Anda di halaman 1dari 3

¿Qué es el mercado meta?

El concepto de mercado meta hace referencia al destinatario ideal de un servicio o


producto. Por lo tanto, se trata del sector de población al que se dirige un bien y
al que podrá dirigir una organización sus esfuerzos de mercadotecnia. Definir el
mercado meta es una de las razones por las cuales se realiza la segmentación de
mercado, ya que es necesario saber a quién nos dirigimos.

El mercado meta de una empresa resulta importante ya que resulta prácticamente


imposible captar la atención de todos los clientes del mercado, ya que se trataría
de un grupo muy amplio de personas y habría mucha dispersión en cuanto a
costumbres y necesidades de compra.

Definición de mercado meta


Para conocer en qué consiste el mercado meta te interesará saber que se vincula
con las necesidades que tienen las compañías de seleccionar un segmento de
mercado concreto, población o grupo de consumidores a los cuales se desea
llegar.

El mercado meta también recibe otras denominaciones como mercado


objetivo o target. Este concepto resulta de gran trascendencia en el ámbito
empresarial ya que las organizaciones no dispondrían de la suficiente capacidad
para atender la demanda de todo el público. Por eso, en vez de tratar de competir
en un mercado completo, lo adecuado será centrarse en un sector concreto que le
permita obtener unos mejores resultados.

Por lo tanto, los mercados metas se referirán a un grupo de personas u


organizaciones a las que una empresa dirige su plan de marketing y toda la
actividad con el objetivo que elijan nuestros servicios y productos.

Características del mercado meta


Además de todo lo expuesto hasta ahora, es importante tener claro que para
definir el mercado meta es preciso cumplir con una serie de normas
previamente. Entre las principales características están las siguientes:
o Resulta primordial que el target sea compatible con la imagen corporativa y los
objetivos de la organización.
o Es preciso que haya una vinculación entre los recursos que tiene la citada
compañía y las oportunidades de mercado que cuenta el citado mercado
objetivo.
o Hay que fijar un target que resulte rentable. Eso implica por lo tanto que facilite
la generación de un elevado número de ventas sin que sea preciso efectuar una
gran inversión económica.
o A la hora de encontrar un mercado meta también se hace imprescindible tener en
consideración el segmento en el que la competencia flojea. De ahí que se pueda
dejar de lado aquellos aspectos en los que los rivales no muestran debilidad o se
encuentran demasiado saturados.

Hay una serie de variables de la segmentación de mercado para establecer un


mercado meta. Entre ellos se encuentran la edad, el género y las condiciones
socioeconómicas.

Ejemplos de mercado meta


Para entender mejor el concepto de mercado meta o de mercado objetivo,
utilizaremos un ejemplo muy representativo. Una empresa que se dedica a la
fabricación de coches de juguetes tendrá como mercado meta a un grupo
compuesto por niños de entre 0 y 14 años, ya que se supone que este tipo de
elementos están dirigidos al género masculino y a menores en edad de jugar y
disfrutar de estos juguetes.

Otro ejemplo puede ser la empresa que sacará al mercado una nueva línea de
botas de fútbol, en donde el mercado meta serían los varones de entre 4 y 50
años, con edad para practicar ejercicio físico.

Hay que aclarar que existen otros factores que también se emplean
para concretar de manera exacta el mercado meta, como puede ser la
ocupación que desempeñan las personas en la sociedad, los hábitos que siguen, el
nivel de cultura o las aficiones que les ayudan a desconectar de las
preocupaciones diarias.
Para definir el mercado meta de una empresa es preciso estudiar el
comportamiento de los usuarios. Una vez conocido esto se conocerá el target al
que se digire y cuáles son las campañas de marketing a desarrollar más
adecuadas con el propósito de posicionar el producto en el mercado.