Anda di halaman 1dari 9

APRENDIZAJE ANDRAGÓGICO Y EDUCACIÓN

UNIVERSITARIA

Bernardete de Agrela
Doctora en Educación
Universidad de Carabobo
bernar11@hotmail.com
Gloria de Safar
Magíster en Lectura y Escritura
Universidad de Carabobo
gloriasafar@hotmail.com

Recibido: 26/11/2014 Aceptado: 06/06/2015

Resumen ANDRAGOGIC LEARNING AND UNIVER-


SITY EDUCATION
Este ensayo tiene como propósito ofrecer apor-
tes para la reflexión sobre la forma cómo apren- Abstract
den adolescentes y adultos, dado que estos dos
grupos etarios, conforman el grueso de la pobla-
This paper aims to provide inputs to reflect on
ción estudiantil que ingresa a la Facultad de
how adolescents and adults learn, since these
Ciencias de la Educación de la Universidad de
two age groups make up most of the student en-
Carabobo. En este sentido, se intenta trabar al
tering the Faculty of Education at the University
quehacer académico universitario a la Andrago-
of Carabobo. Here, the intention is to lock the
gía, como disciplina científica ligada al proceso
college academic work to Andragogy, as a scien-
de aprendizaje, sin la pretensión teórica de bus-
tific discipline linked to the learning process,
car un modelo universal, sino integrar sinérgica-
without the theoretical claim to find a universal
mente métodos y metodologías que permitan
model, but synergistically integrating methods
reconciliar diferentes visiones en el marco de la
and methodologies to reconcile different views
diversidad de posturas que pueden contribuir
within the diversity of positions that may con-
sinérgicamente a repensar las practicas pedagó-
tribute synergistically to rethink the teaching
gicas desde una realidad tan cambiante en las
practices from an ever changing reality in uni-
aulas universitarias. Para ello, se brinda infor-
versity room. To do this, information about An-
mación sobre la Andragogía como disciplina
dragogy as an educational discipline is provided,
educativa, aspirando que el docente universita-
aiming the professors become familiar with the
rio se familiarice con los principales lineamien-
main lines of the andragogic act in order to inte-
tos del acto andragógico a fin de que los inte-
grate them gradually into their academic work.
gre, paulatinamente, en su quehacer académico.
Keywords: andragogic learning, higher educa-
Palabras clave: aprendizaje andragógico, edu-
tion and learning to learn.
cación universitaria y aprender a aprender.

ARJÉ. Revista de Postgrado FaCE-UC. Vol. 10 N° 18 . Enero– Junio 2016/ pp.140-148.


ISSN-e 2443-4442 , ISSN-p 1856-9153
Aprendizaje andragógico y educación universitaria
De agrela Bernardete, De safar Gloria

140
Introducción que involucran la forma como enseñan los docen-

La educación es considerada un agente de progre- tes y la manera cómo aprenden los estudiantes,

so para las sociedades, no obstante, en Venezuela sobre todo ante el evidente contraste entre la bús-

ésta se asienta en la instrucción tradicional centra- queda de una educación que genere actitudes y

da en el docente y desarticulada de la realidad, habilidades enfocadas hacia la iniciativa, la reso-

con estudiantes pasivos y acríticos que sólo me- lución de problemas y el pensamiento abstracto, y

morizan conocimientos, esto se traduce en prácti- la educación tradicional cuyas practicas docentes

cas de enseñanza-aprendizaje poco efectivas, si- contribuyen escasamente al desarrollo de compe-

tuación que se agrava ante la carencia de hábitos tencias en los estudiantes.

de estudio en los educandos, así como deficiencias Al respecto, Knowles y Ludojoski, citados por
en habilidades y destrezas que les ayuden a mejo- Pizarro (2013), señalan que la formación por com-
rar efectivamente su desempeño y rendimiento petencias considera importante el desarrollo bioló-
académico. Desde este punto de vista, es necesario gico, ya que éste determina cambios en las capa-
mejorar la calidad de la educación en todos sus cidades psicológicas de los estudiantes, que deben
niveles y en particular la calidad de la educación ser tomadas en cuenta en el proceso educativo,
universitaria. plantean la diversificación de la didáctica y la me-

En este sentido, la UNESCO (1985), ha estableci- todología empleadas para atender a los estudian-

do normativas relacionadas a la educación univer- tes que ingresan a la universidad. De acuerdo con

sitaria y en particular a la educación para adultos, esto, las capacidades mentales de los estudiantes

en este particular se propone la formación por se van modificando en la medida que el desarrollo

competencias, dado que se quiere que la función biológico ocurre, aspecto que debe ser considera-

del docente vaya más allá de las prácticas tradicio- do a la hora de abordar los procesos de enseñanza

nales de enseñanza, porque no contribuyen a crear y aprendizaje del estudiantado universitario.

espacios para el aprendizaje autónomo, resaltando En este sentido, surge una pregunta ¿cómo abor-
que la formación por competencias, desarrolla al- dar el proceso de enseñanza-aprendizaje de los
ternativas en relación a la educación del estudian- estudiantes universitarios? Este cuestionamiento
te que ingresa a la universidad. se origina en el conocimiento de que el estudiante

La aplicación del enfoque de formación por com- que ingresa a la universidad transita entre la ado-

petencias viene desarrollándose desde hace ya al- lescencia y la adultez, dado que la edad en que

gún tiempo en muchos países. En Venezuela y en inicia sus estudios universitarios oscila entre los

especial en la Universidad de Carabobo se están 16, 17 y 18 años; pudiendo variar la edad entre 20,

haciendo esfuerzos para lograr avances en la im- 30, 40, 50 o hasta 60 años. Este contraste en las

plementación de éste tipo de formación, a fin de edades, nos obliga a establecer las características

garantizar y promover cambios en las practicas y diferencias entre un adolescente y un adulto, la

ARJÉ. Revista de Postgrado FaCE-UC. Vol. 10 N° 18 . Enero– Junio 2016/ pp.140-148.


ISSN-e 2443-4442 , ISSN-p 1856-9153
Aprendizaje andragógico y educación universitaria
De agrela Bernardete, De safar Gloria

141
forma cómo aprenden ambos grupos etarios y có- mites cronológicos en los que se sitúa cualquier
mo aplicar e integrar al quehacer académico uni- período de vida puede variar según cada cultura.
versitario la Andragogía y la Pedagogía, como En el caso de la edad adulta se señala que en esta
disciplinas científicas ligadas al proceso de ense- etapa, el hombre alcanza un desarrollo humano
ñanza y aprendizaje, aun cuando ambas son exclu- pleno, y se enfrenta a la sociedad con un nivel de
yentes, en cuanto a la didáctica, pero complemen- capacidad y responsabilidad mayor. Para Köhler
tarias en el logro de su fin último, el cual es la (1960) esto está relacionado con una mayor acep-
educación del hombre Adam, (1986). tación de responsabilidades, el uso de la razón y

Según la Organización Mundial de la Salud un mayor equilibrio en la persona adulta.

(OMS), la adolescencia abarca la edad compren- Sin embargo, esto parece no ser del todo cierto en
dida entre los 10 años y los 19 años de vida. Se la medida en que reflexionamos como profesores
define como el período de maduración psicobioló- sobre la base de las vivencias que experimentamos
gico donde se presentan ajustes fisiológicos, psí- con nuestros estudiantes en la universidad. Hablar
quicos, conductuales, y de búsqueda de identidad de estudiantes adultos y sobre todo de madurez, es
propia. En esta etapa se consideran dos fases, la difícil, más aún cuando se trata de discurrir en
adolescencia temprana que comprende los 10 a 14 torno al aprendizaje autodirigido, como elemento
años y la tardía que abarca desde los 15 hasta los fundamental de la educación de adultos, ya que es
19 años. Para Olivo (2003), la mayor parte de las en el desenvolvimiento psico-social donde se ve
investigaciones sobre los adolescentes señalan que reflejada la adultez, que se supone viene acompa-
estos, tienen déficits en valores como el esfuerzo, ñada de una edad cronológica, en este sentido, se
la responsabilidad propia, la participación, la piensa en participantes que alcanzan un nivel de
constancia y la paciencia, además de dificultades madurez en su forma de pensar y actuar de acuer-
para adaptarse a las dificultades y controlar los do con las expectativas educativas vigentes en las
impulsos, aunque disponen de habilidades cogniti- universidades. El concepto de madurez o edad
vas y emocionales que les permiten abordar desa- adulta, es importante enfocarlo desde el ser mismo
fíos, debido a que están en pleno proceso de cons- de la persona como alguien que evoluciona y cam-
trucción de sus identidades y, por lo tanto, en un bia continuamente al orientarse a la búsqueda de
estado de mayor vulnerabilidad afectiva Allidière, la autonomía, lo que a su vez conduce a conduc-
(2008) tas cuyas cualidades primordiales son el autogo-
bierno y la auto-responsabilidad, bajo el predomi-
En cuanto a la edad adulta esta misma organiza-
ción la define como el periodo comprendido entre nio de la objetividad. Esto último exige que la per-

los 20 y los 59 años de edad, sin embargo algunos sona se dirija a sí misma, en aras de fortalecer y

autores señalan edades más tempranas en el inicio enriquecer el desarrollo, sin que esto afecte la vida

de la adultez y de la adolescencia, ya que los lí- afectiva y emotiva del aprendiz, sino por el con-

ARJÉ. Revista de Postgrado FaCE-UC. Vol. 10 N° 18 . Enero– Junio 2016/ pp.140-148.


ISSN-e 2443-4442 , ISSN-p 1856-9153
Aprendizaje andragógico y educación universitaria
De agrela Bernardete, De safar Gloria

142
trario lo emocional se debe convertir en el eje no sólo desde el punto de vista biológico y psico-
medular que guía su aprendizaje. lógico sino también por el contexto socio-

Este contexto resulta interesante si se toma en histórico en el cual tiene lugar el mismo Ugas,

cuenta lo que afirman Brownley (1974) y Adam (2007).

(1987). El primero destaca la importancia del pro- Estos señalamientos imponen un repensar de las
ceso histórico y de socialización como elementos prácticas educativas y pedagógicas lo cual supone
primordiales que definen la aparición de las carac- un cambio de mentalidad para poder abordar la
terísticas que determinan la edad adulta. El segun- Pedagogía y la Andragogía o cualquier otra pers-
do, señala que en el hecho pedagógico intervienen pectiva teórica y metodología que surja, pero sin
factores biológicos, históricos, antropológicos, la pretensión teórica de buscar modelos universa-
psicológicos y sociales. Al respecto, Mora (1997) les, sino de integrar sinérgicamente métodos y
señala que la Educación debe realizar cambios metodologías que permitan reconciliar visiones
significativos en ella, considerando las nuevas eta- diferentes en el marco de una multidiversidad si-
pas históricas por las que se está transitando hoy nérgica, a fin de poder pensar las practicas peda-
día. En este sentido considera que: “El saber cam- gógicas que emerjan de acuerdo a la realidad tan
bia de estatuto al mismo tiempo que las socieda- cambiante como la que tenemos en las aulas uni-
des entran en la llamada edad posindustrial y las versitarias. En este sentido, la visión de la realidad
culturas en la edad llamada postmoderna” (p. 42). hoy día es aprender a desplazarnos en ausencia de

Para este mismo autor, los jóvenes de esta época certidumbres y referencias paradigmáticas. Para

no tienen prisa por llegar a ser adultos, razón por Morin (2003), la Modernidad nos acostumbro a

la que prolongan la primera etapa de la juventud movernos en la certidumbre, pero los nuevos
tiempos requieren manejar la incertidumbre y el
hasta después de los treinta años. Por otra parte,
los adultos quieren cada vez más regresar a sus caos. Para este mismo autor, hoy se necesita entrar

sueños infantiles, por lo cual dedican más tiempo en una relación dialógica que integre lo antagóni-

a los juegos electrónicos y, asumen conductas pro- co, con lo complementario, sobre todo si se quiere
aumentar nuestra capacidad como educadores para
pias de los niños casi durante toda la vida, así la
vejez adquiere el estilo de Mick Jagger, como un dar respuestas a la realidad tan cambiante, esto

modelo de juventud congelada, es decir el de jo- significa que la educación universitaria no se pue-

ven eterno. Desde este punto de vista, hoy pode- de concebir dentro de una estructura rígida.

mos afirmar que no necesariamente un adulto está En cuanto a la educación universitaria Adam
emocional y moralmente maduro, sin embargo la (1986), señala que en la organización y adminis-
sociedad espera que éste alcance su madurez física tración de ésta, se produce una gran contradicción,
y psíquica. Esto se debe a que, el acto pedagógico pues sus fundamentos están basados en el razona-
como practica social queda definido y delimitado miento pedagógico ajeno a la realidad de la pobla-

ARJÉ. Revista de Postgrado FaCE-UC. Vol. 10 N° 18 . Enero– Junio 2016/ pp.140-148.


ISSN-e 2443-4442 , ISSN-p 1856-9153
Aprendizaje andragógico y educación universitaria
De agrela Bernardete, De safar Gloria

143
ción estudiantil universitaria, por esta razón, pro- transmisión de valores, hábitos y costumbres, en
pone que es necesario hacer uso de la andragogía la que se requiere mediación, direccionalidad para
para construir propuestas curriculares y estrategias que haya conciencia de hechos concretos; se persi-
metodológicas que sean coherentes con los aspec- gue la homogenización y se parte de la idea de
tos psicológicos y socioculturales que definen las que todos los estudiantes aprenden por igual si se
nuevas características de la población que ingresa les enseña.
a las aulas universitarias. Sin, embargo la Pedago-
En cuanto a la <<Andragogía>>, Kapp (1930) y
gía y la Andragogía, marcan pautas importantes
Rosenstock (1921) son considerados los pioneros
que requieren ser descritos para esclarecer un po-
en la sistematización de éste concepto, posterior-
co el panorama de la enseñanza y del aprendizaje
mente Knowles (1970), retoma y amplia el con-
del estudiante universitario, en tal sentido se abor-
cepto dando inicio al estudio formal de este cam-
dan estos dos términos como parte de esta diserta-
po científico. El término Andragogía proviene
ción.
del griego <<andros>> que significa (adulto) y
El término <<Pedagogía>> proviene del griego <<agogus>> que hace referencia al termino ((guía
<<paidos>> (infante) y agogus (guía), hace refe- o conducción), es el conjunto de técnicas de ense-
rencia a la disciplina científica que reflexiona so- ñanza orientadas a educar personas adultas, en
bre los modos de realizar el acto educativo. En contraposición de la Pedagogía que es la enseñan-
otras palabras, la pedagogía explica, interpreta, za orientada a los niños y adolescentes. Esta disci-
describe y analiza el proceso de enseñanza; sin plina científica aborda el tema de la educación
embargo, esta puede llegar a representar la acción para adultos, promoviendo la libertad, la automo-
de enseñar más que el proceso de pensar o refle- tivación y el conocimiento de la responsabilidad
xionar sobre sus fundamentos Ugas, (2007). propia durante el proceso de aprender, visión del

Desde este modelo, el acto pedagógico se centra aprendizaje que fue influenciada por el psicólogo

en el docente y el proceso de enseñanza, caracte- y terapeuta Carl Rogers.

rizándose por la verticalidad, donde la actividad El paradigma andragógico hace énfasis en los mo-
de aprendizaje se fundamenta en la adquisición de dos y estilos en el proceso de aprender del adulto.
contenidos, por lo que se requiere de un maestro En éste modelo se promueve la horizontalidad en
que enseñe lo que el estudiante debe aprender, es- el acto pedagógico, por esta razón, la enseñanza
to significa que la enseñanza es una condición pa- como elemento central del acto educativo está au-
ra que se dé el proceso de aprendizaje Adam, sente, ya que se apoya en la tarea de un docente
(1986). Como se puede evidenciar en el hecho que orienta, anima y alimenta el proceso de apren-
pedagógico predomina una relación de dependen- dizaje de su aprendiz mientras se facilita la labor
cia que se basa en principios de gestión, cogestión educativa Adam, (1986). En cuanto al aprendiz,
y verticalidad, su objetivo es la formación, la en la andragogía se potencia la independencia y la

ARJÉ. Revista de Postgrado FaCE-UC. Vol. 10 N° 18 . Enero– Junio 2016/ pp.140-148.


ISSN-e 2443-4442 , ISSN-p 1856-9153
Aprendizaje andragógico y educación universitaria
De agrela Bernardete, De safar Gloria

144
gestión del propio aprendizaje, en este sentido, los derá hacia la empatía y el sincero deseo de ayudar
recursos y disponibilidad para aprender van a estar a otros.
en relación a lo que se necesita aprender.
3. Desarrollar una actitud dinámica hacia
En referencia a la experiencia del discente, ésta se la vida: en este punto es importante aceptar el he-
considera importante porque determina las prácti- cho de que todas las personas cambian, adquirien-
cas de aprendizaje, en relación a esto, los méto- do el hábito de mirar cada experiencia como una
dos de aprendizaje que se incluyen son las discu- oportunidad de aprender y volvernos más hábiles
siones y la resolución de problemas, entre otros, durante el aprendizaje.
porque ayudan a extraer el conocimiento que los
4. Aprender a reaccionar ante las causas,
estudiantes poseen, y a contrastar estos con los
no ante los síntomas ni la conducta: porque las
que se están adquiriendo, habilidad que es propia
soluciones de los problemas se encuentran en sus
de los adultos, y que permite diferenciar al apren-
causas no en sus síntomas.
diz adulto del aprendiz infante. Del mismo modo,
5. Adquirir habilidades para desarrollar
bajo el enfoque de este modelo, los programas de
nuestro potencial personal, porque todos tenemos
aprendizaje se organizan con el fin de que el
capacidades, por esta razón debemos descubrir
aprendiz pueda desenvolverse a lo largo de su
cuáles son, de este contribuimos a lograr nuestro
vida.
propio bienestar y el de la sociedad. Una de las
Así mismo, destacaremos los diversos objetivos
metas de la educación debe ser proporcionar a ca-
que contempla la andragogía, a fin de que sean
da individuo estas habilidades para que haga uso
considerados e incorporados en los proceso de
total de ellas.
aprendizaje de adultos, los cuales son:
6. Entender los valores esenciales de la
1. Adquirir una comprensión madura de sí
experiencia humana: familiarizarnos con el cono-
mismos: entender necesidades, motivaciones, in-
cimiento humano, las grandes ideas y tradiciones
tereses y capacidades, aceptando y respetando ob-
del mundo en el que vivimos, entendiendo y res-
jetivamente por lo que somos y luchar por ser me-
petando los valores que nos mantienen unidos.
jores.
7. Comprender a la sociedad y dirigir los
2. Desarrollar una actitud de aceptación, cambios sociales: saber suficiente sobre gobierno,
amor y respeto hacia otros y hacia nosotros mis- economía, política internacional y otros aspectos
mos: esta meta involucra aprender a distinguir en-
de orden social para participar en ellos inteligen-
tre la gente y sus ideas, esto implica aprender a temente.
cuestionar nuestras ideas y la de las demás perso-
Como se puede observar, la educación es un pro-
nas sin sentirnos amenazados o que estamos pro-
ceso que puede darse a largo de la vida, la propia
vocando a otros. Idealmente, esta actitud trascen-

ARJÉ. Revista de Postgrado FaCE-UC. Vol. 10 N° 18 . Enero– Junio 2016/ pp.140-148.


ISSN-e 2443-4442 , ISSN-p 1856-9153
Aprendizaje andragógico y educación universitaria
De agrela Bernardete, De safar Gloria

145
naturaleza del hombre le capacita para continuar mentadas en este modelo, apliquen estrategias y
aprendiendo durante toda su vida, en este sentido, metodologías que no consideran los factores bio-
la edad no se convertirse en un impedimento para lógicos, históricos, antropológicos, psicológicos y
que continúe aprendiendo, esto implica que la sociales que actúan en el proceso de aprendizaje
educación no es sólo cuestión de niños y adoles- de su población estudiantil. Esto coloca en eviden-
centes, sino de adultos también. En consecuencia, cia que hace falta recorrer una nueva ruta en la
cobra importancia la Andragogía como un con- formación de los estudiantes universitarios, puesto
junto de conocimientos científico relativo al adul- que este grupo constituye el segmento de mayor
to aprendiz que demanda de estrategias y metodo- proporción que ingresa a las aulas universitarias.
logías, que consideren las transformaciones deter-
Por otra parte, la Andragogía con respecto a la
minadas por variables biológicas, socio afectivas,
Pedagogía como ciencia, ha sido escasamente di-
cognitivas, históricas y las relativas al contexto en
fundida y aplicada en nuestro medio académico,
que aprende cada individuo, Undurraga (2008).
su institucionalización pasa por la voluntad y la
Sin duda alguna tanto la Pedagogía como la An- modificación del marco legal para las nuevas polí-
dragogía contribuyen al mejoramiento de los pro- ticas de educación universitaria. En cuanto a esto,
gramas educativos orientados tanto a niños, ado- Knowles (2005) afirma que, “El pedagogo al per-
lescentes y personas adultas. Particularmente per- cibir los supuestos pedagógicos como los únicos
miten establecer los rasgos distintivos de las ba- reales, insistirá en que los alumnos dependan del
ses educativas de niños y adultos, a través de pra- profesor. Por otra parte el andragogo, al percibir el
xis que resultan determinantes en los procesos de movimiento que apoya los supuestos andragógi-
enseñanza-aprendizajes de estos dos grupos eta- cos como meta deseable, hará todo lo posible para
rios, constituyéndose por lo tanto en referentes que los aprendices asuman una responsabilidad
significativos en cualquiera de los ámbitos educa- mayor respecto a su propio aprendizaje”, (p.75).
tivos en que se emplean estos conocimientos y se Esta ciencia entendida como la forma de compar-
imparte educación. tir conocimientos entre personas adultas, desde los
principios sinérgicos de horizontalidad y partici-
Los principios Roussonianos, que afirman que el
niño no es un hombre en miniatura, sino un ser pación, es sugerida para desarrollar la docencia en

propio, que se diferencia del adulto por su forma concordancia con la ciencia correspondiente por la

de pensar y de sentir, proporcionaron sustento a la UNESCO en la Cuarta Conferencia Internacional


de Educación de Adultos, realizada en Paris en
Pedagogía como disciplina científica que sustenta
las prácticas educativas que se imparten en las ins- Marzo de1985. En el Informe final que resulto de

tituciones educativas desde los diferentes niveles tal evento, se indica específicamente que las uni-

educativos. Así mismo, esto ha de determinado versidades e instituciones de educación superior

que también las universidades venezolanas, ci- establezcan programas de formación profesional a

ARJÉ. Revista de Postgrado FaCE-UC. Vol. 10 N° 18 . Enero– Junio 2016/ pp.140-148.


ISSN-e 2443-4442 , ISSN-p 1856-9153
Aprendizaje andragógico y educación universitaria
De agrela Bernardete, De safar Gloria

146
nivel de pre y pos-grado en el campo de la andra- actuaciones formativas sólidas y coherentes, que
gogía, recomendándose específicamente a las au- puedan resultar satisfactorias para fomentar el
toridades competentes de los estados miembros desarrollo de competencias.
las siguientes disposiciones: Referencias
• Que reconozcan plenamente la influencia que Adam, F. (1987). Andragogía y docencia universi-
taria. Caracas: Federación Interamericana de Educa-
ejerce el personal encargado de la educación de ción de Adultos (FIDEA).
adultos en el desarrollo y calidad de la educación. _______ (1987). Andragogía. Ciencia de la educación de
adultos. Caracas: Fondo Editorial de la Federación Inter-
americana de Educación de Adultos (FIDEA).
• Que introduzcan innovaciones y renueven los
Allidière, N. (2008). El vínculo profesor-alumno: una lectu-
sistemas, métodos y técnicas de educación de ra psicológica. Buenos Aires: Biblos.
adultos, de acuerdo con los postulados de la edu- Ausubel, D. (1983). Psicología educativa: un punto de vista
cognoscitivo. México: Editorial Trillas.
cación permanente y con los principios de la an-
Brownley, N. (1974). The psychology of human ageing.
dragogía para formar educadores de adultos que EEUU: Penguin Books.
faciliten el proceso de aprendizaje en cualquier Coll, C. (1997). Aprendizaje escolar y construcción del co-
nocimiento. España: Paidós.
nivel en cualquier nivel de educación; que se de Köhler, C. (1960). Prólogo en groupe Lyonnais. Adultez.
atención preferente en las universidades e institu- Madrid: Ediciones Razón y Fé.
Knowles, M. (2005). Andragogía. El aprendizaje de los
ciones de formación docente a la formación andra- adultos. Oxford University Press: Alfaomega Grupo Edi-
gógica del personal de educación de adultos. tor, S.A.
Olivo, J. (2003). Andragogía: un necesario y pertinente
• Que las universidades e instituciones de forma- enfoque en la capacitación. Chile: Editorial Universidad
Católica de Chile.
ción de personal docente, ofrezcan programas para
Mora, J. (1997). La escuela del día de después. La escuela,
obtener títulos en andragogía, en lugar de enseñar- el maestro y el saber pedagógico en/desde la postmoderni-
dad. Táchira, Venezuela: Ed. Universidad de los Andes.
la simplemente como una especialización en otros Morin, E.(2003). Introducción al Pensamiento Complejo.
campos. España: Gedisa.
Pizarro, F. (2013). Diferenciación entre la pedagogía y la
Partiendo de la idea de que la educación ocurre a andragogía para abordar la práctica de la docencia univer-
sitaria. Investigación presentada como requisito para la
lo largo de toda la vida, la propuesta teórica ur- obtención del Grado de Magíster en Educación y Formación
Universitaria. Universidad San Sebastián. Sede Puerto
gente que se necesita en la actualidad en el ámbito Montt. Facultad de Ciencias de la Educación de la Universi-
de la educación universitaria, es la búsqueda de la dad San Sebastián. Chile
Rodríguez, G.(2007). La andragogía en la educación supe-
pertinencia educativa no sólo para los procesos de rior. En Investigación y Postgrado. Vol. 2 N° 22. Universi-
dad Nacional Experimental Simón Rodríguez.
enseñanza y aprendizaje del paidos, el andros o el
Ugas, G. (2007). Epistemología de la educación y la peda-
geronte que ingresan y se forman en la Facultad gogía. Venezuela: Ediciones del Taller permanente de Estu-
dios Epistemológicos en Ciencias Sociales.
de Ciencias de la Educación de la Universidad de
UNESCO (1985). Informe final. Cuarta Conferencia Inter-
Carabobo, a fin de formar estudiantes críticos y nacional sobre la Educación de Adultos. Paris.
reflexivos y no meros receptores de información, Undurranga, A.(2008). ¿Cómo aprenden los adultos?: una
mirada psicoeducativa. Chile: Editorial Universidad Católi-
en este sentido se deben poner en marcha líneas de ca de Chile.

ARJÉ. Revista de Postgrado FaCE-UC. Vol. 10 N° 18 . Enero– Junio 2016/ pp.140-148.


ISSN-e 2443-4442 , ISSN-p 1856-9153
Aprendizaje andragógico y educación universitaria
De agrela Bernardete, De safar Gloria

147
Zuleta, E. (2002). Una docencia encrucijada: la do-
cencia superior. Bases Andragógicas. Mérida-Venezuela:
Universidad de Los Andes. Consejo de publicaciones. Con-
sejo de desarrollo científico, humanístico y tecnológico.

ARJÉ. Revista de Postgrado FaCE-UC. Vol. 10 N° 18 . Enero– Junio 2016/ pp.140-148.


ISSN-e 2443-4442 , ISSN-p 1856-9153
Aprendizaje andragógico y educación universitaria
De agrela Bernardete, De safar Gloria

148