Anda di halaman 1dari 8

UNIDAD 2: TAREA 3 - DESARROLLO DE LA TAREA

TUTOR

BORIS ALEXANDER FLOMIN

CREADO POR

VERONICA DELGADO

COD. 1105793199

GRUPO NO. 151017_24

ESCUELA DE CIENCIAS DE LA SALUD

PROGRAMA ADMINISTRACION EN SALUD

IBAGUE TOLIMA

21/10/2018
 Antecedentes de los determinantes sociales de la salud.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), Se entiende como salud a un completo

bienestar físico, mental y social y no solamente la ausencia de infecciones y enfermedades

considerada como un derecho universal siendo esto aprobado en la constitución de 1948.

El estado de salud de los individuos se puede ver afectada por aspectos físicos, políticos,

sociales, colectivos, entre otros y aunque es un derecho fundamental en la actualidad la

desigualdad que existe en la prestación de los servicios de salud pues se encuentra clasificada

por clases sociales que impiden el buen desarrollo de la salud humana, por la equidad de este

servicio la OMS a nivel mundial promueve la prevención, promoción e intervención de la salud

creando la comisión sobre determinantes Sociales de la Salud.

Los Determinantes Sociales de la salud son las circunstancias en las que las personas nacen,

crecen, viven, trabajan y envejecen, incluido el sistema de salud teniendo como objetivo analizar

las inequidades injustas en la distribución de bienes sociales como: ingreso, riqueza, empleo

estable, alimentación saludable, hábitos de vida saludables, educación, recreación, entre otros.

Las inequidades sociales se han venido incrementado a causa de las desigualdades sociales entre

países, regiones y al interior de los países, entre grupos y estratos sociales, Según el Informe

sobre el Desarrollo Humano de las Naciones Unidas “la diferencia de la renta de la quinta parte

más rica de la población mundial respecto al quinto más pobre pasó de ser de 30 a 1 en 1960, a

ser 60 a 1 en 1990 y 74 a 1 en 1997” [24]. Para el año 2006 el estudio realizado por la

Universidad de Naciones Unidas señala que el 10% más rico tiene el 85% del capital mundial, y

la mitad de toda la población del planeta tiene sólo el 1%, por el ejemplo la expectativa de vida

al nacer en Sierra Leona es de 34 años, y en Japón es de 81,9; la probabilidad de que una persona
muera entre las edades de 15 y 60 años es de 8,3 % en Suecia, 46,4% en Rusia y 90,2 % en

Lesotho, y la expectativa de vida en los países desarrollados varía entre cinco y diez años

dependiendo de las diferencias en salario, educación y condiciones de trabajo.

Otra causa de desigualdad en la salud es la prestación de los servicios para los más pobres es

diferente al resto de la sociedad lo que hace que prevalezcan todas las enfermedades crónicas y

agudas en las poblaciones con más bajos recursos.

 Los problemas sociales y económicos pueden afectar el estado de salud durante la vida,

con más probabilidades de presentar enfermedades y muertes prematuras los estratos más

bajos de la sociedad ya que se han desarrollado con una deficiencia en educación, tener

trabajos inseguros o tener un empleo inseguro, vivir en viviendas con malas condiciones

e intentar criar familias en circunstancias difíciles.

Las políticas para la educación, el empleo y la vivienda afectan los estados de salud, los

diferentes cambios de la vida como por ejemplo el pasar de la primaria a secundaria,

entrar a una universidad, encontrar empleos temporales o formar una nueva familia son

aspectos que hacen que muchas personas no pueden lograr y es ahí donde se ve afectada

su salud, pues para tener una buena salud esta reducir los niveles de fracaso educativo, la

inseguridad laboral, y las diferencias de ingresos en la sociedad.

 Los problemas sociales y psicológicos pueden desarrollar en el ser humano estrés por

largo tiempo, los estados continuos de ansiedad, inseguridad, baja autoestima,

aislamiento social y la falta de control en el trabajo hacen que exista una salud mental

deficiente y muerte prematura.


Para controlar el estrés se podría hacer uso de medicamentos, los gobiernos deben apoyar

a familias con niños pequeños, integrarlos a la vida social, reducir la inseguridad material

y financiera ya que las personas que tienen sentido de pertenencia y que son valoradas

tienden a tener una mejor calidad de vida que aquellas que se sienten excluidas, ignoradas

y utilizadas, estos estados hacen que se activen una gran cantidad de hormonas y el

sistema nervioso nos preparan para enfrentar una amenaza física inmediata aumentando

la frecuencia cardiaca, desviando la sangre a los músculos e incrementando la ansiedad y

el estado de alerta y en un largo plazo conlleva a la depresión, más vulnerable a tener

infecciones, diabetes, colesterol, grasas en la sangre, hipertensión, entre otros.

 La pobreza de los padres de familia, que ocasiona alimentación deficiente o inadecuada

de la madre, y el tabaquismo, pueden reducir el desarrollo prenatal e infantil. El

crecimiento lento en los primeros años está asociado con un menor funcionamiento

cardiovascular, respiratorio, renal y pancreático en la edad adulta. El tabaquismo en los

padres de familia impide el desarrollo del sistema respiratorio del niño, lo que a su vez

reduce el funcionamiento de dicho sistema y aumenta la vulnerabilidad más adelante en

su vida.

La pobreza en los padres de familia inicia una cadena de riesgos sociales. Comienza en la

infancia con una menor disposición para el estudio y aceptación de la escuela, sigue con

un comportamiento deficiente y pocos logros escolares, y conduce a un mayor riesgo de

desempleo, marginalidad social percibida, y trabajos de bajo nivel social y poca


responsabilidad en la edad adulta. Este patrón de educación y empleo deficientes

perjudica la salud y, en los años de la vejez, el funcionamiento cognoscitivo.

 La exclusión social a causa de la pobreza relativa o absoluta también afecta la salud del

ser humano llevándolo a una muerte prematura, las personas que viven en la calle tienen

los índices más altos de muerte prematura.

Las personas enfermas, discapacitadas o emocionalmente vulnerables, como los

residentes en hogares infantiles, prisiones, hospitales psiquiátricos, discapacidades físicas

o el sida tienen la posibilidad de recibir rechazo de la comunidad.

Para disminuir la exclusión social interviene la salud pública brindándole acceso a la

atención sanitaria, servicios sociales y vivienda asequible.

 El estrés laboral influye mucho en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, esto

podría mejorar creando ambientes laborales mas sanos que lleven a la productividad,

permitir que los empleados tengan mayor control, variedad, oportunidades para el

desarrollo beneficia la salud.

 No tener un empleo fijo o estar desempleado afectan de manera psicológica y trae

problemas financieros provocando efectos en la salud mental como la ansiedad, la

depresión, enfermedades cardiaca, aumentando el riesgo de una muerte prematura.

Esto se puede mejorar si se previene el desempleo y la inseguridad laboral, reduciendo

las adversidades que sufren los desempleados, realizar re incorporaciones a trabajos

seguros.
 Las personas que son adictas a las drogas, el alcohol o el tabaquismo tienen una

desventaja social y económica, las muertes más frecuentes a causa del consumo de estas

drogas son por accidentes, violencia, envenenamiento, lesiones y suicidio, las personas

que fuman tabaco están expuestos a vivir en unas condiciones deplorables, con ingresos

bajos o falta de trabajo creando una grave situación de salud.

 Llevar una vida alimenticia sana rica en nutrientes y lejana de grasas puede evitar sufrir

enfermedades cardiovasculares, la diabetes, el cáncer, las enfermedades oculares

degenerativas, obesidad o caries dental, las personas más propensas a sufrir dichas

enfermedades son las de bajos recursos, familias jóvenes, ancianos y desempleados que

sustituyen alimentos frescos por alimentos procesados más baratos.

 Integrar ejercicio a nuestras vidas como por ejemplo ir al trabajo caminando o en

bicicleta mejora nuestra salud, reduce los automóviles y se disminuye la contaminación

de la capa de ozono y evita enfermedades cardiacas, limita la obesidad, reduce la

diabetes.

 El apoyo social y las buenas relaciones sociales contribuyen de manera importante a la

salud. El apoyo social ayuda a darle a las personas los recursos emocionales y prácticos

que necesitan. El pertenecer a una red social de comunicación y obligaciones mutuas


hace que las personas se sientan amadas, apreciadas, valoradas y cuidadas, todo lo cual

tiene un poderoso efecto protector en la salud.

 La cohesión social, entendida como la existencia de confianza y respeto mutuo en la

comunidad y la sociedad en general, ayuda a proteger a las personas y su salud. Las

sociedades con grados altos de desigualdad en los ingresos tienden a tener menos

cohesión social, más crímenes violentos y tasas más altas de mortalidad. El estudio de

una comunidad con niveles altos de cohesión social mostró tasas bajas de enfermedad

coronaria, que aumentaron cuando la cohesión social en la comunidad disminuyó.


REFERENCIAS BIBLIOGRAFICS

Garcia, J. (2013). América Latina frente a los determinantes


sociales de la salud: Políticas públicas implementadas. Rev. salud
pública. 15 (5): 731-742, 2013. Recuperado
dehttps://revistas.unal.edu.co/index.php/revsaludpublica/article/vie
w/39459/45193
Alvarez, L. (2000). Determinantes Sociales en Salud, más allá de
los factores de riesgo. Rev. Gerenc. Polit. Salud, Bogotá (Colombia),
8 (17): 69-79, junio-diciembre de 2009. Recuperado
dehttp://www.scielo.org.co/pdf/rgps/v8n17/v8n17a05.pdf
Wilkinson, R., Marmot, M. Determiantes Sociales en Salud, Hechos
Irrefutables. ISBN 92–890–1287–0. Recuperado
dehttp://www.bvsde.paho.org/bvsacd/cd90/1008WILdet.pdf