Anda di halaman 1dari 2

NOTAS A LOS ESTADOS FINANCIEROS

Las notas a los Estados Financieros representan aclaraciones o explicaciones de


hechos o situaciones cuantificables o no que se presentan en el movimiento de las
cuentas, las mismas que deben leerse conjuntamente a los Estados Financieros para una
correcta interpretación. Asimismo representan información importante para los
inversores que deseen comprar acciones de una compañía a través del Mercado Bursátil,
ya que por lo general muestran información relevante a considerar que determinará el
comportamiento del valor de las acciones.

Las notas a los estados financieros representan la difusión de cierta información que
no está directamente reflejada en dichos estados, y que es de utilidad para que los
usuarios tomen decisiones con una base clara y objetiva. Esto no implica que estas
notas explicativas sean un estado financiero, ya que según la normatividad vigente no lo
son, más bien forman parte integral de ellos como parte del análisis, siendo obligatoria su
presentación. Por otro lado, estas notas representan revelaciones aplicables a saldos de
transacciones u otros eventos significativos, que deben observarse para preparar y
presentar los estados financieros cuando correspondan.

Cada nota debe ser identificada claramente y presentada dentro de una secuencia
lógica, guardando en lo posible el orden de los rubros de los estados financieros con
la finalidad de poder relacionarlos, el detalle de algunas notas se presenta a
continuación:

La nota inicial de identificación de la empresa y su actividad económica.

Declaración sobre el cumplimiento de las NIC oficializadas en el país donde se


confeccionen los Estados Financieros.

Notas sobre las políticas contables importantes utilizadas por la empresa para la
preparación de los estados financieros.

Notas de carácter específico por las partidas presentadas en los estados financieros.

Otras notas de carácter financiero o no financiero requeridas por las normas, y


aquellas que a juicio del directorio y de la gerencia de la empresa se consideren necesarias
para un adecuado entendimiento de la situación financiera y el resultado económico.

Esta información constituye lo indispensable que deberá proporcionar la empresa adjunto


a los Estados Financieros y constituyen notas de carácter general, sin embargo, en caso
de existir revelaciones importantes estas deberán presentarse de acuerdo a los
criterios establecidos en la NIC 10 “Sucesos Posteriores a la Fecha del Balance
General” y NIC 24 “Revelaciones de Entidades Vinculadas”.

Adicionalmente existen notas explicativas que se refieren tanto a las cifras del ejercicio
actual como a las cifras comparativas presentadas respecto del ejercicio anterior.
CUENTAS DE ORDEN

Las cuentas de orden son uno de los instrumentos que utiliza la Contabilidad para
clasificar los elementos u operaciones que realiza una empresa y que no modifican su
estructura financiera. Se utilizan generalmente para registrar un movimiento de valores
cuando este no afecte a los estados financieros de la entidad.

Es decir, las cuentas de orden se utilizan para reflejar los derechos y obligaciones
contingentes y actúan como memorias, reflejando hechos o circunstancias que no tienen
incidencia directa en el balance, pero es conveniente reflejar por sus posibles efectos
futuros.

Entre las operaciones más habituales incluidas dentro de las cuentas de orden se
encuentran los avales, la depreciación fiscal, los valores recibidos en guarda, el
otorgamiento de fianzas o garantías, las obligaciones por descuento de documentos y, en
general, cualquier otra clase de contrato que, aunque no afecta a la estructura financiera
y contable de la empresa, es conveniente reflejar por el motivo que sea.

Al igual que el resto de cuentas, las cuentas de orden se llevan dentro de un sistema de
partida doble, se deben abrir siempre en grupos de dos, siendo la una correlativa de la otra
y debiendo tener forzosamente movimientos y saldos compensados en todo momento.

Las cuentas de orden se clasifican en tres tipos:

 Contingentes, como, por ejemplo, los avales, los litigios, las fianzas o los
derivados financieros.
 Recordatorios y controles administrativos, como las mercancías en
consignación o la emisión de obligaciones bursátiles.
 Fiscales, como la depreciación de la amortización, los gastos no deducibles, los
activos totalmente depreciados o las pérdidas fiscales.