Anda di halaman 1dari 5

Colegio Arrayanes

Filosofía IIIº Medio


Prof. Macarena Sanhueza Silva

ACTOS HUMANOS

El modo más recomendable para leer la Suma Teológica es el siguiente:

Lea primero la sección que dice “respondo”, una vez leído eso, diríjase a “objeciones”
en la parte superior, cada una tendrá un número, la respuesta a cada objeción tendrá el
mismo número. Lea una objeción y luego su respuesta.

Suma teológica - Parte I-IIae - Cuestión 8

El objeto de la voluntad

A continuación debemos estudiar los actos voluntarios. En primer lugar, los actos que
son inmediatamente de la voluntad, como extraídos de la misma voluntad; en segundo
lugar, los actos imperados por la voluntad.
Ahora bien, la voluntad se mueve hacia el fin y hacia lo que es para el fin. Por
consiguiente, debemos estudiar primero los actos de la voluntad con los que se mueve
hacia el fin, y después, los actos con los que se mueve hacia lo que es para el fin.
Pero parece que los actos de la voluntad hacia el fin son tres: querer, disfrutar y tender.
Veremos, por tanto, primero la voluntad, después la fruición y, en tercer lugar, la
intención.
Acerca de lo primero hay que estudiar tres cosas: primero, su objeto; en segundo lugar,
qué la mueve; finalmente, cómo se mueve.
Acerca de lo primero se plantean tres problemas:

1. La voluntad, ¿es sólo del bien?


2. ¿Es sólo del fin o también de lo que es para el fin?
3. Si de algún modo es de lo que es para el fin, ¿se mueve con el mismo
movimiento hacia el fin y hacia lo que es para el fin?

Artículo 1: La voluntad, ¿es sólo del bien?

Objeciones por las que parece que la voluntad no es sólo del bien.

1. Una misma potencia es de cosas opuestas; como la vista, de lo blanco y de lo negro.


Pero el bien y el mal son opuestos. Luego la voluntad no es sólo del bien, sino también
del mal.
2. Además, es propio de las potencias racionales perseguir cosas opuestas, según el
Filósofo. Pero la voluntad es una potencia racional, pues está en la razón, como se dice
en el III De anima 2. Luego la voluntad se refiere a cosas opuestas. Luego no sólo a
querer el bien, sino también a querer el mal.
3. Además, el bien y el ente son convertibles. Pero la voluntad no sólo es de entes,
también es de no entes, porque algunas veces queremos no andar y no hablar. También
queremos en ocasiones cosas futuras, que no son entes en acto. Luego la voluntad no es
sólo del bien.
Colegio Arrayanes
Filosofía IIIº Medio
Prof. Macarena Sanhueza Silva

Contra esto: está lo que dice Dionisio en el capítulo 4 del De div. nom. 3, que el mal
está fuera de la voluntad y que todas las cosas desean el bien 4.

Respondo: La voluntad es un apetito racional. Por otra parte, todo apetito es sólo del
bien. La razón de esto es que un apetito no es otra cosa que la inclinación de quien
desea hacia algo. Ahora bien, nada se inclina sino hacia lo que es semejante y
conveniente. Por tanto, como toda cosa, en cuanto que es ente y sustancia, es un bien, es
necesario que toda inclinación sea hacia el bien. De ahí viene lo que dice el Filósofo en
el I Ethic., que el bien es lo que todas las cosas desean.
No obstante, hay que tener en cuenta que, como toda inclinación sigue a una forma, el
apetito natural sigue a una forma que existe en la naturaleza, mientras que el apetito
sensitivo y también el intelectivo o racional, que se llama voluntad, siguen a una forma
aprehendida. Por consiguiente, igual que hacia lo que se dirige el apetito natural es un
bien existente en la realidad, hacia lo que se dirige el apetito animal o voluntario es un
bien aprehendido. Luego, para que la voluntad tienda hacia algo, no hace falta que sea
un bien verdadero y real, sino que sea aprehendido en razón de bien. Por eso dice el
Filósofo, en el II Physic., que el fin es un bien o un bien aparente.
A las objeciones:

1. Una misma potencia es de cosas opuestas, pero no se comporta con ellas del mismo
modo. Así, pues, la voluntad se relaciona con el bien y con el mal, pero con el bien
deseándolo, mientras que con el mal, huyendo de él. Por consiguiente, el apetito en acto
de bien se llama voluntad, puesto que designa el acto de la voluntad; y en este sentido
hablamos ahora de voluntad. La huida del mal, sin embargo, se llama mejor
noluntad. Por tanto, igual que la voluntad es del bien, la noluntad es del mal.
2. No es propio de una potencia racional perseguir cualesquiera cosas opuestas, sino las
que están contenidas en su objeto conveniente, pues toda potencia persigue sólo su
objeto conveniente. Ahora bien, el objeto de la voluntad es el bien. Luego es propio de
la voluntad perseguir cosas opuestas que estén contenidas en el bien, por ejemplo,
moverse y quedarse quieto, hablar y callar, y otras semejantes. Hacia una u otra se
inclina la voluntad en razón del bien.
3. Lo que no es ente en la naturaleza real se toma como ente en la razón; por eso las
negaciones y privaciones se llaman entes de razón. Y así, incluso las cosas futuras, en
cuanto que son conocidas, son entes. Pues bien, en la medida que son entes de esta
clase, son aprehendidas bajo la razón de bien, y así tiende a ellas la voluntad. Por eso
dice el Filósofo que carecer de mal tiene razón de bien.

Artículo 2: La voluntad, ¿es sólo del fin o también de lo que es para el fin?

Objeciones por las que parece que la voluntad no es de lo que es para el fin, sino sólo
del fin.

1. Dice el Filósofo, en el III Ethic., que la voluntad es del fin, mientras que la elección
es de lo que es para el fin.
2. Además, potencias diversas del alma se ordenan a cosas que son diversas en
género,como se dice en el VI Ethic. Pero el fin y lo que es para el fin están en diverso
Colegio Arrayanes
Filosofía IIIº Medio
Prof. Macarena Sanhueza Silva

género de bien, pues el fin, que es del bien honesto y deleitable, está en el género de
cualidad, o en el de acción o pasión; en cambio, el bien útil, que es para el fin, está en el
de relación, como se dice en el I Ethic. Luego, si la voluntad es del fin, no será de lo que
es para el fin.
3. Además, los hábitos son proporcionados a las potencias, pues son sus perfecciones.
Pero entre los hábitos que se llaman artes operativas, el fin pertenece a una, y lo que es
para el fin, a otra; así el uso de una nave, que es su fin, pertenece al comandante,
mientras que lo que es para el fin, su construcción, pertenece al arte de construcción
naval. Luego, como la voluntad es del fin, no será de lo que es para el fin.

Contra esto: está que, en las cosas naturales, uno pasa el medio y llega al término
mediante la misma potencia. Pero las cosas que son para el fin son medios con los que
se llega al fin, como al término. Luego, si la voluntad es del fin, lo es también de lo que
es para el fin.

Respondo: Se llama voluntad unas veces a la potencia del alma, y otras, en cambio, al
acto de la voluntad. Por consiguiente, si hablamos de la voluntad refiriéndonos a la
potencia, se extiende tanto al fin como a lo que es partícipe de algún modo del color.
Para el fin, pues cada potencia se extiende a otra parte, la razón de bien, que es el de
hasta todo aquello en lo que puede el objeto de la potencia de la voluntad, encontrarse la
razón de su objeto; la vista, encuentra no sólo en el fin, sino también por ejemplo, se
extiende a todo lo que en lo que es para el fin.
Pero si hablamos de la voluntad refiriéndonos exclusivamente al acto, entonces,
hablando con propiedad, es sólo del fin, pues todo acto que lleva el nombre de su
potencia designa al acto simple de la potencia; por ejemplo, entender designa el acto
simple del entendimiento. Ahora bien, el acto simple de una potencia se refiere a lo que
es de suyo el objeto de la potencia, y lo que es por sí mismo bien y querido es el fin. En
cambio, lo que es para el fin no es bien ni querido por sí mismo, sino por orden al fin.
Por tanto, la voluntad sólo se dirige a ello en la medida que se dirige al fin; por eso
precisamente lo que quiere en esto es el fin. El entender, por ejemplo, es propiamente de
lo que se conoce de suyo, es decir, de los principios; pero no se dice que la inteligencia
sea de lo que se conoce mediante los principios, salvo en la medida en que se aprecian
en ello los principios, pues el fin se comporta en lo apetecible igual que el principio en
lo inteligible, como se dice en el VII Ethic.
A las objeciones:

1. El Filósofo está hablando de voluntad en cuanto que designa su acto simple, no en


cuanto designa la potencia.
2. Potencias diversas se ordenan a cosas diversas en género, cuando éstas se relacionan
entre sí de un modo igual; el sonido y el color, por ejemplo, son géneros diversos de
sensible y a ellos se ordenan el oído y la vista. Pero lo honesto y lo útil no se relacionan
entre sí de un modo igual, sino como lo que es de suyo y lo que es por otro. Ahora bien,
las cosas de esta clase siempre se refieren a la misma potencia; así, mediante la potencia
visiva, se sienten el color y la luz, mediante la cual se ve el color.
3. No todo lo que diversifica el hábito diversifica la potencia, pues los hábitos son unas
determinaciones de las potencias para algunos actos especiales. Y, sin embargo, toda
arte operativa considera tanto el fin como lo que es para el fin, pues el arte náutica
considera el fin, como lo que hace, y lo que es para el fin, como quien manda; y el arte
Colegio Arrayanes
Filosofía IIIº Medio
Prof. Macarena Sanhueza Silva

de construcción naval, en cambio, considera lo que es para el fin, como lo que hace, y el
fin, como aquello a lo que se ordena lo que hace. En otras palabras, en toda arte
operativa hay un fin propio y algo que es para el fin y que le pertenece a ella con toda
propiedad.

Artículo 3: La voluntad, ¿se mueve con el mismo acto hacia el fin y hacia lo que es
para el fin?

Objeciones por las que parece que la voluntad se mueve con el mismo acto hacia el fin
y hacia lo que es para el fin.

1. Según el Filósofo, donde hay una cosa por causa de otra, hay sólo una cosa. Pero la
voluntad sólo quiere lo que es para el fin por causa del fin. Luego se mueve con el
mismo acto a ambos.
2. Además, el fin es la razón de querer lo que es para el fin, igual que la luz es la razón
de la visión de los colores. Pero la luz y el color se ven con el mismo acto. Luego la
voluntad quiere el fin y lo que es para el fin con el mismo movimiento.
3. Además, el movimiento natural que a través del medio tiende a lo último es el mismo
numéricamente. Pero lo que es para el fin se relaciona con el fin como lo medio con lo
último. Luego es el mismo movimiento de la voluntad aquel con el que se dirige al fin y
a lo que es para el fin.

Contra esto: los actos se diversifican según los objetos. Pero el fin y lo que es para el
fin, que es lo útil, son especies diversas de bien. Luego la voluntad no se dirige a uno y
otro con el mismo acto.

Respondo: Como el fin es querido por sí mismo y lo que es para el fin, en cuanto tal,
sólo es querido por causa del fin, es claro que la voluntad puede dirigirse hacia el fin sin
por ello dirigirse a lo que es para el fin; sin embargo, no puede dirigirse hacia lo que es
para el fin, en cuanto tal, sin dirigirse al fin mismo. Por tanto, la voluntad se dirige a un
mismo fin de dos modos: uno, absolutamente por sí; el otro, como a la razón de querer
lo que es para el fin. Por consiguiente, es claro que es uno solo e idéntico el acto con el
que la voluntad se dirige al fin, en cuanto es razón de querer lo que es para el fin, y
hacia lo que es para el fin. Pero el acto con el que se dirige hacia el fin de un modo
absoluto es distinto. Y a veces precede en el tiempo, por ejemplo, cuando uno quiere
primero la salud y, después, deliberando cómo puede sanar, quiere traer al médico para
que lo cure. Lo mismo ocurre también con el entendimiento: uno entiende primero los
principios por sí mismos, después entiende también en las conclusiones, puesto que
asiente a las conclusiones por los principios.
A las objeciones:

1. Ese razonamiento procede en la medida que la voluntad se dirige al fin, en cuanto que
es la razón de querer lo que es para el fin.
Colegio Arrayanes
Filosofía IIIº Medio
Prof. Macarena Sanhueza Silva

2. Siempre que se ve el color, se ve la luz, pero puede verse la luz sin que se vea el
color. Del mismo modo, siempre que uno quiere lo que es para el fin, quiere también el
fin con el mismo acto, pero no al revés.
3. En la ejecución de la obra, lo que es para el fin se comporta como medio, y el fin,
como término. Por eso, igual que un movimiento natural a veces se detiene en el medio
y no llega al término, así uno a veces realiza lo que es para el fin y no llega al fin. Pero
en el querer ocurre lo contrario, porque la voluntad llega a querer lo que es para el fin
por el fin, como el entendimiento llega a las conclusiones por los principios, que se
llaman medios. Por eso el entendimiento, a veces, entiende un medio y con eso no llega
a la conclusión. Lo mismo la voluntad: unas veces quiere un fin, pero no llega a querer
lo que es para el fin.
En cuanto a la objeción en contra, la respuesta es clara con lo que se ha dicho. Pues lo
útil y lo honesto no son especies de bien divididas por igual, sino que se relacionan
como lo que es por sí y lo que es por otro. Por eso el acto de la voluntad puede dirigirse
a uno sin dirigirse al otro, pero no al revés.

Actividad: Mesa redonda.

Advertencia: Este tipo de argumentación persuasiva les ayudará a preparar y enriquecer


los argumentos para el debate que se realizará la próxima semana.

El curso entero, una vez realizada una lectura reflexiva de la Summa Theologiae de Sto
Tomás de Aquino con respecto al objeto de la voluntad, se sentarán ordenadamente en
círculo.

José Ignacio Cancino comenzará a reflexionar acerca del objeto de la voluntad en la


vida diaria, en la toma de decisiones habituales y cotidiana y guiará a sus compañeros a
un reflexión socrática, es decir, develar lo más fidedignamente posible el actuar
cotidiano.

El objetivo de la actividad es que los alumnos tomen conciencia de su voluntad, de lo


que quiere y desde allí develar, especular o deducir cómo moldearla para alcanzar el fin
último.