Anda di halaman 1dari 7

Historia

A principios del siglo XX, el neurólogo alemán Dr. Korbinian Brodmann definió 52
regiones diferenciadas presentes en la corteza cerebral de humanos y primates
que parecían tener una morfología y organización celular diferente. Durante el
siglo pasado, los hallazgos clínicos y los estudios neurofisiológicos han
demostrado que estas diferencias microestructurales se correlacionan con la
especialización de la función cortical.

Así, los estudios realizados por Brodmann crearon un mapa de la corteza que
incluye los cinco lóbulos de cada hemisferio cerebral y enumeró las áreas que
estudió, registrando las características psicológicas y de comportamiento que
acompañaron a cada estimulación.

Función de las áreas de Brodmann


Como pudo determinar Brodmann, las distintas partes de la corteza cerebral están
involucradas en diferentes funciones cognitivas y conductuales. Al mismo tiempo,
muchas de esas áreas cerebrales definidas por Brodmann tienen sus propias
estructuras internas complejas. En varios casos, las áreas del cerebro se
organizan en mapas topográficos, donde los trozos adyacentes de la corteza
corresponden a partes contiguas del cuerpo, o de alguna entidad más
abstracta.

Un ejemplo de este tipo de correspondencia es la corteza motora primaria, una


banda de tejido que se extiende a lo largo del borde anterior del surco central. Las
áreas motoras que inervan cada parte del cuerpo salen de una zona distinta de
esta zona de la corteza. La estimulación eléctrica de un punto provoca una
contracción muscular en la parte del cuerpo representada. Sin embargo, esta
representación somatotópica no está distribuida uniformemente. La cabeza, por
ejemplo, está representada por una región aproximadamente tres veces más
grande que la zona para toda la espalda y el tronco. El tamaño de cualquier zona
se correlaciona con la precisión del control del motor y la discriminación sensorial
posible.
En las áreas visuales, los mapas son retinotópicos; esto significa que reflejan la
topografía de la retina, la capa de neuronas activadas por luz que recubre la parte
posterior del ojo. También en este caso, la representación es desigual: la fóvea-el
área en el centro del campo visual-está muy sobrerrepresentada en comparación
con la periferia. El circuito visual en la corteza cerebral humana contiene varias
docenas de mapas retinotópicos distintos, cada uno dedicado a analizar la
corriente de entrada visual de una manera particular. La corteza visual
primaria (área 17 de Brodmann), que es el principal receptor de entrada directa de
la parte visual del tálamo, contiene muchas neuronas que se activan más
fácilmente por los bordes con una orientación particular que se mueve a través de
un punto particular en el campo visual. Las áreas visuales más adelante extraen
características como el color, el movimiento y la forma.
En áreas auditivas, el mapa principal es tonotópico. Los sonidos se analizan de
acuerdo con la frecuencia (es decir, tono alto frente a tono bajo) por áreas
auditivas subcorticales, y este análisis se refleja por la zona auditiva primaria de la
corteza. Al igual que con el sistema visual, hay una serie de mapas corticales
tonotópicos, cada uno dedicado a analizar el sonido de una manera particular.

LOCALIZACIÓN FUNCIONAL SEGÚN EL LÓBULO CEREBRAL

Lóbulo frontal

El lóbulo frontal contiene áreas implicadas en el funcionamiento cognitivo, el


habla y el lenguaje.

El área 4 corresponde a la circunvolución precentral o área motora primaria.

El área 6 es el área motora premotora o complementaria.


El área 8 es anterior a la corteza premotora. Facilita los movimientos oculares y
participa en los reflejos visuales, así como en la dilatación y constricción de la
pupila.

Las áreas 9, 10 y 11 se encargan de los procesos cognitivos como el


razonamiento y el juicio que pueden denominarse colectivamente inteligencia
biológica, incluida la función ejecutiva.

Las áreas 44 y 45 son el área de Broca.

Lóbulo parietal

Las áreas en el lóbulo parietal desempeñan un papel en los procesos


somatosensoriales.
Las áreas 3, 2 y 1 están ubicadas en la corteza sensorial primaria, con el área 3
por encima de las otras dos. Estas son áreas somastéticas, lo que significa que
son las principales áreas sensoriales para el tacto y la propiocepción, incluida la
cinestesia.

Las áreas 5, 7 y 40 se encuentran detrás de la corteza sensorial primaria y se


consideran áreas de asociación presensorial donde se produce el procesamiento
somatosensorial.

El área 39 es la circunvolución angular.

Lóbulo temporal

Las áreas involucradas en el procesamiento de la información auditiva y la


semántica, así como la apreciación del olfato se encuentran en el lóbulo
temporal.

El área 41 es la circunvolución de Heschl, el área auditiva primaria.

El área 42 se encuentra inmediatamente inferior al área 41 y también está


involucrada en la detección y el reconocimiento del habla. El procesamiento
realizado en esta área de la corteza proporciona un análisis más detallado que el
realizado en el área 41.

Las áreas 21 y 22 son las áreas de asociación auditiva. Ambas áreas están
divididas en dos partes; la mitad de cada área se encuentra a cada lado del área
42. Colectivamente se les puede llamar área de Wernicke.

El área 37 se encuentra en la parte posterior-inferior del lóbulo temporal. Las


lesiones aquí pueden causar anomia.

Lóbulo occipital
El lóbulo occipital contiene áreas que procesan estímulos visuales.

El área 17 es el área visual principal.

Las áreas 18 y 19 son las áreas visuales (de asociación) secundarias donde se
produce el procesamiento visual.