Ř#0()*Ř/$ ) Ř+$Ř+-Ř
amígdala y el hipotálamo; allí encontra- '( )-Ř/*.Ř'.Ř 3+ -$ )$.āŘ'*Ř,0 Ř. Ř1 āŘ*4 Ř4Ř.$ )Ė
mos las emociones básicas como miedo, / ĀŘ'Ř+-*' (Ř*).$./ Ř )Ř- 0+ --Ř'Ř$)!*-($)Ř,0 Ř
agresión y satisfacción. Estas estructuras se '( )Ā
÷ĀŘ'Ř - -*Ř/-%Ř(7.Ř0)*Ř. Ř($ )/ āŘ Ř0 -*Ř*)Ř
encuentran rodeadas por la corteza mo-
./0$*.Ř Ř- .*))$ŘŘ- !' %Ř0)Ř'0'*Ř!-*)/'Ř(7.Ř/$1*Ř
derna, la materia gris con pliegues que re- 'Ř( )/$-Ā
conocemos como el cerebro humano” øĀŘ Ř$)!*-($)Ř1$%ŘŘ$./$)/Ř1 '*$Ř+*-Ř'.Ř-  .Ř) 0Ė
(Morse, G., 2006, 28). -*)' .āŘ Ř''yŘ,0 Ř )Ř*.$*) .Ř- *- (*.Ř'"*Ř'Ř$).Ė
Según estos estudios, el cerebro ha /)/ Ř4Ř )Ř*/-.Ř*.$*) .Ř)*.Ř/*( Ř(7.Ř/$ (+*Ā
evolucionando y en la actualidad es una ĝ7)# 5āŘ÷õõÿĞŘ
extensión de la médula espinal de forma ĝ)$1 -.$Ř Ř )).4'1)$āŘ÷õõÿĞ
ovoideal conocida como masa encefálica,
es lo que Goleman llama neocorteza, y Morse, corteza moderna. Dice Goleman que “la
neocorteza del Homo Sapiens, mucho más grande que en ninguna especie, ha añadido
todo lo que es definitivamente humano. La neocorteza es el asiento del pensamiento;
contiene los centros que comparan y comprenden lo que perciben los sentidos. Añade
a un sentimiento lo que pensamos sobre él, y nos permite tener sentimientos con res-
pecto a las ideas, el arte, los símbolos y la imaginación”; Goleman continúa señalando

7
Epistemología y Metodología

que “en cierto sentido, tenemos además dos cerebros, dos mentes, dos clases diferentes
de inteligencia: la racional y la emocional (que corresponden a los dos llamados hemis-
ferios cerebrales izquierdo y derecho). En efecto, el intelecto no puede operar de mane-
ra óptima sin la inteligencia emocional. Por lo general, la complementariedad del
sistema límbico, la neocorteza, la amígdala y los lóbulos frontales, significa que cada
uno es un socio pleno de la vida mental. Los cuales, cuando actúan positivamente, lo-
gran que la inteligencia emocional aumente, lo mismo que la capacidad intelectual”
(Goleman, D., 1997, 30 y 49).
Este preámbulo a la teoría del conocimiento tiene la intención de señalar que el
conocimiento es un proceso mental difícil de explicar, aun los estudios más serios del ce-
rebro no han llegado a concluir con certeza qué procesos tienen lugar en ese aproxima-
damente kilo y medio de células y jugos nerviosos. Se sabe que “una señal visual va
primero de la retina al tálamo, donde es traducida al lenguaje del cerebro. La mayor
parte del mensaje va entonces a la corteza visual, donde se analiza y evalúa en busca de
un significado y respuesta apropiados; si la respuesta es emocional, una señal irá a la
amígdala para activar los centros emocionales. Pero una porción más pequeña de la se-
ñal original irá directamente desde el tálamo a la amígdala en una transmisión más rá-
pida, permitiendo una respuesta más rápida (aunque menos precisa). Así, la amígdala
puede desencadenar una respuesta emocional antes de que los centros corticales hayan
comprendido a la perfección lo que está ocurriendo” (Goleman, D.,1997, 38), esto es el
recorrido cerebral de lo que se ve; sin embargo, no se conoce en qué consisten los pro-
cesos o microprocesos neuronales que dan las señales para que actúe el órgano cerebral.
Más complejo resulta saber qué procesos mentales dan origen al conocimiento que es el
objeto de estudio de la epistemología.
Actualmente se estudia el cerebro mediante imágenes en color tomadas por escá-
ner, con métodos conocidos como el de la tomografía por emisión de positrones (TEP)
y el de imágenes por resonancia magnética funcional (IRMF); sin embargo, todavía las
imágenes salpicadas que vemos son impresionistas y las conclusiones que sacan los
investigadores acerca de ellas son usualmente limitadas y a menudo cuestionadas. Al
igual que las imágenes en sí mismas, los detalles de las funciones del cerebro recién es-
tán comenzando a aclararse (Morse, G., 2006, 32). En consecuencia, este tipo de méto-
dos modernos tampoco son de mucha utilidad en el estudio del conocimiento que es
tema de análisis de este material. Para una mayor y mejor comprensión del cerebro en
sus aspectos anatómicos, citológico y fisio-
Conocimiento lógico se podría consultar El cerebro averia-
 . Ř 'Ř+0)/*Ř Ř1$./Ř Ř'Ř do (Brailowsky, et al., 1998).
+$./ (*'*"yāŘ .Ř0)Ř+-* .*Ř( )/'Ř Ahora bien, repasemos de manera su-
)Ř 'Ř,0 Ř/$ ) Ř'0"-Ř'Ř" ) -$)āŘ
cinta lo que es el conocimiento desde el
*) +$)Ř*Ř)$($ )/*Ř Ř$ .Ā
punto de vista de la epistemología.

8
Epistemología

Entendemos que es un proceso men-


tal en el que tiene lugar la generación, con- Ciencia
cepción o nacimiento de ideas con cuatro .Ř0)Ř0 -+*Ř*-")$5*Ř*Ř
elementos,1 los cuales permiten su creación .$./ (/$5*Ř Ř*)*$($ )/*.Ř,0 Ř
# Ř0.*Ř Ř' 4 .Ř*Ř+-$)$+$*.Ř
y transmisión, además que lo hace acumu-
" ) -' .Ā
lativo y útil (Sierra, 1984, 16-18). Son tam-
bién cuatro métodos2 que dan lugar al
establecimiento de conocimientos: de la tenacidad, de la autoridad, a priori y de la cien-
cia; cada uno posee características propias y resultados semejantes, motivo por el cual no
se puede pensar que el método de la ciencia sea el único camino para crear conocimien-
to (Peirce, en Buchler, 1995, capítulo 1).

Ciencia
Por lo que se refiere a ciencia, es otro concepto epistemológico que no cuenta con una
definición que sea del consenso de los propios científicos, en consecuencia existen múl-
tiples definiciones que dependen del enfoque epistemológico. Para Wartofsky (1981,
17) la ciencia es un “cuerpo organizado o sistematizado de conocimientos que hace uso
de leyes o principios generales. Es un conocimiento acerca del mundo, del cual se puede
alcanzar un acuerdo universal y criterios comunes para justificar presuntos conocimien-
tos y creencias”.
Pueden darse múltiples aproximacio- Teoría
nes por cuanto que el objeto de la ciencia es *)%0)/*Ř Ř*)./-0/*.Řĝ*) +/*.ĞŘ
la generación de teoría(s) que empiezan $)/ -- '$*)*.āŘ !$)$$*) .Ř4Ř
por explicar los fenómenos de la naturale- +-*+*.$$*) .Ř,0 Ř+- . )/)Ř0)Ř
za. Si entendemos a la teoría como el con- 1$.$)Ř.$./ (7/$Ř Ř'*.Ř! )( )*.Ā
junto de constructos (conceptos) interrela-
cionados, definiciones y proposiciones que presentan una visión sistemática de los
fenómenos al especificar las relaciones entre variables con el propósito de explicar y pre-
decir estos fenómenos (Kerlinger y Lee, 2002, 9-10).

1
Estos cuatro elementos son: a) Facultad. Razón o entendimiento. b) Actividad. Formación de conceptos.
D
3FTVMUBEP$PODFQUPT KVJDJPT SBDJPDJOJPTE
-FOHVBKF*OTUSVNFOUPRVFEÏGPSNBBMPTDPODFQUPTZ
juicios (hablado, escrito) (Sierra, 1984, 16-18).
2
Las especificidades de cada método son las siguientes: a) De la tenacidad. La gente sostiene firmemente
la verdad, porque siempre lo ha considerado así. b) De la autoridad. De creencias establecidas como
puede ser la Biblia, un notable físico o el peso de la tradición. c) A priori. El método de la intuición.
$PODVFSEBDPOMBSB[ØOZOPOFDFTBSJBNFOUFDPOMBFYQFSJFODJBE
%FMBDJFODJB.ÏUPEPUBMRVFMBDPO-
clusión última siempre sea la misma. Destacan aquí elementos como la relevancia empírica, la objetivi-
dad y la abstracción (Peirce, en Buchler, 1995, capítulo 1).

9
Epistemología y Metodología

División de la Ciencia, Bunge, M. (2004)

Ciencia

Formal Factual
ĝ3/.Ğ ĝ3+ -$( )/' .Ğ
Ćś Ř*0+)Ř Ř$ . Ćś Ř*0+)Ř Ř'*.Ř# #*.
Ćś*)Ř0/*.0!$$ )/ . Ćś + ) )Ř Ř'*.Ř# #*.

Lógica Matemáticas Naturales Biosociales Sociales

Ćśy.$ Ćś)/-*+*'*"y Ćś*$*'*"y


Ćś0y($ Ćś (*"-!y Ćś*)*(y
Ćś$*'*"y Ćś.$*'*"yŘ Ćś$ )$.Ř
Ćś.$*'*"yŘ social políticas
$)$1$0' Ćś$* *)*(y Ćś$./*-$Ř
(/ -$'
Ćś$./*-$Ř Ř
las ideas

Es tan amplio el campo de la ciencia que para abundar y ahondar en un área especí-
fica del conocimiento se ha buscado una división que permita adentrarse en su estu-
dio y comprensión con mayores alcances. Una de estas divisiones es la que sugiere
Mario Bunge (2004, 21) que clasifica la ciencia en formal y factual. La primera se
ocupa de ideas y es autosuficiente, en tanto que la segunda se ocupa de los hechos y
depende de ellos.

Investigación científica
A su vez, la ciencia se construye con la investigación científica; una actividad propia de
la mente, que debe ser sistemática, controlada, empírica, amoral, pública y crítica de fe-
nómenos naturales. Se guía por la teoría y las hipótesis sobre las presuntas relaciones
entre esos fenómenos (Kerlinger y Lee, 2002, 13). Esta actividad se dice que tiene dos
propósitos: producir conocimientos y teorías, y resolver problemas prácticos, aunque no
es el punto de vista de todos; también se dice que el objeto de la ciencia es construir
síntesis que satisfagan las necesidades intelectuales comunes a toda la humanidad
(Lukasiewics, J., 1970, 35).

10
Epistemología

Se dice que la investigación puede ser


de carácter cualitativo o cuantitativo, según Investigación científica
sea el tipo de problema que se plantee y los .Ř0)Ř/$1$Ř+-*+$Ř Ř'Ř( )/ āŘ
objetivos que se formulen; independiente- ,0 Ř  Ř. -Ř.$./ (7/$āŘ*)/-*'āŘ
(+y-$āŘ(*-'āŘ+Ç'$Ř4Ř-y/$Ř Ř
mente del carácter de la investigación, esta
! )( )*.Ř)/0-' .ĀŘ Ř"0yŘ+*-Ř'Ř
actividad demanda, al menos, cuatro elemen- / *-yŘ Ř#$+/ .$.Ā
tos indispensables y necesarios: dominar un
lenguaje especializado para poderse comunicar y entender entre colegas, comprender
muy bien lo que es la filosofía de la ciencia (epistemología), conocer y comprender la
metodología y método, así como la estadística avanzada. No sería prudente, ni válido,
realizar sólo investigaciones cualitativas, por no saber de cálculos y mediciones; en con-
creto por no estudiar los conceptos y aplicaciones de las matemáticas y de la estadística,
que son de suma importancia en la investigación de corte experimental.

RESUMEN
La epistemología es una rama de la filosofía que aborda el tema de la teoría del cono-
cimiento. Su estudio es vital para quien se encuentre interesado en la generación del
conocimiento científico.
En el estudio de la epistemología son tres los principales conceptos por conside-
rar: conocimiento, ciencia e investigación científica.
Previo al estudio de lo que es el conocimiento conviene revisar el significado de
la filosofía y dentro de ésta qué otras ramas acompañan a la epistemología en la inte-
gración de eso que se conoce como la “madre de todas las ciencias”. Al respecto, no
existe una definición que deje satisfechos a todos, pues según sea su cosmovisión o
forma de ver y entender tanto el mundo como la realidad, será su definición de filoso-
fía, por tanto, existirán tantas definiciones de ésta como corrientes de pensamiento.
El conocimiento desde el punto de vista de la epistemología es un proceso men-
tal en el que tiene lugar la generación, concepción o nacimiento de ideas con cuatro
elementos que permiten su creación y transmisión, lo que lo hace acumulativo y útil.
La ciencia es otro concepto epistemológico que no cuenta con una definición del
consenso de los propios científicos, en consecuencia existen múltiples definiciones
que dependen del enfoque epistemológico.
A su vez, la ciencia se construye con el proceso que se conoce como investiga-
ción científica, actividad propia de la mente, que debe ser sistemática, controlada,
empírica, amoral, pública y crítica. Se guía por la teoría y las hipótesis. Esta actividad
tiene dos propósitos: producir tanto conocimientos como teorías, y resolver proble-
mas prácticos.

11
Epistemología y Metodología

Preguntas de revisión
1. Describa de manera breve las ramas que in- 4. ¿Qué es el conocimiento?
tegran la filosofía. 5. Mencione el objeto de la ciencia y la divi-
2. ¿Qué es la epistemología? sión que hace de ella Mario Bunge.
3. {$VÉMFTTPOMPTQSJODJQBMFTDPODFQUPTQPSDPO- 6. Explique qué se conoce por investigación
siderar en el estudio de la epistemología? científica y cuáles son sus propósitos.

LECTURA RECOMENDADA
Breve historia del mundo
Ernst H. Gombrich
/0-Ř Ř 3 ' )/ Ř)--$)Ř,0 Ř+ -($/ Ř.$/0-Ř'Ř ./0$)/ Ř Ř() -Ř( )Ř )Ř 'Ř*)/ 3/*Ř#$./Ė
-$*Ř,0 Ř1Ř.0-"$ )*Ř4Ř .--*'')*Ř 'Ř,0 # -Ř Ř'Ř$ )$Ā
Ř .Ř0)Ř'$-*Ř(* -)*Ř4Ř1$" )/ Ř*)Ř0)Ř ./-0/0-Ř )Ř'Ř,0 Ř.*- .' )Ř+0)/*.Ř*(*Ř'*.Ř.$"0$ )/ .Ă

ĆŘ *.Ř(4*- .Ř$)1 )/*- .Ř Ř/**.Ř'*.Ř/$ (+*.Ā ĆŘ'Ř (+ -*-Ř )Ř'Ř]+*Ř Ř'Ř'' -yĀ
ĆŘ'Ř+y.Ř 'Ř$'*Ā ĆŘ$0 .Ř4Ř0-"0 . .Ā
ĆŘ0  .Ř' -Ā ĆŘ)Ř)0 1Ř -Ā
ĆŘ *.Ř#]-* .Ř4Ř.0.Ř-(.Ā ĆŘ)Ř)0 1*Ř(0)*Ā
ĆŘ*.Ř+ ,0 ›.Ř$0 .Ř )Ř0)Ř+ ,0 ›*Ř+y.Ā ĆŘ Ř1 - -ŘŘ * -)Ā
ĆŘ0 1*.Ř"0 -- -*.Ř4Ř)0 1.Ř"0 --.Ā ĆŘ'ŘÇ'/$(*Ř*),0$./*-Ā
ĆŘ)Ř ) ($"*Ř Ř'Ř#$./*-$Ā ĆŘ'Ř#*(- Ř4Ř'Ř(7,0$)Ā
ĆŘ *.Ř0 ›*.Ř 'Ř(0)*Ř*$ )/'Ā ĆŘ*.Ř)0 1*.Ř./*.Ř )Ř0-*+Ā
Ć؝(*Ř. Ř1$1yŘ )Ř 'Ř$(+ -$*Ř4Ř%0)/*ŘŘ.0.Ř ĆŘ'Ř- +-/*Ř 'Ř(0)*Ā
!-*)/ -.Ā ĆŘ'Ř- /5*Ř Ř#$./*-$Ř0)$1 -.'Ř1$1$*Ř+*-Ř(yĀŘ
ĆŘ*($ )5Ř'Ř)*# Ř ./- ''Ā )Ř*% Ř- /-*.+ /$1Ā

Glosario
Ciencia. $VFSQPPSHBOJ[BEPPTJTUFNBUJ- que tiene lugar la generación, concepción
zado de conocimientos que hace uso de o nacimiento de ideas.
leyes o principios generales. Epistemología. Es la rama de la filosofía
Conocimiento. Del latín cognoscere que que se ocupa del estudio crítico del cono-
significa saber, reconocer, enterarse. El co- cimiento científico, de sus principios y re-
nocimiento, desde el punto de vista de la sultados.
epistemología, es un proceso mental en el Filosofía. Sistema general de concepcio-

12
Epistemología

nes sobre el conjunto de los fenómenos. ceptos) interrelacionados, definiciones y


Investigación científica. Es una acti- proposiciones que presentan una visión
vidad propia de la mente, que debe ser sistemática de los fenómenos al especifi-
sistemática, controlada, empírica, amoral, car las relaciones entre variables con el
pública y crítica de fenómenos naturales. propósito de explicar y predecir estos fe-
Teoría. $POKVOUP EF DPOTUSVDUPT DPO- nómenos.

Bibliografía
Brailowsky, S., Stein, D. y Will, B. (1998). El Pérez, R. (2004). ¿Existe el método científico?
cerebro averiado (segunda edición). México, (primera reimpresión de la tercera edición)
'$& .ÏYJDP '$& 4&1 $POBDZU
Buchler, J. (1995). Philosophical writing of Peir- Platón (2000). Diálogos, Teeteto. Barcelona,
ce. Nueva York, Dover, capítulo 1. Gredossa.
Bunge, M. (1999). Buscar la filosofía en las cien- Raluy, A. (1990). Ética (primera reimpresión
cias sociales (primera edición en español). de la segunda edición). México, Publicacio-
.ÏYJDP 4JHMP99* OFT$VMUVSBM
———, (2004). La investigación científica (terce- Sánchez, M. E. (10 de marzo de 2009). Salud
ra edición). .ÏYJDP 4JHMP99* Q de 10. Recuperado el 30 de agosto de 2010,
Gambra, R. (1989). Historia sencilla de la filoso- de Salud de 10: http://de10.com.mx/
fía (tercera edición). México, Editorial de wdetalle2321.html
Revistas.
Sierra, R. (1984). Ciencias sociales. Epistemolo-
Goleman, D. (1997). La inteligencia emocional
gía, lógica y metodología. Madrid, Paraninfo,
(tercera reimpresión). México, Vergara Edi-
pp. 16-18.
tor, pp. 28-49.
Stokes, P. (2004). Philosophy. 100 essential thin-
Gombrich, E. H. (2007). Breve historia del mun-
kers. Toronto, Arcturus.
do.ÏYJDP 0DÏBOP
Gutierrez, R. (1998). Historia de las doctrinas Universidad de Pennsylvania, E. d. (16 de ju-
filosóficas. México, Esfinge. nio de 2009). Planetacurioso. Recuperado el
Hessen, J. (1978). Teoría del conocimiento (ter- 30 de agosto de 2010, de Planetacurioso:
cera edición). México, Editores Mexicanos http://www.planetacurioso.com/2009/
Unidos. 06/16/sabias-que-el-cerebro-trabaja-mas-
Kerlinger, F. N. y Lee, H. B. (2002). Investiga- cuando-mientes/
ción del comportamiento. Métodos de investi- V.v. A.a. (2005). Como vivían los griegos. Espa-
gación en Ciencias Sociales (cuarta edición). ña, Susaeta.
México, McGraw-Hill, pp. 9-13. Wartofsky, M. (1981). Introducción a la filosofía
Lukasiewics, J. (1970). “Estudios de lógica y de la ciencia. Madrid, Alianza Universidad,
filosofía”. Madrid, España, Revista de Occi- p. 17.
dente, p. 35. Xirau, R. (2008). Introducción a la historia de
Morse, G. (2006). “Decisiones y deseos”. Har- la filosofía (decimotercera reimpresión de la
vard Business Review, 1, vol. 84, pp. 28-32. decimotercera edición). México, UNAM.

13
2
capítulo

Metodología y
método. La tradición
aristotélica y galileana
Contenido
ą Mapa conceptual
ą Objetivos
ą Introducción
ą Biografía filósofo
ą Frase célebre
ą Conceptos y definiciones
ą Eventos históricos
ą Conceptos clave
ą Tradición aristotélica. Paradigmas
cualitativos
ą Anecdotario filosófico
ą Cápsula cultural
ą Tradición Galileana. Paradigmas
cuantitativos
ą Resumen
ą Preguntas de revisión
ą Lectura recomendada. La cultura, todo
lo que hay que saber
ą Glosario
ą Bibliografía
Mapa conceptual

Metodología

Método

Enfoques

Tradición aristotélica Tradición galileana

Ćś3+'$-؝(*Ř. Ř
ĆśŘ )0$) correlacionan los
hechos

ĆśŘ 0$) Ćś-  $-Ř


*)/ Ř$($ )/*.
ĆśŘ *.Ř+-*' (.ŘŘ
- .*'1 -Ăś 'Ř+*-Ř Ćś'Ř+-*' (ŘŘ
,0]Ř4Ř 'Ř+-Ř,0] - .*'1 -Ř .Ř '؝(*

Objetivos
Después de leer el capítulo el estudiante será capaz de:
ĆŘ  !$)$-Ř,0]Ř ./0$Ř'Ř( /**'*"yĀ
ĆŘ 3+'$-Ř,0]Ř )/$ ) Ř+*-Ř(]/**Ā
ĆŘ  )/$!$-Ř'*.Ř ' ( )/*.Ř(7.Ř$(+*-/)/ .Ř Ř'Ř/-$$)Ř-$./*/]'$Ā
ĆŘ  .-$$-Ř'*.Ř.+ /*.Ř )/-' .Ř Ř'Ř/-$$)Ř"'$' )Ā
ĆŘ $! - )$-Ř'*.Ř+-$)$+' .Ř+-*' (.Ř+*-Ř- .*'1 -Ř )Ř'Ř/-$$)Ř-$./*/]'$Ř4Ř"'$' )Ā
Epistemología y Metodología

Introducción

Como apunta Mario Bunge “a todos nos gusta saber ciertas cosas y algunas veces
también queremos entenderlas. Ésta es la razón por la que investigamos toda clase
de cosas. En algunos casos necesitamos el conocimiento para resolver problemas
prácticos; en otros, queremos satisfacer nuestra curiosidad” (Bunge, 1999, 14). En
efecto, la curiosidad del hombre por conocer y entender el medio que lo rodea es
ancestral, se remonta al nacimiento de la especie; su cerebro con los procesos neuro-
nales que lo caracterizaban, quería saber, en un principio, por qué sucedían ciertos
hechos, los quería entender y saber cómo los podría poner a su alcance para aprove-
charlos y vivir mejor.
Si nos remontamos a “una época, aún no establecida definitivamente, de aquel
periodo de la tierra, que los geólogos denominan Terciario, probablemente a fines
de este periodo, vivía en un lugar de la zona tropical —quizás en un extenso conti-
nente hoy desaparecido en las profundidades del Océano Índico— una raza de mo-
nos antropomorfos extraordinariamente desarrollada. Darwin nos ha dado una
descripción aproximada de estos antepasados nuestros. Estaban totalmente cubier-
tos de pelo, tenían barba, orejas puntiagudas, vivían en los árboles y formaban ma-
nadas” (Engels, 1999, 5). De ser cierto, según Federico Engels, estos seres desarrollaron
en mayor medida que las otras especies
sus pulgares, cuerdas vocales y cerebro.
Aristóteles ĝøþúĖø÷÷ŘĀŘĀĞ
Ahora, acompañemos a estos seres cuan-
'Ř(7.Ř)*/' Ř Ř'*.Ř$.y+0'*.Ř do conocieron la furia del fuego y no la
 Ř'/)āŘ+-  +/*-Ř Ř' %)-
pudieron controlar, o cuando se vieron
-*Ř ")*Ř4Ř!0)*-Ř Ř0)Ř
.0 'Ř!$'*.!$Ř''(Ř $ *Ā atacados por seres más fuertes y no se
Ř $Ř )Ř0)Ř+ ,0 ›Ř'*Ė pudieron defender. Es ahí cuando, segu-
'$Ř Ř  *)$āŘ -)Ř'Ř ramente, se fueron combinando dos de
(*)/ Ř/#*.āŘ''(Ř./Ř"$-ĀŘ sus tres habilidades superiores: las de la
$(*āŘ 'Ř+- Ř Ř-$.// - mano y del cerebro, para entender los fe-
' .Ř -Ř(]$*Ř Ř'Ř*-/ Ř Ř nómenos y poderlos controlar.
($)/.Ř āŘ+- Ř Ř$'$+*āŘ,0$ )ŘŘ.0Ř1 5Ř!0 Ř 'Ř+-*" )$/*-Ř
Así, en cuanto los miembros de esa
 Ř' %)-*Ř ")*Ā
Ř -$.// ' .Ř!0 Ř0)Ř!$'.*!*āŘ'"$*Ř4Ř$ )/y!$*āŘ )/- Ř.0.Ř
manada tuvieron la capacidad de llevar
*)/-$0$*) .Ř ./)Ř'Ř/ *-yŘ Ř'Ř" ) -$)Ř .+*)/7- a cabo procesos cerebrales menos com-
) āŘ 'Ř+-$)$+$*Ř Ř)*Ř*)/-$$)āŘ'.Ř)*$*) .Ř Ř/ "*- plejos que fueron evolucionando y ad-
-yāŘ.0./)$āŘ/*āŘ+*/ )$āŘ )/- Ř*/-.Ā quiriendo la capacidad para manipular
Ř 'Ř(*-$-Ř' %)-*Ř ")*Řĝø÷øŘĀŘĀĞāŘ-$.// ' .Ř %Ř'Ř los objetos, y ordenar las ideas, surgió lo
$0Ř4Ř. Ř(0ŘŘ'$.āŘ'0"-Ř*) Ř(0-$Ř0)Ř›*Ř .- que hoy conocemos como investigación
+0].Ř+*-Ř0..Ř)/0-' .Řĝ'/āŘ÷õõÿĞāŘĝ0/$]-- 5āŘöÿÿþĞĀ
y desarrollo tecnológico. ¿Qué sucedía?

16
Metodología y método. La tradición aristotélica y galileana

Eventos históricos
359 a. C. $'$+*Ř. Ř*)1$ -/ Ř )Ř- 4Ř Ř 144 a. C.  Ř*)./-04 Ř 'Ř+-$( -Ř
 *)$Ā 0 0/*Ř,0 Ř/-).+*-/Ř
"0Ř+*-Ř'Ř.0+ -!$$ Ř#$Ř
336 a. C. $'$+*Ř(0 - Ř4Ř' Ř.0  Ř.0Ř
*(āŘ 'Ř,0Ř -$Ā
#$%*Ř' %)-*Ā
58 a. C.
0'$*Ř].-Ř$)$$Ř'Ř0 --Ř
327 a. C. ' %)-*Ř*),0$./Ř -.$Ř4Ř  Ř'.Ř'$.Ā
'' "Ř#./Ř'Ř )$Ā
47 a. C. ].-Ř )/-Ř )Ř"$+/*Ř4Ř
323 a. C. 0 -/ Ř Ř' %)-*Ř )Ř *),0$./Ř' %)-yŘ )Ř
$'*)$Ā 'Ř/''Ř. Ř$) )$Ř'Ř
264 a. C. ./''$*Ř Ř'Ř-$( -Ř $'$*/ Ř Ř' %)-yĀŘ
0 --ŘÇŘ)$ĀŘ -' '( )/ āŘ].-Ř)*(-Ř
a Herodes El GrandeŘ*(*Ř
146 a. C. ,0 *Ř4Ř ./-0$)Ř +-*0-*-Ř )Ř
0 Ā
 Ř-/"*ĀŘ$)'$5Ř'Ř ĝĀ1ĀŘĀĀāŘ÷õõûĞ
 - -Ř0 --ŘÇ)$ĀŘ (Colección como vivían los griegosāŘ÷õõÿĞ

Estos seres observaban los árboles, las fieras, las piedras, las cuevas y todo su entorno;
así como sus necesidades de sobrevivir y vivir mejor. Sin duda fueron registrando el
comportamiento del clima y vieron que era cíclico, que las fieras atacan cuando tie-
nen hambre y que ellos se podían defender mejor con un palo que tenía
punta en los extremos. Hoy estos procesos se han sistematizado, y muy g%LÞIGNORANTEÞAkRMA ÞELÞ
orgullosamente les llamamos metodología y método de investigación, SABIOÞDUDAÞYÞRElEXIONAu
que en la época prehistórica consistía en observar el entorno, registrar da- !RIST£TELESÞÞ
tos, analizarlos de manera muy incipiente para llevar a cabo acciones de ÞAÞ# ÞAÞ# ÞÞ
kL£SOFOÞGRIEGO
control y defensa.

Conceptos y definiciones
Hoy existe una estrategia óptima para resolver los problemas de conocimiento: el
método científico, y tantas tácticas como campos de investigación; sin embargo,
antes de iniciar la presentación de lo que es el método científico, es conveniente re-
visar algunos conceptos y definiciones
de lo que es la metodología y el método. /$(*'"$( )/ Řmetodología
Etimológicamente metodología signifi- .$")$!$Ř/-/*Ř 'Ř(]/**āŘ4Ř
ca tratado del método, y método significa (]/**Ř.$")$!$Ř$-ŘŘ'*Ř'-"*Ř 'Ř
ir a lo largo del (buen) camino, es decir, ĝ0 )ĞŘ($)*āŘ .Ř $-āŘ!*-(Ř Ř
+-*  -Ř )Ř0',0$ -Ř*($)$*Ř4Ř
forma y manera de proceder en cual-
 Ř*- )-Ř'Ř/$1$ŘŘ0)Ř!$)Ā
quier dominio, y de ordenar la actividad

17
Epistemología y Metodología

a un fin (Bochenski, 1971, 32). Sierra (1984) distingue dos clases de método: 1) de
pensar, y 2) de actuar.
Mario Bunge (2006) hace una advertencia: “La metodología es el estudio de los
métodos; la investigación sustancial utiliza métodos, no metodologías”. En princi-
pio, por ejemplo, se podría apuntar que el método experimental puede utilizarse en

8. COMPARACIÓN
*) -Ř )Ř*-- .+*) )$Ř
7. CLASIFICACIÓN unas realidades con otras
$1$$-Ř )Ř'. .ĀŘ +-Ř1 -Ř.0.Ř$! - )$.Ř 1. ABSTRACCIÓN
 +--Ř'*Ř$./$)/*ĀŘ 4Ř. ( %)5. $.'-Ř'Ř( )/
"-0+-Ř'*Ř. ( %)/

2. DEDUCCIÓN
6. DEFINICIÓN CLASES DE MÉTODOS
 -$1-Ř*). 0 )$.Ř
5'-Ř'*.Ř!$) .Ř*Ř'y($/ .ĀŘ DE PENSAR
+-/$ )*Ř Ř+- ($..Ř
Denota la esencia $ --āŘöÿþúāŘöûõĖöüü
o conclusiones aceptadas

5. SÍNTESIS 3. INDUCCIÓN
*-(-Ř0)Ř/**Ř*)Ř 4. ANÁLISIS -$ )/-. Ř'Ř!$)ĀŘ *"--Ř
' ( )/*.Ř$1 -.*. 0)Ř)0 1Ř*)'0.$)
 .*(+*) -Ř 'Ř/**Ř
en sus partes

CLASES DE MÉTODOS
DE ACTUAR
ĝ$ --āŘöÿþúāŘöûõĖöûöĞ

Conocimiento del mundo Transformación del mundo


Didácticos
o la realidad o la realidad

- . )/ Ā $./-$*Ā *-(Ř Ř 0$)Ř*Ř  Ř/-%*Ř 3+'*-$)āŘ


 Ř$)1 ./$Ř"$) *)Ř /-).!*-($)Ř /-).!*-($)Ř 4Ř+-*0$) /-).!*-($)āŘ
*0( )/*.Ř del de los . -1$$*.
del pasado *)*$($ )/* educandos

18
Metodología y método. La tradición aristotélica y galileana

todas las disciplinas que tratan sobre


'Ř*)*$($ )/*Ř. Ř'' "Ř+*-Ř(Ç'/$+' .Ř
hechos a nuestro alcance. Otros méto-
($)*.Ř,0 Ř)*Ř)  .-$( )/ Ř. Ř
dos, como los del muestreo al azar o las
.0./ )/)Ř )Ř+'$-Ř- "'.Ř4Ř
aproximaciones sucesivas, son más espe- +-* $($ )/*.ŘestrictosĀ
cializados. Otros como los que se em-
plean en los yacimientos arqueológicos
 Ř$ Ř,0 Ř.*)Ř*.Ř'*.Ř($)*.Ř+-Ř
o cuando se diseñan estudios sociales y
+-*0$-Ř$ )$Ř,0 Ř#)Ř+ -0-*Ř
se evalúan programas sociales, son más #./Ř)0 ./-*.Řy.āŘŘ0)*Ř. Ř' Ř
específicos. *)* Ř*(*Ř'Řtradición aristotélica
Al conocimiento se llega por múlti- 4Ř'Ř*/-*Ř*(*Ř'ŘgalileanaĀ
ples caminos que no necesariamente se
sustentan en aplicar reglas y procedimientos estrictos, ya Charles Peirce (1988) seña-
ló sus “cuatro métodos del conocimiento” que toman en cuenta la tenacidad, las
creencias, la intuición y desde luego el método de la ciencia, pero así como este autor
hace su propuesta, existen otras muchas que bien pueden ser consideradas como mé-
todos o caminos para crear conocimiento. Se dice también que son dos los ca-
minos para producir ciencia que han perdurado hasta nuestros días, a uno se le
conoce como la tradición aristotélica y
al otro como la galileana, ambos tienen Anecdotario filosófico
sus raíces en Pitágoras y Platón, respecti- '$' *Ř'$' $Ř/ )yŘ0)Ř!*-(Ř(04Ř+-Ė
vamente. /$0'-Ř Ř-ŘŘ*)* -Ř.0.Ř#''5"*.Ř
Es interesante el comentario de Ana ĝ. "Ç)Ř$./$)/*.Ř .-$/*.Ř'*Ř#yŘ*)Ř'Ř
Palazón según el cual si se siguen la tra- $)/ )$)Ř Ř. -Ř$.- /*Ř4Ř$$*)'( )/ Ř
+-Ř(*' ./-ŘŘ +' -ĞāŘ,0 Ř ./-$Ř )Ř0)Ř
dición aristotélica y galileana, se estable-
-/$!$$*Ř'$)"Íy./$*Ř+-/$*Ř )Ř'Ř
ce una unidad estructural con el objeto
)/$"Í āŘ''(*Ř)"-(āŘ,0 Ř
del conocimiento, el método, el tipo de *).$./ Ř )Ř'Ř/-).+*.$$)Ř Ř' /-.Ř Ř
explicación y la concepción de la cien- */-Ř+'-Ř*Ř!-. ĀŘ
cia. Esta unidad es un verdadero sistema Ř *-Ř % (+'*āŘ )Ř"*./*Ř ŘöüöõŘ )1$Ř
para la construcción del conocimiento y 'Ř (%*-Ř/*.)*Ř )Ř-"āŘ
0'$7)Ř Ř
se le ha llamado paradigma. $$Ř0)Ř-/Ř,0 Ř*)/ )yŘ 'Ř
La unidad que se constituye con .$"0$ )/ Ř/ 3/*ĂŘ

el objeto del conocimiento, el marco SMAISMRMILMEPOETALEU-MIBU


teórico y el método de trabajo (con sus NENUGTTAUIRAS
instrumentos mentales y materiales), SALVE UMBISTINEUM GEMINATUM
determina que la modificación de cual- MARTIA PROLESŘĝ.'1 āŘ-$ )/ .Ř
quiera de ellos repercuta sobre todos los " ( '*.Ř#$%*.Ř Ř -/ ĞŘ*)Ř'Ř$)/ )$)Ř
 Ř(*./--Ř Ř!*-(Ř1 'Ř.0 Ç'/$(*Ř
demás y, por tanto, el paradigma cam-
 .0-$($ )/*ĂŘ'.Ř'0).Ř Ř -/ Ř
bie. Por lo cual, dentro de cada tradi-
ĝ6'1- 5āŘ÷õõÿāŘ$'-*āŘ÷õõýĞĀ
ción existe más de un paradigma (más

19
Epistemología y Metodología

adelante en este libro se aborda lo que es enfoque y paradigma). Pero el hecho es


que los científicos construyen sus paradigmas apegándose en términos generales a
una de las dos tradiciones (Palazón, 2002, 35).
Puede resultar conveniente hacer una breve descripción de estas tradiciones, ya
que el conocimiento se fue desarrollando por casi dos mil años al amparo del pen-
samiento aristotélico y, si bien, fue cuestionado por algunos filósofos en la edad
media, no fue sino hasta finales del siglo XVI y principios del XVII, en que princi-
palmente Galileo Galilei (1564-1642) y René Descartes (1596-1650) cambiaron la
forma de entender y construir nuevos conocimientos. Aunque vale decir que fue a
finales del siglo XIX en que se empezó a dudar de que el método propuesto por Ga-
lileo permitía explicar completamente la generación de conocimientos de las cien-
cias que se dedican a estudiar la conducta individual y de grupo de los humanos. Es
así que en la actualidad han cobrado vigor, metodologías en la sociología interpre-
tativa como el neopositivismo, la hermenéutica, la fenomenología y la etnometo-
dología.

Tradición aristotélica. Paradigmas cualitativos


La descripción de esta tradición como la galileana tiene como referencia el trabajo
realizado por Ana María Palazón (2002). La tradición aristotélica lleva a una ciencia
descriptiva que busca comprender los acontecimientos en los que el hombre —o
algún ser vivo— es el actor principal y da explicaciones cualitativas. Según este enfo-
que se llega a las explicaciones científicas a partir de la observación y el razonamien-
to de casos particulares, el camino es la inducción. Después, cuando a partir de las
explicaciones generales se hacen premi-
Cápsula cultural sas para explicar hechos particulares se
'Ř/ ' .*+$*Řĝ ' "-$ "* t∞leŘČ' %*.čŘ4Řskop°vŘČ1 -čĞŘ#Ř+ -- realiza la deducción. Podríamos explicar
($/$*Ř*)* -ŘŘ1 5Ř(7.Ř -Ř 'Ř$./ (Ř*'-āŘ'ŘyŘ mejor lo anterior mediante un ejemplo
7/ āŘ'.Ř"'3$.Ř1 $).āŘ 'Ř0)$1 -.*Ř,0 Ř)*.Ř-* Ā sencillo en donde el objeto de conoci-
Ř '؝+/$*Ř#*')].āŘ).Ř $++ -.# 4āŘ!-$Ř 'Ř+-$( -Ř/ Ė
miento es la motivación. Algunos pro-
' .*+$*Ř- !-/*-Ř )ŘöüõþăŘ.$)Ř (-"*āŘ 'Ř$ )/y!$*Ř$/'$)*Ř
'$' *Ř'$' $Ř!0 Ř,0$ )Ř'*Ř0/$'$5Ř+-Ř . )/-›-Ř'*.Ř. - - blemas por resolver son: ¿de qué depen-
/*.Ř 'Ř0)$1 -.*Ā de la motivación?; ¿influye el ambiente
Ř /0'( )/ Ř 3$./ Ř0)Ř"-)Ř1-$ Ř Ř ./*.Ř-/ !/*.Ř físico como el calor, la luz, las comodi-
 ./)*Ř 'Ř"-)Ř/ ' .*+$*Ř($'$(]/-$*Ř Ř0 'Ř+0 ./*Ř dades?; ¿influye el medio psicológico
,0 Ř .Ř 'Ř(7.Ř+*/ )/ Ř 'Ř(0)*āŘ'*Ř,0 Ř- +- . )/Ř'Ř*+*-- como los rumores, las lealtades y des-
/0)$Ř Ř1 -Ř'.Ř+-$( -.Ř"'3$.Ř4Ř'.Ř- "$*) .Ř*) Ř. Ř lealtades, las actitudes?; ¿para qué sirve
!*-(-*)Ř'*.Ř+') /.Ř4Ř'.Ř ./- ''.ĀŘ
la motivación? Cada pregunta va enca-
ĝ+'$.0-4āŘ÷õõþĞāŘĝ*)4/āŘ÷õõüĞĀ
minada a descubrir una causa. Al final se

20
Metodología y método. La tradición aristotélica y galileana

tendrá una descripción de las caracterís-


 "Ç)Ř 'Řenfoque aristotélico se
ticas fundamentales de la motivación y
'' "ŘŘ'.Ř 3+'$$*) .Ř$ )/y!$.ŘŘ
su función en una organización. Ahí está
+-/$-Ř Ř'Ř*. -1$)Ř4Ř 'Ř
el uso, primero del método inductivo y -5*)($ )/*Ř Ř.*.Ř+-/$0'- .ĀŘ
después del deductivo, esto es, primero  .+0].āŘŘ+-/$-Ř Ř'.Ř
se conocen las partes para integrar el 3+'$$*) .Ř" ) -' .Ř. Ř# )Ř
todo y después se explica el conjunto a +- ($..Ř+-Ř 3+'$-Ř# #*.Ř
las partes. +-/$0'- .Ř4Ř. Ř- '$5Ř'Ř 0$)Ā
Aristóteles concibió el mundo des-
de un punto de vista mecanicista, como un reloj hecho por un relojero en que todas
sus partes funcionan de manera sincronizada, sin error. El mundo, según Aristóteles,
es una unidad en la que todo estaba conectado y tenía un fin. “La naturaleza no hace
algo en vano” fue el trasfondo del marco teórico de toda investigación científica
hasta el siglo XVIII. Los problemas por resolver eran el porqué y el para qué.
Los problemas cualitativos consideran al objeto de estudio como una unidad y
forman parte de un todo; la visión de los hechos es sistemática, los métodos giran en
torno de la observación y la comprensión del hecho, no pretenden ser objetivos, ni
alcanzar verdades universales, su lenguaje es fundamentalmente verbal y sus explica-
ciones ponen de manifiesto las causas particulares de hechos.

Tradición galileana. Paradigmas cuantitativos


Esta tradición conduce a una ciencia explicativa que busca predecir los aconteci-
mientos, dar explicaciones generalizadas y cuantitativas. Se inició con Galileo Gali-
lei, quien consolidó una nueva visión de la ciencia. Basandose en Platón, consideró
el mundo físico regido por leyes matemáticas que la ciencia descubre. El problema
a resolver, no era el porqué, ni el para qué, era el cómo. No importan las causas,
la investigación debe llegar a explicar cómo se correlacionan los hechos, lo que pue-
da suceder.
El científico es un inquisidor que arranca los secretos de la naturaleza. Con
la experimentación la interroga. El in-
terrogatorio se enfoca en encontrar esas )Ř'Řtradición galileana el
leyes naturales. No todo lo que se per- +-*' (ŘŘ- .*'1 -āŘ)*Ř -Ř 'Ř
cibe se valora igual, hay propiedades +*-,0]āŘ)$Ř 'Ř+-Ř,0]āŘ -Ř '؝(*ĀŘ
fundamentales, llamadas primarias, que *Ř$(+*-/)Ř'.Ř0..āŘ'Ř
$)1 ./$"$)Ř  Ř'' "-ŘŘ 3+'$-Ř
pueden expresarse numérica y geomé-
(*Ř. Ř*-- 'Ř$*))Ř'*.Ř# #*.āŘ
tricamente, en el lenguaje que está es- '*Ř,0 Ř+0 Ř.0  -Ā
crito, según Galileo, en el libro de la

21
Epistemología y Metodología

naturaleza; esas propiedades son las que importan a la ciencia. Los secretos que hay
que sacar a la luz. Cómo actúa la gran maquinaria que es el universo.
La expresión matemática, la valoración de la propiedad y la interpretación me-
canicista, resultaron herramientas muy útiles para el estudio de la física, astronomía
o química. Su aplicación en los sistemas vivos no ha sido igual de fructífera en todos
los campos. No obstante, si el experimento se diseña técnicamente bien, los resulta-
dos serán muy reveladores de lo que se quiera conocer; como ejemplo de ello tene-
mos la investigación de Elton Mayo, que llevó a cabo en una fábrica de Western
Electric Company, situada en Chicago, en el barrio de Hawthorne, con la finalidad
de determinar la relación entre la intensidad de la iluminación y la eficiencia de las
obreras con base en la producción. Esta experiencia se extendió después, también, al
estudio de la fatiga, los accidentes en el trabajo, de rotación de personal y del efecto
de las condiciones físicas del trabajo sobre la productividad de los empleados. Los
investigadores certificaron que los resultados de la experiencia eran afectados por
variables de naturaleza psicológica (Chiavenato, 1995, 138).
Así como es reconocido este experimento, bien se pueden hacer los diseños
para estudiar variables de interés en cualquier organización y seguramente con res-
puestas que arrojarán nueva información para atender y resolver problemas. En el
Servicio de Administración Tributaria (SAT), por ejemplo, pueden diseñarse experi-
mentos para conocer la situación de la captación tributaria; en las instituciones de
educación superior, pueden investigar con este método la eficiencia de la docencia;
y las instituciones de salud pueden conocer cuáles son las variables que más inciden
en la obesidad, esto por citar sólo unos casos de aplicación. Sin embargo, el factor
que más se puede cuestionar, paradójicamente en lo que parece el punto más fuerte,
es el no diseñar adecuadamente el experimento y debido a que se utilizan métodos
cuantitativos (de las ciencias exactas), el comportamiento humano no se apega a
modelos matemáticos irrefutables.
La ciencia experimental, producto de la tradición galileana, va más allá del dis-
curso, de la explicación: crea realidades materiales. Algunos ejemplos son los elemen-
tos químicos de mayor peso atómico, plásticos, biochips u organismos transgénicos. Al
transformarse la sociedad feudal en capitalista, la capacidad creadora de la nueva
ciencia, que llevó a inventar productos de aplicación comercial, industrial, agrícola,
bélica, etc., o a modificar ciertos elementos del entorno, colocó a la ciencia como el
instrumento más eficaz para obtener y consolidar el poder.
El investigador profesional crea
Řciencia experimentalāŘ+-*0/*Ř nuevos conocimientos o resuelve pro-
 Ř'Ř/-$$)Ř"'$' )āŘ1Ř(7.Ř
blemas prácticos, para ello, debe estar
''7Ř 'Ř$.0-.*āŘ Ř'Ř 3+'$$)ĂŘ
bien informado, al contrario de lo que
- Ř- '$ .Ř(/ -$' .Ā
se piensa, un investigador mientras más

22
Metodología y método. La tradición aristotélica y galileana

informado esté y más sepa sobre un


Una investigación sistemática da
tema, mayor riqueza tendrá en la per-
$)$$*Ř*)Ř'.Ř$ .Ř,0 Ř. Ř*)$ )Ř
cepción que alcanza, de tal suerte que el )Ř 'Ř - -*Ř 'Ř$)1 ./$"*-Ā
investigador es más efectivo en la inves-
tigación de lo que sabe, que de lo que no sabe.
Una investigación sistemática da inicio con las ideas que se conciben en el cere-
bro del investigador, o bien, por lo que observa de la realidad; con ello propone
problemas que deben tratarse diferente y que demandan no sólo el dominio de una
ciencia, sino una visión que está más allá de lo que el común de la gente ve. Es decir,
trata de ver el mundo que pasa de un enfoque a un paradigma o de un paradigma a
uno nuevo. Por eso, cuando se cambian los enfoques o paradigmas puede deberse
a que se encuentran hechos inexplicables con las teorías actuales, por lo que no sólo
se debe cambiar el marco teórico sino también diseñarse la metodología más apro-
piada. El método se vuelve una preocupación primordial, puesto que la investiga-
ción debe seguir un camino acorde con las nuevas directrices teóricas. Incluso si dentro
de una gran teoría hay divergencias, habrá métodos de investigación diferentes.
Ilustrémoslo con un ejemplo: el estudio de la eficiencia en las organizaciones.
Frederick Taylor y Henry Fayol llegaron al incremento en la eficiencia organizacio-
nal por caminos diferentes:

Taylor. Administración científica.


Énfasis en las tareas.
Aumentar la eficiencia de la empresa a través del aumento de eficiencia en el
nivel operacional.
Fayol. Teoría clásica.
Énfasis en la estructura.
Aumentar la eficiencia de la empresa a través de la forma y disposición de
los órganos que componen la organización y de sus interrelaciones estruc-
turales.

Dos enfoques diferentes que llegan a resultados semejantes por caminos o métodos
distintos.

Taylor. Observa, plantea el problema, registra datos, los procesa, analiza, saca con-
clusiones, toma decisiones, maximiza eficiencia (administración científica).

Fayol. Observa, plantea el problema, elabora principios generales de administra-


ción (división de trabajo, especialización, unidad de mando, tramo de con-
trol), diseña organización formal, maximiza eficiencia (teoría clásica).

23
Epistemología y Metodología

Para Fayol lo que hace la eficiencia


)Ř1 5Ř,0 Ř. Ř/$ ) Ř 'Ř+-*' (āŘ
es la administración (la estructura), en
  Ř*/ ) -. Ř$)!*-($)Ř.*- Ř
tanto que para Taylor quien hace la efi-
'Ř# #*Ř Ř$)/ -].Ā
ciencia es el trabajador. Ambos tuvieron
razón, el secreto de su éxito fue que observaron bien, plantearon muy bien su pro-
blema y emplearon el método apropiado para dar solución al problema.
En la actualidad toda investigación hace uso de conocimientos ya existentes
y elabora una plataforma para encauzar el planteamiento de problemas para dar
pauta al diseño del método. Una vez que se tiene el problema, debe obtenerse infor-
mación sobre el hecho de interés. Ésta se recopila, tanto a partir de estudios existen-
tes, como directamente del hecho. Las técnicas que se empleen para la obtención
directa de datos concordarán con el método de investigación elegido dentro del pa-
radigma en el que se trabaje.
El otro punto común es la forma cómo debe presentarse la investigación para
que sea aprobada por la comunidad científica (la última parte de este material abun-
da sobre lo que es la forma de presentar el reporte de investigación). La aceptación
de un trabajo no depende tanto de los resultados: se valora cómo se realizó, qué
fundamentos teóricos tiene, cómo se interpretan los resultados y cómo son presen-
tados. Igual que hay un código de honestidad, hay unas reglas del juego.
Hoy aceptamos que el método no es un camino previamente marcado, que
todo científico debe seguir para obtener resultados válidos para la ciencia. Los filó-
sofos han señalado el camino y los científicos lo construyen a su modo (Palazón,
2002, 34-41).
Existen múltiples caminos (métodos) para llegar a la meta que es, como ya se
indicó, obtener conocimiento nuevo o resolver problemas prácticos.

RESUMEN
Etimológicamente metodología significa tratado del método y éste significa ir a lo
largo del (buen) camino, es decir, forma de proceder en cualquier dominio y or-
denar la actividad para un fin. La metodología es el estudio de los métodos; la
investigación sustancial utiliza métodos, no metodologías.
Se dice que son dos los caminos para producir ciencia que han perdurado has-
ta nuestros días, a uno se le conoce como la tradición aristotélica y al otro como
la tradición galileana, que tienen sus raíces en Pitágoras y Platón, respectivamente.
La tradición aristotélica llega a las explicaciones científicas a partir de la
observación y el razonamiento de casos particulares, el camino es la inducción.
Después, cuando a partir de las explicaciones generales se hacen premisas para

24
Metodología y método. La tradición aristotélica y galileana

explicar hechos particulares se realiza la deducción. Ahí está el uso, primero del
método inductivo y después del deductivo, esto es, primero se conocen las partes
para integrar el todo y después teniéndolo se explica del conjunto a las partes.
El mundo, según Aristóteles, es una unidad en la que todo estaba conectado
y tenía un fin. “La naturaleza no hace algo en vano” fue el trasfondo del marco
teórico de toda investigación científica hasta el siglo XVIII. Los problemas por re-
solver son el porqué y el para qué.
La tradición galileana conduce a una ciencia explicativa que busca predecir
los acontecimientos, dar explicaciones generalizadas y cuantitativas. Se inició con
Galileo Galilei, quien consolidó una nueva visión de la ciencia. Basándose en
Platón, consideró el mundo físico regido por leyes matemáticas que la ciencia
descubre. El problema a resolver, no era el porqué, ni para qué, era el cómo. No
importan las causas, la investigación debe llegar a explicar cómo se correlacionan
los hechos, qué es lo que puede suceder.
La ciencia experimental, producto de la tradición galileana, va más allá del
discurso, de la explicación: crea realidades materiales. Al transformarse la socie-
dad feudal en capitalista, la capacidad creadora de la nueva ciencia, que lleva
a inventar productos de aplicación comercial, industrial, agrícola, bélica, etc., o a
modificar ciertos elementos del entorno, colocó a la ciencia como el instrumento
más eficaz para obtener y consolidar el poder.
Cuando se cambian los enfoques o paradigmas puede deberse a que se en-
cuentran hechos inexplicables con las teorías actuales, motivo por el cual, no sólo
debe cambiarse el marco teórico, sino también diseñarse una metodología más
apropiada. El método se vuelve una preocupación primordial, puesto que la in-
vestigación debe seguir un camino acorde con las nuevas directrices teóricas.
Incluso si dentro de una gran teoría hay divergencias, habrá métodos de investi-
gación diferentes.
El método no es un camino previamente marcado, que todo científico debe
seguir para obtener resultados válidos para la ciencia. Los filósofos han señalado
el camino y los científicos lo construyen a su modo. Existen múltiples caminos
(métodos) para llegar a la meta que es obtener conocimiento nuevo o resolver
problemas prácticos.

Preguntas de revisión
1. ¿Qué estudia la metodología? 3. ¿Cuáles son los dos caminos que han perdura-
2. ¿Qué se entiende por método? do hasta nuestros días para producir ciencia?

25
Epistemología y Metodología

4. Describa los principales elementos que dis- 9. ¿Cuáles son y en qué consisten las propie-
tinguen a la tradición aristotélica. dades fundamentales de la tradición gali-
5. ¿Qué es el método inductivo? leana?
6. ¿Qué es el método deductivo? 10. ¿Cuál es el principal problema por resolver
7. ¿Cuáles son los problemas por resolver en en la tradición galileana?
el enfoque aristotélico?
8. Describa los aspectos centrales de la tradi-
ción galileana.

LECTURA RECOMENDADA
La cultura, todo lo que hay que saber
Dietrich Schwanitz
.Ř0)Ř'$-*Ř$)$.+ ).' āŘ.0Ř' /0-Ř*-Ř 'Ř.0-"$($ )/*Ř Ř'*.Ř ./*.āŘ- 1*'0$*) .Ř4Ř (*-$ăŘ
'Ř 1*'0$)Ř Ř'Ř'$/ -/0-āŘ 'Ř-/ Ř4Ř'Ř(Ç.$ŘŘ/-1].Ř Ř.0.Ř"-) .Ř*-.ăŘ 'Ř .--*''*Ř Ř'Ř$ )-
$Ř4Ř'Ř!$'*.*!yāŘ$! - )/ .Ř$ *'*"y.Ř4Ř/ *-y.Ā
Ř ./Ř*-Ř$(+- .$)$' āŘ'Ř*(+*) )Ř/ (7/$.Ř*(*Ř'.Ř.$"0$ )/ .Ă
ĆŘ )/-*0$)Ř.*- Ř 'Ř ./*Ř Ř'*.Ř*' "$*.Ř4Ř ĆŘ )/-*0$)Ř.*- Ř'.Ř- "'.Ř,0 Ř-$" )Ř'Ř
.*- Ř 'Ř.$./ (Ř 0/$1*Ā *(0)$$)Ř )/- Ř'*.Ř$)/ ' /0' .Ā
ĆŘ$./*-$Ř Ř0-*+Ā ĆŘ Ř.Ř 'Ř' )"0% Ā
ĆŘ Ř'$/ -/0-Ř 0-*+ Ā ĆŘ'Ř(0)*Ř 'Ř'$-*Ř4Ř Ř'Ř .-$/0-Ā
ĆŘ$./*-$Ř 'Ř-/ Ā ĆŘ *"-!yŘ+*'y/$Ř+-Ř'Ř(0% -Ř4Ř 'Ř#*(- Ř
ĆŘ$./*-$Ř Ř'Ř(Ç.$Ā  Ř(0)*Ā
ĆŘ-) .Ř!$'.*!*.āŘ$ *'*"y.āŘ/ *-y.Ř4Ř ĆŘ )/ '$" )$āŘ/' )/*Ř4Ř- /$1$Ā
*) +$*) .Ř$ )/y!$.Ř 'Ř(0)*Ā ĆŘ *Ř,0 Ř)*Ř#-yŘ,0 Ř. -Ā
ĆŘ$./*-$Ř 'Ř / Ř.*- Ř'*.Ř. 3*.Ā ĆŘ Ř- !' 3$1$Ř 'Ř. -Ā

Glosario
Enfoques metodológicos.  Sistemas Esto es, conjunto de procedimientos que
prescriptivos complejos que tienen la permiten abordar un problema de in-
función de encauzar al mismo tiempo, vestigación con el fin de lograr objetivos
de un modo general y particular, la in- determinados.
vestigación científica. Método deductivo. Es un método de ra-
Método. Camino o sendero que se ha zonamiento que consiste en tomar con-
de seguir para alcanzar un fin propues- clusiones generales para explicaciones par-
to de antemano, que afecta al ámbito no ticulares. El método se inicia con el análisis
sólo del conocimiento, sino también de de los postulados, teoremas, leyes, prin-
la actuación humana y de la producción. cipios, etc.; de aplicación universal y de

26
Metodología y método. La tradición aristotélica y galileana

comprobada validez, para aplicarlos a ca y formulación de métodos que deben


soluciones o hechos particulares. usarse en la investigación científica.
Método inductivo. Con este método Paradigma. Es una concepción com-
se utiliza el razonamiento para obtener partida por una comunidad de cientí-
conclusiones que parten de hechos par- ficos y que de alguna manera guía su
ticulares aceptados como válidos, para modo de hacer ciencia. Son teorías, va-
llegar a conclusiones, cuya aplicación sea lores, creencias, técnicas, etc. Grupo de
de carácter general. El método se inicia proposiciones que, aceptado por la comu-
con un estudio individual de los hechos nidad científica en un momento dado,
y se formulan conclusiones universales determina lo que va a considerarse como
que se postulan como leyes, principios o ciencia en el periodo de su predominio.
fundamentos de una teoría. El paradigma constituye el trasfondo de
Metodología. Tratado del método, cien- toda investigación científica y determina
cia del método. Investigación sistemáti- el alcance y los límites de ésta.

Bibliografía
Álvarez, J. (2009). “Luz y sombra de Galileo Gutiérrez, R. (1998). Historia de las doctrinas
Galilei. Historia y Filosofía de la Física.” filosóficas. México, Esfinge.
Revista Mexicana de Física, 55 (2) México, Ortiz Uribe, F. (2004). Diccionario de metodo-
UNAM, pp. 221-227. logía de la investigación científica. México,
Bernal Torres, C. (2006). Metodología de la Limusa Noriega Editores.
investigación (segunda edición). México, Palazón, A. (2002). La construcción de la bio-
Pearson/Prentice Hall. logía. México, UNAM, Escuela Nacional
Bochenski, I. (1971). Los métodos actuales del Preparatoria.
pensamiento. España, Ediciones Rialp. Peirce, Ch. (1988). La fijación de las creencias.
Bunge, M. (1999). Buscar la filosofía en las Barcelona, Crítica.
Ciencias Sociales (primera edición en es- Schwanitz, D. (2006). La cultura, todo lo que
pañol). México, Siglo XXI. hay que saber. México, Taurus.
———, (2006). Epistemología (quinta edi- Sierra, R. (1984). Ciencias sociales. Epistemo-
ción). México, Siglo XXI. logía, lógica y metodología. Madrid, Para-
Chiavenato, I. (1995). Introducción a la teoría ninfo, pp. 150-166.
general de la administración (cuarta edi- Splisbury, L. (2008). Historia de los inventos.
ción). Bogotá, McGraw-Hill. Reino Unido, Parragon.
Conacyt, (2006). “Telescopio milimétrico Tamayo y Tamayo, M. (2006). Diccionario de
en Puebla”. Agenda Científica. Puebla, la investigación científica (segunda edición).
México: 33. México, Limusa Noriega Editores.
Engels, F. (1999). El papel del trabajo en la Zalta, E. N. (2009). Stanford Encyclopedia of
transformación del mono en hombre (sexta Philosophy. Stanford, Stanford University.
edición). México, Fontamara.
Filardo, J. M. (2007). “Curiosidades de la fí-
sica, parte II”. Contactos 64, 64-72.

27
3
capítulo

El conocimiento
y sus corrientes
epistemológicas
Contenido
ą Mapa conceptual
ą Objetivos
ą Introducción
ą Biografía filósofo
ą Frase célebre
ą Conceptos y definiciones
ą Eventos históricos
ą Conceptos clave
ą Teoría general del conocimiento
ą Anecdotario filosófico
ą Cápsula cultural
ą La posibilidad del conocimiento
ą El origen del conocimiento
ą La esencia del conocimiento
ą Resumen
ą Preguntas de revisión
ą Lectura recomendada. El mundo de Sofía
ą Glosario
ą Bibliografía
Mapa conceptual

Problema general del conocimiento


Hessen (2007)

La posibilidad El origen La esencia


del conocimiento del conocimiento del conocimiento

Ćś'Ř*"(/$.(* Ćś'Ř-$*)'$.(* Soluciones


Ćś'Ř . +/$$.(* Ćś'Ř (+$-$.(* premetafísicas
ĆśŘ'Ř.0% /$1$.(*Ř4Ř Ćś'Ř$)/ ' /0'$.(*
Ćś'Ř*% /$1$.(*
'Ř- '/$1$.(* Ćś'Ř+-$*-$.(*
Ćś'Ř.0% /$1$.(*
Ćś'Ř+-"(/$.(*
Ćś'Ř-$/$$.(*
Soluciones metafísicas
Ćś'Ř- '$.(*
Ćś'Ř$ '$.(*
Ćś'Ř! )*( )'$.(*

Soluciones teológicas
Ćś Ř.*'0$)Ř(*)$./Ř
4Ř+)/ y./
Ćś Ř.*'0$)Ř0'$./Ř
4Ř/ y./

Objetivos
Al finalizar la lectura del capítulo el estudiante será capaz de:
ĆŘ *)* -Ř'.Ř+-$)$+' .Ř*--$ )/ .Ř +$./ (*'"$.Ř Ř'Ř/ *-yŘ 'Ř*)*$($ )/*ĀŘ
ĆŘ  )/$!$-Ř'*.Ř+-$)$+' .Ř+-*' (.Ř Ř'Ř/ *-yŘ" ) -'Ř 'Ř*)*$($ )/*Ā
ĆŘ$! - )$-Ř'.Ř$1 -..Ř+*.$$*) .Ř,0 Ř.0( Ř'Ř+*.$$'$Ř 'Ř*)*$($ )/*Ā
ĆŘ3+'$-Ř'*.Ř )!*,0 .Ř +$./ (*'"$*.Ř,0 Ř. Ř )0 )/-)Ř )Ř 'Ř*-$" )Ř 'Ř
*)*$($ )/*Ā
ĆŘ .-$$-Ř'.Ř.*'0$*) .Ř!0)( )/' .Ř+- . )/ .Ř )Ř'Ř . )$Ř 'Ř*)*$($ )/*Ā
Epistemología y Metodología

Introducción

El enfoque que se asuma en la investigación implicará una posición determinada ante la


diversidad de corrientes epistemológicas, por lo que es necesario poner en retrospectiva
las direcciones epistemológicas más importantes que han surgido hasta nuestros días.
Para efectuar esta tarea se tomará como referencia la Teoría del conocimiento de Johannes
Hessen (2007), obra que sitúa en un contexto no sólo expositivo sino crítico los desarro-
llos de mayor relevancia en este campo.
No se puede encontrar, en toda la antigüedad hasta la Edad Media, una teoría del
conocimiento entendida como una disciplina filosófica independiente. En la filosofía
antigua encontramos múltiples reflexiones epistemológicas, especialmente en Platón y
Aristóteles. Sin embargo, las investigaciones epistemológicas están aún vinculadas a
contextos metafísicos y psicológicos. La teoría del conocimiento, como disciplina autó-
noma, aparece por primera vez en la Edad Moderna. Como su fundador debe conside-
rarse al filósofo inglés John Locke. Su principal obra Ensayo sobre el entendimiento humano,
que apareció en 1690, aborda de un modo sistemático las cuestiones del origen, esencia
y certeza del conocimiento humano. Leibniz en su obra Nuevos ensayos sobre el entendi-
miento humano, editada como póstuma en 1765, intentó refutar el punto de vista episte-
mológico defendido por Locke. Con los resultados obtenidos por éste se edificaron
nuevas construcciones; en Inglaterra, George Berkeley en su Tratado de los principios del
conocimiento humano, 1710, y David Hume, en su obra maestra Tratado de la naturaleza
humana, 1739-1740, y en Investigación sobre el entendimiento humano, 1748.
Immanuel Kant aparece como el verdadero fundador de la teoría del conocimiento
dentro del marco de la filosofía europea continental. En su obra maestra epistemológi-
ca, la Crítica de la razón pura (1781), trata de dar una fundamentación crítica del conoci-
miento científico de la naturaleza. Llama al método de que se sirve en ella, método
trascendental. El cual no investiga el origen psicológico, sino la validez lógica del cono-
cimiento. No pregunta, como el método psicológico, cómo surge el conocimiento, sino
cómo es posible el conocimiento, sobre qué bases o qué supuestos supremos descansa.
A causa de este método, a la filosofía de Kant se le conoce como trascendentalismo o
criticismo.
Fitche, sucesor inmediato de Kant, da por primera vez el título de teoría de la cien-
cia a la teoría del conocimiento. Pero ya en él se manifiesta la confusión que surge entre
la teoría del conocimiento y la metafísica, que se desborda en Schelling y Hegel, que
también se encuentra de modo innegable en Schopenhauer y Eduard von Hartmann. El
neokantismo se esforzó por trazar una separación entre los problemas epistemológicos
y metafísicos. Pero puso tan en primer término los problemas epistemológicos, que la
filosofía corrió el peligro de reducirse en la teoría del conocimiento. El neokantismo

30
El conocimiento y sus corrientes epistemológicas

desenvolvió además la teoría kantiana del conocimiento en una dirección determinada.


El exclusivismo originado por ello hizo surgir varias corrientes epistemológicas contra-
rias. Es así como en la actualidad nos encontramos ante una multitud de direcciones
epistemológicas, de las más importantes se van a abordar en este capítulo.

Conceptos y definiciones
Hessen (2007) adopta dos soluciones de la filosofía de su tiempo, sobre las que funda-
menta su actitud filosófica. Éstas son el intuicionismo y la fenomenología. El primero es
una posición filosófica, la segunda un método.
La intuición, uno de los conceptos más antiguos y discutidos en toda la historia de
la humanidad, tendría como función repre-
sentar inmediatamente al objeto, o como se- John Locke (1632-1704)
ñala Ferrater Mora en su Diccionario filosófico, *(- Ř+*'$!]/$*Ř04.Ř
la intuición constituye “una visión directa e actividades alcanzaron una
inmediata de la realidad o la comprensión di- $1 -.$Ř Ř(+*.āŘ ./0-
recta e inmediata de una verdad”. Por otra par- $Ř )Ř'Ř)$1 -.$Ř Ř
te, la fenomenología, término que significa “ir Oxford doctorándose en
a las cosas mismas”, es un método que consis- ( $$)ăŘ/($])Ř. Ř Ė
te, siguiendo a Ferrater, “en examinar todos . (+ ›Ř*(*Ř$+'*(7/$*āŘ
/ '*"*āŘ *)*($./āŘ+-*! -
los contenidos de la conciencia, pero no para
.*-Ř Ř"-$ "*Ř)/$"0*Ř4Ř- /-$ĀŘ.-$$Ř$1 -.*.Ř*0-
determinar si son reales o no, ideales o imagi-
( )/*.Ř!$'*.!$*.Ř Ř- )*(- Ř4Ř. )/Ř'.Ř. .Ř 'Ř
narios, etc.”. La fenomenología “es una pura + ).($ )/*Ř+*'yŘ/$*Ř'$ -'āŘ($.(*Ř,0 Ř#Ř % -$*Ř0)Ř
descripción de lo que se muestra a sí mismo” $)!'0 )$Ř $.$1Ř.*- Ř'Ř*)./-0$)Ř Ř'Ř*)./$/0-
(Soto, prólogo en: Hessen, 2007). $)Ř+*'y/$Ř 'Ř $)*Ř)$*ĀŘ)/- Ř.0.Ř($"*.Ř!$"0-)Ř
Si la intuición nos permite conocer in- $1 -*.Ř$ )/y!$*.Ř Ř'Ř]+*Ř*(*Ř .Ř 2/*)Ā
mediatamente la realidad, y la fenomenología Ř  )/-*Ř Ř'Ř!$'*.*!yāŘ *& Ř- +- . )/Ř 'Ř'7.$*Ř
describirla tal como se aparece a la conciencia, (+$-$.(*Ř$)"'].Ř( .0-*Ř4Ř. - )*ĀŘ )/-*Ř Ř.0.Ř
sin ningún tipo de intermediarios, nos vemos *-.Ř ./)ĂŘEnsayo sobre el entendimiento humanoāŘ
Cartas sobre la toleranciaāŘEnsayo sobre el gobierno civil
obligados a aceptar el carácter de realidad de
4ŘPensamiento sobre la educaciónĀŘ ŘÇ'/$(Ř+-/ Ř Ř.0Ř
dos nociones que fueron tenazmente cuestio- 1$Ř. Ř $ŘŘ/- .Ř($)$./-/$1.Ř4Ř *)($.ĀŘ
nadas por el positivismo: la noción de sujeto 0-$Ř )Ř/ .āŘ 'Ř÷þŘ Ř*/0- Ř ŘöýõúŘĝ'/āŘ÷õõÿĞāŘ
y objeto. ĝ0/$]-- 5āŘöÿÿþĞĀ
Las consecuencias del positivismo, que
reducía la realidad a lo factual, esto es, a lo medible, observable, experimental y cuán-
tico, produjeron el surgimiento de nuevas respuestas, como la fenomenología o el intui-
cionismo, que elevaba al carácter de ciencia, disciplinas del espíritu que habían sido
reducidas a la estadística o que habían desaparecido.

31
Epistemología y Metodología

La filosofía de Comte se identifica con el positivismo. La reforma que quiso impo-


ner a la filosofía consistió en trasladar el método de la ciencia natural a los temas meta-
físicos que permanecían envueltos en la oscuridad. En otras palabras, servirse del
método científico (o positivo como prefería decir Comte) para tratar los asuntos huma-
nos, morales y sociales, y resolverlos mediante el descubrimiento de las leyes de la física
social (Lasaga, 2009, 110).
La intuición, específicamente, abre la posibilidad de hablar del yo en el sentido de
que sólo puede haber intuición, primero si existe un sujeto y segundo si existe una rea-
lidad que pueda ser intuida.
Partiendo de que la fenomenología presupone la existencia del objeto, en tanto que
sólo se ocupa de captarlo tal como aparece a la conciencia, se observa cómo se refuerza
algo que para Hessen es esencial, y es la condición de existencia previa de la realidad:
conocemos algo que ya existe. Se aprecia la influencia de Platón, o para ser exactos, del
neoplatonismo, pues fue San Agustín el canal por el cual Hessen llegó a penetrar el pen-
samiento del filósofo griego. Hessen resolvió el problema de determinar qué es la ver-
dad, al utilizar, como se acaba de ver, dos posiciones filosóficas contemporáneas, pero
retorna a una respuesta clásica: “la verdad es la armonía entre pensamiento y realidad”
(Soto, prólogo en: Hessen, 2007).

Teoría general del conocimiento


La teoría del conocimiento es una explicación o interpretación especulativa del conoci-
miento humano. Hace falta observar con rigor y describir con exactitud lo que llamamos
conocimiento, este peculiar fenómeno de conciencia. Hagámoslo tratando de aprehen-
der los rasgos esenciales generales del fenómeno mediante la autorreflexión sobre lo
que vivimos cuando hablamos del conocimiento. A este método se le llama fenome-
nológico, el cual aspira a aprehender la esencia general en el fenómeno concreto. No
describe un proceso de conocimiento determinado, no trata de establecer lo que es pro-
pio de un conocimiento determinado, sino lo esencial a todo conocimiento, en qué
consiste su estructura general (Hessen, 2007).
Al emplear el método fenomenológico, los rasgos fundamentales del fenómeno del
conocimiento se nos presentan de la siguiente manera.
En el conocimiento están, frente a frente, la conciencia y el objeto, el sujeto y el
objeto. El conocimiento se presenta como una relación entre estos miembros, que per-
manecen en ella separados el uno del otro. El dualismo de sujeto y objeto pertenece a la
esencia del conocimiento. La relación entre estos miembros es una correlación. Donde
el sujeto sólo es sujeto para un objeto y el objeto sólo es objeto para un sujeto. Ambos
sólo son lo que son en cuanto son para el otro. Pero esta correlación no es reversible. Ser

32
El conocimiento y sus corrientes epistemológicas

sujeto es algo completamente distinto que ser objeto. La función del sujeto consiste en
aprehender el objeto, la del objeto en ser aprehensible y aprehendido por el sujeto.
El conocimiento presenta tres elementos principales: el sujeto, la imagen y el obje-
to. Por el sujeto se entiende al fenómeno del conocimiento que toca con la esfera psico-
lógica; por imagen a la lógica; por el objeto a la ontológica. Como proceso psicológico
en un sujeto, el conocimiento es objeto de la psicología. Sin embargo, se ve en seguida
que la psicología no puede resolver el problema de la esencia del conocimiento huma-
no. Pues éste consiste en una aprehensión espiritual de un objeto, como lo revela la fe-
nomenología. La psicología, al investigar los procesos del pensamiento, prescinde por
completo de esta referencia al objeto. La psicología dirige su mirada, al origen y curso de
los procesos psicológicos. Ésta pregunta cómo tiene lugar el conocimiento, pero no si es
verdadero, esto es, si concuerda con el objeto. La cuestión de la verdad del conocimien-
to se halla fuera de su alcance. Si, no obstante, intentase resolver esta cuestión transitaría
a un orden de cosas completamente distinto. En esto reside el fundamental error del
psicologismo.
En lo que se refiere a la imagen, el fenómeno del conocimiento se sitúa dentro de la
esfera lógica. La imagen del objeto en el sujeto es un ente lógico y, como tal, objeto de
la lógica. Pero también se ve que la lógica no puede resolver el problema del conocimien-
to. Ella investiga los entes lógicos como tales, su arquitectura íntima y sus relaciones
mutuas. El problema epistemológico se halla también fuera de la esfera lógica. Cuando
se desconoce este hecho, decimos que se cae en el logismo (Hessen, 2007, 20).
En cuanto al tercer elemento, el conocimiento humano se acerca a la esfera ontoló-
gica. El objeto hace frente a la conciencia cognoscente como algo que es, trátese de un
ser ideal o real. El ser, por su parte, es objeto de la ontología. Pero también ésta no pue-
de resolver el problema del conocimiento. Así como no puede eliminarse del conoci-
miento el objeto, tampoco puede eliminarse el sujeto. Ambos pertenecen al contenido
esencial del conocimiento humano, como nos ha revelado la consideración fenomeno-
lógica. Cuando se desconoce esto y se ve el problema del conocimiento exclusivamente
desde el objeto, se tiene como resultado la posición del ontologismo.
Ni la lógica, ni la ontología pueden resolver el problema del conocimiento. Éste
constituye un hecho totalmente particular e independiente. Si queremos darle un nom-
bre especial, podemos hablar de un hecho gnoseológico. Lo que decimos con esto es
que hacemos referencia de nuestro pensamiento a los objetos, la relación del sujeto y el
objeto, que no cabe en ninguna de las tres disciplinas nombradas, como se ha visto, y
que funda, por tanto, una nueva disciplina: la teoría del conocimiento. También la
consideración fenomenológica conduce a reconocer la teoría del conocimiento como
una disciplina filosófica independiente (Hessen, 2007, 21).
Según la concepción de la conciencia natural, el conocimiento consiste en forjar
una imagen del objeto y la verdad del conocimiento es la concordancia de esta imagen

33
Epistemología y Metodología

con el objeto. Pero averiguar si esta concepción está justificada es algo que se encuentra
más allá del alcance del problema fenomenológico. El método fenomenológico sólo
puede dar una descripción del fenómeno del conocimiento. Sobre la base de esta des-
cripción fenomenológica hay que intentar una explicación e interpretación filosóficas,
una teoría del conocimiento. Ésta es la misión propia de la teoría del conocimiento
(Hessen, 2007, 21 y 22).
Los fenomenólogos, con frecuencia, pasan por alto este hecho, creyendo resolver
el problema del conocimiento mediante la simple descripción del fenómeno del co-
nocimiento. Pero esto es desconocer que la fenomenología y la teoría del conoci-
miento son cosas distintas. La fenomenología sólo puede poner a la luz la efectiva
realidad de la concepción natural, pero nunca decidir sobre su justeza y verdad. Esta
cuestión crítica se halla fuera de la esfera de su competencia. Otra manera de expresar
esta idea es afirmar que la fenomenología es un método, pero no una teoría del cono-
cimiento. Como método nos lleva al conocimiento de las esencias, que es tradicional-
mente la meta de la filosofía. Es un conocimiento evidente y fundado en la intuición;
pero no es una intuición sensible, sino eidética, es decir, de esencias (eidos) (Marías,
2008, 374).
La fenomenología trata de un método que consiste en describir el fenómeno, es
decir, aquello que se nos da de manera inmediata (el fenómeno es lo que aparece ante
la conciencia). Husserl se orienta por el método de reducción, mediante el cual pone al
mundo real entre paréntesis, enfilándose hacia un idealismo trascendental. Las cosas
constituyen lo dado, aquello que vemos y que está delante de nuestra conciencia. Lo que
se da se llama fenómeno y significa lo que aparece, lo que está patente ante la concien-
cia. De esta manera, el rigor al que nos introduce la fenomenología consiste en no ad-
mitir lo que no podamos verificar (Escobar y Albarrán, 2002, 96-98).
La descripción del fenómeno del conocimiento sólo es significativa a manera de
introducción. Su misión no es resolver el problema del conocimiento, sino conducirnos
hasta éste. La descripción fenomenológica puede y debe descubrir los problemas que se
presentan en el fenómeno del conocimiento y hacer que tomemos conciencia de ellos.
Si profundizamos en la descripción del fenómeno del conocimiento, encontramos
que son, principalmente, cinco problemas los que están implícitos en los datos fenome-
nológicos. Hemos visto que el conocimiento significa una relación entre un sujeto y un
objeto, que entran, por decirlo así, en contacto mutuo; el sujeto aprehende el objeto. Lo
primero que cabe preguntar es, por consiguiente, si esta concepción de la conciencia
natural es justa, si tiene lugar realmente este contacto entre sujeto y objeto. ¿Puede el
sujeto aprehender realmente al objeto? Ésta es la cuestión de la posibilidad del conocimien-
to humano.
Al analizar la estructura del sujeto cognoscente surge otro problema, es dualista. El
hombre es un ser espiritual y sensible. Por consiguiente distinguimos un conocimiento

34
El conocimiento y sus corrientes epistemológicas

espiritual y uno sensible. La fuente del primero es la razón; la del último, la experiencia.
Se pregunta de qué fuente saca principalmente sus contenidos la conciencia cognoscen-
te. ¿Es la razón o experiencia la fuente y base del conocimiento humano? Esa es la cues-
tión del origen del conocimiento.
Al centrar la atención en la relación entre sujeto y objeto, se llega al verdadero pro-
blema que presenta la teoría del conocimiento. En la descripción fenomenológica se
caracteriza esta relación como una determinación del sujeto por el objeto.
g,ASÞDECISIONESÞkLOS£kCASÞNOÞ
Pero también cabe preguntarse si esta concepción de la conciencia natural
SONÞOTRAÞCOSAÞQUEÞRElEXIONESÞ
es la justa. Filósofos importantes han definido esta relación en el sentido
SOBREÞLAÞVIDAÞORDINARIA Þ
contrario. Según ellos, la verdadera situación es justamente la inversa: no
METODIZADASÞYÞCORREGIDASu
es el objeto el que determina al sujeto, sino el sujeto quien lo determina.
La conciencia cognoscente no se conduce receptivamente frente a su obje- $AVIDÞ(UMEÞ
 
to, sino activa y espontáneamente. Cabe entonces preguntarse, ¿cuál de las
dos interpretaciones del fenómeno del conocimiento es la justa? Este problema lo pode-
mos designar como la cuestión de la esencia del conocimiento humano.
Al hablar del conocimiento, se ha considerado de manera exclusiva una aprehen-
sión racional del objeto. Cabe preguntarse si además de este conocimiento racional hay
un conocimiento de otra especie, uno intuitivo, en oposición al discurso racional. Ésta
es la cuestión de las formas del conocimiento humano.
Un último problema de la descripción fenomenológica: la cuestión del criterio de
la verdad. Si hay un conocimiento verdadero, ¿en qué podemos conocer esta verdad?
¿Cuál es el criterio que nos dice, en el caso concreto, si un conocimiento es o no verda-
dero? (Hessen, 2007, 22-24).
 Ř .$")Ř*)Ř 'Ř/]-($)*Ř
El problema del conocimiento se divi-
dogmatismoŘĝ 'Ř"-$ "*ŘdogmaāŘ
de en cinco problemas parciales: a) la posi-
*/-$)Ř!$%ĞŘŘ0)Ř+*.$$)Ř
bilidad del conocimiento, b) el origen del +$./ (*'"$Ř,0 ŘÇ)Ř)*Ř )!- )/Ř
conocimiento, c) la esencia del conocimien- 'Ř+-*' (Ř 'Ř*)*$($ )/*Ā
to, d) las especies del conocimiento, y e) el Ř 'Ř*"(/$.(*ŘŘ+*-Ř.0+0 ./.Ř
criterio de la verdad. Los tres primeros se- 'Ř+*.$$'$Ř4Ř'Ř- '$Ř 'Ř
rán expuestos en este capítulo. *)//*Ř )/- Ř.0% /*Ř4Ř*% /*Ā

La posibilidad del conocimiento

El dogmatismo
El significado del término ha sido fijado por la oposición que los escépticos establecie-
ran entre los filósofos dogmáticos. Desde este punto de vista, son dogmáticos todos los
filósofos no escépticos. En el léxico filosófico actual se habla de dogmatismo a propósito

35
Epistemología y Metodología

de quienes tienden a dar por intocables sus propias teorías, sin estar dispuestos a discu-
tirlas críticamente y, mucho menos, a revisarlas o refutarlas (Abbagnano y Fornero,
2007, 330 y 331).
Se designa con el término dogmatismo (del griego dogma, doctrina fijada) una po-
sición epistemológica que aún no enfrenta el problema del conocimiento. El dogmatis-
mo da por supuestas la posibilidad y la realidad del contacto entre sujeto y objeto. El
motivo por el cual el conocimiento aún no constituye un problema para el dogmatismo,
tiene su origen en una noción deficiente de la esencia del conocimiento. El contacto
entre sujeto y objeto no puede parecer problemático a quien no ve que el conocimiento
representa una relación. Y esto es lo que le sucede al dogmático. No ve que el conoci-
miento es por esencia una relación entre el sujeto y un objeto. Cree por el contrario, que
los objetos del conocimiento nos son dados absolutamente y no por obra de la función
intermediaria del conocimiento. El dogmático no ve esta función. Esto pasa, no sólo en
el terreno de la percepción, también en el del pensamiento. Según la concepción
del dogmatismo, los objetos de la percepción y del pensamiento nos son dados de la
misma manera: directamente en su corporeidad. También los valores existen, pura y
simplemente para el dogmático.
Podemos hablar de dogmatismo teórico, ético y religioso. La primera forma del
dogmatismo se refiere al conocimiento teórico; las dos últimas, al conocimiento de los
valores. En el dogmatismo ético se trata del conocimiento moral; en el religioso del
religioso.
El dogmatismo, al ser la actitud propia del hombre ingenuo, es la más antigua y
primigenia posición, tanto en el sentido psicológico como histórico. En el periodo ori-
ginario de la filosofía griega domina de un modo casi general. Las reflexiones epistemo-
lógicas no aparecen, en general, entre los presocráticos (los filósofos jonios de la
naturaleza, los eléatas, Heráclito y los pitagóricos). Estos pensadores estaban animados
por una confianza ingenua en la capacidad de la razón humana. Vueltos por entero ha-
cia el ser, la naturaleza, no sienten que el conocimiento mismo es un problema. Éste se
plantea con los sofistas. Son ellos los que plantean, por primera vez, el problema del
conocimiento y hacen que el dogmatismo, en sentido estricto, resulte imposible para
siempre dentro de la filosofía (Hessen, 2007, 25-27).

El escepticismo
Si fuese necesario dar una definición que conviniese a todas las formas de escepticismo
que presenta la historia, nos arriesgaríamos con ésta: es el movimiento de disolución de
un dogmatismo. Se comprende, por tanto, que haya diferentes formas y diferentes gra-
dos de escepticismo. El escepticismo adopta diversas formas según el dogmatismo al
que se oponga (Verneaux, 2005, 32).

36
El conocimiento y sus corrientes epistemológicas

Extrema se tangunt, los extremos se tocan. Esta afirmación también tiene validez en
el ámbito de la epistemología. El dogmatismo se convierte, muchas veces, en su contra-
rio, en el escepticismo. Mientras aquél considera la posibilidad de un contacto entre el
sujeto y el objeto como algo comprensible de suyo, éste la niega. Según el escepticismo,
el sujeto no puede aprehender al objeto. El conocimiento, en el sentido de una aprehen-
sión real del objeto, es imposible. Por eso no debemos pronunciar ningún juicio, sino
abstenernos totalmente de juzgar.
En tanto que el dogmatismo, de cierta manera, pasa por alto al sujeto, el escepticis-
mo no percibe el objeto. Su vista se fija tan exclusivamente en el sujeto, en la función del
conocimiento, que ignora por completo la significación del objeto. Su atención se dirige
a los factores subjetivos del conocimiento. De este modo escapa a su vista el objeto, que
es tan necesario para que tenga lugar el conocimiento, puesto que representa una rela-
ción entre un sujeto y objeto.
El escepticismo tiene lugar primordialmente en la antigüedad. Su fundador fue
Pirrón de Elis (360-270). Según él, no se llega a un contacto del sujeto y objeto. A la
conciencia cognoscente le es imposible aprehender su objeto. No hay conocimiento, ni
juicio verdadero por lo que Pirrón recomienda la abstención de todo juicio.
En la filosofía moderna encontramos exponentes del escepticismo. El que aquí se
encuentra, la mayoría de las veces, no es radical y total, sino se trata de un escepticismo
especial. En el filósofo francés Michel de Montaigne (1533-1592) se nos muestra, ante
todo, un escepticismo ético;1 en David Hume, uno metafísico.2 En René Descartes, que
proclama el derecho a la duda metódica, no existe un escepticismo de principio, sino
uno metódico.3
El escepticismo metafísico es llamado habitualmente positivismo. Según esta posi-
ción, que se remonta a Auguste Comte (1797-1857), debemos atenernos a lo positiva-
mente dado, a los hechos inmediatos de la
experiencia y guardarnos de toda especu-  "Ç)Ř 'ŘescepticismoāŘ 'Ř.0% /*Ř
lación metafísica. Para el escepticismo re- )*Ř+0  Ř+- # ) -Ř'Ř*% /*ĀŘ
ligioso usamos la denominación de agnos- 'Ř*)*$($ )/*āŘ )Ř 'Ř. )/$*Ř
ticismo. Esta posición, fundada por Herbert  Ř0)Ř+- # ).$)Ř- 'Ř 'Ř*% /*Ř
Spencer (1820-1903), afirma la incognos- .Ř$(+*.$' ĀŘ*-Ř .*Ř)*Ř  (*.Ř
+-*)0)$-Ř)$)"Ç)Ř%0$$*āŘ.$)*Ř
cibilidad de lo absoluto. En la historia de la
./ ) -)*.Ř/*/'( )/ Ř Ř%05"-Ā
filosofía el escepticismo se presenta como

1
Según este escepticismo es imposible el conocimiento moral.
2
Cuando el escepticismo se refiere sólo al conocimiento metafísico se habla entonces de un escepticismo
metafísico.
3
El escepticismo metódico consiste en empezar poniendo en duda todo lo que se presenta a la conciencia
natural como verdadero y cierto, para eliminar de este modo todo lo falso y llegar a un saber absoluta-
mente seguro.

37
Epistemología y Metodología

la antípoda del dogmatismo. Mientras éste llena a los pensadores e investigadores de


una confianza excesiva en la capacidad de la razón humana, aquél mantiene despierto
el sentido de los problemas (Hessen, 2007, 27-32).

El subjetivismo y el relativismo

El subjetivismo sostiene que el valor debe su existencia, sentido o validez a reacciones ya


sean fisiológicas o psicológicas del sujeto que valora. A diferencia del objetivismo, el
subjetivismo axiológico sostiene que el sujeto es esencial o imprescindible, en toda va-
loración, pues si no existe un sujeto encargado de valorar las cosas, el valor no es posi-
ble. En lugar de decir, como el objetivismo, que los valores son en sí y por sí, el
subjetivismo dirá que los valores son para mí (Escobar y Albarrán, 2002, 58).
El escepticismo afirma que no existe verdad alguna. No llegan tan lejos el subjeti-
vismo y relativismo. Según éstos, hay verdades pero éstas tienen una validez limitada.
No hay ninguna verdad válida universal-
'Ř . +/$$.(*Ř!$-(Ř,0 Ř)*Ř 3$./ Ř mente. El subjetivismo, como ya lo indica
1 -Ř'"0)ĀŘ*Ř'' ")Ř/)Ř' %*.Ř 'Ř
su nombre, limita la validez de la verdad al
subjetivismoŘ4Ř 'ŘrelativismoĀŘ "Ç)Ř
]./*.āŘ#4Ř1 - .Ř+ -*Ř]./.Ř/$ ) )Ř sujeto que conoce y juzga. Éste puede ser
0)Ř1'$ 5Ř'$($/ĀŘ*Ř#4Ř)$)"0)Ř tanto el sujeto individual o el individuo
1 -Ř17'$Ř0)$1 -.'( )/ ĀŘ humano como el sujeto general o géne-
ro humano. En el primer caso se tiene un
subjetivismo individual; en el segundo, un subjetivismo general. Para el subjetivismo
general hay verdades supraindividuales, pero no verdades válidas universalmente. Nin-
gún juicio es válido más que para el género humano. Existe, en todo caso, la posibilidad
de que el mismo juicio, que es verdadero para los hombres, sea falso para seres de dis-
tinta especie.
El relativismo se asemeja en mucho al escepticismo, según él, tampoco existe nin-
guna verdad absoluta que tenga una validez universal; toda verdad es relativa, su validez
sólo es limitada. El escepticismo niega que pueda conocerse la verdad; el relativismo
admite que todo puede ser verdad, pero que ésta es relativa: hay un relativismo indivi-
dual y otro específico; la verdad, y la validez de los principios, estarían restringidos a la
especie humana (Marías, 2008, 369).
El subjetivismo y el relativismo, del mismo modo que el escepticismo, aparecen
desde la antigüedad. Los representantes clásicos del subjetivismo son los sofistas. Su
tesis fundamental tiene su expresión en
El subjetivismoāŘ*(*Ř4Ř'*Ř$)$Ř.0Ř el conocido principio de Protágoras (siglo
)*(- āŘ'$($/Ř'Ř1'$ 5Ř Ř'Ř1 -Ř V a. C.): el hombre es la medida de todas
'Ř.0% /*Ř,0 Ř*)* Ř4Ř%05"ĀŘ
las cosas. Este principio del homo mensura,

38
El conocimiento y sus corrientes epistemológicas

como se le llama abreviadamente, está formulado en el sentido de un subjetivismo in-


dividual con suma probabilidad.
En el fondo, tanto el subjetivismo como el relativismo son versiones del escepticis-
mo. Ya que también niegan la verdad, si bien no en forma directa como el escepticismo,
sí de modo indirecto al atacar la universalidad de su validez (Hessen, 2007, 32-34).

El pragmatismo
Durante el siglo XIX predominó en Estados Unidos la filosofía idealista, cuyos más altos
representantes fueron Ralph Waldo Emerson y, en forma más técnica, tanto Josiah
Royce como el positivismo. Pero la filosofía norteamericana de mayor importancia
hasta nuestros días ha sido el pragamtismo fundado por C. S. Peirce y Williams James,
que fue continuado por John Dewey. El pragmatismo, que es primordialmente una
filosofía de la acción, prosigue, en parte, la línea del pensamiento empirista inglés
(Xirau, 2008, 396).
Ferdinand Schiller consideraba su propio pensamiento, el humanismo, como un
pragmatismo más amplio, que se extiende a todas las disciplinas filosóficas. Como
el pragmatismo, Schiller sostuvo que la verdad depende de las consecuencias prácticas;
como toda la vida mental tiene finalidad y esos fines son los del ente que somos noso-
tros, todo conocimiento queda subordinado a la naturaleza humana y a sus necesidades
fundamentales (Marías, 2008, 364).
El escepticismo constituye una actitud esencialmente negativa. Implica la negación
de toda posibilidad de conocimiento. El escepticismo toma un sesgo positivo en el
moderno pragmatismo. Como el escepticismo, también el pragmatismo abandona
el concepto de la verdad en el sentido de la concordancia entre el pensamiento y el ser.
Pero el pragmatismo no se detiene en esta negación, sino que reemplaza el concepto
abandonado por uno nuevo de la verdad. Según el pragmatismo, el hombre no es en
primer término un ser teórico o pensante, sino un ser práctico, de voluntad y acción. Su
intelecto está íntegramente al servicio de su voluntad y acción. El intelecto es dado al
hombre, no para investigar y conocer la verdad, sino para orientarse en la realidad. El
conocimiento humano recibe su sentido y
valor de su destino práctico. Su verdad con-  "Ç)Ř 'ŘpragmatismoāŘ 'Ř#*(- Ř)*Ř
.Ř )Ř+-$( -Ř/]-($)*Ř0)Ř. -Ř/ -$*Ř*Ř
siste en concordar los pensamientos con los
+ ).)/ āŘ.$)*Ř0)Ř. -Ř+-7/$*āŘ Ř
fines prácticos del hombre, en que aquéllos
1*'0)/Ř4Ř$)ĀŘ
resulten útiles y provechosos para la conduc-
ta práctica de éste.
Se considera como verdadero padre del pragmatismo al filósofo americano William
James (1842-1910), a él también se le atribuye la denominación de pragmatismo. Otro
representante de esta corriente es el filósofo inglés Schiller, que propuso para ésta el

39
Epistemología y Metodología

nombre de humanismo. El pragmatismo encontró adeptos en Alemania. Entre ellos se


cuenta a Friedrich Nietzsche (1844-1900). A partir de su concepto naturalista y volunta-
rista del ser humano, enseña: la verdad no es un valor teórico, sino sólo una expresión
para designar la utilidad, aquella función del juicio que conserva la vida y sirve a la vo-
luntad de poder. También la filosofía del como sí, de Hans Vaihinger, pisa terreno prag-
matista. Vaihinger se apropió de la concepción de Nietzsche. Según él era el hombre, en
primer término, un ser activo. El intelecto no le había sido dado para conocer la verdad,
sino para obrar. Finalmente, Georg Simmel defendió el pragmatismo en su filosofía del
dinero. Según él eran verdaderas aquellas representaciones que han resultado ser moti-
vos de acción adecuada y vital.
El error primordial del pragmatismo consiste en pasar por alto la esfera lógica, al
ignorar el valor intrínseco del pensamiento humano. El pensamiento y el conocimiento
están ciertamente en la conexión más estrecha con la vida, porque están insertos en la
totalidad de la vida psíquica humana; el acierto y el valor del pragmatismo radican en
la continua referencia a esta conexión. Pero esta la relación entre el conocimiento y la
vida no debe inducirnos a ignorar la autonomía del primero y hacer de éste una mera
función de la vida (Hessen, 2007, 35-38).

El criticismo
En el fondo, tanto el subjetivismo como el relativismo y pragmatismo son variantes del
escepticismo. La antítesis de éste es, como hemos visto, el dogmatismo. Pero hay una
tercera posición que resolvería la antítesis en una síntesis. La posición intermedia entre el
dogmatismo y escepticismo se llama el criticismo. El criticismo comparte con el dogma-
tismo la confianza en la razón humana. El
El criticismoŘ 3($)Ř/*.Ř'.Ř criticismo está convencido de que es posi-
!$-($*) .Ř Ř'Ř-5)Ř#0()Ř4Ř)*Ř ble el conocimiento de que hay una verdad.
 +/Ř)Ř .+- *0+( )/ ĀŘ Pero mientras esta confianza induce al dog-
matismo a aceptar despreocupadamente,
por decirlo así, todas las afirmaciones de la razón humana y a no reconocer limitantes al
poder del conocimiento humano, el criticismo, próximo en esto al escepticismo, une a la
confianza en el conocimiento humano, la desconfianza hacia todo conocimiento deter-
minado. El criticismo examina todas las afirmaciones de la razón humana y no acepta
nada despreocupadamente. Dondequiera pregunta por los motivos y pide cuentas a la
razón humana. Su conducta no es dogmática ni escéptica, sino reflexiva y crítica. Es un
término medio entre la temeridad dogmática y la desesperación escéptica.
En cualquier lugar en donde aparezca la reflexión epistemológica se dan brotes de
criticismo. Así ocurrió en la antigüedad con Platón, Aristóteles y entre los estoicos; en la
edad moderna, con Descartes, Leibniz, y todavía más con Locke y Hume. El verdadero

40
El conocimiento y sus corrientes epistemológicas

fundador del criticismo fue, sin embargo, Kant cuya filosofía se llama criticismo. Se de-
nota así, a aquella teoría que estudia el alcance y los límites del conocimiento humano
(Xirau, 2008, 529). Kant llegó a esta posición después de pasar por el dogmatismo y
escepticismo. Estas posiciones son, según él, exclusivistas. Una tiene “una confianza
ciega en el poder de la razón humana”; la otra es “la desconfianza hacia la razón pura,
adoptada sin previa crítica”. El criticismo supera ambos exclusivismos. El criticismo es
“aquel método de filosofar que consiste en investigar las fuentes de las propias afirma-
ciones y objeciones, además de las razones en que las mismas descansan y el método
que da la esperanza de llegar a la certeza”. Esta posición parece la más madura en com-
paración con las otras: “El primer paso en las cosas de la razón pura, el que caracteriza
la infancia de la misma, es dogmático. El segundo paso es escéptico y atestigua la pre-
caución del juicio, aleccionado por la experiencia. Pero es necesario un tercer paso, el
del juicio maduro y viril”.
En cuanto a la posibilidad del conocimiento, el criticismo es la única posición
equilibrada. Lo que no significa que debamos aceptar la filosofía kantiana. Es menester
distinguir entre el criticismo como método y como sistema. En Kant el criticismo signi-
fica ambas cosas, no sólo el método de que
el filósofo se sirve y que opone al dogma- Anecdotario filosófico
tismo y al escepticismo, sino también el 0)*Ř' (*.Ř'Ř$*"-!yŘ Ř
resultado determinado a que llega con (()0 'Ř )/Ř. Ř- !' %Ř0)Ř1$Ř
ayuda de este método. El criticismo de *- )Ř4Ř( .0Ř-ĀŘ
Kant representa, por tanto, una forma es- Ř -) ./Ř..$- -āŘ*( )/Ř,0 ŘŘ
/- Ř )/ŘŘ0)Ř+. *Ř.$ (+- ŘŘ
pecial del criticismo general. Al designar el
'Ř($.(Ř#*-Ř+*-Ř'.Ř'' .Ř Ř
criticismo como la única posición justa, £)$". -"āŘ4Ř -Ř/)Ř+0)/0'Ř,0 Ř'*.Ř
pensamos en el criticismo general, no en la #$/)/ .Ř Ř'Ř$0āŘ+ ).Ř'*Ř
forma especial que ha encontrado en Kant. 1 y)Ř1 )$-āŘ+*)y)Ř.0.Ř- '*% .ŘŘ'Ř
Admitir el criticismo general no significa #*-Ř4Ř' .Ř)Ř0 -āŘ+0 ./*Ř,0 Ř
otra cosa que reconocer la teoría del cono- '*.Ř- '*% .Ř Ř,0 ''*.Ř/$ (+*.Ř)*Ř
cimiento como una disciplina filosófica -)Ř+- $.*.Ř4Ř/ )y)ŘŘ- /-.-. Ř
#./Ř1-$*.Ř($)0/*.Ř'ŘyŘŘĝ *)-*4āŘ
independiente y fundamental (Hessen,
bolpressāŘ÷õõýĞĀ
2007, 38-40).

El origen del conocimiento


Decir que el sol calienta la piedra presenta, según esto, dos elementos, de los cuales uno
procede de la experiencia, el otro del pensamiento. Cabe preguntar, ¿cuál de estos dos
factores es el decisivo? La conciencia cognoscente, ¿se apoya preferentemente, o incluso

41
Epistemología y Metodología

exclusivamente, en la experiencia o el pensamiento?, ¿de cuál de las dos fuentes de co-


nocimiento saca sus contenidos?, ¿dónde reside el origen del conocimiento?
Quien, por ejemplo, vea en el pensamiento humano, en la razón, la única base del
conocimiento, estará convencido de la especificidad y autonomía psicológicas de los
procesos del pensamiento. A la inversa, aquel que funde todo conocimiento en la expe-
riencia, negará la autonomía del pensamiento, incluso en sentido psicológico.

El racionalismo
Se denomina racionalismo (de ratio, razón) a la posición epistemológica que ve en el
pensamiento, esto es, en la razón, la fuente
 Ř )*($)Řracionalismo (de ratioāŘ principal del conocimiento humano. De
-5)ĞŘŘ'Ř+*.$$)Ř +$./ (*'"$Ř acuerdo con ella, un conocimiento en rea-
,0 Ř1 Ř )Ř 'Ř+ ).($ )/*āŘ ./*Ř .āŘ lidad sólo amerita esta denominación cuan-
)Ř'Ř-5)āŘ'Ř!0 )/ Ř+-$)$+'Ř 'Ř
do es necesario desde el punto de vista
*)*$($ )/*Ř#0()*ĀŘ Ř0 -*Ř
lógico y su validez es universal. Los juicios
*)Ř ''āŘ0)Ř*)*$($ )/*Ř )Ř- '$Ř
.'*Ř( -$/Ř ./Ř )*($)$)Ř fundados en el pensamiento, los proce-
cuando es necesario desde el punto de dentes de la razón, poseen necesidad lógi-
1$./Ř'"$*Ř4Ř.0Ř1'$ 5Ř .Ř0)$1 -.'Ā ca y validez universal; los demás no. Todo
verdadero conocimiento se funda, según el
racionalismo, en el pensamiento. Éste es, por tanto, la verdadera fuente y base del cono-
cimiento humano.
El racionalismo es la tendencia inversa al empirismo. Su principal argumento se
enfoca en la impotencia del empirismo para explicar el conocimiento intelectual, espe-
cialmente el conocimiento científico, que rebasa manifiestamente los datos brutos de la
sensibilidad (Verneaux, 2005, 54-57).
Es evidente que un conocimiento determinado ha servido como modelo a la inter-
pretación racionalista de éste. No implica dificultad alguna el decir de cual se trata: es
el conocimiento matemático. Éste es un conocimiento predominantemente conceptual
y deductivo. En la geometría, por ejemplo, todos los conocimientos se derivan de algu-
nos conceptos y axiomas supremos. El pensamiento impera con absoluta independen-
cia de toda experiencia, al seguir sus propias leyes. Todos los juicios que formula se
distinguen por las notas de la necesidad lógica y la validez universal. Cuando se inter-
preta y concibe todo el conocimiento humano con arreglo a esta forma del conoci-
miento se llega al racionalismo. Casi todos los representantes del racionalismo proceden
de la matemática.
En Platón encontramos la expresión más antigua del racionalismo. Él estaba con-
vencido de que todo verdadero saber se distinguía por las notas de la necesidad lógica
y la validez universal. El mundo de la experiencia se encuentra en continuo cambio y

42
El conocimiento y sus corrientes epistemológicas

mudanza. Por tanto, no puede procurar un verdadero saber. Con los eléatas, Platón es-
taba convencido de que los sentidos no pueden conducirnos a un verdadero saber.
Con Plotino y San Agustín encontramos una variante. El primero coloca al mundo
de las ideas en el nous cósmico, o sea espíritu del universo. La parte racional de nuestra
alma es alimentada e iluminada continuamente desde arriba. Esta idea es recogida y
modificada en sentido cristiano por San Agustín. El Dios personal del cristianismo ocu-
pa el lugar del nous. Las ideas se convierten en las ideas creadas de Dios. El conocimien-
to tiene lugar siendo el espíritu humano iluminado por Dios. Las verdades y los
conceptos supremos son irradiados por él a nuestro espíritu. Pero San Agustín, sobre
todo en sus últimas obras, reconoce junto a este saber fundado en la iluminación divina
otra provincia del saber, cuya fuente es la experiencia. Sin embargo, ésta resulta una
provincia inferior del saber, y San Agustín opina que todo saber proviene de la razón
humana o iluminación divina. La médula de este racionalismo es, según esto, la teoría
de la iluminación divina. Podemos caracterizar con razón esta forma plotiniano-
agustiniana del racionalismo como racionalismo teológico.
Otra variante del racionalismo que alcanzó una importancia mayor en la Edad Mo-
derna cuyos exponentes fueron Descartes, padre de la filosofía moderna y Leibniz, su
sucesor; es la teoría de las ideas innatas, cuyas primeras huellas descubrimos ya en la
última época del Pórtico (Cicerón) y que había de representar un papel tan importante
en estos tiempos. Según ella, nos son innatos cierto número de conceptos, justamen-
te los más importantes, los fundamentales del conocimiento. Estos conceptos no proce-
den de la experiencia, sino que representan un patrimonio originario de la razón. Según
Descartes, se trataba de conceptos más o menos acabados. Leibniz opinaba que sólo
existen en nosotros en germen, potencialmente. Según él, hay ideas innatas en cuanto
que es innata a nuestro espíritu la facultad de formar ciertos conceptos independiente-
mente de la experiencia.
El valor del racionalismo consiste en haber percibido, y destacado, la significación
del factor racional en el conocimiento humano. Sin embargo, es exclusivista al erigir el
pensamiento en fuente única del conocimiento. Esto armoniza con su ideal de conoci-
miento, según el cual todo verdadero conocimiento posee necesidad lógica y validez
universal (Hessen, 2007, 41-48).
Con Kant, por influencia de Hume, el racionalismo se matizó y profundizó. El ra-
cionalismo kantiano radicó en la distinción entre la materia y la forma del conocimien-
to. Los dos elementos son igualmente necesarios para constituir un conocimiento. La
forma es a priori, que significa independiente de la experiencia. Al nivel de la sensibili-
dad, hay dos formas a priori, el espacio y tiempo. La materia, el contenido del conoci-
miento es, por el contrario, a posteriori y nos es dada por la experiencia sensible. Es tan
necesaria como la forma, pues sin ella el pensamiento sería vacío y no tendríamos nada
que conocer. Pero en definitiva gana el racionalismo, pues es la forma la que constituye

43
Epistemología y Metodología

los objetos. La sensibilidad por sí sola, nos da unas impresiones subjetivas, sin orden,
lazos o unidad. El espíritu es el que organiza los datos brutos de la sensibilidad según
sus propias leyes a priori, construye con sus impresiones objetos definidos, situados en
el espacio y tiempo, los cuales son relacionados por leyes, y son a la vez reales e inteligi-
bles (Verneaux, 2005, 55 y 56).

El empirismo
Fue Locke quien definió el empirismo contemporáneo al recoger en sus ensayos la sen-
tencia que afirmaba que nada hay en el intelecto que no haya estado antes en los senti-
dos. Locke se pronunció contra toda clase de a prioris, repudió toda creencia en ideas
innatas. La mente, dijo, no hace sino elaborar las sensaciones. La idea de sustancia no es
un a priori, sino un principio racional independiente, un agregado de impresiones (Vas-
concelos, 2009, 91).
A la tesis del racionalismo (de acuerdo con la cual el pensamiento, la razón, es la
auténtica fuente del conocimiento), el empirismo opone la antítesis donde afirma que
la experiencia es la única fuente del conocimiento humano. En opinión del empirismo,
no hay ningún patrimonio a priori de la razón. La conciencia cognoscente no saca sus
contenidos de la razón, sino de la experiencia. El espíritu humano está por naturaleza
vacío; es una tabla rasa, una hoja sin escribir y en la que se redacta la experiencia. Todos
nuestros conceptos, incluso los más generales y abstractos, proceden de la experiencia.
En tanto que el racionalismo se guía por una idea determinada, un ideal de cono-
cimiento, el empirismo tiene como punto de partida los hechos concretos. El niño em-
pieza por tener percepciones concretas. Sobre la base de estas percepciones llega a formar
representaciones generales y conceptos. Éstos nacen, por tanto, de la experiencia. Ésta se
presenta como la única fuente del conocimiento.
En tanto que los racionalistas casi siempre se originan en la matemática, los defen-
sores del empirismo, por lo general, provienen de las ciencias de la naturaleza. En éstas,
la experiencia representa el papel decisivo. Se trata, sobre todo, de comprobar exacta-
mente los hechos mediante una cuidadosa observación. El investigador está entregado a
la experiencia. Mientras el filósofo de orientación matemática llega fácilmente a con-
siderar el pensamiento como la única fuente del conocimiento, el filósofo procedente
de las ciencias de la naturaleza considerará
El empirismoŘ!$-(Ř,0 Ř'Ř la experiencia como la fuente y la base de
3+ -$ )$Ř .Ř'ŘÇ)$Ř!0 )/ Ř 'Ř todo el conocimiento humano.
*)*$Ř($ )/*Ř#0()*ĀŘ Desde la antigüedad se pueden en-
contrar ideas empiristas. Primero las encon-
tramos en los sofistas y más tarde entre los estoicos y epicúreos. En los estoicos se
encuentra por primera vez la comparación del alma con una tabla por escribir, imagen

44
El conocimiento y sus corrientes epistemológicas

que se repite continuamente desde entonces. Pero el desarrollo sistemático del empiris-
mo es obra de la Edad Moderna, en especial de la filosofía inglesa de los siglos XVII y
XVIII. Su verdadero fundador es John Locke (1632-1704), quien combate con toda deci-
sión la teoría de las ideas innatas. El alma es un papel blanco que la experiencia cubre
poco a poco con los trazos de su escritura. Hay una experiencia externa (sensación) y
una experiencia interna (reflexión). Los contenidos de la experiencia son ideas o repre-
sentaciones, simples o complejas; estas últimas se componen de ideas simples. Las cua-
lidades sensibles primarias y secundarias pertenecen a las ideas simples. Una idea
compleja es, por ejemplo, la idea de cosa o
sustancia, que es la suma de las propieda-
Eventos históricos
des sensibles de algo. Aunque todos los
46 a. C.  !*-(Ř 'Ř' )-$*ăŘ
contenidos del conocimiento proceden de 'Ř)0 1*Ř.$./ (Ř. -7Ř 'Ř
la experiencia, decía Locke, su valor lógico ' )-$*Ř%0'$)*Ā
no se limita a la experiencia. Hay, por el 44 a. C. )Ř"-0+*Ř Ř. )*- .Ř
contrario, verdades que son independien- *)%0-*.Ř*)/-Ř].-Ř' Ř
tes de la experiencia y, por tanto, univer- +0›'Ř4Ř. .$)Ř )Ř'*.Ř$0.Ř
salmente válidas. A ellas pertenecen las  Ř(-5*ĀŘ -*Ř)/*)$*āŘ
verdades de la matemática. El fundamento " ) -'Ř Ř].-āŘ' 1)/ŘŘ'Ř
+'  Ř*)/-Ř'*.Ř*).+$-*- .Ā
de su validez no reside en la experiencia,
31 a. C. -*Ř)/*)$*Ř4Ř' *+/-Ř
sino en el pensamiento. Locke infringió el
son derrotados por Octavio
principio empirista, admitiendo verdades
0"0./*ĀŘ Ř +Ç'$Ř .Ř
a priori. 1$-/0'( )/ Ř Ř 3$./$-Ř4ŘŘ
David Hume (1711-1776) desarrolló +.*Ř'Ř$(+ -$*Ř-*()*Ā
el empirismo de Locke. Hume dividió las 6 d. C. Judea pasa a ser provincia
ideas de Locke en impresiones e ideas. Por -*()Ā
impresiones entendió las vivas sensaciones 14 d. C. 0 -/ Ř Ř/1$*Ř0"0./*ĀŘ
que tenemos cuando vemos, oímos, toca- $ -$*Ř(+ -*-Ā
mos, etc. Por ideas las representaciones de 33 d. C.  #Ř/-$$*)'Ř Ř'Ř
la memoria y fantasía, menos vivas que las -0$!$3$)Ř Ř
.Ç.Ř Ř
impresiones y que surgen en nosotros so- 5- /Ā
bre la base de éstas. Hume sentó este prin- 37 d. C. 'y"0'Ř(+ -*-ĀŘ
cipio: todas las ideas proceden de las 54 d. C. '0$*Ř .Ř )1 ) )*Ř+*-Ř
.0Ř .+*.Ř"-$+$)Ř'Ř )*-ĀŘ
impresiones y no son nada más que sus co-
.$ ) Ř -)Ř'Ř/-*)*Ā
pias. Hume defendió el principio funda-
mental del empirismo, según el cual la ĝĀ1ĀŘĀĀāŘ÷õõûĞ

conciencia cognoscente sacó sus conte-


nidos, sin excepción, de la experiencia. Pero lo mismo que Locke, Hume reconoció
en la esfera matemática un conocimiento independiente de la experiencia y, por tan-
to, universalmente válido. Todos los conceptos de este conocimiento proceden de la

45
Epistemología y Metodología

experiencia, pero las relaciones existentes entre éstos son válidas independientemente
de toda experiencia.
El filósofo francés Étienne Bonnot de Condillac (1715-1780), contemporáneo de
Hume, transformó en sensualismo al empirismo. Condillac reprochaba a Locke haber
admitido una doble fuente de conocimiento: la experiencia externa y la interna. Dijo
que por el contrario, sólo había una fuente de conocimiento, la sensación. El alma sólo
tiene originariamente una facultad, experimentar sensaciones. El pensamiento no es
más que una facultad refinada de experimentar sensaciones. De este modo queda esta-
tuido un riguroso sensualismo.
El empirismo en el siglo XIX, lo encontramos con el filósofo inglés John Stuart Mill
(1806-1873). Quien rebasó a Locke y Hume, reduciendo el conocimiento matemático a
la experiencia, como única base del conocimiento. No hay proposiciones a priori, válidas
independientemente de la experiencia. Hasta las leyes lógicas del pensamiento tienen la
base de su validez en la experiencia.
Si todos los contenidos del conocimiento proceden de la experiencia, el conoci-
miento humano parece encerrado de antemano dentro de los límites del mundo empíri-
co. El aporte del empirismo consiste en haber indicado enérgicamente la importancia de
la experiencia, frente a la posición racionalista. Pero el empirismo reemplaza un extremo
por otro, haciendo de la experiencia la única fuente del conocimiento. Ahora bien, esto
no puede hacerse, como conceden indirectamente Locke y Hume, al reconocer un saber
independiente de toda experiencia junto al fundado en ésta (Hessen, 2007, 48-52).

El intelectualismo
Es un término aplicado por Hegel a la filosofía de Plotino, significa que es el pensamien-
to puro. La idea de la filosofía plotiniana se distingue por un elevado idealismo, el cual,
por el lado del concepto, no es aún un idealismo acabado. El término ahora es usa-
do polémicamente por las filosofías de la vida y de la acción para designar la dirección
contraria a ellas, esto es, aquella según la cual el entendimiento (el pensamiento o la
razón) tiene una función predominante en el conocimiento y conducta del hombre
(Abbagnano y Fornero, 2007, 610).
El racionalismo y empirismo se oponen entre sí. Sin embargo, dondequiera que
haya antagonistas, siempre habrá quienes intenten mediar entre ellos. Uno de estos
intentos de mediación entre el racionalismo y el empirismo es aquella dirección epis-
temológica que puede denominarse in-
telectualismo. Mientras el racionalismo
En el intelectualismoāŘ'Ř 3+ -$ )$Ř
4Ř 'Ř+ ).($ )/*Ř!*-()Ř%0)/( )/ Ř considera el pensamiento como la fuente
'Ř. Ř 'Ř*)*$($ )/*Ř#0()*Ā y la base del conocimiento y el empirismo
la experiencia, el intelectualismo establece

46
El conocimiento y sus corrientes epistemológicas

que ambos factores tienen parte en la producción del conocimiento. El intelectualismo


sostiene con el racionalismo que hay juicios lógicamente necesarios y universalmente
válidos, y no sólo sobre los objetos ideales, sino también sobre los objetos reales. Mien-
tras que el racionalismo consideraba los elementos de estos juicios, los conceptos, como
un patrimonio a priori de nuestra razón, el intelectualismo los deriva de la experiencia.
La conciencia cognoscente según él saca sus conceptos de la experiencia. Para el empi-
rismo en el intelecto, en el pensamiento, no hay contenido nada distinto de los datos
de la experiencia, nada nuevo. Pero el intelectualismo afirma lo contrario. Además de
las representaciones intuitivas sensibles, hay conceptos. Éstos, en cuanto contenido
de conciencia no intuitivo, son distintos de aquéllas, pero están en una relación genéti-
ca con ellas, en tanto que se obtienen de los contenidos de la experiencia. De esta ma-
nera, la experiencia y pensamiento forman la base del conocimiento humano.
Ya en la antigüedad había sido desarrollada esta posición epistemológica, conside-
rándose a Aristóteles como su fundador. El racionalismo y empirismo llegaron, en cierto
modo, a una síntesis en él. Como discípulo de Platón, Aristóteles se hallaba bajo la in-
fluencia del racionalismo. Como naturalista de raza, se inclinó, por el contrario, al em-
pirismo. Es así, que se sintió impulsado en intentar una síntesis del racionalismo y
empirismo. Siguiendo su tendencia empirista, colocó el mundo platónico de las ideas
dentro de la realidad empírica. Para él las ideas ya no formaron un mundo que flotaba
con libertad, ya no se encontraban por encima, sino dentro de las cosas concretas. Las
ideas son las formas esenciales de las cosas. Si se hallan sumidas en las cosas empíricas,
ya no tiene razón de ser una contemplación preterrena de aquéllas, en el sentido de
Platón. La experiencia alcanza, en cambio, una importancia fundamental. Se convierte
en la base de todo el conocimiento. Por medio de los sentidos obtenemos imágenes
percibidas de los objetos concretos. En estas imágenes se contiene la esencia general, la
idea de la cosa; sólo es necesario extraerla. Esto tiene lugar por obra de una facultad es-
pecial de la razón humana, el entendimiento real o agente.
En la Edad Media, para Santo Tomás de Aquino, se empieza recibiendo de las cosas
concretas imágenes sensibles. El intelecto extrae de ellas las imágenes esenciales genera-
les. De los conceptos esenciales así formados se obtienen luego, por medio de otras
operaciones del pensamiento, los conceptos supremos y más generales, como los que
están en las leyes lógicas del pensamiento. También los principios supremos del
conocimiento radican en último término, en la experiencia; pues representan relaciones
que existen entre conceptos procedentes de la experiencia (Hessen, 2007, 52-55).

El apriorismo
En la historia de la filosofía se encuentra un segundo intento de mediación entre el ra-
cionalismo y empirismo: el apriorismo. Éste considera a la experiencia y pensamiento

47
Epistemología y Metodología

como orígenes del conocimiento. Pero el apriorismo define la relación entre la experien-
cia y el pensamiento en un sentido directamente opuesto al intelectualismo. Para el
apriorismo, nuestro conocimiento presen-
-Ř 'ŘapriorismoāŘ)0 ./-*Ř ta, elementos a priori, independientes de la
*)*$($ )/*Ř+- . )/āŘ ' ( )/*.Řa experiencia. Ésta también era la opinión
prioriāŘ$) + )$ )/ .Ř Ř'Ř 3+ -$ )$ĀŘ del racionalismo. Pero mientras éste con-
sideraba los factores a priori como conteni-
dos, como conceptos acabados, para el apriorismo estos factores son de naturaleza
formal. No son contenidos, sino formas del conocimiento. Éstas reciben su contenido
de la experiencia, y en esto el apriorismo se separa del racionalismo y se acerca al empi-
rismo. Los factores a priori semejan, en cierto sentido, recipientes vacíos, que la experien-
cia llena de contenidos concretos. El principio del apriorismo afirma que: “los conceptos
sin las intuiciones están vacíos; las intuiciones sin los conceptos están ciegas”. Este prin-
cipio parece coincidir, en principio, con el axioma fundamental del intelectualismo
aristotélico-escolástico. En efecto, ambos concuerdan en admitir un factor racional y
uno empírico en el conocimiento humano. Más, por otra parte, definen la relación mu-
tua de ambos factores en un sentido totalmente distinto. Del intelectualismo deriva el
factor racional del empírico; todos los conceptos proceden, según él, de la experiencia.
El apriorismo rechaza el modo más resuelto que sea semejante derivación. El factor a
priori no procede, según él, de la experiencia, sino del pensamiento, es decir de la razón.
Ésta imprime en cierto modo las formas a priori a la materia empírica y constituye los
objetos del conocimiento. En el apriorismo el
Cápsula cultural pensamiento no se conduce de manera recep-
y.Ř,0 Ą tiva y pasiva frente a la experiencia, como en
'Ř+ ).*-Ř"-$ "*Ř'/)Ř -Ř0)Ř+ -! $*)$./ĀŘ .-$- el intelectualismo, sino espontánea y activa-
$Ř'Ř( )*.ŘûõŘ1  .Ř 'Ř*($ )5*Ř Ř.0Ř'$-*ŘLa Repú- mente.
blicaĀ Se considera a Kant como el fundador
Ř  "Ç)Ř'Ř' 4 )āŘ'Ř *-yŘ Ř'Ř-1 Ř. Ř' Ř*0- del apriorismo. Toda su filosofía está domina-
--$ŘŘ .Ř 2/*)Ř0)*āŘ ./Ř. )/*Ř%*Ř0)Ř7-*'Ř da por la tendencia a mediar, tanto entre el
4Ř' Ř4Ř0)Ř()5)Ř )Ř'Ř 5Ā
racionalismo de Leibniz y Wolff como el em-
Ř $)./ $)Ř$ Ř.0Ř/ *-yŘ Ř'Ř- '/$1$Ř($-7)*. Ř'Ř
pirismo de Locke y Hume. Así lo hace, decla-
.+ %*Ř4Ř+ ).)*Ř.$Ř 'Ř- !' %*Ř .+-  -yŘ.$Ř*).$"0$ -
rando que la materia del conocimiento pro-
-Ř$-Ř(7.Ř-7+$*Ř'Ř'05Ā
cede de la experiencia y que la forma procede
Ř 0),0 Ř$)./ $)Ř -Ř(04Ř$)/ '$" )/ āŘ+ yŘŘ.0Ř(0% -Ř
,0 Ř' Ř*(+-*. Ř'.Ř.0(.Ř(7.Ř$!y$' .Ā
del pensamiento. Con la materia se significan
las sensaciones, éstas carecen de toda determi-
Ř 0)*Ř#& .+ - Ř)*Ř )*)/-Ř'Ř+'-Ř -
0āŘ. Ř'Ř$)1 )/ĀŘ Ř$)1 )/Ř0).ŘöŞŞýõõŘ+'-.Ř nación y orden, representan un puro caos.
entre las que destacan: gossipāŘwatchdogŘ4ŘundressĀ Nuestro pensamiento crea el orden de este
caos, enlazándolos y conectando los conteni-
(GuestāŘ÷õõþĞŘĝ) -$āŘ '(āŘ'$1 -āŘćŘ$ -/āŘ÷õõþĞ
dos de las sensaciones. Esto se lleva a cabo

48
El conocimiento y sus corrientes epistemológicas

mediante las formas de la intuición y pensamiento. Las formas de la intuición son el


espacio y tiempo. La conciencia cognoscente empieza a introducir el orden en el tumul-
to de las sensaciones, ordenándolas en el espacio y tiempo (Hessen, 2007, 55-57).
En Kant se distinguen tres clases de juicios. Los juicios sintéticos a posteriori, aque-
llos en que el valor de la verdad de los juicios es primero conocido mediante la experien-
cia, éstos son de experiencia, o juicios empíricos. Los juicios analíticos, cuyo valor de
verdad es independiente de la experiencia, son por tanto juicios a priori. Tenemos un
tercer tipo de juicios, los juicios que son a la vez sintéticos y a priori. Dice Kant que aun-
que el conocimiento empiece con la experiencia sensible no procede exclusivamente de
ella. O, por decirlo de otra manera, aunque la experiencia sensible es una condición
necesaria del conocimiento, no es una condición suficiente (Hartnack, 2006, 19-21).
Al relacionar el intelectualismo y apriorismo con las dos posiciones antagónicas
entre las cuales pretenden mediar, se observa que el intelectualismo se aproxima al em-
pirismo; mientras que el apriorismo, a su vez, al racionalismo. El intelectualismo deriva
los conceptos de la experiencia, mientras que el apriorismo rechaza esta derivación y
refiere el factor racional, no a la experiencia, sino a la razón.

La esencia del conocimiento


El conocimiento implica una relación entre sujeto y objeto. El verdadero problema del
conocimiento consiste en la relación existente entre el sujeto y el objeto. El conocimien-
to se presenta a la conciencia natural como una determinación de los anteriores. Sin
embargo, ¿hasta dónde es acertada tal concepción?, ¿no se debería hablar de una deter-
minación del objeto por el sujeto en el conocimiento?, ¿cuál es el factor que determina
el conocimiento humano?, ¿reside su núcleo en el sujeto o bien en el objeto?
Se puede responder a estas interrogantes sin referirse al carácter ontológico del su-
jeto y objeto. En esta situación, nos encontramos ante una solución premetafísica del
problema, la cual puede favorecer a cualquiera de los dos. En el primer caso se tiene
el objetivismo, en el segundo el subjetivismo.

Soluciones premetafísicas
Objetivismo y subjetivismo
Para el objetivismo, el valor tiene una naturaleza o modo de ser objetivo, pues existe
independientemente de un sujeto o conciencia valorativa, mientras que el subjetivismo
sostiene que el valor debe su existencia, sentido o validez a reacciones ya sean fisiológi-
cas o psicológicas del sujeto que valora. Según el objetivismo, el sujeto no es necesario

49
Epistemología y Metodología

para captar los valores, ya que éstos existen en sí y por sí, con independencia del sujeto.
Para el objetivismo los valores son independientes de los bienes o cosas valiosas y de los
sujetos que los valoran. A diferencia del objetivismo, el subjetivismo sostiene que el su-
jeto es esencial o imprescindible, en toda valoración, pues si no existe un sujeto encar-
gado de valorar las cosas, el valor no es posible (Escobar y Albarrán, 2002, 58).
De acuerdo con el objetivismo, de entre los dos miembros de la relación cognosci-
tiva, el objeto es el decisivo, éste determina al sujeto. Según el objetivismo, el núcleo de
todo conocimiento se halla en el objeto; el reino objetivo de las ideas o esencias es, por
así decirlo, el cimiento donde se apoya la edificación del conocimiento. Por el contra-
rio, el subjetivismo pretende cimentar el conocimiento humano en el sujeto. Éste apa-
rece representado como el punto donde está suspendida la verdad del conocimiento
humano.
De acuerdo con el objetivismoāŘ Ř Si el carácter ontológico interviene en
)/- Ř'*.Ř*.Ř($ (-*.Ř Ř'Ř- '$)Ř la cuestión, existe la posibilidad de una do-
*")*.$/$1āŘ 'Ř*% /*Ř .Ř 'Ř $.$1*āŘ
ble decisión; o se admite que todos los ob-
]./ Ř / -($)Ř'Ř.0% /*ĀŘ*-Ř 'Ř
*)/--$*āŘ 'Řsubjetivismo pretende jetos poseen un ser ideal, mental, ésta es la
$( )/-Ř 'Ř*)*$($ )/*Ř#0()*Ř )Ř tesis del idealismo, o se afirma que además
'Ř.0% /*ĀŘ\./ Ř+-  Ř- +- . )/*Ř de los objetos ideales hay objetos reales,
*(*Ř 'Ř+0)/*Ř 'Ř0'Ř ./7Ř independientes del pensamiento. Esta últi-
suspendida la verdad del ma es la tesis del realismo (Hessen, 2007,
*)*$($ )/*Ř#0()*Ā 61-65).

Soluciones metafísicas
El idealismo
La palabra idealismo es empleada con diferentes acepciones. En principio distinguimos
idealismo entre el sentido metafísico e idealismo en sentido epistemológico. Se lla-
ma idealismo metafísico a la convicción de que la realidad tiene por fondo fuerzas espi-
rituales, potencias ideales. Por idealismo epistemológico, que es el que nos interesa, se
sustenta la tesis de que no hay cosas reales independientes de la conciencia.
El idealismo es una doctrina metafísica, considera que la esencia de las cosas se
encuentra en el mundo inteligible, Dios, alma o vida; se opone al materialismo. En sen-
tido epistemológico, puede ser una doctrina de las ideas que tenemos y variar según el
punto de vista (Xirau, 2008, 535).
El idealismo es una doctrina moderna, a veces se atribuye a Platón la paternidad de
este movimiento, al parecer esto es un error. Es cierto que en Platón hay una teoría de las
ideas, pero es realista. Pues para él, la idea es real; incluso más real que las cosas sensi-
bles que sólo son una sombra. Nuestra alma ha contemplado el mundo de las ideas
antes de encerrarse en el cuerpo y son una reminiscencia de esta intuición directa. Para

50
El conocimiento y sus corrientes epistemológicas

interpretar la teoría de las ideas como un


El idealismo es una doctrina
idealismo, hay que leer a Platón con los
( /!y.$āŘ*).$ -Ř,0 Ř'Ř . )$Ř
anteojos de Kant. El padre del idealismo es
de las cosas se encuentra en el
Descartes, aunque sería un error presentar- (0)*Ř$)/ '$"$' āŘ$*.āŘ'(Ř*Ř'Ř1$ăŘ
lo como un idealista; pues las conclusiones . Ř*+*) Ř'Ř(/ -$'$.(*ĀŘ)Ř. )/$*Ř
de su sistema son realistas. Pero al cons- +$./ (*'"$*āŘ+0  Ř. -Ř0)Ř
truirlo sembró los gérmenes del idealismo */-$)Ř Ř'.Ř$ .Ř,0 Ř/ ) (*.Ā
que crecerían después de él. Se pueden re-
ducir a tres. Primero, Descartes empezó su filosofía con la duda metódica. Segundo, el
primer principio de su filosofía era el cogito, del cual afirmó que el pensamiento era la
única realidad que se le da al espíritu de una forma inmediata e indudable. Tercera, Des-
cartes atribuye al espíritu ideas innatas, es decir, que son los objetos mismos del conoci-
miento. Queda por saber si les corresponde un objeto real; esto es lo que se ha llamado
el problema del puente. Descartes creyó resolver este problema, pero pronto apareció
como insoluble. Berkeley observó con mucha razón que no podemos verificar que una
cosa corresponda a nuestras ideas, puesto que no tenemos a nuestra disposición más
que ideas. Con Kant se constituyó y definió el idealismo. Kant llama a la posición de
Descartes un idealismo problemático, a la de Berkeley un idealismo dogmático, y a la
suya un idealismo trascendental o crítico (Verneaux, 2005, 68-70).

El realismo
En cuanto al valor del conocimiento, el realismo se opone al idealismo. Sostiene que el
espíritu humano puede conocer al ser en sí y que la verdad consiste en la conformidad
del juicio con la realidad. Hay tantos matices diversos en la corriente realista como en
las demás corrientes epistemológicas. No obstante, de un modo general, podemos decir
que en ella hay dos tendencias. Una salida de Platón, transitando por San Agustín, y que
va a parar tanto en Descartes como con los ontologistas del siglo XIX. La otra, salida de
Aristóteles, culmina en Santo Tomás y se ha mantenido viva en el transcurso de los siglos
por la escuela tomista (Verneaux, 2005, 85 y 86).
Definimos como realismo a la posición epistemológica que afirma la existencia
de cosas reales, independientes de la conciencia. Dentro de esta posición encontramos
diferentes modalidades: el realismo ingenuo, el natural y el crítico. Para el ingenuo, en
el cual no se haya influido por ninguna reflexión crítica acerca del conocimiento, el
problema del sujeto y el objeto no existe. No distingue en absoluto entre la percep-
ción, que es un contenido de la conciencia
y el objeto percibido. El realismo natural El realismoŘ .Ř+*.$$)Ř +$./ (*'"$Ř
se diferencia del ingenuo, ya que éste ,0 Ř!$-(Ř'Ř 3$./ )$Ř Ř*..Ř
- ' .āŘ$) + )$ )/ .Ř Ř'Ř*)$ )$ĀŘ
pierde su ingenuidad, al estar influido

51
Epistemología y Metodología

por consideraciones críticas acerca del conocimiento. Lo anterior se revela cuando no


identifica el contenido de la percepción y el objeto, sino que distingue el uno del otro.
La tercera modalidad del realismo es el crítico, denominado así, debido a que se fun-
damenta en las reflexiones críticas acerca del conocimiento. Considera que todas las
propiedades o cualidades de las cosas las percibimos sólo por un sentido, como colo-
res, sonidos, olores, sabores, etc. y sólo existen en nuestra conciencia. Estas cualidades
no tienen un carácter objetivo, sino subjetivo. Es necesario suponer en las cosas cier-
tos elementos objetivos y causales para explicar la aparición de estas cualidades. El
hecho de que la sangre nos parezca roja y el azúcar dulce ha de estar fundado en la
naturaleza de estos objetos (Hessen, 2007, 66-77).

El fenomenalismo
Edmund Husserl (1859-1938) fue en principio psicólogo de la matemática y luego leja-
no a todo psicologismo. Desde sus Investigaciones lógicas (1900), Husserl atendió a lo
lógico y lo esencial en el pensamiento, prescindiendo tanto de la naturaleza del acto
psíquico cuanto de la existencia concreta o inexistencia de lo pensado. Con eso creó un
método, la fenomenología, que paradójicamente, sería usado por Heidegger para estu-
diar la existencia en el caso del hombre. Pero la existencia es justamente lo que queda
puesto entre paréntesis, ni afirmado, ni ne-
En la fenomenologíaāŘ)*.Ř gado; en la consideración fenomenológica,
)*)/-(*.ŘŘ*)Ř,0 Ř .Ř0)Ř$ )$Ř
atenta sólo a lo que puede intuirse como
$]/$Ř .-$+/$1Ř Ř'.Ř . )$.Ř
esencial en el contenido del pensamiento
de las vivencias de la conciencia
+0-āŘ .Řa prioriŘ4Ř0)$1 -.'Ā (Valverde, 2008, 291).
La fenomenología es una ciencia eidé-
tica descriptiva de la esencia de las vivencias de la conciencia pura; es ciencia a priori y
universal. Es a priori en su sentido más pleno, porque sólo describe esencias (es decir,
objetos ideales y no empíricos) de las vivencias de una conciencia que tampoco es em-
pírica, sino pura, y por tanto, a priori. Y es universal porque se refiere a todas las viven-
cias, como apuntan a sus objetos, los intencionales quedan envueltos en la consideración
fenomenológica; es decir, todo lo que hay para el fenomenólogo. El método nos lleva al
conocimiento de las esencias, que por tradición es la meta de la filosofía. Es un conoci-
miento evidente y fundado en la intuición; pero no una intuición sensible, sino eidética,
es decir, de esencias (eidos). Sobre la intuición de un caso me elevo a la intuición de
la esencia, mediante la reducción fenomenológica (Marías, 2008, 374).
Husserl desarrolló un método filosófico que, a su juicio, la convirtió en ciencia
estricta, en un nivel de conocimiento distinto y superior al de las ciencias ya consti-
tuidas. Consiste en superar la actitud natural de la conciencia por medio de la reduc-
ción fenomenológica. Ésta consiste en la convicción de que el mundo existe real e

52
El conocimiento y sus corrientes epistemológicas

independientemente del hombre, y que


Řreducción fenomenológica opera
está constituido por cosas que son utiliza-
 %)*Ř )/- Ř+-])/ .$.Ř . Ř
das por el hombre, las cuales tienen cierto
-7/ -Ř Ř- '$Ř Ř'.Ř*..āŘ
sentido y valor para él. La actitud fenomeno- Ř*)$$)Ř Ř,0 Ř+- 5Ř 'Ř
lógica procede a suspender la natural; esto ! )( )*Ř'$- Ř Ř/**Ř,0 ''*Ř,0 Ř'*Ř
es, a poner entre paréntesis las afirmacio- *.0-  Řĝ+*-Ř % (+'*āŘ'*.Ř+- %0$$*.ĞŘ4Ř
nes que normalmente hace la conciencia +0 Ř*/ ) -. Ř Ř.0Ř*)/ (+'$)Ř
ingenua y la teoría científica. El acto de sus- 0)Ř*)*$($ )/*Ř-$"0-*.*Ř4Ř ./-$/*Ā
pensión del carácter de realidad, de exis-
tencia de las cosas, que están ahí, como si dijéramos, por las buenas, es lo que llama
Husserl epojé o suspensión de juicio. Consiste en poner entre paréntesis no la cosa mis-
ma, sino nuestra creencia que recubre o acompaña a las cosas. Por tanto, la reducción
fenomenológica opera dejando entre paréntesis ese carácter de realidad de las cosas, a
condición de que aparezca el fenómeno libre de todo lo que lo oscurece (por ejemplo
los prejuicios) y pueda obtenerse de su contemplación un conocimiento riguroso y es-
tricto (Lasaga, 2009, 133 y 134).
En cuanto se refiere al origen del conocimiento, racionalismo y empirismo se
enfrentan; en cuanto a la esencia del conocimiento, los antagonistas son realismo e
idealismo. En ambos conflictos se han llevado a cabo intentos de conciliar a los opo-
nentes. El más importante de estos intentos tiene de nuevo a Kant por autor. Él trató
de mediar entre realismo e idealismo, al igual que entre racionalismo y empirismo. Su
filosofía se presentó, desde el punto de vis-
ta de esta antítesis, como un apriorismo o  Ř )*($)Řfenomenalismo (de
trascendentalismo; en la perspectiva de phaenomenonĂŘ! )( )*āŘ+-$ )$ĞŘ
aquélla se manifiesta como un fenomena- Ř'Ř/ *-yŘ,0 Ř!$-(Ř,0 Ř)*Ř
lismo. Se denomina fenomenalismo (de *)* (*.Ř'.Ř*..Ř/'Ř*(*Ř.*)Ř
phaenomenon: fenómeno, apariencia) a la )Ř.yŘ($.(.āŘ.$)*Ř*(*Ř+-  )Ř
)/ Ř)*.*/-*.ĀŘ Ř0 -*Ř*)Ř 'Ř
teoría que afirma que no conocemos las
! )*( )'$.(*āŘ 3$./ )Ř*..Ř- ' .āŘ
cosas tal como son en sí mismas, sino (7.Ř)*.Ř .Ř$(+*.$' Ř*)* -Ř.0Ř
como aparecen ante nosotros. De acuerdo . )$Ā؝'*Ř+*Ř (*.Ř. -Ř,0 Ř'.Ř
con el fenomenalismo, existen cosas reales, *..Ř.*)āŘ+ -*Ř)*Ř'*Ř,0 Ā
más nos es imposible conocer su esencia.
Sólo podemos saber que las cosas son, pero no lo que. El fenomenalismo coincide con
el realismo en admitir cosas reales; pero coincide con el idealismo en limitar el conoci-
miento a la conciencia, al mundo de la apariencia, de lo cual resulta inmediatamente la
incognoscibilidad de las cosas en sí. El espacio y tiempo son sólo, según Kant, formas
de nuestra intuición, funciones de nuestra sensibilidad, que disponen las sensaciones
en una yuxtaposición y sucesión, o las ordenan en el espacio y tiempo de un modo in-
consciente e involuntario. Pero el fenomenalismo no se detiene en esto. También las

53
Epistemología y Metodología

propiedades conceptuales de las cosas, y no meramente las intuitivas proceden, según él,
de la conciencia (Hessen, 2007, 77 y 78).

Soluciones teológicas
Finalmente, el problema del sujeto y objeto puede resolverse llegando hasta el principio
ulterior de las cosas, a lo absoluto, para definir desde éste la relación entre el pensamien-
to y ser. En este caso se tiene una solución teológica del problema. Ésta puede darse
tanto en un sentido monista y panteísta como en uno dualista y teísta.

La solución monista y panteísta


La idea de una fusión completa de la naturaleza y Dios, panteísmo, es persistente en las
teorías que conocemos de los estoicos. Podemos sustituir la palabra Dios por la palabra
universo, o por naturaleza, razón y destino, siempre que tengamos en cuenta que cuan-
do hablamos de una lo hacemos de la misma sustancia a la que se refiere cada una pues
una misma cosa es Dios, mente, hado, Zeus y otras muchas denominaciones que se le
dan. En este mundo hecho de una sola pieza no queda lugar para más acción que la que
esté hecha de una sola pieza. De ahí que la teoría del conocimiento de los estoicos, así
como su moral, se presente como de una pieza. La principal dificultad de todas las filo-
sofías panteístas consiste en explicar la existencia de los seres individuales. En efecto, si
todo es una misma sustancia, no parece existir una razón clara para distinguir entre las
diversas formas que adquiere la sustancia. Si árbol, hombre y piedra son en el fondo lo
mismo, ¿qué razón habrá para que existan
Ř$ Ř Ř0)Ř!0.$)Ř*(+' /Ř como entes separados? Naturalmente, el
 Ř'Ř)/0-' 5Ř4Ř$*.āŘpanteísmoāŘ panteísta podrá contestar que una misma
es persistente en las teorías que cosa puede tener varios aspectos, que por
*)* (*.Ř Ř'*.Ř ./*$*.ĀŘ)Ř ./ Ř el hecho de ser madera no son idénticos ni
(0)*Ř# #*Ř Ř0)Ř.*'Ř+$ 5Ř)*Ř hay razón para que lo sean el pino y la
,0 Ř'0"-Ř+-Ř(7.Ř$)Ř,0 Ř'Ř mesa. Sin embargo, es difícil concebir estas
,0 Ř ./]Ř# #Ř Ř0)Ř.*'Ř+$ 5ĀŘ
diferencias como si fueran tan sólo aparen-
 Ř#yŘ,0 Ř'Ř/ *-yŘ 'Ř*)*$($ )/*Ř
 Ř'*.Ř ./*$*.āŘ.yŘ*(*Ř.0Ř(*-'āŘ
tes (Xirau, 2008, 103 y 104).
. Ř+- . )/ Ř*(*Ř Ř0)Ř+$ 5ĀŘ Mientras que el idealismo suprime a
Ř+-$)$+'Ř$!$0'/Ř Ř/*.Ř'.Ř uno de los dos miembros presentes en la
filosofías panteístas consiste en explicar relación del conocimiento, al negarle el
'Ř 3$./ )$Ř Ř'*.Ř. - .Ř$)$1$0' .Ā atributo de realidad; y el realismo permite
la coexistencia de ambos, el monismo pre-
tende absorberlos todos dentro de una última unidad. El sujeto y objeto, el pensamien-
to y ser, la conciencia y las cosas, al parecer sólo son una dualidad: en realidad son una

54
El conocimiento y sus corrientes epistemológicas

unidad. Son los dos aspectos de una misma realidad. Lo que se presenta a la mirada
empírica como una dualidad es para el conocimiento metafísico, que llega a la esencia,
una unidad (Hessen, 2007, 84).

La solución dualista y teísta


De acuerdo con la concepción dualista y teísta del universo, el dualismo empírico que
existe entre el sujeto y objeto se basa en un dualismo de tipo metafísico. Dicha concep-
ción del universo conserva la diversidad
metafísica esencial del pensamiento y el El dualismo empírico que existe
ser, de la conciencia y realidad. Esta dua- )/- Ř.0% /*Ř4Ř*% /*Ř. Ř.Ř )Ř0)Ř
lidad no es para ella, sin embargo, algo 0'$.(*Ř Ř/$+*Ř( /!y.$*ĀŘ$#Ř
*) +$)Ř 'Ř0)$1 -.*Ř*). -1Ř
definitivo. Sujeto y objeto, pensamiento y
'Ř$1 -.$Ř( /!y.$Ř . )$'Ř 'Ř
ser, van a parar, finalmente, a un último + ).($ )/*Ř4Ř. -āŘ Ř'Ř*)$ )$Ř
principio común. Éste reside en la divini- 4Ř'Ř- '$ĀŘ
dad, que es la fuente común de la idealidad
y realidad, del pensamiento y ser. Como causa creadora del universo, Dios ha coordina-
do el reino ideal y el real de tal suerte que ambos concuerden y exista una armonía entre
pensamiento y ser. La solución del problema del conocimiento está, pues, en la idea de
la Divinidad como origen común del sujeto y el objeto, del orden del pensamiento y del
orden del ser (Hessen, 2007, 83-86).
Para Baruch Spinoza existe una sola sustancia infinita, Dios, que contiene todo lo
que hay en el universo. Esta sustancia, por el hecho de ser infinita, contiene una infini-
dad de atributos que define como “aquello que el entendimiento percibe en la sustancia
como constituyendo su esencia. Entre todos los atributos de Dios, conocemos dos: espí-
ritu y materia. No era desacostumbrado de-
finir a Dios como ser espiritual”. Lo que sí
-Ř+$)*5Ř 3$./ Ř0)Ř.*'Ř.0./)$Ř
es a la vez nuevo y revolucionario4 es defi- $)!$)$/āŘ$*.āŘ,0 Ř*)/$ ) Ř/**Ř'*Ř,0 Ř
nir a Dios a la vez como ser espiritual y ma- #4Ř )Ř 'Ř0)$1 -.*ĀŘ+$)*5Ř+-  Ř
terial. Al hacerlo, Spinoza resuelve el dua- - .*'1 -Ř 'Ř+-*' (Ř 'Řdualismo
lismo de las sustancias cartesianas. El cartesianoāŘ+ -*Ř+')/ Ř0)Ř+-*' (Ř
problema de Descartes surgía de que dos ,0 Ř)0)ŘŘ Ř- .*'1 -. Ř
 )/-*Ř Ř.0Ř.$./ (Ř(*)*'y/$*ĀŘ
sustancias distintas, alma y cuerpo, no pue-
Spinoza no puede explicar la
den comunicarse. Pero si todo pertenece a
3$./ )$Ř Ř. - .Ř!$)$/*.Ř4Ř'$($/*.āŘ
una misma sustancia, si sustancialmente y  Ř. - .Ř$)$1$0' .Ř4Ř+ -.*)' .Ā
en lo más íntimo el cuerpo y alma son la

4
Sólo los estoicos, entre los griegos, habían pensado que existía una sola sustancia y habían desarrollado
teorías panteístas.

55
Epistemología y Metodología

misma cosa, ambos parten de una sustancia que es Dios, la comunidad entre ambos
deja de plantear problemas. Concebido como un ser que todo lo contiene, el Dios de
Spinoza es un Dios material; como un ser racional, el Dios de Spinoza no permite la
libertad puesto que todo en él es explicable por esta sustancia que se concibe por sí,
para él es un ser perfecto. Pero si Spinoza parece resolver el problema del dualismo
cartesiano plantea en cambio, un problema que nunca acaba de resolverse dentro de su
sistema monolítico. Spinoza no puede explicar la existencia de seres finitos y limitados,
individuales y personales. Y no puede hacerlo porque por definición todo es idéntico a
todo lo demás dentro de la unidad de una sola sustancia, no existe diferencia real entre
la piedra, hombre o nube. El mundo concebido por Spinoza, unitario, invariable, eter-
no, es el marco para una moralidad serena, estoica y contemplativa (Xirau, 2008, 233
y 234).

RESUMEN
El conocimiento presenta tres elementos principales: sujeto, imagen y objeto. Por el
sujeto entendemos al fenómeno del conocimiento que toca con la esfera psicológica;
por la imagen, a la lógica; y por el objeto, la ontológica.
Si profundizamos en la descripción del fenómeno del conocimiento, encon-
tramos que son cinco problemas implícitos en los datos fenomenológicos: a) la po-
sibilidad del conocimiento, b) el origen de éste, c) su esencia, d) las especies del
conocimiento, y e) el criterio de la verdad.
En la posibilidad del conocimiento identificamos las siguientes posiciones epis-
temológicas: a) dogmatismo, b) escepticismo, c) subjetivismo y relativismo, d) prag-
matismo, y e) criticismo.
Se designa con el término dogmatismo (del griego dogma: doctrina fijada) a
una posición epistemológica que aún no enfrenta el problema del conocimiento. El
dogmatismo da por supuestas la posibilidad y realidad del contacto entre sujeto y
objeto.
El dogmatismo se convierte, muchas veces, en su contrario, en el escepticismo.
Mientras aquél considera la posibilidad de un contacto entre sujeto y objeto como
algo comprensible de su yo, éste la niega. Según el escepticismo, el sujeto no puede
aprehender al objeto; el conocimiento, en el sentido de una aprehensión real del
objeto es imposible. Por eso no debemos pronunciar ningún juicio, sino abstenernos
totalmente de juzgar.
El escepticismo afirma que no existe verdad alguna. No llegan tan lejos el subje-
tivismo y relativismo. Según éstos hay verdades, pero éstas tienen una validez limita-
da. No hay ninguna verdad universalmente válida. El subjetivismo, como lo indica su

56
El conocimiento y sus corrientes epistemológicas

nombre, limita la validez de la verdad al sujeto que conoce y juzga. Éste puede ser
tanto el sujeto individual, el individuo humano como el sujeto general o el género
humano. En el primer caso se tiene un subjetivismo individual; en el segundo, un
subjetivismo general.
El relativismo se asemeja al escepticismo; según él, tampoco existe ninguna ver-
dad absoluta que tenga una validez universal, toda verdad es relativa y su validez es
limitada.
El escepticismo constituye una actitud esencialmente negativa, implica negar
toda posibilidad de conocimiento. El escepticismo toma un sesgo positivo en el mo-
derno pragmatismo. Como el escepticismo, también el pragmatismo abandona el
concepto de la verdad en el sentido de la concordancia entre pensamiento y ser. Se-
gún el pragmatismo, el hombre no es en primer término un ser teórico o pensante,
sino práctico, uno de voluntad y acción. Su intelecto está al servicio de su voluntad y
acción. El intelecto es dado al hombre, no para investigar y conocer la verdad, sino
para poder orientarse en la realidad.
En el fondo, tanto el subjetivismo como el relativismo y pragmatismo son va-
riantes del escepticismo. La antítesis de éste es el dogmatismo. Pero hay una tercera
posición que resolvería la antítesis en una síntesis, esta posición intermedia entre
dogmatismo y escepticismo se llama el criticismo. Ésta comparte con el dogmatismo
la confianza en la razón humana. El criticismo está convencido de que es posible el
conocimiento, de que hay una verdad. Pero mientras esta confianza induce al dogma-
tismo a aceptar despreocupadamente, por decirlo así, todas las afirmaciones de la
razón humana y a no reconocer limitantes al poder del conocimiento humano; el
criticismo, próximo en esto al escepticismo, une a la confianza en el conocimiento
humano, en general, desconfía de todo conocimiento determinado. El criticismo exa-
mina todas las afirmaciones de la razón humana y no acepta nada despreocupada-
mente. Siempre se pregunta por los motivos y pide cuentas a la razón humana. Su
conducta no es dogmática ni escéptica, sino reflexiva y crítica. Es un término medio
entre la temeridad dogmática y la desesperación escéptica.
En el origen del conocimiento sobresalen los siguientes enfoques epistemológi-
cos: a) racionalismo, b) empirismo, c) intelectualismo, y d) apriorismo.
Se denomina racionalismo (de ratio, razón) a aquella posición epistemológica
que ve en el pensamiento, esto es, en la razón, la fuente principal del conocimiento
humano. De acuerdo con ella, un conocimiento en realidad sólo amerita tal denomi-
nación cuando es necesario desde el punto de vista lógico y su validez es universal.
A la tesis del racionalismo (de acuerdo con la cual el pensamiento, la razón, es
la auténtica fuente del conocimiento), el empirismo opone la antítesis que dice: la
experiencia es la única fuente del conocimiento humano. En opinión del empirismo,

57
Epistemología y Metodología

no hay ningún patrimonio a priori de la razón. La conciencia cognoscente no saca sus


contenidos de la razón, sino exclusivamente de la experiencia. El espíritu humano
está por naturaleza vacío, es una tabla rasa, una hoja sin escribir y en la que escribe la
experiencia. Todos nuestros conceptos, incluso los más generales y abstractos, proce-
den de la experiencia.
El racionalismo y empirismo se oponen entre sí. Sin embargo, dondequiera que
haya antagonistas, siempre habrá quienes intenten mediar entre ellos. Uno de estos
intentos de mediación entre el racionalismo y empirismo es aquella dirección epis-
temológica que puede denominarse intelectualismo. Mientras el racionalismo con-
sidera al pensamiento como la fuente y base del conocimiento; el empirismo la
experiencia y el intelectualismo establecen que ambos factores tienen parte en la pro-
ducción del conocimiento.
En la historia de la filosofía se encuentra un segundo intento de mediación en-
tre el racionalismo y empirismo: el apriorismo. Éste considera a la experiencia y el
pensamiento como orígenes del conocimiento. Pero el apriorismo define la relación
entre la experiencia y pensamiento en un sentido directamente opuesto al intelec-
tualismo. Para el apriorismo, nuestro conocimiento presenta, elementos a priori, in-
dependientes de la experiencia.
Dentro de las soluciones fundamentales presentes en la esencia del conoci-
miento tenemos: a) las soluciones premetafísicas, el objetivismo y el subjetivismo;
b) soluciones metafísicas, el realismo, idealismo y fenomenalismo; y c) soluciones
teológicas, la solución monista y panteísta, la dualista y teísta.
De acuerdo con el objetivismo, de entre los dos miembros de la relación cognos-
citiva, el objeto es el decisivo. El objeto determina al sujeto. Según el objetivismo, el
núcleo de todo conocimiento se halla en el objeto; el reino objetivo de las ideas o
esencias es, por así decirlo, el cimiento donde se apoya la edificación del conocimien-
to. Por el contrario, el subjetivismo pretende cimentar el conocimiento humano en el
sujeto. Éste aparece representado como el punto del cual está suspendida la verdad
del conocimiento humano.
La palabra idealismo es empleada con diferentes acepciones. Distinguimos
principalmente entre idealismo en sentido metafísico e idealismo en sentido episte-
mológico. Se llama idealismo metafísico a la convicción de que la realidad tiene por
fondo fuerzas espirituales, potencias ideales. El idealismo epistemológico, que es el
que nos interesa, sustenta la tesis de que no hay cosas reales independientes de la
conciencia.
Definimos como realismo la posición epistemológica que afirma la existencia de
cosas reales, independientes de la conciencia. Dentro de esta posición encontramos
diferentes modalidades: el realismo ingenuo, el natural y el crítico.

58
El conocimiento y sus corrientes epistemológicas

Se denomina fenomenalismo (de phaenomenon, fenómeno, apariencia) a la teo-


ría que afirma que no conocemos las cosas tal como son en sí mismas, sino como
aparecen ante nosotros. De acuerdo con el fenomenalismo, existen cosas reales, pero
nos es imposible conocer su esencia. Sólo podemos saber que las cosas son, pero no
lo que.
Mientras que el idealismo suprime en cierta forma uno de los dos miembros
presentes en la relación del conocimiento, al negarle el atributo de realidad y el rea-
lismo permite la coexistencia de ambos; el monismo pretende absorberlos dentro de
una última unidad. El sujeto y objeto, pensamiento y ser, conciencia y cosas, aparen-
tan ser una dualidad, pero en realidad lo son; son los dos aspectos de una misma
realidad. Lo que se presenta a la mirada empírica como una dualidad es para el cono-
cimiento metafísico, que llega a la esencia, una unidad.
De acuerdo con la concepción dualista y teísta del universo, el dualismo empíri-
co que existe entre el sujeto y objeto se basa en un dualismo de tipo metafísico. Dicha
concepción del universo conserva la diversidad metafísica esencial del pensamiento
y ser, de la conciencia y realidad. Esta dualidad no es para ella, sin embargo, algo
definitivo. El sujeto y objeto, el pensamiento y ser, van a parar a un principio común.
Éste reside en la divinidad, que es la fuente común de la idealidad y la realidad, del
pensamiento y el ser. Como causa creadora del universo, Dios ha coordinado el rei-
no ideal y el real de tal suerte que ambos concuerden y exista una armonía entre el
pensamiento y el ser. La solución del problema del conocimiento está, pues, en la
idea de la divinidad como origen común del sujeto y objeto, del orden del pensa-
miento y del ser.

Preguntas de revisión

1. ¿Cuáles son los elementos principales en la 7. ¿Qué significa el pragmatismo?


generación del conocimiento? 8. ¿Qué es el criticismo?
2. Describa los cinco problemas del conoci- 9. Exponga los enfoques epistemológicos
miento. que se encuentran en el origen del conoci-
3. Enumere las posiciones epistemológicas pre- miento.
sentes en el problema de la posibilidad del 10. ¿Qué entiende por racionalismo?
conocimiento. 11. ¿En qué consiste el empirismo?
4. ¿Qué es el dogmatismo? 12. Refiera los aspectos diferenciales del inte-
5. ¿Cómo entiende el escepticismo? lectualismo.
6. Explique el subjetivismo y el relativismo. 13. Mencione los elementos del apriorismo.

59
Epistemología y Metodología

14. ¿Cuáles son las soluciones fundamentales 17. ¿Qué es el fenomenalismo?


presentes en la esencia del conocimiento? 18. ¿Qué es la solución monista y panteísta?
15. Diferencie el objetivismo del subjetivismo. 19. ¿Cómo se presenta la solución dualista y
16. Explique el realismo y el idealismo. teísta?

LECTURA RECOMENDADA
El mundo de sofia
NOVELA SOBRE LA HISTORIA DE LA FILOSOFÍA
Jostein Gaarder
.Ř'Ř+-$( -Ř)*1 'Ř,0 Ř+- . )/Ř0)Ř*(+' /Ř4Ř )/- / )$Ř#$./*-$Ř Ř'Ř!$'*.*!yŘ . Ř.0.Ř$)$$*.Ř
#./Ř)0 ./-*.Řy.ĀŘ./Ř)*1 'Ř .Ř )Ř.yāŘ0)Ř+.$*)Ř 3+ $$)ŘŘ/-1].Ř Ř'Ř#$./*-$Ř Ř'Ř!$'*.*-
!yŘ*)Ř0)Ř )$"(7/$*Ř!$'.*!*ĀŘ*!yāŘ,0 Ř .Ř 'Ř+ -.*)% Ř )/-'Ř/$ ) Ř*(*Ř+0)/*Ř Ř+-/$Ř'.Ř.$-
"0$ )/ .Ř+- "0)/.ĂŘČċ0$])Ř - .ĊčāŘČċ ؝) Ř1$ ) Ř 'Ř(0)*ĊčĀ
Ř )Ř.0Ř*)/ )$*Ř.*- .' Ř0)Ř$1 -.$Ř Ř.+ /*.Ř,0 Ř)Ř0 )/Ř 'Ř .--*''*Ř,0 Ř#Ř/ )$*Ř
'Ř!$'*.*!yāŘ )/-*Ř Ř'*.Ř0' .Ř. Ř+0  )Ř( )$*)-Ř'*.Ř.$"0$ )/ .Ă

ĆŘ Ř1$.$)Ř(y/$Ř 'Ř(0)*Ā ĆŘ Ř]+*Ř--*Ā ĆŘ " 'Ā


ĆŘ *.Ř!$'.*!*.Ř Ř'Ř)/0-' 5Ā ĆŘ .-/ .Ā ĆŘ $ -& "-Ā
Ć؝-/ .Ā ĆŘ+$)*5Ā ĆŘ -3Ā
ĆŘ'/)Ā ĆŘ *& Ā ĆŘ-2$)Ā
ĆŘ-$.// ' .Ā ĆŘ0( Ā ĆŘ- 0Ā
ĆŘ'Ř# ' )$.(*Ā ĆŘ -& ' 4Ā ĆŘ0 ./-Ř]+*Ā
ĆŘ*.Ř$1$'$5$*) .Ā ĆŘ Ř '0./-$)Ā ĆŘ Ř"-)Ř 3+'*.$)Ā
ĆŘ ŘŘ $Ā ĆŘ )/Ā
ĆŘ'Ř )$($ )/*Ā ĆŘ'Ř*()/$$.(*Ā

Glosario
A posteriori, a priori. Expresiones lati- ri, lo que es posterior a la experiencia. Hay
nas para significar la diferencia entre lo conocimientos a priori (llamados puros
por Kant) que logra la razón y cono-
que es antes o primero (prius) y lo que es
cimientos a posteriori obtenidos por la ex-
después (posterior). Así, a priori, en su sig-
periencia.
nificado filosófico, es lo independiente de Criticismo. Forma de crítica exagera-
la experiencia o anterior a ella. Y a posterio- da. Creencia de que ningún concepto es

60
El conocimiento y sus corrientes epistemológicas

verdadero sin haber pasado antes por la Intelectualismo. Término aplicado por


crítica más estricta. Hegel a la filosofía de Plotino, es el pensa-
Dogmatismo. Es la actitud de adhesión miento puro. En la actualidad es usado
a una doctrina establecida por la autori- para designar la dirección por la cual el
dad sin ninguna crítica. Por oposición al entendimiento (pensamiento o razón) tie-
escepticismo, es la doctrina que admite la ne una función predominante en el cono-
posibilidad de alcanzar verdades ciertas y cimiento y la conducta del hombre.
tener certezas absolutas. Monismo. Reciben el nombre de monis-
Dualismo. (Del latín duo, dualis: dos, mo todas las posturas filosóficas que sos-
dual). Esta doctrina afirma la existencia de tienen que el universo está constituido
dos principios supremos, independientes, por una sola sustancia primaria. Así, se-
irreductibles y antagónicos, uno del bien y gún los monismos materialistas, todo se
otro del mal, por cuya acción se explica el reduce, en última instancia, a materia, mien-
origen y evolución del mundo. Y también, tras que para los espiritualistas o el idea-
en un sentido más amplio, a las doctrinas lismo (especialmente el idealismo hege-
que afirman dos órdenes de ser distintos, liano) ese principio sería el espíritu.
con más o menos radicalismo. Por ejem- Objetivismo. Cualquier doctrina que
plo, ser ideal y ser real, Dios y mundo, ma- admita la existencia de objetos válidos
teria y espíritu; en el plano cognoscitivo (significados, conceptos, verdades, valo-
razón y fe. res, normas, etc.), independientemente de
Empirismo. (Del griego empeiria: experien- las creencias y opiniones de los diferentes
cia). Es la corriente filosófica, más o menos sujetos. Designa lo que existe fuera de la
contemporánea del racionalismo, según conciencia, independientemente del suje-
la cual todos nuestros conocimientos o to. Como opuesto a subjetivo connota en
principios provienen de la experiencia. El el lenguaje corriente imparcialidad e inde-
empirismo clásico es conformado por pendencia en relación con los gustos y jui-
Locke, Berkeley, Hume. cios.
Escepticismo. Con este término se en- Panteísmo. Es la doctrina que considera
tiende la tesis que enuncia que no se pue- a Dios como la naturaleza del mundo, es
de alcanzar ningún conocimiento ver- decir, que identifica la causalidad divina
dadero, cierto y por consiguiente hay que con la natural. El panteísmo es una creen-
suspender el juicio y practicar la duda. cia o concepción del mundo y una doc-
Idealismo. Designa las doctrinas que tien- trina filosófica según la cual el universo, la
den a reducir la realidad del mundo exte- naturaleza y Dios son equivalentes. El
rior a las representaciones que de él se panteísmo es la creencia de que el mundo
forma el sujeto, subordinando así la reali- y Dios son lo mismo. Cada criatura es un
dad a la idea. Ésta última es considerada aspecto o una manifestación de Dios,
como principio del ser y conocer. que es concebido como el actor divino

61
Epistemología y Metodología

que desempeña a la vez los innumerables des que pueden conocerse; en otros térmi-
papeles de humanos, animales, plantas, nos, es la afirmación que existen las cosas
estrellas y fuerzas de la naturaleza. independientemente de quien las conciba
Pragmatismo. (Del griego pragana: ac- o represente.
ción). Es un método que deja a un lado las Relativismo. Posición filosófica que re-
abstracciones y soluciones tanto verba- chaza toda verdad absoluta, al depender
les como de principios inmutables; por el la validez de un juicio en las circunstan-
contrario, se vuelve hacia lo concreto y cias con que es enunciado. En la ciencia
adecuado, los hechos, acción y poder. como en la filosofía es común aceptar el
Racionalismo. Corriente filosófica del relativismo como punto de partida para
siglo XVII. Opuesta al empirismo, es una llegar a una ciencia y filosofía positiva, sin
doctrina según la cual todo conocimien- caer en el absolutismo.
to cierto viene de principios evidentes, Subjetivismo. Término moderno que de-
a priori, no sacados de la experiencia, y signa la doctrina que reduce a estados o
cuyo conocimiento es la consecuencia ne- actos del sujeto (universal o individual) la
cesaria. Es la afirmación de la razón como realidad o valores.
el instrumento para acceder a la verdad y Teísmo. El término aplicado genéricamen-
como el único órgano adecuado para te desde el siglo VII a la creencia en Dios,
el conocimiento, ya que los sentidos pro- por oposición al ateísmo. Por lo general,
porcionan solamente un conocimiento se entiende como la creencia en un crea-
confuso y provisional de la realidad (Des- dor del universo comprometido con su
cartes, Spinoza, Malebranche, Leibniz). mantenimiento y gobierno.
Realismo. En filosofía, el realismo afirma
que existe un mundo externo de realida-

Bibliografía
Abbagnano, N. y Fornero, G. (2007). Dicciona- Ganeri, A., Malam, J., Oliver, C.,& Hibbert, A.
rio de filosofía. México, FCE. (2008). Preguntas y respuestas: La tierra y el
Aramayo, R. R. (2001). Immanuel Kant. Ma- espacio. España, Parragon.
drid, Edaf. Guest, J. (2008). Nada más que hechos. Reino
Escobar, G. y Albarrán, M. (2002). Filosofía (se- Unido, Parragon.
gunda edición). México, McGraw-Hill. Gutiérrez, R. (1998). Historia de las doctrinas
Florián, V. (2006). Diccionario de filosofía filosóficas. México, Esfinge.
(quinta reimpresión). Colombia, Paname- Hartnack, J. (2006). La teoría del conocimiento
ricana Editorial. de Kant (novena edición). España, Cátedra.
Gaarder, J. (2007). El mundo de Sofía, novela so- Hessen, J. (2007). Teoría del conocimiento (deci-
bre la historia de la filosofía (trigésima reim- macuarta reimpresión). Colombia, Paname-
presión). México, Grupo Editorial Patria. ricana Editorial.

62
El conocimiento y sus corrientes epistemológicas

Lasaga, J. (2009). Filosofía fácil para bachillerato Valverde, J. (2008). Vida y muerte de las ideas
y acceso a la universidad (tercera edición). pequeña historia del pensamiento occidental.
España, Editorial Espasa. España, Editorial Ariel.
Marías, J. (2008). Historia de la filosofía. Espa- Vasconcelos, J. (2009). Manual de Filosofía.
ña, Alianza Editorial. México, Trillas.
Monroy, R. R. (21 de marzo de 2007). bolpress. Verneaux, R. (2005). Epistemología general o crí-
Consultado el 05 de noviembre de 2010, en tica del conocimiento (undécima impresión).
bolpress: http://www.bolpress.com/art.php? España, Herder.
Cod=2007032101 Xirau, R. (2008). Introducción a la historia de
Soto, L. (2007). “Prólogo”, en: Hessen, J. la filosofía (decimotercera reimpresión de la
(2007). Teoría del conocimiento (decima- decimotercera edición). México, UNAM.
cuarta reimpresión). Colombia, Paname- Zalta, E. N. (2009). Stanford Encyclopedia of
ricana Editorial. Philosophy. EUA, Universidad de Stanford.
V.v.A.a. (2005). Como vivían los griegos. España,
Susaeta Ediciones.

63
4
capítulo

Métodos
de la filosofía
Contenido
ą Mapa conceptual
ą Objetivos
ą Introducción
ą Biografía filósofo
ą Frase célebre
ą Conceptos y definiciones
ą Eventos históricos
ą Conceptos clave
ą Métodos de la filosofía
ą Anecdotario filosófico
ą Cápsula cultural
ą El método de los sofistas
ą El método socrático
ą El método cartesiano
ą El método fenomenológico
ą El método hermenéutico
ą El método dialéctico
ą El método crítico o criticismo
ą El método deconstruccionista
ą El método de análisis del discurso
ą Resumen
ą Preguntas de revisión
ą Lectura recomendada: Breve historia del saber
ą Glosario
ą Bibliografía
Mapa conceptual

'Ř(]/**Ř Ř'*.Ř.*!$./.

'Ř(]/**Ř.*-7/$*

'Ř(]/**Ř-/ .$)*

'Ř(]/**Ř! )*( )*'"$*

Métodos de la filosofía 'Ř(]/**Ř# -( )]0/$*

'Ř(]/**Ř$']/$*

'Ř(]/**Ř-y/$*Ř*Ř-$/$$.(*

'Ř(]/**Ř *)./-0$*)$./

'Ř(]/**Ř Ř)7'$.$.Ř 'Ř$.0-.*

Objetivos
Al finalizar la lectura del capítulo el estudiante será capaz de:
ĆŘ  )/$!$-Ř#$./-$( )/ Ř'*.Ř+-$)$+' .Ř(]/**.Ř Ř'Ř!$'*.*!yĀ
ĆŘ *)* -Ř'*.Ř+-$)$+' .Ř.+ /*.Ř 'Ř+ ).($ )/*Ř.*!$./Ā
ĆŘ  1$.-Ř'*.Ř(*( )/*.Ř7.$*.Ř 'Ř(]/**Ř.*-7/$*Ā
ĆŘ  .-$$-Ř'.Ř- "'.Ř 'Ř(]/**Ř-/ .$)*Ā
ĆŘ $! - )$-Ř'.Ř /+.Ř 'Ř(]/**Ř! )*( )*'"$*Ā
ĆŘ 3+'$-Ř'*.Ř*(+*) )/ .Ř+-$)$+' .Ř 'Ř(]/**Ř# -( )]0/$*Ā
ĆŘ )'$5-Ř'.Ř' 4 .Ř Ř'Ř$']/$Ā
ĆŘ *(+- ) -Ř'Ř'.$!$$)Ř Ř'*.Ř%0$$*.Ř,0 Ř- '$5Ř (()0 'Ř )/Ā
ĆŘ )/ ) -Ř'Ř!$)'$Ř 'Ř(]/**Ř *)./-0$*)$./Ā
ĆŘ  1$.-Ř'.Ř!. .Ř*Ř)$1 ' .Ř 'Ř(]/**Ř Ř)7'$.$.Ř 'Ř$.0-.*Ā
Epistemología y Metodología

Introducción
¿Qué es la filosofía? Una de las respues-
Georg Wilhelm Friedrich Hegel
tas más fáciles, consistiría en decir que
ĝ/0//"-/ŘöýýõĖ -'y)ŘöþøöĞ
filosofía es lo que hacen los filósofos,
./0$Ř/ *'*"yŘ )Ř0$)"Ř Ř$)$Ė
para luego remitirnos a los escritos de
$Ř.0Ř-- -Ř*(*Ř+-  +/*-Ř
+-$1*Ř )Ř -)Ř4Ř-)&!0-/ăŘ Platón, Aristóteles, Descartes, Hume, Kant,
+*./ -$*-( )/ Ř!0 Ř+-*! .*-Ř )Ř Rusell, Wittgenstein y Sartre, entre otros
'.Ř0)$1 -.$ .Ř Ř
)āŘ autores. Otra respuesta sería señalar que
 $ ' -"Ř4Ř -'y)Ā la palabra filosofía procede de un voca-
Ř 0Ř+ ).($ )/*Ř.0+*) Ř'Ř blo griego que significa amor a la sabi-
0'($)$)Ř Ř'Ř!$'*.*!yŘ-$*Ė
duría, pero esto es poco preciso e incluso
)'$./Ř*$ )/'āŘ .Ř0)Ř/**Ř.$./ (7/$*Ř04*Ř(*/*-Ř .Ř'Ř
menos útil que afirmar que filosofía es
$']/$ĀŘ . Ř 'Ř$ '$.(*Ř&)Ř/$)*Ř4Ř'Ř)*$)Ř Ř.0./)Ė
$Ř Ř+$)*5āŘ " 'Ř. Ř+')/ Ř'Ř- *)$'$$)Ř )/- Ř.0% /*Ř la actividad que desarrollan los filósofos
4Ř*% /*ĀŘ0ŘFenomenología del EspírituŘĝöþõýĞŘ .Ř'Ř 3+*.$Ė (Warburton, 2008, 17).
$)Ř Ř .Ř- *)$'$$)Ř,0 Ř. Ř(0 ./-ŘŘ/-1].Ř Ř'.Ř 3Ė La filosofía es una actividad, un
+ -$ )$.Ř,0 Ř'Ř*)$ )$Ř# Ř Ř.0Ř*% /*āŘ+.)*Ř+*-Ř modo de reflexionar sobre ciertas cues-
'.Ř$./$)/.Ř!. .Ř Ř.0Ř .--*''*Řĝ0/**)$ )$āŘ-5)Ř4Ř tiones. Su aspecto más característico estri-
.+y-$/0ĞŘ#./Ř0'($)-Ř )Ř 'Ř. -Ř.*'0/*ĀŘ -7Ř )Ř'ŘCien- ba en el empleo de una argumentación
cia de la LógicaŘĝöþöýĞŘ*) Ř " 'Ř 3+*)"Ř'.Ř / -($)Ė
lógica. Pero la palabra filosofía se em-
$*) .Ř'"$.Ř 'Ř. -Ř.*'0/*ĀŘ.-$ Ř/($])Ř
Enciclopedia de las Ciencias FilosóficasĀŘ0Ř$)!'0 )$Ř#Ř.$*Ř
plea con frecuencia en un sentido mu-
(04Ř(+'$Ř4Ř+-*!0)āŘ .+ $'( )/ Ř'*Ř!0 Ř+-Ř -'Ř -3Ř4Ř cho más amplio, para referirse a una
)Ř 'Ř(-3$.(*Ā concepción general del mundo. El estu-
(La Enciclopedia del EstudianteāŘ÷õõüĞĀ
dio de la filosofía no sólo nos ayuda a
pensar con claridad en nuestros juicios,
también a precisar lo que creemos, porque en el proceso desarrollamos la habilidad
de argumentar con coherencia sobre un extenso conjunto de problemas. Los méto-
dos del pensamiento filosófico resultan útiles en muchas situaciones, porque el aná-
lisis de los argumentos a favor o en contra de determinada posición se puede aplicar
a cualquier orden de la vida (Warburton, 2008, 17-21).
g%LÞOBJETIVOÞDEÞLAÞkLOSOF©AÞ La filosofía exige una serie de conocimientos, objetivos claros, argu-
NOÞESÞPROPORCIONARÞNORMAS Þ mentos racionales, hipótesis, disposición a la investigación y, algo muy
importante, manejar uno o varios métodos de investigación. Para el fi-
SINOÞANALIZARÞLAÞRElEXI£NÞ
lósofo investigador no es necesario apegarse a un método para seguirlo
PERSONALÞDESDEÞLAÞRAZ£NÞ
fielmente. Éste debe conocer, no obstante, los caminos que usaron otros
UNIVERSALu
filósofos que cuentan con una obra reconocida para aprender a transitar
)MMANUELÞ+ANTÞ por ellos o a partir de éstos derivar un método propio (Angulo, 2010,
 
23-24).

66
Métodos de la filosofía

Conceptos y definiciones
Método (gr. métodos, camino) vía o modo de razonamiento para alcanzar un fin y,
en especial, modos empleados para alcanzar la verdad (Xirau, 2008, 538).
La palabra método significa camino, forma de llegar al conocimiento (meta,
que significa hacia y odos, camino). Siguiendo esta línea, el quehacer filosófico debe
conducir a la investigación, más que siguiendo pasos, respetando ciertas condicio-
nes, como la secuencia lógica, suficiencia argumentativa, precisión de conceptos,
manejo de categorías, planteamiento de problemas e hipótesis, referencias claras a
otros trabajos, toma de postura, etcétera.
En filosofía muchos de los llamados métodos son modelos, teorías o formas
de concebir la realidad diseñados por algún filósofo y que después sirven a otros
para contar con un marco en donde basar sus investigaciones.

Eventos históricos
64 ) )$*Ř Ř*(ĀŘ-$( -Ř 381  **.$*Ř Ř+-*(0 1 Ř 'Ř*)$'$*Ř
+ -. 0$)Ř*)/-Ř'*.Ř  Ř*)./)/$)*+'Ř*)1$-/$ )*Ř
-$./$)*.Ā 'Ř-$./$Ř)$.(*Ř )Ř'Ř- '$"$)Ř
65  .-/$0'$)Ř Ř'Ř*).+$-$)Ř
*!$$'Ř 'Ř (+ -$*Ř*()*Ā
 Ř$.)ĀŘ0$$$*Ř Ř]Ř) Ā 451 /''Ř Ř'*.Ř(+*.Ř
67Ř  #Ř/-$$*)'Ř )Ř'Ř,0 Ř'*.Ř
/'70)$*.ĀŘ'Ř" ) -'Ř
+./*' .Ř -*Ř4Ř'*Ř#-y)Ř -*()*Ř $*Ř --*/Ř'Ř- 4Ř
.0!-$*Ř(-/$-$*Ř )Ř*(Ā #0)*Ř/$'āŘ4Ř.'1ŘŘ'Ř'$Ā
476 *-*Ř +*) Ř؝(0'*Ř
70  ./-0$)Ř Ř
-0.'])Ā
0"Ç./0'*āŘ Ř ./ Ř(**Ř. ŘŘ
79 $/*āŘ(+ -*-Ř Ř*(ĀŘ Ř (0 -/ Ř'Ř (+ -$*Ř*()*Ř Ř
-0+$)Ř 'Ř1*'7)Ř .0$*Ř $ )/ Ř4Ř*($ )5Ř'ŘŘ
. +0'/ŘŘ*(+ 4Ř4Ř -0Ř')*ĀŘ $Ā
'$)$*Ř 'Ř$ %*Ř(0 - Ř )Ř'Ř
-0+$)Ā 632 0 - Ř #*(āŘ!0)*-Ř Ř'Ř
- '$"$)Ř$.'7($ĀŘ
80 )0"0-$)Ř 'Ř*'$. *Ā
711 *.Ř7- .Ř*($ )5)Ř'Ř
161 -*Ř0- '$*Ř(+ -*-Ā $)1.$)Ř 'Ř- $)*Ř1$.$"**Ř Ř
165 *(Ř .Ř5*/Ř+*-Ř'Ř+ ./ Ā *Ř' *Ā
180 (**āŘ (+ -*-Ā
330 'Ř (+ -*-Ř-*()*Ř
*)./)/$)*Ř Ř!0)Ř'Ř$0Ř Ř ĝĀ1ĀŘĀĀāŘ÷õõûĞ
*)./)/$)*+'Ā (Colección como vivían los griegosāŘ÷õõÿĞ

67
Epistemología y Metodología

Es preciso mencionar que los obje-


-)$.Ř*)Ř$. ›Ř'*.Řpasos del
tivos que persigue la investigación filo-
método científicoĂŘ*. -1$)āŘ
sófica son variables. Uno de los que
$)0$)āŘ#$+/ .$.āŘ 3+ -$( )/$)āŘ
 (*./-$)Ř*Ř- !0/$)Ř Ř'Ř han prevalecido se centra en el proble-
#$+/ .$.āŘ/ *-yŘ4Ř*)'0.$*) .Ā ma del conocimiento. Determinar la va-
lidez del conocimiento, cómo se da, si
el producto de la investigación es verdadero, qué hacer con él, a quién beneficia,
etc.; son problemas que afectan al ser humano en todas sus dimensiones.
Francis Bacon (1561-1626) diseñó los pasos del método científico, en un es-
fuerzo por despojar de toda clase de prejuicios el proceso de investigación. Éstos
son: observación, inducción, hipótesis, experimentación, demostración o refutación
de la hipótesis, teoría y conclusiones. Bacon pensó el método para toda ciencia, in-
cluida la filosofía (Angulo, 2010, 24 y 25).

Métodos de la filosofía
En la actualidad el conocimiento se ha diversificado y también las formas de aproxi-
mársele. A través de la historia, se han desarrollado distintos métodos para ana-
lizar la realidad, los cuales se aplican a diversos campos de estudio, entre ellos la
filosofía.

El método de los sofistas

Los sofistas son los primeros filósofos que debemos calificar de humanistas. La pa-
labra sofista significa de manera textual sabio. Pero ellos eran sobre todo maestros
que, de ciudad en ciudad y con gran escándalo de los griegos, cobraban por sus en-
señanzas. Maestros de los hombres de Estado y de futuros políticos, solían enseñar
la retórica de la cual fueron fundadores. Los sofistas se preocupaban menos de la
validez o exactitud de sus razonamientos que de la fuerza que tienen las palabras
para llegar a este fin práctico del convencimiento. Al mismo tiempo que inventaban
el arte de convencer, los sofistas inventaron falsos argumentos que han pasado a la
historia con el nombre de sofismas. Los sofistas se preocupaban más por la forma
del razonamiento que por su contenido, por su efectividad en lugar de su justeza.
Los sofistas, por otra parte, trataron de dar un fundamento a sus prácticas de ense-
ñanza. De éste surgieron teorías que reflejaron con especial claridad, Protágoras1

1
Protágoras de Abdera, nacido en torno al año 480, fue compatriota y, tal vez, discípulo de Demó-
crito. Existen testimonios de su estancia en Atenas, donde ejerció gran influencia sobre Pericles.

68
Métodos de la filosofía

(tal vez el más famoso de los sofistas),


Gorgias2 y Calicles.3 La filosofía de Só- Anecdotario filosófico
crates, Platón y Aristóteles es un intento )Ř. +/$ (- Ř ŘöüúÿāŘ .-/ .Ř
por encontrar soluciones verdaderas a 1$%ŘŘ./**'(*āŘ- .+*)$ )*Ř
los problemas que los sofistas habían Ř'Ř$)1$/$)Ř,0 Ř' Ř#$5*Ř'Ř- $)Ř
-$./$)Ř+-Ř*0+-Ř 'Ř-"*Ř Ř
planteado (Xirau, 2008, 40-45).
!$'.*!*Ř- 'ăŘ .-/ .Ř. Ř )/ -Ř
Los grandes sistemas presocráticos  (.$*Ř/- Ř Ř,0 Ř/'Ř
tropezaron en la última parte del siglo V +*.$$)Ř- ,0 -yŘ' $*) .Ř$-$.Ř
con un movimiento escéptico cuya fi- Ř'Ř- $)āŘ+ -*Ř*(*Ř.0Ř(% ./Ř
gura más importante fue Protágoras, ca- ./Ř/)Ř*0+āŘ/ )y)Ř,0 Ř
beza de los sofistas. La palabra sofista no -. ŘŘ'.ŘûĂõõŘĀ(ĀŘ-Ř0)Ř
tenía al principio un sentido peyorativo, !$'.*!*Ř*(**Ř,0 Ř.$Ř)0)Ř
. Ř' 1)/Ř)/ .Ř 'Ř( $*yāŘ4Ř
significaba lo que para nosotros es pro-
(0#*Ř( )*.Ř )Ř 'Ř-0*Ř$)1$ -)*Ř
fesor. Un sofista era alguien que se gana-
.0 *āŘ/'Ř-]"$( )Ř- .0'/Ř' /'Ř4Ř
ba la vida enseñando a los jóvenes lo  .-/ .Ř!'' $ŘŘ+-$)$+$*.Ř Ř
que les sería útil para la vida práctica. öüûõĀŘ0.Ř- ./*.Ř!0 -*)Ř'' 1*.ŘŘ
Como no existía una educación por par- -y.Ř+-Ř. -Ř )Ř/ --*.Ř )Ř'Ř
te del Estado, los sofistas enseñaron sólo $"' .$Ř$)/ Ř ) 1$ 1 Ř0Ř *)/ĀŘ
a los particulares que poseían medios 'ŘyŘ Ř.0Ř )/$ --*āŘ0)Ř*- )Ř Ř
o cuyos padres estaban bien situados. 'Ř(7.Ř'/Ř% --,0yŘ ' .$7./$Ř
+-*#$$Ř,0 Ř. Ř+-*)0)$-Ř 'Ř
Los sofistas en realidad, servían a fines
+- 1$./*Ř '*"$*Ř!Ç) - ĀŘ0.Ř'$-*.āŘ
menos personales, y es evidente que mu- Ř$)./)$Ř Ř'*.Ř% .0$/.āŘ!0 -*)Ř
chos de ellos se interesaron auténtica- incluidos en el IndexŘ4Ř0-)/ Ř
mente por la filosofía. Platón se dedicó a $ -/*Ř/$ (+*Ř!0 Ř-$( )Ř )Ř-)$Ř
caricaturizarlos y envilecerlos, pero no 4Ř*/-*.Ř+y. .Ř/'$*.Ř '--. Ř
podemos enjuiciarlos por sus polémicas. -/ .$)*Řĝ]- 5Ř(4*āŘ÷õõúāŘ
Hasta cierto punto, el odio que suscita- þøĖþúăŘ1/ -āŘ÷õõÿāŘöõõĞĀ
ron los sofistas no sólo en la gente en
general, sino en Platón y los filósofos posteriores, se debía a su mérito intelectual. La
búsqueda de la verdad, cuando es auténtica, debe ignorar las consideraciones mora-
les. Los sofistas estaban preparados para seguir un argumento a donde quiera que
los pudiese llevar, que con frecuencia era al escepticismo. Gorgias, por ejemplo, sos-
tuvo que nada existía, que si algo existiese era incognoscible (Russell, 1971, 94-98).

2
Nacido en Leontinos (Sicilia) en torno al año 485. Se supone que tuvo relación con Empédocles y
sus enseñanzas alcanzaron un eco extraordinario. Influyó en Sócrates que, en su oratoria, imitaba
el estilo de Gorgias.
3
La teoría de los sofistas sobre la sociedad y la justicia la resume Platón en uno de sus personajes: el
sofista Calicles. Es posible que Calicles nunca haya existido. En él, sin embargo, Platón trata de
ofrecer una síntesis del pensamiento político de los sofistas.

69
Epistemología y Metodología

Hay en los sofistas aspectos que tie-


Cápsula cultural
nen relación con la metodología misma
)ŘöÿõøāŘ$ -- Ř4Ř -$ Ř0-$ Ř4Ř )-4Ř ,0 - 'Ř- $$ -*)Ř 'Ř de la enseñanza.
- ($*Ř* 'Ř Řy.$Ř+*-Ř .0-$-Ř'Ř-$*/$1$Ā
Ř )ŘöÿööāŘ -$ Ř0-$ Ř- $$Ř 'Ř- ($*Ř* 'Ř Ř0y($Ř a) El conocimiento tiene carácter rela-
+*-Ř.0Ř/-%*Ř.*- Ř 'Ř-$*Ř4Ř 'Ř+*'*)$*ĀŘ-Ř'Ř+-$( -Ř1 5Ř
tivo. Es famosa la frase de Protágo-
,0 Ř0)Ř+ -.*)Ř")Ř0)Ř. "0)*Ř- ($*Ř* 'ĀŘ Ř#$%Ř
 Ř'*.Ř0-$ āŘ - ) Ř
*'$*/Ė0-$ āŘ/($])Ř")Ř0)*Ř )ŘöÿøûŘ+*-Ř
ras: “El hombre es la medida de todas
.0Ř/-%*Ř.*- Ř'Ř-$/$1$Ā las cosas”. Con este lema se consa-
Ř $ -- Ř0-$ Ř(0-$Ř )Ř0)Ř$ )/ Ř Ř$-0'$)Ř )ŘöÿõüĀŘ gró la postura relativista. Para ésta,
-$ Ř0-$ Ř+.ŘŘ*0+-Ř.0Ř+0 ./*Ř Ř/ -7/$*Ř4Ř.$"0$Ř todo es relativo al modo de pensar de
$)1 ./$")*Ā cada individuo. Cada uno tiene su
Ř -$ Ř0-$ Ř(0-$Ř )ŘöÿøúŘ Ř0)Ř )! -( Ř''(Ř propia verdad y bien puede ser di-
) ($Ř+'7./$Ř,0 Ř+-*' ( )/ Ř. Ř $ŘŘ/**.Ř'*.Ř ferente a la de los demás. Es un he-
' ( )/*.Ř-$/$1*.Ř,0 Ř() %*Ř )Ř.0.Ř$)1 ./$"$*) .Ā cho que cada persona piensa según
ĝ'4*0-) āŘĀŘ4Ř(Ř -&0(āŘ÷õõÿāŘúýĞĀ sus propias cualidades, estructuras
mentales, circunstancias, educación,
ambiente y hasta su estado de ánimo. Esto es indiscutible, por ello la frase de
Protágoras parece indiscutible. Desafortunadamente, el pensamiento de Protágo-
ras busca indicar que no hay ninguna instancia superior a la mente individual. El
sujeto debe juzgar conforme a su propio criterio y nada más. Ante esto, es nece-
sario aclarar que, de un modo objetivo, el hombre es un elemento dentro del
universo y que existen infinidad de tesis cuya verdad no depende del sujeto que
las juzga, sino del objeto juzgado. En este sentido, no es el hombre el criterio
último y definitivo para el juicio, sino la realidad, la cosa misma juzgada (Gu-
tiérrez, 2009, 36 y 37).
b) La formación del individuo abarca todo e integra todos nuestros conocimien-
tos. Las enseñanzas transmitidas tenían que ver con la astronomía, mitología,
poesía, geografía, antropología, política, gramática, historia de la cultura, reli-
gión, etc. Todas estas formas de conocimiento debían articularse en un sistema
enciclopédico.
c) El conocimiento es un proceso. El acto de conocer es algo variable, conectado con
el tiempo. Todo es fluir y mutación continúa.
d) La validez del conocimiento se hace problemática. Las dificultades que de ello
surgen nos obligan a preguntarnos cuáles son los criterios que hay que establecer
para solucionarlas, quién los establece, de qué orden son, con qué finalidad se
establecen.

Estos planteamientos parecieron a algunos filósofos como Platón y Aristóteles,


una subversión de valores y una afirmación del escepticismo y la imposibilidad de

70
Métodos de la filosofía

conocer e investigar. Es cierto que el nombre de sofistas ocultó también un juego


puramente verbal con conceptos y opiniones. No obstante, ese aparente relativismo
o escepticismo era también un estímulo para pensar y enriquecer, con la variada
perspectiva de ese pensamiento, nuestro saber del mundo y de la vida humana (Lle-
dó, E. et al., 2004, 28).

El método socrático

Lo que distingue a Socrátes del resto de los sofistas, según Platón, es el intento de
superar el relativismo y alcanzar una cierta verdad absoluta que permita organizar el
desmoronamiento crítico que de la política, religión y lenguaje parece haber regido
la revolución intelectual de los sofistas. Sócrates empezó desmontando los concep-
tos que, sin fundamento, anidan en la mente. Esta lucha por la claridad lo convierte,
no sólo por la forma en que murió, en un personaje trágico que, como en toda tra-
gedia, arrastra su propia contradicción (Lledó, E. et al., 2004, 32).
Sócrates vivió del 470 al 399 a.C., justo en la época del esplendor ateniense. Fue
maestro de Platón y por éste se conoce su carácter y pensamiento. No escribió nin-
gún libro, razón por la cual es difícil interpretar lo que de él se escribió a raíz de su
muerte. Por Platón conocemos un Sócrates idealizado, por Aristófanes un Sócrates
ridiculizado y por Jenofonte ciertos datos históricos. Son famosas sus enseñanzas en
las plazas públicas, en continuo diálogo con sus discípulos, discutiendo temas filo-
sóficos, especialmente de tipo ético. Su oposición a los sofistas fue radical. Fue con-
denado a muerte, acusado de corromper a la juventud y de no creer en los dioses de
la ciudad (Gutiérrez, 2009, 40).
Sócrates, sin lugar a dudas, fue un ciudadano ateniense de poca fortuna que
se pasó el tiempo en disputas, enseñando filosofía a los jóvenes, pero no por di-
nero, como los sofistas. Fue procesado, condenado a muerte y ejecutado en el año
399 a. C., cuando tenía cerca de 70 años. Dos de sus discípulos, Jenofonte y Platón,
escribieron mucho sobre él, pero decían cosas muy distintas. La dialéctica, es decir,
el método de buscar un conocimiento por preguntas y respuestas, no lo inventó
Sócrates. Parece haber sido practicado primero sistemáticamente por Zenón, discí-
pulo de Parménides. El método dialéctico o, más generalmente, la costumbre de
una discusión sin trabas, tiende a buscar la compatibilidad lógica y es en este senti-
do útil (Russell, 1971, 105-115).
Sócrates, el maestro de Platón, practicó un método de construcción de concep-
tos, que se comparaba con el trabajo que desarrollaban las parteras: así como ellas
ayudan a parir un nuevo ser, Sócrates ayudaba a parir ideas, a concretar el trabajo
de concepción de éstas con el alumbramiento de conocimiento, cuya meta era la

71
Epistemología y Metodología

verdad fundada en la razón. Denomina mayéutica4 a esta práctica, que en griego


significa “partera”; se puede traducir en términos del lenguaje filosófico como el arte
de alumbrar espíritus. Son dos los pasos básicos de este método:
 t-BJSPOÓB RVFQSFTFOUBVOBTFSJFEFQSFHVOUBTBMJOUFSMPDVUPSQBSBDPOGVOEJSMP 
hacerlo caer en la contradicción y que reconozca su ignorancia.
 t%FTQVÏTEFBDFQUBEBTVJHOPSBODJB FMMPDVUPSBZVEBBEFTDVCSJSBTVJOUFSMPDVUPS
las verdades que llevan en sí sus respuestas, para invitarlo a pensar racionalmente
y que genere conceptos universales propios de la filosofía.
En resumen, la mayéutica socrática consiste en saber interrogar y a cada respuesta
contraponerle una nueva pregunta hasta encontrar una respuesta verdadera que
haya superado e integrado la verdad parcial de todas las anteriores.
La frase “solo sé que no sé nada” sólo tiene sentido en este contexto. Sócrates
se presentaba como ignorante con respecto al tema de reflexión, porque su función
no era la de hallar él mismo la verdad sino la de contribuir a que el interlocutor la
encontrara (León, 2010, 34).
En ningún momento Sócrates pronunció un elaborado discurso ni dio una gran
lección, sino que se concretó a hacer y formular preguntas a partir de las respuestas
de sus interlocutores. Esta actividad dialógica es la que se conoce como mayéuti-
ca, durante la cual el interlocutor de Sócrates va sacando sus propias conclusiones.
Lo difícil de este método consiste en saber formular las preguntas adecuadas. No
toda actividad dialógica es método mayéutico en sentido socrático, ya que éste tiene
un fin específico: llegar a la verdad sobre un tema y esa verdad aparecerá cuando se
hayan suprimido todos los obstáculos lógicos, como contradicciones o absurdos, es
decir, cuando el camino haya seguido ciertas reglas de la razón (Angulo, 2010, 26).

Řmayéutica socrática consiste en


-/ .Ř. Ř+- . )/Ř*(*Ř
. -Ř$)/ --*"-Ř4ŘŘŘ- .+0 ./Ř
$")*-)/ Ř*)Ř- .+ /*Ř'Ř/ (Ř Ř
*)/-+*) -' Ř0)Ř)0 1Ř+- "0)/āŘ
- !' 3$)āŘ+*-,0 Ř.0Ř!0)$)Ř)*Ř .Ř
#./Ř )*)/--Ř0)Ř- .+0 ./Ř
'Ř Ř#''-Ř'Ř1 -Ř.$)*Ř'Ř Ř
1 - -Ř,0 Ř#4Ř.0+ -*Ř Ř
*)/-$0$-ŘŘ,0 Ř 'Ř$)/ -'*0/*-Ř'Ř
$)/ "-*Ř'Ř1 -Ř+-$'Ř Ř
)0 )/- Ā
/*.Ř'.Ř)/ -$*- .Ā

4
Se sabe que Sócrates usaba el método mayéutico pero tal vez se desconocen sus detalles. Resulta que
su madre era partera, por lo cual se dice que, siguiendo su ejemplo, Sócrates no enseñaba en el
sentido tradicional de transmitir el conocimiento, sino que buscaba extraerlo de su interlocutor. Así
como su madre extraía el cuerpo del bebé del vientre materno, Sócrates extraía ideas de las mentes
(Angulo, 2010, 25).

72
Métodos de la filosofía

Imaginemos a Sócrates caminando por las calles de Atenas, discutiendo en la


plaza pública, en la palestra o disputando con sus amigos, no tanto para rebatir sus
opiniones, sino para indagar la verdad. En esta frase de Diógenes Laercio apunta ya
la diferencia básica entre los sofistas, que discutían por discutir, sin tener en cuen-
ta la verdad o la falsedad de sus argumentos, y Sócrates quien siempre anduvo en
busca de la verdad. Su método, es decir etimológicamente y con mucha exactitud, su
camino fue siempre la conversación o, para emplear la palabra griega, el diálogo. En
la República, Platón distinguió entre el método socrático y el sofístico. Dijo Sócrates
que los hombres “sin quererlo, caen en la disputa; creyendo discutir no hacen sino
disputar”. Por un lado están los que emplean la erística, o arte de discutir con el fin
de discutir; por otro, los que emplean el diálogo teniendo siempre a la vista un mis-
mo fin: el descubrimiento de la verdad.
Pero la verdad no puede afirmarse sin pruebas, como lo hacían los primeros
pensadores griegos merecedores, para Sócrates, de toda desconfianza. Para hablar
con claridad es necesario emplear un método crítico. De ahí que Sócrates afirmó,
tantas veces, que sólo sabe que nada sabe. Esta afirmación significa, primero, que se
llega al saber después de poner en duda lo que creemos saber sin tener más prue-
bas que nuestra creencia. Significa, además, que Sócrates procede mediante la iro-
nía. Ante el sofista al que se oponía, Sócrates solía tomar una actitud de irónico
retraimiento. La ironía de Sócrates consistía en afirmar su propia ignorancia, hacer
que su opositor expusiera sus puntos de vista para mostrarle, mediante un método
de preguntas que siempre daban en el blanco, cuál era su error. Si Sócrates dudaba,
lo hacía para al final no dudar; si Sócrates era irónico, lo era para mostrar la confu-
sión de espíritu en que solían estar sus interlocutores.
Sólo cuando los sofistas, o los jóvenes interlocutores a quienes pensaba ense-
ñar la virtud, han visto las contradicciones de su propio pensamiento, se permitió
Sócrates empezar sus propios razonamientos. Para ello emitió una hipótesis. Ante la
ignorancia ya patente, sólo cabe la posibilidad de hacer nuevas suposiciones. Una
vez establecida la hipótesis, Sócrates procedió a verificarla. Su método siguió siendo
el de las preguntas a las cuales su interlocutor habría de responder. Si una persona
debe aprender algo, sólo podrá hacerlo aprendiéndolo a partir de sí. No en vano
Sócrates colocó en el centro mismo de su pensamiento la inscripción del oráculo de
Delfos: “Conócete a ti mismo”.
Para Sócrates todos los hombres tienen ideas, mismas que probablemente siem-
pre han tenido, pero que nunca han acabado de aclarar. Tal es la doctrina de las ideas
innatas o, en términos de Platón, de la reminiscencia. La experiencia de los sentidos
puede sernos útil, pero nada lo será tanto como aclarar las ideas que poseemos para
sacarlas a la luz mediante un método riguroso. El método de Sócrates desemboca en
una teoría del conocimiento según la cual cuanto conocemos proviene de la ilumi-

73
Epistemología y Metodología

nación de nociones que teníamos en el espíritu un tanto oscuras y confusas. Al


empirismo de los sofistas, cabe oponer la razón socrática. Para Sócrates el razona-
miento es cosa del espíritu y no algo que aprendemos de la experiencia (Xirau,
2008, 47-49).

El método cartesiano
Descartes nació en 1596, al sur de París, en la pequeña ciudad de La Haya, sobre el
límite de las provincias francesas de Turena y Poitou, y falleció en 1650. René Des-
cartes ingresó en 1604, en el recién fundado colegio de La Fléche, el cual bajo la di-
rección de los jesuitas era uno de los más prestigiosos de Francia. Permaneció allí
hasta 1612, destacando los últimos años en lógica, filosofía y matemáticas. Después
continuó estudiando leyes y obtuvo su licenciatura en Derecho en 1616, en Poi-
tiers.5 Descartes fue el protagonista de una de las más célebres anécdotas de la histo-
ria de la filosofía. Con el inicio de la Guerra de los Treinta Años, Descartes se alistó
en el ejército de Baviera, en 1619, y fue en el invierno de ese año que, según cuen-
ta en su Discurso del método, una mañana hacia tanto frío que se metió en una estufa
y se quedó meditando todo el día; cuando por fin salió, su filosofía ya estaba a me-
dio terminar6 (Savater, 2009, 92-95; Pérez Tamayo, 2004, 82).
El genio de Descartes lo condujo a la creación de una nueva ciencia matemáti-
ca, como la geometría analítica, combinación de álgebra y geometría. Escribió varias
obras filosóficas que, desde un principio, lo llevaron al conocimiento público y
fama. Entre ellas sobresalieron: Discurso del método, Meditaciones metafísicas, Princi-
pios de filosofía y El tratado de las pasiones del alma. Descartes es el genio más famoso
del siglo XVII. Con él se coloca en la historia la primera piedra divisoria, con pen-
samiento antiguo y medieval; por eso se le suele llamar el “Padre de la Filosofía
Moderna”, no obstante que antes de él brillaron otros pensadores revoluciona-
rios, como Nicolás de Cusa (1401-1464) y Francis Bacon (1561-1626). Su idea cen-
tral fue la creación de un sistema filosófico completamente inexpugnable, libre de
las críticas de los pensadores subsecuentes, perfectamente garantizado en su ver-
dad y orden lógico, similarmente a lo que sucedía en las matemáticas, edificio men-
tal sólidamente estructurado (Gutiérrez,
'ŘmétodoŘ,0 Ř+-*+0")Ř .-/ .Ř 2009, 95).
.Ř0)*Ř Ř0Ř-$'ĀŘ.Ř0)Ř
Para Descartes, la tarea de la filoso-
(]/**Ř+-Ř .0-$-Ř. )/ )$.Ř
fía no sólo es analizar una verdad; su ta-
 Ř04Ř1 -Ř)*Ř. Ř+0  Ř0-Ā
rea, de la razón, es también descubrir la
5
Poitiers, ciudad de la Francia central, a unos 340 kilómetros de París. Existía antes de la llegada de
los romanos.
6
En aquellos años las estufas eran una especie de lugar cerrado en torno a un fuego central.

74
Métodos de la filosofía

verdad. Esto es lo contrario de la escolástica. La tarea del filósofo, según la esco-


lástica, no es encontrar la verdad pues ya está dada; su tarea es analizar la verdad.
Por tanto, en un importante sentido, Descartes representó una ruptura con la es-
colástica.
¿Cómo se descubre la verdad? La respuesta proviene de la información del mé-
todo que se vaya a aplicar. El método que propugna Descartes es uno de duda radi-
cal. Es un método para descubrir sentencias de cuya verdad no se puede dudar.
Muchas proposiciones se afirman como ciertas, proposiciones que a menudo se
contradecían entre sí. Mediante la duda metódica se deben encontrar proposiciones
que sean indudables. Lo que Descartes intenta encontrar es una proposición de
la que sea lógicamente imposible dudar (Hartnack, 2008, 95).
Con Descartes renace la filosofía tal como la entendían los griegos: como una
ciencia del pensamiento dirigida hacia un objetivo propio: abrir caminos al conoci-
miento. Pero en la época que denominamos Renacimiento se producen cambios o
los primeros resultados de la lenta evolución del espíritu y de la vida material que
conduce la sociedad feudal hacia su salida burguesa. El desarrollo que esta clase
había dado a la vida real, a la existencia material, se acelera con los descubrimientos
marítimos, agilizando el comercio y ampliando sus horizontes culturales: uno de
ellos fue la recuperación de la filosofía griega, que iba a cambiar de manera sustan-
cial el panorama del pensamiento.
Desde Nicolás de Cusa (1401-1464), el primero que contrapuso las nociones
de Dios y conocimiento, hasta la filosofía de la naturaleza de Giordano Bruno,
que había de morir en la hoguera romana en 1600, a los 52 años, la evolución de las
corrientes “platonistas” (Marsilio Ficino, Pico de la Mirandola), “aristotelistas”, y las
ideas de personalidades como Montaigne y su escepticismo; personajes como Para-
celso, Telesio y Campanella van minando los esquemas que impedían con su fuerte
medievalismo la explosión de la vida renaciente.
Esta etapa de efervescencia intelectual en la perspectiva del pensamiento va
acompañada de la revolución que en las ciencias físicas operaban las necesidades de
la vida material. Copérnico, Kepler y Galileo no hacen sino elaborar teorías confor-
mes con una realidad palpable entonces, al enunciar, por ejemplo, que era el Sol y
no la Tierra quien ocupaba el centro del universo: las grandes navegaciones necesi-
taban esa constatación intelectual que comprobaban en sus viajes. Estas tres perso-
nalidades, con los adelantos de la física aplicados a la astronomía, revolucionaron
los conceptos verdaderos aprobados por la Iglesia, quien vigilaba atentamente cada
paso de las ciencias físico-matemáticas. Descartes aludirá de forma concreta al caso
de Galileo, a las amenazas y retractación que se vio obligado a hacer. Al mismo
tiempo, en Inglaterra, Bacon, rebelándose abiertamente contra la escolástica, abo-
gaba por el método experimental como base de los conocimientos para descubrir

75
Epistemología y Metodología

las leyes rectoras de los fenómenos que


*Ř,0 Ř .-/ .Ř# āŘ .Ř+-/$-Ř el ser humano tiene ante sus ojos; sólo
 Ř'Ř/'Ř-.Ř 'Ř*)*$($ )/*āŘ conociéndolas podrán ser dominados y
)$,0$'-Ř/**āŘ+-/$-Ř Ř -*ĀŘ
su dominación era el objetivo principal
./'  āŘ*(*Ř)*-(.Ř Ř
+-/$āŘ0/-*Ř+-  +/*.ĂŘ de aquella sociedad que salía lentamen-
1$ )$āŘ)7'$.$.āŘ.y)/ .$.āŘ te de los siglos oscuros. “Sólo se manda
)0( -$)Ř4Ř+-0 Ā sobre la naturaleza obedeciéndola”, ar-
gumentaba Bacon.
Ésos son los antecedentes que señalan el camino de Descartes: los precursores
de las ciencias experimentales, Bacon, Copérnico, Kepler, todos aquellos que reflexio-
naban en contacto directo con la realidad. De ahí que en el Discurso del método, se
encuentra la afirmación cartesiana: “Me complacía sobre todo en las matemáticas,
debido a la certeza y evidencia de sus razones”. Descartes es un científico ante todo,
un artesano que trabaja con instrumentos científicos.
En resumen, Descartes fue un hombre de ciencia que analizó problemas físicos,
matemáticos, geométricos, que tallaba cristales de óptica, etc. Un científico que con-
siguió llevar su mirada especulativa sobre su trabajo y desgajar unas conclusiones
teóricas que lo convirtieron en el padre del racionalismo. ¿Su hallazgo? Derivar de
la práctica la idea, la generalización de los principios por los que se movía su expe-
rimentación material. El escolasticismo era sustituido por la física experimental en
esos años por distintas personalidades científicas, pero sólo Descartes logró unificar,
en un solo haz de luz, práctica y teoría, racionalizando aquélla, exponiéndola en un
método al alcance de la razón (Descartes, 2004, 9-15).
Investigar la verdad constituye la razón del trabajo intelectual y científico, y
el Discurso del método no será sino la explicación de los modos y métodos a seguir
para alcanzar esa verdad. Lo que Descartes hace, es partir de la tabla rasa del conoci-
miento, aniquilar todo, partir de cero. Establece, como normas de partida, cuatro
preceptos para emitir juicios, verificar la existencia de cualquier término, objeto o
ser; los cuatro preceptos son los que vertebran el Discurso. En el Discurso del método
(segunda parte) describe sus famosas cuatro reglas metódicas, como sigue.

Reglas del método

1. Evidencia. No admitir nada que no sea absolutamente evidente. Esto es, partir de
principios racionalmente evidentes. No aceptar nada como verdadero si no se lo
conoce con evidencia. O de otra manera, guardarse de toda precipitación y de
toda prevención; no tener por verdaderas más que aquellas ideas que son claras y
distintas, tales que no se les pueda poner en duda. La evidencia no es, pues, eso

76
Métodos de la filosofía

que salta a la vista, sino eso de lo que yo no puedo dudar pese a todos mis esfuer-
zos, que resiste a todos los asaltos de la duda.
2. El análisis. Dividir cada problema en tantos problemas particulares como con-
venga para resolverlos mejor. Es decir, dividir los problemas en tantas partes
como se pueda. Éstas se revelarán como verdaderas o falsas.
3. La síntesis. Ordenar los pensamientos comenzando por los objetos más simples
y fáciles de conocer para ir subiendo poco a poco, por grados, al conocimiento de
los más complicados. Se trata de dirigir por orden los pensamientos yendo de lo
más simple a lo más complejo.
4. Enumeración y prueba. Enumerar todas las verdades conocidas para compro-
bar si se relacionan unas con otras. Se deben enumerar completamente los datos
del problema y pasar revista a cada uno de los elementos de su solución para
asegurarse de que se ha resuelto correctamente (Descartes, 2004, 16; Montes de
Oca, 2003, 181).

La duda métodica
Para Descartes sólo es seguro que hay que partir de cero, que no se puede dar por
válido nada de lo admitido, que ni siquiera hemos de confiar en el testimonio de los
sentidos. En síntesis, hay que poner en duda absolutamente todo, incluida la propia
existencia de uno mismo. La duda que propone Descartes tiene como finalidad
fundamentar una nueva Filosofía. No se trata de una duda escéptica, en donde el fin
es dudar por dudar. Es una duda metódica, puesta solamente como un método o
medio, para llegar a un principio completamente evidente.
La duda metódica supone tratar todas las creencias adquiridas como si fueran
falsas. Sólo se puede creer algo si se está seguro de que es verdad; la más ligera duda
sobre su veracidad es suficiente para rechazar cualquier cosa. Que se pueda dudar de
algo no demuestra que ese algo sea falso; bien puede resultar cierto. No obstante, la
mera sospecha de que pudiera ser falso basta para inutilizarlo como base del edifi-
cio del saber. Esta construcción ha de hacerse sobre conocimientos indiscutibles. Es
evidente que este método es impráctico para la vida diaria, como el mismo Descar-
tes reconocía; lo defendía en cuanto a ejercicio intelectual. Lo sustantivo del método
es que permitió a Descartes descubrir algunas creencias inmunes a la duda y que
servirían para poner los cimientos del
edificio del conocimiento sobre princi- Řduda metódica supone tratar
pios sólidos. /*.Ř'.Ř- )$.Ř,0$-$.Ř*(*Ř
Descartes insiste demasiado en los .$Ř!0 -)Ř!'..Ā؝'*Ř. Ř+0  Ř- -Ř
)Ř'"*Ř.$Ř. Ř ./7Ř.*'0/( )/ Ř
motivos para dudar. Finge la hipótesis
. "0-*Ř Ř,0 Ř .Ř1 -Ā
del “genio maligno”. Supongamos, dice,

77
Epistemología y Metodología

que hay un espíritu malévolo que está especialmente dedicado a inducirnos al


error y a la ilusión de la verdad. Cada vez que miramos un objeto del mundo, podría
suceder que el demonio creara una experiencia ilusoria que nosotros creyéramos
real, pero que en verdad sería su obra. Si se aplica la duda metódica de Descartes, la
menor posibilidad de que lo que uno cree sea falso constituye suficiente duda como
para rechazar la creencia. En la vida cotidiana, por supuesto, necesitamos pruebas
mucho más contundentes de la falsedad de una creencia esencial para abandonarla,
y así es como debe ser. Pero cuando buscamos una creencia que sea inmune a la
duda, el experimento mental del genio maligno constituye una prueba muy estricta.
Una creencia capaz de superar esta prueba, de la que estemos seguros no ha sido
implantada mediante engaño por el genio, ha de ser verdaderamente indiscutible.
En este momento de sus meditaciones tienta a Descartes creer que se puede
dudar de absolutamente todo. No obstante, en la segunda meditación su duda se
revela preventiva. Esto es, está llevando los argumentos escépticos hasta un último
extremo, de tal modo que se va demostrando las creencias sobre las que no cabe ser
escéptico. Otra forma de describir lo mismo sería decir que se propone rebatir a
los escépticos en su propio terreno: presenta los argumentos escépticos con tanta
fuerza como es capaz para, luego, demostrar que eso no le impide establecer al me-
nos una certeza.
La certeza que descubre Descartes, el punto crucial de su filosofía, ha llegado a
ser conocida como el cogito, según la fórmula latina cogito ergo sum (“pienso luego
existo”), aunque no aparece en sus Meditaciones metafísicas con estas precisas pala-
bras. En las Meditaciones dice: “Yo soy, yo existo, es necesariamente cierto todas las
veces que lo expreso o lo concibo mentalmente”.7
Lo que señala Descartes es que, aunque realmente existiera el genio maligno
y estuviera engañándolo en todo momento, sigue habiendo algo sobre lo que
no cabe engaño, su propia existencia. Le es imposible dudar de su propia existencia
y Descartes cree que sus lectores llegarán a la misma conclusión sobre sus respecti-
vas existencias. Cualquier pensamiento que se tenga indica que uno, el que lo pien-
sa, existe. Esto es cierto, incluso si es erróneo el contenido de lo que se piensa. En la
medida en que se piensa, el hecho demuestra que uno existe.

7
No es tan original Descartes al enunciar su principio fundamental: cogito, ergo sum. Ya San Agustín
había esgrimido un arma semejante, en contra de los escépticos: Si fallor, sum (si me equivoco,
existo). Sin embargo, la novedad en Descartes consiste en que, por primera vez, se pretende erigir
sobre esta verdad todo el cuerpo de verdades filosóficas. El cogito (así se suele llamar al primer prin-
cipio cartesiano, por brevedad) es, pues, una intuición fundamental. Todo el mundo podrá dudar
sobre lo que quiera, pero no podrá dudar de su propia existencia. Si duda, es que piensa, y si pien-
sa, es que existe (Gutiérrez, 2009, 98).

78
Métodos de la filosofía

Descartes aplica la duda a la pro-


Ř -/ 5Ř,0 Ř .0- Ř .-/ .āŘ 'Ř
pia duda y es en este momento cuando
+0)/*Ř-0$'Ř Ř.0Ř!$'*.*!yāŘ#Ř
encuentra un principio que resiste a la
'' "*ŘŘ. -Ř*)*$Ř*(*Ř 'Ř
duda: si dudo que dudo es indudable cogitoāŘ. "Ç)Ř'Ř!-(0'Ř'/$)Řcogito
que sigo dudando. Ante el hecho de du- ergo sumŘĝČ+$ ).*Ř'0 "*Ř 3$./*čĞĀ
dar, aunque me esté engañando, siem-
pre puedo tener la certeza de que estoy dudando. Además, dudar implica pensar y
esto a su vez implica existir. Por lo tanto, tenemos aquí la primera verdad: “Pien-
so luego existo”, a partir de la cual se puede construir conocimiento bien funda-
mentado.
A partir de la duda metódica y universal, Descartes se lanzó a la búsqueda de su
primer principio. Si dudo (reflexiona así en la cuarta parte del Discurso del método),
es que pienso, y si pienso, es que existo. De este modo llega a lo que le parece su
primer principio fundamental: “Pienso, luego existo” (Cogito, ergo sum) (Warburton,
2002, 56-59; Descartes, 2004, 16; Gutiérrez, 2009, 97-98; León, 2010, 35).

Contenido del Discurso del método


El contenido del Discurso del método se encuentra dividido en seis partes, las cuales
se enuncian en este apartado.

I. Primera parte. Contiene diversas consideraciones concernientes a las ciencias.


II. Segunda parte. Se encuentran aquí, las principales reglas del método.
III. Tercera parte. Enfrenta a Descartes a un objetivo más difuso que las matemáticas:
la moral.
IV. Cuarta parte. Aborda las razones con que demuestra la existencia de Dios y la del
alma humana, que son los fundamentos de la metafísica.
V. Quinta parte. Esta parte era un resumen de un tratado sobre El mundo, y el propio
autor explica los motivos por los cuales no se decidió a publicarlo: la condena
de Galileo por ideas que compartían. Después analiza el corazón del hombre, la
diferencia del alma humana y la de los animales; éstos no tienen alma por la sen-
cilla razón, afirma Descartes, de que carecen de razón y por consiguiente de habla.
VI. Sexta parte. Que concluye el Discurso; suscita los problemas de conciencia —y
existencia— planteados a su autor por el fin que han de alcanzar sus investiga-
ciones (Descartes, 2004, 18-22).

El método fenomenológico
Entre las filosofías surgidas en el siglo XX ocupa un lugar destacado la fenomenolo-
gía, fue creada por el filósofo alemán Edmundo Husserl. Junto con las filosofías de

79
Epistemología y Metodología

la vida (existencialismo, vitalismo, his-


)/- Ř'.Ř!$'*.*!y.Ř.0-"$.Ř )Ř 'Ř
toricismo), la fenomenología representa
.$"'*ŘXX *0+Ř0)Ř'0"-Ř ./*Ř
la fenomenologíaāŘ- Ř+*-Ř 'Ř
una importante corriente filosófica que
!$'.*!*Ř' (7)ŘEdmundo HusserlĀ efectúa un rompimiento con el siglo XIX,
para inaugurar una nueva etapa y modo
de pensamiento (Escobar y Albarrán, 2010, 99).
Edmundo Husserl nació en 1859 y murió en 1938. Es el más importante de los
discípulos de Brentano, se dedicó al estudio de la matemática y tardíamente al de la
filosofía. En 1900 publicó la primera edición de sus Investigaciones lógicas, que reno-
varon y transformaron la filosofía. Husserl procede esencialmente de Brentano; por
tanto, su tradición filosófica es la de éste: católica, escolástica y, en suma, griega. A
esto se añade la influencia de Bolzano, la de Leibniz muy expresamente y la de los
ingleses, sobre todo Hume; y, desde luego, el kantismo. En torno a Husserl se ha
constituido la escuela fenomenológica, notable por su rigor, precisión y fecundidad,
que tuvo como órgano desde 1913 el Anuario de filosofía e investigación fenomenológi-
ca. Entre los fenomenólogos se encuentran los más importantes filósofos de Alema-
nia, sobre todo Scheler y Heidegger, que representan una posición original dentro
de la fenomenología (Marías, 2008, 368 y 369).
En general, para los filósofos, un fenómeno es un dato de la experiencia: color,
sabor, sonido, etc. Para Husserl la palabra, usada en su sentido etimológico, se refie-
re a todo lo que se ofrece a la conciencia. Se hace necesario mostrar cuál es el método
fenomenológico para entender, a la vez, la noción de fenómeno y la parte de la filo-
sofía husserliana que más y mayor influencia ha tenido en las escuelas filosóficas
posteriores.
Para Husserl, el error de los filósofos ha consistido en aceptar toda clase de
hipótesis, en proceder, como diría Descartes, con prevención, es decir, con pre-
juicios. La primera actitud del fenomenólogo es la supresión de todas las presupo-
siciones. Como Descartes, Husserl quiso empezar a pensar de nuevo. El método
fenomenológico no será, primeramente, explicativo, sino descriptivo. Ahora bien,
existen objetos que pueden describirse con facilidad y otros cuya descripción es di-
fícil y acaso de momento imposible. En el primer caso la descripción será directa; en
el segundo será posible siempre que no se dejen intervenir hipótesis sin fundamen-
to. Cuando la descripción implique la presencia de hechos inexplicables por medio
de la descripción, habrá que realizar lo que Husserl llama una epojé, es decir, una
suspensión del juicio. En palabras más llanas, habrá que poner entre paréntesis la
serie de hechos que no pueden describirse y esperar que las descripciones detalla-
das y precisas permitan explicar estos hechos que intencionalmente se han dejado
de lado. Este poner entre paréntesis es lo que Husserl denomina también la reduc-
ción fenomenológica (Xirau, 2008, 428 y 429).

80
Métodos de la filosofía

Husserl al igual que Descartes, pre-


0)*Ř'Ř .-$+$)Ř$(+'$,0 Ř'Ř
tende un comienzo absoluto y definiti-
+- . )$Ř Ř# #*.Ř$) 3+'$' .āŘ
vo para la filosofía; no sin razón, los dos
#-7Ř,0 Ř- '$5-Ř'*Ř,0 Ř0.. -'Ř
cultivaron con profundidad las mate- ''(Ř0)ŘepojéāŘ .Ř $-āŘ0)Ř
máticas, en donde el rigor y la certeza suspensión del juicioĀŘ)Ř+'-.Ř
son definitivos. Para esto, Husserl dis- (7.Ř'').āŘ#-7Ř,0 Ř+*) -Ř )/- Ř
tinguió entre la evidencia asertórica y la +-])/ .$.Ř'Ř. -$ Ř Ř# #*.Ř,0 Ř
apodíctica. La primera se refiere a una )*Ř+0  )Ř .-$$-. Ā
verdad; pero de tal modo que no es im-
posible que lo contrario sea verdadero. En cambio, la evidencia apodíctica es su-
perior, pues no sólo se refiere a algo verdadero, sino a lo necesario, de modo que
sería absurdo pensar lo contrario como verdadero. De evidencia asertórica gozan
los hechos que continuamente palpamos. De evidencia apodíctica gozan las verda-
des rigurosas, como las matemáticas. Así, para Husserl, la característica de la ciencia
ha de ser una evidencia apodíctica. Llevar la investigación filosófica al rango de
ciencia estricta es lo que pretende Husserl con su método fenomenológico (Gutié-
rrez, 2009, 172).
Los principales temas de la fenomenología husserliana se organizan en torno
de la idea de reducción. Reducción o epojé es el procedimiento intelectual que con-
siste en poner entre paréntesis ciertos juicios, ciertos conocimientos y en definir una
determinada perspectiva, un cierto tipo de conocimiento y de objeto. Las principa-
les reducciones que opera son tres: la epojé filosófica, la epojé fenomenológica y la
epojé eidética.

 t-Bepojé filosófica. Consiste en poner entre paréntesis toda teoría filosófica y todo
presupuesto, con el fin de enfocar la atención sólo en los objetos. La reducción o
epojé filosófica que Husserl se propone llevar a cabo consiste en suspender el jui-
cio sobre la enseñanza de toda filosofía anterior (reducción filosófica). No se
aprende Filosofía, dice Husserl, estudiando a los filósofos, sino yendo a las cosas
mismas, a los objetos sobre los cuales se va a filosofar.
 t-Bepojé fenomenológica. Consiste en poner entre paréntesis la existencia o ser
real de los objetos, para tratarlos sólo en cuanto fenómenos, o sea, en cuanto
que se manifiestan o aparecen. Esta reducción conduce directamente al idealis-
mo, y además, según Heidegger, elimina el tema central de la filosofía, que es
el ser.
 t-Bepojé eidética. Consiste en poner entre paréntesis todo lo accidental, fáctico y
contingente, para enfocar en el fenómeno solamente lo esencial, lo necesario, lo
a priori (Montes de Oca, 2003, 428 y 429; Gutiérrez, 2009, 174; Escobar y Al-
barrán, 2010, 102).

81
Epistemología y Metodología

Etapas del método fenomenológico

Husserl propuso un método que con base en los resultados obtenidos integrarían la
fenomenología como ciencia estricta, fue el método fenomenológico. Este método
se desarrolla en tres etapas: actitud natural, reducción (o epojé) e intuición eidética.

 t"DUJUVEOBUVSBM&MIPNCSFEFMBDBMMF FOTVSFMBDJØODPOMBTDPTBT TFFODVFOUSB


en actitud natural. Para él no es problema si las cosas son o no como parecen.
Cuando se inicia la investigación de un objeto, decía Husserl, hay que ponerse en
actitud natural, de manera que se pueda captar todo lo que el objeto nos ofrece y
sólo lo que ofrece. Husserl señalaba que hay que ir a las cosas mismas. Este lema
se cumple en las tres etapas del método, pero de forma especial en la primera y
tercera.
 t3FEVDDJØO Pepojé). Esta segunda fase del método, consiste en poner entre pa-
réntesis determinada existencia, negando su validez en ese momento. Este du-
dar momentáneo es lo que hará posible que después lleguemos a las cosas
mismas. Gracias a la reducción, el objeto, que inicialmente pertenece al mun-
do del cual partimos, se convierte en algo que se contrapone, que existe para mi
conciencia.
 t-BSFEVDDJØOUJFOFUSFTWBSJBOUFT&TGJMPTØGJDBDVBOEPTFQPOFFOUSFQBSÏOUFTJT
cualquier teoría o presupuesto relativo al objeto en cuestión. Es fenomenológi-
ca cuando se pone en duda la existencia real del objeto y cuando el objeto se
convierte en fenómeno. La reducción eidética consiste en poner entre paréntesis
lo fáctico, empírico, accidental o contingente; en el fenómeno sólo quedarán los
aspectos o elementos que sean esenciales, necesarios, a priori.
 t*OUVJDJØO FJEÏUJDB .FEJBOUF MB SFEVDDJØO FJEÏUJDB TF PCUVWP FM eidos o esencia.
Husserl designa como esencia a lo que se encuentra en el ser autárquico de un
individuo constituyendo lo que es. El acto donde se capta ese ser autárquico, o
sea esencia universal, es la intuición pura (Chávez, 2008, 264 y 265).

Cuando levantamos la actitud natural pasamos a la fenomenológica. Entonces con-


templamos no una cosa, sino ese objeto “reducido”; esto es, desposeído de su carác-
ter de realidad, al que Husserl llama fenómeno, lo que se muestra en la visión
originariamente dada. En esa visión, el espectador desinteresado se encuentra en
condiciones de describir la esencia o eidos del objeto (por ejemplo, si tenemos de-
lante un vestido rojo y fijándonos en el color rojo, suspendemos la existencia del
vestido, aparece ante nuestra conciencia “lo” rojo, no ya “este” rojo). Las esencias o
eidos así descubiertas son “unidades ideales de significación”. La reducción fenome-
nológica es, en primer lugar, “reducción eidética” (Lasaga, 2009, 134).

82
Métodos de la filosofía

La conciencia trascendental.
La intencionalidad

La intuición pura, o tercera fase del método fenomenológico, es una vivencia de la


conciencia, la cual tiene como distintivo la intencionalidad.
En la fenomenología de Husserl, por conciencia debemos entender la totalidad
de los actos o las vivencias intencionales; éstas son el contenido de la conciencia.
La intencionalidad es una propiedad esencial de la conciencia, por lo cual ésta
se refiere a un objeto. La etimología de la palabra viene del latín, in-tendere, que
significa “tender hacia”. En términos gráficos se podría expresar como una flecha
tendida hacia un objeto.
En términos precisos, se puede decir que la intencionalidad es la particulari-
dad que tiene la conciencia de ser conciencia de algo, o sea, de llevar, en calidad de
cogito, un cogitatum en sí misma.
La última expresión nos indica la estructura de la conciencia. Está constituida
por tres elementos: un yo, un pensar y un pensamiento. El ego o yo es el centro de
la constitución estructural. Después viene el cogito (pienso), que es el acto mismo
de la representación, de la conciencia que da el sentido originario. El tercer elemen-
to es el cogitatum (lo pensado), el contenido, o sea, el polo objetivo de la intencio-
nalidad.
Al esquema ego-cogito-cogitatum, Husserl lo llamó vía fenomenológica trascen-
dental. En esta vía, o esquema, hay que distinguir la noesis y el noema. La noesis es el
acto intencional. El noema es el aspecto objetivo del contenido intencional, es decir,
el correlato intencional de la noesis. Al acto en que se capta el aspecto noemático, o
sea, el correlato intencional de la noesis, Husserl lo llamó intuición.
Girando en torno al mismo asunto, Husserl explica que la noesis es el aspecto
subjetivo del acto de conocer, mientras que el noema es el polo objetivo o conteni-
do captado en ese mismo acto cognoscitivo. Los dos polos, subjetivo y objetivo, son
necesarios en la fenomenología, pues ésta consiste en pasar del noema a la noesis
correspondiente, que en ese momento se vuelve noema, puesto que su contenido es
lo que se quiere analizar en ese nuevo acto cognoscitivo que reflexiona sobre el
primero.
Debido a esto, la fenomenología se puede encerrar en la siguiente frase de
Husserl: Ego cogito cogitationes. Desde las cogitationes (noemas), u objetos del pensa-
miento, se remonta al cogito (noesis) o vivencia que posibilita la cogitatio. Y desde el
cogito tratará de captar al ego trascendental o conciencia pura. Esto equivale a seguir
la intencionalidad en sentido contrario. En efecto, la actitud directa de nuestra con-
ciencia capta objetos; la conciencia está tendida hacia ellos (perdida o alineada en
ellos, si no hay reflexión); pero la actitud fenomenológica retrocede desde dichos

83
Epistemología y Metodología

objetos hasta los modos de conciencia o vivencias que captan los objetos directos.
De esta manera, la fenomenología estudia el flujo continuo de nuestras vivencias y
toma como objeto de análisis lo que en la actitud natural y directa pasa inadvertido
al común de los hombres.
Husserl reconoce que la noción de intencionalidad le fue dada a partir de
su maestro Brentano, el cual la explicaba de un modo diferente, a partir del esse
intentionale, que es el tipo especial de existencia que tienen nuestros pensamien-
tos en la mente y por la cual siempre hacen referencia a ciertos objetos.
La noción de intencionalidad ha influido demasiado en los filósofos existen-
cialistas contemporáneos, pues no sólo la conciencia va a ser un estar-lanzado-hacia,
sino que la existencia misma se considerará como un éxtasis, un estar-fuera-de-sí,
lanzado en un proyecto, sobre el mundo, el futuro y las circunstancias que rodean
al sujeto. En este sentido, puede calificarse a la fenomenología como la base de un
humanismo existencial. La existencia humana será una relación transitiva lanzada
hacia el mundo, será una intencionalidad que abarcará a todo el hombre (Chávez,
2008, 265 y 266; Gutiérrez, 2009, 175 y 176).

Cinco últimas consideraciones

a) A partir de la reducción fenomenológica, la postura de Husserl se encamina hacia


un franco idealismo. Es el sujeto quien constituye al objeto, la conciencia la que
da sentido a las cosas.
b) Sin embargo, la teoría de la intencionalidad y la intuición intelectual de las esen-
cias coloca a Husserl entre los más serios e influyentes autores del siglo XX.
c) Como método, la fenomenología presta un servicio positivo a la filosofía. La des-
cripción de esencias es un material valioso para empezar a filosofar.
d) La fenomenología de Husserl permite construir a la filosofía como ciencia, en-
tre otras razones, porque la investigación parte de los hechos concretos, reales y
se levanta hacia la captación de elementos esenciales. La ejecución de este pro-
ceso no necesita de varios objetos sobre los que se practiquen las tres etapas
del método fenomenológico, sino basta que se realice en uno solo. Los resul-
tados obtenidos tendrán validez en todo el campo al que pertenece el objeto
analizado.
e) Otra consideración hace referencia a una de las finalidades de la fenomenolo-
gía: la lucha contra el psicologismo lógico. Husserl trata de establecer la validez
objetiva de las formaciones lógicas. Éstas tienen carácter ideal y, por lo mismo,
son objetivas; son válidas independientemente del sujeto, puesto que no tienen
fundamento psicológico (Gutiérrez, 2009, 176; Chávez, 2008, 266).

84
Métodos de la filosofía

El método hermenéutico

El representante de la hermenéutica (teoría y práctica de la interpretación) es el filó-


sofo alemán Hans-Georg Gadamer (1900-2002), discípulo de Husserl y Heidegger
de quienes refleja una fuerte influencia en su temática y en sus conceptos. Su obra
fundamental se titula Verdad y método, es autor de diversos ensayos que han sido
recopilados en diversas colecciones, como por ejemplo: Arte y verdad de la palabra y
Philosophical Hermeneutics.
La hermenéutica de Gadamer tiene como supuesto básico la idea de que toda
comprensión implica una serie de presupuestos o estructuras previas a la misma com-
prensión. Tanto la experiencia científica como la filosófica, religiosa, ética, histórica
y estética contienen estructuras que explican el tipo de comprensión que se da den-
tro de cada una de esas ramas culturales.
El sujeto que intenta comprender un texto o situación parte de sus propios
prejuicios o presupuestos que requieran una explicitación previa. Es un prejuicio
sostener que no hay prejuicios en nuestro modo de comprender algo. Un prejui-
cio verdadero es el que permite la comprensión entre dos interlocutores. Uno falso es
el que la obstaculiza, da lugar a malos entendidos y, finalmente, a la incomprensión.
Descartes sostuvo la idea de que el hombre desembarazado de todos sus pre-
juicios es el que capta la verdad. Lo cierto es que todos poseemos prejuicios de
acuerdo con la época y el lugar en donde fuimos sido educados. No es posible
una concepción atemporal, pura, de una realidad ajena a todo prejuicio histórico.
La tradición histórica y la autoridad son los encargados de transmitir los prejuicios
que heredamos. El esclarecimiento completo de todos los prejuicios es imposible.
Lo que se busca en la hermenéutica es una puesta en juego de los prejuicios y una
matizada incorporación de los mismos (Gutiérrez, 2009, 216).
El filósofo alemán Martin Heidegger (1889-1976), quien fue alumno de Husserl
y por ello recibió la influencia fenomenológica, se convirtió en uno de los represen-
tantes más reconocidos de la hermenéutica, pues rechazó la fenomenología husser-
liana. Heidegger terminó incluyendo la dimensión histórica e interpretación en el
análisis filosófico, inaugurando lo que hoy se conoce como el giro hermenéutico de
la fenomenología.
La palabra hermenéutica procede 'Ř- +- . )/)/ Ř Ř'Ř
del dios Hermes, mensajero entre los dio- # -( )]0/$Ř .Ř 'Ř!$'.*!*Ř' (7)Ř
ses y humanos, traductor e intérprete de ).Ė *-"Ř( -ŘĝöÿõõĖ÷õõ÷ĞāŘ
significados ocultos, según la mitología $.y+0'*Ř Ř0.. -'Ř4Ř $ "" -āŘ
 Ř,0$ ) .Ř- !' %Ř0)Ř!0 -/ Ř
griega.
$)!'0 )$Ř )Ř.0Ř/ (7/$Ř4Ř
En general, hermenéutica se entien-
*) +/*.Ā
de como el arte de la interpretación del

85
Epistemología y Metodología

significado de textos canónicos, jurídi-


)Ř" ) -'āŘhermenéutica se
cos, literarios, científicos y filosóficos. El
)/$ ) Ř*(*Ř 'Ř-/ Ř Ř'Ř
objetivo de la hermenéutica es volver
$)/ -+- /$)Ř 'Ř.$")$!$*Ř Ř
/ 3/*.Ř))$*.āŘ%0-y$*.āŘ comprensible lo que en un texto apa-
'$/ --$*.āŘ$ )/y!$*.Ř4Ř!$'*.!$*.Ā rece como oscuro (hermético, palabra
también referida en la antigüedad a los
conjuros que protegen mágicamente la cosas).
Se puede decir que todos los signos que nos rodean son objeto de interpreta-
ción, que por lo regular llevamos a cabo de manera inconsciente. Pues bien, la her-
menéutica proporciona elementos para tratar de captar el sentido que el autor quiso
darles a esos signos, incluso a aquellos no tan claros para el propio autor. Por eso, la
comprensión, y no la explicación, es el último objetivo de la hermenéutica (Angulo,
2010, 29-31).
Los filósofos alemanes Friedrich Schleiermacher (1768-1834) y Wilhelm
Dilthey (1833-1911) consideraron la hermenéutica como la reconstrucción históri-
ca de un discurso dado. Esto supone comprender un texto a partir de una lectura
que reconstruya psicológicamente la intención original del autor. Se considera que
el texto expresa los sentimientos de éste, por lo cual los lectores o intérpretes deben
ponerse en su lugar en aras de revivir el acto creador.
Dilthey afirmaba que toda manifestación espiritual, y con ella los textos escri-
tos, debe ser comprendida dentro del contexto histórico y cultural de su época. Se-
gún este autor, en las ciencias humanas no había espacio para la explicación (propia
de las ciencias naturales), sino la comprensión.
Esta concepción presupone que cualquier persona tiene la misma compren-
sión lectora que las demás y, por tanto, es posible alcanzar una única interpretación
correcta. No obstante, esta visión corre el riesgo de caer en el subjetivismo y relati-
vismo, esto es, que cualquier interpretación sea válida.
Martin Heidegger y Hans-Georg Gadamer consideraban que comprensión e
interpretación se relacionan de manera circular: para comprender el todo es necesa-
rio comprender las partes y viceversa; esto hace posible una interpretación adecuada
del asunto.
Heidegger afirmaba que para llegar a la comprensión debemos pasar por una
estructura circular a la que denomina un círculo hermenéutico y afirmó que toda
interpretación, para producir comprensión, debe tener comprendido lo que va a in-
terpretar. O sea, el proceso de comprensión no parte de la nada, sino de aquello que
ya ha sido comprendido o admitido
'Ř*% /$1*Ř Ř'Řhermenéutica es
como cierto. Para Heidegger existir es
1*'1 -Ř*(+- ).$' Ř'*Ř,0 Ř )Ř0)Ř
comprender, por lo que plantea la ur-
/ 3/*Ř+-  Ř*(*Ř*.0-*Ā
gencia de que el ser humano se sitúe

86
Métodos de la filosofía

en el mundo. Su filosofía identifica la verdad con una interpretación históricamente


situada.
Hans-Georg Gadamer reconoce con Heidegger que la realidad es la condición
de ser existente, y afirma que la interpretación es el puente que conecta al sujeto que
conoce con el mundo conocido, que comprendemos y del que hablamos de múlti-
ples maneras; el problema es que no todo lo que se dice se comprende, a menos que
se mire (mirar-actuar) desde y dentro de un determinado contexto histórico.
Entonces, la hermenéutica es la actividad que permite la comprensión y abre el
camino al conocimiento a partir de captar el sentido de los fenómenos naturales y
sociales en un marco de referencia específico. Ésta es la condición de sentido de toda
experiencia y de toda investigación (León, 2010, 37-38).
Si bien la hermenéutica empezó siendo una mera técnica de interpretación de
textos, tanto literarios como teológicos o jurídicos, lo que importa en el análisis es
el giro que da hacia la filosofía en el siglo XIX esta técnica con los autores menciona-
dos; Schleiermacher o Dilthey, y que se consolida en el siglo XX con Heidegger o el
mismo Gadamer. El camino abierto por los dos primeros puede considerarse como
un auténtico giro copernicano en la historia de la hermenéutica, ya que plantea por
vez primera la sistematización de una hermenéutica general como arte del compren-
der mismo.
Gadamer es el primero de los autores de la tradición hermenéutico-fenomeno-
lógica al que se puede considerar del lado de la filosofía contemporánea. Los efectos
teóricos de la propuesta gadameriana afectan a los autores y problemas más noto-
rios de la filosofía de los últimos años (Lledó et al., 2004, 301).

Componentes fundamentales del método hermenéutico


Gadamer, discípulo de Heidegger, publicó en 1960 el libro fundamental de la filo-
sofía hermenéutica: Verdad y método. La tesis esencial del giro ontológico que dio
Gadamer a la teoría de la interpretación consiste en sacar las consecuencias que se
siguen del fáctum antropológico para ser el hombre un ser anclado en el lenguaje y
en el tiempo: el hombre se relaciona con el mundo, realidad histórica configurada
como tradición, a través del lenguaje. La tarea del filósofo ha de ser la de compren-
der la realidad histórica en que viven los hombres.
Los componentes fundamentales del método hermenéutico son los siguientes.

 t&TJOHFOVPQSFUFOEFSRVFFYJTUFVOQVOUPEFWJTUBPCKFUJWP4FJOUFSQSFUBEFTEF
un sistema de prejuicios, configurado por la tradición en la que se está inserto.
Todo juicio vive apoyado en un prejuicio del que el sujeto no es plenamente
consciente. La hermenéutica aspira a hacerlo expreso, mas no a erradicarlo.

87
Epistemología y Metodología

 t-BJOUFSQSFUBDJØOTFMMFWBBDBCPEFTEFVOTVFMPEFSFBMJEBE MBTJUVBDJØOIJTUØSJDB
en que se encuentra el intérprete.
 t1PSUBOUP MBDPNQSFOTJØOTFFGFDUÞBEFTEFFMIPSJ[POUFGJKBEPQPSOVFTUSBTJUVB-
ción. Gadamer llama horizonte al ámbito de contemplación que se manifiesta
desde el punto de vista en que uno está. Pero ese horizonte es alterado al apro-
piarnos de las nuevas comprensiones que habremos hecho. Hay, por tanto, un
circuito entre la interpretación y situación histórica desde la que se producen las
interpretaciones.
 t&TUFKVFHPEFSFNJTJPOFTFOUSFMBJOUFSQSFUBDJØOZSFBMJEBEIJTUØSJDBGPSNBMPRVF
se ha dado en llamar círculo hermenéutico, que tiene dos significados.

I. De manera positiva remite al hecho de que la hermenéutica es una tarea abier-


ta a sucesivas interpretaciones. Ninguna puede reclamar el carácter de última.
II. Negativamente significa que ningún intérprete puede tener acceso a un lugar
metodológicamente privilegiado que le permitiría agotar el sentido del objeto
o texto.

Gadamer menciona que el círculo hermenéutico no es un dato de un método, sino


la realidad, el destino en que estamos. El círculo no es, pues, de naturaleza formal;
no es subjetivo ni objetivo, sino que describe la comprensión como la interpreta-
ción del movimiento de la tradición y del intérprete. Pero en el entendido, sigue
diciendo Gadamer, de que nuestra relación con la tradición está sometida a un pro-
ceso de continua formación en el que estamos interviniendo con nuestras interpre-
taciones. Por tanto, concluye, el círculo de la comprensión no es metodológico, sino
que describe un momento estructural ontológico de la comprensión (Lasaga, 2009,
147-148).

El método dialéctico
En la antigüedad la dialéctica era identificada con Heráclito de Éfeso, ya que algu-
nos de sus fragmentos pueden considerarse las bases del pensamiento dialéctico:
“todo cambia, nada permanece”; “el sol es nuevo cada día”; “los contrarios concuer-
dan, la discordancia crea la más bella
)Ř'Ř)/$"Í Ř'Ř$']/$Ř -Ř armonía”.
$ )/$!$Ř*)Ř -7'$/*Ř Ř\! .*āŘ A partir de aquí se puede extraer una
4Ř,0 Ř'"0)*.Ř Ř.0.Ř!-"( )/*.Ř primera manera de concebir la dialéctica
+0  )Ř*).$ --. Ř'.Ř. .Ř 'Ř
como lucha de contrarios, de la cual sur-
+ ).($ )/*Ř$']/$*ĂŘČ/**Ř
($āŘ)Ř+ -()  čĀ
ge el movimiento constante de todo, es
decir, la historia. De ahí que la dialéctica

88
Métodos de la filosofía

se concibió como el método filosófico para comprender y dar cuenta del devenir.
Ése es el sentido que le dieron en la modernidad Georg W. F. Hegel (1170-1831) y
Karl Marx (1818-1883).
La dialéctica era para Platón un procedimiento lógico que consistía en remon-
tarse del mundo sensible a las ideas y después, de idea en idea, hasta la idea de bien,
la idea suprema. Hegel se inscribió en la línea de Platón: para él la dialéctica era el
método mismo de la filosofía. En su sentido tradicional, la razón es la facultad de
pasar de unos conocimientos abstractos a otros mediante la deducción. El principio
último del razonamiento es el de contradicción, suprema y definitiva ley que no se
puede infringir. La lógica hegeliana procede literalmente al revés. El pensamiento es
un obrar concreto en el conocimiento de realidades. La diversidad y oposición cons-
tituyen el acicate del conocimiento. De lo contrario, nos empantanaríamos en un
vacío mental.
Cada idea encierra en sí misma su propia negación que la lleva a convertirse
en otra idea, que también acaba por negarse. Se revela entonces que estas dos ideas
no son más que los momentos de una tercera que contiene a las dos primeras y
las integra en una unidad superior. Así se realiza el progreso dialéctico, cuyo vehícu-
lo es lo que denomina Hegel lo negativo. Esto es la antítesis de donde nace la con-
tradicción, la cual se suprime por negación de la negación al ser absorbida en una
totalidad más alta. Éste es el movimiento dialéctico, que se expresa con la famo-
sa tríada: tesis, antítesis, síntesis.
Hegel denominó dialéctica a todo su sistema filosófico. La dialéctica hegeliana
parte de que la historia es el proceso mediante el cual el Espíritu va adquiriendo
autoconsciencia. En este recorrido le ayuda la actividad humana de los distintos
pueblos, como el griego, romano y prusiano; lo anterior se centra en la moral, dere-
cho, religión, arte y filosofía (Angulo, 2010, 32; Montes de Oca, 2003, 290 y 291).
Platón concibe a la dialéctica como un modelo donde debe constituirse el co-
nocimiento correcto. En sus Diálogos presenta a Sócrates como el filósofo dialéctico
que a través de la mayéutica ayuda a sus discípulos a pensar correctamente. Para
Aristóteles, la dialéctica es un saber previo y más fundamental que la ciencia.
Para el filósofo alemán Georg Wilhem Friedrich Hegel, el método dialéctico
es el camino que sigue el pensamien-
-Ř " 'Ř'*Ř) "/$1*Ř .Ř'Ř
to para comprender y mostrar, a través antítesis donde nace la
de conceptos, el movimiento que rea- *)/-$$)āŘ'Ř0'Ř. Ř.0+-$( Ř
liza la historia de la humanidad. Un +*-Ř) "$)Ř Ř'Ř) "$)Ř'Ř. -Ř
concepto clave es el de totalidad diná- .*-$Ř )Ř0)Ř/*/'$Ř(7.Ř'/ĀŘ
mica, que refiere a una estructura: la so- Éste es el movimiento dialécticoāŘ
ciedad; misma que tiene movimiento e ,0 Ř. Ř 3+- .Ř*)Ř'Ř!(*.Ř/-yĂŘ
/ .$.āŘ)/y/ .$.āŘ.y)/ .$.Ā
historia.

89
Epistemología y Metodología

Este devenir histórico social se da


-3Ř0 ./$*)ŘŘ " 'Ř+*-,0 Ř
por contradicciones y su superación. Ésta
]./ Ř' Ř/-$04 Ř'Ř+ ).($ )/*Ř'Ř
se opera en y por la negatividad del espí-
!0'/Ř Ř!*-(-Ř4Ř-' Ř. )/$*Ř
Ř'*Ř- 'ĀŘŘ $-Ř Ř -3āŘ)*Ř .Ř'Ř ritu, o sea, el pensamiento que consiste
*)$ )$Řĝ+ ).($ )/*ĞŘ'Ř,0 Ř en llevar los opuestos, una tesis (posi-
 / -($)Ř 'Ř. -Řĝ'Ř- '$ĞāŘ.$)*Ř ción) y su antítesis (contraposición), al
'Ř. -Ř.*$'Ř'*Ř,0 Ř / -($)Ř'Ř orden de una nueva unidad o síntesis
concienciaĀ (cada concepto constituye una sínte-
sis dialéctica). La contradicción funda-
mental se establece entre el espíritu y lo que es, es decir, entre pensamiento y realidad
material. Pero dicha contradicción se resuelve cuando el pensamiento (o espíri-
tu) comprende en su propia vida especulativa (la producción de conceptos) a la
realidad.
Para Karl Marx, la dialéctica en Hegel es idealista porque se resuelve en el pen-
samiento o concepto, es decir, sólo especulativamente, las contradicciones materia-
les de la realidad histórico-social. Marx cuestiona a Hegel porque éste le atribuye al
pensamiento la facultad de formar y darle sentido a lo real. A decir de Marx, no es la
conciencia (pensamiento) la que determina el ser (la realidad), sino el ser social lo
que determina la conciencia.
Según Marx, las contradicciones reales sólo encuentran su solución en la prác-
tica, es decir, en la vida real a través del trabajo. La dialéctica en Marx es materialista
porque pone a la praxis, esto es, el actuar humano-social, como la actividad que
transforma y produce lo real, que convierte la realidad natural en realidad humana.
Para Marx, la praxis social es el motor de la historia. Por ello, el Estado y derecho, así
como religión y moral, no se explican por sí mismos ni por el desarrollo del espíritu
o la conciencia, sino por el modo en que los seres humanos producen y reproducen
su vida material todos los días (León, 2010, 38 y 39).

Materialismo dialéctico
Friedrich Engels (1820-1895) no es quizá tan conocido como su amigo Karl Marx
(1818-1883); sin embargo, desempeñó un papel esencial en la formulación teórica
de lo que hoy se llama marxismo. Engels habló de la dialéctica del materialismo,
expresión que se convirtió más tarde en materialismo dialéctico. La palabra dialéc-
tico muestra la dependencia de la filosofía hegeliana, mientras que materialismo
indica la diferencia respecto a ella. La palabra materialismo indica que es una teo-
ría que afirma que sólo existen objetos materiales. Marx interpreta a Hegel diciendo
que el sistema filosófico de Hegel estaba cabeza abajo y, en consecuencia, debía
dársele la vuelta. Marx afirmaba que la evolución de la historia se debe a causas

90
Métodos de la filosofía

materiales y no a un espíritu del mun-


-3Ř$)/ -+- /ŘŘ " 'Ř$$ )*Ř,0 Ř
do. Estas causas materiales son de natu-
'Ř.$./ (Ř!$'*.!$*Ř Ř " 'Ř ./Ř
raleza económica. El marxismo se llama
 5Ř%*Ř4āŘ )Ř*). 0 )$āŘ
dialéctico porque tanto Engels como  yŘ7-. ' Ř'Ř10 '/ĀŘ -3Ř
Karl Marx supusieron que la naturaleza !$-(Ř,0 Ř'Ř 1*'0$)Ř Ř'Ř
e historia estaban sujetas a la lógica dia- #$./*-$Ř. Ř  ŘŘ0..Ř(/ -$' .Ř
léctica. El curso de la historia es dialécti- 4Ř)*ŘŘ0)Ř .+y-$/0Ř 'Ř(0)*Ā
co, lo cual significa que se explica con
ayuda del esquema dialéctico de Hegel (Hartnack, 2008, 238-239).
La parte de la filosofía hegeliana con la que Marx no estaba de acuerdo fue el
punto de partida. Para Hegel éste era la idea o espíritu. La esencia de la realidad era
la idea; por esta razón, todo lo real era racional. Las manifestaciones materiales del
espíritu son algo secundario.
Para Marx el punto de partida era la materia. Las manifestaciones del espíritu
solamente eran determinaciones de la materia.
Del desacuerdo sobre la primacía del espíritu o la materia como lo más impor-
tante de la realidad se derivarían otros desacuerdos. Por ejemplo, Hegel había dicho
que el Estado era el origen y motor de la historia; Marx, por el contrario, soste-
nía que estas funciones correspondían al proletariado.
Es verdad que entre Hegel y Marx existieron muchos desacuerdos, pero también
es un hecho que sin la filosofía de Hegel el sistema marxista habría sido imposible.
El materialismo inmediato anterior al materialismo marxista fue el de Ludwig
Feuerbach. Estaban tan relacionados el uno con el otro que algunos historiadores
llegaron a pensar que Marx lo tomó de Feuerbach, pero no fue así. Para que no hu-
biera duda de que ambos materialismos eran diferentes, Marx escribió un libro (Las
tesis sobre Feuerbach) en donde criticaba la posición materialista de este filósofo.
Según Engels, el materialismo de Marx era una concepción general del mundo,
de acuerdo con la cual lo único real era la naturaleza; ésta existía independiente-
mente de toda filosofía. Fuera de la naturaleza y de los hombres, nada existe.
La concepción materialista de Marx se fue afinando al hacer el análisis crítico
de la posición de Feuerbach. La primera crítica fuerte, que Marx hizo al materialis-
mo feuerbachiano se refería al carácter mecanicista, porque todo lo quiere explicar
recurriendo a causas que producen siempre los mismos efectos. Dentro de este ma-
terialismo hay determinaciones fijas; Marx, por el contrario, defiende que en la reali-
dad, incluso con la materia, siempre hay procesos y desarrollos que llevan a superar
etapas anteriores.
El materialismo marxista concibe al hombre como activo y práctico, no sólo
como un ser contemplativo. Por esta razón, la tarea principal del filósofo no es la de
interpretar el mundo, sino transformarlo.

91
Epistemología y Metodología

El propósito principal de Marx, al no aceptar el materialismo de Feuerbach, fue


evitar cierto idealismo subterráneo y manifestar su desacuerdo con la poca crítica
feuerbachiana a la alienación religiosa y, en general, a la filosofía de Hegel. Por últi-
mo, lo que mejor caracteriza el materialismo de Marx fue su carácter dialéctico
(Chávez, 2008, 224-226).
El concepto fundamental del materialismo dialéctico fue el de materia, enten-
dido como la realidad objetiva. Para los marxistas, el mundo material percibido por
nuestros sentidos y del cual formamos parte es lo único que existe. El espíritu o ra-
zón, lo que ellos llaman conciencia, no tiene existencia en sí, se le considera como
una propiedad de la materia.
El materialismo es la inversión del idealismo de Hegel, con la materia que ocu-
pa el lugar del espíritu. Para los marxistas, la materia no es producto del espíritu; por
el contrario, la conciencia es el producto superior de la materia. La materia, como el
espíritu en Hegel, no es estática sino dinámica, es movimiento, evolución, progre-
so. El modo de existir de la materia es el movimiento dialéctico (Méndez, et al.,
2005, 114).

Leyes de la dialéctica
La realidad es dialéctica, no puede concebirse al universo como un conjunto de co-
sas terminadas, sino de procesos dialécticos que tienen a la negatividad como prin-
cipio motor y generador.
La naturaleza no se distingue de su movimiento, éste le es inherente, propio,
consustancial. Todo el mundo es un constante devenir. Los marxistas afirmaban
haber descubierto las leyes generales del movimiento universal y en ellas apo-
yaban toda su teoría y el sistema materialista.
Las leyes de la dialéctica poseen carácter objetivo, esto es, su existencia no de-
pende del ser humano, gobiernan a todos los objetos sin excepción, ya que rigen a
la naturaleza, la sociedad y al pensamiento.
Estas leyes son conocidas como se indica en los siguientes puntos.

1. Ley de la unidad y lucha de contrarios. Esta ley explica el origen del movimiento,
al basarse en que todas las cosas y sucesos de la naturaleza poseen opuestos o
contrarios con los cuales están unidos y al mismo tiempo en lucha permanente.
Esta lucha es la causa del movimiento y desarrollo de la materia, así como de su
diversificación. La lucha de contrarios es la esencia, el núcleo de la dialéctica.
2. Ley de los cambios de cantidad a cualidad y viceversa. El aumento o disminución
de la cantidad de la materia influye en el cambio de su calidad. La cantidad y
cualidad forman una unidad dialéctica dentro de la medida dada de objeto,

92
Métodos de la filosofía

transformándose incesantemente una en otra. Esta ley caracteriza el desarrollo


como un cambio radical que afecta las propiedades internas de las cosas.
3. Ley de la negación de la negación. La negación dialéctica preside todos los cam-
bios de la naturaleza. Éstos siempre son ascendentes, se generan mediante la su-
cesión de triadas:
 t5FTJT BGJSNBDJØO
 t"OUÓUFTJT OFHBDJØO DPOUSBSJPEF

 t4ÓOUFTJT OFHBDJØOEFMBOFHBDJØO OFHBDJØOEF
8

La evolución de la humanidad, como la evolución de la naturaleza, está sometida a


las leyes dialécticas; es por tanto, racional y progresiva, lo que hace de la historia no
un simple relato de sucesos contingentes, sino una ciencia regida por la dialéctica de
la producción material (Méndez, et al., 2005, 115 y 116).

El método crítico o criticismo


El filósofo alemán Immanuel Kant (1724-1804) entendía a la crítica como el proce-
so por el cual la razón se vuelve sobre sí misma para conocer sus propios límites y
las condiciones en que se funda su propia validez. En un primer momento, Kant
somete a crítica a la metafísica como una esfera de problemas que rebasa los límites
de la razón humana. Enseguida define a la filosofía como una reflexión sobre las
condiciones de posibilidad del conocimiento y del hacer humano, con el fin de
determinar la validez epistemológica del primero y la acción moral del segundo.
El método crítico somete a discusión tanto la validez lógica de los discursos
con pretensiones científicas, como sus derivaciones de carácter ético.
En su crítica de la razón pura Kant examina la posibilidad de establecer juicios
o enunciados sintéticos, es decir, que añaden información o conocimiento, a dife-
rencia de los enunciados analíticos, que no transmiten conocimiento alguno.
Kant clasificaba a los juicios en las siguientes categorías.
A priori. Son los enunciados cuya verificación es independiente de la expe-
riencia.
A posteriori. Son enunciados que se originan a partir de la experiencia.
Los juicios propios de la ciencia son, según Kant, los sintéticos a priori, pues son
racionales o lógicos (no dependen de los sentidos) y agregan nueva información en
torno al sujeto (León, 2010, 35 y 36).

8
No equivalente a la afirmación original, como en la lógica formal; aquí la negación recopila cuánto
de bueno y útil se encontraba en los contrarios precedentes.

93
Epistemología y Metodología

Kant es uno de los más grandes filó-


)/Ř .Ř0)*Ř Ř'*.Ř(7.Ř"-) .Ř
sofos que el género humano ha produ-
!$'.*!*.Ř,0 Ř#Ř+-*0$*Ř 'Ř
cido. Ocupa el mismo lugar en la historia
"]) -*Ř#0()*ĀŘ0+Ř 'Ř($.(*Ř
'0"-Ř$./$)"0$*Ř )Ř'Ř#$./*-$Ř Ř'Ř de la filosofía moderna que Platón y
!$'*.*!yŘ(* -)āŘ,0 Ř'/)Ř4Ř Aristóteles en la filosofía griega. En Kant
-$.// ' .Ř )Ř'Ř!$'*.*!yŘ"-$ "ĀŘ)Ř se da la síntesis y superación de las dos
)/Ř. ŘŘ'Ř.y)Ř/ .$.Ř4Ř.0+ -$)Ř corrientes representativas de la edad mo-
 Ř'.Ř*.Ř*--$ )/ .Ř- +- . )//$1.Ř derna: racionalismo y empirismo.
 Ř'ŘŘ * -)ĂŘ-$*)'$.(*Ř4Ř La importancia de la filosofía de
(+$-$.(*Ā
Kant se encuentra en principio en su teo-
ría del conocimiento, que expone en su
voluminosa obra Crítica de la razón pura. Esta obra, cuya primera edición vio la luz
en 1781 y su segunda edición apareció (mejorada aquí y allá, por usar las palabras
de Kant) en 1787, no sólo es voluminosa e importante; también es extraordinaria-
mente difícil. Su dificultad no se debe al hecho de que los pensamientos expre-
sados son difíciles, sino también, y no menos, al hecho de que Kant, después de
12 años de intensa reflexión sobre los problemas, se dispuso a exponerlos a toda
prisa. Como el mismo advirtió, no se tomó más de cuatro o cinco meses para redac-
tar las 856 páginas de la primera edición (Hartnack, 2006, 11 y 12).
Immanuel Kant calificó su enfoque de revolución copernicana en la filoso-
fía. Copérnico propuso una teoría en que la Tierra giraba alrededor del Sol y no éste
alrededor de la Tierra. La idea revolucionaria de Kant fue que el mundo que habi-
tamos y percibimos se basa en cualidades que pertenecen al entendimiento del ob-
servador en lugar de existir con independencia de nosotros.
Si se contempla el mundo a través de unos anteojos coloreados de rosa, todo
parecerá rosado. Antes de Kant, muchos filósofos asumían que nosotros éramos, en
gran medida, receptores pasivos de información sobre el mundo. Kant, por el con-
trario, argumentó que, en cuanto perceptores del mundo, imponemos ciertos rasgos
a toda nuestra experiencia. Un requisito para poder tener alguna experiencia es que
percibamos un mundo que contiene relaciones de causa y efecto, que está ordenado
en el tiempo, así como que los objetos que percibimos tienen relaciones espaciales
unos con otros. Causa y efecto, tiempo y espacio, son aportaciones del sujeto per-
ceptor en lugar de pertenecer al mundo
*.Ř%0$$*.Ř+-*+$*.Ř Ř'Ř$ )$Ř exterior, de existir independientemente
.*)āŘ. "Ç)Ř )/āŘ'*.Ř.$)/]/$*.Řa a nosotros. Los anteojos que nos pon-
prioriāŘ+0 .Ř.*)Ř-$*)' .Ř*Ř'"$*.Ř gamos colorean nuestras experiencias.
ĝ)*Ř + ) )Ř Ř'*.Ř. )/$*.ĞŘ4Ř Llevando más lejos la analogía, no po-
"- ")Ř)0 1Ř$)!*-($)Ř )Ř
dríamos tener experiencia de nada si
/*-)*Ř'Ř.0% /*Ā
nos quitáramos los anteojos.

94
Métodos de la filosofía

La Crítica de la razón pura es, como el título lo da a entender, una impugnación


a la idea de que mediante la razón podemos descubrir la naturaleza de la realidad.
La conclusión de Kant es que el conocimiento requiere tanto la experiencia senso-
rial como los conceptos que aporta el observador. Lo uno sin lo otro no sirve para
nada. En concreto, la especulación metafísica acerca de lo que hay más allá del reino
de las apariencias no tiene ningún valor a no ser que se base en la experiencia. La
razón pura no nos proporcionará la clave sobre la naturaleza última de la realidad
trascendente.

Los juicios sintéticos a priori


Los filósofos empiristas como David Hume distinguían dos clases de conocimien-
tos: las relaciones entre ideas y las cuestiones de hecho. Las primeras producían un
conocimiento que era cierto por definición, como el de que todos los canguros
son animales. Podemos estar seguros de que eso es verdad independientemente de
nuestra experiencia con los canguros. Se deduce sencillamente de la definición
de canguro. Si alguien sostiene haber descubierto un canguro que no era un ani-
mal, sabemos antes de verificar su historia que ha confundido lo que significa can-
guro. Kant llamó analíticas a las proposiciones del mismo tipo como: “todos los
canguros son animales”.
Un ejemplo de la otra clase de conocimiento (cuestiones de hecho) que Hume
reconocía es: “algunos solteros coleccionan grabados”. Para determinar si esta pro-
posición es cierta o no hay que hacer algunas observaciones. No se puede decir si es
cierta o no sin tales observaciones. Podemos decir que es una proposición acerca de
un aspecto del mundo. Para Hume sólo hay estas dos posibilidades: las proposicio-
nes han de ser analíticas o empíricas. Si no son ninguna de las dos cosas, no consti-
tuyen ninguna aportación al conocimiento humano.
Kant que afirmó haber despertado
de su sueño dogmático tras la lectura de (()0 'Ř )/Ř'$!$Ř.0Ř )!*,0 Ř
la obra de Hume, reconoció un tercer de revolución copernicana en
tipo de conocimiento, el derivado de los filosofía.Ř*+]-)$*Ř+-*+0.*Ř0)Ř
que denomina juicios sintéticos a priori. / *-yŘ )Ř,0 Ř'Ř$ --Ř"$-Ř
Se utiliza sintético en oposición a ana- '-  *-Ř 'Ř*'Ř4Ř)*Ř]./ Ř
lítico. Si una proposición no es cierta '-  *-Ř Ř'Ř$ --ĀŘ Ř$ Ř
- 1*'0$*)-$Ř Ř )/Ř!0 Ř,0 Ř 'Ř
por definición, entonces es sintética. A
(0)*Ř,0 Ř#$/(*.Ř4Ř
priori es una expresión latina que Kant
+ -$$(*.Ř. Ř.Ř )Ř0'$ .Ř
utilizó para referirse a cualquier cono- ,0 Ř+ -/ )  )Ř'Ř )/ )$($ )/*Ř
cimiento que se sabe que es cierto con  'Ř*. -1*-Ř )Ř'0"-Ř Ř 3$./$-Ř
independencia de la experiencia; se con- *)Ř$) + ) )$Ř Ř)*.*/-*.Ā
trapone a la locución a posteriori, que

95
Epistemología y Metodología

significa adquirido por la experiencia. A


)/Ř!$-(Ř# -Ř .+ -/*Ř Ř un empirista como Hume le hubiera pa-
.0Ř.0 ›*Ř*"(7/$*Ř/-.Ř'Ř' /0-Ř
recido rara la idea de un juicio sintético
 Ř'Ř*-Ř Ř0( āŘ- *)* Ř0)Ř
a priori. Daba por sentado que si un jui-
/ - -Ř/$+*Ř Ř*)*$($ )/*āŘ 'Ř
*)*Ř$($ )/*Ř -$1*Ř Ř'*.Ř,0 Ř cio es a priori tiene que ser analítico.
 )*($)Ř%0$$*.Ř.$)/]/$*.Řa prioriĀ Kant no pensaba lo mismo.
Quizá la manera más fácil de en-
tender que quería decir Kant sea poner algunos ejemplos. Donde Hume sólo conce-
día dos posibilidades, Kant concedía tres: la analítica a priori, la sintética a posteriori
y la sintética a priori. Los juicios analíticos a priori consisten en proposiciones como
que todos los canguros son animales; esto no proporciona ningún conocimiento
nuevo sobre el mundo. La idea de ser un animal, en palabras de Kant, está contenida
en la idea de canguro. Los juicios sintéticos a posteriori, por el contrario, son el reino
de los juicios empíricos como el de que todos los filósofos usan gafas. Para verificar
si es o no falso se requiere observación. Los juicios sintéticos a priori, que es de lo
que principalmente se ocupa Kant en la Crítica de la razón pura, consisten en juicios
ciertos por necesidad, y que puede saberse que son ciertos con independencia de la
experiencia, pero que nos aportan un genuino conocimiento de aspectos del mun-
do. Entre los ejemplos que pone Kant de juicios sintéticos a priori están la mayor
parte de las matemáticas (como, por ejemplo, la ecuación: 7 + 2 = 12) y que “todo
acontecimiento debe tener una causa”. Kant afirma que sabemos que “todo acon-
tecimiento debe tener una causa” y que “7 + 5 = 12” son juicios necesariamente
ciertos; pero son informativos sobre el mundo, de manera que ninguno de los dos
es analítico. El grueso de la Crítica de la razón pura se dedica a investigar cómo son
posibles estos juicios sintéticos a priori. La respuesta viene a ser una explicación de
lo que ha de ser cierto para que nosotros, o cualesquiera otros seres conscientes,
podamos tener alguna experiencia.

Las apariencias y la cosa-en-sí


Kant distingue entre el mundo de que tenemos experiencia (el mundo de los fenó-
menos) y la realidad situada más allá de éste. La realidad subyacente la componen
los noúmenos,9 sobre los cuales no tenemos absolutamente nada que decir porque
carecemos de acceso a ellos. Estamos limitados a conocer los fenómenos; los noú-
menos seguirán siendo eternamente misteriosos para nosotros. De ahí que la ma-
yor parte de la metafísica especulativa sobre la naturaleza última de la realidad esté

9
Noúmenos: las cosas-en-sí; la realidad inaccesible situada más allá de las apariencias.

96
Métodos de la filosofía

desencaminada, puesto que se propone describir rasgos del mundo nouménico y


nuestro sino es vivir exclusivamente en el mundo de los fenómenos.
No obstante, no somos un simple recipiente pasivo de la información sensorial
del mundo. La percepción consiste en algo más que recibir datos. Lo que se reci-
be debe ser identificado y organizado. Según la terminología de Kant, las intuicio-
nes se encajan en los conceptos. Sin conceptos, la experiencia no tendría sentido; en
palabras de Kant: “los pensamientos sin contenido están vacíos, las intuiciones sin
conceptos son ciegos”. Yo no podría tener conocimiento del procesador de palabras
que tengo delante sin la intuición (su experiencia sensorial); pero también necesi-
to ser capaz de identificarla y volver a reconocerla como lo que es, lo que implica
encajarla en el concepto. La facultad mental que opera con intuiciones es la sen-
sibilidad; la que lo hace con conceptos es el entendimiento. El conocimiento sólo es
posible mediante la colaboración entre sensibilidad y entendimiento.

Espacio/tiempo
En la terminología de Kant, el espacio y tiempo son formas de la intuición. Kant
señala que, con objeto de adquirir un conocimiento de lo que pasa, tengo que orga-
nizar mi percepción en función del espacio. De la misma manera, ordenar los su-
cesos en el tiempo es algo que yo impongo a las intuiciones y no una cualidad
intrínseca de lo que percibo.

Las categorías
Kant identifica 12 categorías que incluyen las de sustancia y causalidad. Son las que
nos permiten encajar nuestras intuiciones en conceptos; es decir conceptos a priori.
Son los que aporta el observador a la experiencia. Junto con las formas de la intui-
ción (espacio y tiempo), las categorías son los anteojos coloreados de rosa que de-
bemos usar para que sea posible cualquier clase de experiencia; pero no existen
como rasgos del mundo con independencia de los sujetos que lo experimentan. Son
aportaciones de los sujetos conscientes, no rasgos reales del mundo nouménico o de
la cosa-en-sí (Warburton, 2002, 135-139).
Las 12 categorías están divididas en cuatro grupos que corresponden a los cua-
tro grupos de juicios, pues según Kant hay tantas maneras de unificar los fenómenos
sensibles, tanto conceptos a priori, como formas posibles de juzgar. A los juicios se
les clasifica según su cantidad, cualidad,
relación y modo. )Ř'Ř/ -($)*'*"yŘ Ř )/āŘ 'Ř
.+$*Ř4Ř/$ (+*Ř.*)Ř!*-(.Ř
Del mismo modo en que hay tres
de la intuiciónĀ
tipos de juicio en cada grupo, también

97
Epistemología y Metodología

Cuadro 4.1  .Řö÷Ř/ "*-y.Ř. "Ç)Ř )/Ā


Categorías

)/$ 0'$ **  '$)


Unidad  '$ *.$$'$ Sustancia
'0-'$  "$) 3$./ )$ 0.
*/'$ $($/$)   .$  $+-*$
Fuente: ]) 5āŘet alĀāŘ÷õõûāŘöõúĀ

hay tres categorías de cantidad, tres de cualidad, tres de relación y tres de modo,
obteniéndose así las 12 formas mediante las cuales el entendimiento ordena o sin-
tetiza el material de la percepción. El cuadro de las categorías propuesto por Kant
queda como se muestra en el cuadro 4.1.
Las categorías, como espacio y tiempo, no existen fuera del sujeto cognoscente;
son formas a priori de la facultad de conocer, modos de agrupar fenómenos y conec-
tarlos entre sí, pero, es importante insistir, estas conexiones y ordenamientos no
existen en la realidad misma, son subjetivas, las realiza el intelecto humano con
elementos producidos por él mismo, es decir, las categorías.
No obstante el continuo cambio que experimenta el mundo externo, el cono-
cimiento de la realidad es posible porque lo conocido no es el material variable de
la percepción, sino sus leyes universales y necesarias, sólo que éstas las imponemos
con nuestras categorías (Méndez, et al., 2005, 104).

Los juicios
]) 5āŘet alĀāŘ÷õõûāŘöõú

Por la relación entre Por la forma Características


sus términos sujeto de conocer de los juicios de
y predicado su verdad las ciencias

Analíticos A priori Sintéticos


3+'$)Ř 'Ř*) +/*Ř ) + )$ )/ .Ř a priori
 'Ř.0% /*  Ř'Ř 3+ -$ )$

Sintéticos A posteriori
(+'y)Ř 'Ř*) +/*Ř .*.Ř )Ř'Ř
 'Ř.0% /* 3+ -$ )$

98
Métodos de la filosofía

El conocimiento
]) 5āŘet alĀāŘ÷õõûāŘöõû

*)$$*) .Řa priori


Conocimiento
 'Ř )/ )$($ )/*Ă
científico
categorías
Sujeto Aporta
cognoscente
*)$$*) .Řa priori
 Ř'Ř. ).$$'$Ă
espacio y tiempo Conocimiento
sensible
Objeto Aporta un caos de sensaciones
conocido

Los juicios sintéticos a priori son posibles porque:


 tMBTDBUFHPSÓBTEFMFOUFOEJNJFOUPMFTHBSBOUJ[BOFMDBSÉDUFSBQSJPSÓTUJDP TVVOJWFS-
salidad y necesidad, y,
 tMBT TFOTBDJPOFT QSPWFOJFOUFT EFM NVOEP FYUFSOP QSFWJBNFOUF PSEFOBEBT FO FM
espacio y el tiempo les confieren el carácter de sintéticos.

La deducción trascendental
En esta parte, la deducción trascendental, es donde aparece más claro el pensamien-
to clave de la Crítica de la razón pura. El problema que la domina es el de cómo son
posibles los juicios sintéticos (los conocimientos de objetos) a priori (sin experien-
cia de éstos). La respuesta es que son posibles en cuanto que la conciencia cognos-
cente crea esos objetos mismos, según sus leyes previas. Los construye ordenando en
el espacio y tiempo las sensaciones que nos son dadas y las enlaza mediante las ca-
tegorías. Lo que les presta el carácter de objetividad no es, como cree el vulgo in-
genuo, el que los veamos, toquemos, etc., sino el que la coexistencia y sucesión de
estas impresiones sensibles sea pensada por nosotros como sujeta a una ley, es decir
necesaria. Kant le da a la objetividad el sentido de legalidad y no piensa en la con-
ciencia o espíritu de éste o aquel individuo, sino en una supuesta conciencia nor-
mal, una general (Montes de Oca, 2003, 259).
La deducción trascendental de las categorías, además de ser una de las seccio-
nes más importantes de la Crítica de la razón pura es también, una de las más difíciles
de descifrar. De ser válido, este argumento demostraría que el escepticismo sobre el

99
Epistemología y Metodología

mundo exterior (la duda filosófica sobre si existe objetivamente lo que percibimos)
es contraproducente. Lo que pretende demostrar Kant es que todas las experiencias,
sean del tipo que sean, deben someterse a las categorías y que la experiencia que
resulte sea de un mundo objetivo, no una mera creación subjetiva y personal de
cada individuo. Los escépticos sobre el mundo exterior parten de su propia expe-
riencia y argumentan que les es imposible demostrar que verdaderamente se trate
de la experiencia de un mundo exterior y no de una mera ilusión. Kant argumenta-
ba que, puesto que parten de la experiencia, los escépticos socavan su propia pers-
pectiva: la existencia de un mundo exterior objetivo, percibido siempre en términos
de las categorías, es una condición previa para que podamos tener cualquier clase de
experiencia.
La deducción trascendental de las categorías es un ejemplo del tipo de razona-
miento que Kant utiliza a lo largo del libro, a saber, el argumento trascendental. Es
importante no confundirse con la palabra trascendente que Kant utiliza para remitir
a lo que está más allá de las apariencias. Un razonamiento trascendental es el que,
partiendo de algunos aspectos de nuestra experiencia, saca conclusiones sobre cómo
debe ser algo necesariamente para que tengamos ese tipo de experiencia (Warbur-
ton, 2002, 139 y 140).

El método deconstruccionista
La deconstrucción es una forma de análisis textual aplicada no sólo a la literatura y fi-
losofía, también a la historia, antropología, psicoanálisis, lingüística y teología. Su prin-
cipal exponente es el filósofo francés posestructuralista Jacques Derrida (1930-2004).
La deconstrucción funciona, según Derrida, sobre la base de una lógica paradó-
jica, una noción contradictoria: mientras el término lógica denota aquello que acata
las leyes del razonamiento, el de paradoja se refiere a lo que contradice a la razón.
En este aspecto muchos filósofos han cuestionado a Derrida al afirmar que éste pro-
pone teorías sin sentido.
La finalidad de la deconstrucción como método o estrategia es demostrar la
autocontradicción textual, esto se apoya en el supuesto de una incompatibilidad
entre lo que el escritor cree argumentar y lo que el texto dice en realidad. Así, la cla-
ve de la deconstrucción está en el divorcio entre la intención del autor y el significa-
do del texto (León, 2010, 38).

El método de análisis del discurso


J. B. Thompson, en Ideología y cultura moderna, propone un método al que nombra
“Metodología de la hermenéutica profunda”, el cual articula los conceptos de

100
Métodos de la filosofía

ideología, poder y discurso como ejes


fundamentales para el análisis del dis- Ř!$)'$Ř Ř'Řdeconstrucción
curso político. Esta propuesta incluye *(*Ř(]/**Ř*Ř ./-/ "$Ř .Ř
tres fases o niveles:  (*./--Ř'Ř0/**)/-$$)Ř
/ 3/0'āŘ ./*Ř. Ř+*4Ř )Ř 'Ř.0+0 ./*Ř
 Ř0)Ř$)*(+/$$'$Ř )/- Ř'*Ř,0 Ř
 t&MBOÉMJTJTTPDJPIJTUØSJDP 'Ř .-$/*-Ř- Ř-"0( )/-Ř4Ř'*Ř,0 Ř
 t&MBOÉMJTJTEJTDVSTJWP 'Ř/ 3/*Ř$ Ř )Ř- '$Ā
 t-BJOUFSQSFUBDJØO

En el segundo nivel de análisis, que es el de nuestro interés, se define el tipo de pro-


ducción discursiva que se va a analizar, al considerar su naturaleza lingüística para
fundamentar bien la propuesta metodológica. Los tipos de análisis discursivo son
los siguientes.

 t"OÉMJTJTOBSSBUJWP4FDFOUSBFOMBFYQMJDBDJØOEFMBTDBSBDUFSÓTUJDBTEFMBJEFPMPHÓB 
esto tiende a asumir una estructura narrativa en su pretensión de validar y legiti-
mar las relaciones de dominación dentro del discurso mismo.
 t"OÉMJTJTEFMBFTUSVDUVSBTJOUÉDUJDB&TUVEJBMBTFDVFODJBEFMBTJEFBT BTÓDPNPMPT
recursos oracionales que desempeñan un papel central en el discurso, como la
nominalización y pasivización, entre otros.
 t"OÉMJTJTEFMBFTUSVDUVSBBSHVNFOUBUJWB$PSSFTQPOEFBMFTUVEJPEFMBTGPSNBTEFM
discurso. Al ser construcciones lingüísticas que van más allá de la frase, contie-
nen explicaciones y cadenas de razonamiento que pueden ser reconstruidas de
diferentes maneras. Las reconstrucciones pueden ayudar a esclarecer las carac-
terísticas ideológicas y estructurales del discurso, sacan a luz no sólo sus proce-
dimientos de legitimación, sino también sus estrategias de disimulación. Este
análisis puede esclarecer la función encubridora de la ideología, por ejemplo, al
señalar las contradicciones, inconsistencias y silencios que caracterizan la textura
de un discurso.

Con respecto al nivel de la interpretación cabe señalar que, a pesar de la rigurosidad


en los métodos para el análisis del discurso, éstos no pueden suprimir la necesidad
de una construcción creativa de la significación, es decir, una explicación interpreta-
tiva de lo dicho. El discurso dice, afirma
y representa. Por ello el carácter trascen- *.Ř/$+*.Ř Řanálisis discursivo
.*)ĂŘ)7'$.$.Ř)--/$1*āŘ)7'$.$.Ř Ř'Ř
dente es lo que debe ser captado por el
./-0/0-Ř.$)/7/$Ř4Ř)7'$.$.Ř Ř'Ř
lector al hacer la interpretación (León, ./-0/0-Ř-"0( )//$1Ā
2010, 39 y 40).

101
Epistemología y Metodología

RESUMEN
La palabra método significa camino, forma de llegar al conocimiento (meta, que
significa hacia y odos, camino).
Es preciso mencionar que los objetivos que persigue la investigación filosó-
fica son variables. Uno de los que ha prevalecido se centra en el problema del
conocimiento. Determinar la validez del conocimiento, cómo se da el conoci-
miento, si el producto de la investigación es verdadero, qué hacer con el cono-
cimiento, a quién beneficia, etc., son problemas que afectan al ser humano en
todas sus dimensiones.
Francis Bacon (1561-1626) diseñó los pasos del método científico en un
esfuerzo por despojar de toda clase de prejuicios al proceso de investigación. Los
pasos que propuso son observación, inducción, hipótesis, experimentación, de-
mostración o refutación de la hipótesis, teoría y conclusiones.
A través de la historia, se han desarrollado distintos métodos para analizar la
realidad; éstos se aplican a diversos campos de estudio, entre ellos la filosofía.
La palabra sofista significa de manera textual sabio. Pero los sofistas eran so-
bre todo maestros que, de ciudad en ciudad y con gran escándalo de los griegos,
se hacían pagar por sus enseñanzas. Maestros de los hombres de Estado y de futu-
ros políticos, los sofistas solían enseñar la retórica de la cual fueron fundadores.
Sócrates, maestro de Platón, practicó un método de construcción de concep-
tos, que comparaba con el trabajo que desarrollan las parteras: así como ellas
ayudaban a parir un nuevo ser, Sócrates ayudaba a parir ideas, a concretar el tra-
bajo de concepción de ideas con el alumbramiento de conocimiento, cuya meta
era la verdad fundada en la razón. A esta práctica la denominó mayéutica, que en
griego significa “partera”; se puede traducir en términos del lenguaje filosófico
como el arte de alumbrar espíritus. La mayéutica socrática consistía en saber in-
terrogar y a cada respuesta contraponerle una nueva pregunta, hasta encontrar
una respuesta verdadera que haya superado e integrado la verdad parcial de todas
las anteriores.
El método que propugnaba Descartes era un método de duda radical. Servía
para descubrir sentencias de cuya verdad no se puede dudar. Muchas proposicio-
nes se han afirmado como ciertas, proposiciones que a menudo se contradecían
entre sí. Mediante la duda metódica se deben encontrar proposiciones que sean
indudables. Lo que Descartes intentaba encontrar era una proposición de la que
fuera lógicamente imposible dudar.
Investigar la verdad constituye la razón del trabajo intelectual y científico, el
Discurso del método, no era sino la explicación de los modos y métodos a seguir para

102
Métodos de la filosofía

alcanzar esa verdad. Lo que Descartes hizo, fue realizar una tabla rasa del conoci-
miento, aniquilar todo, partir de cero. Estableció, como normas de partida, cuatro
preceptos para emitir juicio, para verificar la existencia de cualquier término, ob-
jeto o ser: a) evidencia, b) el análisis, c) la síntesis, y d) enumeración y prueba.
El método fenomenológico no será, en principio explicativo, sino descripti-
vo. Existen objetos que pueden describirse con facilidad y otros cuya descripción
es difícil y quizá de momento imposible. En el primer caso la descripción será
directa; en el segundo será posible siempre que no se dejen intervenir hipótesis
sin fundamento. Cuando la descripción implique la presencia de hechos inexpli-
cables por medio de la descripción, habrá que realizar lo que Husserl llama una
epojé, es decir, una suspensión del juicio. En palabras llanas, habrá que poner
entre paréntesis la serie de hechos que no pueden describirse y esperar que las
descripciones detalladas y precisas permitan más tarde explicar estos hechos
que intencionalmente se dejaron de lado. Este poner entre paréntesis es lo que
Husserl denomina también la reducción fenomenológica.
Husserl propuso un método con base en el cual según los resultados obteni-
dos integrarían la fenomenología como ciencia estricta: es el método fenomeno-
lógico. Este método se desarrolla en tres etapas: actitud natural, reducción (o
epojé) e intuición eidética.
En general, hermenéutica se entiende como el arte de interpretar el significa-
do de textos canónicos, jurídicos, literarios, científicos y filosóficos. El objetivo de
la hermenéutica es volver comprensible lo que en un texto parece como oscuro
(hermético, palabra también referida en la antigüedad a los conjuros que prote-
gían mágicamente la cosas).
Se puede decir que la mayoría de los signos que nos rodean son objeto de
interpretación, que por lo regular lo hacemos de manera inconsciente. Pues bien,
la hermenéutica proporciona elementos para tratar de captar el sentido que el
autor quiso darles, incluso aquellos no tan claros para el propio autor. Por eso, la
comprensión y no la explicación, es el último objetivo de la hermenéutica.
La dialéctica era para Platón un procedimiento lógico que consistía en re-
montarse del mundo sensible a las ideas, y después, de idea en idea, hasta la del
bien, idea suprema. Hegel se inscribió en la línea de Platón: para él la dialéctica
era el método mismo de la filosofía. En su sentido tradicional, la razón es la fa-
cultad de pasar de unos conocimientos abstractos a otros mediante la deducción.
El principio último del razonamiento es el de contradicción, suprema y definitiva
ley que no se puede infringir.
Cada idea encierra en sí misma su propia negación que la lleva a convertirse
en otra, que acaba por negarse a sí misma. Se revela entonces que estas dos ideas

103
Epistemología y Metodología

no son más que los momentos de una tercera que contiene a las dos primeras y
las integra en una unidad superior. Así se realiza el progreso dialéctico, cuyo
vehículo es lo que Hegel denomina lo negativo. Esto es la antítesis de donde nace
la contradicción, la cual se suprime por negar la negación al ser absorbida en una
totalidad más alta. Éste es el movimiento dialéctico, que se expresa con la famosa
tríada: tesis, antítesis, síntesis.
Para Karl Marx, la dialéctica en Hegel es idealista porque resuelve en el pen-
samiento, en el concepto, o sea, sólo especulativamente, las contradicciones ma-
teriales de la realidad histórico-social. Marx cuestionó a Hegel porque éste le
atribuía al pensamiento la facultad de formar y darle sentido a lo real. A decir de
Marx, no es la conciencia (pensamiento) la que determina el ser (la realidad),
sino el ser social lo que determina a la conciencia.
Marx interpretó a Hegel diciendo que el sistema filosófico de Hegel estaba
cabeza abajo y, en consecuencia debía dársele la vuelta. Marx afirmó que la evo-
lución de la historia se debía a causas materiales y no a un espíritu del mundo.
Estas causas eran de naturaleza económica.
El método crítico somete a discusión tanto la validez lógica de los discursos
con pretensiones científicas, como sus derivaciones de carácter ético.
En su Crítica de la razón pura, Kant examinó la posibilidad de establecer jui-
cios o enunciados sintéticos, es decir, que añaden información o conocimiento, a
diferencia de los enunciados analíticos, que no transmiten conocimiento alguno.
Kant fue uno de los más grandes filósofos que ha producido el género hu-
mano. Ocupa el mismo lugar distinguido en la historia de la filosofía moderna
que Platón y Aristóteles en la filosofía griega. En Kant se dio la síntesis y supera-
ción de las dos corrientes representativas de la Edad Moderna: el racionalismo y
el empirismo.
La importancia de la filosofía de Kant se encuentra sobre todo en su teoría
del conocimiento, que expone en su voluminosa obra Crítica de la razón pura.
La Crítica de la razón pura es, como el título da a entender, una impugnación
a la idea que mediante la razón podemos descubrir la naturaleza de la realidad.
La conclusión de Kant es que el conocimiento requiere tanto la experiencia sen-
sorial como los conceptos que aporta el observador. Lo uno sin lo otro no serviría
para nada.
La deconstrucción es una forma de análisis textual aplicada no sólo a la litera-
tura y filosofía, también a la historia, antropología, psicoanálisis, lingüística y teo-
logía. Su principal exponente es el filósofo posestructuralista francés Jacques Derrida.
La finalidad de la deconstrucción como método o estrategia es demostrar la
autocontradicción textual, una demostración que se apoya en el supuesto de una

104
Métodos de la filosofía

incompatibilidad entre lo que el escritor cree argumentar y lo que el texto dice en


realidad. Así, la clave de la deconstrucción está en el divorcio entre la intención
del autor y el significado del texto.
Thompson en Ideología y cultura moderna, propuso un método al que nom-
bró la “Metodología de la hermenéutica profunda”, el cual articuló los conceptos
de ideología, poder y discurso como ejes fundamentales para el análisis del dis-
curso político. Esta propuesta incluyó tres fases o niveles: a) el análisis socio-
histórico, b) el análisis discursivo, y c) la interpretación. En el segundo nivel de
análisis, que es el de nuestro interés, se definió el tipo de producción discursiva
que se va a analizar, considerando su naturaleza lingüística para fundamentar
bien la propuesta metodológica.

Preguntas de revisión
1. ¿Qué significa la palabra método? f ) Criticismo Husserl
2. Mencione los objetivos que persigue la in- g) Deconstrucción Descartes
vestigación filosófica. h) Análisis del discurso Sócrates
3. Describa los pasos del método científico di-
señados por Francis Bacon. 6. Resuma las cuatro reglas de Descartes pre-
4. ¿Quiénes eran los sofistas? sentes en el Discurso del método.
5. Relacione las proposiciones con los nom- 7. ¿Cuáles son las etapas del método feno-
bres en las dos columnas, colocando dentro menológico?
del círculo la letra correspondiente. 8. ¿En qué consisten los componentes funda-
mentales del método hermenéutico?
a) Mayéutica Thompson 9. Destaque la diferencia entre Hegel y Marx
b) Duda metódica Derrida en relación con el concepto de dialéctica.
c) Fenomenología Kant 10. Defina las leyes de la dialéctica.
d) Hermenéutica Marx 11. ¿Cómo clasifica Kant a los juicios?
e) Dialéctica Gadamer 12. Refiera los tipos de análisis discursivo.

LECTURA RECOMENDADA
Breve historia del saber
LA CULTURA AL ALCANCE DE TODOS
Charles Van Doren
ŘyŘ .Ř(7.Ř$!y$'Ř*). "0$-Ř0)Ř1$.$)Ř Ř*)%0)/*Ř 'Ř*)*$($ )/*Ř#0()*ĀŘ$)Ř (-"*āŘ
#-' .Ř)Ř*- )Ř)*.Ř+-*+*-$*)Ř ./Ř("$./-'Ř.y)/ .$.Ř Ř'*Ř,0 Ř#4Ř,0 Ř. -Ř Ř#$./*-$āŘ!$'*.*Ė
!yāŘ-/ āŘ(Ç.$āŘ'$/ -/0-āŘ$ )$Ř*Ř- '$"$)Ā

105
Epistemología y Metodología

Ř Ř 'Ř'$-*Ř. Ř$1$ Ř )ŘöûŘ+y/0'*.āŘ,0 Ř1)Ř . Ř'Ř.$0-yŘ Ř'*.Ř)/$"0*.Řĝ .*+*/($āŘ- Ė


$āŘ*(āŘ /ĀĞŘ#./Ř'Ř/0'$Ř Ř$)'0.*Ř)*.Ř*!-  Ř0)Ř+-*4 $)Ř Ř'*.Ř+*.$' .Ř1) .Ř Ř
'*.Ř+-3$(*.Ř$ )Ř›*.ĀŘ*- .' )Ř'*.Ř.$"0$ )/ .Ř/ (.Ā

Ćś Ř.$0-yŘ Ř'Ř)/$"Í Ā Ćś Ř -Ř Ř'.Ř- 1*'0$*) .Ā


Ćś Ř 3+'*.$)Ř"-$ "Ā Ćś'Ř.$"'*ŘXIXĂŘ+- '0$*ŘŘ'Ř(* -)$Ā
Ćśċ0]Ř.y)Ř'*.Ř-*()*.Ċ Ćś'Ř(0)*Ř )ŘöÿöúĀ
Ćś ŘŘ $ĂŘ 'Ř"-)Ř 3+ -$( )/*Ā Ćś'Ř.$"'*ŘXXĂŘ 'Ř/-$0)!*Ř Ř'Ř (*-$Ā
Ćśċ0]Ř)$Ř )Ř 'Ř )$($ )/*Ċ Ćś'Ř.$"'*ŘXXĂŘ$ )$Ř4Ř/ )*'*"yĀ
Ćś0-*+Ř. Ř 3+) Ā Ćś *.Ř+-3$(*.ŘöõõŘ›*.Ā
Ćś Ř$)1 )$)Ř 'Ř(]/**Ř$ )/y!$*Ā

Glosario
A posteriori. Lo que se descubre empí- de los sentidos en lugar de ser innato
ricamente. o descubrible mediante la mera razón.
A priori. Lo que sabemos con indepen- Epistemología. La rama de la filosofía
dencia de la experiencia. que se ocupa del conocimiento y de ex-
Cogito. En latín, “pienso”; simplifica- plicarlo.
ción de la fórmula cogito ergo sum, que Erística. El eristikos griego era aquel a
suele traducirse por “pienso luego exis- quien le gustaba la disputa, controver-
to”. No obstante, según Descartes, en sia y discusión. El término se aplica,
esta fase de su argumentación se afirma entonces, a todo lo relacionado con la
que yo sólo puedo estar seguro de mi disputa.
propia existencia en la medida en que Escepticismo. La duda filosófica.
estoy realmente pensando, probable- Escolástica. (Del latín schola: escuela).
mente sería preferible traducirla por Es la enseñanza y doctrina de la escuela,
“estoy pensando luego existo”. a saber, la filosofía y teología enseña-
Deducción trascendental. Argumento da en las escuelas medievales desde el
de Kant que supuestamente demuestra siglo XI.
la existencia de una realidad objetiva in- Mayéutica. Es en el sentido de Sócrates,
dependiente de los observadores. el método por el cual llevaba al interlo-
Duda cartesiana o metódica. El mé- cutor a descubrir la verdad. La mayéuti-
todo del escepticismo cartesiano por el ca socrática consiste en saber interrogar
que, con fines argumentativos, se consi- y a cada respuesta contraponerle una nue-
deran falsas todas las creencias de que va pregunta, hasta encontrar una res-
no se está absolutamente seguro. puesta verdadera que haya superado e
Empirismo. La concepción de que todo integrado la verdad parcial de todas las
lo que conocemos del mundo procede anteriores.

106
Métodos de la filosofía

Racionalismo. Enfoque filosófico opues- engañar. Un sofisma muy famoso es el


to al empirismo. Los racionalistas creen de Eubúlides de Mileto o argumento del
que la razón es capaz de deducir por sí cornudo: “Tienes todo lo que no has
misma las verdades importantes sobre perdido, no has perdido los cuernos,
la naturaleza de la realidad sin necesi- por tanto los tienes”.
dad de hacer observaciones.
Sofisma. Razonamiento aparentemen-
te correcto pero que es falso y pretende

Bibliografía
Abbagnano, N. y Fornero, G. (2007). Diccio- León, R. (2010). Filosofía (tercera edición).
nario de filosofía. México, FCE. México, ST.
Angulo, Y. (2010). Filosofía (cuarta reimpre- Lledó, E. et al. (2004). Historia de la filosofía
sión). México, Santillana. (primera edición). México, Santillana.
Chávez, P. (2008). Historia de las doctrinas Marías, J. (2008). Historia de la filosofía. Espa-
filosóficas (cuarta edición). México, Pear- ña, Alianza Editorial.
son Prentice Hall. Méndez, L. et al. (2005). Filosofía (cuarta edi-
Claybourne, A. y Larkum, A. (2009). La His- ción). México, Editorial Nueva Imagen.
toria de la Ciencia (primera edición). Chi- Montes de Oca, F. (2003). Historia de la filo-
na, Usborne. sofía (primera edición). México, Editorial
Descartes, R. (2004). Discurso del método Porrúa.
(22ª edición). México, Biblioteca Edaf. Pérez, R. (2004). ¿Existe el método científico?
Escobar, G. y Albarrán, M. (2010). Filosofía. (tercera edición). México, FCE, SEP.
Un panorama de su problemática y corrien- Russell, B. (1971). Historia de la filosofía occi-
tes contemporáneas (tercera edición). dental (segunda edición). Madrid, Espa-
México, McGraw-Hill. sa-Calpe.
Florián, V. (2006). Diccionario de filosofía Savater, F. (2008). La aventura de pensar (pri-
(quinta reimpresión). Colombia, Pana- mera edición). México, Random House
mericana Editorial. Mondadori.
Gutiérrez, R. (2009). Historia de las doctrinas Van Doren, Ch. (2006). Breve historia del sa-
filosóficas (trigésima octava edición). ber. La cultura al alcance de todos (primera
México, Esfinge. edición). México, Planeta.
Hartnack, J. (2008). Breve historia de la filosofía V.v.A.a. (2005). Como vivían los griegos. Espa-
(décimo sexta edición). España, Cátedra. ña, Susaeta Ediciones.
Hartnack, J. (2006). La teoría del conocimien- Warburton, N. (2008). Filosofía básica (4ª edi-
to de Kant (novena edición). España, Cá- ción). Madrid, Cátedra Colección Teorema.
tedra. Warburton, N. (2002). La caverna de Platón y
La Enciclopedia del Estudiante, (2006). His- otras delicias de la filosofía (segunda edi-
toria de la filosofía, tomo 19 (primera edi- ción). Barcelona, Ares y Mares.
ción). Buenos Aires, Santillana. Xirau, R. (2008). Introducción a la historia de
Lasaga, J. (2009). Filosofía fácil para bachille- la filosofía (decimotercera reimpresión
rato y acceso a la universidad (tercera edi- de la decimotercera edición). México,
ción). España, Espasa. UNAM.

107
5
capítulo

El pensamiento científico
en la filosofía contemporánea
Contenido
ą Mapa conceptual
ą Objetivos
ą Introducción
ą Biografía filósofo
ą Frase célebre
ą Conceptos y definiciones
ą Eventos históricos
ą Conceptos clave
ą El positivismo
ą Anecdotario filosófico
ą Cápsula cultural
ą El existencialismo
ą El neopositivismo
ą Después del neopositivismo
ą El estructuralismo
ą El marxismo de Gramsci
ą La escuela de Frankfurt
ą La posmodernidad
ą Resumen
ą Preguntas de revisión
ą Lectura recomendada: Atlas del
pensamiento universal
ą Glosario
ą Bibliografía
Mapa conceptual

'Ř+*.$/$1$.(*

'Ř 3$./ )$'$.(*

'Ř) *+*.$/$1$.(*

 .+0].Ř 'Ř) *+*.$/$1$.(*


El pensamiento
científico en la filosofía
contemporánea 'Ř ./-0/0-'$.(*

'Ř(-3$.(*Ř Ř-(.$

Ř.0 'Ř Ř-)&!0-/

Ř+*.(* -)$

Objetivos
Después de leer el capítulo el estudiante será capaz de:
ĆŘ  .-$$-Ř'.Ř+-$)$+' .Ř-/ -y./$.Ř 'Ř+*.$/$1$.(*Ā
ĆŘ $)/ /$5-Ř'*.Ř-."*.Ř*(0) .Ř 'Ř 3$./ )$'$.(*Ā
ĆŘ  )/$!$-Ř'*.Ř"-0+*.Ř4Ř+ ).*- .Ř Ř'Ř*--$ )/ Ř!$'*.!$Ř 3$./ )$'$./Ā
ĆŘ )$*)-Ř'*.Ř+-$)$+' .Ř.+ /*.Ř 'Ř) *+*.$/$1$.(*Ā
ĆŘ 3+'$-Ř )Ř,0]Ř*).$./ Ř 'Ř/*($.(*Ř'"$*Ā
ĆŘ  ! - )$-Ř'*.Ř+0)/*.Ř . )$' .Ř 'Ř*)/ )$*Ř 'Ř+-*"-(Ř 'Řy-0'*Ř Ř$ )Ā
ĆŘ 3+*) -Ř'*.Ř+-*+.$/*.Ř Ř'Ř!$'*.*!yŘ)'y/$Ā
ĆŘ *)* -Ř'*.Ř+-$)$+' .Ř+*-/ .Ř Ř'*.Ř+- 0-.*- .Ř 'Ř ./-0/0-'$.(*Ā
ĆŘ  1$.-Ř'.Ř'1 .Ř 'Ř+ ).($ )/*Ř Ř)/*)$*Ř-(.$Ā
ĆŘ  ›'-Ř'.Ř/ .$.Ř!0)( )/' .Ř Ř'Ř.0 'Ř Ř-)&!0-/Ā
ĆŘ  .-$$-Ř'*.Ř+-$)$+' .Ř-."*.Ř Ř'Ř+*.(* -)$Ā
Epistemología y Metodología

Introducción
Se suele llamar contemporánea a la
Auguste Comte
compleja actividad filosófica desarro-
ĝ *)/+ ''$ -ŘöýÿþĖ-y.ŘöþûýĞ
llada en los siglos XIX y XX, no sólo en
0 Ř 'Ř- *-Ř 'Ř+*.$/$1$.(*ĀŘ'Ř
Europa, también en América, de donde
*% /$1*Ř Ř.0Ř*-Ř -Ř+-*(*1 -Ř
0)Ř- !*-(Ř Ř'Ř.*$ Ř( Ė surgieron importantes aportaciones. Por
$)/ Ř'Ř- $)Ř Ř0)Ř$ )$Ř filosofía contemporánea, en este capítu-
4Ř- '$"$)Ř)0 1.ĀŘ Ř+-$( -āŘ,0 Ř lo, consideramos no sólo lo que se hizo
''(Ř.*$*'*"yāŘ ./0$-yŘ'*.Ř en estos siglos, también lo que se hace en
! )( )*.Ř.*$' .Ř#./Ř'' "-Ř nuestros días.
Ř*)'0.$*) .Ř$ )/y!$.Ř,0 Ř En sus inicios, esta filosofía surgió
/01$ -)Ř,0 Ř. -Ř($/$.Ř+*-Ř/**.ĀŘ Ř. "0)Ř ./'  Ė
como una reacción en contra del siste-
-yŘ1y)0'*.Ř Ř.*'$-$Ř )/- Ř'*.Ř#*(- .Ř'Ř0)$-'*.Ř )Ř
- )$.Ř*(0) .Ā
ma de Hegel y, al mismo tiempo, la con-
Ř )Ř'*.Ř+-$( -*.Ř›*.Ř Ř.0Ř1$Ř$)/ ' /0'Ř!0 Ř0)Ř*'*Ė tinuación de algunos de sus plantea-
-*-Ř(04Ř -)*Ř Ř$)/Ė$(*)āŘ$)$$*-Ř 'Ř.*$'$.(*Ř mientos.
!-)].Ā La primera oposición al sistema he-
Ř 0!-$Ř0)Ř-$.$.Ř - -'Ř4Ř'Ř- 0+ --. Ř+0'$Ř 'Ř+-$Ė geliano se encuentra vinculada con la
( -Ř1*'0( )Ř 'ŘCurso de filosofía positivaĀ situación social, económica e intelec-
Ř )/- Ř.0.Ř*-.Ř(7.Ř$(+*-/)/ .Ř!$"0-)ŘCurso de filoso-
tual producida por la Revolución In-
fía positivaŘĝöþú÷ĞāŘEl catecismo positivistaŘĝöþû÷ĞŘ4ŘEl sistema
dustrial. Se trata del positivismo de
de la política positivaŘĝöþûúĞĀ
Comte, quien en su intento por refor-
ĝ#71 5āŘ÷õõþăŘLa Enciclopedia del EstudianteāŘ÷õõüĞĀ
mar la sociedad construye una filosofía
contraria al idealismo hegeliano.
La más radical reacción contra Hegel es el marxismo, aun cuando esta corriente
conserva muchos rasgos de la filosofía que crítica. La filosofía marxista es un mate-
rialismo opuesto al idealismo absoluto, pero es un materialismo dialéctico con los
fundamentos lógicos de la dialéctica hegeliana.
Otra clara reacción contra el idealismo de Hegel fue el existencialismo, corrien-
te inspirada por el filósofo danés Sören Kierkegaard, quien rechazó la filosofía es-
peculativa y opuso a la abstracción, al espíritu absoluto, el dato concreto de la
g,AÞSUPREMAÞPARADOJAÞDEÞ existencia individual.
Contra los seguidores del idealismo hegeliano y basándose en el
TODOÞPENSAMIENTOÞESÞQUEÞ
empirismo de Hume y el positivismo de Comte, surgió en el siglo XX un
PRETENDEÞDESCUBRIRÞALGOÞQUEÞ
amplio movimiento filosófico llamado de manera general neopositi-
ESÞINCAPAZÞDEÞPENSARu
vismo lógico. Esta filosofía se caracterizó por su rechazo a la metafísica,
3 RENÞ+IERKEGAARDÞ su interés por la lógica y la filosofía de la ciencia, además de la impor-
 
tancia concedida al lenguaje como objeto de la filosofía. Otro rasgo

110
El pensamiento científico en la filosofía contemporánea

característico de los neopositivistas fue su inclinación a juzgar la filosofía no como


un sistema de conocimientos sobre la realidad, sino como una actividad que consis-
tía en el análisis lógico del conocimiento científico, mismo que era efectuado a
partir del lenguaje, pues sólo mediante formulaciones lingüísticas se puede expresar
el conocimiento y es posible su difusión (Méndez, L. et al., 2005, 109-110).
Muchas de las investigaciones realizadas por los neopositivistas y sus seguido-
res (filósofos analíticos, lógicos, filósofos de la ciencia) tienen gran vigencia en las
más importantes áreas culturales de la filosofía occidental.
El estructuralismo emergió como una forma de problematizar en las ciencias
sociales y un método para indagar las estructuras que regían los modelos de funcio-
namiento social.
La filosofía contemporánea exhibe una pluralidad de enfoques, producidos
tanto por las crisis de los sistemas políticos y económicos, como por el espectacular
desarrollo de las ciencias formales, naturales y humanas.
Las diversas corrientes del pensamiento científico de la filosofía contemporá-
nea se abordaban como un mismo movimiento en el que participaban diversos fi-
lósofos que no siempre estaban de acuerdo, pero que compartían o tenían en común
una serie de ideas, metodologías y cuestionamientos; es decir, una cierta ruta que los
vinculaba.

Conceptos y definiciones
El conocimiento positivo (según Comte) se refiere a lo real, los hechos, a lo que se
constata con la experiencia sensible externa. Por tanto, su objeto está en las leyes
que rigen a los fenómenos. Por ley debe entenderse una relación constante entre
fenómenos.
El existencialismo es otra de las corrientes filosóficas importantes de nuestra
época; sus reflexiones las centra en la existencia concreta del hombre y parte de la
experiencia de éste como ser individual, en lugar de basarse en conceptos o leyes
generales como otras filosofías.
El neopositivismo no es una doctrina filosófica con caracteres perfectamente
definidos, sino por el contrario, se da el nombre de neopositivismo (empirismo
lógico o filosofía analítica) a una diversidad de corrientes con rasgos comunes y fa-
cetas diferentes.
El atomismo lógico, corriente sostenida por Bertrand Russell y Ludwig
Wittgenstein, es una reacción contra el neohegelianismo y su concepción del mun-
do como un todo indivisible donde no hay elementos aislados.

111
Epistemología y Metodología

Eventos históricos
 800ŘŘ -'*(")*Ř .Ř*-*)*Ř 1521ŘŘ -/y)Ř 0/ -*Ř'y -Ř
(+ -*-Ř )Ř*(Ř+*-Ř 'Ř +-*/ ./)/ Ř- #5Ř
++Ř )Ř Ā - /-/-. Ř Ř.0.Ř .-$/*.Ā
1096ŘŘ 'Ř"-$/*Ř ŘČ$*.Ř'*Ř,0$ - čŘ 1605ŘŘ ' ŘŘ'Ř1 )/Ř'Ř+-$( -Ř+-/ Ř
+-/ Ř'Ř+-$( -Ř-05Ř del Ingenioso Hidalgo Don
#$Ř$ --Ř)/Ā Quijote de la ManchaāŘ .-$/*Ř
1429ŘŘ
0)Ř Ř-*Ř'$ -Ř-']).Ř +*-Ř $"0 'Ř Ř -1)/ .Ā
($)*Ř 'Ř. )/$*Ř Ř'Ř 1621Ř  . (-)Ř )Ř(]-$Ř
0 --Ř Ř'*.Ř$ )Ř›*.Ā '*.Ř+0-$/)*.Ř$)"' . .Ř 'Ř
1492ŘŘ -$./'Ř*')Ř .0- Ř 'Ř MayflowerĀ
0 1*Ř 0)*Ř+-Ř'*.Ř 4 .Ř 1633ŘŘ Ř$"' .$Ř*) )ŘŘ'$' *Ř
/'$*.Ā 'Ř+*4-Ř'Ř/ *-yŘ Ř
1512ŘŘ  Ř$)0"0-Ř'Ř+$''Ř$3/$)Ř *+]-)$*Ā
 .+0].Ř Ř0/-*Ř›*.Ř Ř 1687ŘŘ .Ř 2/*)Ř+0'$Ř'*.Ř
/-%*Ř+*-Ř+-/ Ř Ř $"0 'Ř Principios matemáticos de
6)" 'Ā la filosofía naturalāŘ*) Ř
1519ŘŘ  -)7)Ř*-/].Ř . (-Ř )Ř ./'  Ř.0.Ř/- .Ř' 4 .ĂŘ
'.Ř*./.Ř 'Ř*'!*Ř Ř ]3$*Ř $) -$āŘ!0 -5Ř4Ř$)Ř4Ř
*)ŘûõõŘ#*(- .Ř'*Ř,0 ŘŘ - $)Ā
+-$)$+$*ŘŘ'Ř*),0$./Ř 'Ř
/ --$/*-$*Ř( 3$Ā (Las fechas clave de la historia del mundoāŘ÷õööĞ

Russell y Wittgenstein rechazaron el monismo hegeliano y en su lugar conci-


bieron al mundo como una totalidad compuesta por hechos. El mundo, para ellos,
se divide en hechos atómicos y moleculares.
Los integrantes del Círculo de Viena son empiristas y no aceptan el aprioris-
mo, para ellos las proposiciones sobre hechos sólo valen si están basadas en la ex-
periencia. En consecuencia, rechazan todo tipo de teorías acerca de una realidad
por encima de la experiencia sensible, lo que elimina la metafísica tradicional.
Si seguimos la línea del neopositivismo lógico, los filósofos analíticos se intere-
san en el estudio del lenguaje, pero a diferencia de sus predecesores, no lo restringen
a la función referencial. Por el contrario, abandonan la tesis de la correspondencia
lógica entre el lenguaje y la realidad para seguir a Wittgenstein en las Investigaciones
filosóficas y descubrir la pluralidad de los usos lingüísticos.
Se entiende por estructura como “un todo compuesto de partes relacionadas
entre sí según ciertas leyes identificables de funcionamiento (transformación)”.
El estructuralismo es lo opuesto al atomismo, esta tendencia aísla términos
cuyo conjunto es simplemente su yuxtaposición. En cambio, el estructuralismo

112
El pensamiento científico en la filosofía contemporánea

consistirá en buscar las relaciones que se


dan a los términos que unen un valor de Anecdotario filosófico
posición en un conjunto organizado, y )ŘöÿúþāŘ 'Ř1$)Ř )Ř 'Ř,0 Ř0.. ''Ř
en aprender conjuntos cuya articulación 1$%Ř. Ř ./- ''Ř )Ř 'Ř -Ř 'Ř
*-/ Ř4Ř(0-$ -*)ŘöÿŘ+ -.*).ĀŘ
los haga significativos.
0.. ''āŘ,0 Ř4Ř*)/Ř*)ŘýüŘ
En el terreno del conocimiento ›*.Ř Ř āŘ ./01*Ř))*Ř
Gramsci va a partir del principio fun- 0-)/ Ř0)Ř0 )Ř/$ (+*Ř#./Ř
damental de la unidad de la teoría y +*) -. ŘŘ.'1*ĀŘ0)*Ř'*.Ř
práctica. Gramsci propone que el co- + -$*$./.Ř' Ř+- "0)/-*)Ř )Ř,0]Ř
nocimiento resulta inseparable de la #yŘ+ ).*Ř0-)/ Ř,0 'Ř
transformación de la realidad por parte /-4 /*āŘ0.. ''Ř- .+*)$Ř*)Ř.0Ř
*./0(-Ř.*--*) -yĂ
del hombre.
Ř Ę'*Ř+ ).Ř )Ř'*Ř!-yŘ,0 Ř
La escuela de Frankfurt se propuso ./Ř 'Ř"0Ā
liberar a los hombres de su condición Ř Ř-y5Ř Ř,0 'Ř$ )/ Ř0.. ''Ř
alienada y esclavizante en la que desem- )*Ř. Ř).-yŘ Ř $-Ř,0 Ř 'Ř/*Ř
bocaron, debido a la estructura, valores -Ř ) !$$*.*Ř+-Ř'Ř.'0Ř4Ř,0 ŘŘ
y fines de las sociedades, industrializa- ]'Ř' Ř#yŘ.'1*Ř'Ř1$āŘ+0 .Ř/**.Ř
das y tecnificadas, pero ineficientes para '*.Ř+.% -*.Ř,0 Ř. Ř#y)Ř.'1*Ř
)Ř,0 'Ř1$)Ř. Ř )*)/-)Ř )Ř'Ř
proveer la felicidad y plena realización
5*)Ř Ř!0(*- .Ā
humanas.
El término posmoderno no se debe ĝ*)57' 5āŘ÷õõþāŘöü÷ĖöüøĞĀ

identificar con algo riguroso y científi-


co. Definirlo tal vez no sea lo más importante, sino lo que sugiere; el sentido en que
se toma es de alertar sobre algo que anda mal en la sociedad y que requiere ser ob-
jeto de nuestra atención. En fin, el concepto nos indica una atención especial en
algo que cambia de manera drástica o que va a cambiar.

El positivismo
El positivismo apareció en la primera mitad del siglo XIX. Su fundador fue el francés
Auguste Comte, un reformador para el que una sociedad se definía por el grado de
desarrollo intelectual alcanzado, motivo por el cual consideró a la filosofía como el
fundamento de todo orden social. La historia de la sociedad, sostiene Comte, ha
estado dominada por la historia del espíritu humano.
Auguste Comte nació en 1798 y murió en 1857. Pertenecía a una familia cató-
lica, monárquica y conservadora; pero pronto tomó una orientación inspirada por
la Revolución Francesa. Colaboró con Saint-Simon, de quien se separó luego y se
familiarizó con los problemas sociales. Fue alumno de la Escuela Politécnica de

113
Epistemología y Metodología

París, donde adquirió una formación


Cápsula cultural
matemática y científica sólida.
'Ř!$'.*!*Ř"-$ "*Ř-$./-*Ř.0"$-$Ř,0 Ř'Ř$ --Ř4Ř 'Ř- ./*Ř Ř La vida de Comte fue difícil, en la
'*.Ř+') /.Ř"$-)Ř'-  *-Ř 'Ř*'ĀŘ -*Ř )Ř 'Ř.$"'*ŘIIāŘ intimidad fue infeliz, y nunca logró
0)*Ř*/-*Ř!$'.*!*āŘ/*'*( *āŘ. "0-Ř,0 Ř'Ř$ --Ř)*Ř. Ř la menor holgura económica, a pesar de
(*1yāŘ.$Ř/**Ř 'Ř(0)*Ř' Ř- 4Ā su indiscutible genialidad y esfuerzo. En
Ř /*'*( *Ř yŘ,0 Ř'Ř$ --Ř -Ř0)Ř .! -Ř4Ř,0 Ř 'Ř*'Ř4Ř sus últimos años vivía sostenido por sus
'*.Ř+') /.Ř/-5)Řy-0'*.Ř+ -! /*.ŘŘ.0Ř'-  *-ĀŘ 7.Ř
amigos y partidarios, sobre todo france-
''7Ř ./)Ř'.Ř ./- ''.āŘ,0 Ř/($])Ř*-$/)Ř'Ř$ --Ā
ses e ingleses. Auguste Comte tuvo ca-
Ř )ŘöûúøāŘ 'Ř($.(*Ř›*Ř )Ř,0 Ř(0-$āŘ*+]-)$*Ř+0'$Ř
racterísticas de desequilibrio mental,
0)Ř'$-*Ř )Ř 'Ř,0 Ř. "0-Ř,0 Ř'Ř$ --Ř4Ř'*.Ř*/-*.Ř+') /.Ř
que en algún momento se acentuaron
*-$/)Ř )Ř/*-)*Ř'Ř*'Ā
mucho. Al final de su vida tuvo un pro-
Ř )Řöûý÷āŘ0)*Ř 'Ř./-)*(*Ř)].Ř4#*Ř-# Ř1$*Ř0)Ř
fundo amor por Clotilde de Vaux, que
)0 1Ř ./- ''āŘ. Ř-(Ř"-)Ř- 10 '*Ř+*-,0 Ř. Ř (*./-Ř,0 Ř
'Ř!$-(( )/*Ř+*yŘ($-ĀŘ 7.Ř ')/ āŘ 'Ř40)/ Ř Ř
murió poco después, pérdida que con-
-# āŘ
*#)) .Ř +' -āŘ+-*Ř,0 Ř'*.Ř+') /.Ř. "0y)؝-$Ė tribuyó a abatirlo.
/.Ř*1'.Ř )Ř/*-)*Ř'Ř*'ĀŘ**ŘŘ+**āŘ'*.Ř./-)*(*.Ř Auguste Comte expuso su doctrina
!0 -*)Ř1$ )*Ř,0 Ř 'Ř(* '*Ř# '$* )/-$./Řĝ 'Ř"-$ "*Řhelios positivista, de un modo sistemático, en
,0 Ř.$")$!$Ř*'Ř4ŘkentrosŘ,0 Ř.$")$!$Ř )/-*ĞŘ Ř*+]-)$*Ř las siguientes obras: Curso de filosofía
-Ř 'Ř*-- /*Ā positiva, el Sistema de política positiva,
Ř $ŘöüõÿāŘ'Ř$)1 )$)Ř 'Ř+-$( -Ř/ ' .*+$*Ř- 1*'0$*)Ř Catecismo positivista y el Discurso sobre
'Ř ./0$*Ř 'Ř .+$*ĀŘ Ř#yŘ$. ›*Ř+-Ř*. -1-Ř'*.Ř el positivismo (Marías, 2008, 322; Gu-
(+*.Ř Ř/''āŘ+ -*Ř 'Ř./-)*(*Ř$/'$)*Ř'$' *Ř'$' $Ř tiérrez, 2009, 163; Méndez, L. et al.,
*)./-04Ř.0Ř+-*+$*Ř(* '*Ř+-Ř ./0$-Ř 'Ř$ '*ĀŘ'$' *Ř*Ė 2005, 110).
. -1Ř,0 Ř
Ç+$/ -Ř/ )yŘ0/-*Ř'0).Ř4Ř+- . )/Ř0)Ř+-0 Ř El positivismo es la postura del si-
$-- !0/' Ř Ř,0 Ř)*Ř/**.Ř'*.Ř*% /*.Ř 'Ř .+$*Ř"$-)Ř
glo XIX que corresponde al empirismo
'-  *-Ř Ř'Ř$ --Ā
de los siglos XVII y XVIII; sólo que se ma-
Ř 'Ř$"0'Ř,0 Ř*+]-)$*Ř4Ř +' -āŘ'$' *Ř*. -1Ř,0 Ř'.Ř
nifestó como aliado de las ciencias expe-
/-4 /*-$.Ř,0 Ř .-$y)Ř'*.Ř+') /.Ř )Ř 'Ř$ '*Ř.'*Ř. Ř 3Ė
rimentales. De hecho, los científicos (fí-
+'$)Ř.$Ř)Ř10 '/.Ř'Ř*'ĀŘ$)Ř (-"*āŘ'"0)*.Ř- +- Ė
. )/)/ .Ř Ř'Ř "' .$Ř/'$Ř$% -*)Ř,0 Ř ./Ř$ Ř -Ř0)Ř
sicos, químicos, psicólogos y sociólogos)
# - %yŘĝ'"*Ř,0 Ř ./Ř+-*#$$*Ř- -ĞĀŘ)ŘöüøøāŘ/-.Ř .-$Ė gustan de alistarse en la mentalidad
$-Ř0)Ř'$-*Ř )Ř 'Ř,0 Ř+*4Ř'.Ř$ .Ř Ř*+]-)$*āŘ'$' *Ř positivista. Todavía en el siglo XX, se pro-
/01*Ř,0 Ř$-ŘŘ%0$$*āŘ*) Ř. Ř' Ř*'$"ŘŘ $-Ř,0 Ř ./Ř longó esta actitud con una nueva mo-
,0$1**Ř4Ř,0 Ř'Ř$ --Ř)*Ř. Ř(*1yĀ dalidad: el positivismo lógico (o neo-
Ř 'Ř.'$-āŘ. Ř0 )/Ř,0 Ř'$' *Ř$%*Ř )/- Ř$ )/ .ĂŘČŘ.$)Ř positivismo, o filosofía analítica).
(-"*āŘ. Ř(0 1 čĀŘ )yŘ-5)āŘ'.Ř+-0 .Ř$ )/y!$.Ř)*Ř
/--*)Ř )Ř +/-. Ř4Ř'Ř "' .$Ř/'$Ř/01*Ř,0 Ř($-Ř
.0Ř1 -.$)Ā 'Ř+*.$/$1$.(*Ř .Ř'Ř+*./0-Ř 'Ř.$"'*Ř
XIXŘ,0 Ř*-- .+*) Ř'Ř (+$-$.(*Ř Ř
ĝ'4*0-) āŘĀŘ4Ř(Ř -&0(āŘ÷õõÿāŘ÷õŘ4Ř÷öĞĀ '*.Ř.$"'*.ŘXVIIŘ4ŘXVIIIĀ

114
El pensamiento científico en la filosofía contemporánea

La palabra positivismo merece una explicación acerca del sentido técnico con
la que aquí empleamos.
En primer lugar, el conocimiento positivo (según Comte) se refiere a lo real, a
los hechos, lo que se constata con la experiencia sensible externa. Por tanto, su ob-
jeto está en las leyes que rigen a los fenómenos. Por ley debe entenderse una rela-
ción constante entre fenómenos. Hay que señalar que el positivismo no estudia
causas al estilo de la filosofía tradicional. La palabra causa sólo tiene allí un valor
descriptivo, señala un fenómeno antecedente a otro; pero sin que se pretenda que
dicho fenómeno haya producido al segundo.
El positivismo rechaza la metafísica, en cuanto que ella pretende estudiar algo
no constatable, y que por tanto, es vago y dudoso. La precisión y la certeza son me-
tas claras de la mentalidad positivista.
La segunda característica del positivismo es su intención práctica. La especula-
ción abstracta, sin fines prácticos, como en la metafísica no tiene cabida en el posi-
tivismo.
Por último, el positivismo busca mantenerse dentro de un nivel relativo, y re-
chaza el conocimiento absoluto, como
si fuera una quimera. Textualmente, 'Ř*)*$($ )/*Ř+*.$/$1*Ř. Ř- !$ - Ř
Ř'*Ř- 'āŘŘ'*.Ř# #*.āŘ'*Ř,0 Ř. Ř
Comte asevera que: “El único principio
*).//Ř*)Ř'Ř 3+ -$ )$Ř
absoluto es que todo es relativo”. . ).$' Ř 3/ -)Ā
Este triple carácter: realista (al modo
empírico), práctico (de tipo utilitarista) y relativista, le da al positivismo la facilidad
que debe poseer todo sustituto de la filosofía. En efecto, el positivismo se instala
como una filosofía que consiste en la síntesis y ordenación de los saberes adquiridos
en las demás disciplinas. La filosofía se convierte, según esto, en la suma (ordenada
y sintética) de las demás ciencias (Gutiérrez, 2009, 163-164).
Al publicar su Curso de filosofía positiva apadrinaba Comte el nuevo movimiento
cultural que dominaría la mayor parte del siglo XIX. Puede decirse que el positivis-
mo fue la revalorización del espíritu naturalista y científico contra las tendencias
abiertamente metafísicas y religiosas del Romanticismo.
Más que una filosofía, el positivismo significa método, una tendencia, actitud,
una mentalidad operante en todos los campos de la vida y de la cultura durante la
segunda mitad del siglo XIX. Su origen ha de buscarse en el contraste entre el progre-
so y las conquistas de la ciencia por una parte y las fantásticas cavilaciones metafísi-
cas de la filosofía idealista por la otra (Montes de Oca, 2003, 329).
Comte llamó filosofía positiva al sistema universal de los conocimientos cien-
tíficos, por tanto, esta nueva filosofía no era metafísica sino científica. Para Comte
la única utilidad de la metafísica fue servir de transición entre los estados teológico
y positivo.

115
Epistemología y Metodología

El carácter fundamental de la filosofía positiva residió en contemplar los fenóme-


nos como sujetos a leyes y su finalidad era descubrir tales leyes y reducirlas al menor
número posible. La filosofía se convirtió así, en la síntesis de las verdades científicas,
en una ciencia general que organiza los resultados de las ciencias naturales.
La filosofía positiva no es especulativa sino práctica, trata de ir más allá del
conocimiento de la naturaleza, aspira a dominarla, no le basta explicar el pasado,
necesita predecir el futuro. De ahí su lema “Saber para prever con el fin de proveer”
(Méndez, L. et al., 2005, 112).

La ley de los tres estados


Comte creía haber descubierto la ley fundamental del progreso y el desarrollo del
espíritu, por lo que la convirtió en la base de su sistema filosófico.
Esta ley es el principio de la filosofía positiva, en ella se pone de manifiesto la
evolución del espíritu a través de tres estados, que son: el estado teológico o ficticio,
el metafísico o abstracto y el positivo o científico.

 t&MFTUBEPUFPMØHJDP$PSSFTQPOEF TFHÞO$PNUF BMBJOGBODJBEFMBIVNBOJEBE 


cuando ésta se cuestiona acerca del porqué de las cosas por lo que busca las cau-
sas primeras y finales, lo que hace que el hombre acabe por explicarse los fenó-
menos naturales atribuyéndolos a agentes sobrenaturales, externos y ocultos. En
este estado se dan tres momentos:

a) Fetichismo. El espíritu humano dota de animación a las cosas materiales y les


otorga poderes mágicos o divinos, mediante esta acción se explican los cam-
bios observados en la naturaleza. Se personifican las cosas y se les atribuye un
poder mágico o divino.
b) Politeísmo. La animación es retirada de las cosas materiales para trasladarla a
una serie de divinidades, cada una representa un grupo de poderes: aguas,
ríos, bosques, etc. Se cree que los procesos naturales dependen de la voluntad
de los dioses.
c) Monoteísmo. En este último momento del estado teológico se sustituye la
pluralidad de divinidades por un Dios único y omnipotente que con sus leyes
gobierna el universo.

 t&TUBEPNFUBGÓTJDP&MFTUBEPNFUBGÓTJDPPBCTUSBDUPFTFTFODJBMNFOUFDSÓUJDPZEF
transición. Es una etapa intermedia entre el estado teológico y el positivo. En él
se siguen buscando los conocimientos absolutos. La metafísica intenta explicar
la naturaleza de los seres, su esencia y causas. Pero para ello no recurre a agentes

116
El pensamiento científico en la filosofía contemporánea

sobrenaturales, sino a entidades abstractas que le confieren el nombre de onto-


logía. Las ideas de principio, causa, sustancia y esencia designan algo distinto
de las cosas, si bien inherente a ellas es más próximo: la mente, que se lanzaba
tras lo lejano, se va acercando paso a paso a las cosas, y así como en el estado
anterior los poderes se resumían en el concepto de Dios, aquí es la naturaleza
la gran entidad general que lo sustituye; esta unidad es más débil, tanto mental
como socialmente y el carácter del estado metafísico es sobre todo crítico y
negativo, de preparación del paso al estado positivo; se podría decir que es una
especie de crisis de pubertad en el espíritu humano, antes de llegar a la edad
viril.
 t&MFTUBEPQPTJUJWP&MFTUBEPQPTJUJWPPSFBMFTFMEFGJOJUJWP&OÏMMBJNBHJOBDJØO
queda subordinada a la observación. La mente humana se atiene a las cosas. El
positivismo busca sólo hechos y sus leyes. No causas ni principios de las esencias
o sustancias; todo esto es inaccesible. El positivismo se atiene a lo positivo, a lo
que está puesto o dado: es la filosofía del dato. La mente, en un largo retroceso,
se detiene al fin ante las cosas. Renuncia a lo que es vano intentar conocer y bus-
ca sólo las leyes de los fenómenos. Es la última etapa en el desarrollo del espíritu
humano. El estado positivo se alcanza cuando ya no se aspira a un conocimiento
absoluto que explique el origen y sentido del universo. Cuando al fin se deja de
buscar el porqué de todas las cosas y en vez de indagar sobre causas y esencias, el
hombre se limita a observar los hechos de la experiencia para describirlos y des-
cubrir las leyes que rigen su comportamiento; es decir, “las relaciones constantes
que existen entre los fenómenos observados” (Marías, 2008, 322-323; Méndez, L.
et al., 2005, 110-111).

Los tres estados

-*' (7/$Ř 0)( )/*Ř


./*. Índole planteada 3+'$/$1*

 *'"$* $/$$* 'Ř+*-,0]Ř Ř'.Ř*.. " )/ .Ř


.*- )/0-' .

/!y.$* ./-/* 'Ř+*-,0]Ř Ř'.Ř*.. )/$ .Ř./-/.Ř


ĝ . )$.āŘ.0./)$.ĞŘ

*.$/$1* $ )/y!$* (*Ř. Ř)Ř'*.Ř 4 .Ř)/0-' .


! )( )*.

FuenteĂŘ ]) 5āŘ ĀŘet al.Řĝ÷õõûĞĀŘFilosofíaŘĝ0-/Ř $$)ĞĀŘ ]3$*āŘ$/*-$'Ř0 1Ř (" )āŘ+ĀŘöö÷Ā

117
Epistemología y Metodología

El relativismo
El estudio de los fenómenos, dice Comte, no es absoluto, sino siempre relativo a la
organización y situación que vive el hombre. Así, todo conocimiento positivo debe
adaptarse razonablemente a nuestras necesidades reales.
El espíritu positivo es relativo. La pérdida o adquisición de un sentido, dice
Comte, alteraría nuestro mundo completamente y nuestro saber de él. Nuestras
ideas son fenómenos no sólo individuales, sino también sociales y colectivos, de-
penden de las condiciones de nuestra existencia, individual y social; por tanto de la
historia. El saber tiene que aproximarse incesantemente al límite ideal fijado por
nuestras necesidades. Y el fin del saber es la previsión racional: “Saber para prever,
prever para proveer”, es uno de los lemas de Comte (Marías, 2008, 323; Méndez, L.
et al., 2005, 112).

La clasificación de las ciencias


Fiel a su intención de erigir a la filosofía como síntesis del saber científico, Comte
propone una clasificación especial de las ciencias. Con ella no sólo se pretende la
enumeración y distinción de cada disciplina científica, también se establece su es-
tructura interna u orden lógico.
Las ciencias pueden clasificarse en estos seis grupos y justamente en el orden
mencionado:

a) matemáticas
b) astronomía
c) física
d) química
e) biología
f) sociología

El orden indicado tiene las siguientes características. Las ciencias tienen menor ex-
tensión a medida que se desciende en la lista; es decir, se refieren a un grupo más
reducido de seres. Correlativamente, se trata de un orden creciente en comprensión
o complejidad, las ciencias colocadas al final tienen que tratar con datos y seres cada
vez más complicados y ricos en características. Y por último, es un orden cronológi-
co o histórico, pues marca las sucesivas apariciones de los saberes científicos.
Comte se consideraba a sí mismo como el fundador de la sociología a nivel
científico. Como tal, se debe considerar al hecho social como una cosa, en donde se
observan las leyes o relaciones constantes, como en física o biología.

118
El pensamiento científico en la filosofía contemporánea

La psicología está ausente de la clasificación de las ciencias, según Comte. Esto


es por dos razones: porque la psicología tendría que establecerse a base de intros-
pección, pero este método no tiene validez en la metodología comtiana; además, el
ser humano, es un ser social, de tal manera que el individuo es una mera abstrac-
ción; por tanto, el tratado del hombre no puede ser otro que el tema propio de la
sociología (Gutiérrez, 2009, 165-166).

La religión positivista
La humanidad es, para Comte, el Gran Ser, sustituto del Dios trascendente. Com-
te pretendió fundar una religión positivista y para ese efecto, estableció sacra-
mentos, ceremonias y hasta un calendario con fechas determinadas para celebrar
a los grandes hombres de la humanidad entera. El mismo Comte, sería el Sumo
Sacerdote, con la esperanza de predicar, algún día no muy lejano, en Notre-Dame
(Gutiérrez, 2009, 166).

El existencialismo
Se da el nombre de existencialismo a la corriente filosófica que surgió en el siglo XX
a raíz de la crisis espiritual desencadenada por las catástrofes históricas representa-
das por las dos guerras mundiales que sumieron a la humanidad en el desconcierto,
inseguridad, angustia y fracaso.
El existencialismo es otra de las corrientes filosóficas importantes de nuestra
época; centra sus reflexiones en la existencia concreta del hombre y parte de la expe-
riencia de éste como ser individual, en lugar de basarse en conceptos o leyes genera-
les como otras filosofías.
El existencialismo es una forma de 'Řexistencialismo es otra de las
pensamiento que sobrepasa la filosofía *--$ )/ .Ř!$'*.!$.Ř$(+*-/)/ .Ř
 Ř)0 ./-Ř]+*ăŘ )/-Ř.0.Ř
e impregna las ciencias sociales (psico-
- !' 3$*) .Ř )Ř'Ř 3$./ )$Ř
análisis), literatura o se funde con otras *)- /Ř 'Ř#*(- Ř4Ř+-/ Ř Ř'Ř
posiciones filosóficas. Albert Camus, un 3+ -$ )$Ř Ř]./ Ř*(*Ř. -Ř
novelista, o Maurice Merleau-Ponty, un fe- $)$1$0'āŘ )Ř'0"-Ř Ř.-. Ř )Ř
nomenólogo, fueron, en algún senti- *) +/*.Ř*Ř' 4 .Ř" ) -' .Ř*(*Ř
do, existencialistas. Su origen se sitúa a */-.Ř!$'*.*!y.Ā
mediados del siglo XIX, cuando ciertos
pensadores escribieron sobre la crisis de valores religiosos, morales e incluso estéti-
cos. Nietzsche en Alemania, Kierkegaard en Dinamarca y Unamuno en España seña-
laron que el cristianismo entró en una crisis profunda porque los europeos vivían de

119
Epistemología y Metodología

acuerdo con convicciones que ignoran las formas religiosas tradicionales. Pero la filo-
sofía existencial adquirió su presencia histórica cuando Heidegger publicó Ser y tiem-
po (1927), un libro que si bien parte de los presupuestos metodológicos de la feno-
menología, su motivo principal era describir las categorías de la existencia del hombre
concreto o dasein, que fue como lo denominó Heidegger. Terminada la Segunda Gue-
rra Mundial y con el clima de desilusión que reinaba en Europa, las filosofías de la
existencia adquirirían una gran importancia y diversas orientaciones. Una de las más
influyentes fue la de Jean-Paul Sartre en Francia, autor de obras como El ser y la nada
(1943), novelas como La náusea (1939), u obras de teatro como Las moscas (1943),
que contienen reflexiones y conflictos éticos y existenciales (Lasaga, 2009, 135).

Clasificación de los existencialistas


Los principales filósofos existencialistas fueron los alemanes Martin Heidegger (1889-
1976) y Karl Jaspers (1883-1969), así como los franceses Gabriel Marcel (1889-1973)
y Jean-Paul Sartre (1905-1980). Tuvieron en común su oposición al idealismo y el
propósito de describir la situación existencial del hombre, pero mostraron grandes
diferencias en el desarrollo de su pensamiento. Cada quien presentó visiones muy
subjetivas de la vida, dando lugar a distintos tipos de existencialismo (Méndez, L.
et al., 2005, 120-121).
Hablar del existencialismo como movimiento intelectual significa que había
personas que adoptaron como propia una cierta posición ante la vida, la cual con-
sistía en asumir que ésta era absurda y carente de sentido. Pensaban que sólo al
hombre le corresponde definir su vida, pues sólo en la medida en que es libre y
consciente puede existir en un sentido pleno y completo. A partir de estas premisas,
el existencialista se vuelve un sujeto individualista, que mantiene en la mayoría de
los casos una actitud de pesimismo y desasosiego frente a la existencia.
Esta manera pesimista de ver la vida era reflejo del modo de pensamiento filo-
sófico que llamamos existencialista. A menudo se clasifica a los pensadores de esta
corriente en tres grupos.

a) Los de corte pesimista, cuyos máximos exponentes serían Martin Heidegger


(1879-1976), Karl Jaspers (1883-1969) y Jean-Paul Sartre (1905-1980).
b) Los optimistas y teológicos, también llamados cristianos, con los que se identifi-
có a Gabriel Marcel (1889-1973).
c) Los existencialistas neutros y cristianos, como N. Abbagnano y M. Merleau-Ponty.

Sin duda los dos filósofos más representativos del existencialismo fueron Martin
Heidegger y Jean-Paul Sartre, alemán y francés, respectivamente.

120
El pensamiento científico en la filosofía contemporánea

Para el primero, el punto de partida es que, en principio, lo que hay son cosas
en el mundo. Esto quiere decir que incluso antes de que hubiera conciencia de
ellas, las cosas ya estaban ahí. Así, para Heidegger la pregunta radical de la filoso-
fía era por el ser y no por la conciencia. Parece que este planteamiento implica
volver a los primeros filósofos —a Tales y a Parménides— lo cual es cierto, pues
Heidegger afirmaba que estos últimos anteponían la cuestión del ser a la cuestión
de la idea (que implica ya la conciencia), a diferencia de Platón, quien hacía lo
contrario.
Para Heidegger los hombres somos *.Ř*.Ř!$'.*!*.Ř(7.Ř
o existimos en el mundo, pero no esta- - +- . )//$1*.Ř 'Ř 3$./ )$'$.(*Ř
mos en él como prisioneros en una cel- !0 -*)Ř -/$)Ř $ "" -Ř4Ř
)Ř
da sino vueltos hacia el exterior. Es decir, 0'Ř-/- āŘ' (7)Ř4Ř!-)].āŘ
el hombre existe de otra manera que las - .+ /$1( )/ Ā
cosas porque es el único que se interro-
ga y, por eso mismo, es en él donde el ser se pone en cuestión.
El pesimismo de Heidegger proviene del hecho de que, como resultado de esa
libertad y de ese proceso de adelantar, podemos prever nuestra propia muerte, que
magnifica y acentúa el carácter indiferente del ser. Por ello, el hombre se define
como un ser para la muerte.
Jean-Paul Sartre, en una dirección similar, hizo de la existencia el centro de su
reflexión. Según él, nada justifica la existencia porque lo que hoy existe y está ahí,
bien podría no existir, lo que lo lleva a concluir que todo es gratuito y, por tanto,
absurdo. Se debe aclarar que en este caso, absurdo tiene un significado distinto al
que se le da en el lenguaje cotidiano, aquí significa algo muy concreto: que la exis-
tencia no puede ser deducida por la razón, es decir, que no es razonable.
Frente a una existencia absurda, me interrogo sobre la mía a través de la filoso-
fía. Y al hacerlo, diría Sartre, me doy cuenta de que, mientras que las cosas son en sí,
porque simplemente existen, el hombre es para sí. Lo que quiere decir dos cosas.

a) Que la existencia precede a la esencia. Es decir, que el ser es anterior a la idea, o


que el existir es previo a lo que puedo o quiero llegar a ser.
b) Que a diferencia del resto de las cosas, el hombre puede comprender su existencia
en relación con él mismo, dándole un significado propio.

Y el hombre puede hacer esto último porque es lo que no es y no es lo que es. En


otras palabras, significa que el hombre está, gracias a su capacidad de formular
proyectos, más allá de toda situación presente, pero también que, gracias a su con-
ciencia, está siempre más allá de sí mismo. Y en esto precisamente consiste la li-
bertad: en la no coincidencia del hombre consigo mismo. Así, en términos muy

121
Epistemología y Metodología

generales, la filosofía de Sartre es una filosofía de la libertad (Priani y López, 2009,


191-192).

Rasgos comunes del existencialismo


Los existencialistas tienen en común su oposición al idealismo y el propósito de
describir la situación existencial del hombre, pero muestran grandes diferencias en
el desarrollo de su pensamiento. Cada quien presenta visiones muy subjetivas de la
vida, lo que da lugar a distintos tipos de existencialismo. A continuación se presen-
tan algunos rasgos comunes.

La realidad individual
El existencialismo es una tendencia que gira en torno al hombre y lo considera
como punto de referencia de todas las relaciones que conforman al mundo. Éste sin
el hombre carece de sentido. El existencialismo lleva a la subjetividad, anulando por
completo la realidad impersonal.
Para esta corriente, lo auténtico, lo verdadero no es la totalidad del universo,
sino la persona, la existencia humana, el yo, no un yo que pueda ser reducido al
pensamiento o razón, sino un yo que es ante todo libertad y tiene la capacidad de
decidirse y elegirse a sí mismo.

La existencia
La existencia es la realidad individual, el yo concreto y en el mundo, adquiere en
cada persona determinaciones diferentes. Tal como la entienden estos filósofos, el
existir es una característica del ser humano, es su modo de ser en el mundo. Los
objetos, plantas y animales son, están presentes pero no existen, sólo los hombres
pueden existir, estar fuera del momento actual de su esencia, acordarse del pasado y
prever su futuro, pues los seres humanos tienen la completa libertad de ser lo que
quieran, porque el hombre es, pero además de ser, puede llegar a tener conciencia
de su existencia.

Esencia y existencia
La existencia no es un concepto, es una vivencia, es la capacidad del hombre para
crear su propio futuro y, como tal, precede a la esencia. No hay una naturaleza hu-
mana (una esencia) previa a la existencia, la esencia se va configurando por el modo
en que el individuo se relaciona con el mundo; así, la esencia fluye de la existencia.

122
El pensamiento científico en la filosofía contemporánea

La existencia puede considerarse como una condición y la base para las deter-
minaciones y características que el hombre adquiere al estar vivo.

Libertad y responsabilidad
La situación existencial del hombre le da tanto libertad como responsabilidad.
Libertad para:

a) Vivir como un objeto, vegetar pasivamente y adaptarse a las exigencias de las


convenciones superficiales.
b) Buscar su propio camino, formarse con cada uno de sus actos.

El hombre es un producto de su propia y absoluta libertad; por tanto, debe asumir


la responsabilidad por todo lo que ha hecho, lo sucedido en la historia; aunque la
concepción de libertad para el existencialista es subjetiva, no social.
Los diferentes análisis realizados por los existencialistas sobre la naturaleza
de la existencia humana tienen como fin aclarar lo que significa ser un hombre
que crea su vida mediante una elección libre y responsable (Méndez, L. et al.,
2005, 121-122).

El existencialismo según Sören Kierkegaard


Para Sören Kierkegaard (1813-1855), filósofo danés iniciador de esta corriente, la
subjetividad es la verdad. No puede hablarse de la existencia en general, sino de mi
existencia concreta y subjetiva, misma que es diferente a la esencia. Existencia es algo
que está en proceso, algo inacabado, mientras que la esencia es lo que está definido
y acabado o cerrado de una vez por todas. El hombre, según el existencialismo, no es
una esencia, sino un existente.
Existir significa para Kierkegaard $ -& "-Ř.*./01*Ř0)Ř
tomar una decisión última con respecto existencialismo cristianoāŘ+-Ř]'āŘ
a la absoluta trascendencia divina. La fi- 'Ř 3$./ )$Ř0/])/$Ř,0 Ř  Ř
losofía no es una especulación, es deci- 1$1$-Ř 'Ř#*(- Ř ./7Ř )/-*Ř 'Ř
sión; no es la decisión de esencias, sino -$./$)$.(*āŘ/'Ř*(*Ř'*Ř )/$ ) ĀŘ
'Ř'*Ř Ř ./ Ř 3$./ )$'$.(*Ř
la afirmación de existencias.
-$./$)*āŘ'$"*ŘŘ!$'.*!*.Ř*(*Ř
En Kiekegaard, al igual que con
-/y)Ř0 -āŘ-$ 'Ř - 'Ř4Ř0'Ř
muchos existencialistas, hay una priori- $''$#āŘ!$"0-Ř 'Ř 3$./ )$'$.(*Ř
dad de la existencia sobre la esencia, lo / *āŘ- +- . )/*Ř+*-Ř
)Ė0'Ř
que significa que el hombre, el indivi- -/- Ř4Ř -/$)Ř $ "" -Ā
duo, empieza por existir y después se
define de acuerdo con los actos y decisiones que tome en su vida.

123
Epistemología y Metodología

Kierkegaard sostuvo un existencialismo cristiano, para él, la existencia auténti-


ca que debe vivir el hombre está dentro del cristianismo, tal lo entiende. Al lado de
este existencialismo cristiano, ligado a filósofos como Martín Buber, Gabriel Marcel
y Paul Tillich, figura el existencialismo ateo, representado por Jean-Paul Sartre y
Martin Heidegger.
En su intento por explicar la existencia auténtica, Kierkegaard nos habla de los
tres estados de la existencia, los cuales surgen (a partir de saltos existenciales) cuan-
do los individuos eligen cierto tipo de vida.
El estadio estético. En éste el hombre vive de manera irresponsable, persigue
afanosamente la sensualidad y el goce inmediatos. El individuo pierde el dominio
de sí mismo y se convierte en prisionero de la búsqueda del momento placentero,
un momento que nunca puede realizar con plena satisfacción. Este estadio se repre-
senta por personajes como Don Juan, Fausto y Ahsaverus, el judío errante.
El estadio ético. Surge cuando el hombre opta por supeditarse a las normas y
principios éticos. Si en el estadio estético el hombre y la mujer desembocan en
buscar lo meramente placentero, a la desesperación; en la esfera ética se vuel-
ven disciplinados al modelar su vida de acuerdo con los valores éticos (perfección
moral).
En la vida social el estadio ético se manifiesta al seguir una profesión (médico,
abogado, maestro, etc.) o en el matrimonio, donde implica deberes. La vida ética
está representada por la filosofía socrática (ejemplo el Diálogo de Critón o del deber,
donde Sócrates sacrifica su vida en aras del deber).
Estadio religioso. El estadio ético, pese a los valores que entraña, no logra plas-
mar la existencia auténtica (plenamente individual y concreta). Kierkegaard reaccio-
na contra el intento racionalista en la ética de despersonalizar a Dios, dándole más
importancia al deber que a la fe y al amor. En realidad, los moralistas acaban por
reducir a Dios en un mero deus ex machina.
La ética es demasiado abstracta para enfrentarse a los efectos del pecado origi-
nal. La existencia religiosa es más auténtica porque ancla en lo profundamente in-
dividual revistiéndose de temor y temblor (Escobar y Albarrán, 2010, 93).

El existencialismo frente al racionalismo


La filosofía existencialista parte del análisis concreto de cómo el hombre se relacio-
na con su mundo, en cuanto que es su único modo de ser o existir. Quiera el hom-
bre o no, tiene que habérselas con su mundo.
El existencialismo surge en una época de desilusión, de desesperanza, cuando
muchos valores humanos se derrumbaron como consecuencia de la Segunda Guerra
Mundial.

124
El pensamiento científico en la filosofía contemporánea

El optimismo que imperaba en la Ilustración (siglo VII), época donde se vene-


raba el progreso científico como consecuencia de las luces de la razón y que exaltaba
el dominio de la naturaleza por la razón, así como el fundamento último (el espíri-
tu), que debería conducir el destino histórico del hombre, se resquebrajan y son
reemplazadas por una nueva concepción del hombre y la vida.
Entonces se considera que la razón o espíritu hegeliano son un fracaso. Surge
una reacción contra todo trascendentalismo, llámese espíritu, esencia, razón, Dios;
se buscan ideas o valores trascendentes para dirigir el destino de hombres y pue-
blos, ávidos de encontrar un sentido a las cosas.
Según Guillermo Federico Hegel (1770-1831), cuya filosofía es la más cabal
expresión del racionalismo y el esencialismo, el destino histórico de los pueblos
tiene su explicación en el espíritu, mismo que le permite devenir o transitar de una
época a otra.
Desde el punto de vista del existencialismo, la limitación de este racionalismo
hegeliano consiste en fincar el destino del hombre, pero no en el hombre concreto
e individual, sino en el abstracto, o bien, en el espíritu universal que existe quién
sabe dónde.
De este modo, la existencia concreta del hombre se diluye, escamotea y ocul-
ta. Lo que queda de él, en la filosofía de Hegel, es un hombre sin sangre propia,
desdibujado y sin vida. El existencialismo reacciona contra este tipo de filosofía
abstracta, especulativa e idealista.
Esta reacción contra el hegelianismo ya se empieza a advertir en Kierkegaard,
quien se autodesignaba el anti-Hegel, por su empeño en rescatar al hombre concre-
to, al hombre de carne y hueso como lo llamaba el existencialista español Miguel de
Unamuno (Escobar y Albarrán, 2010, 94).

Miguel de Unamuno y la reflexión sobre la existencia


El pensamiento existencialista también cobró expresión con Miguel de Unamuno.
Este filósofo nació en Bilbao, España, el 29 de septiembre de 1864. Estudió el ba-
chillerato en el Instituto Vizcaíno y cursó la carrera de filosofía en la ciudad de
Madrid.
La filosofía de Unamuno no aspira a construir un sistema filosófico a la mane-
ra de los filósofos racionalistas, kantianos o positivistas. El autor Del sentimiento
trágico de la vida parte de una reflexión existencial en la cual se pone en juego el
destino humano. En este sentido, su punto de partida no es un principio abstracto
sino el hombre concreto: el hombre que sufre, quiere y sobre todo muere.
La idea del hombre que postulan filósofos como Aristóteles, Rousseau y Linneo
no satisface el espíritu inquieto de Unamuno. ¿De qué ser humano nos hablan estos

125
Epistemología y Metodología

autores? De seguro, replica Unamuno,


Ř!$'*.*!yŘ Ř)(0)*Ř)*Ř.+$-Ř
de un ser sin sexo, ni patria, en suma: de
Ř*)./-0$-Ř0)Ř.$./ (Ř!$'*.!$*ŘŘ'Ř
una mera idea, de un concepto vacío, un
() -Ř Ř'*.Ř!$'.*!*.Ř-$*)'$./.āŘ
&)/$)*.Ř*Ř+*.$/$1$./.ĀŘ'Ř0/*-Ř ser que no siente, no vive o muere. Tal
Del sentimiento trágico de la vida vez no se trata del hombre concreto, del
+-/ Ř Ř0)Ř- !' 3$)Ř 3$./ )$'Ř sujeto verdadero de la filosofía: el hom-
)Ř'Ř0'Ř. Ř+*) Ř )Ř%0 "*Ř 'Ř bre de carne y hueso.
 ./$)*Ř#0()*ĀŘ)Ř ./ Ř. )/$*āŘ Un tema medular de la filosofía de
su punto de partida no es un Unamuno es: el sentimiento trágico de la
+-$)$+$*Ř./-/*Ř.$)*Ř 'Ř#*(- Ř
vida. Dicho sentimiento surge a partir
*)- /*ĂŘ 'Ř#*(- Ř,0 Ř.0!- āŘ
,0$ - Ř4Ř.*- Ř/**Ř(0 - Ā de la existencia concreta y finita, la cual
se concibe entre dos posibilidades, el ser
y la nada; por un lado se avizora la amenaza de la muerte y por el otro el deseo de
continuar viviendo. Esta situación provoca una tragedia, una contradicción o des-
garramiento en el ser humano ante la cual nos rebelamos: “No quiero morirme
—exclama Unamuno— quiero vivir siempre, siempre, y vivir yo, este pobre yo que
me soy y me siento ser ahora y aquí, y por eso me tortura el problema de la duración
de mi alma”. “Con razón, sin razón o contra ella, no me da la gana morirme. Y cuando
al fin me muera, si es del todo, no me habré muerto yo, esto es, no me habré deja-
do morir sino que me habrá matado el destino humano”.
Así, pues, los seres humanos vivimos en la angustia, en la zozobra y en la con-
tradicción que nos plantea una vida frágil y limitada en la cual irremediablemente
hemos de morir y ante ella mostramos nuestra inconformidad movidos por una sed
de eternidad.
Miguel de Unamuno transmitió su pensamiento por medio de ensayos, nove-
las y poesías. Entre sus obras de carácter filosófico figura la ya mencionada: Del
sentimiento trágico de la vida (1913) y Vida de Don Quijote y Sancho (1905). Este escri-
tor, novelista y filósofo que Federico Schiacca calificó como la personalidad más
genial de la España contemporánea, murió, a pesar de no haberlo querido nunca, el
31 de diciembre de 1937 (Escobar y Albarrán, 2010, 95).

El existencialismo de Martin Heidegger


La filosofía existencialista, en un sentido estricto, inició con la obra El ser y el tiempo
(1927) de Martin Heidegger.
Martin Heidegger nació en 1889 en Messkirch, Alemania; estudio en la Uni-
versidad de Friburgo con Rickert y Husserl. Después de doctorarse, en 1914, fue
nombrado en ella docente privado (1916). En 1923 fue electo profesor titular de
Friburgo.

126
El pensamiento científico en la filosofía contemporánea

En 1933 fue elegido rector de la universidad, iniciándose una breve pero muy
discutida etapa de su vida en la cual se adhiere al nacionalismo. Dimitió del recto-
rado a los pocos meses, prosiguiendo con la enseñanza, pero llevó una vida retirada.
Suspendido del empleo en 1945, durante la ocupación de la Alemania Occidental
por los aliados, se le permitió, en 1952, reingresar a la universidad.
Este filósofo existencialista murió el 26 de mayo de 1976 en Friburgo; sus res-
tos descansan en el pequeño cementerio de su ciudad natal (Messkirch).
En El ser y el tiempo, Heidegger se propuso replantear el problema metafísico del
ser. Formuló la pregunta fundamental que interroga por el ser.
Esta crucial investigación sobre el ser terminará por orientarse hacia el hombre,
quien se hace esta pregunta y tendrá que revelar al ser como sujeto que habla y se
comunica. Por medio del habla se deberá, entonces, revelar la estructura del ser.
Heidegger es creador de muchos términos o neologismos extraños. Por ejem-
plo, sustituye el término hombre por el de dasein (ser ahí), para indicarnos que el
hombre tiene que “habérselas con el mundo” mediante el trabajo y la creación
cultural.
El dasein, apunta Heidegger, se entreteje e interrelaciona con un mundo de re-
laciones impersonales. Dicho de otro modo, el hombre hace de su idea o existencia
algo insustancial, trivial o inauténtico. Por ello ahora la pregunta es: ¿cómo el dasein
toma conciencia de su inautenticidad?
Heidegger rechaza la idea de trascendencia y por ende de Dios. Así, el factum de
la conciencia (Kant) no nos remite a Dios para que de aquí devenga una conciencia
de la conciencia (o autoconciencia).
El dasein (el hombre) no tiene otra alternativa que buscarse a sí mismo en los
límites de su mismidad. En este sentido el hombre es posibilidad, porque se auto-
determina y si se autodetermina, elige, por lo mismo es libre. Esta libertad es el
proyectarse (intencionalidad) de una conciencia en el mundo.
Cabe aclarar que la razón o conciencia de Heidegger no es ya la conciencia
metafísica trascendente. No es el ser en general, sino un hacer y obrar en el
mundo.
Así, el dasein revela el ser, pero no el ser metafísico entendido a la manera tra-
dicional, sino el ser del ente que se concreta en el habla; esto es, cuando lo comuni-
camos a otro o a otros dasein.
Ahora nos damos cuenta por qué Heidegger no habla del hombre en general,
sino del dasein concebido como ser en el mundo.
La conciencia se mira al espejo y se autorreconoce, esto es, toma conciencia de
su autorrealización como conciencia.
Trascendencia es otro concepto importante, pero para Heidegger no tiene un
sentido metafísico y tradicional. Trascendencia significa un estado de apertura, o el

127
Epistemología y Metodología

modo concreto donde el dasein se encuentra en el mundo en un estado de apertura,


esto es, abierto a toda posibilidad de ser.
En el fondo de esta trascendencia o
 $ "" -Ř .Ř- *-Ř Ř(0#*.Ř en este proyectarse en el mundo, el
/]-($)*.ĀŘ*-Ř % (+'*āŘ.0./$/04 Ř 'Ř
hombre al final descubrirá la nada como
/]-($)*Ř#*(- Ř+*-Ř 'Ř Řdasein
ĝ. -Ř#yĞāŘ+-Ř$)$-)*.Ř,0 Ř 'Ř la última comprensión de su ser, que
#*(- Ř/$ ) Ř,0 Ř#]-. '.Ř*)Ř 'Ř unida a la angustia descubre que es un
(0)*Ř( $)/ Ř 'Ř/-%*Ř4Ř'Ř ser para la muerte. Éste será el fondo úl-
- $)Ř0'/0-'Ā timo al que llegará el dasein.
Para Heidegger, el ser último del
dasein será la nada. La angustia es un estado de ánimo que nos coloca ante la nada. La
angustia es radicalmente distinta al miedo, no se les debe confundir. Tenemos miedo
siempre de tal o cual cosa determinada. El miedo se da frente a algo determinado.
Mediante la angustia se hace patente la nada. La angustia nos deja absortos
porque hace que se nos escape el ente en su totalidad.
En virtud de la angustia, sólo queda el puro existir en la conmoción de este estar
en suspenso, en donde no hay nada a qué asirse (Escobar y Albarrán, 2010, 95-96).

El existencialismo de Jean-Paul Sartre


Sartre nació en París en 1905. Estudió en la Escuela Normal Superior, donde reci-
bió, en 1929, la agregación en filosofía. De 1931 a 1933 se desempeñó como pro-
fesor en el Liceo de El Havre. Después estudió en Berlín fenomenología y la
filosofía de Heidegger. De 1934 a 1939
-/- Ř .--*''Ř'-( )/ Ř0)Ř enseñó en varios liceos de Francia. En
/$+*Ř Ř 3$./ )$'$.(*Ř/ *ĀŘ Ř 1940 fue prisionero de los alemanes,
'Ř$ Ř Ř,0 Ř$*.Ř)*Ř 3$./ Ř
pero al año siguiente lo liberaron y vol-
( -" )Ř$(+*-/)/ .Ř*)'0.$*) .Ř
vió a impartir sus clases hasta 1945. En
 Ř.0Ř!$'*.*!yĀŘ*-Ř % (+'*āŘ'Ř$ Ř
 Ř,0 Ř'Ř/-. ) )$Ř*Ř. -Ř )Ř este año fundó la revista Los tiempos mo-
.yŘĝ. -Ř.*'0/*ĞŘ)*Ř .Ř4Ř 'Ř dernos y se consagró a la actividad litera-
!0)( )/*Ř Ř'.Ř*..āŘ.$)*Ř 'Ř ria. El gran existencialista francés murió
.$./ (Ř"'*'Ř Ř'Ř- '$Ř-0/Ā en 1980.
Sartre desarrolló un tipo de existen-
cialismo ateo, el cual se manifestó en el clima de opresión y disolución de la Segun-
da Guerra Mundial.
De la idea de que Dios no existe van a emerger importantes conclusiones de su
filosofía. Por ejemplo, la idea de que la trascendencia o ser en sí (ser absoluto) no
es ya el fundamento de las cosas, sino el sistema global de la realidad bruta; la
totalidad del ser inmediato que, aunque debiese fundamentarse a sí mismo, no lo

128
El pensamiento científico en la filosofía contemporánea

podría hacer sino mediante la conciencia de este ser para sí que es el hombre, el cual
tiene la insoportable tarea de fundamentar y darle sentido al mundo.
Sometió la filosofía de Husserl a una rigurosa crítica, para intentar construir
una teoría fenomenológica de la conciencia.
La conciencia para Sartre no era pura intencionalidad o conciencia hacia, sino
una conciencia de algo, pues tal conciencia no estaba divorciada o desligada del
mundo.
En una de sus obras capitales, titulada El ser y la nada, Sartre emprendió una
acuciosa investigación sobre la realidad humana. En otras palabras, Sartre pretendía
conocer la naturaleza humana última y universal en el mundo, es decir, sin tener
que recurrir a una esencia universal a priori que diera cuenta del ser del hombre.
La reflexión sobre el hombre se centra en ese mundo peculiar de relación entre
el ser y el pensar o entre la materia y el espíritu. A continuación se muestran algunos
rasgos sobre este problema.

a) Para Sartre el problema del ser no era un falso problema. El ser queda, pues,
revelado por la vía de una experiencia inmediata: la náusea, el hastío, etcétera.
Ahora bien, la ontología no será sino el análisis fenomenológico del ser tal y
como se manifiesta inmediatamente. Esta afirmación no es tan complicada, pues-
to que para Sartre toda conciencia era conciencia de algo; es decir, la conciencia
tenía un referente real o bien la conciencia implicaba otro ser distinto de ella.
El ser está en todas partes y tengo la impresión de poderlo tocar, nos dice
Sartre.
Según esto, el ser se nos hace presente, no como ser en general, sino como un
modo de ser (como cosa). Y si ello es cierto, entonces se deberá plantear la rela-
ción particular entre la conciencia y la cosa.
Sartre llama a la conciencia con el nombre del para sí, mientras que la cosa u
objeto, es decir el mundo, será el en sí. En este sentido, el en sí y el para sí no
están divorciados, pues configuran el ser propio del hombre. En el ser en sí, en la
cosa o mundo, no hay nada oculto. La apariencia no esconde la esencia, sino que
la revela: es esencia. Por ello, dice Sartre, citando a Husserl y a Heidegger, el fenó-
meno es lo “relativo-absoluto”; relativo en cuanto a la conciencia, pero absoluto
en cuanto es el dato más allá del cual no hay nada.

b) Un rasgo esencial del existencialismo es el que se relaciona con la libertad. Es


muy conocida la frase sartreana “El hombre está condenado a ser libre”, y no
tiene escapatoria para enfrentarse a esta libertad; incluso, el no elegir es ya elegir,
pues se toma una decisión. Por eso, el hombre estará siempre comprometido en
su hacer y en su elección.

129
Epistemología y Metodología

Supongamos que el hombre es del todo libre, nadie entonces podrá trazarle
caminos ni enajenarle su libertad. El hombre es lo que quiere ser; el hombre inven-
ta al hombre. Puede inventar coartadas (puede proceder de mala fe) si quiere, pero
siempre, dice Sartre, será el único responsable de su actuar.
La libertad, en cuanto a fundamento de mis acciones, es la única esperanza que
valida al existencialismo como un verdadero humanismo.
Sartre no aceptó, como Heidegger, que lo más propio y auténtico sea la muerte,
porque ésta es más bien la eliminación de todos los posibles.
La muerte como el nacimiento son sólo hechos absurdos y gratuitos. Lo más
propio de la condición humana no es, pues, la muerte, sino lo indeterminado, la
nada y la libertad.
La libertad se ejerce siempre ante una situación dada, una realidad constituida,
ante una realidad que ya es, y consiste justamente en la acción aniquilante del en sí
por medio de la cual la nada penetra en el ser. En esto se cifra el acto libre: es la ac-
ción contra lo que es, literalmente contra natura, antinatural, antifisis, según la de-
signa el propio Sartre (Escobar y Albarrán, 2010, 97-99).

El núcleo del existencialismo de Sartre: ateísmo y libertad


Dios no existe y si existiera habría que juzgarlo por todo el mal e injusticia que hay
en el mundo. Éste es el punto de partida en que Sartre se apoya para desplegar una
filosofía de la existencia concebida bajo las marcas de la finitud, contingencia y li-
bertad radical.
El hombre es un ser completo diferente del resto de las cosas: como ser para sí
no tiene esencia, sino que es exclusivamente su propia existencia. Las cosas, por el
contrario, son lo en sí para siempre, tienen una esencia. Por tanto, el hombre es li-
bertad y proyecto.
Como hizo antes Ortega y Gasset, Sartre niega que el hombre posea una na-
turaleza humana. El español dirá que el hombre es su historia, su biografía, y el
francés que es su propia existencia hecha a base de decisiones. El ser del hombre
reside en lo que hace desde su libertad radical. Pues no sólo es libre en el sentido
convencional, del libre albedrío de que nos habla el cristianismo o el idealismo,
sino que es libre porque tiene que inventar los valores desde los que actúa. Esta
exigencia se origina en el momento histórico de la crisis de valores y la muerte de
Dios. De ahí la angustia de una libertad no destinada que tiene que inventarse su
quehacer, situación que Sartre resume con la frase el hombre, una pasión inútil y
la náusea como efecto de la contingencia radical de un mundo en donde todo
carece de sentido. Pero el hombre tiene que responder al puro hecho de su exis-
tencia actuando.

130
El pensamiento científico en la filosofía contemporánea

En su conferencia El existencialismo es un humanismo (1946), Sartre reivindicó el


carácter humanista, aunque distinto del tradicional, del existencialismo. Frente al
humanismo cerrado de la tradición que convierte al hombre en un fin absoluto,
Sartre argumenta a favor de un humanismo inmanente y abierto: el hombre como
subjetividad y proyecto.
Fue criticado por desplegar una filosofía en exceso individualista, prácticamente
solipsista,1 porque desde el para sí y su libertad radical, no hay salida al reconoci-
miento del otro. De ahí que aceptara las críticas marxistas de su existencialismo:
subjetivismo, olvido de la dimensión social del hombre y que renunciara a su
filosofía de la existencia con la publicación de su Crítica de la razón dialéctica
(1960), orientándose hacia el materialismo histórico y el proyecto revolucionario
de una filosofía política de izquierdas (Lasaga, 2009, 135-136).

El neopositivismo
El neopositivismo es un importante movimiento filosófico que se extiende durante
todo el siglo XX y tiene como características principales las que se mencionan a con-
tinuación.

a) Una tendencia empirista con Hume como punto de referencia.


b) Especial atención al estudio del lenguaje.
c) La convicción de que la filosofía no
es una teoría sobre el mundo, sino 'ŘneopositivismoŘ .Ř0)Ř$(+*-/)/ Ř
una actividad de elucidación. (*1$($ )/*Ř!$'*.!$*Ř,0 Ř. Ř
3/$ ) Ř0-)/ Ř/**Ř 'Ř.$"'*ŘXXĀ
Ř  Ř+- . )/Ř 'Ř .--*''*Ř Ř ./Ř
Sin embargo, no se trata de una doctri-
!$'*.*!yŘŘ/-1].Ř Ř/- .Ř*--$ )/ .Ř
na filosófica con caracteres perfecta- !0)( )/' .ĂŘ 'Ř/*($.(*Ř'"$*āŘ
mente definidos, sino por el contrario, 'Ř!$'*.*!yŘ 'Řy-0'*Ř Ř$ )Ř4Ř'Ř
se da el nombre de neopositivismo !$'*.*!yŘ)'y/$Ā
(empirismo lógico o filosofía analítica)
a una diversidad de corrientes con rasgos comunes y facetas diferentes.
A riesgo de simplificar, se presenta el desarrollo de esta filosofía a través de tres
corrientes fundamentales:

a) El atomismo lógico.

1
El solipsismo es la teoría que afirma que sólo existe el yo particular y no hay nada fuera de él
(González, 2008, 163).

131
Epistemología y Metodología

b) La filosofía del Círculo de Viena.


c) La filosofía analítica.

El atomismo lógico
Esta corriente, sostenida por Bertrand Russell y Ludwig Wittgenstein, fue una reac-
ción contra el neohegelianismo y su concepción del mundo como un todo indivisi-
ble donde no hay elementos aislados.
Russell y Wittgenstein rechazaron el monismo hegeliano y en su lugar conci-
bieron el mundo como una totalidad compuesta por hechos.
El mundo se divide en hechos atómicos y moleculares. Los hechos atómicos
son los más simples: indivisibles, autónomos e independientes. Un hecho atómico
es todo estado de cosas, es decir, una combinación de objetos. En un hecho atómi-
co los objetos se relacionan entre sí como los eslabones de una cadena, y el mundo,
dice Wittgenstein, es la totalidad de los hechos atómicos existentes.
Todo hecho atómico es pensable, en consecuencia nuestro pensamiento contie-
ne muchos posibles estados de cosas, el
0.. ''Ř4Ř$//" )./ $)Ř- #5-*)Ř medio por el cual se expresan esos pen-
'Ř(*)$.(*Ř# " '$)*Ř4Ř )Ř.0Ř'0"-Ř samientos son los enunciados. Para los
*)$ )Ř 'Ř(0)*Ř*(*Ř0)Ř
atomistas lógicos, los enunciados son al
/*/'$Ř*(+0 ./Ř+*-Ř# #*.ĀŘ
'Ř(0)*Ř. Ř$1$ Ř )Ř# #*.Ř
mismo tiempo pinturas de los hechos y
/($*.Ř4Ř(*' 0'- .Ā expresiones de los pensamientos.
Los atomistas sostenían la corres-
pondencia entre el lenguaje y el mundo, esto es, que la estructura del enunciado
coincide con la estructura de los hechos, a tal tesis se le conoce como teoría pictóri-
ca del lenguaje, pues afirma que el lenguaje representa o retrata la realidad.
No se habla del lenguaje común y corriente, sino de un lenguaje ideal: el de la
lógica matemática. Es así como mediante el análisis de las proposiciones de la lógi-
ca, los atomistas pretenden una descripción completa de todo lo que existe en el
universo.
*.Ř/*($./.Ř.*./$ ) )Ř'Ř En el lenguaje de la lógica hay dos
*-- .+*) )$Ř )/- Ř 'Ř' )"0% Ř tipos de enunciados: simples y com-
4Ř 'Ř(0)*āŘ ./*Ř .āŘ,0 Ř'Ř puestos, que describen hechos atómicos
estructura del enunciado coincide y moleculares, respectivamente.
*)Ř'Ř ./-0/0-Ř Ř'*.Ř# #*.āŘŘ Los hechos moleculares están cons-
/'Ř/ .$.Ř. Ř' Ř*)* Ř*(*Řteoría tituidos por hechos atómicos, de igual
pictórica del lenguajeāŘ+0 .Ř!$-(Ř manera que los enunciados compues-
,0 Ř 'Ř' )"0% Ř- +- . )/Ř*Ř- /-/Ř
tos están formados por enunciados
'Ř- '$Ā
simples.

132
El pensamiento científico en la filosofía contemporánea

La forma de las proposiciones, según la teoría pictórica del lenguaje, coincide


con la de los hechos; así, la estructura lógica de un enunciado verdadero es igual a
la estructura real del hecho descrito por esa proposición.
En un lenguaje de perfección lógica los términos de una proposición se corres-
ponden con los componentes del hecho al cual se refiere, sostiene Russell, quien
sirviéndose del método del análisis descubre en los enunciados simples los siguien-
tes elementos:

a) uno o más sujetos,


b) un predicado que atribuye al sujeto una propiedad, o
c) una relación que vincula a dos o más sujetos.

A los componentes de una proposición corresponden los constituyentes del hecho,


que a su vez son:

a) Los particulares.
b) Las cualidades.
c) Las relaciones.

A los elementos constitutivos de un hecho se les dio el nombre de átomos lógicos y


éstos fueron considerados los componentes últimos del universo. Para el atomismo
lógico, el mundo es una multiplicidad infinita de elementos separados: los átomos,
pero no son átomos físicos, sino lógicos, a los que se llegó a través del análisis del
lenguaje (Méndez, L. et al., 2005, 124-125).

Bertrand Russell
Bertrand Russell (1872-1970) comenzó reflexionando sobre lógica y matemáti-
cas. Como resultado de estas investigaciones defendió la tesis, que se conoce
como atomismo lógico, de que el problema del estudio de la lógica se debe plan-
tear del siguiente modo: para saber si una proposición es verdad, por ejemplo:
todos los hombres son mortales, lo que hay que hacer es analizarla, es decir,
descomponerla en sus elementos básicos. Esto significa sustituir las estructuras
gramaticales por formalizaciones lógicas que hacen abstracción del lenguaje co-
tidiano. Así, por ejemplo, todos los hombres son mortales se escribiría formal-
mente así: para todo x, si x es un elemento del conjunto de los hombres, entonces
x es mortal. De esta manera, es claro que la frase está compuesta por dos propo-
siciones atómicas cuya verdad debe ser discutida antes de definir la verdad de la
proposición inicial.

133
Epistemología y Metodología

Detrás de esta idea está la convicción de que la manera en que conocemos el


mundo está mediada por nuestro lenguaje y que éste, por desgracia, conduce a
muchas ambigüedades, pues es un lenguaje equívoco. Usar la lógica para formali-
zar el lenguaje que expresa el mundo nos ayudaría, pensaba Russell, a evitar esas
ambigüedades y a expresar con mayor exactitud el conocimiento (Priani y López,
2009, 194).
En su juventud filosófica, Bertrand Russell simpatizó con el idealismo hegelia-
no y con el movimiento idealista de Francis Herbert Bradley. Según este filósofo, la
totalidad de lo real constituye una única sustancia (monismo) que no es distinta del
pensamiento (idealista).
El monismo idealista de Bradley, según Russell, se origina en la errónea teoría
de las relaciones internas, según la cual las relaciones entre los individuos pertene-
cen a su naturaleza, es decir, cada cosa es lo que es por el lugar que ocupa en la to-
talidad. Russell rechazó dicha teoría y en su lugar presentó la de las relaciones
externas. Según ésta, las relaciones son independientes de los términos relaciona-
dos; así, por ejemplo, una cosa es lo que es independientemente de que sea mayor
o menor que otra.
Con lo anterior, Russell pasó del
.-Ř'Ř'"$Ř+-Ř!*-('$5-Ř 'Ř idealismo al realismo y del monismo al
' )"0% Ř,0 Ř 3+- .Ř 'Ř(0)*Ř pluralismo, puesto que ya es posible
)*.Ř40-yāŘ+ ).Ř0.. ''āŘŘ
afirmar la existencia de hechos sin im-
1$/-Ř($"Í  .Ř4ŘŘ+* -Ř
3+- .-Ř*)Ř(4*-Ř 3/$/0Ř portar que sean conocidos o no. Ade-
'Ř*)*$($ )/*Ā más, según él, tenemos que concebir al
universo como un conjunto de cosas
aisladas. Lo más significativos de su posición es su lógica. Russell afirmaba: “Mi
propia lógica es atómica y es este aspecto el que deseo subrayar. Por eso prefiero
describir mi filosofía como atomismo lógico y no como realismo”.
El atomismo lógico russeliano expresa una relación entre la realidad y el len-
guaje, porque si éste designa la realidad debe haber similitud entre la estructura de
ésta y la estructura de aquél. El lenguaje del que se habla aquí no es el corriente
que está lleno de imprecisiones, sino el lógico. Dicho lenguaje consta de dos ele-
mentos básicos: letras proposicionales y conectivos. Las primeras expresan proposi-
ciones y son variables; los segundos son símbolos que expresan relaciones entre
proposiciones. Como tales símbolos siempre expresan la misma relación, ellos son
los elementos constantes del lenguaje lógico.
El mundo, es decir, la realidad, está constituido por hechos; el lenguaje, por
proposiciones. Los hechos primarios o básicos de la realidad son hechos simples o
independientes; Russell los llama hechos atómicos. De igual manera, los elementos
primarios del lenguaje son las proposiciones simples o atómicas. Cada proposición

134
El pensamiento científico en la filosofía contemporánea

simple expresa un hecho atómico. En la


'Řatomismo lógico russeliano
realidad, los hechos simples se unen en-
3+- .Ř0)Ř- '$)Ř )/- Ř'Ř
tre sí y dan lugar a hechos complejos o
- '$Ř4Ř 'Ř' )"0% Ā
moleculares. El lenguaje lógico, para ex- Ř 'Ř' )"0% Ř 'Ř,0 Ř. Ř#'Ř,0yŘ
presar estas situaciones, tiene la posibi- )*Ř .Ř 'Ř*--$ )/ Ř,0 Ř ./7Ř'' )*Ř Ř
lidad de que las proposiciones simples $(+- $.$*) .āŘ.$)*Ř 'Ř'"$*ĀŘ$#*Ř
se enlacen entre sí mediante las conecti- ' )"0% Ř*)./Ř Ř*.Ř ' ( )/*.Ř
vas y formen complejos proposicionales 7.$*.ĂŘ' /-.Ř+-*+*.$$*)' .Ř4Ř
que se llaman proposiciones molecula- *) /$1*.Ā
res. Los enlaces entre las proposiciones
atómicas son muy variados. Esto significa que pueden expresar diferentes tipos de
relación, de manera que reflejan las relaciones reales que se establecen entre los
hechos.
Si analogamos las estructuras de la realidad y del lenguaje, Russell encontró
proposiciones existenciales, generales, negativas, etc. El análisis lógico del lenguaje
conduce finalmente a un empirismo que, en este caso, era similar al de Hume, don-
de los últimos elementos eran los datos sensibles, siendo las sustancias el conjun-
to de esos datos (Chávez, 2008, 302-303).

Ludwig Wittgenstein
Para Wittgenstein (1889-1951) el problema es muy similar al de Russell. Argumenta
en su Tractatus logico-philosophicus que el mundo es un cierto estado de cosas que
puede ser expresado con una lógica de primer orden, es decir, una lógica formal.
De esta manera, la imagen del mundo puede ser construida al expresar hechos
atómicos, proposiciones atómicas y conexiones lógicas. En Wittgenstein hay, sin
embargo, algo que está más allá de estas expresiones lógicas: es lo inexpresable. La
ética, religión, metafísica y estética no corresponden a hechos en el mundo. Y por lo
mismo no pueden ser expresados por la lógica. Sus proposiciones carecen de senti-
do, dirá Wittgenstein, pero esto no significa que no dicen nada, sino que muestran
que a lo que se refieren es inexpresable en un sentido estrictamente lógico (Priani y
López, 2009, 194).
Es común que se admita la opinión de que Wittgenstein varió su primera posi-
ción filosófica por otra, desde la cual él mismo criticó las tesis de la primera. Por tal
razón, al hablar de él siempre se trata de aclarar si se refiere al primer Wittgenstein
o al segundo. La obra característica de la primera etapa es el Tractatus logico-
philosophicus, mientras que en la segunda produjo las Investigaciones filosóficas.
La posición analítica designada con el rubro de atomismo lógico se debe al
principio a Wittgenstein, aunque Russell fue su mejor exponente. Se tratará aquí

135
Epistemología y Metodología

sólo al primer Wittgenstein, o sea, del


-Ř$//" )./ $)Ř 'Ř+-*' (Ř .Ř
contenido filosófico del Tractatus. De los
(04Ř.$($'-Ř'Ř Ř0.. ''ĀŘ)Ř
puntos de esta densa obra se hacen refe-
$//" )./ $)Ř#4āŘ.$)Ř (-"*āŘ'"*Ř
,0 Ř ./7Ř(7.Ř''7Ř Ř'.Ř 3+- .$*) .Ř rencia a cinco: la composición del mun-
'"$.ĂŘ .Ř'*Ř$) 3+- .' ĀŘ Ř]/$āŘ do, el isomorfismo, el sentido apofántico
- '$"$)āŘ( /!y.$Ř4Ř'Ř ./]/$Ř)*Ř del lenguaje, los lenguajes con sentido
*-- .+*) )ŘŘ# #*.Ř )Ř 'Ř y la relación entre filosofía, lenguaje y
(0)*ĀŘŘ+*-Ř'*Ř($.(*Ř)*Ř+0  )Ř ciencias.
. -Ř 3+- .*.Ř+*-Ř'Ř'"$ĀŘ0.Ř
+-*+*.$$*) .Ř-  )Ř Ř. )/$*āŘ
a) Composición del mundo. Decía
$-7Ř$//" )./ $)āŘ+ -*Ř ./*Ř)*Ř
.$")$!$Ř,0 Ř)*Ř$ )Ř)āŘ.$)*Ř Wittgenstein que el mundo es la to-
,0 Ř(0 ./-)Ř,0 ŘŘ'*Ř,0 Ř. Ř talidad de los hechos; más exacta-
- !$ - )Ř .Ř$) 3+- .' Ř )Ř0)Ř mente, la totalidad de los hechos
. )/$*Ř ./-$/( )/ Ř'"$*Ā atómicos. El mundo es todo lo que
acaece, la totalidad de los hechos, no
de las cosas. Los hechos atómicos son combinaciones de objetos, entidades y
cosas. Los hechos atómicos son indivisibles, autónomos y al unirse, forman he-
chos moleculares. Los complejos están constituidos por hechos atómicos indes-
componibles, que forman la sustancia del mundo.
b) Isomorfismo. Entre el lenguaje lógico y la realidad hay isomorfismo, en cuanto
que comparten la misma estructura. Las proposiciones son representaciones lógi-
cas de los hechos. El lenguaje viene a ser un mapa de la realidad. Hechos y pro-
posiciones son isomórficos; por eso, afirmaba Wittgenstein, podemos inferir que
la figura lógica de los hechos es el pensamiento.
c) Sentido apofántico2 del lenguaje. Además de la isomorfia que hay entre la estruc-
tura de la realidad y del lenguaje, este último tiene sentido en cuanto que mani-
fiesta o significa el ser del mundo, los hechos. Con tal relación se garantiza la
conexión entre la realidad y lenguaje.
d) Lenguaje con sentido. Hay proposiciones que tienen sentido; son las que expre-
san la posibilidad de un hecho, es decir, son aquellas cuyos constitutivos están
combinados en una de las posibles formas de ser. Tales proposiciones tienen
contenido. De acuerdo con tal criterio, las proposiciones de la lógica no tienen
sentido, puesto que no tienen contenido, es decir, son tautológicas. Así pues, el
mundo de la lógica no es el de la realidad: sus reglas, necesidad, sólo tienen valor
dentro de su propio campo: lo formal.

2
El discurso o la proposición que afirma o niega algo de cualquier cosa (un predicado de un sujeto)
y es verdadero o falso.

136
El pensamiento científico en la filosofía contemporánea

e) Filosofía y proposiciones. La filosofía sólo es crítica del lenguaje; su objeto es la


aclaración lógica del pensamiento. A ella no le corresponde producir proposicio-
nes filosóficas, sino esclarecer dichas proposiciones. No es misión de la filosofía
dar una explicación global del mundo, ya que la totalidad de las proposiciones
verdaderas constituyen las ciencias naturales (Chávez, 2008, 303-304).

El Círculo de Viena
El neopositivismo lógico3 tiene su origen y máximo esplendor en el periodo com-
prendido entre las dos guerras mundiales. El positivismo lógico surgió con el Círcu-
lo de Viena, éste era un grupo de filósofos, matemáticos, físicos, sociólogos y
lingüistas reunidos en torno a Moritz Schlick, maestro de la Universidad de Viena,
para tratar cuestiones lógicas y episte-
mológicas. La orientación matemática 'ŘCírculo de VienaāŘ -Ř0)Ř"-0+*Ř
de los miembros del Círculo fortaleció  Ř!$'.*!*.āŘ(/ (7/$*.āŘ!y.$*.āŘ
la tendencia a dar mayor rigor y exacti- .*$'*"*.Ř4Ř'$)"Í$./.Ř- 0)$*.Ř )Ř
tud a las investigaciones filosóficas. /*-)*ŘŘ *-$/5Ř#'$&āŘ( ./-*Ř Ř
'Ř)$1 -.$Ř Ř$ )āŘ+-Ř/-/-Ř
Los principales integrantes del
0 ./$*) .Ř'"$.Ř4Ř +$./ (*Ė
Círculo de Viena fueron, además de Mo-
'"$.Ā
ritz Schlick, Rudolph Carnap, quizás el Ř *.Ř+-$)$+' .Ř$)/ "-)/ .Ř 'Ř
más importante del grupo, Otto Neura- y-0'*Ř Ř$ )Ř!0 -*)āŘ (7.Ř Ř
th, Frederick Waismann, el inglés Alfred *-$/5Ř#'$&āŘ0*'+#Ř-)+āŘ
Ayer, Víctor Kraft y otros (Méndez, L. ,0$57.Ř 'Ř(7.Ř$(+*-/)/ Ř 'Ř"-0+*āŘ
et al., 2005, 125). //*Ř 0-/#āŘ-  -$&Ř$.())āŘ
Los iniciadores del Círculo fueron 'Ř$)"'].Ř'!- Ř4 -Ř4Řy/*-Ř -!/Ā
Philipp Frank y Otto Neurath, quienes
trataron de formular concepciones filosóficas que permitieran explicar el princi-
pio de la relatividad de Einstein, que ya tenía la aceptación generalizada. En la dé-
cada de 1920, el grupo recibió con júbilo y trató de asimilar otras dos obras clave:
el Tractatus de Wittgenstein y el Principia mathematica de Russell y Alfred North
Whitehead.
Pocos años después se unieron al grupo Rudolph Carnap y Moritz Schlick. A
este último el grupo le debe el nombre de Círculo de Viena, que tomó en ocasión de
un seminario que impartió en Viena, en cuya universidad era profesor de filosofía
de la ciencia. En un folleto que Schlick publicó en 1919 quedó establecida la doctrina

3
Dentro del movimiento analítico, una de sus corrientes lleva el nombre de neopositivismo lógico
o empirismo lógico. Esta corriente, que llegó a su mejor momento en el periodo comprendido en-
tre las dos guerras mundiales, debió su desarrollo primordial al impulso que recibió de un grupo
de filósofos y científicos denominado el Círculo de Viena.

137
Epistemología y Metodología

mínima o el programa del Círculo de Viena. El contenido doctrinal del programa se


puede resumir en los siguientes puntos.

a) Oposición a toda concepción filosófica especulativa, entendida por especulación


toda teoría o doctrina que rebase la realidad respaldada por las ciencias positivas.
b) Unificación de las ciencias y su método, al rechazar cualquier corriente que pre-
tenda dividirlas; por ejemplo, en ciencias naturales y ciencias de la cultura o del
espíritu.
c) Se propugna una filosofía científica con un lenguaje científico que evite todo
pseudoproblema.
d) Exigencia de una nueva lógica con antecedentes en la lógica matemática (Frege,
Peano) y en la doctrina de Russell y Whitehead.
e) Afirmación del carácter empirista de la nueva doctrina, al tener como modelo al
filósofo David Hume (Chávez, 2008, 305-306).

Los integrantes del Círculo de Viena son empiristas y no aceptan el apriorismo, para
ellos las proposiciones sobre hechos sólo valen si están basadas en la experiencia. En
consecuencia rechazan todo tipo de teorías acerca de una realidad por encima de la
experiencia sensible, eliminan de esta manera la metafísica tradicional.
Para los neopositivistas, la clásica discusión sobre el alcance y los límites del
conocimiento se convierte en una discusión sobre el alcance y los límites del lengua-
je, pues las formulaciones lingüísticas son el medio por el que se expresa, sistemati-
za y comunica el conocimiento. Mediante la estructura del lenguaje se descubre la
estructura del pensamiento, motivo por el cual el análisis lógico del conocimiento
se lleva a cabo sobre su estructura lingüística.
Dado que el conocimiento en general se construye a través de enunciados, los
neopositivistas distinguen:

a) Enunciados formales, que nada dicen acerca del mundo.


b) Enunciados empíricos, que informan sobre lo que acontece en el mundo.

Los primeros son analíticos porque su verdad puede establecerse con base en
la definición de los términos que lo forman. A esta clase pertenecen los enuncia-
dos de la lógica, las matemáticas y, en general, todo enunciado necesariamente
verdadero.
Los enunciados empíricos en la medida en que ofrecen información sobre
los hechos del mundo, sólo tienen significado si pueden ser verificados, es decir,
si es posible comprobar su verdad o falsedad por medio de experiencias reales o
posibles.

138
El pensamiento científico en la filosofía contemporánea

Los enunciados metafísicos pretenden describir hechos, pero son imposibles


de verificar; por consiguiente, no tiene sentido preguntar si son verdaderos o falsos,
sólo se eliminan por carecer de significado.
El criterio para determinar si un enunciado posee o no significado es el llama-
do principio de verificación, que dice: sólo se conoce el significado de un enunciado
cuando se sabe cómo puede ser verificado.
De esta manera, los neopositivistas lógicos relacionan el significado de un
enunciado con las circunstancias que lo hacen verdadero o falso y con ello desenca-
denan una serie de interpretaciones y planteamientos que convierten al principio de
verificación en el tema fundamental de esta corriente filosófica (Méndez, L. et al.,
2005, 126-127).
Rudolf Carnap (1891-1970) y Hans Reichenbach (1891-1953), entre otros filó-
sofos, retomaron varias de las tesis centrales de la filosofía analítica y desde ellas
elaboraron una doctrina alrededor de la ciencia. De Wittgenstein retomaron la idea
de que hay proposiciones que dicen algo del mundo y otras que no. Al amparo de
esa idea propusieron una distinción entre enunciados científicos y enunciados no
científicos, la cual servirá, entre otras cosas, para descalificar a Heidegger y, en gene-
ral, a la metafísica, porque dirán que la metafísica no es sino un conjunto de afirma-
ciones carentes por completo de sentido. Será esta tendencia la que, a su vez,
sustentará una propuesta de retorno al positivismo de Comte, con la afirmación de
la primacía de la ciencia sobre cualquier proyecto metafísico.
Para Rudolph Carnap sólo hay dos tipos de enunciados: los analíticos, los cua-
les expresan las formas lógicas del pensamiento; y los sintéticos, que describen una
realidad empírica. Los primeros son tautológicos (es decir, su verdad es evidente
porque no son más que una forma lógica: por ejemplo X es X), mientras que los
otros dicen algo más sobre las cosas, lo que requiere ser verificado. Por ejemplo, la
afirmación sintética: hay un fantasma escondido detrás de esa puerta; plantea el
problema de cómo podemos verificar que es cierto. En este sentido, los enunciados
de la metafísica serían enunciados que no se pueden verificar y, por tanto, caren-
tes de cualquier sentido y valor científico (Priani y López, 2009, 195).
La base teórica del neopositivismo lógico o Círculo de Viena, la constituyen, de
manera general, las siguientes tesis.

t 1SJNFSB-BOFHBDJØOEFMBNFUBGÓTJDB
t 4FHVOEB&MGJTJDBMJTNPZMBVOJEBEEFMBTDJFODJBT
t 5FSDFSB-BWFSJGJDBMJEBEFNQÓSJDB

Pero, más que una teoría, se trataba de un programa. De hecho, el empirismo lógi-
co, estrecho y rígido, de la primera época se fue abriendo y matizando cada vez más

139
Epistemología y Metodología

hasta desembocar en diversas corrientes de filosofía analítica. Este desenlace se pro-


dujo, en gran medida, como resultado del esfuerzo por completar aquel programa
(Lledó, E. et al., 2004, 249).

Filosofía analítica
Se denomina filosofía analítica o tradición analítica al conjunto de subgrupos o
corrientes que van de Mach y Avenarius (empiriocriticistas de primera generación:
físicos y filósofos de la ciencia que tematizaron la crisis de la física del último tercio
del siglo XIX) hasta la denominada, en su momento, nueva filosofía de la ciencia
(con Kuhn, Feyerabend y Hanson como los más destacados), pasando por Wittgens-
tein y los wittgensteinianos, Popper y los popperianos, etc., reservan el rótulo de
neopositivismo lógico (que se considera preferible al de empirismo lógico) para los
autores del Círculo de Viena, junto con los de la Sociedad de Filosofía Empírica de
Berlín (Lledó, E. et al., 2004, 249).
Tras la emigración de los miembros del Círculo de Viena hacia Estados Unidos,
que huían de los nacionalsocialistas, su tradición fue proseguida en América con
modificaciones, alcanzaron su cima en especial con Willard Van Orman Quine y
Donald Davidson. Sin pretender alcanzar una teoría del uso de los significados, en
el sentido del Wittgenstein tardío, Quine, un alumno de Carnap, sometió a una
crítica radical los presupuestos fundamentales del positivismo lógico. En el centro
de su pensamiento se encuentra la dependencia básica del contexto de todo signifi-
cado lingüístico y, por tanto, de todo saber.
No puede existir una única descripción correcta del mundo, como la pretendida
por el positivismo, ya que distintos sistemas de saber no traducibles recíprocamente
pueden coexistir sin problema de ningún tipo. Donald Davidson, en cambio, se
mantiene en la pretensión de explicar el significado de una frase con ayuda de las
condiciones de verdad, pero ya no piensa éstas con independencia del interpretar
comprensivo. Al ampliar el concepto fundamental de la interpretación a la com-
prensión de acciones, consigue una vinculación de filosofía práctica y teórica sobre
una base de filosofía del lenguaje no muy alejada, por lo que se refiere al contenido,
de la tradición continental de la hermenéutica, aunque fue apoyada en unos funda-
mentos teóricos completamente distintos.
Wittgenstein escribió en el prólogo del Tractatus que había solucionado los proble-
mas en lo esencial. Aunque fueron en buena medida los problemas que se le plantea-
ron al Círculo de Viena a la hora de elaborar una teoría verificacionista del significado
los que condujeron a Wittgenstein a una revisión radical de su posición inicial.
Después de su muerte se publicó la obra que cambiaría el curso de la filo-
sofía del siglo XX, las Investigaciones filosóficas, de 1953. Wittgenstein abandona la

140
El pensamiento científico en la filosofía contemporánea

concepción de la realidad como algo que existe con independencia del lenguaje y
que es meramente reflejada por éste. Más bien el mundo sólo se hace accesible en su
descripción lingüística. De ahí que no exista una única descripción apropiada del
mundo, sino que la corrección de la descripción depende del lenguaje que se utilice.
A causa de esto Wittgenstein renunció a la construcción de un lenguaje ideal que
evitara las vaguedades del lenguaje ordinario, puesto que este último ya estaba bien.
Son más bien las confusiones del uso lingüístico de la filosofía (y de la ciencia) las
que crean problemas, que mediante un análisis detallado del lenguaje ordinario
pueden ser refutados, al comprobarse su carencia de objeto (Delius, C. et al., 2005,
104-105).
Como rasgos distintivos, los filósofos analíticos manifiestan una actitud anti-
metafísica y su rechazo al aspecto especulativo del pensamiento filosófico. Así, en
abierta oposición a la manera tradicional de entender la filosofía como un intento
de descubrir cosas acerca del mundo, opinan que este objetivo ya está cubierto por
las ciencias particulares; por tanto, la tarea principal de la filosofía consiste en el
análisis y la clarificación de los conceptos utilizados por la ciencia. La filosofía, afir-
man algunos, no posee un objeto de estudio propio, no es un sistema de conoci-
mientos, sino una actividad cuyo principal propósito radica en:

a) Redefinir los métodos científicos.


b) Aclarar los conceptos de la ciencia.
c) Distinguir las argumentaciones científicas correctas de las incorrectas.
d) Examinar los enunciados para determinar si poseen o no significado y de qué
tipo, es decir, si son:

  t1SPQPTJDJPOFTTPCSFIFDIPT
  t3FHMBTMØHJDBT
  t&YQSFTJPOFTFNPUJWBT

Si seguimos la línea del neopositivismo lógico, los filósofos analíticos se interesaron


en el estudio del lenguaje, pero a diferencia de sus predecesores, no lo restringen a
la función referencial. Por el contrario, abandonan la tesis de la correspondencia
lógica entre el lenguaje y la realidad para seguir al Wittgenstein de las Investigaciones
filosóficas y descubrir la pluralidad de los usos lingüísticos.
Una de las funciones del lenguaje es describir la realidad, pero también son
legítimos otros usos lingüísticos, como aquéllos cuyo propósito es:

t 1FSTVBEJS
t .BOJGFTUBSFNPDJPOFT

141
Epistemología y Metodología

t %FTQFSUBSTFOUJNJFOUPT
t 1SPNPWFSBDDJPOFT Los filósofos analíticos se interesan
t 7BMPSBS FUDÏUFSB )Ř 'Ř ./0$*Ř 'Ř' )"0% āŘ+ -*ŘŘ
$! - )$Ř Ř.0.Ř+-   .*- .āŘ)*Ř
Los filósofos analíticos atribuyen a '*Ř- ./-$)" )ŘŘ'Ř!0)$)Ř- ! - )$'ĀŘ
confusiones lingüísticas la presencia en *-Ř 'Ř*)/--$*āŘ)*))Ř'Ř/ .$.Ř
la filosofía de una serie de problemas  Ř'Ř*-- .+*) )$Ř'"$Ř )/- Ř 'Ř
insolubles generados por el uso inade- ' )"0% Ř4Ř'Ř- '$Ř+-Ř. "0$-Ř'Ř
cuado del lenguaje, estos problemas se $//" )./ $)Ř Ř'.ŘInvestigaciones
disuelven (no se resuelven, simplemen- filosóficasŘ4Ř .0-$-Ř'Ř+'0-'$Ř
 Ř'*.Ř0.*.Ř'$)"Íy./$*.Ā
te dejan de existir) cuando se someten al
análisis sus formulaciones lingüísticas.
No todos están de acuerdo con la posibilidad de solucionar por medio del aná-
lisis problemas filosóficos. Sin embargo, el interés por el lenguaje persiste, pues no
podemos negar que la filosofía está íntimamente relacionada con nuestro conoci-
miento de la realidad y ésta es para nosotros tal como aparece en nuestro sistema de
representación, y ese sistema de representación es el lenguaje (Méndez, L. et al.,
2005, 127-128).

El segundo Wittgenstein
La tercera corriente del movimiento analítico es la que se conoce como filosofía
analítica. Al ser bastante próxima a la realidad se puede calificar a los filósofos ana-
líticos en dos escuelas, la de Oxford y la de Cambridge.
La opinión general es que la trayectoria filosófica de Wittgenstein tuvo dos etapas
con diferencias tan marcadas que bien puede hablarse de un primero y un segundo
Wittgenstein. Las obras de Wittgenstein, definitorias de su primera y segunda etapas,
son, respectivamente: el Tractatus lógico-philosophicus (1921) y las Investigaciones filosó-
ficas (1953). La primera fue uno de los pilares doctrinales para el atomismo lógico; de
manera similar, la segunda obra proporciona la base para la filosofía analítica.
Las ideas que caracterizan al segundo Wittgenstein son las siguientes.

t %FTBDVFSEPDPOMBBOUFSJPSUFPSÓBEFMMFOHVBKFDPNPSFUSBUPEFMBSFBMJEBEZDPO
el esfuerzo para lograr un lenguaje perfecto. Sostiene que no existe un solo len-
guaje, sino muchos; a saber, todos los lenguajes naturales.
t &ODPOUSBEFTVUFPSÓBQSJNJUJWBEFMMFOHVBKF 8JUUHFOTUFJOBGJSNBCBRVF BEFNÉT
de las palabras que son nombres comunes y nombres propios, hay otras que
también son significativas.
t &OFMTractatus, Wittgenstein expuso que el significado de los términos consiste
en sus referentes, es decir, en los objetos por ellos representados. Después, su

142
El pensamiento científico en la filosofía contemporánea

posición fue muy diferente. Opinaba que no es lo mismo significado que referen-
te. Esto último era el objeto del significado. Por el contrario, el significado de un
término depende del uso que tenga en determinado lenguaje.
t 1SFTFOUØTVUFPSÓBEFMPTKVFHPTMJOHàÓTUJDPT RVFTFSFGJFSFOBMBTEJGFSFOUFTNBOF-
ras de emplear los términos. Esos juegos son los que determinan el significado de
aquéllos.
t -BUBSFBEFMBGJMPTPGÓB TFHÞOFMOVFWP8JUUHFOTUFJO FSBMBDPNQSFOTJØOEFMPT
enunciados. Los malentendidos serían los que dieron origen a los problemas fi-
losóficos (Chávez, 2008, 309).

Después del neopositivismo


W. V. Quine (1908-2000) o Karl Popper, quien introdujo la teoría de la falsación
como método de verificación de proposiciones, pueden ser considerados continua-
dores del espíritu del análisis del lenguaje, aunque sostengan posiciones críticas y a
veces contrarias a las originales, pero
con una cierta tendencia positiva y una 0$) Ř*Ř -'Ř*++ -āŘ,0$ )Ř$)/-*0%*Ř
orientación al análisis. Más adelante y 'Ř/ *-yŘ Ř'Ř!'.$)Ř*(*Ř(]/**Ř
próximas a nuestros días, se encuentran  Ř1 -$!$$)Ř Ř+-*+*.$$*) .āŘ
pueden ser considerados
tendencias analíticas en una nueva
continuadores del espíritu del
corriente llamada filosofía de la mente, análisis del lenguajeāŘ0),0 Ř
la cual supone que los estados mentales .*./ )")Ř+*.$$*) .Ř-y/$.Ř4ŘŘ
corresponden a comportamientos, de 1  .Ř*)/--$.ŘŘ'.Ř*-$"$)' .āŘ+ -*Ř
manera que el análisis de unos conduce *)Ř0)Ř$ -/Ř/ ) )$Ř+*.$/$1Ř4Ř
a la comprensión de los otros. Pero en 0)Ř$ -/Ř*-$ )/$)Ř'Ř)7'$.$.Ā
las áreas tradicionales de la filosofía
también hay representantes actuales de la filosofía analítica. Así, en la ética se en-
cuentran Charles Stevenson, R. M. Hare y Elizabeth Anscombe; en la filosofía de la
religión están William Alston y John Mackie; en filosofía política, John Rawls y
Robert Nozik, y en el comunitarismo, que es una reflexión amplia tanto política
como social, están Alasdair MacIntyre y Charles Taylor (Priani y López, 2009, 195).

El estructuralismo
Movimiento de pensamiento antes que escuela filosófica, surgió en Europa, con
especial arraigo en Francia, en la década de 1960. Se caracteriza por buscar una uni-
dad teórica para las ciencias humanas, basada en el hecho de que el lenguaje sería

143
Epistemología y Metodología

un fenómeno común a todas ellas y, por tanto, un objeto central en sus reflexiones.
Ferdinand de Saussure (1857-1913) con su distinción entre lengua y habla, así
como su insistencia en el estudio de los elementos estructurales del lenguaje, que
construían un sistema, fue el inspirador del movimiento.
El estructuralismo se caracteriza por primar la estructura sobre la génesis; el
estudio de las relaciones sobre el de los significados. La lingüística les proporcionó
la inspiración metodológica fundamental.
Los análisis textuales de Roland Barthes y los estudios de Roman Jakobson
sobre las estructuras retóricas de la metáfora o la metonimia han servido de inspira-
ción a los trabajos en otros campos, como en antropología cultural (Lévy-Strauss),
marxismo (Althusser), psicoanálisis (Lacan). Filosóficamente, el estructuralismo se
interesa por cuestiones metodológicas y epistemológicas, en la línea de rechazo de
las filosofías tradicionales del sujeto racional (cartesiano) como centro de lo real y
productor privilegiado del sentido. Por el contrario, proclama la muerte de ese suje-
to y del humanismo a él asociado. No hay origen o fundamento, sino estructuras
generadas por la producción y el intercambio simbólico. El filósofo debe descubrir-
las, establecer sus nexos y analizar sus relaciones (Lasaga, 2009, 146).
La palabra estructuralismo caracteriza un cierto método de investigación den-
tro de las ciencias sociales. Se suele decir que la obra del lingüista suizo Ferdinand
de Saussure, Curso de lingüística general, es el punto de partida de esta forma de in-
vestigación, porque en la base de su análisis se encuentra la idea de que la lengua
constituye un sistema dentro del cual las palabras cobran significado por su relación
o relaciones con otros elementos del sistema y no como formas independientes,
plenas de sentido. Es decir, a diferencia de la lingüística clásica, la cual suponía que
los significados de una misma palabra seguían un proceso de acumulación histórico
(que se descubre a partir de un análisis etimológico), la nueva lingüística descu-
bría que el significado actual de las palabras sólo podía entenderse a partir de la
relación que tienen con otras palabras y con otras estructuras del lenguaje.
Esta búsqueda de sistemas y relaciones estructurales dentro del sistema, como
forma de análisis e investigación, es decir, como metodología, es lo que llamamos
propiamente estructuralismo. Comprendido así, el método pasó de la lingüística a la
antropología con Claude Lévy-Strauss, al psicoanálisis con Jacques Lacan, a la historia
con Braudel y a la filosofía con Louis Althusser (filósofo marxista) y Michel Foucault.
De esta manera, si hablamos de una filosofía estructuralista, en realidad lo que
hacemos es destacar en algunos filósofos el uso de un cierto método o manera de
indagar y plantear los problemas (Priani y López, 2009, 197).
Cuando hablamos de la fenomenología, una de las corrientes más importantes
de nuestra época, nos referimos al mundo de las esencias. Con el estructuralismo,
nos encontramos con el ámbito de las estructuras.

144
El pensamiento científico en la filosofía contemporánea

Para introducirnos al estructuralismo es necesario aclarar, ¿qué se entiende por


estructura? Ésta es la noción básica que emplea dicha corriente de pensamiento.
Para poder definir qué es la estructura, partamos de un ejemplo sencillo: si al-
guien te pide que le cuentes la película que viste ayer, tratarás, sin duda, de organizar
tu relato, reconstruyéndolo en función de una gran estructura o totalidad, integrada
por elementos que se interrelacionan, es decir, la película misma; y así darás cuenta
de sus partes o elementos principales, su secuencia, coherencia y hasta de sus posi-
bles rupturas.
Se entiende por estructura el modo en que las partes de un todo se conectan
entre sí.
Para descubrir la estructura es necesario hacer un análisis interno de la totali-
dad, distinguiendo los elementos y el sistema de relaciones. Entonces, aparece la
estructura como el esqueleto del objeto o su armadura, el cual nos permitirá distin-
guir entre lo esencial y lo accesorio, el conjunto de sus líneas de fuerza y, a veces, el
mecanismo de su funcionamiento propio.
Es importante destacar que para el estructuralismo, un sistema no está consti-
tuido por la suma de las partes; más bien, el sentido del conjunto es inmanente en
sus elementos constituidos (es decir, si falta un elemento, se deshace el sistema).
El estructuralismo va a considerar que la totalidad social, por ejemplo, entraña
varios niveles de prácticas o instancias, entre las cuales reina una relación jerárquica
y ésta se organiza en torno a una instancia dominante.
Se dice que lo dominante aquí no es un simple hecho indiferente, sino un he-
cho esencial a la complejidad misma.
El análisis estructural analiza en  Ř )/$ ) Ř+*-Řestructura el
cada punto las identidades y diferencias, (**Ř )Ř,0 Ř'.Ř+-/ .Ř Ř0)Ř/**Ř
remontándose, para ello, a los elementos . Ř*) /)Ř )/- Ř.yĀ
simples para después seguir su composi- Ř -Ř .0-$-Ř'Ř ./-0/0-āŘ .Ř
ción progresiva en términos complejos )  .-$*Ř# -Ř0)Ř)7'$.$.Ř$)/ -)*Ř
(grados de diferencia).  Ř'Ř/*/'$āŘ$./$)"0$ )*Ř'*.Ř
' ( )/*.Ř4Ř 'Ř.$./ (Ř Ř.0.Ř
Otra definición que complementa-
- '$*) .ĀŘ)/*) .Ř+-  Ř'Ř
ría lo anterior sería la siguiente. ./-0/0-Ř*(*Ř 'Ř .,0 ' /*Ř 'Ř
Se entiende por estructura un todo *% /*Ř*Ř.0Ř-(0-āŘ 'Ř0'Ř)*.Ř
compuesto de partes relacionadas entre + -($/$-7Ř$./$)"0$-Ř )/- Ř'*Ř . )$'Ř4Ř
sí según ciertas leyes identificables de '*Ř .*-$*āŘ 'Ř*)%0)/*Ř Ř.0.Ř'y) .Ř
funcionamiento (transformación).  Ř!0 -5Ř4āŘŘ1  .āŘ 'Ř( )$.(*Ř
Las definiciones apuntadas nos re-  Ř.0Ř!0)$*)($ )/*Ř+-*+$*Ā
velan que el estructuralismo es lo opues-
to al atomismo, esta tendencia aísla términos cuyo conjunto es simplemente su
yuxtaposición.

145
Epistemología y Metodología

En cambio, el estructuralismo consistirá, como se ha venido mencionando,


en buscar las relaciones que se dan a los términos que unen un valor de posi-
ción en un conjunto organizado, y en aprender conjuntos cuya articulación los
hace significativos.
Al orientarse hacia la comprensión de conjuntos articulados, el estructuralismo
se preocupa por establecer modos de composición recurrentes, esto es, tipologías
fundamentadas en estas recurrencias, por ejemplo, sistemas de parentescos, políti-
cos, religiosos, etcétera.
Sin embargo, esta orientación podría hacernos pensar que el método estructu-
ral se interesa sólo en elaborar colecciones o clasificaciones como en un radical
positivismo. Contra ello, el estructuralismo declara que conocer no se reduce a po-
ner una colección en orden.
En realidad, se dice, que el estructuralismo siempre habrá de comparar para
definir tipos o reconocer evoluciones. Pero, en todo caso, no se tratará de un
simple observar las mismas cosas, sino de pensar en los vínculos que unen otras
cosas.
Es indispensable, según los estructuralistas, mostrar que la noción de estructura
no mutila la realidad, al contrario: permite comprender todos sus aspectos.
Esto nos ayuda a explicarnos cómo el estructuralismo ha incidido en una gran
variedad de disciplinas, tales como lingüística, sociología, psicología, antropología,
historia, entre otras.
El problema del cambio y la permanencia nos lleva a otro asunto crucial para
el estructuralismo: su comprensión y percepción de lo histórico.
A primera vista parece haber una oposición, una irreconciliación entre historia
y estructuralismo, sobre todo si pensamos que el análisis estructural está más abo-
cado a los conjuntos sincrónicos, es decir, a los sistemas propiamente dichos, sin
tomar en cuenta su desarrollo o evolución, que a los cambios diacrónicos.
El estructuralista observa que la historia no sólo es continuidad, también
ruptura. Advierte que una totalidad histórica, un conjunto social, no es algo simple,
conlleva múltiples niveles que coexisten con subconjuntos, los que, a su vez, remi-
ten a estructuras distintas. Así, un conjunto social no es una simple suma, sino una
combinación compleja que sólo puede entenderse mediante el análisis de relacio-
nes interestructurales.
Estas anotaciones surgieron en torno al concepto de estructura, de sus impli-
caciones y manejo por parte de los filósofos estructuralistas; apuntan algunos in-
tentos desarrollados, por estos filósofos, de salvar la noción de estructura de una
concepción demasiado rígida, cerrada u obsesionada (Escobar y Albarrán, 2010,
104-108).

146
El pensamiento científico en la filosofía contemporánea

Pensadores estructuralistas
El estructuralismo está representado por un amplio número de autores, entre los
que se encuentran Ferdinand de Saussure, Claude Lévi-Strauss, Michel Foucault y
Jacques Lacan. El quinto autor que inevitablemente se menciona al hablar de estruc-
turalismo, es Louis Althusser.

Ferdinand de Saussure
)Ř.0Ř*-Ř+$/'āŘCurso de
Ferdinand de Saussure (1857-1913),
lingüística generalāŘ+0'$Ř )Ř
lingüista suizo quien se ubicó como uno öÿöüāŘ0..0- Ř )/0Ř!*-(.Ř
de los precursores del estructuralismo; a / (+*-' .Ř4Ř+ -() )/ .āŘ .Ř
partir de él se dan muchas reflexiones  $-āŘ.$)-)$.āŘ'.Ř0' .Ř
importantes para esta corriente. Aunque + -($/ )Ř ./'  -Ř' 4 .Ř
más bien concibe el lenguaje como un '$)"Íy./$.Ā
sistema y no como una estructura, sus
aportaciones al estructuralismo han sido decisivas.
En su obra capital, Curso de lingüística general, publicada en 1916, Saussure
acentuó las formas atemporales y permanentes, es decir, sincrónicas, las cuales per-
miten establecer leyes lingüísticas.
Este autor se dedicó a los estudios de gramática comparada.
Además de la obra citada, escribió los siguientes libros: Memoria sobre el sistema
primitivo de las vocales en las lenguas indoeuropeas (1879), y Sobre el empleo del genitivo
absoluto en sánscrito (1881).
Entre las aportaciones más notables que Saussure confiere a la lingüística, figu-
ra la distinción que hace entre el habla (elemento individual y subjetivo) y la lengua
(elemento social y objetivo), así como la distinción entre sincronía (funcionamiento
de la lengua en un determinado momento y tiempo) y la diacronía (desarrollo his-
tórico de la lengua).
Se puede decir que el estructuralismo tiene un origen lingüístico, referido, con-
cretamente, a la obra principal de Saussure —Curso de lingüística general—, en la cual
sostiene que es preciso partir de un todo solidario para obtener por medio del aná-
lisis los elementos que contiene (Escobar y Albarrán, 2010, 110).

Claude Lévi-Strauss
Claude Lévi-Strauss (1908-2008) es reconocido como el máximo teorizador del mé-
todo estructuralista y de la actitud filosófica que implica.
Nació en Bruselas de padres franceses; estudió filosofía y jurisprudencia en Pa-
rís, pero sus investigaciones se enfocaron hacia el campo de la antropología. Sus

147
Epistemología y Metodología

obras principales son: Las estructuras elementales del parentesco (1949), Antropología
estructural (1958), El pensamiento salvaje (1962) y Raza e historia (1967).
Claude Lévi-Strauss fue el representante principal del estructuralismo antropo-
lógico, quien inició el estudio de este campo al observar la afinidad entre las relacio-
nes de parentesco y las fonológicas de la lingüística.
En el parentesco hay elementos que sólo tienen sentido si se les considera es-
tructurados dentro de un sistema. Los elementos de parentesco, al igual que los fo-
nemas, se relacionan al obedecer ciertas leyes. Las leyes estructurales, por su propia
naturaleza, son ocultas y se hacen patentes recurriendo a los análisis estructurales.
El análisis estructural, según Lévi-Strauss, permite sistematizar las organizacio-
nes de parentesco, y se descubre que dichos sistemas se presentan como estructuras
algebraicas que pueden tener la forma de redes, grupos, etcétera.
Al observar otros dominios de la actividad humana, infirió que en ellos tam-
bién se dan estructuras. Terminó por afirmar que existe una especie de isomorfismo
universal entre los distintos órdenes de la actividad humana (Chávez, 2008, 330).
Para Lévi-Strauss cualquier entidad de la realidad humana es una estructura, es
decir, una totalidad constituida por fenómenos relacionados o independientes en la
cual todo posee una prioridad lógica sobre las partes constituyentes. Ningún ele-
mento se da en forma aislada e independiente, esto lo dice al referirse a la configu-
ración total; por tanto, su estudio se refiere a las relaciones entre fenómenos.
Gracias a las estructuras, considera Lévi-Strauss, el hombre existe en sociedad.
Son las estructuras, las que hacen posible fundar una antropología cultural. Bajo la
perspectiva estructuralista, el individuo concreto queda anulado; las ciencias huma-
nas deben estudiar estructuras y no casos particulares.
Lévi-Strauss en su libro El pensamiento salvaje dice que: “El fin de la ciencia no
es constituir al hombre, sino disolverlo”. Esto significa que el saber científico se cen-
tra en la búsqueda de estructuras que, como tales, son generales e impersonales.
En este sentido es como debe comprender la crítica que el estructuralismo for-
mula al humanismo, al proclamar la disolución y muerte del hombre.
El estructuralismo, frente al humanismo, subjetivismo y existencialismo,
considera que no importa tanto la conducta individual de los hombres como el
sistema que condiciona o envuelve a
esta conducta (Escobar y Albarrán, 2010, '0 Ř ]1$Ė/-0..Ř!0 Ř 'Ř+-$)$+'Ř
110-111). representante del estructuralismo
antropológicoāŘ,0$ )Ř$)$$Ř 'Ř
./0$*Ř Ř ./ Ř(+*Ř'Ř*. -1-Ř
Michel Foucault 'Ř!$)$Ř,0 Ř#4Ř )/- Ř'.Ř
Nos referiremos al Michel Foucault - '$*) .Ř Ř+- )/ .*Ř4Ř'.Ř
!*)*'"$.Ř Ř'Ř'$)"Íy./$Ā
(1926-1984) de aquella etapa de su

148
El pensamiento científico en la filosofía contemporánea

pensamiento en la que defendió posiciones teóricas próximas a las del resto de es-
tructuralistas. Esta etapa corresponde a lo que la mayoría de estudiosos de la
obra de Foucault ha denominado la etapa arqueológica de su pensamiento, que va
desde su primer libro, titulado Enfermedad mental y personalidad, publicado en 1954,
hasta Arqueología del saber que apareció en 1969. En medio se sitúan Historia de la
locura, de 1961; el Nacimiento de la clínica, de 1963, y, sobre todo, el libro con el que
irrumpió con escándalo en 1966 en el panorama filosófico de la época, Las palabras
y las cosas.
Se han detallado los títulos de los libros para empezar a mostrar un rasgo ca-
racterístico de Foucault, el hecho de que su obra no aparece como la de un filósofo
profesional, o filósofo en sentido clásico. Eso no significa que no trabaje con auto-
res de este ámbito o que no incursione a veces en cuestiones filosóficas, sino que
intenta enriquecer su análisis con elementos procedentes de otros ámbitos. Por
ejemplo, en sus primeros textos, con materiales procedentes de la psiquiatría o de la
historia de la medicina.
Aunque Michel Foucault nunca aceptó ser estructuralista, como tampoco acep-
tó ser filósofo, lo cierto es que su pensamiento se constituye a partir de tratar de
comprender ciertos fenómenos como la locura, poder, verdad y el sujeto, en torno a
dos ejes primordiales: la estructura de la que son dependientes y su historia. De este
modo, su pensamiento no está compuesto tanto de ideas filosóficas como de análi-
sis concretos de momentos de la historia donde se produce una cierta estructura a
partir de la cual ciertas cosas son vistas
como problemas. Así, sus afirmaciones 'Ř+ ).($ )/*Ř Ř $# 'Ř*00'/Ř
son en realidad tangenciales, conclusio- . Ř*)./$/04 ŘŘ+-/$-Ř Ř/-/-Ř Ř
*(+- ) -Ř$ -/*.Ř! )( )*.Ř
nes sobre cosas que en el espacio de la
*(*Ř'Ř'*0-āŘ 'Ř+* -āŘ'Ř1 -Ř
historia pueden ser vistas como estruc-
4Ř 'Ř.0% /*āŘ )Ř/*-)*ŘŘ*.Ř % .Ř
turas o ejes que producen significación +-$(*-$' .ĂŘ'Ř ./-0/0-Ř Ř'Ř
y que nos permiten comprender el pre- ,0 Ř.*)Ř + )$ )/ .Ř4Ř.0Ř#$./*-$Ā
sente de manera crítica.
Por ejemplo, al examinar el problema del loco, Foucault comenzó por pregun-
tarse cuándo éste se convirtió en un problema, y la conclusión a la que llegó fue que
eso ocurrió en el momento en que la razón emergió como la referencia de lo huma-
no (es decir, con Descartes en la modernidad), pues en ese nuevo contexto la locura
comenzó a considerarse como una enfermedad de la razón y se convirtió en un
campo de estudio. De este modo, descubrió que el sujeto llamado loco y el surgi-
miento de un campo de saber que examina la locura es un movimiento simultáneo
que conforma una estructura. El loco existe en función de la existencia de ese campo
de estudio. A partir de ahí, Foucault acuñó la idea de una arqueología, que sería un
método de estudio de los discursos, es decir, de la forma en que se articulan los

149
Epistemología y Metodología

conocimientos, imágenes, ideas, palabras, etc., sobre un sujeto dado, por ejemplo,
el loco. Así, puede dar cuenta de que un cierto tipo de sujeto (loco, homosexual,
hippie) lo es en la medida en que depende de un discurso que lo define, le da el ca-
rácter de sujeto y crea instituciones alrededor de él. Ese discurso, comprenderá más
adelante, se estructura a partir del poder, como una expresión del mismo. Poder que
no es el poder político, tampoco algo que se ostenta, sino que se ejerce. Poder que
es entendido, ante todo, como una estructura: una relación asimétrica que se pre-
senta casi en cualquier parte: en la escuela, manicomio, cárcel, casa (Lledó, E. et al.,
2004, 313-314; Priani y López, 2009, 197-198).

Jacques Lacan
Jacques Lacan (1901-1980) tampoco fue filósofo. Es un psicoanalista de formación
freudiana que se propuso un tipo de tarea intelectual análoga a la emprendida por
otros estructuralistas como Lévi-Strauss o Althusser. Como ellos, pretendía hallar las
estructuras que permitían conferir al psicoanálisis un estatuto científico (o, con pa-
labras de Althusser, dar al descubrimiento de Freud conceptos teóricos adecuados).
Para Lacan, la mejor manera de lle-

,0 .Ř )Ř .Ř0)Ř+.$*)'$./Ř var a cabo la crítica sobre textos metodo-
 Ř!*-($)Ř!- 0$)Ř,0 Ř. Ř lógicos o sistemáticos es la de aplicar al
propuso un tipo de tarea intelectual texto en cuestión el método crítico que
)7'*"ŘŘ'Ř (+- )$Ř+*-Ř*/-*.Ř ese mismo texto preconiza. Él aplicó la
./-0/0-'$./.Ř*(*Ř ]1$Ė/-0..Ř
crítica freudiana a los textos de Freud, y
*Ř'/#0.. -ĀŘ*(*Ř ''*.āŘ+- / )$Ř
al hacerlo creyó descubrir cosas relevan-
#''-Ř'.Ř ./-0/0-.Ř,0 Ř+ -($/y)Ř
*)! -$-Ř'Ř+.$*)7'$.$.Ř0)Ř .//0/*Ř tes. Comprobó que, cuando analizaba el
$ )/y!$*Řĝ*āŘ*)Ř+'-.Ř Ř inconsciente, siempre hacía análisis lin-
'/#0.. -āŘČ-Ř'Ř .0-$($ )/*Ř güísticos. Lo que le permitía a Lacan
 Ř- 0Ř*) +/*.Ř/ -$*.Ř afirmar tajantemente que Freud inventó,
 0*.čĞĀ sin saberlo, la nueva lingüística antes de
que naciese.
Lacan conocía de lingüística y en esto, sin duda, le llevaba ventaja a Freud. Estu-
vo en condiciones de nombrar lo que éste se limitaba a balbucear, o a practicar sin
teorizar. Tal es el caso de la tesis que ha dado celebridad a Lacan: “El inconsciente está
estructurado como un lenguaje”, tesis que dice haber encontrado en Freud. Éste, en
efecto, ya había visto que la forma del lenguaje constituía la ley de la cultura. Lacan
reforzará la mencionada tesis al señalar que no debe entenderse en clave de analogía,
sino de descripción: la estructura del inconsciente es la misma del lenguaje.
Se sigue de aquí que la misión de esa ciencia del inconsciente que es el psicoa-
nálisis habrá de ser analizar su objeto en los términos que le corresponde en tanto

150
El pensamiento científico en la filosofía contemporánea

que lenguaje, esto es, en términos de lingüística estructural. Cuando analizamos,


por ejemplo, los sueños vemos que todos poseen la estructura de una frase o más
bien de un acertijo, un enigma. Sus imágenes, por tanto, no han de retenerse si no
es por su valor de significante, es decir, por lo que permiten deletrear de esa pieza de
lenguaje que es el sueño.
El sueño sirve para mostrar en general el funcionamiento del inconsciente,
cuyo elemento constitutivo es el significante. La famosa distinción saussureana en-
tre significado (concepto) y significante (imagen fónica o acústica) es asumida por
Lacan, pero replanteada en una nueva forma. A diferencia de lo que se sostenía en
el Curso de lingüística general, donde aquellos términos eran pensados en correspon-
dencia paralela, como las dos caras de una misma moneda, en el esquema lacaniano
significante y significado no se hallan en el mismo nivel. En su relación se da un
corte o barrera, teniendo el significante autonomía y primacía respecto al significa-
do (Lledó, E. et al., 2004, 315-316).

Louis Althusser

Louis Althusser (1918-1990) pasó los últimos años de su vida encerrado en un sa-
natorio psiquiátrico. Fue la condena que recibió por haber dado muerte a su mujer.
Alguien escribió cuando se conoció la noticia, que Althusser andaba perdido por los
montes de la locura. Paradójico final para quien apareció, a los ojos de sus contem-
poráneos, como el apóstol de la racionalidad científica, como el crítico implacable
de debilidades humanistas. Si hubo un momento en que pareció correcto hablar de
un primero y un segundo Althusser, separados por el famoso mayo francés (o por
una crítica congresual del Partido Comunista francés, según algunos exegetas más
escrupulosos), lo más propio sería referirse a un tercero.
El tercer Althusser es el que dejó de existir, porque se quedó sin posibles lectores.
¿Quién podría volver a leer con ojos limpios a un asesino al que la justicia, los médi-
cos y alguno que otro periodista condenó a la locura? (Lledó, E. et al., 2004, 285).

La recuperación de Marx

Tal vez la consideración más importante que ha legado Althusser, su aportación fi-
losófica más relevante, es aquella que supone que en realidad existen dos Marx, el
joven y el maduro, separados por lo que Althusser llamó una ruptura epistemológi-
ca que tuvo lugar en 1845. Toda la producción anterior (de su tesis doctoral a La
Sagrada Familia inclusive) compone lo que se acostumbra denominar las obras de
juventud de Marx.

151
Epistemología y Metodología

Luego están las obras de la ruptura propiamente dicha (Tesis sobre Feuerbach y
La ideología alemana) y a continuación las obras de madurez. De entre las de este
último Marx, Althusser destaca El capital.
La ruptura de 1845 fue el abandono de una problemática en la que el concepto
de hombre era fundamento de la filosofía, la historia y la política, además del trán-
sito a una nueva problemática científica, el materialismo histórico, que generó una
nueva filosofía, el materialismo dialéctico.

El marxismo como teoría y como método

Althusser pensaba que Marx había sido el descubridor de un nuevo continente teó-
rico, la historia, fundando así el materialismo histórico. Dicha ciencia tenía por
objeto los modos de producción que surgieron y surgirán en la historia. Estudió su
estructura, constitución y las formas de transición que permiten el paso de un modo
de producción a otro. Al afirmar esto, Althusser se opuso a quienes presentaron a
Marx exclusivamente como un crítico de la sociedad capitalista. Es cierto que en El
capital se proporciona la teoría desarrollada de un único modo de producción, pero
no lo es menos, que también se ofrecen los conceptos para elaborar las teorías de los
restantes conceptos como modo de producción, formación social y coyuntura polí-
tica (en orden de abstracción decreciente) y dentro de ellos, la específica relación
que se plantea entre las estructuras regionales (económica, jurídico-política e ideo-
lógica), serían los que Althusser ha destacado en especial, además de los ya clásicos
de fuerzas productivas y relaciones de producción, entre otros.
El materialismo dialéctico es una filosofía de la ciencia, la filosofía del materia-
lismo histórico precisamente. Nació al mismo tiempo que él y, como éste, se en-
cuentra por desarrollar. Los textos filosóficos de Marx que se disponen son con
frecuencia enigmáticos, deliberadamente polémicos o elípticos, pero en todo caso
no se tiene nada suyo que equivalga, ni remotamente, a El capital. Para Althusser, la
filosofía marxista nunca es dada en una forma adecuada a su objeto. Se halla conte-
nida en El capital y en los resultados de la actuación de los partidos comunistas, así
como en las reflexiones políticas de sus grandes dirigentes, por ejemplo, Lenin (en
1969, Althusser publicó un texto titulado Lenin y la filosofía).
La tarea del filósofo marxista ha de ser la de arrancar la filosofía de los textos
que la contienen, deducirla mediante un profundo trabajo crítico y un análisis ri-
guroso de textos y obras, teóricas y prácticas, que nos legaron. En explícita referen-
cia polémica a Antonio Gramsci, Althusser escribe en dicho texto: “Lo que el
marxismo introduce de nuevo en la filosofía es una nueva práctica de la filosofía.
El marxismo no es una (nueva) filosofía de la praxis, sino una práctica (nueva) de
la filosofía”.

152
El pensamiento científico en la filosofía contemporánea

Algo, sin embargo, se puede decir acerca de su contenido. Por ejemplo, que la
filosofía marxista, a diferencia de la ideología filosófica con la que rompe, tiene
características comparables a las de una ciencia. Como tal, se manifiesta bajo dos
aspectos.

La corriente del estructuralismo


 t6OB UFPSÓB  RVF DPOUJFOF FM TJTUFNB
filosóficoŘ. Ř''(Ř.yāŘ+*-,0 Ř.0.Ř
conceptual teórico en que se piensa - +- . )/)/ .Ř#)Ř ./0$*Ř
su objeto: el materialismo. $ -/.Ř*-.Ř'Ř+'$-Ř 'Ř(]/**Ř
 t6ONÏUPEPRVF FOTVBQMJDBDJØOBTV ./-0/0-'$./ĀŘ-%*.Ř(04Ř
objeto, expresa la relación que man- - +- . )//$1*.Ř.*)Ř'*.Ř Ř *0$.Ř
tiene la teoría con éste: la dialéctica. '/#0.. -āŘ,0$ )Ř. Ř $ŘŘ
(*./--Ř'*.Ř.+ /*.Ř ./-0/0-' .Ř
 Ř'Ř/ *-yŘ Ř -'Ř -3Ā
Dos de las propuestas más controverti-
das de Althusser, la noción de causali-
dad estructural y su idea de la dialéctica como un proceso sin sujeto ni fines, tienen
que ver con este último aspecto.

La ideología

La dualidad kantiana fenómeno/noumeno encaja con la pareja ideología/ciencia.


Marx era consciente del problema gnoseológico clave planteado por Kant e intentó
superarlo al seguir a Hegel. Marx pensaba que todo ser está en el fenómeno frente al
incognoscible transmundo kantiano.
El debate sobre la ideología permite a la crítica penetrar en el corazón de la
argumentación althusseriana, sobre todo a aquella que apunta al tratamiento racio-
nalista presentado por Althusser que oponía la ciencia, entendida como verdad, a la
ideología, entendida como el error y que quedaba consagrado en la tesis especulati-
va que definía a la filosofía como teoría de la práctica teórica.
Althusser levantó, frente a Kant y Hegel, la bandera de Spinoza como única
forma de enfrentarse a toda esa tradición filosófica sustentada sobre el fondo de
lo que denominó la ideología jurídica del sujeto y en la que tanto Kant como Hegel
se hallarían inmersos. En definitiva, y no sólo por una cuestión terminológica,
Althusser no podía aceptar un planteamiento que colocaba como categoría central
a la conciencia para pensar la ideología y, más allá, al hombre históricamente enten-
dido. En realidad, si seguimos con el mismo lenguaje filosófico tradicional, es toda
su gnoseología y ontología la que se ve sacudida cuando se profundiza críticamente
en la concepción althusseriana de la ideología.
La crítica, tanto la teórica como práctica (tanto el debate de ideas como el
combate político), a lo que debe aspirar es precisamente, para Althusser, a que los

153
Epistemología y Metodología

hombres puedan reencontrarse con esa dimensión que les es más propia. Que
el hombre tome las riendas de su propio destino, objetivo último del programa
marxiano significa, en definitiva, que sea capaz de poner su voluntad al servicio de
su conciencia (Cruz, M. et al., 2006, 236-237).

Althusser y el estructuralismo
La corriente del estructuralismo filosófico se llama así, porque sus representantes
son filósofos que han estudiado ciertas obras y les aplicaron el método estructura-
lista. Trabajos muy representativos fueron los de Louis Althusser, quien se dedicó a
mostrar los aspectos estructurales de la teoría de Karl Marx.
Un ejemplo de los estudios estructuralistas de Althusser es el que hizo sobre el
concepto de ideología de Marx. Presentó este concepto como una estructura por las
siguientes razones.

 t-BJEFPMPHÓBBQBSFDFDPNPVOUPEPSFBMDPOVOBVOJGJDBDJØOJOUFSOBUBOGVFSUF
que no es posible separarla de un elemento sin que se altere su sentido.
 t&MTFOUJEPEFMUPEPEFQFOEFQSJODJQBMNFOUFEFTVSFMBDJØODPOFMDBNQPEPOEF
se da y con la estructura social que la sostiene.
 t&MTFOUJEPEFMEFTBSSPMMPEFVOBJEFPMPHÓBEFQFOEFEFMBSFMBDJØORVFIBZFOUSF
sus propias mutaciones y las que experimenten, el campo donde se encuentra y
la estructura social que lo sostiene (Chávez, 2008, 330).

Tampoco estamos seguros de entender bien en qué ha consistido la lectura estructu-


ralista de Marx por Louis Althusser, Por Marx (1965), Leer El Capital (1969). Ahí se
reduce y cuestiona lo que parecía insertar de modo más fecundo y fácil el pensa-
miento marxista dentro de la mentalidad general de la época; esto es, el sentido de
la historia, incluso la sensibilidad historicista, lo mismo si es progresista que reac-
cionaria. Entonces, surge una mentalidad que prescinde del tiempo histórico, o en
términos lingüísticos de moda, de lo diacrónico, para atenerse a lo sincrónico, más
estructurable. Cierto que Althusser no limita su lectura de Marx a su formalización,
con el corte epistemológico y reconoce su dimensión de humanismo, pero con es-
casez de historia, que era el medio en que se suponía que el hombre llegaría a po-
seerse a sí mismo (Valverde, 2008, 333).

Roland Barthes
Roland Barthes (1913-1980) otro autor considerado como estructuralista y que
desarrolló su trabajo en el campo de la crítica literaria, Roland Barthes, definía
en cierta ocasión el estructuralismo como una actividad teórica, esto es, como la

154
El pensamiento científico en la filosofía contemporánea

sucesión regulada de cierto número de operaciones mentales. Señalaba que los


estructuralistas compartían un vocabulario o, todo lo más, un método, por lo que
considerarlos una escuela o un movimiento resultaba excesivo. No le faltaba razón
en su temprano (1963) diagnóstico (Lledó, E. et al., 2004, 311).

El marxismo de Gramsci
A Antonio Gramsci (1891-1937) se le suele identificar con la filosofía de la praxis.
No es seguro que esta expresión refleje con absoluta precisión sus intenciones. Se
vio obligado a utilizarla en circunstancias peculiares. Había fundado en 1921 el
Partido Comunista Italiano, del que fue nombrado secretario general en 1924. Ele-
gido diputado, fue encarcelado por el gobierno fascista en 1926, con una condena
de 20 años, de la que sólo llegó a cumplir 11. En la cárcel escribió numerosas pági-
nas, entre ellas sus conocidos Cuadernos de la cárcel. Se ha dicho que utilizó la filo-
sofía de la praxis en lugar del marxismo con el objeto de burlar a los censores. Tras
la Segunda Guerra Mundial se publicaron los Cuadernos agrupándolos en seis volú-
menes, el primero de los cuales se título El materialismo histórico y la filosofía de Bene-
detto Croce.
La revisión crítica de Croce es utilizada por Gramsci para definir su propia po-
sición filosófica. El movimiento neohegeliano, al que pertenecía Croce, junto con
con Gentile y algunas cosas de Sorel, no es objeto de una descalificación completa
por parte de Gramsci. Él pensaba que, aunque equivocado en su aspecto idealis-
ta, dicho neohegelianismo podía servir para que el marxismo recobrara el carácter
dialéctico que estaba perdiendo al convertirse en un simple materialismo (Lledó, E.
et al., 2004, 280).

Claves de su pensamiento
Para Gramsci, la filosofía de la praxis deriva de la filosofía clásica alemana, es decir,
del idealismo.
Uno de los pilares en los que Gramsci apoyó sus reflexiones fue el pensamiento
de Lenin, quien aceptaba la existencia de tres fuentes y partes integrantes del marxis-
mo: filosofía, economía política y ciencia política; lo que lo concebía como la sínte-
sis de estos tres elementos. La posibilidad de dicha síntesis venía fundada sobre la
base última de la historia.
Gramsci recogió la observación de Marx a propósito de la relación entre el len-
guaje político francés de Proudhon y el lenguaje de la filosofía clásica alemana, para
concluir de ahí que una misma fase histórica se manifestaba filosóficamente en

155
Epistemología y Metodología

Alemania y políticamente en Francia: en el origen del marxismo, como su momento


preparatorio, aparece toda la cultura europea del siglo XIX, y no tan sólo, como con
tanta frecuencia se afirma, la filosofía hegeliana y sus epígonos. Lo que no significa
que Gramsci rebajase la importancia del elemento filosófico en el conjunto de la pro-
puesta marxista, sino que pensaba la naturaleza de su filosofía bajo una nueva luz.
La idea gramsciana de la filosofía arranca de una definición de la misma en
cuanto concepción del mundo; en definitiva, actividad conceptual cuyo objeto es la
realidad, que integra tanto la teoría como las normas de conducta que de ella se
desprenden. Es, por tanto, a la vez que conocimiento, moral y política.

El papel de la filosofía marxista


Para Gramsci, la filosofía es reflexión, conocimiento que el hombre va adquiriendo
progresivamente acerca de sí mismo. Autoconciencia, en suma. Es aquí donde in-
terviene la dimensión histórica: si el hombre no es algo ya dado de una vez por
todas, sino que, por el contrario, despliega sus determinaciones en el transcurso del
devenir histórico, su autoconsciencia vendrá ligada a su autoproducción como ser
humano.
Dicho de otra manera, la filosofía se identifica con la historia, sin que ello deba
ser entendido como una disolución instrumental de la filosofía en la ciencia de la
historia. La filosofía tiene como pretensión ayudar al hombre a tomar conciencia de
sí mismo. De ahí que no sea fundado el temor de que esta pudiera verse reducida a
sociología, economía, política, etc.; lo que abandona así el tema del hombre, puesto
que ello significaría la renuncia a su dimensión práctica, en suma, a su dimensión
moral y política. Así, Gramsci niega que el materialismo sea la filosofía del marxis-
mo, cortando las tradicionales amarras que ligaban a éste con la historia de la filo-
sofía precedente.
En este sentido, Gramsci considera como filosofía moderna el hegelianismo y
su teoría del espíritu. Cierto que el idealismo ha entendido la dimensión activa del
hombre de una manera ilimitada, como actividad teórica ignorante de la praxis
concreta, pero, a pesar de ello y de los absurdos solipsistas a los que conduce ló-
gicamente, la identificación que lleva a cabo entre conocimiento de lo real y cons-
trucción de lo real lo constituyen, siempre según Gramsci, en el precedente más
inmediato del marxismo como filosofía de la praxis.
Por consiguiente, la tarea primordial de esta filosofía marxista en constitución
será la de proporcionar el contenido correcto a esa dimensión activa, a esa esfera de
la intervención humana que el idealismo no supo tematizar.
La filosofía del marxismo, tal como la entiende Gramsci, no es una concepción
del devenir histórico, sino, sobre todo, una teoría de lo real o una concepción del

156
El pensamiento científico en la filosofía contemporánea

mundo. En este punto, lo justo sería reivindicar la fuerte raigambre leniniana de su


enfoque: “El materialismo dialéctico insiste sobre el carácter aproximativo, relativo,
de toda teoría científica acerca de la estructura de la materia y sus propiedades; in-
siste en la inexistencia de límites absolutos naturales, en el tránsito de la materia en
movimiento de un estado a otro que nos parece incompatible con el primero, etc.”,
escribió Lenin en Materialismo y empiriocriticismo. Esta posición resulta similar en lo
esencial con la mantenida por Gramsci. Precisamente debido a ese carácter cam-
biante de la ciencia, la filosofía marxista ha de saber mantener una estrecha relación
con ella, y construir una teoría que, entre otras consideraciones asuma las conquis-
tas más avanzadas del saber.

El conocimiento

En el terreno del conocimiento Gramsci partió del principio fundamental de la uni-


dad de la teoría y la práctica. Según él, el conocimiento resulta inseparable de
la transformación de la realidad por parte del hombre.
Al ser histórica su práctica, la teoría
vendrá dotada de ese carácter de histori- )Ř 'Ř/ -- )*Ř 'Ř*)*$($ )/*Ř
cidad. Lo que significa lógicamente, que -(.$Ř1ŘŘ+-/$-Ř 'Ř+-$)$+$*Ř
la validez de la teoría en cuestión apare- !0)( )/'Ř Ř'Ř0)$Ř Ř'Ř
cerá ligada a la praxis histórica de la que / *-yŘ4Ř'Ř+-7/$ĀŘ "Ç)Ř]'āŘ 'Ř
*)*$($ )/*Ř- .0'/Ř$). +-' Ř
surge. No hay sitio para un conocimien-
 Ř'Ř/-).!*-($)Ř Ř'Ř- '$Ř
to al margen de lo histórico, al mar-
+*-Ř+-/ Ř 'Ř#*(- Ā
gen del hombre. Esto, por supuesto, en Ř 'Ř. -Ř#$./-$Ř.0Ř+-7/$āŘ'Ř
modo alguno puede conducir a una re- / *-yŘ1 )-7Ř/($])Ř*/Ř Ř
caída en el individualismo, por cuanto . Ř-7/ -Ř Ř#$./*-$$ĀŘ*Ř#4Ř
el hombre de que aquí se trata no es el .$/$*Ř,0yŘ+-Ř0)Ř*)*$($ )/*Ř'Ř
individuo aislado del discurso social (-" )Ř Ř'*Ř#$./-$*āŘ 'Ř#*(- Ā
burgués conservador, sino las masas hu-
manas organizadas bajo un modo de producción determinado, esto es, en clases
sociales (Cruz, M. et al., 2006, 234-235).

La Escuela de Frankfurt
El núcleo de este grupo de filósofos desarrolló lo más significativo de su trabajo
teórico en los años comprendidos entre 1930 y 1945.

157
Epistemología y Metodología

Orígenes de la Escuela de Frankfurt


La denominada Escuela de Frankfurt tiene su origen en el Instituto de Investigación
Social, creado en Alemania en 1923. Fue su segundo director, Max Horkheimer,
quien consiguió aglutinar, a partir de 1930, a una serie de pensadores cuyos vínculos
con la Escuela fueron diversos, tanto por el grado de colaboración como por los in-
tereses que les movían. Theodor W. Adorno (1903-1969) llegó a ser la cabeza de fila,
junto con Horkheimer, de la llamada primera generación, pese a que no se integró
oficialmente hasta 1938, cuando el Instituto se había visto obligado a emigrar a
Estados Unidos (se cerró en 1933, al tomar los nacionalistas el poder). Además de
ellos, otros dos miembros de la Escuela alcanzaron una gran notoriedad, fueron
Erich Fromm (1900-1980), que se separaría paulatinamente del grupo, y Herbert
Marcuse, que, incorporado en la década de 1930, cuando era discípulo de Heideg-
ger, desarrolló una tarea esencial en la etapa americana. También se debe mencionar
a Walter Benjamin, que murió en el transcurso de la Segunda Guerra Mundial (se
suicidó en la frontera franco-española, concretamente en Port-Bou, al huir de la
persecución de la Gestapo).
Tras el final de la guerra, el grupo, dirigido aún por Horkheimer, volvió a res-
tablecer en 1950 el Instituto en Frankfurt, aunque algunos de sus miembros, es el
caso de Marcuse, permanecieron en Estados Unidos, donde publicaron sus obras
más influyentes. Después de la muerte de Adorno y Horkheimer, fue Jürgen
Habermas (1929) el principal representante de la Escuela.
El Instituto se creó el mismo año (1923) en que aparecieron dos obras funda-
mentales de la filosofía marxista de entreguerras: Historia y conciencia de clase, de
G. Lukács, y Marxismo y filosofía, de Karl Korsch. La coincidencia no es casual, resulta
más bien la expresión de un clima político-cultural del que, al principio, los miem-
bros de la Escuela de Frankfurt participaron. Son años de esperanza revolucionaria,
en los que se da por descontado que la transición al socialismo es algo que está por
caer. Ni siquiera el exilio forzado por el ascenso al poder de Hitler les hizo apearse
de su inicial optimismo.

La teoría crítica de Max Horkheimer


En 1937, Max Horkheimer publicó lo que para algunos es el verdadero manifiesto
fundacional de la Escuela de Frankfurt, el trabajo titulado Teoría tradicional y teoría
crítica. En él aparece por vez primera la expresión teoría crítica, que luego quedaría
acuñada como definitoria de la propuesta del grupo. Su caracterización la lleva a
cabo Horkheimer más por contraposición a la teoría tradicional que por definición
de sus propios rasgos.

158
El pensamiento científico en la filosofía contemporánea

Se trata de presentar una propuesta teórica que asuma las transformaciones


producidas en las sociedades desarrolladas avanzadas, transformaciones que que-
dan insuficientemente entendidas en las doctrinas existentes, incluyendo al mismo
marxismo. En concreto, las formas de dominación y de manipulación de la concien-
cia características de las nuevas fases del desarrollo capitalista han variado y requie-
ren una respuesta teórica acorde con esas variaciones. Hay que promover un debate
que discuta los supuestos ideológicos que operan bajo nuestras formas habituales
de conocimiento y, más allá, plantee la cuestión de qué idea de razón (si es que
existe alguna) nos parece deseable.
Horkheimer no considera necesario discutir ni la eficacia ni la validez lógica de
la teoría tradicional. No hay duda de que el modelo tradicional de ciencia funciona:
“Los progresos técnicos de la época burguesa son inseparables de esta función de
cultivo de la ciencia”. Lo que merece la pena debatir es, además de su concepción
de la razón, la manera en que entiende la función social de la teoría. Esto es lo que,
a ojos de Horkheimer, resulta más característico y criticable de la teoría tradicional:
su pretensión de neutralidad. Él piensa, con Hegel y Lukács, que el análisis de la
sociedad existente es en sí un elemento de esa sociedad, una forma de autoconcien-
cia. Lo que significa, por lo pronto, que no hay teoría que permanezca al margen de
la realidad social, fundamentalmente porque no existe ese lugar imaginario incon-
taminado (Cruz, M. et al., 2006, 248-249; Lledó, E. et al., 2004, 307).

Tesis fundamentales
Las tesis fundamentales de esta escuela son las siguientes.

a) Pone el acento en la crisis de la modernidad. La razón y la ciencia como libera-


ción del mito e ignorancia, enarbolados por la filosofía de la Ilustración, entran
en franca crisis. Y también entra en crisis la razón porque, si bien ésta tenía como
tarea liberar al hombre y dominar la naturaleza mediante la ciencia, al final acaba
convirtiéndose en una razón instrumental y utilitaria concebida como instru-
mento de dominio al servicio de una clase en el poder.
b) Pone el acento en la negatividad dialéctica de la razón, es decir, en la crítica y
superación de un orden social. La razón no abandona su postura crítica, porque
la razón que postula la escuela crítica bien puede calificarse de transformadora y
revolucionaria. Pero, ¿en qué radica su carácter revolucionario?

Según Marx, la filosofía se debería encarar en el proletariado, y Marx no se equivoca;


en Francia, más que en Alemania e Inglaterra, el proletariado de su época era el más
avanzado y revolucionario. Pero Horkheimer lo dudaba, no porque el proletariado

159
Epistemología y Metodología

fuera una masa incapaz de organizarse y


La Escuela de Frankfurt se
llevar adelante un proyecto político,
+-*+0.*Ř'$ --ŘŘ'*.Ř#*(- .Ř Ř.0Ř
sino porque la clase obrera, que se supo-
*)$$)Ř'$ )Ř4Ř .'1$5)/ Ř
)Ř'Ř,0 Ř#)Ř . (**āŘ $*Ř nía debía tener autonomía tanto en su
Ř'Ř ./-0/0-āŘ1'*- .Ř4Ř!$) .Ř Ř'.Ř hacer como en su conciencia, se encon-
.*$  .Ř/0' .āŘ.*$  .Ř traba inhibida e incluso frustrada. Así, el
$)0./-$'$5.Ř4Ř'/( )/ Ř papel histórico asignado por Marx al
/ )$!$.āŘ+ -*Ř$) !$$ )/ .Ř+-Ř proletariado como clase dirigente en su
+*.$$'$/-Ř'Ř! '$$Ř4Ř+' )Ř obra 18 Brumario y que debía superar las
- '$5$)Ř#0().Ā
contradicciones existentes de la socie-
dad capitalista según la escuela crítica
quedaría cancelado. El desarrollo tecnológico y la ideología dominante justificado-
ra del orden social reducen o minimizan la capacidad crítica de las conciencias, y en
tal contexto el proletariado, según la escuela crítica, ha dejado de ser un sujeto revo-
lucionario.

La praxis de la escuela crítica


La escuela de Frankfurt se propuso liberar a los hombres de su condición alienada y
esclavizante en la que habían desembocado, debido a la estructura, valores y fines
de las sociedades actuales, sociedades industrializadas y altamente tecnificadas, pero
ineficientes para posibilitar la felicidad y plena realización humanas.
Por ello, por ejemplo, el pensamiento de Herbert Marcuse conllevaba una uto-
pía, pero no se trataba de la clásica utopía de la sociedad capitalista y supertecnifi-
cada propia de la modernidad, sino de la utopía crítica, anhelante de una nueva
sociedad donde la liberación de las fuerzas espontáneas, instintivas, pueda lograrse
mediante la recuperación del objeto de trabajo, de un trabajo creador, contrario a
uno alienador o francamente enajenante.

 t&OFMUSBCBKPBMJFOBEPFMQSPEVDUPFTBMHPFYUSB×PBMTVKFUP QVFTOPMFQFSUFOFDF
 t&MUSBCBKPMJCSFPOPBMJFOBEPFTVOBDPOEJDJØOOFDFTBSJBQBSBMBMJCFSBDJØOEFM
hombre y, en consecuencia, para la realización del hombre como hombre (Esco-
bar y Albarrán, 2010, 116-118).

La posmodernidad
Uno de los pensadores considerado posmoderno es Jean-Francois Lyotard. Proba-
blemente la asociación se deba a que el propio autor ha asumido en diversas oca-
siones la etiqueta, por ejemplo en el título de algunas obras, como La condición
posmoderna y La posmodernidad explicada a los niños.

160
El pensamiento científico en la filosofía contemporánea

Junto a él, otro filósofo destacado de la posmodernidad fue el italiano Gianni


Vattimo, quien irrumpió en el escenario de la filosofía europea de principios de la
década de 1980 con unos planteamientos renovadores. Lo que el proponía en aquel
momento era el llamado pensamiento débil. Pero la propuesta no era ajena al deba-
te modernidad/posmodernidad, como lo prueba el hecho de que su libro El fin de
la modernidad se subtitule Nihilismo y hermenéutica en la cultura posmoderna.

El término posmodernidad
El término posmodernidad no es muy claro. Podríamos decir que se toma prestado
de otros campos del saber. El término no se debe identificar con algo riguroso y
científico. Definir, pues, este término tal vez no sea lo más importante, sino lo que
sugiere; el sentido en que se toma es de alertar sobre algo que “anda mal” en la so-
ciedad y que requiere ser objeto de nuestra atención. En fin, el concepto nos indica
una atención especial en algo que cambia de manera drástica o que va a cambiar.
Jean-Francois Lyotard, en su obra La condición posmoderna, apunta que este tér-
mino, posmodernidad, designa un cierto estado de la cultura. Nos dice que esta
palabra fue tomada de sociólogos y críticos del continente americano. En todo caso,
posmodernidad significa un estado o situación en donde se encuentra la cultura; po-
dríamos decir que se trata de un estado crítico (síntoma) en el cual se encuentra la
llamada modernidad.
En otras palabras, tomarle el pulso y diagnosticar, aunque todavía sin saberlo,
que algo grave está ocurriendo en la modernidad.

La modernidad
Ésta es otra de las nociones complejas en nuestro vocabulario filosófico, pues la
modernidad entraña un amplio espectro de sentidos. Por ejemplo; en él se incluyen
dos épocas históricas: el Renacimiento y la Ilustración.
Entre las características fundamentales de esta época destaca la exaltación de la
razón humana, pero no en menoscabo de la experiencia, sino abarcando toda expe-
riencia posible. El dominio de la naturaleza, en este sentido, sólo se hace posible
por obra y gracia de la razón. La modernidad confía en los poderes de la razón y de
la ciencia al grado de mistificarlos.

Lo que se cuestiona
En esta época es fácil constatar que lo que con tanto entusiasmo proclamaban y
prometían los filósofos de la modernidad no se ha cumplido: liberar al hombre de

161
Epistemología y Metodología

la ignorancia, pobreza, injusticia y esclavitud. La tecnociencia, como la llama


Lyotard, que debería generar riqueza y bienestar para la masa social, no hace sino
encauzar a la sociedad por el camino de la barbarie.
Los “metarrelatos” a que se refiere

)Ė-)*$.Ř 4*/-āŘ )Ř.0Ř*-Ř la condición posmoderna son aquellos
La condición posmodernaāŘ+0)/Ř que han marcado, en alguna manera, la
,0 Ř ./ Ř/]-($)*āŘposmodernidadāŘ modernidad: emancipación progresiva
 .$")Ř0)Ř$ -/*Ř ./*Ř Ř'Ř de la razón y de la libertad, emancipa-
0'/0-ĀŘ*.Ř$ Ř,0 Ř ./Ř+'-Ř ción progresiva o catastrófica del trabajo
!0 Ř/*(Ř Ř.*$'*"*.Ř4Ř-y/$*.Ř
(fuente de valor alienado en el capitalis-
 'Ř*)/$) )/ Ř( -$)*ĀŘ)Ř/**Ř
.*āŘ+*.(* -)$Ř.$")$!$Ř0)Ř mo), enriquecimiento de toda la huma-
./*Ř*Ř.$/0$)Ř )Ř*) Ř. Ř nidad por medio del progreso, de la
)0 )/-Ř'Ř0'/0-ăŘ+*-y(*.Ř tecnociencia capitalista. La filosofía de
 $-Ř,0 Ř. Ř/-/Ř Ř0)Ř ./*Ř Hegel, sin duda, totaliza todos estos re-
-y/$*Řĝ.y)/*(ĞŘ )Ř 'Ř0'Ř. Ř latos, y, en este sentido, concentra en sí
)0 )/-Ř'Ř''(Ř(* -)$Ā misma la modernidad especulativa.
El metarrelato al cual se refiere
Lyotard tiene su base de sustentación no en un presente y menos futuro, en una idea
o proyecto a realizar. Lyotard no acepta, pues, dar concesiones a la modernidad, en
tanto que ésta no ha cumplido con sus seculares promesas (Escobar y Albarrán,
2010, 118-119).

La posmodernidad, rasgos generales


La posmodernidad se trata de una categoría-cajón amplia y por ello imprecisa, don-
de caben tendencias y autores de muy diversas orientaciones. Esa difícil identidad
ha llevado con frecuencia a los pensadores, clasificados como tales, a discutir la
existencia de la corriente.
A continuación se exponen algunos de sus rasgos generales.

 t&MUÏSNJOPTVSHFFOFMDPOUFYUPEFMBDSÓUJDBBSUÓTUJDBZFOFMEFCBUFFOUPSOPBMGJO
de la modernidad como estilo artístico unificado, basado en la valoración de lo
funcional y de lo nuevo.
 t"MHFOFSBMJ[BSTFFMUÏSNJOPBGJOBMFTEFMBEÏDBEBEFZBERVJSJSVOBMDBODF
filosófico, pasa a significar el fin del proyecto teórico de la Edad Moderna, surgido
del método cartesiano de la conciencia y el descrédito de los programas utópicos,
vinculados con la Ilustración y al idealismo kantiano; es decir, a la concepción
humano-racionalista de la historia como una secuencia de progreso y dominio de
la naturaleza. Lyotard, uno de sus más destacados representantes, resumirá su

162
El pensamiento científico en la filosofía contemporánea

sentido con la expresión “el fin de los grandes relatos”: la Ciencia, la Revolución, el
Sujeto Autónomo y las Filosofías de la Historia (hegelianismo, marxismo, etc.).
 t-PDPNÞOEFUPEPTFTPTHSBOEFTSFMBUPTTFSÓBTVDPOGJBO[BFOMBSB[ØOIVNBOB 
basada en la posesión de un método capaz de dominar la naturaleza y al mismo
tiempo crear las condiciones objetivas para que se hiciera realidad la utopía ra-
cionalista.
 t4FSFOVODJBBVODPODFQUPGVFSUFZVOÓWPDPEFWFSEBE-BQPTNPEFSOJEBEFTQFST-
pectiva y dialógica. De ahí que se asocie con la hermenéutica. Defiende el plura-
lismo metodológico, valora la tradición con la ambición de recuperar todos los
motivos y valores del pasado. De ahí que sus críticos subrayen que cae en un
cierto hiper-culturalismo y en la ausencia de criterios capaces de jerarquizar tra-
diciones e interpretaciones.
 t&OÏUJDB MBQPTNPEFSOJEBETFJOTUBMBFOVODPNQMFKPSFMBUJWJTNPRVFEBMBJN-
presión de disolver en la nada el momento decisivo del acto moral, el momen-
to del juicio. Los valores que patrocina, como pluralismo, libertad, tolerancia o
pacifismo, vividos desde una posición de distanciamiento afectivo y hedonismo,
terminan por transmitir una imagen del hombre occidental como un sujeto fati-
gado que ha renunciado a ser agente de la historia.

Muchos de los autores que antes del cambio de siglo (en torno al año 2000) eran
considerados como posmodernos: Lyotard, Derrida, Rorty, Vattimo; han desarrolla-
do una obra demasiado compleja como para que puedan ser identificados y leídos
desde otras posiciones.
En definitiva, lo posmoderno fue un clima de desilusión y fatiga de la moder-
nidad que aconteció en occidente hacia finales del siglo XX, una especie de experien-
cia finisecular de la cultura occidental (Lasaga, 2009, 148-149).

Dos ideas fundamentales


De la filosofía de la posmodernidad se desprenden las siguientes ideas.

a) Es imposible seguir hablando de la historia como una entidad unitaria. Ya Walter


Benjamin, en un breve pero significativo escrito titulado Tesis sobre la filosofía de la
historia, sostiene que la hipótesis de una historia unitaria (global) no es sino una
representación difundida por las clases sociales dominantes. Este modo de repre-
sentación tiene, sin duda, un carácter ideológico en opinión de Benjamin. Se
puede afirmar que Marx y Nietzsche (antes que Benjamin) critican este modo
ilusorio en que se concibe y representa la historia, a saber: cómo un punto de
vista supremo y único (absoluto) puede imponer a los demás grupos sociales.

163
Epistemología y Metodología

Ahora bien, los filósofos posmodernos como Gianni Vattimo y Jean-Francois


Lyotard, entre otros, consideran que esta visión de la historia propia de una mo-
dernidad en crisis trae consigo la idea de progreso en la historia, idea que tam-
bién se encuentra en crisis.
La historia, pues, no avanza hacia un fin o plan racional de mejora o progreso.
Los filósofos modernos sostienen un cierto ideal de hombre que se debería
realizar.

b) Una sociedad transparente. Podríamos decir que con la irrupción de los medios
de comunicación de la modernidad entra en crisis la idea de una historia unita-
ria, absoluta, transparente a la razón; con un ilusorio ideal de hombre, con una
ciencia, progreso y técnicas que fracasan, no son, en tanto ideales, modelos de
progreso a seguir por la humanidad.

La sociedad transparente como la entiende Vattimo es la siguiente.

 t&OFMOBDJNJFOUPEFVOBTPDJFEBEQPTNPEFSOBMPTNFEJPTEFTFNQF×BOVOQBQFM
determinante.
 t&TPTNFEJPTDBSBDUFSJ[BOBFTUBTPDJFEBE OPDPNPVOBTPDJFEBENÉTUSBOTQBSFO-
te, más consciente de sí, más ilustrada; sino como una sociedad más compleja,
incluso caótica.
 t&OFTUFSFMBUJWPDBPTSFTJEFOOVFTUSBTFTQFSBO[BTEFFNBODJQBDJØO

El caos de la modernidad se evidencia (o transparenta) con la irrupción de los me-


dios de comunicación. Los grandes relatos o puntos de vista centrales y legitimado-
res se tambalean.
Al contrario de lo propuesto por filósofos como Theodor Adorno y Max
Horkheimer en su libro Dialéctica de la Ilustración de que los medios de comunica-
ción producirían una homologación en la sociedad y esto favorecería la consti-
tución de gobiernos totalitarios, así como la formación de dictaduras, lo que en
verdad sucede, a juicio de Vattimo, es que con la comunicación viene implícita una
explosión y multiplicación general de concepciones o puntos de vista diversos.
Al desaparecer esta racionalidad central que proclama la modernidad, vemos
aparecer una multiplicidad de racionalidades locales: minorías étnicas, religiosas y
culturales, entre otras. Ante la crisis de esta racionalidad, digamos absoluta, toman
la palabra estas minorías que antes eran acalladas e incluso reprimidas. Podríamos
decir que al tomar la palabra buscan su reconocimiento y al reconocerse, los abso-
lutos (mitos, relatos y fábulas) acaban por derrumbarse (Escobar y Albarrán, 2010,
119-121).

164
El pensamiento científico en la filosofía contemporánea

RESUMEN
Se suele llamar contemporánea a la compleja actividad filosófica desarrollada en
los siglos XIX y XX, no sólo en Europa, sino también en América de donde surgie-
ron importantes aportaciones.
El positivismo aparece en la primera mitad del siglo XIX. Su fundador fue el
francés Auguste Comte, reformador para el que una sociedad se define por el gra-
do de desarrollo intelectual alcanzado, motivo por el cual considera a la filosofía
como el fundamento de todo orden social. La historia de la sociedad, sostiene
Comte, ha estado dominada por la del espíritu humano.
El positivismo es la postura del siglo XIX que corresponde al empirismo de
los siglos XVII y XVIII. Sólo que ahora se manifiesta como aliado de las ciencias
experimentales. De hecho, son los científicos (físicos, químicos, psicólogos y so-
ciólogos) los que gustan de alistarse en la mentalidad positivista. Todavía en el
siglo XX, se prolonga esta actitud con una nueva modalidad: el positivismo lógico
(o neopositivismo o filosofía analítica).
La palabra positivismo merece una explicación acerca de su sentido técnico,
aquí empleado.
En primer lugar, el conocimiento positivo (según Comte) se refiere a lo real,
los hechos, a lo que se constata con la experiencia sensible externa. Por tanto, su
campo de estudio está en las leyes que rigen a los fenómenos. Por ley debe enten-
derse una relación constante entre fenómenos.
La segunda característica del positivismo es su intención práctica. La especu-
lación abstracta, sin fines prácticos, como la de la metafísica, no tiene cabida en
el positivismo.
Por último, el positivismo quiere mantenerse dentro de un nivel relativo y
rechaza el conocimiento absoluto, como una quimera. Textualmente, Comte ase-
vera que: “El único principio absoluto es que todo es relativo”.
Este triple carácter: realista (al modo empírico), práctico (de tipo utilitarista)
y relativista; le da al positivismo la facilidad que debe poseer todo sustituto de la
filosofía. En efecto, el positivismo se instala como una filosofía, consistente en
la síntesis y ordenación de los saberes adquiridos en las demás disciplinas. La fi-
losofía se convierte, según esto, en la suma (ordenada y sintética) de las demás
ciencias.
Se da el nombre de existencialismo a la corriente filosófica surgida en el si-
glo XX a raíz de la crisis espiritual desencadenada por las catástrofes históricas
representadas por las dos guerras mundiales que sumieron a la humanidad en el
desconcierto, la inseguridad, angustia y fracaso.

165
Epistemología y Metodología

El existencialismo es otra de las importantes corrientes filosóficas de nuestra


época; centra sus reflexiones en la existencia concreta del hombre y parte de la
experiencia de éste como ser individual, en lugar de basarse en conceptos o leyes
generales como otras filosofías.
Hablar del existencialismo como movimiento intelectual significa que ha-
bía personas que adoptaron como propia una cierta posición ante la vida, que
consistía en asumir que ésta es absurda y carente de sentido. Pensaban que sólo
al hombre le corresponde definir su vida, pues sólo en la medida en que es libre
y consciente puede existir en un sentido pleno y completo. A partir de estas
premisas, el existencialista es sobre todo un sujeto individualista, que mantiene
en la mayoría de los casos una actitud de pesimismo y desasosiego frente a la
existencia.
En su intento por explicar la existencia auténtica, Kierkegaard nos habla de
los tres estados de la existencia, los cuales surgen (a partir de saltos existenciales)
cuando los individuos eligen cierto tipo de vida.
El estadio estético. En éste el hombre vive de manera irresponsable, persi-
guiendo afanosamente la sensualidad y el goce inmediatos. El individuo pier-
de el propio dominio de sí mismo y se convierte en prisionero de la búsqueda
del momento placentero, un momento que nunca puede realizar a plena satis-
facción. Este estadio se representa por personajes como Don Juan, Fausto y
Ahsaverus, el judío errante.
El estadio ético. Surge cuando el hombre opta por supeditarse a las normas
y principios éticos. Si en el estadio estético el hombre y la mujer desembocan, al
buscar lo meramente placentero, a la desesperación, en la esfera ética se vuelven
disciplinados al modelar su vida de acuerdo con los valores éticos (perfección
moral).
En la vida social el estadio ético se manifiesta al seguir una profesión (médi-
co, abogado, maestro, etc.) o en el matrimonio, donde implica deberes. La vida
ética está representada por la filosofía socrática (ejemplo el Diálogo de Critón o del
deber, donde Sócrates sacrifica su vida en aras del deber).
Estadio religioso. El estadio ético, pese a los valores que entraña, no logra
plasmar la existencia auténtica (plenamente individual y concreta). Kierkegaard
reacciona contra el intento racionalista presente en la ética de despersonalizar a
Dios, al darle más importancia al deber que a la fe y al amor. En realidad, los
moralistas acaban por reducir a Dios en un mero deus ex machina.
La filosofía de Unamuno no aspira a construir un sistema filosófico a la ma-
nera de los filósofos racionalistas, kantianos o positivistas. El autor Del sentimien-
to trágico de la vida parte de una reflexión existencial en la cual se pone en juego

166
El pensamiento científico en la filosofía contemporánea

el destino humano. En este sentido, su punto de partida no es un principio abs-


tracto sino el hombre concreto: el hombre que sufre, quiere y sobre todo muere.
En El ser y el tiempo, Heidegger se propone replantear el problema metafísico
del ser. Formula la pregunta fundamental que interroga por el ser.
Esta crucial investigación sobre el ser terminará orientándose hacia el hom-
bre, precisamente quien se hace esta pregunta y quien tendrá que revelar al ser
como sujeto que habla y se comunica. Por medio del habla se deberá, entonces,
revelar la estructura del ser.
Heidegger fue creador de muchos términos o neologismos extraños. Por
ejemplo, sustituye el término hombre por el de dasein (ser ahí), para indicarnos
que el hombre tiene que habérselas con el mundo mediante el trabajo y la crea-
ción cultural.
Sartre desarrolla claramente un tipo de existencialismo ateo, el cual se mani-
fiesta en el clima de opresión y disolución de la Segunda Guerra Mundial.
De la idea de que Dios no existe van a emerger importantes conclusiones de
su filosofía. Por ejemplo, la idea de que la trascendencia o ser en sí (ser absoluto)
no es ya el fundamento de las cosas, sino el sistema global de la realidad bruta; la
totalidad del ser inmediato que, aunque debiese fundamentarse a sí mismo, no
lo podría hacer sino mediante la conciencia de este ser para sí que es el hombre,
el cual tiene la insoportable tarea de fundamentar y darle sentido a la totalidad
del mundo.
Sometiendo la filosofía de Husserl a una rigurosa crítica, Sartre intentará
construir una teoría fenomenológica de la conciencia.
El neopositivismo es un importante movimiento filosófico que se extendió
durante todo el siglo XX y tiene como características principales las siguientes.

a) Una tendencia empirista con Hume como punto de referencia.


b) Especial atención al estudio del lenguaje.
c) La convicción de que la filosofía no es una teoría sobre el mundo, sino una
actividad de elucidación.

Sin embargo, no se trata de una doctrina filosófica con caracteres definidos a la


perfección, sino por el contrario, se da el nombre de neopositivismo (empirismo
lógico o filosofía analítica) a una diversidad de corrientes con rasgos comunes y
facetas diferentes.
A riesgo de simplificar, se presenta el desarrollo de esta filosofía a través de
tres corrientes fundamentales: a) el atomismo lógico, b) la filosofía del Círculo
de Viena, y c) la filosofía analítica.

167
Epistemología y Metodología

El atomismo lógico, corriente sostenida por Bertrand Russell y Ludwig


Wittgenstein, es una reacción contra el neohegelianismo y su concepción del
mundo como un todo indivisible donde no hay elementos aislados.
Russell y Wittgenstein rechazan el monismo hegeliano y en su lugar conci-
ben el mundo como una totalidad compuesta por hechos.
El mundo se divide en hechos atómicos y moleculares. Los hechos atómicos
son los más simples: indivisibles, autónomos e independientes. Un hecho atómi-
co es todo estado de cosas, es decir, una combinación de objetos. En un hecho
atómico los objetos se relacionan entre sí como los eslabones de una cadena, y el
mundo, dice Wittgenstein, es la totalidad de los hechos atómicos existentes.
Todo hecho atómico es pensable, consecuente con nuestro pensamiento
contiene diversos estados de cosas, el medio por donde se expresan esos pensa-
mientos son los enunciados.
El neopositivismo lógico tiene su origen y máximo esplendor en el periodo
comprendido entre las dos guerras mundiales. El positivismo lógico surgió con el
Círculo de Viena, éste era un grupo de filósofos, matemáticos, físicos, sociólogos
y lingüistas reunidos en torno a Moritz Schlick, maestro de la Universidad de
Viena, para tratar cuestiones lógicas y epistemológicas. La orientación matemáti-
ca de los miembros del Círculo fortaleció la tendencia a dar mayor rigor y exacti-
tud a las investigaciones filosóficas.
Los principales integrantes del Círculo de Viena fueron, además de Moritz
Schlick, Rudolph Carnap, probablemente el más importante del grupo; Otto
Neurath, Frederick Waismann, el inglés Alfred Ayer, Víctor Kraft y otros.
Los iniciadores del Círculo fueron Philipp Frank y Otto Neurath, quienes,
trataron de formular concepciones filosóficas que permitieran explicar el princi-
pio de la relatividad de Einstein, que ya tenía aceptación generalizada. En la
década de 1920, el grupo recibió con júbilo y trató de asimilar otras dos obras
clave: el Tractatus de Wittgenstein y el Principia mathematica de Russell y Alfred
North Whitehead.
Pocos años después se unieron al grupo Rudolph Carnap y Moritz Schlick.
A este último el grupo le debe el nombre de Círculo de Viena, que tomó en oca-
sión de un seminario que impartió en Viena, en cuya universidad era profesor de
filosofía de la ciencia. En un folleto que Schlick publicó en 1919 quedó estableci-
da la doctrina mínima o el programa del Círculo de Viena.
Se denomina filosofía analítica o tradición analítica al conjunto de subgru-
pos o corrientes que van de Mach y Avenarius (empiriocriticistas de primera
generación: físicos y filósofos de la ciencia que tematizaron la crisis de la física
del último tercio del siglo XIX) hasta la denominada en su momento nueva

168
El pensamiento científico en la filosofía contemporánea

filosofía de la ciencia (con Kuhn, Feyerabend y Hanson como nombres más des-
tacados), pasando por Wittgenstein y los wittgensteinianos, Popper y los poppe-
rianos, etc., reservaron el rótulo de neopositivismo lógico (que se considera
preferible al de empirismo lógico) para los autores del Círculo de Viena, junto
con los de la Sociedad de Filosofía Empírica de Berlín.
Como rasgos distintivos los filósofos analíticos manifiestan una actitud an-
timetafísica y un decisivo rechazo al aspecto especulativo del pensamiento filosó-
fico. Así, en abierta oposición a la manera tradicional de entender la filosofía
como un intento de descubrir cosas acerca del mundo, opinan que este objetivo
ya está cubierto por las ciencias particulares; por tanto, la principal tarea de la fi-
losofía consiste en el análisis y la clarificación de los conceptos utilizados por la
ciencia.
Siguiendo la línea del neopositivismo lógico, los filósofos analíticos se
interesaron en el estudio del lenguaje, pero a diferencia de sus predecesores,
no lo restringen a la función referencial. Por el contrario, abandonan la tesis
de la correspondencia lógica entre el lenguaje y realidad para seguir al
Wittgenstein de las Investigaciones filosóficas y descubrir la pluralidad de los
usos lingüísticos.
W. V. Quine o Karl Popper, quien introdujo la teoría de la falsación como
método de verificación de proposiciones, pueden ser considerados continuado-
res del espíritu del análisis del lenguaje, aunque sostengan posiciones críticas y a
veces contrarias a las originales, pero con una cierta tendencia positiva y orienta-
ción al análisis.
El estructuralismo es un movimiento de pensamiento antes que escuela filo-
sófica, surgió en Europa, con especial arraigo en Francia, en la década de 1960. Se
caracterizó por buscar una unidad teórica para las ciencias humanas, estaba basa-
da en el hecho de que el lenguaje sería un fenómeno común a todas ellas y, por
tanto, un objeto central en sus reflexiones. Ferdinand de Saussure con su distin-
ción entre lengua y habla, así como su insistencia en el estudio de los elementos
estructurales del lenguaje al construir un sistema, habría sido el inspirador del
movimiento.
Se entiende por estructura al modo en que las partes de un todo se conectan
entre sí.
Para descubrir la estructura, es necesario hacer un análisis interno de la tota-
lidad, al distinguir los elementos y el sistema de sus relaciones. Entonces aparece
la estructura como el esqueleto del objeto o su armadura, el cual nos permite
distinguir entre lo esencial y lo accesorio, el conjunto de sus líneas de fuerza y, a
veces, el mecanismo de su funcionamiento propio.

169
Epistemología y Metodología

Es importante destacar que para el estructuralismo, un sistema no está cons-


tituido por la suma de las partes; más bien, el sentido del conjunto es inmanente
en cada uno de sus elementos constituidos (es decir, si falta un elemento, se des-
hace el sistema).
A Antonio Gramsci se le suele identificar con la filosofía de la praxis.
Uno de los pilares en los que Gramsci apoyó sus reflexiones fue el pensa-
miento de Lenin, quien aceptaba la existencia de tres fuentes y partes integrantes
del marxismo: filosofía, economía política y ciencia política; concibiéndolo como
la síntesis de estos tres elementos. La posibilidad de dicha síntesis venía fundada
sobre la base última de la historia.
Para Gramsci, la filosofía es reflexión, conocimiento que el hombre adquie-
re progresivamente acerca de sí mismo; es la autoconciencia en suma. Es aquí
donde interviene la dimensión histórica: si el hombre no es algo ya dado de una
vez por todas, sino que, por el contrario, despliega sus determinaciones en el
transcurso del devenir histórico, su autoconsciencia vendrá indisolublemente li-
gada a su autoproducción como ser humano.
En el terreno del conocimiento Gramsci va a partir del principio fundamen-
tal de la unidad de la teoría y práctica. Según él, el conocimiento resulta insepa-
rable de la transformación de la realidad por parte del hombre.
La denominada Escuela de Frankfurt tuvo su origen en el Instituto de Inves-
tigación Social, creado en Alemania en 1923. Fue su segundo director, Max
Horkheimer, quien consiguió aglutinar, a partir de 1930, a una serie de pensado-
res cuyos vínculos con la Escuela fueron de diverso carácter, tanto por el grado de
colaboración como por los intereses que les movían.
En 1937, Max Horkheimer publicó lo que para algunos fue el verdadero
manifiesto fundacional de la Escuela de Frankfurt, el trabajo titulado Teoría tradi-
cional y teoría crítica. En él apareció por primera vez la expresión teoría crítica, que
luego quedaría acuñada como definitoria de la propuesta del grupo.
Las tesis fundamentales de esta escuela son las siguientes.

a) Pone el acento en la crisis de la modernidad. La razón y ciencia como libera-


ción del mito e ignorancia, enarbolados por la filosofía de la Ilustración, en-
tran en franca crisis. Y ciertamente entra en crisis porque, si bien ésta tenía
como tarea liberar al hombre y dominar la naturaleza mediante la ciencia, al
final acaba convirtiéndose en una razón instrumental y utilitaria concebida
como instrumento de dominio al servicio de una clase en el poder.
b) Pone el acento en la negatividad dialéctica de la razón, es decir, en la crítica y
superación de un orden social. La razón no abandona entonces su postura

170
El pensamiento científico en la filosofía contemporánea

crítica, porque postula la escuela crítica bien puede calificarse de transforma-


dora y revolucionaria.

El término posmodernidad no es muy claro. Podríamos decir que se toma pres-


tado de otros campos del saber. El término posmoderno no se debe identificar
con algo riguroso y científico. Definir, pues, este término tal vez no sea lo más
importante, sino lo que éste sugiere; el sentido en que se toma es de alertar sobre
algo que anda mal en la sociedad y que requiere ser objeto de nuestra atención.
En fin, el concepto nos indica una atención especial en algo que cambia drástica-
mente o que va a cambiar.

Preguntas de revisión
1. ¿Explique el triple carácter del positi- 12. Mencione las corrientes fundamentales
vismo? del neopositivismo.
2. En qué consiste la ley de los tres estados 13. ¿En qué consiste el atomismo lógico de
de la filosofía positiva. Bertrand Russell?
3. ¿Cuál es la clasificación de las ciencias que 14. Referencie los principales puntos del pri-
propone Auguste Comte? mer Wittgenstein, es decir, del contenido
4. ¿Cuál es el origen y las principales re- filosófico del Tractatus.
flexiones del existencialismo? 15. Resuma los puntos esenciales del conteni-
5. Mencione los grupos y pensadores de la do del programa del Círculo de Viena.
corriente filosófica existencialista. 16. Exponga las tesis que componen la base
6. Sintetice los rasgos comunes del existen- teórica del neopositivismo lógico o Círcu-
cialismo. lo de Viena.
7. ¿Cuáles son los tres estados de la existen- 17. ¿Cuál es el principal propósito de la filo-
cia según Kierkegaard? sofía analítica?
8. Explique el pensamiento existencialista de 18. Mencione las ideas que caracterizan al se-
Miguel de Unamuno. gundo Wittgenstein, al de las Investigacio-
9. ¿Qué entiende Heidegger por el término nes filosóficas.
dasein? 19. ¿Quiénes pueden ser considerados los
10. Destaque los rasgos esenciales del existen- continuadores del espíritu del análisis del
cialismo de Jean-Paul Sartre. lenguaje?
11. Señale las principales características del 20. Defina qué se entiende por estructura-
neopositivismo. lismo.

171
Epistemología y Metodología

21. ¿Cuáles son los principales aportes de los a) Positivismo Jean-Fran-


precursores del estructuralismo? cois Lyotard
22. Sintetice las claves del pensamiento de b) Existencialismo Max
Antonio Gramsci. Horkheimer
23. ¿En qué consisten las tesis fundamentales c) Atomismo lógico Ferdinand
de la Escuela de Frankfurt? de Saussure
24. Describa los principales rasgos de la pos- d) Círculo de Viena Donald
modernidad. Davidson
25. ¿Cuáles son las ideas básicas que se des- e) Filosofía analítica Rudolph
prenden de la filosofía de la posmoder- Carnap
nidad? f) Estructuralismo Bertrand
26. Relacione las proposiciones con los nom- Russell
bres en las dos columnas, coloque dentro g) Escuela de Frankfurt Martin
del círculo la letra correspondiente. Heidegger
h) Posmodernidad Auguste
Comte

LECTURA RECOMENDADA
Atlas del pensamiento universal
HISTORIA DE LA FILOSOFÍA Y LOS FILÓSOFOS
Heleno Saña
'Ř!$'.*!*Ř ' )*Ř›Ř )Ř ./ ŘAtlasāŘ(0 ./-Ř'Ř 1*'0$)Ř 'Ř+ ).($ )/*ŘŘ'*Ř'-"*Ř Ř'*.Ř.$"'*.Ř4Ř
" *"-!y.ĀŘ Ř() -Ř'-āŘ 'Ř'$-*Ř!$'$/Ř 'Ř .*ŘŘ'.Ř$ .Ř4Ř/ *-y.Ř!$'*.!$.Ř(7.Ř$(+*-/)/ .Ř
 Ř/**.Ř'*.Ř/$ (+*.Ř4Ř 'Ř*)*$($ )/*Ř Ř'Ř1$Ř4Ř*-Ř Ř'*.Ř+ ).*- .Ř!0)( )/' .Ř ŘŘ
*--$ )/ Ř4Ř]+*ĀŘ)Ř-$'')/ Ř.y)/ .$.Ř 'Ř+ ).($ )/*Ř0)$1 -.'Ř,0 Ř' Ř+ -($/$-7Ř0)Ř-7+$*Ř1$% Ř
+*-Ř.$"'*.Ř 'Ř+ ).($ )/*Ř#0()*ĀŘ./7Ř+ ).*Ř+-Ř/*Ř+ -.*)Ř,0 Ř. Ř$)/ - . Ř+*-Ř'Ř0'/0-Ř4Ř
.$ )/Ř'Ř)  .$Ř Ř(+'$-Ř.0.Ř*)*$($ )/*.Ř4Ř!($'$-$5-. Ř*)Ř'*.Ř+-*' (.Ř 'Ř#*(- Ř4Ř'Ř
#$./*-$Ā
Ř 'Ř'$-*Ř ./7Ř*)./$/0$*Ř+*-Ř'.Ř /+.Ř(7.Ř$(+*-/)/ .Ř 'Ř+ ).($ )/*Ř0)$1 -.'āŘ.yŘ*(*Ř.0Ř
0$$)Ř" *"-7!$Ř*) Ř+-$*-$/-$( )/ Ř/01*Ř'0"-Ř 'Ř!'*- $($ )/*Ř 'Ř*)*$($ )/*ĀŘ .Ř+-/ .Ř
,0 Ř'*Ř$)/ "-)Ř.*)Ř'.Ř.$"0$ )/ .Ă

ĆŘ Ř)/$"Í Ā ĆŘ'Ř.$"'*ŘXIXĂŘĞŘ*)/--- 1*'0$)āŘ- ./0-$)āŘ


ĆŘ'Ř+ ).($ )/*Ř( $ 1'Ā )/$Ė '0./-$)ăŘĞŘ*()/$$.(*Ā
ĆŘ'Ř )$($ )/*Ā ĆŘ'Ř.$"'*ŘXIXŘĝ÷ĞĂŘĞŘ)-,0$.(*Ř4Ř(-3$.(*ăŘĞŘ
ĆŘ ŘŘ * -)Ā 'Ř$5,0$ -Ř# " '$)ăŘĞŘ'Ř.*$' (*-$Ř
ĆŘ Ř '0./-$)Ā ' ()ăŘĞŘ 'Ř(*1$($ )/*Ř- 1*'0$*)-$*Ř-0.*Ā

172
El pensamiento científico en la filosofía contemporánea

ĆŘ'Ř.$"'*ŘXIXŘĝøĞĂŘĞŘ*.Ř"-) .Ř#0()$./.Ř ĆŘ'Ř.$"'*ŘXXŘĝøĞĂŘĞŘ'Ř$ *'*"yŘ)5$!.$./ăŘĞŘ 'Ř


( -$)*.ăŘĞŘ-2$)$.(*Ř.*$'ăŘ + ).($ )/*Ř/'$*ăŘĞŘ'Ř/ *'*"yŘ+-*/ ./)/ Ā
ĞŘ 'Ř+-"(/$.(*Ā ĆŘ'Ř.$"'*ŘXXŘĝúĞĂŘĞŘ'Ř!$'*.*!yŘ 3$./ )$'ăŘĞŘ+*Ė
ĆŘ'Ř.$"'*ŘXXĂŘĞŘ'*.Ř# -  -*.Ř Ř -3ę .$/$1$.(*Ř'"$*āŘ!$'*.*!yŘ 'Ř' )"0% āŘ)/$Ė
)" '.ăŘĞŘ)-,0$.(*Ř4Ř.$)$'$.(*Ř ( /!y.$ăŘĞŘ'Ř/ *-yŘ-y/$Ř Ř-)&!0-/Ā
- 1*'0$*)-$*ăŘĞŘ$1$.$)Ř4Ř '$1 Ř 'Ř ĆŘ'Ř.$"'*ŘXXŘĝûĞĂŘĞŘ 'Ř(-3$.(*Ř# / -**3*ăŘ
)-,0$.(*Ā ĞŘ ./-0/0-'$.(*Ř4Ř+*./Ė ./-0/0-'$.(*ăŘ
ĆŘ'Ř.$"'*ŘXXŘĝ÷ĞĂŘĞŘ Ř'Ř+ -.+ /$1Ř.*$*'"$Ė ĞŘ ]1$Ė/-0..ăŘĞŘ 'Ř+ ).($ )/*Ř)*-/ ( -$Ė
āŘ-y/$ŘŘ'Ř (*-$Ř+-'( )/-$ăŘ )*ăŘ ĞŘ 'Ř+*.(* -)$.(*Ā
ĞŘ 'Ř+ ).($ )/*Ř .+›*'Ā ĆŘ'Ř.$"'*ŘXXIĀ

Glosario
Burguesía. Clase social propietaria del periencia. En todo caso se diría que no
capital y los medios de producción; sus es posible conocer nada que no sea den-
ingresos provienen de la fuerza de traba- tro de la experiencia misma.
jo de los obreros. Enajenación. Pérdida de la creativi-
Conocimiento absoluto. Saber incon- dad, o bien, la no apropiación humana
dicionado, independiente. de los productos sociales, sean éstos cul-
turales o materiales. En este sentido, en
Conocimiento relativo. Saber relacio-
una sociedad capitalista, mientras más
nado con el sujeto y sus circunstancias.
bienes produce el obrero, más pobre
Contingentes. Que pueden dejar de será éste, negando incluso su propia
ser verdaderas, es decir, a veces verdade- condición humana.
ras o falsas.
Enfoque fenomenológico. Enfoque fi-
Dialéctica. Palabra griega que significa losófico basado en la idea de que al ha-
diálogo o disputa. En los diálogos de cer una meticulosa descripción de la
Platón, Sócrates (personaje) pregunta o propia experiencia se revela de alguna
interroga a sus interlocutores sobre la manera la esencia de las cosas que se ex-
belleza, sabiduría, virtud, etc. En este perimentan.
sentido, la dialéctica es el arte de discu- Enunciado. Forma lingüística que des-
tir o un método en busca de la verdad. cribe un hecho.
Elucidación. Aclaración, explicación. Enunciado atómico. Enunciado sim-
Empírico. La corriente empirista sos- ple que describe un hecho atómico.
tiene que el conocimiento posee su Enunciado molecular. Lo que resulta
fuente en la experiencia, o bien que el de relacionar dos o más enunciados
conocimiento se deriva y limita en la ex- simples.

173
Epistemología y Metodología

Epistemología. También conocida como seres conscientes la existencia precede a


gnoseología, se le considera como una la esencia.
disciplina filosófica cuyo objeto de estu- Fenómeno. Este término procede del
dio es saber cómo se hace posible el co- griego y significa lo que aparece, o bien,
nocimiento. Proviene del griego episteme, lo que parece ser; en otros términos,
conocimiento o ciencia y logos, estudio sólo apariencia. En este sentido, el fenó-
o tratado. meno se contrapone al verdadero ser o
Esencia. El término esencia hace refe- conocimiento verdadero de las cosas.
rencia a aquello en que consiste algo, Fetichismo. Veneración a objetos ma-
también se identifica con el término teriales.
ser. Así, cuando se pregunta por el ser
Forma de vida. La cultura y conven-
de las cosas, se interroga por su esencia
ciones sociales en que están integrados
o verdad.
los juegos del lenguaje.
Esencialismo. La creencia en que, por
Hechos atómicos. Los hechos más
ejemplo, todas las cosas a que remite
simples y sencillos, cada uno de los cua-
una determinada palabra deben tener
les es independiente de todos los de-
algo en común.
más.
Especulativo. Basado en la imagina-
ción, sin fundamentos. Idealismo. Teoría o filosofía idealista,
la cual sostiene que el punto de partida
Espíritu. El alma racional o entendi-
para la reflexión filosófica no es el
miento en general.
mundo o la realidad exterior, sino lo
Estructura. Conjunto de relaciones
que en términos filosóficos se llama
internas entre elementos que compo-
yo, sujeto, conciencia, o en general,
nen un todo social. La correspondencia
pensamiento.
de estos elementos es expresión de la
Ideas. Copia de las impresiones.
unidad y coherencia entre éstos. A tra-
vés de la historia existen diversos modos Ideología. La ideología es un conjunto
o estructuras en que se organiza una so- de ideas o representaciones que se con-
ciedad: sociedad esclavista, feudal y ca- cretan en discursos morales, políticos,
pitalista. religiosos, etcétera.
Existencia. El existencialismo centra Impresiones. Percepciones intensas ac-
su reflexión o estudio en la existencia tuales proporcionadas por la experien-
humana y lo contrapone al concepto de cia sensible. Todas nuestras sensaciones,
esencia. El existir, según esto, precede a pasiones y emociones en su primera
la esencia, en interpretación de Jean- apariencia.
Paul Sartre. Juego del lenguaje. Conjunto de con-
Existencialismo. Movimiento filosófi- venciones sobre el uso del lenguaje en
co basado en la creencia de que en los un determinado contexto.

174
El pensamiento científico en la filosofía contemporánea

Lenguaje privado. Para Wittgenstein, tudiará este modo particular de ser, tam-


un lenguaje que necesariamente sea in- bién llamado ente.
comprensible para los demás. Piensa Ontología. Si la ontología se entiende
que tal lenguaje es algo imposible, pero como el estudio del ser del cual depen-
está implícito en algunas representacio- den todas las cosas, entonces se identifi-
nes erróneas de la mente. ca con la metafísica. Pero la ontología se
Libertad. De modo general, se entien- diferencia de ésta porque es una teoría
de como la capacidad de actuar sin coac- formal de los objetos, es decir, estudia la
ción externa, esto es, una libre elección determinación o esencia de aquello en
que no está sujeta a condicionamiento que los objetos (entes) consisten.
alguno. Percepciones. Captación directa de
Mala fe. Una clase especial de autoen- una situación.
gaño que conlleva la negación de la pro- Praxis. Concepto que une o relaciona
pia libertad. la teoría y la práctica, esto es, el hombre
Mente. El entendimiento. tiene la capacidad no sólo de conocer o
Metafísico. Modo de conocimiento pro- interpretar el mundo, también de trans-
pio de una época y destinado a ser supe- formarlo.
rado por el estado positivo. Proletariado. Grupo o clase de traba-
Modos de producción. Existen diver- jadores privados de los medios de pro-
sos modos de producción a través de la ducción, que reciben un salario (ingreso)
historia (esclavista, feudal, capitalista). de la venta de su fuerza de trabajo a los
El modo de producción capitalista es un poseedores del capital.
sistema clasista en el cual existe una Racionalismo. Es la teoría que afirma
fuerza de trabajo libre, esto es, obreros que el conocimiento tiene su fuente en
que venden su fuerza de trabajo al gran la razón (sujeto) quien pone las condi-
capital nacional o extranjero. ciones para que el conocimiento pueda
Náusea. El ser humano se encuentra ser posible.
atrapado en un dilema angustiante, en Ser (ser en tanto que ser). Es una ex-
un sinsentido y siente náusea por su presión propia de los filósofos y quiere
existencia, pues está condenado a llevar decir lo más general y universal. En otro
una pesada carga para toda su existencia sentido, es la totalidad de las cosas en
y ésta es su propia autocreación o liber- cuanto que son o existen. En este caso
tad que no puede eludir o transferir. ser se identifica con el existir.
Óntico. Lo óntico será lo particular del Ser en sí. El término que utiliza Sartre
objeto o bien, un modo de ser de los para los objetos inanimados y todo lo
objetos. La ontología en este sentido es- que carece de autoconciencia.

175
Epistemología y Metodología

Ser para sí. El término que utiliza Sar- bres y cosas) son mis ideas. El término
tre para los seres capaces de autocon- más antiguo para indicar esta tesis es
ciencia. egoísmo.
Sincronía (diacronía). Se refiere a una Superestructura. Conjunto de con-
estructura o sistema independiente de cepciones, modos de pensar, ideolo-
su génesis (origen), desarrollo y cam- gías, plasmadas e instituciones (Iglesia,
bios posibles. En cambio, la diacronía Estado) que busca darle cohesión a la
es la estructura sujeta al cambio, al deve- sociedad en lo cultural, económico y
nir temporal. político.
Solipsismo. La tesis según la cual exis- Trascendencia. La capacidad que tie-
to sólo yo y todos los otros entes (hom- ne el para sí de proyectarse en el futuro.

Bibliografía
Abbagnano, N. y Fornero, G. (2007). Diccio- Las fechas clave de la historia del mundo,
nario de filosofía. México, FCE. (2011). Recuperado el 01 de abril de 2011
Chávez, P. (2008). Historia de las doctrinas en: http://www.google.com.mx/search?q
filosóficas (cuarta edición). México, Pear- =las+fechas+clave+de+la+historia+del++
son Prentice Hall. mundo&hl=es&biw=1280&bih=699&pr
md=ivns&sa=X&ei=QmZkTZeCNY6csQ
Claybourne, A. y Larkum, A. (2009). La His-
PhsNXHBA&ved=0CDIQpQI&tbm=&tbs
toria de la Ciencia (primera edición). Chi-
=tl:1,tlul:100BC,tluh:1000AD
na, Usborne Publishing Ltd.
Lasaga, J. (2009). Filosofía fácil para bachille-
Delius, C. et al. (2005). Historia de la filoso-
rato y acceso a la universidad (tercera edi-
fía. Desde la antigüedad hasta nuestros
ción). España, Espasa.
días (primera edición). Alemania, Köne-
mann. Lledó, E. et al. (2004). Historia de la filosofía
(primera edición). México, Santillana.
Escobar, G. y Albarrán, M. (2010). Filosofía.
Un panorama de su problemática y corrien- Magee, B. (1999). Historia de la filosofía.
tes contemporáneas (tercera edición). México, Planeta.
México, McGraw-Hill. Marías, J. (2008). Historia de la filosofía. Es-
González, P. (2008). Filosofía para bufones. paña, Alianza.
Un paseo por la historia del pensamiento a Méndez, L. et al. (2005). Filosofía (cuarta
través de las anécdotas de los grandes filóso- edición). México, Nueva Imagen.
fos (séptima impresión). Barcelona, Montes de Oca, F. (2003). Historia de la filo-
Ariel. sofía (primera edición). México, Porrúa.
Gutiérrez, R. (2009). Historia de las doctrinas Priani, E. y López, I. (2009). Historia de las
filosóficas (trigésima octava edición). Méxi- Doctrinas Filosóficas. México, Pearson
co, Esfinge. Prentice Hall.
La Enciclopedia del Estudiante (2006). Saña, H. (2008). Atlas del pensamiento univer-
Historia de la filosofía, tomo 19 (primera sal. Historia de la filosofía y los filósofos.
edición). Buenos Aires, Santillana. Barcelona, Editorial Almuzara.

176
El pensamiento científico en la filosofía contemporánea

Valverde, J. (2008). Vida y muerte de las ideas Warburton, N. (2002). La caverna de Platón y
pequeña historia del pensamiento occidental. otras delicias de la filosofía (segunda edi-
España, Editorial Ariel. ción). Barcelona, Ares y Mares.

177
6
capítulo

El método científico
Contenido
ą Mapa conceptual
ą Objetivos
ą Introducción
ą Biografía filósofo
ą Frase celebre
ą Conceptos y definiciones
ą Eventos históricos
ą Conceptos clave
ą Ciencia, método, teoría y técnica
ą Anecdotario filosófico
ą Cápsula cultural
ą Método y metodología en la investigación
científica
ą El método científico
ą Características del método científico
ą Reglas del método científico
ą Pasos del método científico
ą Ciencia básica, ciencia aplicada e
investigación técnica
ą Tipo de investigación y el método
ą Métodos generales de la investigación
científica
ą Resumen
ą Preguntas de revisión
ą Lectura recomendada: A hombros
de gigantes
ą Glosario
ą Bibliografía
Mapa conceptual

)0/$1*

 0/$1*

)0/$1*Ė 0/$1*

$+*/]/$*Ė 0/$1*

Métodos generales Analítico


de la investigación
científica Sintético

)'y/$*Ė.$)/]/$*

$./-$*Ř*(+-/$1*

Dialéctico

0)/$//$1*.Ř4Ř0'$//$1*.

Objetivos
Después de leer el capítulo el estudiante será capaz de:
ĆŘ  !$)$-Ř'*.Ř*) +/*.Ř Ř$ )$āŘ(]/**āŘ/ *-yŘ4Ř/])$Ā
ĆŘ 3($)-Ř'.Ř*.Ř+ -.+ /$1.ŘŘ+-/$-Ř Ř'.Ř0' .Ř. Ř*-Ř 'Ř/]-($)*Ř Ř
( /**'*"yĀ
ĆŘ 3+'$-Ř )Ř,0]Ř*).$./ Ř 'Ř(]/**Ř$ )/y!$*Ā
ĆŘ  .-$$-Ř'.Ř-/ -y./$.Ř 'Ř(]/**Ř$ )/y!$*Ā
ĆŘ )$*)-Ř'.Ř- "'.Ř(7.Ř- +- . )//$1.Ř 'Ř(]/**Ř$ )/y!$*Ā
ĆŘ  .-$$-Ř'*.Ř+-$)$+' .Ř+.*.Ř 'Ř(]/**Ř$ )/y!$*Ā
ĆŘ  )/$!$-Ř'.Ř$! - )$.Ř )/- Ř$ )$Ř7.$āŘ$ )$Ř+'$Ř Ř$)1 ./$"$)Ř
/])$Ā
ĆŘ  1$.-Ř'Ř$(+*-/)$Ř )/- Ř 'Ř/$+*Ř Ř$)1 ./$"$)Ř4Ř 'Ř(]/**Ā
ĆŘ 3+*) -Ř'*.Ř+-$)$+' .Ř(]/**.Ř Ř'Ř$)1 ./$"$)Ř$ )/y!$Ā
Epistemología y Metodología

Introducción
El conocimiento es un acto de la mente
René Descartes
que tiene como objetivo generar teo-
(1596–1650)
rías que expliquen los fenómenos natu-
$Ř 'ŘøöŘ Ř(-5*Ř ŘöûÿüŘ )Ř'Ř
rales (Kerlinger y Lee, 2002). Este pro-
4āŘ0- )ĀŘ -/ ) yŘŘ0)Ř!($'$Ř
 Ř'Ř0-"0 .yŘ+-*1$)$'āŘ.0Ř(- Ř
ducto del cerebro puede ser sensorio
(0-$Ř0)*Ř/ )yŘ0)Ř›*ĀŘ0 Ř 0Ė motor, perceptual o conceptual; en la
*Ř+*-Ř.0Ř0 'Ř4Ř.0Ř)*-$5ĀŘŘ práctica es una combinación de las tres
'*.Ř*#*Ř›*.Ř$)"- .Ř'Ř*' "$*Ř% Ė categorías, según lo podemos observar
.0$/āŘ Ř'i# āŘ*) Ř0-.Ř.0.Ř ./0$*.Ř Ř#0()$ .āŘ en el trabajo, la fábrica, al dibujar, es-
$ )$.Ř4Ř!$'*.*!yŘ .*'7./$ĀŘ )$! ./Ř Ř$)( $/*Ř0)Ř cribir, manejar una máquina o en las
+$Ř 3/-*-$)-$Ř+-Ř.$($'-Ř'*.Ř$./$)/*.Ř*)/ )$Ė
interacciones sociales. El conocimiento
*.Ř$.$+'$)-$*.Ā
Ř Ř*-Ř Ř .-/ .Ř)*Ř. Ř'$($/Ř'Ř(+*Ř Ř'Ř!$'*.*!yāŘ
puede ser de uno mismo o de otras
-Ř*-.Ř!0)( )/' .Ř Ř(/ (7/$.āŘ$*'*"yŘ4Ř!y.$Ė personas, de primera o segunda mano,
ĀŘ)Ř Ř.0.Ř"-) .Ř+*-/$*) .Ř!0 Ř'Ř- $)Ř Ř'Ř ordinario o especializado, general o par-
" *( /-yŘ)'y/$ĀŘ-/ "Ř4Ř.. /Ř'*Ř*).$ -Ř 'Ř+-$( -Ř ticular, de hechos o ideas, de cosas
#*(- Ř(* -)*ĀŘ Řduda metódicaŘ!0 Ř 'Ř(]/**Ř (+' *Ř naturales o artefactos, de la conducta
+-Ř*)./-0$-Ř'Ř. Ř Ř.0Ř.$./ (Ř!$'*.!$*Ā humana o normas éticas, y así sucesiva-
Ř 0.Ř*-.Ř+-$)$+' .Ř.*)ĂŘEl discurso del métodoāŘPrinci-
mente. Puede ir de la verdad completa a
pios de la filosofía, Meditaciones metafísicasŘ4ŘReglas para la
la absoluta falsedad, así como de la in-
dirección del espírituĀ
utilidad práctica a la utilidad; no obs-
ĝ#71 5āŘ÷õõþăŘ ]) 5āŘ ĀŘet al.āŘ÷õõûĞĀ
tante lo que nos interesa saber es por
qué se genera, para qué y cómo.
A lo largo de la historia de la humanidad, el hombre ha sido testi-
g%LÞM­TODOÞCONSISTEÞENÞ go, actor y factor de profundos cambios, además de grandes transforma-
INTENTARÞCONSTRUIRÞUNÞ ciones en los más diversos campos del conocimiento, como puede ser
PUENTEÞENTREÞELÞMUNDOÞ filosofía, ciencia, artes o concretamente en física, química, biología, eco-
DEÞLOSÞSENTIDOSÞYÞELÞDEÞLAÞ nomía, sociología, pintura, música o arquitectura. Han sido enfoques o
CIENCIAu paradigmas que los científicos, artistas o héroes han estado dispuestos a
defender, incluso a costa de su propia vida. Sócrates fue condenado a be-
"ERTRANDÞ2USSELL
ber el zumo de la cicuta por defender sus ideas y Galileo Galilei estuvo a
punto de ser llevado al suplicio y muerte por defender su modelo heliocéntrico.

Conceptos y definiciones
Antes de que lleguemos a conocer qué es el método científico, repasemos los con-
ceptos de enfoque y paradigma para comprender mejor la importancia que puede

180
El método científico

tener un método seguro, imparcial, bien fundamentado y abierto a la crítica; así


como la participación de otro grupo de variables que tienen que ver con los enfo-
ques y paradigmas científicos.
La Teoría General de Sistemas (Ackoff, 1997) maneja los conceptos de era de la
máquina y era de los sistemas, dice que era es un periodo en la historia en que la
gente comparte, entre otras cosas, el uso de un método común de investigación y
una visión de la naturaleza que se deriva del mismo; mientras que cambio de era es
el conjunto de transformaciones fundamentales y profundas, tanto de nuestros mé-
todos para intentar comprender el mundo, como de nuestra comprensión real de
éste, de ahí es que nacen los conceptos de la era de la máquina y la de los sistemas.
Eras o etapas con dos cosmovisiones diferentes, la primera que empieza su investi-
gación con el método deductivo (análisis), para terminar con el método inductivo
(síntesis), en tanto que la era de los sistemas emplea un proceso precisamente a la
inversa.

Era de la máquina
 t4FQBSBMBTQBSUFTEFMPRVFWBBFYQMJDBSTF BOÉMJTJT

 t&YQMJDBFMDPNQPSUBNJFOUPPMBTQSPQJFEBEFTEFMBTQBSUFTUPNBEBTQPSTFQBSBEP
 t3FÞOFMBTFYQMJDBDJPOFTFOVOBEFMUPEP TÓOUFTJT


Era de los sistemas


 t*EFOUJGJDBVOUPEP TJTUFNB
EFMDVBMFMPCKFUPQPSFYQMJDBSFTVOBQBSUF TÓO-
tesis).
 t&YQMJDBFMDPNQPSUBNJFOUPEFMUPEP
 t&YQMJDBFMDPNQPSUBNJFOUPEFMPCKFUPQPSFYQMJDBSFOUÏSNJOPTEFTVTGVODJPOFT
dentro de su todo contenedor (análisis).

Esta breve descripción puede tener, al menos, dos motivos, de que se incluya: uno,
la importancia de un (buen) método en el cambio de una cosmovisión a otra y; dos,
el acercamiento, tanto a las tradiciones aristotélica y galileana, como a los concep-
tos de enfoque y paradigma.
Para Bunge (1999) enfoque es la manera de enfrentar los problemas de inves-
tigación, de ver las cosas, es decir, de estudiarlas. Definición muy cercana a la de
Ackoff en lo que maneja como era. Un enfoque se puede analizar como un cuerpo,
C, de conocimiento previo junto con un conjunto P de problemas (problemática),
un conjunto O de objetivos o metas, y un conjunto M de métodos (metódica) que
abreviado sería:

E = f (C, P, O, M)

181
Epistemología y Metodología

Eventos históricos
1751ŘŘ +-  Ř )Ř-y.āŘ-)$āŘ 'Ř 1865ŘŘ ) 'Ř+- . )/Ř.0Ř*-Ř,0 Ř
+-$( -Ř/*(*Ř Řla EnciclopediaĀ . )/Ř'.Ř. .Ř Ř'Ř" )]/$Ā
1769ŘŘ
( .Ř//Ř+/ )/Ř'Ř+-$( -Ř 1867ŘŘ'Ř"*$ -)*Ř Ř./*.Ř)$*.Ř
(7,0$)Ř Ř1+*-Ř*)Ř7(-Ř *(+-Ř'.&ŘŘ0.$Ř+*-ŘýĀ÷Ř
 Ř*) ).$)Ā ($''*) .Ř Ř'- .Ā
1776ŘŘ'Ř*)"- .*Ř*)/$) )/'Ř-/$!$Ř 1867ŘŘ -'Ř -3Ř+0'$Ř 'Ř/-/*Ř
'Ř '-$)Ř Ř ) + ) )Ė *)($*ŘEl capitalĀ
$Ř Ř./*.Ř)$*.Ā 1869ŘŘ$($/-$Ř ) ' $ 1Ř+- . )/Ř
1781ŘŘ  Ř+0'$Ř'ŘCrítica de la Ra- )/ Ř'Ř*$ Ř0y($Ř0.Ř
zón PuraŘ Ř (()0 'Ř )/Ā '.Ř. .Ř Ř'Ř'Ř -$$Ā
1789ŘŘ *.Ř- 1*'0$*)-$*.Ř!-) . .Ř 1876ŘŘ' 3) -Ř-#(Ř ''Ř# Ř'Ř
.'/)Ř'Ř+-$.$)Ř Ř Ř./$''Ā +-$( -Ř''(Ř/ ' !)$Ā
1810ŘŘ )$$Ř'Ř0 --Ř Ř ) + ) )Ė 1879ŘŘ Ř*($''Ř$)) . )/ Ř Ř
$Ř )Ř'Ř0 1Ř.+›āŘ#*-Ř $.*)Ř0-Ř+- )$ŘúþŘ#*-.Ř
]3$*Ā . "0$.Ā
1815ŘŘ +*' )Ř*)+-/ Ř .Ř --*Ė 1895ŘŘ$'# '(ŘĀŘ* )/" )Ř .0- Ř
/*Ř )Ř/ -'**Ā '*.Ř-4*.ŘĀ
1844ŘŘ.Ř )1$*Ř 'Ř+-$( -Ř( ).% Ř 1895ŘŘ *.Ř# -()*.Ř 0($ - Ř+-*4 Ė
 Ř'-"Ř$./)$ŘŘ/-1].Ř 'Ř /)Ř )Ř-y.Ř'Ř+-$( -Ř. .$)Ř
/ ']"-!*Ā  Ř$) Ā
1859ŘŘ' ŘŘ'Ř1 )/ŘEl origen de las
especies *-Ř Ř-2$)Ā (Las fechas clave de la historia del mundoāŘ÷õööĞ

Todo componente de esta cuaterna se debe considerar como en un tiempo dado. El


orden de los componentes es obvio (Bunge, 1999, 118). Fleck introdujo un concep-
to relacionado que denominó estilo de pensamiento y que más adelante Thomas
Kuhn bautizó con el nombre de paradigma. El concepto de enfoque en la visión de
Bunge si se enriquece con algunas hipótesis sustanciales específicas, se convierte en
un parangón o paradigma, que si se reconsidera exitoso, se adopta una y otra vez
(algunos ejemplos podrían ser los paradigmas funcionales, marxista y sistémico). El
paradigma de forma abreviada sería:

P = f (C, H, P, O, M)

Un cambio de paradigma, o de perspectiva, ocurre cuando tiene lugar un cambio


radical en las hipótesis H, en P o en ambos (Bunge, 1999, 120-121).

182
El método científico

Ciencia, método, teoría y técnica


Es innegable que el progreso que ha alcanzado la humanidad se fundamenta en el
avance de la ciencia. Ésta se puede conceptualizar en su sentido más amplio, como
un conjunto sistemático de conocimientos con los cuales, al establecer principios y
leyes universales, el hombre explica, describe y transforma el mundo que le rodea
(Münch y Ángeles, 2007, 13).
Desde sus inicios, la ciencia ha utilizado una serie de métodos y técnicas basa-
dos en la lógica y experiencia, a través de los cuales establece sus leyes y categorías.
La ciencia como un conjunto sistematizado del saber humano está conformada por
la teoría, método y técnica.
La teoría según Tecla y Garza es “un conjunto de proposiciones que tienen
como fin la explicación y predicción de las conductas en un área determinada de
fenómenos” (citado por Münch y Ángeles, 2007, 13).
La teoría es un conjunto de conceptos, categorías y leyes que reflejan objetiva-
mente la realidad, se basa en estructuras complejas del conocimiento (cálculos, le-
yes, etc.) que se encuentran ligadas a la práctica; de esta manera, la teoría explica la
realidad y se orienta hacia el conocimiento y resolución de problemas (Münch y
Ángeles, 2007, 13).
De acuerdo con su etimología, la palabra método proviene del griego metá: al
lado y odos: camino; es decir, al lado del camino. En su sentido más amplio, método
significa el camino más adecuado para
lograr un fin. Desde el punto de vista  . Ř.0.Ř$)$$*.āŘ'Ř$ )$Ř#Ř
científico, el método es un proceso lógi- 0/$'$5*Ř0)Ř. -$ Ř Ř(]/**.Ř4Ř
co a través del cual se obtiene el conoci- /])$.Ř.*.Ř )Ř'Ř'"$Ř4Ř'Ř
miento. 3+ -$ )$āŘŘ/-1].Ř Ř'*.Ř0' .Ř
./'  Ř.0.ŘleyesŘ4ŘcategoríasĀ
El método es un medio para alcan-
zar un objetivo. El método científico es
la explicación, descripción y predicción
ŘteoríaŘ .Ř0)Ř*)%0)/*Ř Ř
de fenómenos, su esencia es obtener con
*) +/*.āŘ/ "*-y.Ř4Ř' 4 .Ř,0 Ř
mayor facilidad el conocimiento cientí- - !' %)Ř*% /$1( )/ Ř'Ř- '$āŘ
fico (Münch y Ángeles, 2007, 13-14). . Ř.Ř )Ř ./-0/0-.Ř*(+' %.Ř
La metodología es el conocimiento  'Ř*)*$($ )/*Ř,0 Ř. Ř
del método o, como dice Pardinas: “El )0 )/-)Ř'$".ŘŘ'Ř+-7/$Ā
estudio crítico del método. Mientras
que el método es la sucesión de pasos que se deben dar para descubrir nuevos cono-
cimientos, la metodología es el conocimiento de estos pasos” (citado por Münch y
Ángeles, 2007, 14).

183
Epistemología y Metodología

Anecdotario filosófico
Ř''*Ř )/- Ř'*.Ř.$"'*.ŘXVIŘ4ŘXVIIāŘ-)$.Ř*)Ř. Ř+-*+0.*Ř- !*-(-Ř
'Ř(]/**Ř$ )/y!$*Ř4Ř'Ř.*$ Ř Ř.0Ř]+*ĀŘ*)Ř-$/$Ř4Ř'.$!$Ř
'*.Ř$./$)/*.Ř/$+*.Ř Ř+- %0$$*.Ř+*-Ř'*.Ř,0 Ř. Ř %Ř--./--Ř#$/0'( )/ Ř
)0 ./-Ř( )/ ĀŘ($])Ř+-*+0.*Ř.0./$/0$-Ř 'Ř(]/**Ř-$./*/]'$*Ř,0 āŘ. "Ç)Ř
]'āŘ)*Ř#yŘ.0!$$ )/ Ř%0./$$ŘŘ'*.Ř/*.Ř Ř'Ř 3+ -$ )$āŘ+*-Ř*/-*Ř(]/**Ř
(7.Ř+ "*ŘŘ ''āŘ 'Ř(]/**Ř 3+ -$( )/'ĀŘ./*Ř' Ř'' 1ŘŘ+*' ($5-Ř*)Ř
'Ř"- ($*Ř Ř'*.Ř( /!y.$*.āŘ Ř,0$ ) .Ř$%*Ř,0 Ř. Ř+- y)ŘŘ'.Ř ./- ''.Ř
)Ř,0 ŘČ)Ř+*Ř'05Ř+*-Ř ./-Ř (.$*Ř'/*.čĀ
Ř  -*Ř.0Ř!$$)Ř'Ř(]/**Ř 3+ -$( )/'Ř/($])Ř' Ř'' 1ŘŘ'Ř(0 -/ āŘ+0 .Ř
,0$.*Ř*(+-*-Ř+*-Ř.yŘ($.(*Ř'Ř1 -Ř Ř0)Ř#$+/ .$.Ř- $])Ř!*-(0'Ř
+*-Ř]'āŘ. "Ç)Ř'Ř0'Ř'Ř)$ 1 Ř+*yŘ. -1$-Ř+-Ř*). -1-Ř'Ř-) ĀŘ*)Ř#$5*Ř
'Ř 3+ -$( )/*Ř*)Ř0)Ř"''$)ŘŘ'Ř,0 Ř1$-*)Ř Ř.0.Ř )/-›.Ř4Ř- '' )-*)Ř
 Ř)$ 1 ĀŘ -*Ř*"$Ř0)Ř!0 -/ Ř- .!-$*Ř($ )/-.Ř- '$5Ř 'Ř 3+ -$( )/*Ř4Ř
(0-$Ř*(*Ř*). 0 )$Ř Ř ''*Ā
ĝ*)57' 5āŘ÷õõþāŘöõüĞĀ

La técnica es el conjunto de instrumentos y medios a través de los cuales se efectúa


el método. Si éste es el camino, la técnica proporcionará las herramientas para re-
correrlo. La técnica propone las normas para ordenar las etapas del proceso de
investigación; proporciona instrumentos de recolección, clasificación, medición,
correlación y análisis de datos; aporta a la ciencia todos los medios para aplicar el
método. De esta manera, la técnica es la estructura del método, y la teoría el funda-
mento de la ciencia (Münch y Ángeles, 2007, 14).

Método y metodología en la investigación científica

El método de investigación al igual que


ŘmetodologíaŘ. Ř 3($)Ř . Ř
el concepto mismo de ciencia son temas
*.Ř+ -.+ /$1.ĂŘĞŘ'Ř( /**'*"yŘ
*(*Ř+-/ Ř Ř'Ř'"$Ř,0 Ř. Ř polémicos en el ámbito del conocimien-
*0+Ř 'Ř ./0$*Ř Ř'*.Ř(]/**.ăŘ to científico. Uno de los problemas más
4ŘĞŘ'Ř( /**'*"yŘ )/ )$Ř agudos y complejos que debe enfrentar
*(*Ř 'Ř*)%0)/*Ř Ř.+ /*.Ř cualquier individuo que quiera investi-
*+ -/$1*.Ř 'Ř+-* .*Ř Ř gar es, sin lugar a dudas, la gran canti-
$)1 ./$"$)Ř,0 Ř .Ř'Ř*) +$)Ř dad de métodos, técnicas e instrumentos
(7.Ř*)*$Ř )Ř 'Ř($ )/ Ř
que existen como opciones, los cuales,
]($*Ř )Ř" ) -'Ā
a la vez, forman parte de un número

184
El método científico

ilimitado de paradigmas, pos-


Cápsula cultural
turas epistemológicas y escuelas
filosóficas, cuyo volumen y di- ' %)-yŘ4Ř'Ř 1*'0$)Ř )0./-$'
versidad desconciertan. Ř 1*'0$)Ř )0./-$'Ř ./7Ř.*$Ř*)Ř 'Ř0.*Ř Ř'Ř
El método tiene que ver (7,0$)Ř Ř1+*-Ř+-Ř# -Ř!0)$*)-Ř/ '- .āŘ/- ) .āŘ /ĀāŘ
con la metodología que, de )Ř0)Ř$)1 )/*Ř,0 Ř)*.Ř- ($/ ŘŘ'*.Ř.$"'*.ŘXVIIIŘ4ŘXIXĀŘ -*Ř
acuerdo con Hugo Cerda (cita- +0*Ř)/$$+-. Ř1-$*.Ř.$"'*.Ř.$Ř'*.Ř"-$ "*.Ř#0$ . )Ř.$*Ř
+-*1 #-Ř 'Ř$)1 )/*Ř Ř0)Ř(7,0$)Ř Ř1+*-Ř,0 Ř#$5*Ř 'Ř
do por Augusto, 2006, 54-55),
(/ (7/$*Ė$)" )$ -*Ř -)Ř Ř' %)-yŘ )Ř'*.Ř.$"'*.Ř Ř*Ř Ř
se examina desde dos perspecti- ĀŘĀŘ -)Ř*)./-04Ř0)Ř .! -Ř*)Ř*.Ř/0*.Ř,0 Ř+*-yŘ
vas: a) la metodología como "$--Ř0)*Ř )Ř.0Ř$)/ -$*-Ř# -1yŘ"0ĀŘ *Ř,0 Ř)*Ř.0+*Ř -)Ř
parte de la lógica que se ocupa !0 Ř.-' Ř+-/$*Ř'Ř$)1 )/*ĀŘċ0]Ř#0$ . Ř+.*Ř.$Ř'*.Ř
del estudio de los métodos, que, "-$ "*.Ř4Ř-*()*.Ř4Ř#0$ . )Ř$*Ř )Ř/- )Ř4Ř'*.Ř! )$$*.Ř )Ř
en palabras de Kaplan (citado -*.ŘŘ1+*-Ċ
por Augusto, 2006, 55), es “el ĝ'.$)āŘ÷õõþāŘøõĞĀ
estudio (descripción, explica-
ción y justificación) de los métodos de investigación y no los métodos en sí”; y b)
la metodología entendida como el conjunto de aspectos operativos del proceso
investigativo, y que es la concepción más conocida en el ambiente académico en
general. Por ello, cuando se alude a la investigación es común referirnos a la meto-
dología como a ese conjunto de aspectos operativos que se tienen en cuenta para
realizar un estudio.
Siguiendo a Cerda, y en relación con el método científico, históricamente en la
investigación científica han predominado tres métodos científicos básicos.

 t&MCBDPOJBOP RVFQPTUVMBFMEFTBSSPMMPEFMBJOEVDDJØO
 t&MHBMJMFBOP RVFQPTUVMBMBFYQFSJNFOUBDJØO
 t&MDBSUFTJBOP RVFQPTUVMBMBEVEBGVOEBNFOUBEBFOFMBOÉMJTJTZMBTÓOUFTJTEFMPT
problemas.

Actualmente, dada la diversidad de es- $./-$( )/ Ř )Ř'Ř$)1 ./$"$)Ř


cuelas y paradigmas investigativos, estos $ )/y!$Ř#)Ř+- *($)*Ř/- .Ř
métodos se han complementado y es (]/**.Ř$ )/y!$*.Ř7.$*.Ā
frecuente reconocer, entre otros, los si- ĆśŘ'ŘbaconianoāŘ,0 Ř+*./0'Ř 'Ř
guientes (Augusto, 2006, 55-58; Münch  .--*''*Ř Ř'Ř$)0$)Ā
y Ángeles, 2007, 15-18): ĆśŘ'ŘgalileanoāŘ,0 Ř+*./0'Ř'Ř
3+ -$( )/$)Ā
 t.ÏUPEPJOEVDUJWP ĆśŘ'ŘcartesianoāŘ,0 Ř+*./0'Ř'Ř
0Ř!0)( )/Ř )Ř 'Ř)7'$.$.Ř
 t.ÏUPEPEFEVDUJWP
4Ř'Ř.y)/ .$.Ř Ř'*.Ř+-*' (.Ā
 t.ÏUPEPJOEVDUJWPEFEVDUJWP

185
Epistemología y Metodología

 t.ÏUPEPIJQPUÏUJDPEFEVDUJWP
 t.ÏUPEPBOBMÓUJDP
 t.ÏUPEPTJOUÏUJDP
 t.ÏUPEPBOBMÓUJDPTJOUÏUJDP
 t.ÏUPEPIJTUØSJDPDPNQBSBUJWP
 t.ÏUPEPEJBMÏDUJDP
 t.ÏUPEPTDVBMJUBUJWPTZDVBOUJUBUJWPT

El método científico
Ahora procedamos a definir el concepto de método científico. Ya se mencionó que
método, en general, es el conjunto de pasos que se dan en la actividad investigativa,
pero no todos los conjuntos de pasos o métodos son científicos, entonces, ¿qué le
da a un método el carácter de científico?
Método científicoŘ .Ř0)Ř*)%0)/*Ř 3FDPSEFNPT RVF MB NFUPEPMPHÓB FT FM
 Ř+.*.Ř,0 Ř. Ř.$"0 )Ř )Ř'Ř estudio de los métodos y que los méto-
" ) -$)Ř Ř*)*$($ )/*Ř dos difieren en general, de ahí que se
*% /$1*āŘ1'*Ř+*-Ř0)Ř. -$ Ř Ř pueda señalar que la metodología de un
- "'.Ř-$"0-*..Ř,0 Ř)*Ř )Ř'0"-Ř
enfoque científico está compuesta por
Ř0.āŘ,0 Ř . Ř*)*$($ )/*Ř
. Ř+0 Ř%0./$!$-āŘ/ -$Ř4Ř todos los procedimientos escrutables
(+y-$( )/ āŘ .Ř $-āŘ,0 Ř pertinentes, es decir, todos los procedi-
'Ř*)*$($ )/*Ř .Ř1 - -*Ā mientos dirigidos por reglas que arrojan
conocimiento objetivo y que puede jus-
tificarse tanto teórica como empíricamente (Bunge, 1999, 119). En consecuencia,
podemos deducir que método científico es un conjunto de pasos que se siguen en
la generación de conocimiento objetivo, avalado por una serie de reglas rigurosas
que no den lugar a dudas que ese conocimiento se pueda justificar, teórica y empí-
ricamente, es decir, que el conocimiento es verdadero.
El método científico se entiende como el conjunto de postulados, reglas y nor-
mas para el estudio y solución de los problemas de investigación, los cuales son
institucionalizados por la denominada comunidad científica reconocida. En un sen-
tido más global, el método científico se refiere al conjunto de procedimientos que,
valiéndose de los instrumentos o técnicas necesarios, examina y soluciona un pro-
blema o conjunto de problemas de investigación (Bunge, 1979, 41).
El método científico es hipotético (conjetural)-deductivo, correctivo por medio
de refutaciones. El método de la ciencia consiste, en pocas palabras, en la “discusión
crítica” y en el “examen crítico”. La crítica irracional, por definición no tiene funda-
mentos, en contraste, la crítica racional es un complemento necesario del proceso de

186
El método científico

investigación y descubrimiento: ayuda


'Řconocimiento científicoŘ0)Ř1 5Ř
a seleccionar y pulir nuevas ideas. En
" ) -*Ř  Ř0-$-āŘ'Ř( )*.Ř
este mismo tenor se dice que el cono-
/- .Ř- ,0$.$/*.ĂŘöĞŘ,0 Ř/ )"Ř
cimiento científico una vez generado *% /$1$ăŘ÷ĞŘ,0 Ř0 )/ Ř*)Ř
debe cubrir, al menos tres requisitos: 1) ./-$)Ř4ăŘ!$)'( )/ āŘøĞŘ,0 Ř
que tenga objetividad, esto es, que sea / )"Ř- ' 1)$Ř (+y-$Ā
válido para todos y que esté fuera de
cualquier inclinación personal; 2) que cuente con abstracción, que independiente-
mente del tiempo y espacio ese cuerpo de conocimiento siempre sea el mismo; y 3)
que tenga relevancia empírica, es decir, que exista la posibilidad de contrastación
mediante la experimentación, o bien, que resista el juicio de la crítica.
Si recurrimos a la historia de la ciencia encontramos que fue en el ocaso del
siglo XVI y en los albores del siglo XVII cuando Francisco Bacon inició con la línea
empirista, Galileo Galilei se inclinó por
MBFYQFSJNFOUBDJØOZ3FOÏ%FTDBSUFTTF $Ř- 0--$(*.ŘŘ'Ř#$./*-$Ř Ř'Ř
orientó a dirigir bien la razón para $ )$Ř )*)/-(*.Ř,0 Ř!0 Ř )Ř 'Ř
buscar la verdad en la ciencia. Aquí en- *.*Ř 'Ř.$"'*ŘXVIŘ4Ř )Ř'*.Ř'*- .Ř
contramos un punto de inflexión drásti-  'Ř.$"'*ŘXVIIŘ0)*Ř-)$.*Ř
*)Ř$)$$Ř*)Ř'Ř'y) Ř (+$-$./āŘ
co, al cambiar el símbolo de una era o
'$' *Ř'$' $Ř. Ř$)'$)Ř+*-Ř'Ř
enfoque o paradigma, en lo que en el 3+ -$( )/$)āŘ4Ř )]Ř .-/ .Ř
primero era lo espiritual y lo metafísico . Ř*-$ )/ŘŘ$-$"$-Ř$ )Ř'Ř-5)Ř
y secundario las realidades terrenales; +-Ř0.-Ř'Ř1 -Ř )Ř'Ř$ )$Ā
en el nuevo enfoque el énfasis se pone en
cómo explicar la realidad basados en la práctica y sentido común. En consecuencia
había que buscar nuevos caminos o métodos para encontrar explicaciones, conoci-
mientos y hacer nuevos descubrimientos.

Características del método científico


El método científico posee las siguientes características (Münch y Ángeles, 2007,
14-15).

a) Verificación empírica. Utiliza la comprobación de los hechos para formular y re-


solver problemas.
b) Experimentación controlada. Define, mide y controla las variables del problema
que se va a resolver, para obtener soluciones científicas.
c) Búsqueda de generalizaciones amplias. La solución práctica a un problema es
sólo un medio y no el fin del método científico.

187
Epistemología y Metodología

d
4FGVOEBNFOUBFOHFOFSBMJ[BDJPOFTZBFYJTUFOUFT*OUFOUBDSFBSVOTJTUFNBUFØSJDP
nuevo, con base en los que ya se tienen.
e) Va más allá de los hechos. Parte de ellos tal y como son para encontrar causas,
efectos y algo más.
f) Objetividad. Busca la verdad independientemente de la escala de valores y crite-
rio personal del investigador.
g) Existe una estrecha relación entre la teoría y el método.
h) Es fáctico. Siempre se refiere a los hechos.

Reglas del método científico


Aunque no existen reglas infalibles para aplicar el método científico, Mario Bunge
considera las siguientes como algunas de las más representativas (citado por Münch
y Ángeles, 2007, 18-19).

a) Formulación precisa y específica del problema. Si se está efectuando un estudio


sobre factores que incrementan la productividad en los empleados, no se debe
preguntar genéricamente, ¿qué es la productividad?, sino plantear preguntas es-
pecíficas y bien definidas, como, ¿qué factores inciden en la productividad del
personal, los sistemas de salarios-incentivos o las condiciones de trabajo?
b) Proponer hipótesis bien definidas y fundamentadas. Definir tanto las hipótesis
como las relaciones entre las variables de una manera rigurosa, evitar ambigüeda-
des y confusiones, además de verificar que los términos sean operativos, fidedig-
nos y válidos.
c) Someter la hipótesis a una contrasta- .Řreglas del método científico
ción rigurosa. No conformarse con .*)Ř.'*Ř.0" - )$.Ř+-Ř+'$-'*Ř
*)Ř(4*-Ř !$$āŘ+ -*Ř Ř
comprobar la hipótesis, sino some-
)$)"0)Ř() -Ř+0  )Ř.0./$/0$-ŘŘ
terla a nuevas y diferentes condicio- 'Ř$)/ '$" )$Ř4Ř- /$1$Ř 'Ř
nes para asegurarse de la fiabilidad y $)1 ./$"*-Ā
validez de la misma.
d) No declarar verdadera una hipótesis hasta confirmarla satisfactoriamente (el no
rechazarla tampoco significa aceptarla). Si para el caso que nos ocupa se han ob-
tenido generalizaciones acerca de los factores motivadores en la productividad,
hay que someter la hipótesis a nuevas pruebas para confirmarla plenamente.
e) Analizar si la respuesta puede plantearse de otra manera. Se debe hacer un inten-
to por explicar la resolución del problema no sólo con base en los resultados
obtenidos, sino a partir de leyes o principios más profundos.

188
El método científico

Estas reglas son sólo sugerencias para aplicar el método con mayor eficacia,
pero de ninguna manera pueden sustituir la inteligencia y creatividad del investiga-
dor. La metodología proporciona medios para minimizar errores en el proceso de
investigación, pero no puede suplantar la capacidad inventiva. Los grandes investi-
gadores, como Newton, Galileo y Einstein, no se preocuparon mucho por la siste-
maticidad en la aplicación del método; más bien, todos adoptaron una actitud de
ensayo y error frente a las reglas del método científico.
Las máximas heurísticas, junto con métodos generales y especializados, facili-
tan la investigación pero no sustituyen la originalidad, audacia, dedicación y hones-
tidad. La función principal de las reglas del método y de las máximas heurísticas es
ayudar a buscar la verdad.
Se pueden distinguir tres clases de reglas del método en las ciencias factuales:
1) reglas para encontrar hechos, 2) reglas para evaluar el valor de la verdad de las
proposiciones (datos e hipótesis) respecto de los hechos y, 3) metarreglas para eva-
luar la eficiencia de las reglas. La primera categoría se encuentra en el manual de
operaciones (estadística, econometría, diseño de experimentos, etc.) para el uso
de instrumentos de medición. Éstas son específicas: están ligadas al diseño particu-
lar del instrumento de medición y al objeto medido correspondiente. Por tanto, la
metodología tiene muy poco que ver y decir acerca de ellas.
La metodología trata con las reglas de las dos categorías restantes. Éstas impli-
can los conceptos clave de verdad y eficiencia, que deben distinguirse de los criterios
correspondientes. De hecho, un criterio de verdad es una regla para evaluar el valor
de verdad de proposiciones de alguna clase; así que presupone el concepto de va-
lor de verdad. Del mismo modo, un criterio de eficiencia es la regla para evaluarla así
como también el procedimiento o artefacto; en consecuencia presupone el concepto
de eficiencia. Algunos de los criterios más usados para evaluar las hipótesis y teorías
factuales son: constitución correcta, precisión, significancia, congruencia interna,
congruencia externa, comprobabilidad y buen ajuste (Bunge, 1999, 150-153).
Puede afirmarse que el método es inherente a la ciencia, y que la metodología
de la investigación científica, su proceso, métodos y técnicas son fundamentales
para el desarrollo de nuevas tecnologías y el avance de la ciencia (Münch y Ángeles,
2007, 19).

Pasos del método científico


El camino se ha ido mejorando en cuanto a secuencia de pasos, perfeccionamiento
de reglas y técnicas, acumulación de experiencia y mejoramiento de lineamientos

189
Epistemología y Metodología

heurísticos. A manera de ejemplo veamos una propuesta de pasos del método cientí-
fico, así como algunos lineamientos heurísticos que propone Mario Bunge (1999).
Secuencia de pasos (método científico).
 t&MFDDJØOEFVODBNQPEFJOWFTUJHBDJØO
 t3FWJTJØOEFMDPOPDJNJFOUPQSFWJPFOFTFDBNQP
 t*EFOUJGJDBDJØOEFVOQSPCMFNBEFDPOPDJNJFOUP
 t'PSNVMBDJØOPSFGPSNVMBDJØOQSFDJTBEFMQSPCMFNB
 t&YBNFOEFMDPOPDJNJFOUPQSFWJPFOMBCÞTRVFEBEFFMFNFOUPTRVFQVFEBOBZV-
dar a resolver el problema.
 t&MFDDJØOPJOWFODJØOEFVOBIJQØUFTJTUFOUBUJWBRVFQBSF[DBQSPNFUFEPSB
 t1SVFCBDPODFQUVBMEFMBIJQØUFTJT QBSBWFSTJFTDPNQBUJCMFDPOFMDÞNVMPEFM
conocimiento previo sobre el asunto (pues pudiera tratarse de una conjetura in-
sensata a la que no vale la pena dar curso).
 t4BDBSBMHVOBTDPODMVTJPOFTDPNQSPCBCMFTEFMBIJQØUFTJT QPSMPHFOFSBM DPOMB
ayuda tanto de los supuestos como de los datos subsidiarios).
 t%JTF×BSVOBQSVFCBFNQÓSJDB PCTFSWBDJPOBMPFYQFSJNFOUBM
EFMBIJQØUFTJTPEF
alguna consecuencia de ella.
 t1SVFCBFNQÓSJDBSFBMEFMBIJQØUFTJTCÞTRVFEBEFQSVFCBTGBWPSBCMFTPEFTGBWP-
rables (de ejemplos y contraejemplos).
 t&YBNFODSÓUJDPZ DVBOEPTFBOFDFTBSJP FMBCPSBDJØOFTUBEÓTUJDBEFMPTEBUPT QPS
ejemplo, eliminación de los datos anómalos y cálculo del error promedio).
 t&WBMVBDJØO EF MB IJQØUFTJT B MB MV[ EF TV DPNQBUJCJMJEBE  UBOUP DPO FM DPOPDJ-
miento previo como con las nuevas pruebas empíricas.
 t-VFHP TJMPTSFTVMUBEPTEFMBTQSVFCBTOPTPODPODMVZFOUFT EJTF×PZFKFDVDJØOEF
nuevas pruebas, tal vez al utilizar diferentes métodos especializados.
 t4JMPTSFTVMUBEPTEFMBTQSVFCBTTPODPODMVZFOUFT BDFQUBDJØO NPEJGJDBDJØOPSF-
chazo de las hipótesis.
 t4JMBIJQØUFTJTTFDPOGJSNBEFNBOFSBTØMJEB WFSJGJDBSTJTVBDFQUBDJØOPCMJHBB
algún cambio (enriquecimiento o corrección) en el conocimiento previo.
 t*EFOUJGJDBDJØOZNBOFKPEFMPTOVFWPTQSPCMFNBTRVFTVSHFOEFMBDPOUJOVBDJØO
de la hipótesis.
 t3FQFUJDJØOEFMBQSVFCBZSFFYBNFOEFTVQPTJCMFJNQBDUPTPCSFFMDPOPDJNJFOUP
previo (ninguno, ganancia o pérdida de precisión, resultados cualitativamente
nuevos, etcétera).

Cuando existe introducción y verificación de nuevos procedimientos se cuestiona su


confiabilidad y exactitud, no la verdad. También cuando existe introducción y ensa-
yo de nuevos artefactos como máquinas y organizaciones, lo que se verifica es la
eficiencia o imparcialidad.

190
El método científico

Algunos lineamientos heurísticos del método científico serían los siguientes.

 t&NQJFDFQPSSFWJTBSMFDUVSBTTPCSFFMUFNB QFSPOPEFKFRVFMPBIPHVFO
 t1POHBFOTVDPOUFYUPPTJTUFNBFMFMFNFOUPRVFWBBDPOTJEFSBS
 t%JTUJOHBMPTEJWFSTPTBTQFDUPTEFMQSPCMFNB QFSPOPMPTTFQBSF
 t*EFOUJGJRVFMBTQSFNJTBTZMPRVFEFTDPOPDF
 t#VTRVFQSPCMFNBTTJNJMBSFTSFTVFMUPT
 t"OBMJDFMPTDPODFQUPTDMBWFZQSFNJTBT
 t$PNJFODFDPOJEFBTZNÏUPEPTTJNQMFT IÉHBMPTNÉTDPNQMFKPTTØMPFOMBNFEJ-
da que sea necesario.
 t$POTJEFSFTJFNQSFMPTJNQSFWJTUPT
 t3FWJTFFMQMBOEFJOWFTUJHBDJØODPOMBGSFDVFODJBOFDFTBSJB

Ciencia básica, ciencia aplicada e investigación técnica


La secuencia de los pasos, el seguimien-
* (*.Ř'.$!$-Ř'Řgeneración
to de los lineamientos heurísticos y la
del conocimientoŘ( $)/ Ř'Ř
contundencia de las reglas del método
$)1 ./$"$)Ř$ )/y!$Řĝ$ )$Ř
no encuentran el mismo rigor de aplica- 7.$ĞāŘ'Ř$)1 ./$"$)Ř+'$Ř
ción dependiendo del tipo de investi- ĝ$ )$Ř+'$ĞŘ4Ř'Ř$)1 ./$"$)Ř
gación. Para ello, aceptemos que podemos /])$Řĝ/])$ĞĀ
clasificar la generación del conocimien-
to mediante la investigación científica (ciencia básica), la investigación aplicada
(ciencia aplicada) y la investigación técnica (técnica). En esta categorización pode-
mos decir, que tanto la investigación básica como la aplicada utilizan el método
científico para obtener nuevos conocimientos (datos, hipótesis, teorías, técnicas de
cálculo o de medición, etc.). Pero mientras el investigador básico trabaja en los pro-
blemas que le interesan (por motivos
puramente cognoscitivos), el aplicado )/*Ř'Ř$)1 ./$"$)Ř7.$Ř*(*Ř'Ř
estudia sólo problemas de posible inte- +'$Ř0/$'$5)Ř 'Ř(]/**Ř$ )/y!$*Ř
rés social. De aquí, que mientras la inves- +-Ř*/ ) -Ř)0 1*.Ř*)*$($ )/*.Ř
ĝ/*.āŘ#$+/ .$.āŘ/ *-y.āŘ/])$.Ř
tigación aplicada se puede planear a lar-
 Ř7'0'*Ř*Ř Ř( $$)āŘ /ĀĞĀŘ
go plazo, la básica no: el investigador  -*Ř($ )/-.Ř 'Řinvestigador básico
básico debe proponerse sus planes de /-%Ř )Ř'*.Ř+-*' (.Ř,0 Ř' Ř
investigación y quedar en libertad de cam- $)/ - .)Řĝ+*-Ř(*/$1*.Ř+0-( )/ Ř
biarlos cuando lo crea necesario. *")*.$/$1*.ĞāŘ 'Řinvestigador
Por otro lado, en cuanto a la dife- aplicadoŘ ./0$Ř.*'( )/ Ř
rencia entre ciencia (básica o aplicada) y +-*' (.Ř Ř+*.$' Ř$)/ -].Ř.*$'Ā

191
Epistemología y Metodología

técnica, se puede resumir en lo siguiente: mientras la ciencia se propone descubrir


leyes o llevar a cabo desarrollos tecnológicos a fin de comprender la realidad inte-
gra, la técnica se propone controlar ciertos sectores escogidos de la realidad con
ayuda de conocimientos de todo tipo, en particular científicos. Tanto una como
otra parten de problemas, pero los problemas científicos son puramente cognos-
citivos, en tanto que los técnicos son prácticos. Ambas buscan datos, formulan
hipótesis, teorías y procuran poner a prueba estas ideas por medio de observacio-
nes, mediciones, experimentos o ensayos. Pero muchos de los datos, hipótesis y
teorías empleados en la técnica son tomados de la ciencia y, en todo caso, se refieren
a sistemas controlables, tales como carreteras o máquinas, praderas o bosques, mi-
nas o ríos, consumidores o enfermos, em-
*.Řproblemas científicos son pleados o soldados, así como a sistemas
+0-( )/ Ř*")*.$/$1*.āŘ )Ř/)/*Ř compuestos por hombres y artefactos,
,0 Ř'*.Ř/])$*.Ř.*)Ř+-7/$*.Ā tales como fábricas o mercados, hospi-
tales o ejércitos, redes de comunicación
o universidades. Si lo aplicamos al terreno de la administración (por ejemplo),
podemos expresar que los datos, hipótesis y teorías empleados en la técnica se to-
man de la ciencia para ser empleados en la solución de problemas prácticos propios
de la administración, bien sea en sistemas controlables tales como inversión o fi-
nanciamiento, motivación o capacitación, dirección o aprendizaje, producción o
ventas, almacenamiento o transporte; o bien, en sistemas compuestos también por
hombres y artefactos, tales como comunicadores y medios de comunicación, bolsa
de valores y sistemas electrónicos, soldados y armamento, sacerdotes y templos,
empresarios y fábricas o proveedores y créditos.
Al técnico no le interesa todo el universo, sino sólo lo que pueda ser recurso
natural o artefacto. La investigación científica se concreta con conocer; la técnica
emplea parte del conocimiento científico, y agrega conocimiento nuevo para dise-
ñar dispositivos y planear cursos de acción que tengan algún valor práctico para un
grupo social. Tanto la ciencia como la técnica se hacen en los laboratorios y ga-
binetes, aunque por lo general para la técnica estos espacios son el campo, la fá-
brica, calle, oficinas y obviamente los
$ )/-.Ř'Řciencia puede tener gabinetes. Mientras la ciencia puede te-
'"Ç)Ř- .0'/*Ř0/$'$5' Ř$)'0.*Ř
ner algún resultado utilizable incluso
.$)Ř+-*+*)]-. '*āŘ'Řtécnica puede
+-*0$-Ř*)*$($ )/*ŘÇ)Ř.$)Ř,0 - -Ā sin proponérselo, la técnica puede pro-
ducir conocimiento aún sin querer.
Cuando se considera un ciclo científico o técnico íntegro no hay posibilidad de
confundirlos, ya que en un caso el producto final será el conocimiento, a la par que
en el otro el producto final será un artefacto o plan de acción que prometa resulta-
dos de valor práctico para alguien (Bunge, 1998, 39-44).

192
El método científico

Tipo de investigación y el método


Existen una multiplicidad de métodos y técnicas, que no de metodologías, que se
utilizan en la producción de conocimiento, de suerte que bien podríamos expresar
que dependiendo del tipo de investigación es el tipo de método o métodos a seguir.
Según el área del conocimiento es el tipo de método que se utiliza y, no es sólo
un método sino que son conjuntos de métodos o técnicas que se conjugan para
llegar al producto deseado. La biología, química, sociología, antropología, medici-
na, etc.; usan distintos métodos, muchos son resultado del ingenio y pericia de sus
especialistas.
En las ciencias sociales es frecuente confundirse al desarrollar una investiga-
ción, debido a que no se reflexiona suficientemente entre lo que se va a investigar
(objetos y objetivos de investigación) y el método o métodos a utilizar. Es común
desarrollar investigaciones técnicas que siguen lo que suponen es el método cientí-
fico, cuando lo que se necesita es tener la firme convicción de los métodos o técnicas
que la misma investigación demande. Por ejemplo, si se aborda un problema prác-
tico, digamos la baja eficiencia del área
de producción, no es necesario seguir la  "Ç)Ř 'Ř7- Ř 'Ř*)*$($ )/*Ř .Ř
secuencia de pasos, los lineamientos 'Ř/$+*Ř Ř(]/**Ř,0 Ř. Ř0/$'$5Ř4āŘ
)*Ř .Ř.'*Ř0)Ř(]/**Ř.$)*Ř,0 Ř.*)Ř
heurísticos y las reglas de método que
*)%0)/*.Ř Ř(]/**.Ř*Ř/])$.Ř
exige el método científico; tal vez sea su-
,0 Ř. Ř*)%0")Ř+-Ř'' "-Ř'Ř
ficiente elaborar un diagnóstico de pro- +-*0/*Ř . *Ā
ducción, que seguramente arrojará una
serie tanto de errores como omisiones en los métodos y técnicas de trabajo. En este
caso es posible que el investigador sólo tenga que actuar como un consultor experto
en saber observar y, desde luego, disponer de una mente estructurada para sistema-
tizar la problemática, y eso sí, conocer y dominar la metodología, métodos y técni-
cas que deba emplear en esa situación problemática.
Finalmente, hay que señalar que el método científico no consiste en seguir una
serie de pasos. Se necesita hacerlo con todo rigor, apoyarse en máximas heurísticas
y apegarse estrictamente a las reglas metodológicas.

Métodos generales de la investigación científica


En relación con el método científico, históricamente en la investigación científica,
como ya se mencionó, han predominado tres métodos científicos básicos: a) el ba-
coniano, b) el galileano, y c) el cartesiano. En la actualidad, sin embargo, dada la

193
Epistemología y Metodología

diversidad de escuelas y paradigmas in-


'Řmétodo científico no consiste
vestigativos, estos métodos se han com-
.'*Ř )Ř. "0$-Ř0)Ř. -$ Ř Ř+.*.ĀŘ
plementado y es frecuente reconocer,
 Ř)  .$/Ř# -'*Ř*)Ř/**Ř-$"*-āŘ
+*4-. Ř )Ř(73$(.Ř# 0-y./$.Ř4Ř entre otros, métodos como los siguien-
+ "-. Ř ./-$/( )/ ŘŘ'.Ř- "'.Ř tes (Augusto, 2006, 55-58; Münch y Án-
( /**'"$.Ā geles, 2007, 15-18).

Método deductivo
Es un método de razonamiento que consiste en tomar conclusiones generales para
explicaciones particulares. El método se inicia con el análisis de los postulados, teo-
remas, leyes, principios, etc., de aplicación universal y comprobada validez, para
aplicarlos a soluciones o hechos particulares.
El método deductivo consiste en obtener conclusiones particulares a partir de
una proposición general.

Método inductivo
Con este método se utiliza el razonamiento para obtener conclusiones que parten
de hechos particulares que son aceptados como válidos, para llegar a conclusiones,
cuya aplicación sea de carácter general. El método se inicia con un estudio indivi-
dual de los hechos y se formulan conclusiones universales que se postulan como
leyes, principios o fundamentos de una teoría.
El método inductivo consiste así, en un proceso en el que, a partir del estudio
de casos particulares, se obtienen conclusiones o leyes universales que explican o
relacionan los fenómenos estudiados.

Método inductivo-deductivo
Éste es un método de inferencia basado en la lógica y relacionado con el estudio de
hechos particulares, aunque es deductivo en un sentido (parte de lo general a lo
particular) e inductivo en sentido contrario (va de lo particular a lo general).

Método hipotético-deductivo
El método consiste en un procedimiento que parte de unas aseveraciones hipotéti-
cas y busca refutar o falsear tales hipótesis, deduciendo de ellas conclusiones que
deben confrontarse con los hechos.

194
El método científico

Método analítico
Este método es un proceso cognoscitivo, que consiste en descomponer un objeto de
estudio al separar cada parte del todo para estudiarla de manera individual.
En el método analítico se distinguen los elementos de un fenómeno y se pro-
cede a revisar cada uno por separado.
La física, química y biología utilizan este método; a partir de la experimenta-
ción y análisis de gran número de casos se establecen leyes universales. Un ejemplo
de este método lo encontramos en los experimentos que realizó Pavlov para estu-
diar los reflejos condicionados.

Método sintético
El método consiste en integrar los componentes dispersos de un objeto de estudio
para estudiarlos en su totalidad.
Esto es, el método sintético es un proceso mediante el cual se relacionan he-
chos aparentemente aislados y se formula una teoría que unifica los diversos ele-
mentos.
El historiador que realiza investigación documental y de campo acerca de una
comunidad, que integra todos los acontecimientos de determinada época, aplica el
método sintético.

Método analítico-sintético
Este método estudia los hechos, al partir de la descomposición del objeto de estudio
en sus partes para estudiarlas de manera individual (análisis) y luego se integran
para estudiarlas de manera holística e integral (síntesis).

Método histórico-comparativo
Es un procedimiento de investigación y esclarecimiento de los fenómenos culturales
que consiste en establecer la semejanza de dichos fenómenos, infiere así una con-
clusión acerca de su parentesco genético, es decir, de su origen común.

Método dialéctico
La característica esencial del método dialéctico es que considera a los fenómenos
históricos y sociales que están en continuo movimiento. Dio origen al materialis-
mo histórico, el cual explica las leyes que rigen las estructuras económicas y sociales,
sus correspondientes superestructuras y el desarrollo histórico de la humanidad.

195
Epistemología y Metodología

Aplicado a la investigación, afirma que todos los fenómenos se rigen por las
leyes de la dialéctica.
El postulado básico del método dialéctico es que la realidad no es algo inmu-
table, sino que está sujeto a contradicciones y a una evolución y desarrollo perpe-
tuos. Por tanto, propone que todos los fenómenos sean estudiados en sus relaciones
con otros y en su estado de continuo cambio, ya que nada existe como un objeto
aislado.
El método dialéctico postula que para estudiar los fenómenos sociales es nece-
sario considerar que la vida comunitaria cambia constantemente y de manera deci-
siva en todos sus aspectos, ya que la sociedad pasa a través de diferentes etapas,
formas de evolución y decadencia.

Métodos de investigación cualitativa y cuantitativa


Otra manera de caracterizar los métodos de investigación es la concepción de méto-
dos cimentada en las distintas concepciones de la realidad social, en el modo de
conocerla científicamente y el uso de herramientas metodológicas que se emplean
para analizarla. Desde esta concepción, el método de investigación se suele dividir
en los métodos cuantitativo o investigación cuantitativa y cualitativo o investigación
cualitativa.
El método cuantitativo o método tradicional se fundamenta en la medición de
las características de los fenómenos sociales, lo cual supone derivar de un marco
conceptual pertinente al problema analizado, una serie de postulados que expresen
relaciones entre las variables estudiadas de manera deductiva. Este método tiende a
generalizar y normalizar resultados.
El método cualitativo o no tradicional, se orienta a profundizar casos específi-
cos y no a generalizar. Su preocupación no es medir, sino cualificar y describir el
fenómeno social a partir de rasgos determinantes, según sean percibidos por los
elementos mismos que están dentro de la situación estudiada.
Los investigadores que utilizan el método cualitativo buscan entender una
situación social como un todo, al tener en cuenta sus propiedades y dinámica.
Mientras de manera general la investigación cuantitativa parte de cuerpos teóricos
aceptados por la comunidad científica, la investigación cualitativa busca concep-
tualizar sobre la realidad, con base en la información obtenida de la población o
las personas estudiadas.
Es cierto que durante años estos métodos han asumido posiciones antagónicas,
como también que los métodos cualitativos aún no tienen el amplio reconocimiento
general de la comunidad científica. Es más frecuente que se reconozca que uno y otro
tienen puntos fuertes y débiles. Algunos expertos consideran que en una investigación

196
El método científico

lo indicado es dar prioridad a las técnicas y los instrumentos que ofrezcan mayor
capacidad para generar conocimiento válido. Cada vez se confirma que para el estu-
dio de los aspectos sociales, ninguno de los dos métodos tiene validez universal
para resolver satisfactoriamente los problemas de investigación.
Es necesario mencionar que el mé-
todo que se va a utilizar en una investi- Si se analizan las características de
'*.Ř$! - )/ .Ř(]/**.āŘ .Ř!7$'Ř
gación por realizar depende del objeto
*)'0$-Ř,0 Ř/**.Ř. Ř- '$*))Ř4Ř
de estudio, del problema planteado y de *(+' ( )/)Ā
las hipótesis a probar (si las hay).
Si se analizan las características de los métodos explicados, es fácil concluir que
todos se relacionan y complementan. A partir del método analítico se observan fe-
nómenos singulares; con la inducción se formulan leyes universales; mediante el
método deductivo se aplican esas leyes a
situaciones particulares; y, a través de la 3$./ Ř0)Řy)/$(Ř- '$)Ř )/- Ř
síntesis, se integran conocimientos apa- 'Ř(]/**Ř 0/$1*Ř4Ř 'Ř.$)/]/$*āŘ
rentemente no relacionados. .yŘ*(*Ř 'Ř(]/**Ř$)0/$1*Ř4Ř 'Ř
)'y/$*āŘ4Ř,0 Ř'Ř$)0$)Ř+0  Ř
Por otra parte, existe una íntima re-
*).$ --. Ř*(*Ř0)Ř.*Ř Ř
lación entre el método deductivo y el )7'$.$.āŘ($ )/-.Ř,0 ŘŘ'Ř 0$)Ř
sintético, así como el método inductivo *(*Ř0)Ř+-/ Ř Ř'Ř.y)/ .$.Ā
y el analítico, ya que la inducción puede
considerarse como un caso de análisis, mientras que a la deducción como una parte
de la síntesis.
Es difícil explicar de manera breve en qué consisten los métodos de investiga-
ción científica, razón por la que para fines informativos se han enunciado sus carac-
terísticas esenciales. Es importante notar que el hecho de que se hayan presentado
de manera aislada fue para lograr una mejor comprensión de cada uno, ya que en el
proceso de investigación se interrelacionan y se aplican varios métodos (Múnch y
Ángeles, 2007, 15-17).

RESUMEN
La ciencia se puede conceptualizar, en su sentido más amplio, como un conjunto
sistemático de conocimientos con los cuales, al establecer principios y leyes uni-
versales, el hombre explica, describe y transforma el mundo que le rodea.
De acuerdo con su etimología, la palabra método proviene del griego metá:
al lado y odos: camino; es decir, al lado del camino. En su sentido más amplio,
método significa el camino adecuado para lograr un fin. Desde el punto de vista

197
Epistemología y Metodología

científico, el método es un proceso lógico a través del cual se obtiene el conoci-


miento.
La teoría es un conjunto de conceptos, categorías y leyes que reflejan objeti-
vamente la realidad, se basa en estructuras complejas del conocimiento (cálculos,
leyes, etc.) que se encuentran ligadas a la práctica; de esta manera, la teoría expli-
ca la realidad y se orienta hacia el conocimiento y resolución de problemas.
La técnica es el conjunto de instrumentos y medios a través de los cuales se
efectúa el método. Si éste es el camino, la técnica proporciona las herramientas
para recorrerlo. Ésta propone las normas para ordenar las etapas del proceso de
investigación; proporciona instrumentos de recolección, clasificación, medición,
correlación y análisis de datos, y aporta a la ciencia todos los medios para aplicar
el método.
La metodología se examina desde dos perspectivas: a) la metodología como
parte de la lógica que se ocupa del estudio de los métodos, que, en palabras de
Kaplan es “el estudio (descripción, explicación y justificación) de los métodos
de investigación y no los métodos en sí”; y b) la metodología entendida como el
conjunto de aspectos operativos del proceso investigativo, que es la concepción
más conocida en el ambiente académico en general. Por ello, cuando se alude a
la investigación es usual referirnos a la metodología como a ese conjunto de as-
pectos operativos que se tienen en cuenta para realizar un estudio.
Históricamente en la investigación científica han predominado tres métodos
científicos básicos.

 t&MCBDPOJBOPRVFQPTUVMBFMEFTBSSPMMPEFMBJOEVDDJØO
 t&MHBMJMFBOPRVFQPTUVMBMBFYQFSJNFOUBDJØO
 t&MDBSUFTJBOPRVFQPTUVMBMBEVEBGVOEBNFOUBEBFOFMBOÉMJTJTZMBTÓOUFTJTEF
los problemas.

Método científico es un conjunto de pasos que se siguen en la generación de co-


nocimiento objetivo, avalado por una serie de reglas rigurosas que no dan lugar
a dudas que ese conocimiento se puede justificar, teórica y empíricamente, es
decir, que el conocimiento es verdadero.
El método científico se entiende también como el conjunto de postulados,
reglas y normas para el estudio y solución de los problemas de investigación, que
son institucionalizados por la denominada comunidad científica reconocida.
El conocimiento científico una vez generado debe cubrir, al menos tres re-
quisitos: 1) que tenga objetividad, esto es, que sea válido para todos y que esté
fuera de cualquier inclinación personal; 2) que cuente con abstracción, es decir,

198
El método científico

que independientemente del tiempo y espacio siempre sea el mismo y; finalmen-


te, 3) que tenga relevancia empírica, es decir, que exista la posibilidad de contras-
tación mediante experimentación, o bien que resista el juicio de la crítica.
El método científico posee las siguientes características: a) verificación empí-
rica, b) experimentación controlada, c) búsqueda de generalizaciones amplias,
d) se fundamenta en generalizaciones ya existentes, e) va más allá de los he-
chos, f) objetividad, g) existe una estrecha relación entre la teoría y el método y
h) es fáctico.
Aunque no existen reglas infalibles para aplicar el método científico, Mario
Bunge considera las siguientes como las más representativas: a) formulación pre-
cisa y específica del problema, b) proponer hipótesis bien definidas y fundamen-
tadas, c) someter la hipótesis a una contrastación rigurosa, d) no declarar
verdadera una hipótesis hasta confirmarla, e) analizar si la respuesta puede plan-
tearse de otra forma. Estas reglas son sólo sugerencias para aplicar el método con
mayor eficacia, pero de ninguna manera sustituyen a la inteligencia y creatividad
del investigador.
Se pueden distinguir tres clases de reglas de método en las ciencias factuales:
1) para encontrar hechos, 2) para evaluar la verdad de las proposiciones (datos e
hipótesis) respecto de los hechos, y 3) metarreglas para evaluar la eficiencia de las
reglas.
Una propuesta de pasos del método científico, que propone Mario Bunge es
la siguiente.

 t&MFDDJØOEFVODBNQPEFJOWFTUJHBDJØO
 t3FWJTJØOEFMDPOPDJNJFOUPQSFWJPFOFTFDBNQP
 t*EFOUJGJDBDJØOEFVOQSPCMFNBEFDPOPDJNJFOUP
 t'PSNVMBDJØOPSFGPSNVMBDJØOQSFDJTBEFMQSPCMFNB
 t&YBNFOEFMDPOPDJNJFOUPQSFWJPFOMBCÞTRVFEBEFFMFNFOUPTRVFQVFEBO
ayudar a resolver el problema.
 t&MFDDJØOPJOWFODJØOEFVOBIJQØUFTJTUFOUBUJWBRVFQBSF[DBQSPNFUFEPSB
 t1SVFCBDPODFQUVBMEFMBIJQØUFTJT QBSBWFSTJFTDPNQBUJCMFDPOFMDÞNVMPEFM
conocimiento previo sobre el asunto (pues pudiera tratarse de una conjetura
insensata a la que no vale la pena dar curso).
 t4BDBSBMHVOBTDPODMVTJPOFTDPNQSPCBCMFTEFMBIJQØUFTJT QPSMPHFOFSBMDPO
la ayuda tanto de los supuestos como de los datos subsidiarios).
 t%JTF×BSVOBQSVFCBFNQÓSJDB PCTFSWBDJPOBMPFYQFSJNFOUBM
EFMBIJQØUFTJTP
de alguna de sus consecuencias.

199
Epistemología y Metodología

 t1SVFCBFNQÓSJDBSFBMEFMBIJQØUFTJTCÞTRVFEBEFQSVFCBTGBWPSBCMFTPEFTGB-
vorables (ejemplos y contraejemplos).
 t&YBNFODSÓUJDPZ DVBOEPTFBOFDFTBSJP FMBCPSBDJØOFTUBEÓTUJDBEFMPTEBUPT
(por ejemplo, eliminación de los datos anómalos y cálculo del error pro-
medio).
 t&WBMVBDJØOEFMBIJQØUFTJTBMBMV[EFTVDPNQBUJCJMJEBE UBOUPDPOFMDPOPDJ-
miento previo como con las nuevas pruebas empíricas.
 t-VFHP TJMPTSFTVMUBEPTEFMBTQSVFCBTOPTPODPODMVZFOUFT EJTF×PZFKFDVDJØO
de nuevas pruebas, tal vez con métodos especializados diferentes.
 t4JMPTSFTVMUBEPTEFMBTQSVFCBTTPODPODMVZFOUFT BDFQUBDJØO NPEJGJDBDJØOP
rechazo de las hipótesis.
 t4J MB IJQØUFTJT TF DPOGJSNB  WFSJGJDBS TJ TV BDFQUBDJØO PCMJHB B BMHÞO DBNCJP
(enriquecimiento o corrección) en el conocimiento previo.
 t*EFOUJGJDBDJØOZNBOFKPEFMPTQSPCMFNBTRVFTVSKBOEFMBDPOUJOVBDJØOEFMB
hipótesis.
 t3FQFUJDJØO EF MB QSVFCB Z SFFYBNFO EF TV QPTJCMF JNQBDUP TPCSF FM DPOPDJ-
miento previo (ninguno, ganancia o pérdida de precisión, resultados cualitati-
vamente nuevos, etcétera).

En cuanto a la diferencia entre ciencia (básica o aplicada) y técnica, se puede re-


sumir en lo siguiente: mientras la ciencia se propone descubrir leyes o llevar a
cabo desarrollos tecnológicos a fin de comprender la realidad, la técnica se pro-
pone controlar ciertos sectores escogidos de la realidad con ayuda de conoci-
mientos de todo tipo, en particular científicos. Tanto una como otra parten de
problemas, pero los problemas científicos son cognoscitivos, en tanto que los
técnicos prácticos.
Se ha dicho que en la investigación científica han predominado tres mé-
todos científicos básicos: a) baconiano, b) galileano, y c) cartesiano. En la ac-
tualidad, sin embargo, dada la diversidad de escuelas y paradigmas en la
investigación, estos métodos se han complementado y es frecuente reconocer,
entre otros, métodos como los siguientes.

a) Método deductivo.
b) Método inductivo.
c) Método inductivo-deductivo.
d) Método hipotético-deductivo.
e) Método analítico.
f) Método sintético.

200
El método científico

g) Método analítico-sintético.
h) Método histórico-comparativo.
i) Método dialéctico.
j) Métodos de investigación cualitativa y cuantitativa.

Preguntas de revisión
1. ¿Qué entiende por enfoque? 9. Señale las reglas más representativas en la
2. ¿Cuándo ocurre un cambio de paradigma? aplicación del método científico.
3. Exponga los conceptos de ciencia, método, 10. Describa la propuesta de pasos del méto-
teoría y técnica. do científico, así como los lineamientos
4. ¿Cuáles son las dos perspectivas desde las heurísticos que propuso Mario Bunge.
que se examina la metodología? 11. Explique las diferencias entre ciencia bási-
5. Señale los tres métodos científicos básicos ca, ciencia aplicada e investigación técnica.
que han predominado en la investigación 12. ¿Por qué depende del tipo de investiga-
científica. ción el método o métodos a seguir?
6. Defina el concepto de método científico. 13. Dada la diversidad de escuelas y paradig-
7. ¿Cuáles son los requisitos que debe cubrir mas en la investigación, explique los méto-
el método científico? dos generales de la investigación científica
8. Mencione las características del método que han complementado a los tres méto-
científico. dos científicos básicos.

LECTURA RECOMENDADA
A hombros de gigantes
-"4(3"/%&40#3"4%&-"'·4*$":"4530/0.·"
Stephen Hawking
'Ř"-)Ř$ )/y!$*Ř/ +# )Ř2&$)"Ř.$)/ /$5Ř )Ř ./ Ř'$-*āŘ'.Ř$)*Ř*-.Ř,0 Ř- +- . )/)Ř 'Ř)*)Ř
 Ř'Ř0'/0-Ř0)$1 -.'Ř )Ř 'Ř(+*Ř Ř'Ř!y.$Ř4Ř./-*)*(yĀŘ2&$)"Ř#Ř .-$/*Ř0)Ř$)/-*0$)ŘŘ
Ř*-Ř4Ř 3+'$Ř'*Ř,0 Ř#)Ř.$")$!$*Ř+-Ř'Ř$ )$āŘ'.Ř1$)0'Ř )/- Ř.yŘ4Ř*!-  Ř$)*Ř.* -$*.Ř
- /-/*.Ř Ř'*.Ř" )$*.Ř,0 Ř'.Ř .-$$ -*)ĀŘ''*.Ř*)./-04 -*)Ř.0.Ř/ *-y.Ř" )$' .ŘŘ+-/$-Ř Ř'.Ř*)Ė
/-$0$*) .Ř Ř.0.Ř+-   .*- .āŘ )Ř0)Ř )Ř Ř"$")/ .Ř Ř'Ř$)/ '$" )$Ř,0 Ř'' "Ř#./Ř)0 .Ė
/-*.Řy.Ř*)Ř 'Ř+-*+$*Ř/ +# )Ř2&$)"āŘ 'Ř"-)Ř!y.$*Ř/ -$*Ř$)"'].āŘ0/*-Ř Ř'*.Řbest-sellers
(0)$' .Ř*(*ŘHistoria del tiempo 4ŘEl Universo en una cáscara de nuezĀ
Ř Ř .Ř$)*Ř"-) .Ř*-.Ř 'Ř(+*Ř Ř'Ř!y.$Ř4Ř./-*)*(yŘ,0 Ř*-Ř 'Ř'$-*Ř.*)Ř'.Ř
.$"0$ )/ .Ā

201
Epistemología y Metodología

ĆŘ $*'7.Ř*+]-)$*ŘĝöúýøėöûúøĞĀŘSobre ĆŘ .Ř 2/*)Řĝöüúøėöý÷ýĞĀŘPrincipios


las revoluciones de las orbes celestesĀ matemáticos de la filosofía naturalĀ
ĆŘ '$' *Ř'$' $Řĝöûüúėöüú÷ĞĀŘDiálogo so- ĆŘ ' -/Ř$)./ $)ŘĝöþýÿėöÿûûĞĀŘEl princi-
bre dos nuevas cienciasĀ pio de la relatividadĀŘ
ĆŘ
*#)) .Ř +' -ŘĝöûýöėöüøõĞĀŘLas ar-
monías del mundoĀ

Glosario
Análisis. (Del griego analusis: descom- laciones y propiedades entre objetos. Es
posición, resolución). Es la operación cualquier estrategia para resolver un
que consiste en descomponer un todo problema, parece un camino que posi-
en sus elementos constitutivos. Opera- blemente llevará hacia información re-
ción intelectual que considera por sepa- levante, confiable, útil, cuya meta será
rado las partes de un todo. Significa la utilidad más que la certidumbre. Mé-
categorizar, ordenar, manipular y resu- todo para describir hechos valiéndose
mir los datos de una investigación para de hipótesis o principios que, aun no
contestar las preguntas planteadas en siendo verdaderos, estimulan la investi-
ella. gación.
Ciencia. Conjunto de conocimientos Heurística positiva. Conjunto par-
racionales, ciertos o probables, que son cialmente estructurado de sugerencias o
obtenidos de manera metódica y verifi- pistas sobre cómo cambiar o desarrollar
cados en su contratación con la realidad, las versiones refutables del problema
se sistematizan orgánicamente al hacer de investigación, sobre cómo modificar
referencia a objetos de una misma natu- y complicar el cinturón protector refu-
raleza, cuyos contenidos son suscepti- table.
bles de ser transmitidos. Hipótesis. Son conjeturas, proposicio-
Deducción. Método por el cual se pro- nes o especulaciones que el investigador
cede de lo universal a lo particular, de lo ofrece como respuesta a su problema de
conocido a lo desconocido. investigación. Se definen como genera-
Enfoques metodológicos. Sistemas lizaciones o suposiciones comprobables
prescriptivos complejos que tienen la empíricamente que se presentan como
función de encauzar al mismo tiempo, la respuesta al problema de investiga-
de un modo general y particular, la in- ción. Enunciado de una relación entre
vestigación científica. dos o más variables sujetas a una prueba
Heurística. (Del griego euriskein: en- empírica.
contrar, descubrir, hallar). Que sirve Inducción. 3B[POBNJFOUPRVFWBEFMP
para la búsqueda, ayuda a encontrar re- particular a lo general. Se parte de hechos

202
El método científico

particulares (casos concretos) y se llega como reporte final de la investigación;


a conclusiones generales acerca del tipo sin embargo, se refieren a la descripción
al que pertenecen los hechos particula- pormenorizada de la aplicación de mé-
res considerados. todos y técnicas particulares relativas al
Método. Camino o sendero que se ha tipo de investigación en cuestión.
de seguir para alcanzar un fin propues- Paradigma. Es una concepción com-
to de antemano, que afecta al ámbito no
partida por una comunidad de científi-
sólo del conocimiento, sino de la actua-
cos y que de alguna manera guía su
ción humana y la producción. Esto es,
modo de hacer ciencia. Son teorías, va-
conjunto de procedimientos que per-
lores, creencias, técnicas, etc.; también
miten abordar un problema de investi-
es una manera de abordar los proble-
gación con el fin de lograr objetivos
mas científicos y practicar la ciencia. El
determinados.
paradigma constituye el trasfondo de
Método científico. Es un rasgo carac-
terístico de la ciencia, tanto de la pura toda investigación científica, además
como la aplicada: donde no hay méto- que determina el alcance y los límites de
do científico, no hay ciencia. Pero no es ésta.
infalible ni autosuficiente. El método Síntesis. Método que procede de lo
científico es falible, puede perfeccionar- simple a lo complejo, de la causa a los
se mediante la estimación de los resulta- efectos, de la parte al todo. Acción de
dos a los que llega por medio del análisis unir dos o más datos de cualquier clase
directo. Tampoco es autosuficiente, no QBSBGPSNBSVOBVOJEBEDPNQMFKB3FDJ-
puede operar en un vacío de conocimien- be el nombre de recomposición. Méto-
to, sino que requiere algún conocimiento do de demostración que procede de los
previo que pueda luego reajustarse y principios a las consecuencias, de las cau-
elaborarse; tiene que complementarse sas a los efectos. Es la reunión de los ele-
mediante métodos especiales adaptados mentos de un todo.
a las peculiaridades de cada tema.
Técnica. Conjunto de reglas y opera-
Metodología. 3FGMFYJØO DSÓUJDB FODBS-
ciones para el manejo de los instrumen-
gada de estudiar el surgimiento, desarro-
tos que auxilian al individuo en la
llo y validez de los métodos empleados
aplicación de los métodos.
en la ciencia a niveles universal, general
y particular; en relación con la filosofía, Teoría. Conjunto de constructos (con-
la lógica y gnoseología principalmente. ceptos) interrelacionados, definiciones
Con este término se describe la manera y proposiciones que presentan un pun-
en que se efectuó la investigación. Es to de vista sistemático de los fenómenos
frecuente encontrar que el término me- mediante la especificación de relaciones
todología se aplique, al igual que el de entre variables, con el propósito de ex-
procedimiento, tanto en el proyecto plicar y predecir los fenómenos.

203
Epistemología y Metodología

Bibliografía
"DLPGG 3 
La planificación de la em- Hawking, S. (2009). A hombros de gigantes.
presa del futuro. México, Limusa-Noriega. Las grandes obras de la física y la astronomía
Alsina, C. (2008). El club de la hipotenusa. Un (tercera edición). Barcelona, Crítica.
paseo por la historia de las matemáticas a Kerlinger, F. y Lee, H. (2002). Investigación
través de sus anécdotas más divertidas (se- del comportamiento. Métodos de investiga-
gunda edición). Barcelona, Ariel. ción en ciencias sociales (cuarta edición).
Augusto, C. (2006). Metodología de la investi- México, McGraw-Hill.
gación (segunda edición). México, Pear- Las fechas clave de la historia del mundo,
son Prentice Hall. 
 3FDVQFSBEP FM  EF NBZP EF
Bunge, M. (1979). La ciencia su método y su 2011 en: http://www.google.com.mx/sea
filosofía. Bogotá, Siglo XX. rch?q=las+fechas+clave+de+la+historia+
———, M. (1998). Ciencia, técnica y desarro- del++mundo&hl=es&biw=1280&bih=69
llo. México, Hermes. 9&prmd=ivns&sa=X&ei=QmZkTZeCNY
———, M. (1999). Buscar la filosofía en las DT21IT/9)#"WFE$%*2Q2*UCN
ciencias sociales (primera edición). Méxi- =&tbs=tl:1,tlul:100BC,tluh:1000AD
DP 4JHMP99* Magee, B. (1999). Historia de la filosofía.
Chávez, P. (2008). Historia de las doctrinas México, Planeta.
filosóficas (cuarta edición). México, Pear- Méndez, L. et al. (2005). Filosofía (cuarta
son Prentice Hall. FEJDJØO
.ÏYJDP /VFWB*NBHFO
Florián, V. (2006). Diccionario de filosofía Münch, L. et al. (2007). Métodos y técnicas
(quinta reimpresión). Colombia, Pa- de investigación (tercera edición). México,
namericana. Trillas.
González, P. (2008). Filosofía para bufones. Ortiz, F. (2004). Diccionario de metodología de
Un paseo por la historia del pensamiento la investigación científica. México, Limusa.
a través de las anécdotas de los grandes fi- Tamayo, M. (2006). Diccionario de la investi-
lósofos (séptima impresión). Barcelona, gación científica (segunda edición). Méxi-
Ariel. co, Limusa.

204
7
capítulo

Operacionalización
del método científico
Contenido
ą Mapa conceptual
ą Introducción
ą Biografía filósofo
ą Frase célebre
ą Conceptos y definiciones
ą Eventos históricos
ą Conceptos clave. Observar la realidad
ą Concebir la idea
ą Anecdotario filosófico
ą Cápsula cultural
ą Plantear el problema de investigación
ą Definir los alcances de la investigación
ą Seleccionar el diseño
ą Elaborar el marco teórico
ą Plantear las hipótesis
ą Seleccionar la muestra
ą Recolectar los datos
ą Procesar la información (datos)
ą Analizar y discutir los resultados
ą Presentar el informe
ą Resumen
ą Preguntas de revisión
ą Lectura recomendada: ¿Quién lo
descubrió? ¿Qué y cuándo?
ą Glosario
ą Bibliografía
Mapa conceptual

Pasos para desarrollar


una investigación ööĀŘ- . )/-Ř 'Ř$)!*-(
científica
öõĀŘ)'$5-Ř4Ř$.0/$-Ř'*.Ř- .0'/*.

ÿĀŘ-* .-Ř'Ř$)!*-($)

þĀŘ *' /-Ř'*.Ř/*.

ýĀŘ ' $*)-Ř'Ř(0 ./-

üĀŘ')/ -Ř'.Ř#$+/ .$.

ûĀŘ'*--Ř 'Ř(-*Ř/ -$*

úĀŘ ' $*)-Ř 'Ř$. ›*

øĀŘ !$)$-Ř'*.Ř') .Ř Ř'Ř$)1 ./$"$)

÷ĀŘ')/ -Ř 'Ř+-*' (Ř Ř$)1 ./$"$)

öĀŘ*) $-Ř'Ř$ 

Objetivos
Al concluir la lectura del capítulo el estudiante será capaz de:
ĆŘ )0)$-Ř'.Ř- "'.Ř 'Ř(]/**Ř )Ř'.Ř$ )$.Ř!/0' .Ā
ĆŘ )$*)-Ř'*.Ř+.*.Ř+-Ř .--*''-Ř )Ř'Ř+-7/$Ř0)Ř$)1 ./$"$)Ř$ )/y!$Ř
*Ř/])$Ā
ĆŘ 3+'$-Ř,0]Ř.$")$!$Ř*) $-Ř'Ř$ Ā
ĆŘ 3+*) -Ř,0]Ř. Ř )/$ ) Ř+*-Ř+')/ -Ř 'Ř+-*' (Ř Ř$)1 ./$"$)Ā
ĆŘ  !$)$-Ř'*.Ř') .Ř Ř'Ř$)1 ./$"$)Ā
ĆŘ  .-$$-Ř )Ř,0]Ř*).$./ Ř. ' $*)-Ř 'Ř$. ›*Ř Ř'Ř$)1 ./$"$)Ā
ĆŘ 3($)-Ř'.Ř+ -.+ /$1.Ř . Ř'.Ř0' .Ř. Ř+0  Ř*--Ř 'Ř(-*Ř/ -$*Ā
ĆŘ 3+'$-Ř,0]Ř.$")$!$Ř!*-(0'-Ř'.Ř#$+/ .$.Ā
ĆŘ  1$.-Ř'*.Ř') .Ř Ř'Ř(0 ./-Ā
ĆŘ  ›'-Ř'.Ř-/ -y./$.Ř,0 Ř.0( Ř'Ř- *' $)Ř Ř'*.Ř/*.Ā
ĆŘ  ›'-Ř'*.Ř+.*.ŘŘ ! /0-Ř )Ř 'Ř+-* .($ )/*Ř Ř'Ř$)!*-($)Ā
ĆŘ  !$)$-Ř,0]Ř. Ř )/$ ) Ř+*-Ř)'$5-Ř4Ř$.0/$-Ř'*.Ř- .0'/*.Ā
ĆŘ  .0($-Ř'*.Ř ' ( )/*.Ř Ř'Ř+- . )/$)Ř 'Ř$)!*-( Ř!$)'Ā
Epistemología y Metodología

Introducción
El trabajo de un investigador se desarro-
Bertrand Russell
lla entre las alternativas: plantear pro-
(1872-1970)
blemas o resolver problemas. En este
$Ř )Ř- '' &Řĝ )"'/ --ĞĀŘ
caso resulta que es más difícil y comple-
./0$*Ř(/ (7/$.Ř4Ř!$'*.*!yŘ
(*-'Ř )Ř 'ŘTrinity College de jo plantear problemas de investigación
CambridgeĀŘ0 Ř+-*! .*-Ř4Ř científica que resolver problemas prácti-
*)! - )$./Ř )Ř(0#.Ř cos, puesto que proponer nuevos pro-
0)$1 -.$ .Ā blemas demanda un perfil muy especial
ŚŚ0-)/ Ř'Ř-$( -Ř0 --Ř del investigador. Implica que el investi-
0)$'Ř. Ř*+0.*Ř'Ř. -1$$*Ř gador domina una ciencia; que su visión
($'$/-Ř4Ř!0 Ř )- '*āŘ+ -$ )*Ř.0Ř+0 ./*Ř )Ř'Ř)$1 -.$-
está más allá de lo que la gente común
Ř Ř(-$" ĀŘ)Ř ')/ Ř1$1$Ř*(*Ř .-$/*-Ř'$- Ř4Ř
*(*Ř+-*! .*-Ř 3/-*-$)-$*Ř )Ř-1-āŘ3!*-āŘ *)- .āŘ
percibe en el horizonte; que toma esta-
 &y)āŘ#$"*Ř4Ř *.Ř6)" ' .Ā dos, acontecimientos, procesos, fenó-
Ř 0.. ''Ř'' "ŘŘ'Ř!$'*.*!yŘŘ/-1].Ř Ř'.Ř(/ (7/$.āŘ menos y en general hechos naturales
)Ř0.Ř Ř.0.Ř!0)( )/*.Ř'"$*.Ř4Ř. )/āŘ%0)/*Ř*)Ř que ya no pueden abordarse de la ma-
#$/ # āŘ'.Ř. .Ř Ř'Ř(* -)Ř'"$Ā nera en como se venía haciendo, por
Ř  Ř0)Ř+*.$$)Ř!$'*.!$Ř$ '$./Ř+.Ř'Ř- '$.(*ĀŘ tanto, se requiere valor y decisión para
)Ř.0Ř]+*Ř- '$./Ř '*-āŘ )Ř*(+›yŘ Ř.0Ř$.y+0'*Ř
romper con lo anterior y tener claro que
$//" )./ $)āŘ'Ř!$'*.*!yŘ 'Ř/*($.(*Ř'"$*ĀŘ*./ -$*-( )/ Ř
se está ante la necesidad de encontrar
*+/Ř$./$)/.Ř+*.$$*) .Ř!$'*.!$.āŘ+ -*Ř.$)Ř)*)-Ř
.0Ř+*./0-ŘŘ!1*-Ř 'Ř)7'$.$.Ř'"$*Ř4Ř'*.Ř' )"0% .Ř nuevos conocimientos, nuevas explica-
!*-('$5*.Ā ciones y hacer nuevos descubrimientos,
Ř  +- . )/)/ Ř+-$)$+'Ř 'Ř/*($.(*Ř'"$*āŘ- $$Ř 'Ř es decir, en términos de Kuhn, se trata
- ($*Ř* 'Ř Ř $/ -/0-Ř )Řöÿû÷ĀŘ*Ř*./)/ Ř'*Ř de pasar de un paradigma a otro y eso
$ )/*Ř4Ř*(/$1*Ř Ř.0Ř1$āŘ.0Ř )*-( Ř+$Ř no es fácil, ni todos lo pueden realizar.
$)/ ' /0'Ř' Ř+ -($/$Ř .-$$-ŘýöŘ*-.ĀŘ'"0).Ř Ř ''.Ř.*)ĂŘ
Por otro lado, resolver problemas
Principia mathematica, El conocimiento humano, Historia
prácticos y en principio tener, al menos,
de la filosofía occidental y La conquista de la felicidad.
la evidencia del problema tampoco es
ĝ#71 5āŘ÷õõþăŘ ]) 5āŘ ĀŘet al.āŘ÷õõûĞĀ
sencilla y trivial. Es complejo plantear
apropiadamente el problema que se va a resolver. En este caso el investi-
g%LÞCONJUNTOÞDEÞLAÞCIENCIAÞ gador técnico debe de ser una persona que domina o es experto en una
NOÞESÞM´SÞQUEÞUNAÞÞ determinada área de conocimiento digamos biología, física, química, an-
MEJORAÞDELÞPENSAMIENTOÞÞ tropología, economía o administración, pero además, conocer el terreno
DEÞCADAÞD©Au donde se encuentra el problema específico como microbiología, óptica,
!LBERTÞ%INSTEIN mecánica cuántica, caracteres somáticos, mercado u organización.
Adicional a que los investigadores son personas inteligentes y ta-
lentosas, disciplinadas y perseverantes, habría que sumar su sensibilidad ante los

208
Operacionalización del método científico

problemas, así como sus capacidades de abstracción, síntesis y análisis, creativi-


dad, pero sobre todo su capacidad de tolerancia a la frustración ante los resulta-
dos, que por lo general no se encuentran los deseados en el primer intento.
Así pues, la investigación se hace por vocación y el investigador dedica su
vida a ello, conoce del campo en que investiga, pero además urge que sepa qué
conocimientos y técnicas de apoyo le son útiles en sus investigaciones. Aquí in-
terviene otra serie más de técnicas, teorías y ciencias auxiliares, pero indispensa-
bles en sus indagaciones, tal es el caso (por ejemplo) de la matemática con todas
sus ramificaciones (aritmética, álgebra, cálculo, ecuaciones diferenciales, …),
estadística y sus divisiones (descriptiva, correlacional, inferencial, probabi-
lidad, diseño de experimentos, toma de decisiones, …) y obviamente de la ad-
ministración para poder aprovechar óptimamente sus recursos. Un investigador
en comunicaciones vía satélite, por ejemplo, debe conocer de modelaje mate-
mático de sistemas dinámicos; un investigador de química debe conocer de ecua-
ciones diferenciales para poder calcular los tiempos de reacción; un economista
de cálculo diferencial e integral para optimizar la inversión y; los investigadores
sociales deben conocer de estadística y probabilidad para poder diseñar y anali-
zar experimentos sociales.
La investigación científica básica a nivel mundial, al parecer, no cuenta con
todo el impulso y presupuesto que serían deseables, a excepción de la investigación
genómica que hoy día cuenta con un apoyo similar al que tuvo la física en la prime-
ra mitad del siglo pasado. La investigación aplicada, que finalmente se traduce en
desarrollos tecnológicos, sí tiene un fuerte impulso mayoritariamente en las indus-
trias informática y farmacéutica, hecho que fácilmente podemos observar por la
cantidad de nuevos softwares que a diario aparecen y de nuevos medicamentos de
patente que demandan con urgencia las nuevas enfermedades. La investigación téc-
nica, por su parte, es objeto de atención en prácticamente todas las instituciones de
educación superior, centros de investigación, empresas consultoras, fuerzas arma-
das, sectores comerciales y financieros y, algunas empresas sobre todo medianas y
grandes cuentan con una dirección o gerencia de investigación y desarrollo que lo
que hacen, por lo general, es investigación técnica y en proporción menor desarro-
llos tecnológicos.
Ahora bien, puesto que la investigación es una fiel y perseverante compañera
del hombre, repasemos cómo es que se realiza la investigación en la práctica y cuáles
son los medios cualitativos o descriptivos y cuantitativos que se utilizan en el proce-
so o método para obtener ese producto que se llama conocimiento científico, cono-
cimiento tecnológico y conocimiento técnico.

209
Epistemología y Metodología

Conceptos y definiciones

La investigación básica y aplicada emplea el método científico que exige, principal-


mente, el estricto cumplimiento de una serie de pasos que pueden cambiar, según la
lógica del investigador y; la rigurosa aplicación de reglas de método, antes de que
ese conocimiento se considere científico, esto es, verdadero, que superó los criterios
de escrutinio más exigentes, las refutaciones más hostigosas y las críticas más seve-
ras. Por otra parte, en palabras de Einstein “El método del teórico consiste en la
emisión de unas hipótesis generales de base, llamadas principios, a partir de los
cuales se podrán deducir resultados. Su actividad consiste, pues en: primero, encon-
trar esos principios, y segundo, sacar conclusiones. Para llevar a cabo la segunda
parte recibe en la escuela los instrumentos adecuados. Por lo tanto, una vez resuelta
la primera parte de su tarea en un campo determinado de actividad, o en un conjun-
to de actividades determinado, saldrá sin duda con éxito de su trabajo si se esfuerza
y razona con perseverancia. Pero lo más importante, es decir, encontrar los princi-
pios que deben servir de base a las deducciones, se presenta bajo aspectos muy dis-
tintos. Para esta parte de la tarea no existe método alguno sistemáticamente aplicable
que pueda ser aprendido y que nos conduzca a la meta (Einstein, 2005, 133). Esto
quiere decir que para pasar de los principios (hipótesis generales) a las deducciones
o conclusiones se puede hacer uso de lo que se aprende en la escuela (matemáticas,
estadística, física, …), pero no es posible seguir un método o usar un marco teórico
para encontrar los principios o hipótesis, para eso no se estudia, para ello se tiene
que “esforzar y razonar con perseverancia”.
Por lo que se refiere a las reglas del método en las ciencias factuales, recorde-
mos que son de tres tipos: a) para encontrar hechos, b) para evaluar el valor de
verdad de las proposiciones (datos e hipótesis) respecto de los hechos y, c) meta
reglas para evaluar la eficacia de las mismas. En el caso de la investigación científica
la metodología, que no el método, trata sobre todo de los dos últimos tipos de re-
glas, en tanto, que el primer tipo, es más bien de cuestiones técnicas que se apren-
den en la escuela. Por tanto, es del campo de la metodología el evaluar las hipótesis
y las teorías factuales, para lo cual existen criterios como la precisión, significancia,
congruencia, etcétera.
Por cuanto a la técnica o investigación técnica se refiere, ésta aborda, en su ma-
yoría, problemas reales o factuales que se atienden y resuelven con el apoyo de
prácticas y métodos que son consecuencia, a su vez, de los procesos científicos y
de la tecnología que se ha ido acumulando a lo largo de los años; por tal motivo
sólo es necesario hacer el uso apropiado y correcto de esos apoyos. Según este pun-
to de vista, entonces, la investigación técnica hace uso, sobre todo, de la primera

210
Operacionalización del método científico

Eventos históricos
1898Ř *.Ř0-$ Ř)0)$)Ř 'Ř 1963Ř .Ř. .$)*Ř )Ř''.Ř 'Ř
 .0-$($ )/*Ř 'Ř-$*Ā +- .$ )/ Ř Ř./*.Ř)$*.āŘ
1903 *.Ř# -()*.Ř-$"#/Ř# )Ř 'Ř
*#)ŘĀŘ )) 4Ā
+-$( -Ř10 '*Ř Ř'Ř$./*-$Ā 1969Ř )Ř'Ř($.$)Ř+*'*Ř Ř $'Ř
1905Ř ' -/Ř$)./ $)Ř+0'$Ř.0Ř -(./-*)"Ř+$.Ř'Ř.0+ -!$$ Ř
Teoría de la relatividad  Ř'Ř 0)Ā
espacialĀ 1989Ř  Ř 'Ř 0-*Ř Ř -'y)āŘ
1914Ř 'Ř-#$0,0 Ř-)$.*Ř (-)*Ř 'Ř!$)Ř Ř'Ř
 -))*Ř(0 - Ř. .$)*Ř )Ř 0 --Ř-yĀ
-% 1*āŘ.0 .*Ř /*))/ Ř Ř 1992Ř  Ř ./'  Ř'Ř)$)Ř0-*+ Ř
'Ř-$( -Ř0 --Ř 0)$'Ā *)Řö÷Ř./*.Ř($ (-*.Ā
1928Ř 'Ř(]$*Ř-$/7)$*Ř' 3) -Ř 1997Ř 'Ř(0)*Ř. Ř )/ -Ř Ř'Ř
' ($)"Ř .0- Ř'Ř+ )$$'$)Ā '*)$)Ř Ř*''4Ā
1939Ř 'Ř %]-$/*Ř' (7)Ř$)1 Ř 2003Ř  Ř*(+' /ŘŘÿÿĀÿĹŘ 'Ř
*'*)$ĂŘ "0)Ř0 --Ř -*4 /*Ř )*(Ř0()*Ā
0)$'Ā 2008Ř -$.$.Ř!$))$ -ŘŘ)$1 'Ř(0)$'Ř
1945Ř )5($ )/*Ř Ř'Ř*(Ř +*-Ř'ŘyŘ Ř'.Ř#$+*/ .Ř
/($Ř.*- Ř$-*.#$(Ā  Ř-$ ."*Ř )Ř./*.Ř)$*.Ā
1949Ř *Ř. Ř0)"Ř+-*'(Ř'Ř 2010Ř .Ř- Ř'Ř+-$( -Ř!*-(Ř
 +Ç'$Ř*+0'-Ř#$)Ā  Ř1$Ř-/$!$$'āŘ'Ř/ -$Ř
1953Ř /.*)Ř4Ř-$&Ř+0'$)Ř 'Ř SynthiaĀ
#''5"*Ř Ř'Ř#]'$ Ř 'ŘĀ (Las fechas clave de la historia del mundoāŘ÷õööĞ

categoría de reglas que están relacionadas con la observación y pericia para encon-
trar hechos y, en buena medida con el conjunto de reglas del segundo tipo, cuando
se ha de evaluar el valor de verdad de los datos respecto de los hechos.
En resumen se podría deducir que tanto la ciencia (básica y aplicada) como la
técnica hacen uso de instrumentos y métodos (modos epistémicos) para generar
conocimiento o resolver problemas, con la salvedad de que el conocimiento cientí-
fico siempre tiene que evaluar, valiéndose de la metodología, el valor de la verdad
de los datos e hipótesis respecto de los hechos y, primordialmente, debe evaluar la
eficiencia de las reglas de método.
El método de investigación, igual 'Ř(]/**Ř$ )/y!$*Ř .Ř 'Ř*)%0)/*Ř
que el concepto de ciencia, es tema de  Ř /+.Ř4Ř- "'.Ř,0 Ř. ›')Ř 'Ř
polémica incesante, ya que en torno a +-* $($ )/*Ř+-Ř'' 1-ŘŘ*Ř
éste se han constituido numerosas es- 0)Ř$)1 ./$"$)āŘ04*.Ř- .0'/*.Ř
. )Ř +/*.Ř*(*Ř17'$*.Ř+-Ř
cuelas, tendencias, y paradigmas filosó-
'Ř*(0)$Ř$ )/y!$Ā
ficos y epistemológicos, los cuales han

211
Epistemología y Metodología

contribuido a alimentar numerosas in-


Anecdotario filosófico quietudes sobre el verdadero significado
-'Ř -3Ř+.Ř0 )Ř+-/ Ř Ř.0Ř y uso efectivo del método.
1$Ř$)1 ./$")*Ř )Ř'Ř$'$*/ Ř Es frecuente considerar al método
 'Ř 0. *Ř-$/7)$*ĀŘ'Ř*% /*Ř!0)-
científico desde un solo enfoque, desco-
( )/'Ř Ř.0Ř ./0$*Ř)*Ř -Ř*/-*Ř
,0 Ř . )/-›-Ř'.Ř-/ -y./$.Ř nociendo sus bondades y posibilidades
 Ř'Ř.*$ Ř+$/'$./ĀŘ y, por lo tanto, se tiende a utilizar un
$)'( )/ āŘ.0.Ř$)1 ./$"$*) .Ř mismo método para cualquier tema de
0'($)-*)Ř )Ř'Ř+0'$$)Ř Ř'Ř investigación. Así, se desconoce que hay
,0 Ř. Ř*).$ -Ř.0Ř+-$)$+'Ř*-ĂŘ pluralidad de métodos y que el uso de
El capitalĀ uno determinado depende del objeto,
Ř  -*Ř*)Ř/)/*Ř$)1 ./$"-Ř -3Ř
del problema de investigación y de las
 ./ )$Ř 'Ř0$*Ř Ř*/-*.Ř
.+ /*.Ř(7.Ř*/$$)*.Ř Ř.0Ř hipótesis a probar en el estudio por rea-
1$ĀŘ\'Ř4Ř.0Ř!($'$Ř1$1$ -*)Ř.$ (+- Ř lizar (Augusto, 2006, 68).
)Ř0).Ř*)$$*) .Ř./)/ Ř#0- Para Mario Bunge en investigación,
($' .Řĝ.0Ř+-$)$+'Ř!0 )/ Ř Ř$)"- - el método científico es el conjunto de
.*.Ř -)Ř'*.Ř-/y0'*.Ř,0 Ř .-$yŘ etapas y reglas que señalan el procedi-
+-Ř'"0)*.Ř+ -$$*.Ř4Ř'Ř40Ř miento para llevar a cabo una investiga-
,0 Ř- $yŘ Ř.0Ř($"*Ř4Ř*'*--
ción, cuyos resultados sean aceptados
*-Ř-$ -$#Ř)" '.ĞĀŘ Ř#yŘ,0 āŘ
'"Ç)Ř/$ (+*Ř .+0].Ř Ř.0Ř(0 -- como válidos para la comunidad cientí-
/ āŘ.0Ř#$%āŘ
))4Ř -3āŘ*( )/-Ă fica (citado por Augusto, 2006, 66).
Dentro del modelo general de in-
%'7Ř($Ř,0 -$*Ř+- Ř#0$ -Ř+-
vestigación científica, existen también
.*Ř'"Ç)Ř/$ (+*Ř,0$-$ )*Ř-
+$/'Ř )Ř'0"-Ř Ř'$($/-. ŘŘ .-$$-Ř muchas versiones de métodos o proce-
.*- Ř]'Ā sos de investigación.
Son 11 los pasos (el número puede
ĝ*)57' 5āŘ÷õõþāŘöúøĞĀ
cambiar) que en su mayoría abordan los
metodólogos para desarrollar en la prác-
tica, una investigación científica o técnica, sin soslayar que durante y después de
aplicar esta secuencia de pasos, el conocimiento científico debe probar sus hipótesis
y teorías valiéndose de los dos últimos tipos de reglas que se han mencionado con
anterioridad. Esos 11 pasos convencionales se sugiere estén en la mente del investi-
gador novel para que no se extravíe en las primeras incursiones que realice en los
laberintos del conocimiento, son los siguientes:

I. Concebir la idea. Observar la realidad.


II. Plantear el problema con sus proposiciones de apoyo.
III. Definir los alcances de la investigación.
IV. Seleccionar el diseño.

212
Operacionalización del método científico

V. Elaborar el marco teórico.


VI. Plantear las hipótesis.
VII. Seleccionar la muestra.
VIII. Recolectar los datos.
IX. Procesar la información (datos).
X. Analizar y discutir los resultados.
XI. Presentar el informe.

Concebir la idea. Observar la realidad


El investigador teórico concibe ideas, el investigador experimental observa hechos. El
primero se basa en la razón, mientras que el segundo tiene como plataforma la ex-
periencia o sentido común. El teórico se podría preguntar qué sigue después de
la vida, en tanto que el práctico se preguntaría qué hacer para vivir mejor. La mente
no tiene límites, el sentido de la vista sí. Toda la naturaleza se puede observar y todo
es susceptible de investigación, los reinos animal, vegetal y mineral todavía escon-
den muchos secretos que el hombre necesita descubrir y develar. Además de lo que
se puede pensar y observar, se dispone de una fuente inagotable de información. El
solo hecho de voltear la vista a la bóveda celeste proporciona material para no ter-
minar una investigación. Podemos recurrir a información ya disponible en expe-
riencias, escritos, teorías, descubrimientos, creencias, intuiciones, conversaciones y
otras, que en cualquier rincón de nues-
tra biodiversidad está esperando para Cápsula cultural
ser abordada; unos ejemplos serían en 4+/$āŘ'Ř+-$( -Ř(/ (7/$
concreto el “metro”, el estadio, el hospi-
4+/$ŘĝøýõĖúöûĞŘ .Ř*).$ -Ř'Ř+-$( -Ř"-)Ř(/ (7/$Ř
tal, la fábrica, el mar, los bosques y toda  Ř'Ř#$./*-$ĀŘ' )/*Ř.0Ř/' )/*Ř+*-Ř.0Ř+- Ř# *)āŘ
la infinidad de objetos que observamos (/ (7/$*Ř )Ř' %)-yāŘ4+/$Ř ./Ř )Ř" *( /-yŘ4Ř
y de ideas que podemos concebir. -$/(]/$āŘ+-*!0)$5Ř )Ř'.Ř*-.Ř Ř0'$ .Ř4Ř$*!)/*āŘ
+0$ )*Ř. -Ř'$!$Ř*(*Ř0)Ř) *+$/"-$Ā
Ř 0 Ř+-*! .*-Ř- *)*$Ř4Ř0)Ř!$'.*!Ř) *+'/)$Ř Ř
¿Cómo se originan las ]3$/*Ř+*+0'-ĀŘ./Ř+*+0'-$Ř/01*Ř*). 0 )$.Ř) !./.ĂŘ
investigaciones? .0Ř(0 -/ Ř1$*' )/Ř+*-Ř 'Ř/,0 Ř Ř0)Ř"-0+*Ř-$./$)*Ř
-$'ĀŘ *Ř,0 Ř )Ř.0ŘyŘ!0 -*)Ř"-) .Ř$ ' .Ř!$'*.!$*.Ř
-)Ř1$./*.Ř )Ř,0 ''Ř]+*Ř*(*Ř+")$.(*Ř Ř4+/$Ř!0 Ř
Las investigaciones se originan en ideas.
0)Ř1y/$(ĀŘ -*Ř 'Ř % (+'*Ř Ř4+/$Ř. Ř#Ř*)1 -/$*Ř )Ř
Para iniciar una investigación siempre - ! - )/ Ř+-Ř'Ř#$./*-$Ř Ř'.Ř*)/-$0$*) .Ř! ( )$).ŘŘ
se necesita una idea. Las ideas constitu- '.Ř(/ (7/$.Ā
yen el primer acercamiento a la realidad
ĝ'.$)āŘ÷õõþāŘøõŘ4ŘøöĞĀ
que habrá de investigarse.

213
Epistemología y Metodología

Existe una gran variedad de fuentes


3$./ Ř0)Ř"-)Ř1-$ Ř Ř!0 )/ .Ř
que pueden generar ideas de investiga-
,0 Ř+0  )Ř" ) --Ř$ .Ř Ř
ción, entre las cuales podemos mencionar
$)1 ./$"$)āŘ )/- Ř'.Ř0' .Ř
+* (*.Ř( )$*)-Ř'.Ř 3+ -$ )$.Ř las experiencias individuales, materiales
$)$1$0' .āŘ(/ -$' .Ř .-$/*.Ř escritos (libros, revistas, periódicos y te-
ĝ'$-*.āŘ- 1$./.āŘ+ -$$*.Ř4Ř/ .$.ĞāŘ sis), teorías, descubrimientos producto
/ *-y.āŘ .0-$($ )/*.Ř+-*0/*Ř de investigaciones, conversaciones per-
 Ř$)1 ./$"$*) .āŘ*)1 -.$*) .Ř sonales, observaciones de hechos (Her-
+ -.*)' .āŘ*. -1$*) .Ř Ř nández et al., 1999, 2).
# #*.Ā

Búsqueda de posibles temas de investigación


El tema es la idea general del campo del conocimiento de una disciplina, en el
cual hay interés para realizar una investigación.
Los temas de investigación surgen de diversas formas, y para descubrirlos se
necesita interés por la investigación y una actitud dinámica y reflexiva respecto de
los diferentes conocimientos existentes en cada profesión.
Entre las distintas formas generadoras de temas de investigación se encuentran
las siguientes (Augusto, 2006, 76 y 77):

 t-BMFDUVSBSFGMFYJWBZDSÓUJDBEFMJCSPT SFWJTUBTFTQFDJBMJ[BEBTZEFNÉTEPDVNFOUPT
que plantean reflexiones sobre la respectiva disciplina o que, siendo de otra,
aportan algo a la propia disciplina de interés.
 t-BQBSUJDJQBDJØOBDUJWBFODPOGFSFODJBT DPOHSFTPT EJTDVTJPOFTZEFNÉTGPSNBTEF
exposición y reflexión de temas. Es usual que en estos eventos académicos los
expositores y otras personas del público planteen reflexiones que llegan a conver-
tirse en temas objeto de investigación.
 t-BFYQFSJFODJBJOEJWJEVBM$BEBQFSTPOB TJOQSPQPOÏSTFMP USPQJF[BNVDIBTWF-
ces con interrogantes acerca de su disciplina en particular o sobre el quehacer de
la ciencia en general, que bien podrían considerarse temas de investigación.
 t-BQSÉDUJDBQSPGFTJPOBM&TVOFYDFMFOUFFTQBDJPQBSBHFOFSBSUFNBTEFJOWFTUJHB-
ción, cuando se es un profesional crítico y con deseos de aportar a la disciplina
propia.
 t&MBVMBEFDMBTF*OEFQFOEJFOUFNFOUFEFMNÏUPEPEJEÉDUJDPRVFTFVUJMJDFFOFM
aula, si el alumno es activo y reflexivo, se encontrará con muchas interrogantes
que, bien formuladas, serían temas de investigación.
 t-PTDFOUSPTEFJOWFTUJHBDJØO.VDIBTVOJWFSTJEBEFTUJFOFDFOUSPTEFJOWFTUJHBDJØO
donde se buscan generar y desarrollar líneas de investigación en su respectiva
disciplina.

214
Operacionalización del método científico

 t0SHBOJTNPT JOUFSFTBEPT FO MB JOWFTUJHBDJØO .VDIBT JOTUJUVDJPOFT EFTFBO EF


sarrollar proyectos de investigación tendientes a resolver problemas de su compe-
tencia. Es importante estar atentos a estas instituciones, porque, a la vez que
tienen definidos los temas de interés para la investigación, aportan recursos fi-
nancieros, humanos y técnicos, y son un excelente medio para aprender a inves-
tigar con el apoyo de expertos.
 t-PTQSPGFTPSFT"MHVOPTUSBCBKBEPSFTEPDFOUFTFTUÉOJOUFSFTBEPTFOJOWFTUJHBSVO
tema determinado y requieren apoyo del alumno para desarrollarlo.

Selección del tema de investigación

Cualquier investigación se origina en una duda, inquietud o pregunta acerca de un


tema que interesa al investigador.
La selección del tema o del problema que se va a estudiar, es el primer paso
como ya se ha mencionado para llevar a cabo una investigación. De la observación
cotidiana pueden surgir muchos de los temas por investigar; de hecho, un problema
no es más que el cuestionamiento a la existencia de un fenómeno determinado. Sin
embargo, no todos los problemas son apropiados para realizar trabajos de investi-
gación, debido a sus características y a las posibilidades y recursos disponibles.
En seguida se sugieren algunas características que debe reunir el tema de inves-
tigación (Münch y Ángeles, 2007, 43):

 tFactibilidad. El problema que se va a investigar debe ser susceptible de estudiarse


tomando en cuenta los recursos de tiempo, el acceso a la información, el grado
de dificultad y el financiamiento con que se cuenta.
 tNovedad y originalidad. La investigación científica persigue la búsqueda de nue-
vos conocimientos. Por otra parte, debe evitarse la duplicidad en los temas de
investigación.
 tImportancia. El problema que se ha de investigar debe ser actual y aplicable, de
tal manera que su resolución aporte algo a un área de conocimiento y de ser po-
sible a la sociedad.
 tInterés. El problema debe representar un reto lo suficientemente importante para
el investigador, de manera que todos los obstáculos y el trabajo que implica una
investigación sean salvados, al ser tema de estudio significativo para su vida pro-
fesional y personal.
 tPrecisión. El tema debe ser lo más concreto y específico posible, ya que un pro-
blema demasiado general, amplio o vago, sólo conduce a confusiones y a pérdida
de tiempo, esfuerzo y recursos.

215
Epistemología y Metodología

 t Lineamientos de investigación. El tema responde a los lineamientos de investi-


gación de la institución académica donde va a realizarse la investigación.

Ř$ )$Ř) Ř4Ř0'($)Ř*)Ř


La observación
'Ř*. -1$)ĀŘ./Ř/])$Ř .Ř'Ř
La obtención de información es una de (7.Ř)/$"0Ř4Ř'Ř(7.Ř/0'Ř )Ř 'Ř
las etapas más importantes del proceso +-* .*Ř Ř*)*$($ )/*ĀŘ Ř
de investigación científica, ya que es el *. -1$)Ř$)'04 Ř . Ř'*.Ř
+-*Ř $($ )/*.Ř$)!*-(' .āŘ*(*Ř
fundamento para la definición del pro-
'Ř*. -1$)Ř.0'āŘ#./Ř'*.Ř
blema, el planteamiento y la compro- (7.Ř.$./ (/$5*.āŘ*(*Ř.*)Ř'*.Ř
bación de la hipótesis, la elaboración 3+ -$( )/*.Ř Ř'*-/*-$*Ā
del marco teórico y del informe de re-
sultados. Dentro de este contexto, la observación es la técnica de investigación por
excelencia; es el principio y la validación de toda teoría científica.
La ciencia nace y culmina con la observación. Esta técnica es la más antigua y la
más actual en el proceso de conocimiento. La observación incluye desde los proce-
dimientos informales, como la observación casual, hasta los más sistematizados,
como son los experimentos de laboratorio.
En su acepción más general, observar equivale a mirar con detenimiento; es la
forma más usual con la que se obtiene información acerca del mundo circundante.
Para que la observación pueda ser considerada como científica debe reunir los
siguientes requisitos (Münch y Ángeles, 2007, 37 y 38):

a) Tener objetivos específicos.


b) Proyectarse hacia un plan definido y un esquema de trabajo.
c) Sujetarse a comprobación.
d) Controlarse sistemáticamente.
e) Validez y confiabilidad.
f ) Los resultados de la observación deben plasmarse por escrito, preferentemente en
el momento exacto en que están transcurriendo.

Durante el proceso de investigación la observación se utiliza desde el plantea-


miento del problema hasta la preparación del informe. La mayoría de los estudios
van precedidos de una observación no regulada del problema, y conforme se avanza
en ellos, se usan técnicas de investigación más precisas.
En resumen (Hernández et al., 1999, 6):

 t-BTJOWFTUJHBDJPOFTTFPSJHJOBOEFJEFBT MBTDVBMFTQVFEFOQSPWFOJSEFEJTUJOUBT
fuentes y la calidad de dichas ideas no está necesariamente relacionada con la
fuente de donde provengan.

216
Operacionalización del método científico

 t'SFDVFOUFNFOUFMBTJEFBTTPOWBHBTZ
)Ř$)1 ./$"$)Ř'Ř/- Ř(7.Ř-0Ř
deben ser traducidas en problemas
4Ř*(+' %Ř .Ř+')/ -Ř 'Ř+-*' (Ā
más concretos de investigación, para
lo cual se requiere una revisión bibliográfica de la idea.
 t-BTCVFOBTJEFBTEFCFOBMFOUBSBMJOWFTUJHBEPS TFSOPWFEPTBTZTFSWJSQBSBMBFMB-
boración de teorías y la resolución de problemas.

Plantear el problema de investigación


En investigación la tarea más ardua y compleja es plantear el problema. El término
“problema” como lo señala Samaja (1997) sólo tiene su campo de aplicación en los
sistemas orgánicos y sociales. Ni los cuerpos físicos ni las reacciones químicas en-
frentan problemas, puesto que sus respectivos procesos no se orientan hacia a una
meta. Problemas como éstos, son problema en tanto y en cuanto una humanidad
los subsume como relevantes en el campo de su propia reproducción y bienestar. Es
común que antes de plantear el problema se conozca la situación problemática,
pues está el reto de transformar un cierto problema de conocimiento en un proble-
ma de investigación general o de investigación científica, de ser el caso. Primero se
tiene que conocer el contexto donde se encuentra el problema para que en seguida
se pueda plantear el problema.
Para que un problema “relevante” de conocimiento pueda ser considerando
como problema científico se precisa al menos de dos condiciones: a) que no existan
soluciones disponibles en el conjunto de los conocimientos preexistentes en la esfe-
ra de acción en la que aparece el problema; y b) que el contenido y alcance de los
interrogantes planteados sean especificados de manera detallada y sistémica.
El planteamiento del problema:

 t&YQSFTBVOBSFMBDJØOFOUSFEPTPNÉTWBSJBCMFT
 t%FCF GPSNVMBSTF DMBSBNFOUF Z TJO BNCJHàFEBE DPNP QSFHVOUB {RVÏ FGFDUPy 
{FO RVÏ DPOEJDJPOFTy  {DVÉM FT MB QSPCBCJMJEBE EFy  {DØNP TF SFMBDJPOBy
DPOy
 t*NQMJDBMBQPTJCJMJEBEEFSFBMJ[BSVOBQSVFCBFNQÓSJDB FOGPRVFDVBOUJUBUJWP
P
una recolección de datos (enfoque cualitativo) (Kerlinger y Lee, 2002, 23).

Elementos del planteamiento del problema

Los elementos que contiene el planteamiento del problema son:

217
Epistemología y Metodología

 t0CKFUJWPTEFMBJOWFTUJHBDJØOa) general, y b) específicos.


 t1SFHVOUBTEFJOWFTUJHBDJØO
 t+VTUJGJDBDJØO
 t.ÏUPEP

a) Objetivos de la investigación.
  t 4POQSPQØTJUPTRVFTFEFTFBOBMDBO[BSDPOMBJOWFTUJHBDJØO
  t 3FTQPOEFOBMBTQSFHVOUBT26³ T
TFQSFUFOEFBMDBO[BS
  t %FCFOFYQSFTBSTFDPODMBSJEBE QVFTTPOMBTHVÓBTEFMFTUVEJP
  t $PNÞONFOUFVUJMJ[BEPT
– General. Relacionado con el planteamiento del problema.
– Específicos. Relacionados con el objetivo general.

b) Preguntas de investigación.
  t 4FPSJFOUBOIBDJBMBTSFTQVFTUBTRVFTFCVTDBODPOMBJOWFTUJHBDJØO
  t 4FBTPDJBO HFOFSBMNFOUF DPOMPTPCKFUJWPTFTQFDÓGJDPT
  t %FDBEBPCKFUJWPFTQFDÓGJDPEFCFQMBOUFBSTF BMNFOPT VOBQSFHVOUBEFJOWFTUJ-
gación.

c
 +VTUJGJDBDJØO
  t *OEJDBFMQPSRVÏEFMBJOWFTUJHBDJØOFYQPOJFOEPTVTSB[POFT
  t $SJUFSJPT"DLPGG 

– Conveniencia.{2VÏUBODPOWFOJFOUFFT {QBSBRVÏTJSWF
– Relevancia social.{$VÉMFTMBUSBTDFOEFODJBTPDJBM {BRVJÏOTFCFOFGJDJBSÉ 
{EFRVÏNPEP {RVÏBMDBODFTPDJBMUJFOF
– Implicaciones prácticas.{"ZVEBSÉBSFTPMWFSBMHÞOQSPCMFNBQSÉDUJDP {UJF-
OFJNQMJDBDJPOFTUSBTDFOEFOUBMFT
– Valor teórico.{4FMMFOBSÉBMHÞOIVFDPEFMDPOPDJNJFOUP {MBJOGPSNBDJØO
SFGPS[BSÉBMHVOBUFPSÓB {TFQPESÉOHFOFSBMJ[BSMPTSFTVMUBEPT
– Utilidad metodológica.{"ZVEBSÉBDSFBSVOOVFWPJOTUSVNFOUPQBSBSFDP-
MFDUBSPBOBMJ[BSEBUPT {NFKPSBSÉMBGPSNBEFFYQFSJNFOUBSDPOVOBPNÉT
WBSJBCMFT {DSFBSÉVOBOVFWBNFUPEPMPHÓB

d) Método.
  t %
 JBHSBNB EF GMVKP EF MPT QBTPT B TFHVJS FO FM EFTBSSPMMP EF MB JOWFTUJHBDJØO
Generalmente se comenta.

218
Operacionalización del método científico

Definir los alcances de la investigación


Un elemento que se formula después del problema son los objetivos, que consiste
en decir qué nivel de respuesta estamos empeñados en buscar. Los objetivos pueden
hacer mención a niveles meramente exploratorios, descriptivos, de búsqueda de po-
sibles factores causales, de verificación experimental e incluso de reformulación
completa del marco teórico persiguiendo una finalidad demostrativa (Samaja, 1997,
250). Es así que el planteamiento del problema se encuentra en congruencia con
los objetivos y éstos ya anuncian hasta donde va a llegar la investigación, es de-
cir, los objetivos apuntan a una investigación que pudiera ser de resultados explora-
torios, descriptivos, explicativos o críticos. Por lo anterior, es recomendable que el
investigador después de formular sus objetivos tenga en mente sus alcances, que
bien puede escribirlo como parte de la investigación. En caso de no escribirlo es
necesario que sí lo tenga presente en la mente durante el proceso de investigación.
Una vez que se ha efectuado la revisión de la literatura y se ha afinado el plan-
teamiento del problema, se piensa en el alcance de la investigación la cual puede ser
(Hernández et al., 1999, 57-71):

 t&YQMPSBUPSJB
 t%FTDSJQUJWB
 t$PSSFMBDJPOBM
 t&YQMJDBUJWB

&T EFDJS  {IBTUB EØOEF  FO UÏSNJOPT EF DPOPDJNJFOUP  FT QPTJCMF RVF MMFHVF
OVFTUSPFTUVEJP
Ningún tipo de estudio es superior a los demás, todos son significativos y valio-
sos. La diferencia para elegir uno u otro tipo de investigación estriba en el grado de
desarrollo del conocimiento respecto al tema a estudiar y a los objetivos planteados.
Los estudios exploratorios sirven para preparar el terreno y por lo común ante-
ceden a los otros tres tipos. Los estudios descriptivos, por lo general, fundamentan
las investigaciones correlacionales, las cuales a su vez proporcionan información
para llevar a cabo estudios explicativos que generan un sentido de entendimiento y
son altamente estructurados.
{%FRVÏEFQFOEFRVFTFJOJDJFDPOBMHVOPEFFTUPTBMDBODFT

 t%FMFTUBEPEFMDPOPDJNJFOUPTPCSFFMUFNBEFJOWFTUJHBDJØO
 t%FMFOGPRVFRVFTFQSFUFOEBEBS

219
Epistemología y Metodología

I. Los estudios exploratorios tienen por objeto esencial familiarizarnos con un tópi-
co desconocido o poco estudiado, o novedoso. Esta clase de investigaciones sir-
ven para desarrollar métodos a utilizar en estudios más profundos.

)Ř1 5Ř,0 Ř. Ř#Ř ! /0*Ř'Ř Estudios exploratorios:


- 1$.$)Ř Ř'Ř'$/ -/0-Ř4Ř. Ř#Ř
!$)*Ř 'Ř+')/ ($ )/*Ř 'Ř t V alor. Sirven para familiarizarse con
+-*' (āŘ. Ř+$ ).Ř )Ř 'Ř') Ř
fenómenos relativamente desconoci-
 Ř'Ř$)1 ./$"$)Ř'Ř0'Ř+0  Ř
. -ĂŘ 3+'*-/*-$āŘ .-$+/$1āŘ dos.
*-- '$*)'Ř4Ř 3+'$/$1Ā t Propósito. Examinar un tema o pro-
blema poco estudiado, del cual se
tienen muchas dudas o no se ha observado antes.
 tEjemplos. Genoma humano, estudios pioneros del SIDA, primeras investigacio-
OFTEF'SFVE

II. Los estudios descriptivos sirven para analizar cómo es y se manifiesta un fenó-
meno y sus componentes.

Estudios descriptivos:

 tValor. Sirven para ubicar las variables y recolectar datos que muestren un evento,
comunidad, fenómeno, hecho, contexto o situación que ocurre.
 tPropósitos. a) Especificar las propiedades, las características y los perfiles impor-
tantes de personas, grupos, comunidades o cualquier otro fenómeno que se so-
meta a su análisis. b) Medir o recoger información sobre los conceptos o sobre las
variables. c) Pueden ofrecer la posibilidad de predicciones o relaciones aunque
sean poco elaboradas.
 tEjemplos. Censo nacional, seguidores de partidos políticos, votos, imagen, mo-
tivación en el trabajo.

III. Estudios correlacionales. Pretenden ver cómo se relacionan o vinculan diver-


sos fenómenos entre sí, o si no se relacionan.

Estudios correlacionales:

 tValor. Explicativo aunque parcial.


 tPropósito. Evaluar la relación entre dos o más conceptos, categorías o variables.
 tUtilidad. Saber cómo se puede comportar un concepto o una variable conocien-
do el comportamiento de otras variables relacionadas.

220
Operacionalización del método científico

 tEjemplos. Las relaciones entre la calificación y el tiempo de estudio, entre el nivel


de llenado en embotellado y la presión.

IV. Estudios explicativos. Buscan encontrar las razones o causas que provocan cier-
tos fenómenos.

Estudios explicativos:

 tValor. Mayor estructuración y proporcionar sentido del entendimiento.


 tPropósito. Entender el fenómeno y responder a las causas de los eventos, sucesos
y fenómenos físicos o sociales.
 tEjemplos. Si el volumen de un gas es constante, a un incremento en la tempera-
tura, seguirá un incremento en la presión.

Una misma investigación puede abarcar fines exploratorios, en su inicio, y ter-


minar siendo descriptiva, correlacional y hasta explicativa. Todo según los objetivos
del investigador.

Seleccionar el diseño
Se ha mencionado que el objetivo de la
ciencia es la teoría, explicar los fenóme- 'Ř/]-($)*Ř$. ›*Ř Ř$)1 ./$"$)Ř
nos naturales. A su vez, existen distintos . Ř- !$ - Ř'Ř+')Ř*Ř ./-/ "$Ř
*) $Ř+-Ř- .+*) -ŘŘ'.Ř
tipos de teorías que tienen alcances dife-
+- "0)/.Ř Ř$)1 ./$"$)Ā
rentes y, por tanto, también demandan
de diseños de investigación diferentes,
así es que dependiendo de la categoría de investigación es el tipo de diseño. Como
un paréntesis comentemos que las teorías, es decir, los sistemas hipotéticos-
deductivos, pueden clasificarse según: a) el asunto (o clase referencial o universo del
discurso) que puede ser formal o factual; b) el rango, el grado de generalidad que
posee, que puede ser: reducida, mediana, amplia o inmensa y de andamiaje, que
dicho de otro modo sería: teoría especial o modelo teórico (modelo de péndulo
TJNQMF
UFPSÓBHFOFSBMUBNCJÏOMMBNBEBEFSBOHPNFEJP NPEFMPFDPOØNJDPLFZ-
nesiano), teoría hipergeneral (teoría sintética de la evolución) y, teoría de andamia-
je (teoría general de sistemas); c) la profundidad por el grado en que explica los
hechos o ideas y; d) la organización que refleja la manera en que nació la teoría, se
nutrió, se aplicó o se enseñó.

221
Epistemología y Metodología

¿Qué es el diseño de investigación?

El término diseño de investigación se refiere al plan o estrategia concebida para res-


ponder a las preguntas de investigación. El diseño señala al investigador lo que debe
hacer para alcanzar sus objetivos de estudio, contestar las interrogantes que se ha
planteado y analizar la certeza de las hipótesis formuladas en un contexto en par-
ticular (Hernández et al., 1999, 106).
Para Kerlinger y Lee (2002, 403-404) el diseño de investigación:

 t&TFMQMBOZMBFTUSVDUVSBEFMBJOWFTUJHBDJØO ZTFDPODJCFEFEFUFSNJOBEBNBOFSB
para obtener respuestas a las preguntas de investigación.
 t&MQMBOFOFMFTRVFNBPQSPHSBNBHFOFSBMEFMBJOWFTUJHBDJØOJODMVZFVOCPTRVF-
jo de lo que hará el investigador, desde formular las hipótesis y sus implicaciones
operacionales hasta el análisis final de los datos.
 t&YQSFTBUBOUPMBFTUSVDUVSBEFMQSPCMFNB DPNPFMQMBOEFJOWFTUJHBDJØOVUJMJ[BEP
para obtener evidencia empírica sobre las relaciones del problema.

Propósitos del diseño de investigación

Los diseños de investigación funcionan en conjunto con las hipótesis de investiga-


ción para generar una respuesta confiable y válida.
Los diseños de investigación también pueden indicar qué prueba estadística se
debe emplear para analizar los datos recolectados a partir de ese diseño.
Los propósitos del diseño de investigación son entonces (Kerlinger y Lee, 2002,
404 y 416):

 t1SPQPSDJPOBSSFTQVFTUBTBQSFHVOUBTEFJOWFTUJHBDJØO
 t$POUSPMBSMBWBSJBO[B

Tipos de diseño para investigar

Con el propósito de responder a las preguntas de investigación planteadas y someter


a prueba las hipótesis formuladas se selecciona un diseño específico de investiga-
ción. Los diseños pueden ser experimentales o no experimentales.
El término experimento puede tener al menos dos acepciones, una general y
otra particular. La general se refiere a “tomar una acción” y después observar las
consecuencias. Este uso del término es bastante coloquial; así hablamos de “experi-
mentar” cuando mezclamos sustancias químicas y vemos la reacción de este hecho.

222
Operacionalización del método científico

Tipos de diseño para investigar (Campbell y Stanley, 1966)


⎪ –Experimento “puro” (verdaderos).

Experimentales ⎨ –Preexperimentos.
⎪ –Cuasiexperimentos.


⎪ –Descriptivos.
⎧ –Transeccionales o ⎪ –Exploratorios.
⎪ ⎨
⎪ transversales ⎪ –Correlacionales.

⎪ ⎩ Causales.

No experimentales ⎨
⎪ ⎧ –De tendencia o trend.
⎪ ⎪
⎪ –De evolución de grupo
⎪ –Longitudinales ⎨
⎪ ⎪ o de cohorte.
⎩ ⎪ –Paneles.

La esencia de la acepción general de experimento es que requiere la manipulación


intencional de una acción para analizar sus posibles efectos.
La acepción particular, más armóni-
ca con un sentido científico del término, *)Ř 'Ř+-*+.$/*Ř Ř- .+*) -Ř
se refiere a “un estudio de investigación Ř'.Ř+- "0)/.Ř Ř$)1 ./$"$)Ř
+')/ .Ř4Ř.*( / -ŘŘ+-0 Ř'.Ř
en el que se manipulan deliberadamen-
#$+/ .$.Ř!*-(0'.Ř. Ř. ' $*)Ř
te una o más variables independientes
0)Ř$. ›*Ř .+ y!$*Ř Ř$)1 ./$"$)ĀŘ
(supuestas causas) para analizar las con- *.Ř$. ›*.Ř+0  )Ř. -Ř
secuencias que la manipulación tiene 3+ -$( )/' .Ř*Ř)*Ř 3+ -$( )/' .Ā
sobre una o más variables dependientes
(supuestos efectos), dentro de una situación de control para el investigador” (Her-
nández et al., 1999, 107).
Los experimentos “auténticos o puros” manipulan variables independientes
para ver sus efectos sobre variables dependientes en una situación de control.
Si tomamos la acepción general del término “experimento”, los preexperimen-
tos, los experimentos “verdaderos” y los cuasiexperimentos podrían considerarse
experimentos, ya que “toman una acción” y miden sus efectos. En cambio si toma-
mos la acepción particular, sólo los experimentos “puros” serían “experimentos” y
ambos conceptos se considerarían equiparables (Hernández et al., 1999, 107).

223
Epistemología y Metodología

Diseños experimentales

El diseño experimental es aquel en el que el investigador manipula por lo menos


una variable independiente (Kerlinger y Lee, 2002, 420).
En la investigación experimental existen diversos tipos de diseño, que se clasi-
GJDBOEFEJGFSFOUFTGPSNBT4JOFNCBSHP MBDMBTJGJDBDJØONÉTVTBEB TFHÞO4BMLJOEF
investigadores como Briones, es la de Campbell y Stanley, quienes identifican tres
categorías generales de diseños de investigación: preexperimentales, cuasiexperi-
mentales y experimentales verdaderos (citado por Augusto, 2006, 147).
1BSB4BMLJOE FTUBDMBTJGJDBDJØOTFGVOEBNFOUBFOEPTDBSBDUFSÓTUJDBTCÉTJDBTEF
los diseños: 1) el grado de control que se ejerce sobre las variables objeto de estudio,
y 2) el grado de aleatoriedad con que se asignan los sujetos de la investigación a un
grupo o a varios de ellos.
Los diseños preexperimentales son los que presentan el más bajo control de
variables y no se realiza asignación aleatoria de los sujetos al experimento, mien-
tras que los diseños experimentales puros o verdaderos se caracterizan por un alto
grado de control de las variables y porque existe asignación aleatoria de los sujetos
a los grupos (experimental y control) participantes en la investigación (Augusto,
2006, 147).

Diseños experimentales verdaderos

Para que en investigación un diseño sea un experimento verdadero, se requiere que


exista una manipulación intencional de una o más variables independientes, que se
realice asignación aleatoria de los sujetos participantes en la investigación a cada
uno de los grupos (experimental y de control), y que se ejerza un riguroso control
sobre las variables objeto de medición y sobre las variables extrañas que pueden
tener algún impacto en los resultados del experimento.
Los diseños experimentales verdaderos tienen el propósito de analizar si una o
más variables independientes afectan una o más variables dependientes y por qué
las afectan. Existe una gran cantidad de diseños de investigación a través de los cua-
les puede hacerse investigación pura.

Diseños cuasiexperimentales

Los diseños cuasiexperimentales se diferencian de los experimentales verdaderos


porque en éstos el investigador ejerce poco control o ningún control sobre las varia-
bles extrañas, los sujetos participantes de la investigación se pueden asignar aleato-
riamente a los grupos y algunas veces se tiene grupo de control.
Estos diseños usualmente se utilizan para grupos ya constituidos.

224
Operacionalización del método científico

Diseños preexperimentales
Los diseños preexperimentales son aquellos en los que el investigador no ejerce
ningún control sobre las variables extrañas o intervinientes, no hay asignación alea-
toria de los sujetos participantes de la investigación ni hay grupo control.

$. ›*Ř*)Ř( $$)Ř+- 1$Ř4Ř


+*./ -$*-Ř*)Ř"-0+*Ř Ř*)/-*'

$. ›*.Ř Ř*'*()Ř+-Ř0/-*Ř


"-0+*.
Experimentales
verdaderos $. ›*.Ř*)Ř( $$)Ř+- 1$Ř4Ř
"-0+*Ř Ř*)/-*'

$. ›*.Ř Ř. -$ .Ř-*)*'"$.

$. ›*.Ř!/*-$' .

$. ›*.Ř Ř0)Ř"-0+*Ř*)Ř


( $$)Ř)/ .Ř4Ř .+0].
Diseños
experimentales
Cuasi- $. ›*.Ř*)Ř"-0+*.Ř Ř
0"0./*āŘ÷õõüāŘöûõ
experimentales *(+-$)Ř ,0$1' )/

$. ›*.Ř*)Ř. -$ .Ř Ř/$ (+*Ř


$)/ --0(+$*.

$. ›*.Ř Ř0)Ř.*ŘÇ)$*

Pre- $. ›*Ř Ř0)Ř"-0+*Ř*)Ř


experimentales ( $$)Ř)/ .Ř4Ř .+0].

$. ›*.Ř Ř*(+-$)Ř


*)Ř"-0+*.Ř ./7/$*.

225
Epistemología y Metodología

Diseños no experimentales
La investigación no experimental es la que se realiza sin manipular deliberadamen-
te las variables independientes, se basa en variables que ya ocurrieron o se dieron en
la realidad sin la intervención directa del investigador. Es un enfoque retrospectivo.
La investigación no experimental es conocida también como investigación ex
post-facto (los hechos y variables ya ocurrieron) y observa variables y relaciones entre
éstas en su contexto natural.
Los diseños no experimentales se dividen de la siguiente manera:

 .-$+/$1*

Transaccionales

*-- '$*)' .ę0.' .

Diseños no
experimentales
 -)7) 5Řet al.āŘöÿÿÿāŘöÿÿ
 Ř/ ) )$

Longitudinales  Ř)7'$.$.Ř 1*'0/$1*Ř Ř"-0+*

) '

Los diseños transeccionales realizan observaciones en un momento único en el


tiempo. Cuando miden variables de manera individual y reportan esas mediciones
son descriptivos. Cuando describen relaciones entre variables son correlacionales y
si establecen procesos de causalidad entre variables son correlacionales/causales.
Los diseños longitudinales realizan observaciones en dos o más momentos o
puntos en el tiempo. Si estudian una población son diseños de tendencia, si anali-
zan una subpoblación o grupo específico son diseños de análisis evolutivo de grupo
y si estudian los mismos sujetos son diseños panel.

226
Operacionalización del método científico

La investigación no experimental posee un control menos riguroso que la expe-


rimental y en aquella es más complicado inferir relaciones causales. Pero la investi-
gación no experimental es más natural y cercana a la realidad cotidiana.
El tipo de diseño a elegir se encuentra condicionado por el problema a investi-
gar, el contexto que rodea a la investigación, el tipo de estudio a efectuar y las hipó-
tesis formuladas (Hernández et al., 1999, 199-200).

Elaborar el marco teórico


El marco teórico es un capítulo de la investigación y no necesariamente aparece con
el título de marco teórico, más bien se titula haciendo referencia a su contenido. De
nueva cuenta, la elaboración del marco teórico tiene su origen en el problema de la
investigación y en las hipótesis preliminares, si éstas se formularon, con los cuales
progresa sincrónicamente. La cuestión
del marco teórico según Samaja (1997) 'Ř(-*Ř/ -$*Ř. Ř$)/ "-Ř*)Ř'.Ř
se puede examinar desde dos perspecti- / *-y.āŘ )!*,0 .Ř/ -$*.āŘ ./0$*.Ř
4Ř)/   )/ .Ř )Ř" ) -'Ř,0 Ř
vas distintas que vale la pena distinguir:
. Ř- !$ -)Ř'Ř+-*' (Ř Ř
a) desde la perspectiva del proyecto, que $)1 ./$"$)Ā
sería un capítulo del mismo, tiene como
objeto exponer de manera clara y concisa el contenido de los conceptos, las pro-
posiciones y las relaciones lógicas más directamente presupuestos para la compren-
sión del problema y de las hipótesis sustantivas. No es necesario que se exprese la
adhesión a ninguna doctrina o teoría preexistente. Si ése fuera el caso, bastaría con
reiterar las ideas principales que se adoptan como propias y remitir a la fuente bi-
bliográfica respectiva. Si se trata de una investigación que pretende generar una nue-
va interpretación, se espera que el autor justifique suficientemente las innovaciones
teóricas que quiere introducir; b) desde la perspectiva del proceso constituye una de
las tareas más difíciles y comprometedoras de la investigación: la que consiste en
explicar la configuración general de ideas con las que se intenta explicar al objeto.
En esta perspectiva el destinatario del marco teórico es el propio investigador y,
eventualmente, sus colegas más próximos.
El marco teórico es el preludio para diseñar la matriz de datos o la matriz de con-
gruencia. Es la revisión y análisis de teorías y antecedentes que se consideran válidos
para el encuadre del estudio. No es sinónimo de teoría. De ser el caso, como se
apuntó en líneas anteriores, es posible la adaptación de una teoría o desarrollo de
una perspectiva teórica o de referencia propias. Son múltiples las fuentes de infor-
mación: bibliotecas reales y virtuales, centros de documentación, etc., y el proceso
normal que se sigue es acopio de información-selección-procesamiento-análisis-

227
Epistemología y Metodología

redacción. Al final es recomendable ela-


'Ř(-*Ř/ -$*Ř .Ř0)Ř+y/0'*Ř Ř
borar un resumen crítico, donde, de
'Ř$)1 ./$"$)Ř4Ř)*Ř)  .-$( )/ Ř
manera clara quede manifiesto cuál fue
aparece con el título de marco
teóricoāŘ(7.Ř$ )Ř. Ř/$/0'Ř#$ )*Ř la teoría adoptada o la perspectiva teóri-
- ! - )$ŘŘ.0Ř*)/ )$*Ā ca desarrollada, de igual manera, se su-
giere que haya un apartado de cuáles
son las variables resultantes para ser utilizadas en pasos subsecuentes y de preferen-
cia elaborar, también, un diagrama sagital de ellas.
El marco teórico se integra con las teorías, enfoques teóricos, estudios y antece-
dentes en general que se refieran al problema de investigación.
Para elaborar el marco teórico es necesario detectar, obtener y consultar la lite-
ratura y otros documentos pertinentes para el problema de investigación, así como
extraer y recopilar de ellos la información de interés.
La construcción del marco teórico depende de lo que encontremos en la revi-
sión de la literatura:

a
2VFFYJTUFVOBUFPSÓBDPNQMFUBNFOUFEFTBSSPMMBEBRVFTFBQMJDBBOVFTUSPQSPCMF-
ma de investigación.
b
2VFIBZBWBSJBTUFPSÓBTRVFTFBQMJDBOBMQSPCMFNBEFJOWFTUJHBDJØO
c
 2VFIBZBHFOFSBMJ[BDJPOFTFNQÓSJDBTRVFTFBQMJDBOBEJDIPQSPCMFNB
d
2VFTPMBNFOUFFYJTUFOHVÓBTBÞOOPFTUVEJBEBTFJEFBTWBHBNFOUFSFMBDJPOBEBT
con el problema de investigación.

En cada caso varía la estrategia para construir el marco teórico.


Una fuente importante para construir un marco teórico son las teorías. Una
teoría, de acuerdo con Kerlinger (citado por Hernández et al., 1999, 52-53), es un
conjunto de conceptos, definiciones y proposiciones vinculadas entre sí, que pre-
sentan un punto de vista sistemático de fenómenos especificando relaciones entre
variables, con el objeto de explicar y predecir estos fenómenos.
Con el propósito de evaluar la utilidad de una teoría para nuestro marco teóri-
co podemos aplicar cinco criterios:

a) Capacidad de descripción, explicación y predicción.


b) Consistencia lógica.
c) Perspectiva.
d
'SVDUJGJDBDJØO
e) Parsimonia.

El marco teórico orientará el rumbo de las etapas subsecuentes del proceso de


investigación (Hernández et al., 1999, 52-53).

228
Operacionalización del método científico

Etapas para elaborar el marco teórico


El marco teórico o marco conceptual es la exposición y análisis de la teoría o grupo
de teorías que sirven como fundamento para explicar los antecedentes e interpretar
los resultados de la investigación.
Una vez que se ha definido el problema, es necesario efectuar una investigación
bibliográfica para establecer la estructura teórica que sustenta el estudio. Para que
los hechos cobren significado, es necesario que se fundamenten en la teoría. Me-
diante el conocimiento de los aspectos teóricos referentes al problema, el investiga-
dor estará en posibilidad de determinar las variables independientes y dependientes
para formular las hipótesis.
Es imprescindible acudir a todas las fuentes disponibles y elaborar el marco
teórico, que sirve para:

a) Definir adecuadamente las variables y las hipótesis.


b) Establecer las guías para especificar hacia dónde debe dirigirse la investigación de
campo.
c) Sustentar la investigación.
d) Analizar e interpretar los datos.
e) Ordenar las observaciones para explicar de qué manera están relacionados los
fenómenos.

La construcción del marco teórico no es una etapa que sólo se realiza al inicio
de la investigación; de hecho se desarrolla durante todo el proceso para ir perfeccio-
nándolo y estar en posibilidades de diseñar la hipótesis y los instrumentos de reco-
lección para su prueba, con la mayor consistencia posible.
Las etapas para elaborar el marco teórico son:

a) Revisión de las fuentes bibliográficas de información.


b) Análisis del contenido de los libros y artículos seleccionados.
c) Organización del material bibliográfico.
d) Diseño de un esquema del marco teórico. Se establecen los lineamientos en cuan-
to a contenido y se ordena y se construye un esquema en donde se analice teóri-
camente el problema, tomando como base las teorías que ofrezcan más elementos
para establecer los antecedentes, analizar el problema y plantear la hipótesis más
adecuada.
e) Elaboración del marco teórico. Se presentan y escriben en forma ordenada las
teorías, la información y la experiencia, para analizar el fenómeno investigado. El
orden del marco teórico se diseñará de acuerdo con los objetivos del estudio.

229
Epistemología y Metodología

El marco teórico debe ser concreto y preciso, y referirse específicamente al pro-


blema en cuestión partiendo de lo general a lo particular. Es muy importante que al
elaborar un marco teórico, no se olvide que éste no sólo consiste en presentar la
información recopilada, sino que el investigador debe aportar sus conclusiones e
ideas acerca del problema para enriquecer el material obtenido. Por otra parte, no
debe olvidarse que la ética de la investigación exige el dar el crédito a los autores de
los que se obtenga la información, mediante citas, notas y referencias (Münch y
Ángeles, 2007, 55-57).

Marco de referencia
Como la ciencia es una búsqueda permanente del conocimiento válido, entonces
cada nueva investigación debe fundamentarse en el conocimiento existente y de
igual manera asumir una posición frente al mismo. Por este motivo, toda investiga-
ción debe realizarse dentro de un marco de referencia o conocimiento previo, es
decir, es necesario ubicar la investigación que va a realizarse dentro de una teoría, un
enfoque o una escuela. También se debe explicitar la concepción de persona que
enmarcará la investigación y, finalmente, se deben precisar los conceptos relevantes
del estudio (Augusto, 2006, 123 y 124).
El marco de referencia es la funda-
'Ř(-*Ř Ř- ! - )$Ř .Ř'Ř mentación antecedente que da sustento
!0)( )/$)Ř)/   )/ Ř,0 ŘŘ a una investigación cuando ésta carece
.0./ )/*ŘŘ0)Ř$)1 ./$"$)Ř0)*Ř de teorías que permitan establecer un
]./Ř-  Ř Ř/ *-y.Ř,0 Ř+ -($/)Ř marco teórico. Este tipo de marco tiene
./'  -Ř0)Ř(-*Ř/ -$*Ā como función coadyuvar un problema
de investigación con el tratamiento que
habrá de dársele de un modo razonablemente aceptable. Es un apartado del reporte
de investigación en el que se asienta la información base que sirve de antecedente a
la investigación misma, esto es, el contexto relativo al problema en cuestión (Ortiz,
2004, 103 y 104).
El marco de referencia es entonces la exposición y análisis del contexto o situa-
ción en el que sucede el fenómeno investigado u objeto de la investigación (Münch
y Ángeles, 2007, 56).

Marco conceptual
En un mundo cada vez más especializado es necesario precisar los distintos concep-
tos utilizados en cada campo del saber. En el caso de la investigación, esto es más
perentorio, por lo que toda investigación necesita precisar sus conceptos básicos. La

230
Operacionalización del método científico

definición precisa de conceptos relevan-


'*--Ř0)Ř(-*Ř*) +/0'Ř
tes se conoce como marco conceptual.
)*Ř .Ř# -Ř0)Ř'$./Ř Ř/]-($)*.Ř
Elaborar un marco conceptual no
- '$*)*.Ř*)Ř0)Ř/ (āŘ.$)*Ř
es hacer una lista de términos relaciona-  !$)$-Ř'*.Ř,0 Ř+*-Ř.0Ř.$")$!$*Ř
dos con un tema, sino definir los que particular necesitan precisarse
por su significado particular necesitan )Ř.0Ř !$)$$)ĀŘ
precisarse en su definición. En otras pa-
labras, se entiende aquí el marco conceptual como el glosario de términos clave
utilizados en la investigación (Augusto, 2006, 127).

Plantear las hipótesis


Antes de que se plantee un problema de investigación existen muchos supuestos y,
una vez que éste se ha planteado, nuevamente puede volver a presentarse otro grupo
de supuestos a lo que se llama hipótesis preliminares. Si bien es cierto que todo
proceso de investigación presupone hipótesis, eso no presupone que en todo pro-
yecto de investigación deba figurar de manera explícita y en un apartado especial de
dichas hipótesis. Por ejemplo, dice Samaja (1997, 245): si se propone llevar a cabo
un estudio de la incidencia de problemas de conducta en escolares desnutridos, no
sería imperioso expresar la hipótesis de que se espera encontrar comportamientos
anormales en los escolares que padecen desnutrición, porque en el fondo es una
hipótesis trivial.
No sucede lo mismo en los estudios experimentales, los cuales de manera ex-
plícita, tienden a probar hipótesis. Por lo mismo es necesario que se expliciten lo
más exactamente posible cuáles son las variables que están en juego, cómo se les va
a registrar y de qué manera se espera aislar el efecto atribuible a la variable de expe-
rimentación respecto de las demás que intervienen en el experimento. Es obvio que
los estudios experimentales, y más aún en las investigaciones de ciencias sociales,
suelen dejar muchas variables fuera de control pero, y por lo mismo, el plan de ex-
perimentación debe explicar todas esas condiciones.
'PSNVMBSMBIJQØUFTJTTJHOJGJDBQPOFSFODMBSPMPTUÏSNJOPTZMBTSFMBDJPOFTRVF
se predican entre ellos, a fin de prever qué consideraciones, qué comparaciones se
deberán efectuar para dar una respuesta atingente al problema, es decir, que permita
confirmar o rechazar la hipótesis. Las hipótesis por regla general, postulan relación
entre variables, que pueden ser de simple relación entre dos variables (a mayor mo-
tivación, menor ausentismo) o de concepción muy compleja, dependiendo de las
orientaciones metodológicas subyacentes en el investigador.

231
Epistemología y Metodología

Una parte importante en el proceso de investigación científica es el que tiene


que ver con las hipótesis, debido a que éstas son el medio por el cual se responde a
la formulación del problema de investigación, y se operacionalizan los objetivos.
Se formulan hipótesis cuando en la
.Ř#$+/ .$.Ř+*-Ř- "'Ř" ) -'āŘ investigación se quiere probar una su-
+*./0')Ř- '$)Ř )/- Ř1-$' .āŘ posición y no sólo mostrar los rasgos
,0 Ř+0  )Ř. -Ř Ř.$(+' Ř- '$)Ř
característicos de una determinada si-
)/- Ř*.Ř1-$' .Ř*Ř Ř*) +$)Ř
(04Ř*(+' %āŘ + )$ )*Ř Ř'.Ř tuación. Esto es, se formulan hipótesis
*-$ )/$*) .Ř( /**'"$.Ř en las investigaciones que buscan pro-
.04 )/ .Ř )Ř 'Ř$)1 ./$"*-ĀŘ bar el impacto que tienen algunas varia-
bles entre sí, o el efecto de un rasgo o
una variable en relación con otro(a). Básicamente son estudios que muestran la re-
lación causa/efecto.
Las investigaciones de tipo descriptivo no requieren formular hipótesis; es sufi-
ciente plantear algunas preguntas de investigación que, como ya se ha mencionado
surgen del planteamiento del problema.
Todo proyecto de investigación re-
.Ř$)1 ./$"$*) .Ř Ř/$+*Ř
quiere preguntas de investigación, y sólo
 .-$+/$1*Ř)*Ř- ,0$ - )Ř!*-(0'-Ř
aquellos que buscan evaluar la relación #$+/ .$.ăŘ .Ř.0!$$ )/ Ř+')/ -Ř
entre variables o explicar causas requie- '"0).Ř+- "0)/.Ř Ř$)1 ./$"$)Ř
ren la formulación de hipótesis. En el ,0 Ř.0-" )Ř 'Ř+')/ ($ )/*Ř 'Ř
caso de la investigación experimental, +-*' (ĀŘ
siempre es necesario partir de hipótesis
que serán las que guiarán el respectivo estudio.

Concepto de hipótesis
Según el Pequeño Larousse Ilustrado, “la palabra hipótesis deriva del griego hypotthesis,
que significa suposición de una cosa po-
)Ř#$+/ .$.Ř .Ř0)Ř.0+*.$$)Ř sible, de la que se saca una consecuen-
*Ř.*'0$)Ř)/$$+Ř'Ř+-*' (Ř cia” (García-Pelayo, 1994, 544).
*% /*Ř Ř'Ř$)1 ./$"$)Ř4āŘ+*-Ř
Puede concluirse que una hipótesis
'*Ř/)/*āŘ'Ř/- Ř 'Ř$)1 ./$"*-Ř
  Ř ./-Ř*-$ )/ŘŘ+-*-Ř/'Ř es una suposición o solución anticipada
.0+*.$$)Ř*Ř#$+/ .$.ĀŘ al problema objeto de la investigación y,
por lo tanto, la tarea del investigador
debe estar orientada a probar tal suposición o hipótesis. Es importante tener claro
que al aceptar una hipótesis como cierta no se puede concluir respecto de la veraci-
dad de los resultados obtenidos, sino que sólo se aporta evidencia en su favor (Au-
gusto, 2006, 137).

232
Operacionalización del método científico

Función de las hipótesis


Algunas de las funciones que cumplen las hipótesis en una investigación según Arias
Galicia (citado por Augusto, 2006, 137) son las siguientes:

 t4FQSFDJTBOMPTQSPCMFNBTPCKFUPEFMBJOWFTUJHBDJØO
 t*EFOUJGJDBOPFYQMJDJUBOMBTWBSJBCMFTPCKFUPEFBOÉMJTJTEFMFTUVEJP
 t%FGJOFOZVOJGJDBODSJUFSJPT NÏUPEPT UÏDOJDBTZQSPDFEJNJFOUPTVUJMJ[BEPTFOMB
investigación, con la finalidad de darles uniformidad y constancia en la valida-
ción de la información obtenida. Analizando las funciones que cumplen las hi-
pótesis en una investigación, no hay duda acerca del papel importante que éstas
desempeñan en un estudio y en el campo científico en general.

Clases de hipótesis
Algunos de los tipos de hipótesis más usuales en la investigación son los siguientes
(Augusto, 2006, 138 y 139):

a) Hipótesis de trabajo. Es la hipótesis inicial que plantea el investigador al dar una


respuesta anticipada al problema objeto de investigación.
Ejemplo, HA: Las principales causas del desempleo en la ciudad están determi-
nadas por las medidas económicas del gobierno nacional.

b) Hipótesis nula. Es una hipótesis que indica que la información por obtener es
contraria a la hipótesis de trabajo.
Ejemplo, H0: El fenómeno del desempleo en la ciudad no está determinado por
las medidas económicas del gobierno nacional.

c) Hipótesis descriptivas. Son aquellas hipótesis o suposiciones respecto de rasgos,


características o aspectos de un fenómeno, un hecho, una situación, una persona,
una organización, etcétera.
Ejemplo, H1: Las principales características del desempleo en la ciudad son la
edad, el nivel educativo y el sexo.

d) Hipótesis estadísticas. Son hipótesis o suposiciones formuladas en términos esta-


dísticos.
Ejemplo, H1: 25% de la población desempleada en la ciudad corresponde a
personas con nivel académico profesional.

233
Epistemología y Metodología

Procedimientos para verificar hipótesis


El procedimiento estadístico que debe seguirse para verificar o realizar una prueba
de hipótesis puede sintetizarse en los siguientes pasos (Augusto, 2006, 139 y 140):
a
'PSNVMBSMBIJQØUFTJT$POTJTUFFOQMBOUFBSMBIJQØUFTJTOVMB )0) y la hipótesis
alterna o de trabajo (HA) del problema objeto de la investigación.
b) Elegir la prueba estadística adecuada. El investigador elige la prueba estadística
teniendo en cuenta las características del tema de investigación.1
c) Definir el nivel de significación. Para la prueba de hipótesis es necesario definir
un porcentaje o nivel de confianza dentro del cual se aceptará o rechazará la hi-
pótesis. Es usual usar valores para α = 0,01, α = 0,05 o α= 0,10.
d) Recolectar los datos de una muestra representativa. Consiste en obtener la infor-
mación de la población o muestra objeto del estudio.
e) Estimar la desviación estándar de la distribución muestral de la media. Se utiliza
la siguiente fórmula:
Sx = S/ √⎯
n.
Donde:
Sx = Desviación estándar de la distribución muestral de la media.
S = Desviación estándar de la muestra.
N = Tamaño de la muestra.

f) Transformar la media de la muestra


)Ř1-$' Ř .Ř0)Ř-/ -y./$āŘ
en valores z o t, según la prueba esta-
/-$0/*āŘ+-*+$ Ř*Ř0'$Ř,0 Ř
puede estar o no presente en los
dística seleccionada.
$)$1$0*.āŘ"-0+*.Ř*Ř.*$  .ăŘ g) Tomar la decisión estadística. Con-
+0  Ř+- . )/-. Ř )Ř(/$ .Ř siste en comparar el valor de z o t
*Ř(*'$ .Ř$! - )/ .Ř*Ř )Ř calculado en el paso anterior, con el
"-*.āŘ(")$/0 .Ř*Ř( $.Ř respectivo valor de z o t crítico (valor
$./$)/.ŘŘ'*Ř'-"*Ř Ř0)ŘcontinuumĀŘ en tabla), según el nivel de significa-
ción elegido en el literal c.
h) Conclusión. Consiste en llegar a una conclusión de rechazo o aceptación de la
hipótesis objeto del estudio.

Hipótesis y variables
Para probar las hipótesis es necesario identificar el concepto de variable, porque las
hipótesis son suposiciones acerca de variables.
1
Véase Augusto (2006) en la parte correspondiente al procesamiento de información. Se podrán
encontrar aquí algunos ejemplos de prueba de hipótesis aplicados en el campo de las ciencias eco-
nómicas y administrativas.

234
Operacionalización del método científico

Una variable de acuerdo con Rojas Soriano “es una característica, atributo, propiedad
o cualidad que puede estar o no presente en los individuos, grupos o sociedades; puede pre-
sentarse en matices o modalidades diferentes o en grados, magnitudes o medidas distintas a
lo largo de un continuum” (citado por Au