Anda di halaman 1dari 2

AMBIENTE FLUVIAL

Estos estudios tienen una gran importancia para entender reservorios petrolíferos, o de aguas
subterráneas, entre otros. Por ejemplo, para saber si hay posibilidades de encontrar petróleo en
una unidad rocosa es necesario conocer cómo están conectados los estratos arenosos de dicha
unidad, lo que finalmente se relaciona con el tipo de ríos que depositaron dichos cuerpos de
arena.

Uno de los estudios más importantes de la sedimentología fluvial en las últimas décadas aportó
la definición del modelo de facies sedimentarias [3]. Con este modelo era posible entender una
secuencia de estratos de rocas sedimentarias a partir de comparaciones con depósitos de ríos
modernos. Expongamos un ejemplo simplificado: al encontrar una sucesión de areniscas
intercaladas con lodolitas (rocas de grano fino), un geólogo que observe las estructuras
sedimentarias de cada tipo de roca podría interpretar el ambiente de deposición de esas rocas,
como, por ejemplo, un río meándrico con llanuras de inundación en los costados.

Sin embargo, investigaciones más recientes se fijaron en un error muy importante que tenía el
modelo de facies. La mayoría de los análogos modernos, o depósitos de ríos actuales utilizados
en los estudios de facies (figura 3), habían surgido en lugares situados fuera de cuencas
sedimentarias, que es donde realmente se depositan y preservan los sedimentos.

Weissmann y sus colaboradores sugirieron que en vez de estudiar los ríos en zonas de alta
erosión, como en valles cerca de las montañas, donde los sedimentos se depositan durante
periodos de tiempo cortos y luego son retrabajados, debido a la alta energía, los estudios de
facies debían realizarse en las cuencas sedimentarias.

Estas nuevas ideas han llevado a los investigadores a hacer un estudio detallado de la forma
como se depositan los sedimentos en las cuencas sedimentarias. Por medio de técnicas más
modernas, como el análisis de diferentes espectros de onda captados por imágenes satelitales
(Landsat), los investigadores lograron ver que, en la mayoría de las cuencas sedimentarias, los
ríos se comportan de una manera muy peculiar, en forma de abanicos [4]. Al entrar en una
cuenca sedimentaria, un río pasa, de estar confinado en un valle, a un lugar con mucho espacio
de acomodación, por lo cual el canal del río tiende a dividirse y a distribuir la carga de sedimento
de forma radial (figuras 4 y 5).

http://hipotesis.uniandes.edu.co/hipotesis/images/stories/ed20pdf/Rocas-sedimentarias-
20.pdf