Anda di halaman 1dari 22

UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN MARTIN-TARAPOTO

FACULTAD DE CIENCIAS DE LA SALUD

ESCUELA PROFESIONAL DE ENFERMERIA

PROYECTO DE INVESTIGACIÓN

“ESTUDIO COMPARATIVO DE LOS DETERMINANTES EN HÁBITOS


ALIMENTICIOS EN ESTUDIANTES DE LAS ESCUELAS PROFESIONALES DE
OBSTETRICIA Y ENFERMERÍA. UNSM – T. SETIEMBRE-DICIEMBRE 2018.

AUTOR:

EST. ENF. CINTHIA FIORELLA PINEDO VALLES

ASESOR(a):

OBSTA. ANGEL DELGADO RIOS

Tarapoto - Perú

2018
TITULO

“ESTUDIO COMPARATIVO DE LOS DTERMINANTES EN HÁBITOS


ALIMENTICIOS EN ESTUDIANTES DE LAS ESCUELAS PROFESIONALES
DE OBSTETRICIA Y ENFERMERÍA. UNSM-T. SETIEMBRE – DICIEMBRE
2018”
I. TITULO

“ESTUDIO COMPARATIVO DE LOS DETERMINATES EN HÁBITOS


ALIMENTICIOS EN ESTUDIANTES DE LAS ESCUELAS
PROFESIONALES DE OBSTETRICIA Y ENFERMERÍA. UNSM-T.
SETIEMBRE – DICIEMBRE 2018”

II. EL PROBLEMA DE INVESTIGACIÓN


1.1. Características y delimitaciones del problema

Los hábitos alimenticios, es uno de los factores más importantes en la determinación del
estado de salud. Desarrollar buenos hábitos alimenticios es esencial para que las comidas
produzcan los beneficios esperados en nuestro cuerpo. Esto no sólo se relaciona con
preparar bien o elegir adecuadamente los alimentos que ingerimos, sino con darnos el
tiempo, el espacio y el gusto de disfrutar las comidas cada día. Sin embargo, El cambiar
de hábitos no siempre resulta una tarea fácil, ya que nos hemos acostumbrado a comer
comida rápida fuera de casa o dentro de ella. Pero, cabe destacar que los beneficios de
alimentarnos de forma adecuada son muchos y, sin duda, es posible notarlos en toda
nuestra actividad diaria. Los beneficios de llevar buenos hábitos alimenticios nos
permiten, disminuir los niveles de estrés, comer con moderación, perder peso y
mantenerlo en el tiempo, evitar los cambios de humor y vencer la adicción a la comida.

Saltarse comidas, especialmente el desayuno; comer rápido y mal, en el trabajo o mientras


estudiamos; el exceso de grasas, de azúcares, de sal, de colorantes artificiales; picar entre
horas, beber refrescos o alcohol en vez de agua, olvidarnos de las frutas y verduras, no
variar la dieta. Todos ellos son malos hábitos alimenticios, la causa de una serie de
problemas y enfermedades asociados a una alimentación incorrecta. Los malos hábitos
alimenticios producen, sobre peso y obesidad, problemas al corazón, envejeciendo
prematuro y problemas en el aparato digestivo, son las consecuencias de las malas
prácticas de los hábitos alimenticios

Los principales Determinantes que influyen e intervienen en la elección de hábitos


alimentarios son determinantes para una calidad de vida saludable, el principal factor
impulsor de la alimentación es obviamente la biológica, pero lo que decidimos comer no
está determinado únicamente por las necesidades fisiológicas o nutricionales. Algunos de
los demás factores que influyen en la elección de los alimentos son:
 Determinantes biológicos como el hambre, el apetito y el sentido del gusto.
 Determinantes económicos como el precio, los ingresos y la disponibilidad en
el mercado.
 Determinantes físicos como el acceso, la educación, las capacidades personales
(por ejemplo, para cocinar) y el tiempo disponible.
 Determinantes sociales como la cultura, la familia, los compañeros de trabajo y
los patrones de alimentación.
 Determinantes psicológicos como el estado de ánimo, el estrés y la culpa.

Alimentarse es una necesidad biológica, saber alimentarse adecuadamente es la gran tarea


que muchos debemos de cumplir, el deseo de ingerir alimentos entre comidas tienen
consecuencias irreversibles, el omitir comidas principales del día obligara a tu organismo
a pedir comida en repetidos momentos. También tener cuidado con las raciones o los
tamaños de los alimentos deben ser acordes a cada edad. Muchas personas no son
conscientes de qué tamaño deben tener las raciones adecuadas y por eso, ingieren un
exceso de energía sin darse cuenta. (1)

Las determinantes psicológicas, la influencia del estrés sobre la elección de alimentos es


compleja, y aún en mayor medida a causa de los diversos tipos de estrés que una persona
puede padecer. El efecto del estrés sobre la ingesta de alimentos depende de cada
individuo, del factor o factores estresantes y de las circunstancias. En general, algunas
personas comen más de lo normal, y otros menos de lo normal, cuando se ven sometidas
a estrés. Los mecanismos que se han propuesto como explicación de los cambios en la
alimentación y la elección de alimento motivados por el estrés son: diferencias en la
motivación (reducción de la preocupación por el control del peso), mecanismos
fisiológicos (reducción del apetito causada por los procesos vinculados al estrés), y
cambios de tipo práctico en cuanto a las oportunidades de ingesta de alimentos, la
disponibilidad de alimentos y la preparación de las comidas. Por lo tanto, tanto el estado
de ánimo como el estrés pueden afectar a la conducta en cuanto a elección de alimentos
(http://www.eufic.org/articicle/expid/review-food-choise/). (1)

La causa de los trastornos alimentarios suele estar constituida por una combinación de
factores, entre los que se encuadran los de tipo biológico, psicológico, hereditario y
sociocultural. La aparición de los trastornos alimentarios suele estar vinculada a una
imagen distorsionada que la persona afectada tiene de sí misma, a un nivel bajo de
autoestima. (1)

Las determinantes económicas, el costo de los alimentos es uno de los principales factores
que determinan la elección de alimentos. El hecho de que el costo sea excesivo o no
depende fundamentalmente de los ingresos y del estatus socioeconómico de cada persona.
Los grupos de población con ingresos bajos muestran una mayor tendencia a seguir una
alimentación no equilibrada y, en particular, ingieren poca fruta y pocas verduras. No
obstante, el hecho de tener acceso a mayores cantidades de dinero no se traduce, por sí
mismo, en una alimentación de mayor calidad, pueden optar por productos procesados.
Para una alimentación adecuada y variada no se necesita mucho dinero, se puede dar
modos para alimentarse mejor; si la familia no puede optar por consumir agua
embotellada o purificada puede hervir el agua y pueden hidratar su organismo día a día.
También deberán consumir las frutas de temporada y el plátano es la fruta que la podemos
encontrar en todo el año y es accesible las verduras en gran variedad son bastante
accesibles en los mercados populares.

Se entiende que los hábitos alimentarios son un conjunto de actividades adquiridas por
un individuo, por la repetición de actos en cuanto a la selección, preparación y consumo
de alimentos. Los hábitos alimentarios se relacionan principalmente con los factores
sociales, económicos, culturales y psicológicos de una población o región determinada.
La salud física, psicológica, mental y espiritual del ser humano depende del entorno
económico, político, social, cultural y educacional en el cual este se mueve
existencialmente y en cuyo contexto desarrolla un determinado estilo de vida,
condicionado en última instancia por tales múltiples factores. Uno de los aspectos más
importantes en el desarrollo de los hábitos alimenticios saludables de una población o
persona es el desarrollo de costumbres, hábitos y conductas alimentarias a través de un
proceso educativo correcto, que posibilite, en su conjunto, lograr y mantener el estado
nutricional normal de los individuos. Los hábitos alimentarios van a depender de los
recursos económicos de cada persona. Asimismo, se modificará significativamente con
el contacto entre representantes de culturas alimentarias diferentes. Los factores de mayor
importancia que inciden en los hábitos alimentarios se originan en aspectos culturales;
hábitos en diferentes contextos y presión grupos sociales; económicos disponibilidad de
gasto; sociales: origen y costumbres familiares educativos acceso a información de
calidad. (1)

En la población universitaria se suele asociar su patrón alimentario y de estilo de vida con


la irregularidad en el patrón de comidas, el consumo elevado de comida rápida y de
bebidas con contenido alcohólico, el seguimiento de dietas nutricionalmente inadecuadas
con baja densidad nutricional, la elevada incidencia de los trastornos de la conducta
alimentaria, que unido a un incremento de los requerimientos nutricionales, dificultarán
el seguimiento de dietas saludables y equilibradas (2). Se sabe por otra parte, que los
determinantes sociales de la salud como los factores personales, sociales, económicos y
ambientales influyen en los estilos de vida de los estudiantes universitarios, determinando
de esta manera su conducta alimenticia y en el campo laboral. El estilo de vida de
determinados grupos de población, especialmente de jóvenes, puede conducir a hábitos
alimentarios y modelos dietéticos y de actividad física que se comporten como factores
de riesgo en enfermedades habituales. El adulto joven modifica sus hábitos alimentarios
debido a la vida universitaria y el alejamiento en muchas ocasiones del entorno familiar.
Una dieta equilibrada, suficiente en calidad y cantidad de nutrientes, es necesaria para
disminuir el riesgo de enfermedades crónicas de origen nutricional y mejorar la calidad
de vida universitaria profesional (2). Entre estos, los adultos jóvenes que estudian en
establecimientos de educación superior, resultan ser clave en la entrega de herramientas
en alimentación saludable que les permitan utilizarlas en su vida personal y profesional.
Es por ello que consideramos importante conocer los hábitos de vida de los estudiantes
para promover hábitos y estilos de vida saludables. Por ello la población de adultos
jóvenes es un grupo de alto riesgo de padecer problemas en sus hábitos alimenticios tanto
por exceso de alimentos como por déficit.

Al observar la conducta alimenticia de los estudiantes universitarios, y como la


mayoría no se preocupa por la salud y bienestar de su organismo, surge por lo tanto el
interés en esta investigación la cual consiste en realizar un estudio comparativo de los
determinantes en hábitos alimenticios en estudiantes de las escuelas profesionales de
obstetricia y enfermería. UNSM-T. SETIEMBRE-DICIEMBRE 2018.

Esta problemática general será transportada a la población de Estudiantes de las Escuelas


Profesionales de Enfermería y Obstetricia de la UNSM_T. En efecto el presente trabajo
de investigación permitirá comparar hábitos alimenticios en los estudiantes de las
escuelas profesionales de Enfermería y Obstetricia de la UNSM_T, en un determinado
tiempo de 4 meses , setiembre-diciembre de 2018, así podremos determinar si estos
hábitos alimenticios que llevan los estudiantes son los correctos y adecuados para llevar
un estilo de vida saludable. A su vez es posible y notorio el poder comparar estos hábitos
alimenticios en los estudiantes , ya que los problemas se pueden ver tanto en lo físico,
que por consiguiente también se refleja en la alimentación que tienen los estudiantes de
obstetricia y enfermería que derivan de hábitos alimentarios inadecuados como puede ser
irregularidad en las comidas, consumo frecuente de productos de preparación rápida o
consumo de alcohol, también derivan de trastornos en la conducta alimentaria, ya que en
la actualidad, algunos de los jóvenes estudiantes universitarios tienen estilos de vida
sedentarios, esto debido a que realizan poca actividades físicas y a que llevan hábitos
alimenticios poco saludables. Yo como futura Enfermera, que velare por la comunidad o
en el hospital donde trabaje, cooperare mediante este trabajo de investigación en
actualizar y brindar conocimientos existentes de comparar hábitos alimenticios
adecuados en los estudiantes de las escuelas profesionales de enfermería y obstetricia.

La situación descrita motivó a plantear la siguiente pregunta de investigación:


1.2. Formulación del Problema
¿Cuáles son los hábitos alimenticios en los Estudiantes de las Escuelas Profesionales de
Enfermería y Obstetricia de la UNSM_T entre los meses setiembre – diciembre 2018?

1.3. Formulación de Objetivos


2.3.1 Objetivo general

Comparar los hábitos alimenticios en los Estudiantes de las Escuelas


Profesionales de Enfermería y Obstetricia de la UNSM_T. setiembre –
diciembre 2018

2.3.2 Objetivo especifico

o Identificar las características sociodemográficas de los estudiantes Escuelas


Profesionales de Enfermería y Obstetricia de la UNSM_T entre los meses
setiembre – diciembre 2018.
o Identificar los determinantes de Hábitos alimenticios según dimensión biológicos,
psicológico en los estudiantes de la carrera profesional de enfermería
o Identificar los determinantes de hábitos alimenticios según dimensión biológicos,
psicológico en los estudiantes de la carrera profesional de obstetricia.
o Comparar

1.4. Justificación y/o Importancia


Considere la importancia de haber realizado esta investigación porque los estudiantes
de las escuelas profesionales de enfermería y obstetricia de la UNSM, que forman
parte de la población de adultos jóvenes, son considerados una población muy
vulnerable de padecer un desorden en sus hábitos Alimenticios, conllevando así a que
padezcan de enfermedades que afectan de manera drástica a su salud como problemas
de, sobrepeso y obesidad, y enfermedades cardiovasculares a largo plazo. Esto se da
debido a que ellos tengan que ingerir comidas fuera de su hogar entre las actividades
académicas que realizan la cual repercute en su estado de salud, ya que él no
alimentarse de manera adecuada y saludable afecta de manera negativa su salud. Esto
se da por los malos hábitos alimenticios que llevan de manera diaria sea en su hogar
o en su centro laboral. Por tal motivo el propósito principal es realizar un estudio
comparativo de hábitos alimenticios en los estudiantes de las escuelas profesionales
de Enfermería y Obstetricia de la UNSM_T, en un periodo de 4 meses, de setiembre
a diciembre del 2018. Al realizar un estudio comparativo de hábitos alimenticios en
los docentes de enfermería y obstetricia se obtendrá información necesaria y de gran
ayuda para nuestra Escuela Profesional de Enfermería, ya que no se cuenta con
información similar previa para así poder sensibilizar y concientizar a los estudiantes
para adoptar las medidas necesarias de cómo establecer adecuados hábitos
alimenticios para llevar así una adecuada alimentación y una vida saludable. A si
mismo servirá de base para otras investigaciones dentro de esta línea.

II.MARCO TERORICO
2.1. Antecedentes de la investigación
Nacional:
Torres C, Trujillo C, Urquiza A, Salazar R, Taype A. “Hábitos alimentarios en estudiantes
de medicina de primer y sexto año de una universidad privada de Lima, Perú”:
Universidad de San Martín de Porres; 2011, “objetivo fue: determinar los hábitos
alimentarios y evaluar los factores asociados al consumo de gaseosas y comida rápida, de
diseño descriptivo, bivariado y multivariado correspondiente, como resultados se
obtuvieron: Ambos grupos omitieron principalmente el desayuno. Asimismo, tomar
desayuno fue un factor protector del consumo de comidas rápidas y gaseosas. Como
conclusión: Los estudiantes de años superiores consumen comidas rápidas y gaseosas con
mayor frecuencia, por lo que resulta necesario promover la educación alimentaría desde
los primeros años”. (3)

Internacional:

Espinoza (2010), en su estudio “Hábitos de Alimentación y Actividad Física en


Estudiantes Universitarios”, teniendo como fin determinar la influencia de los centros
universitarios, en los hábitos de alimentación y actividad física de los estudiantes. Tomó
una totalidad de 169 estudiantes que asistieron a la asignatura de estudios fundamentales
"Autocuidado y vida saludable", quienes procedían de 19 carreras de distintas facultades
de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV), cuyos años de ingreso eran
entre los años 2000 y 2010 y con una edad de entre 18 a 29 años. Teniendo por naturaleza
una investigación cualitativa de carácter correlacional. Alegando, que durante la vida
universitaria debieran consolidarse hábitos saludables, supuestamente adquiridos durante
la enseñanza escolar, los que finalmente deberían verse reflejados en el profesional adulto
y en su práctica laboral; concluyendo que existe la necesidad, de que las universidades
tomen parte responsable en las acciones que permitan a los alumnos aprender de hábitos
alimenticios adecuados, para que puedan elegir bien los alimentos a adquirir, ya que
estudiantes provenientes de lugares lejanos a los centros 34 universitarios de estudios,
empeoran su estilo de alimentación, producto de la falta de tiempo, para cocinar, comer
o conocer la preparación de alimentos saludables. Además, los centros universitarios
deben entregar una oferta amplia de actividades físicas, y de oportunidades de espacios
que permitan a los estudiantes ocupar sus tiempos libres dentro de la universidad, para la
práctica de actividad física regular, disminuyendo con esto los factores de riesgo a la salud
que se presentan en esta etapa universitaria, evitando el empeoramiento en la vida adulta
fuera de la universidad y en ámbito profesional (2).

Rivera Barragán (2003) realizó en Tabasco, México, un estudio titulado Hábitos


alimenticios en estudiantes de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco, con el
objetivo de identificar el estado nutricional y los hábitos alimenticios en estudiantes del
primer año de la División Académica de Ciencias de la Salud. La investigación fue de
tipo descriptivo transversal. La muestra se obtuvo por muestreo probabilístico
estratificado, constituyendo 18 274 estudiantes. El instrumento utilizado fue la encuesta,
con el que se obtuvieron datos sobre las características económicas, religiosas, estado
nutricional y percepción de la alimentación y los hábitos alimenticios. También se tomó
el peso y la talla de cada estudiante para calcular el índice de masa corporal. Se llegó a la
siguiente conclusión: “Los porcentajes más altos de estudiantes consumían alimentos y
preparaciones a base de maíz y cereales, así como de carnes y sus derivados. Es
importante recalcar que el consumo de frutas y verduras era muy limitado, lo que puede
conllevar al deterioro de su estado nutricional y al incremento de malos estilos de vida.
Las edades de los estudiantes oscilaron entre los 17 y los 34 años, y casi las tres cuartas
partes del total eran del sexo femenino. El 63,1 % tenía un índice de masa corporal
normal; solo en un estudiante se encontró desnutrición de primer grado. El 36,5 % eran
obesos. Los alimentos de mayor consumo fueron las preparaciones a base de cereales, en
especial el maíz (26 %), carnes, frutas y verduras (7,3 %), leche y huevos (6,8 %), cada
uno. Asimismo, se apreció falta de orientación para una alimentación correcta. Los
alimentos se escogen y consumen en función de predilecciones culturales, estado de
salud, sexo, edad, papeles sociales y situación económica. Es importante la aplicación de
un programa de intervención que contribuya a mejorar los hábitos alimentarios en estos
estudiantes” (3).

2.2. Bases Teóricas


A continuación, se presenta el marco teórico que dará sustento a los hallazgos. Así
tenemos que: Los malos hábitos alimenticios que resultan del consumo excesivo de
alimentos o de energía contribuyen a la aparición de la obesidad y enfermedades crónicas.
Además, al interactuar con factores genéticos, los patrones de consumo excesivo de
determinados alimentos o nutrientes puede conducir a presentar hipercolesterolemia,
hipertensión, diabetes entre otros. (3)

HABITOS ALIMENTICIOS

Es un conjunto de costumbres que determinan el comportamiento del hombre en relación


con los alimentos. Aborda desde la manera en el que el hombre acostumbra a seleccionar
sus alimentos hasta la forma en que la almacena, prepara, distribuye y consume. Para la
elección de los alimentos el individuo está condicionado por una serie de factores:
socioculturales, económicos, religiosos, personales, que van a configurar sus hábitos
alimentarios. Estas influencias externas son susceptibles de ser modificadas a través de
una correcta educación. Los buenos hábitos alimentarios incluyen: comer una variedad
de alimentos, comer en cantidades moderadas, y consumir grasas, sal y azúcares sólo en
muy poca cantidad. Nuestro cuerpo necesita 40 o más nutrientes para estar saludable y
funcionar adecuadamente. Los nutrientes son vitaminas, minerales, proteínas,
carbohidratos y grasas; los cuales se encuentran en una variedad de alimentos. Algunos
alimentos son ricos en algunos de los nutrientes. Pero no hay un sólo alimento que tenga
todos los nutrientes que necesitamos. Por ejemplo:

• La leche es rica en calcio, pero tiene poco hierro.

• Las carnes, los huevos, las aves, y los frijoles son ricos en proteínas y hierro, pero son
pobres en vitamina C.

• Las frutas y vegetales son fuentes de muchas vitaminas, minerales y fibra, pero
contienen poco hierro y proteínas. En conclusión una buena alimentación debe basarse en
una adecuada distribución de la ingestión de nutrientes en alimentos variados, lo cual
permite asegurar el funcionamiento de los órganos y sistemas e incide favorablemente en
la salud y calidad de vida del individuo. Factores que intervienen en los hábitos
alimenticios

a) Factores Geográficos: Las sociedades viven casi completamente de los alimentos


que producen y la naturaleza de sus dietas está determinada por la calidad de la tierra, el
clima, el suministro de agua, la capacidad de producción en materia de agricultura, la
caza, la pesca y la ubicación geográfica. Esto se debe a que en las montañas o en el mar,
cerca de los ríos y lagos, en el trópico o en zonas templadas, la tierra y el agua les ofrecen
diferentes alimentos.

b) Factores Culturales: La cultura se define como el estilo de vida propio de un grupo


de personas, casi siempre de la misma nacionalidad o procedentes de una localidad
determinada. Las creencias y hábitos alimentarios son un aspecto profundamente
arraigado en muchas civilizaciones. Las creencias y hábitos alimentarios de una cultura
se van transmitiendo de una generación a otra por instituciones como la familia, escuela
e iglesia. Las prácticas alimentarias originadas en estos diferentes grupos pueden
satisfacer, en alguna medida, las necesidades biológicas básicas.
c) Factores Religiosos: La alimentación se ve condicionada por muchas creencias
religiosas. Las restricciones impuestas por la religión influyen en los hábitos alimentarios
de muchos pueblos. Por ejemplo, la mayoría de hindúes no come carne de res y algunos
de ellos jamás prueban alimento alguno de origen animal, excepto la leche y productos
lácteos, pues su religión les prohíbe quitar la vida a un animal. Los protestantes no
ingieren bebidas alcohólicas de ninguna clase. Los mormones no consumen café ni
bebidas alcohólicas. A través de los siglos algunas de estas limitaciones de carácter
religioso han ido privando a algunos pueblos de ciertos alimentos dando lugar a
diferencias nutricionales generalizadas.

d) Factores Sociales: El individuo pertenece a diversos grupos sociales, por lo cual no


puede prescindirse del efecto que tenga la conducta colectiva sobre sus creencias y hábitos
alimenticios. En los grupos sociales a que se está adscrito (iglesia, colegio, trabajo,
sindicato y otros) a menudo se sirven comidas y los menús tienden a reflejar los gustos
del grupo. El prestigio social es también uno de los factores sociales que determinan las
creencias y hábitos alimentarios, pues existen algunos alimentos que gozan de significado
social.

e) Factores Educativos: El nivel educativo ha influenciado el patrón alimentario el cual


se ha observado que varía según el grado de escolaridad de las personas y familias. Así
lo muestran algunos estudios realizados sobre el tema, en diferentes partes del mundo.
No han sido únicamente los patrones alimentarios que cambian según la escolaridad, sino
que también el horario de las comidas, los métodos de preparación, almacenamiento y
otros de alguna u otra manera han variado.

f) Factores Económicos: El alza del costo y la escasez de víveres han hecho sentir su
impacto en las comunidades y los hábitos de numerosas familias a nivel mundial. La
diferencia entre pobres y ricos se ha acentuado aún más, ya que para los primeros las
limitaciones para adquirir comidas diferentes y de origen animal son cada día mayor.

g) Factores Psicológicos: Las creencias y hábitos alimentarios son parte importante de


la conducta humana. Por ello es que durante los últimos años se le ha dado un mayor
énfasis a la alimentación y nutrición desde el punto de vista psicológico-social. La
alimentación no se reduce exclusivamente al campo puramente fisiológico sino también
comprende el campo psicológico social .Suponiendo que el individuo haya sido motivado
a través de diferentes medios para cambiar su conducta en cuanto a sus creencias y hábitos
alimentarios, éstos quedarán afectados por el conocimiento adquirido. En este caso el
individuo necesita información para elegir los tipos y las cantidades apropiadas de
alimento. Así pues, aunque saber algo de nutrición es indispensable para realizar el
cambio deseado, la información es inútil si el individuo no ha aceptado la necesidad de
cambiar y no está motivado para hacerlo. (3)

ALIMENTACIÓN SALUDABLE EN EL ADULTO JOVEN

La alimentación es mucho más que el hecho de comer para saciar el hambre o comer para
vivir, debe conseguir mantener la salud y prevenir enfermedades. Es una actividad
necesaria y vital para todo ser humano, cubre necesidades biológicas, psicológicas y
sociales. Una alimentación es saludable si incluye variedad de alimentos, se prepara
siguiendo las normas básicas de higiene y seguridad alimentaria, su sabor y presentación
responde a los principios de la gastronomía de cada región y se consume en un ambiente
agradable, disfrutando con la familia o los amigos. De este modo se sintetizan los aspectos
físicos, psíquicos y sociales que integran el concepto de salud. La juventud constituye un
periodo de transición entre la adolescencia y la edad madura. Ser estudiante o trabajar,
ser independiente o permanecer en la vivienda familiar configuran un estilo de vida
peculiar que influye directamente sobre los hábitos alimentarios .Gran parte de los
jóvenes tienen un perfil de consumo de alimentos basados en los siguientes criterios:
sencillez, rapidez y comodidad en la preparación de alimentos, presupuesto muy limitado
destinado a la alimentación y forma no convencional de consumo, es decir, compaginan
el acto de comer con otro tipo de actividades (TV, radio, lectura, etc.) Su sentido del
horario de las comidas es muy laxo, pueden comer a cualquier hora y la dieta suele
acomodarse a sus exigencias y ritmos de trabajo o estudio. Realizan numerosas "tomas"
de alimentos, fraccionando el volumen total de la dieta diaria y, en general, comparten en
pocas ocasiones la comida con la familia. Ante dichas situaciones, resulta esencial
proponer estrategias con el fin de beneficiar la salud de los jóvenes a través de una
alimentación que, siendo agradable y ajustada a sus gustos en la medida de lo posible,
contribuya a promover su salud y prevenirles de determinadas enfermedades en el futuro:
cardiovasculares, hipertensión, obesidad, determinados tipos de cáncer, osteoporosis,
diabetes, etc. El hecho de llevar a cabo una alimentación variada (incluyendo diversidad
de alimentos) y equilibrada (en cantidad adecuada a las necesidades individuales), es,
entre otros factores, una de las principales vías de promoción de salud y calidad de vida.
Por un lado, cubre las necesidades biológicas básicas para que el cuerpo funcione cada
día con total normalidad y por otro, sirve como prevención y tratamiento ante ciertas
enfermedades y/o alteraciones orgánicas. (3)

RECOMENDACIONES NUTRICIONALES PARA UNA ALIMENTACIÓN


SALUDABLE

Las recomendaciones nutricionales para la población deben ir orientadas a lograr una


dieta ordenada y equilibrada, acorde con sus requerimientos nutritivos, y a generar hábitos
más adecuados de alimentación, como restringir el alto consumo de “comida chatarra”
(en especial las frituras) pues conducen a problemas nutricionales, la comida que no se
debe dejar de tomar es el desayuno, pues es la primera alimentación después de un ayuno
prolongado. Es aconsejable restringir la ingesta de jugos azucarados y bebidas gaseosas
y en lo posible cambiarlos por jugos de fruta natural. Desayuno: Un buen desayuno se
define como una equilibrada combinación de lácteos, pan, cereales y frutas variadas que
combinadas representan el 30% de los nutrientes que necesita diariamente el organismo
para funcionar correctamente durante el día. Así mismo, un desayuno completo está
ligado a un mejor rendimiento físico y psíquico Está comprobado que desayunar poco y
mal, hace disminuir las funciones del cerebro; las consecuencias más directas a la falta de
glucosa, son: la poca concentración, poca memoria y una fácil irritabilidad. El desayuno
debe incluir básicamente tres grupos de alimentos:

1.- Cereales Corresponden al pan, cereales de desayuno y galletas. El pan, sobre todo
integral, es un alimento ideal y casi imprescindible en el desayuno, por su alto contenido
en hidratos de absorción lenta, fibra, sales minerales y vitaminas del grupo B. Una opción
sobresaliente es añadirle un poco de aceite de oliva, que mejora grandemente la calidad.
2.- Lácteos Dentro de este grupo se considera la leche, yogur, queso. Los productos
lácteos aportan fundamentalmente proteínas y aseguran la cantidad diaria necesaria de
calcio. Así mismo, contienen vitamina A, D y vitaminas del complejo B. En caso de
obesidad pueden tomarse desnatados con lo que el aporte de grasas es mucho menor y
enriquecidos para que no pierdan sus beneficios.

3.- Fruta La fruta es rica en hidratos de carbono de absorción rápida, agua, minerales y
fibra. Además es una estupenda forma de proporcionar a nuestro organismo la dosis diaria
de vitaminas que necesita y en especial vitamina C. Es aconsejable tomarla en piezas,
pero no obstante también puede hacerse en forma de zumos, que para que no pierdan
todas sus propiedades deben ser recién exprimidos. Especialmente aconsejable es el zumo
natural de naranja al comenzar el día, recién exprimida, y que además del aporte de
vitamina C, ayuda a regular nuestro intestino y refuerza las defensas de nuestro
organismo. La fruta entera proporciona una cantidad de fibras que no aporta el zumo.
Almuerzo: Resulta de vital importancia que el desayuno tenga un nivel importante de
nutrientes y que sea equilibrado ya que su ausencia puede ser perjudicial para el almuerzo
pues un consumo de nutrientes exagerado en el almuerzo puede provocar, a larga,
sobrepeso. Siendo necesario que el almuerzo contenga los nutrientes que aportan los
diferentes grupos de alimentos, frutas, verduras, cereales, carnes, lácteos, etc.; de una
forma equilibrada. Cena: El tipo y la cantidad de alimentos que se consumen en la cena
influyen en la digestión y en la capacidad de conciliar el sueño. Lo más adecuado es no
ingerir alimentos o líquidos durante las dos horas precedentes al momento de acostarse.
La cena se puede "utilizar" para compensar excesos y conseguir el equilibrio. Preparación
de los alimentos: Con el objeto de evitar incrementos exagerados de peso, se debe reducir
el consumo excesivo de grasa total y preparar los alimentos en el horno, asándolos o
cocinados al vapor, lo que contribuye a prevenir las patologías cardiovasculares del
adulto. Consumo de agua: El agua es el nutriente más importante del ser humano. El
hombre puede vivir varios días sin comer; pero si no ingiere agua muere en pocos días.
Si no hay agua no hay vida, debido a que el agua está relacionada con todas las funciones
que se llevan a cabo en nuestro organismo. El agua se encuentra en prácticamente todas
las partes de nuestro cuerpo: órganos, músculos, piel, etc. Más de la mitad de nuestro
cuerpo está compuesto de agua. La ingestión de 1.5 a 2 litros de agua es la cantidad
recomendada. Recientes estudios han mostrado que tomar agua en las cantidades
recomendadas, ayuda al ser humano en la prevención del cáncer. La explicación es porque
el agua ayuda a que las substancias de "deshecho" que producen las células sean
eliminadas. Si al hábito de ingerir abundante agua, se le agrega, comida saludable,
relajación y ejercicio, sus posibilidades de prolongar una vida placentera y productiva se
incrementa. Horario de alimentación: Se debe mantener un horario de alimentación, lo
que contribuye a prevenir problemas intestinales y de malnutrición. Al transcurrir muchas
horas entre una comida y otra el apetito es mayor y aumenta considerablemente la ingesta
de alimentos, lo que puede influir en el incremento de peso. En conclusión la alimentación
es tan importante que puede condicionar el estado de salud y el desarrollo del ser humano.
Además, los problemas asociados a la alimentación del adulto joven pueden llegar a
causar enfermedades muy importantes en etapas posteriores. Por ejemplo: un exceso de
grasas saturadas puede provocar enfermedades cardiacas o algunos tipos de cáncer; la
ingestión excesiva de calorías puede provocar hipertensión o la falta de calcio predispone
a la osteoporosis.

CONSECUENCIAS DE MALOS HÁBITOS ALIMENTICIOS

La mala alimentación no solo influye en el rendimiento, también incide en otros factores,


como el cansancio, el sentirse agotado. Además, el posible exceso de comidas
hipercalóricos induce al sobrepeso, lo que podría provocar enfermedades no
transmisibles, como diabetes, hipertensión e hipercolesterolemia. El desayuno es una de
las comidas más importantes, ya que es posterior a un proceso de ayuno fisiológico.
"Cuando uno se levanta tiene que cargar el cuerpo de energía, porque durante la anoche
el metabolismo sigue trabajando, y entonces hay utilización de materia y energía. Por eso,
debemos reponerla a primera hora de la mañana, porque las personas que desayunan
tienen ventajas: se ven favorecidas la concentración, la memoria, la atención, disminuye
la probabilidad de subir de peso y se consumen menos calorías en el almuerzo”. En cuanto
al consumo de alcohol por parte de los jóvenes, la profesional sostiene que las cifras son
preocupantes, ya que estos productos afectan directamente el rendimiento intelectual de
jóvenes y adultos. “En principio, las bebidas alcohólicas generan una respuesta placentera
y estimulante en el organismo, pero luego se vuelve depresora del sistema nervioso
central y lo expone a disminución en la respuesta refleja e incluso en algunas personas se
desencadenan actitudes de autodestrucción y depresión”. Además, las bebidas alcohólicas
no son necesarias en la alimentación, y se 43 puntualiza que "no es que fijen las grasas,
como habitualmente se dice, sino que generan energía que se gasta rápidamente y no
permite consumir las grasas acumuladas en el cuerpo". Por otro lado, "desde un punto de
vista nutricional, las gaseosas aportan una cantidad innecesaria de azúcar. Por ejemplo:
un vaso de 200 centímetros cúbicos equivale aproximadamente a seis sobrecitos de
azúcar. Pero, además, contiene gran cantidad de fósforo, que inhibe la absorción de calcio
en los huesos". (4)

HABITOS ALIMENTICIOS Y SU RELACION CON EL ESTADO


NUTRICIONAL

La evaluación del estado nutricional utilizando mediciones antropométricas se enmarcan


en la denominada antropometría nutricional, que se define como “medición de la
variación de las dimensiones físicas y la composición del cuerpo en diferentes edades y
grados de nutrición”. El peso, la estatura son mediciones exactas y precisas. El hecho de
que el índice de masa corporal refleje las reservas corporales de energía lo hacen ser
también un buen descriptor de estados deficitarios, es por ello que permite describir,
además de la presencia de obesidad, la presencia de deficiencia energética crónica, por lo
tanto la formación de buenos hábitos alimentarios es un excelente instrumento para
prevenir enfermedades y promover la salud en la población. Entre los hábitos que
conducen a la obesidad se destaca el consumo de grandes cantidades de la denominada
"comida chatarra": muchas grasas y azúcares, hamburguesas, tocino con huevos, helados,
gaseosas, papas fritas, etc. Si bien la obesidad se da con mucha frecuencia en los países
desarrollados, entidades como la OPS advierten del crecimiento en sociedades más
carenciadas, como consecuencia de una dieta desbalanceada, es por ello que la mejor
manera de alcanzar un estado nutricional adecuado es incorporar una amplia variedad de
alimentos.

2.3. Definición de Términos Básicos

Alimentación: Es un conjunto de acciones por medio de las cuales se le proporciona


alimentos al organismo.

Hábito: Se denomina hábito a toda conducta que se repite en el tiempo de modo


sistemático, es decir cuando hacemos referencia a un acto que tomamos por costumbre.

Nutrición: Proceso por cual el organismo absorbe y asimila las substancias necesarias
para el funcionamiento del cuerpo.

Estado nutricional: Estado de balance entre la ingesta y las necesidades energéticas y


de nutrientes del organismo que expresa distintos grados de bienestar de las personas y
a su vez son dependientes de la interacción entre la dieta, factores relacionados con la
salud y el entorno físico, social, cultural y económico.

Influencias culturales: Las influencias culturales conducen a diferencias en el consumo


habitual de determinados alimentos y en las costumbres de preparación de los mismos;
en ciertos casos, pueden conducir a restricciones tales como la exclusión de la carne y de
la leche de la alimentación. Sin embargo, es posible cambiar las influencias culturales:
cuando un individuo pasa a vivir en otro país, suele adoptar los hábitos alimentarios
concretos de la cultura local de ese país.
Hábitos alimenticios: Es un conjunto de costumbres que determinan el comportamiento
del hombre en relación con los alimentos.

III.FORMULACIÓN DE LA HIPÓTESIS

3.1. Hipótesis de la investigación

Los hábitos alimenticios en los estudiantes de las escuelas profesionales de


obstetricia son adecuados Y en los estudiantes de las escuelas profesionales de
enfermería son inadecuados

3.2. Sistemas de variables

3.2.1. Identificación de variables


Independiente: Hábitos alimenticios.
La variable de estudio de esta investigación es el hábito alimenticio. Esta
variable es analizada con su dimensión, indicador, medidor, técnicas e
instrumentos.
3.2.2 Operacionalización de variables
Definición conceptual
Hábitos alimentarios, se pueden definir como el conjunto de conductas adquiridas por un individuo, por la repetición de actos en cuanto
a la selección, la preparación y el consumo de alimentos.
Definición operacional

VARIABLE DIMENSIÓN INDICADOR MEDIDOR TÉCNICAS INSTRUMENTOS

Frecuencia Este indicador será de Nivel  Observación Los instrumentos


mucha importancia  Cuestionario que solo utilizare
de consumo
porque me va a  Entrevista para recopilar esta
de alimentos permitir saber si los información será :
Hábitos dentro de la estudiantes consumen
Cuestionario
Alimentarios alguna comida
Casa. Entrevista
saludable dentro del
hogar antes de
dirigirse a la
universidad, para así
determinar si cuentan
con un adecuado
hábito alimenticio.
Tal así como los
Número de veces que
consumen
determinados
alimentos: frutas,
verduras, cereales.

Frecuencia de Consumo de comida Nivel  Observación Los instrumentos


consumo de rápida  Cuestionario que solo utilizare
alimentos fuera dela (hamburguesas,  Entrevista para recopilar esta
casa o en la pizzas, pollo frito, información será :
universidad. pollo a la brasa, papa
Cuestionario
rellena, gaseosas,
Entrevista
etc.).

Determinantes  Económicos Nivel  Observación Los instrumentos


 Culturales  Cuestionario que solo utilizare
que influyen
 Sociales  Entrevista para recopilar esta
en la
 Biológico información será :
alimentación  Psicosocial Cuestionario
Entrevista
de los

Jóvenes
universitarios.
IV.MARCO METODOLÓGICO

4.1 Tipo de estudio

El estudio comparativo de los determinantes de hábitos alimenticios en los estudiantes


de las escuelas profesionales de enfermería y obstetricia de la UNSM-T, SETIEMBRE-
DICIEMBRE 2018.
Se efectúa en el marco de una investigación comparativa. Este trabajo se orienta en
comparar los hábitos alimenticios de los estudiantes de enfermería y obstetricia. Así
mismo el poder indagar y mostrar estos hábitos alimenticios.
De acuerdo al periodo y la secuencia del estudio es transversal, ya que se estudiara la
variable en un momento dado, en el periodo SETIEMBRE –DICIEMBRE del año
2018. Y teniendo en cuenta el análisis y el alcance de los resultados es un estudio
descriptivo, se llevara a cabo un relevamiento sobre los hábitos de alimentación.

Es descriptivo porque “(…) buscan especificar las propiedades importantes de las


personas, grupos y comunidades o cualquier otro fenómeno que sea sometido a análisis”
(Hernández, 1996:60).

4.2 Diseño de investigación

la investigación será de carácter descriptiva, ya que inicia de una descripción de una


situación o evento, es decir, como se manifiesta el fenómeno; por medio de la recopilación
de datos escritos o artículos académicos que permiten comparar y asociar diversas
situaciones y convertirlas en un todo, con la finalidad de 65 aproximarse a la realidad en
todos sus aspectos, en relación a esto, Sampieri (1996) señala que la investigación
descriptiva “busca especificar las características y los perfiles importantes de personas,
grupos, comunidades o cualquier otro fenómeno que se someta a un análisis” (p. 60).