Anda di halaman 1dari 3

Artículo de la Oratoria

Cómo hablar en público: no es “qué”, sino “cómo”


Recuerda que no es qué digas, sino la manera en que lo dices.

RESUMEN

El 75% de ocasiones que discutimos con quien


estamos platicando, se debe a un “malentendido”.
Pensamos que con decir las cosas es suficiente y lo
que entienda el receptor del mensaje ya no
depende de uno; estamos totalmente equivocados,
ya que nosotros como emisores tenemos la
responsabilidad de transmitir de manera correcta y
eficaz la información, utilizando diferentes
herramientas como el tono, volumen, dicción, tipo
de aire, gesticulación, etcétera.
Según los expertos de la comunicación, y que ha sido comprobado
infinidad de ocasiones, el 93% de la comunicación es no verbal, y
solamente el 7% es la información (palabras) que compartes, se divide
de la siguiente manera:

¿Cómo hablar en público?


Para poder lograr una comunicación efectiva con nuestros
interlocutores, ya sea hablando con una persona o con un auditorio
entero.

Postura corporal
Lo primero que hay que cuidar al momento de entrar a
escena (sea escenario, foro, salón, incluso platica entre
dos) es la manera en la que nos paramos; debemos
mantener una postura erguida.

Gesticulación facial
Debe existir congruencia con lo que
decimos, lo que sentimos y lo que
demostramos, un ejemplo muy claro es
cuando le dices a una persona “Te
quiero” pero si en tu rostro no se
observa una expresión de amor o de
gusto la persona seguramente lo va a
malinterpretar; la sugerencia es sonreír,
ya que con esto generas mayor empatía
y es más probable que exista una mejor
conexión.
Ademanes
Imaginemos que somos actores de cine
mudo, tenemos que lograr que nuestro
receptor logre entendernos con el
movimiento de los brazos y manos, esto
es algo muy similar a la gesticulación
facial, debemos ser congruentes con los
movimientos, no tan exagerados cuando
hablamos con una persona o personas
cerca, pero movimientos más grandes si
nos encontramos con un público amplio.

Tono y volumen de la voz


Debemos identificar y ser conscientes
de la gran diferencia que existe entre
ambos conceptos, ya que muchos en
algún momento seguramente los
hemos confundido; a pesar de que van
“de la mano” su función es totalmente
diferente.

Tipos de aire
El ser humano cuenta con dos tipos de aire al
hablar, el cálido y el frío, para identificarlos haz
el siguiente ejercicio: coloca la palma de tu
mano frente a tu boca y exhala con la boca
abierta, eso es aire cálido, ahora con la palma
de tu mano en la misma posición sopla con la
“boca cerrada”, sólo deja un pequeño espacio
para que salga el aire, eso es aire frío.

Dicción
La dicción es básica para la comprensión
total de un mensaje, los órganos y huesos
que intervienen en este proceso son la legua,
paladar, mandíbula y labios.

Existen varias técnicas para mejorar en este


punto como la del lápiz en la boca, la
piedrita bajo la lengua, etcétera, que en lo
personal no me han funcionado, ya que lo
único que generan es la obstrucción del movimiento natural de la
lengua, para mí no hay mejor técnica que la práctica, abrir bien la boca,
exagerar nuestra gesticulación (aunque no demasiado porque sería
extraño para quienes estén enfrente de nosotros) y ser conscientes de la
manera en que decimos las cosas.