Anda di halaman 1dari 2

Nuestra sociedad nos prepara para el oficio más sencillo, pero, para el trabajo más

complicado de la tierra, que es la convivencia en pareja y la educación de los hijos, la


mayoría de nosotros acudimos sin ningún tipo de preparación.
Según la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la familia es el
elemento natural, universal y fundamental de la sociedad, tiene derecho a la protección
de la sociedad y del Estado. La familia es una célula básica en la cual los seres humanos
adquieren los primeros rasgos para el desarrollo del carácter y de la identidad personal,
así como los hábitos y los valores que determinarán, en un inicio, su pensamiento y su
desarrollo social. De esta manera se le considera como una institución de gran
relevancia para la sociedad y su perpetuidad, al ser señalada por varios autores como
el primer contacto del hombre con la sociedad.
En la actualidad destaca la familia nuclear o conyugal, la cual está integrada por
el padre, la madre y los hijos. En este núcleo familiar se satisfacen las necesidades mal
elementales de las personas, como comer, dormir, alimentarse, vestirse etc. La familia
nuclear fundada en la unión de dos personas mayores, es el modelo principal como tal.
Las formas de vida familiar son muy diversas, dependiendo de factores sociales,
culturales económicos y afectivos. La familia como cualquier institución social tiende
a adaptarse al contexto de una sociedad. Las familias se clasifican en 4 partes: nuclear
(2padres y hijos), extensa (+abuelos, tíos, primos), monoparental, ensamblada (madre
sola con hijos + padre viuda con hijos/ o es decir unión de hombres que no tienen
parentesco de consanguinidad).
A lo largo de los últimos veinte años se han ido produciendo modificaciones
paulatinas en diversos planos que han ido rompiendo con el sistema familiar
aparentemente monolítico. Comenzando por el plano legal, una serie de reformas han
tenido amplias repercusiones en el ámbito familiar. De entre ellas, es preciso destacar
por su relevancia las establecidas de cara a la equiparación juridica entre cón uge
equiparación entre hijos nacidos dentro y fuera del matrimonio, y, por último, la
promulgación de una ley de separación y divorcio, al hilo de la disociación entre
ámbitos civil y religioso del matrimonio.
Si ahora prestamos atención a los datos sociológicos relativos a estructuras
familiares, hemos de decir que muestran su progresiva diversificación. Por lo que
sabemos, el porcentaje más alto de familias sigue siendo el de las biparentales y
mononucleares, aquellas que son conocidas como " tradicionales ", que constituyen
casi un 66 % del total de hogares.
Junto a estas estructuras familiares, hoy proliferan en España otros tipos de
convivencia, de entre las que nos parece especialmente resaltable el porcentaje de
hogares monoparentales, formados por un solo progenitor y sus hijos - as. De entre
estos siguen siendo porcentualmente más importantes en nuestro país los formados por
viudas y sus hijos, aunque cobran más peso los construidos tras separación. Las tasas
de separación o divorcio han
Por otra parte, han disminuido drásticamente los hogares os que conviven más de
un núcleo familiar o el núcleo familias con algunos allegados. Por lo que respecta a los
niños y niñas que viven con familias adoptivas. Sin embargo, desconocemos todavía
algunos dato interesantes, por ejemplo, los relativos al porcentaje de niños y niñas que
viven con sus abuelos u otros familiares que no son sus padres, el de aquellos que viven
con sus progenitores homosexuales, o el de los que pasan por los segundos matrimonios
de sus progenitores, pero también son realidades a considerar
Por tanto la diversidad familiar parece ser cada vez más la norma y menos la
excepción, y ello asumen do que nuestra realidad familiar es más homogénea que la
que encontramos en otros enclaves.
Esta diversidad familiar ha sido interpretada como muestras de la "crisis de la
familia", y su tendencia a la desintegración. La familia no es estática, no ha
permanecido inalterable con el transcurrir del tiempo.
Significa que existen muchos tipos distintos de estructura familiar con distintos
puntos fuertes y puntos débiles. Pero la familia es el lugar donde se prodiga amor,
cariño, protección y se prepara a los hijos para la vida adulta, colaborando con su
integración en la sociedad. La unión familiar asegura a sus integrantes estabilidad
emocional, social y económica. Es allí donde se aprende tempranamente a dialogar, a
escuchar, a conocer y desarrollar sus derechos y deberes como persona humana. A mi
opinión hay que hacer todo lo posible para mejorar la vida de las familias, apoyarlas
porque la tarea de esta no es fácil. Sea nuclear o mono parental la familia nos da la
gente nueva y solo de ella depende como será este gente.