Anda di halaman 1dari 4

TRABAJO DE DOS PERSONAS:

1.- Inventar o buscar un problema o dilema ético complejo.


2.- Luego leer los siguientes conceptos de la Ética de Aristóteles, y con ellos
resuelvan el problema ético.

Acció n (prá xis): Aristó teles denomina acció n a aquel tipo de movimientos realizados
por el hombre cuyo fin no es producir algo, sino que es el propio movimiento. Dicho
de otro modo, acció n es lo que el hombre hace libremente consigo mismo, con su
propia vida. Del aná lisis de este tipo de movimientos se ocupan la é tica y la política.
Acción: ejercicio de una potencia, posibilidad humana de manifestar la voluntad
realizando algo (por oposició n al pensamiento y a las actividades especulativas)
(praxis): En Aristó teles, “acció n” es una categoría que se contrapone a “pasió n”. En la
É tica a Nicó maco distingue entre “acció n” y “producció n” (poiesis). No se refiere a
cualquier acto del hombre sino a aquellos actos que van precedidos de deliberació n y
expresan lo mejor del cará cter de una persona. La é tica y la política, en cuanto ciencias
“prá cticas”, se ocupan de las acciones.
Alma: (del lat. anima: aire, aliento, respiració n) Principio que da forma y organiza el
dinamismo vegetativo, sensitivo e intelectual de la vida. (psyché ): en el mundo griego
tiene dos significados: a) alma como principio de conocimiento, que nos diferencia del
resto de los seres y nos acerca a los dioses b) alma como principio de vida, que nos
diferencia de los seres inertes. En Plató n destaca la primera dimensió n, subrayando su
cará cter divino e inmortal. Aristó teles defiende la segunda, aunque sin olvidar la
primera en relació n con el alma intelectiva. Aristó teles propone las siguientes
definiciones: a) desde un punto de vista bioló gico es el “principio de la vida animal”
(Del Alma I, 1 402 a 6). b) es la forma del cuerpo en tanto que constituye el conjunto
de posibles operaciones. Lo propio del alma es hacer que este cuerpo tenga la forma
que le corresponde como tal. Dado que hay varias operaciones habrá varias partes en
el alma: la vegetativa, la animal, y, en el caso particular del hombre, la parte racional.
c) como el acto de aquellos seres que tienen vida en potencia.
Arte o té cnica (té khne): en la terminología aristoté lica la té khne o arte es entendida
como un tipo de conocimiento, y como una virtud. (1) Como tipo de conocimiento el
arte consiste en la aplicació n de la razó n para producir objetos, para hacer cosas. Así,
por ejemplo, cuando un zapatero hace zapatos siguiendo ciertas reglas que se aplican
sistemá ticamente a uno, otro y otro zapato, está haciendo uso de la té khne. El arte es
un conocimiento superior a la mera experiencia, pues es conocimiento de lo universal.
Pero no es conocimiento necesario ni de lo necesario. (2) Como virtud el arte consiste
en el há bito, la costumbre, de usar la razó n para producir cosas.
Arte: saber prá ctico que nos faculta para la producció n de objetos. Hoy con esta
palabra nos referimos a la producció n de objetos esté ticos, pero en el mundo griego
designaba toda capacidad productiva, tanto de objetos esté ticos como de objetos
meramente ú tiles. (té chne): “Disposició n productiva acompañ ada de razó n verdadera”
referida a lo que puede ser de otra manera. No consiste tanto en “hacer (las)” cosas
como en “saber hacer” (las). Es una forma de producció n cuyo principio está en el que
lo produce y no en lo producido.
Bien comú n: para Aristó teles el bien comú n es la finalidad del Estado justo. El bien
comú n consiste en aquellas disposiciones que hacen posible el bienestar y felicidad de
los ciudadanos. A las constituciones o gobiernos orientados a conseguir el bien comú n,
les llama Aristó teles: (1) Monarquías: cuando gobierna uno solo. (2) Aristocracias:
cuando gobiernan los mejores. (3) Repú blicas: cuando gobierna la mayoría.
Bien: en sentido general, aquello que para cada ser es ú til o conveniente. (to agathó n)
En Aristó teles, el fin que completa la naturaleza de una sustancia. El bien, como el ser,
se dice de muchas maneras (contra Plató n).
Carácter: Si lo derivamos de ethos significaría uso, “costumbre”, en sentido individual
y colectivo. Si lo relacionamos con ê thos, sería el modo de ser de una persona. En
Aristó teles las virtudes é ticas, “la excelencia humana”, se refieren má s bien al primer
significado, pues implica la relació n profunda de una persona con su realidad social.
Ciencia: Conjunto de conocimientos obtenidos mediante la observació n y el
razonamiento, sistemá ticamente estructurados y de los que se deducen principios y
leyes generales. (episté me): Virtud dianoé tica que tiene por objeto lo necesario y lo
eterno. Es una disposició n demostrativa, transmisible y enseñ able.
Deliberación: consideració n atenta y detenida de los motivos de una decisió n.
(bouleú sis): Proceso reflexivo sobre las alternativas reales de acció n. Se refiere a lo
que está en nuestro poder y podemos hacer, esto es, a los medios con los que
contamos para alcanzar un fin.
Disposición: (hé xis): “há bito”, estado que se adquiere por repetició n de ciertas
acciones. El há bito o disposició n predispone a un sujeto para la realizació n perfecta de
una tarea o actividad. Aplicado a las pasiones, sus disposiciones o há bitos constituyen
las virtudes y los vicios.
Elección: (proá iresis): “El deseo deliberado de cosas que está n en nuestro poder”
(É tica a Nicó maco, 1113 a 10-14). La elecció n implica deseo y razó n. El deseo atiende
al pensamiento y el pensamiento reacciona al deseo. El objeto de la elecció n es lo que
ha sido decidido por la buena deliberació n.
Entendimiento (nous): el entendimiento es, para Aristó teles, una parte del alma,
aquella en la que reside la capacidad de conocimiento intelectual o racional. Es decir,
la capacidad de conocer los principios inteligibles de todas las cosas. Tales principios
son, tanto las formas sustanciales, como aquellos principios generales que son
evidentes (como el principio de no contradicció n, el de identidad, el de exclusió n de
tercero, el de que el todo es mayor que la parte, etc.). Aristó teles dice que el
entendimiento es dos cosas: (1) Por un lado es la capacidad de ser cualquier principio
inteligible (dicho de otra manera: es, en potencia, cualquier principio inteligible). Al
entendimiento así entendido le llama entendimiento paciente. (2) Por otro lado es lo
que mueve al entendimiento paciente a ser algo en acto. Al entendimiento así
entendido le llama entendimiento, sin má s. Tal entendimiento se identifica con el
conocimiento de los principios de todas las cosas.
Fin: el té rmino, la consumació n de una acció n. Motivo por el que se ejecuta algo.
(té los) La noció n de fin es muy importante en la física y ontología de Aristó teles, pero
tambié n en su é tica. La teoría de la virtud se construye a partir de la reflexió n acerca
de la finalidad propia del alma humana, al igual que su concepció n de la felicidad como
el fin ú ltimo de la actividad humana. El fin es aquello hacia lo que tiende cada cosa, su
acabamiento, plenitud, su bien. Distingue entre fin ú ltimo, aquel que se quiere por sí
mismo y no por otra cosa y fin medio o imperfecto, aquel que se quiere por otra cosa y
no por sí mismo.
Inducción: (epagogé ) Proceso por el cual, despué s de la experiencia de cierto nú mero
de casos particulares el espíritu aprehende una verdad universal que, a partir de este
momento, aparece como evidencia por sí misma.
Inducció n: es un mé todo que parte de la experiencia, de lo particular, para obtener de
ahí principios generales. Así, de la constatació n empírica de que: «El hombre, el
caballo, el mulo, etc., son animales longevos», y de que, «El hombre, el caballo, el mulo,
etc., no tienen hiel», podemos inducir que «Los animales sin hiel son longevos». La
inducció n puede ser de dos tipos: (1) Completa: Es aquella que parte de la
observació n empírica de todos los casos a partir de los cuales se va a inducir el
principio. En el ejemplo anterior se trataría de observar a todos los animales que son
longevos, y constatar que ninguno de ellos tiene hiel. (2) Incompleta: se trata de
observar un nú mero limitado de casos e inducir a partir de ellos un principio.
Intelecto: (noû s) “Intuició n intelectual” o há bito de captar intuitivamente los
principios má s generales que constituyen los axiomas de las ciencias.
Principio: (arché ) Aquello desde donde y por lo que algo es, se explica o se conoce;
aquello de lo que se deriva lo demá s. “Llamo principio en cada gé nero a los elementos
cuya existencia no puede ser probada”. (Segundos Analíticos I, 10, 76 a, 31). Son las
verdades originarias de donde toman el resto el valor científico. Se identifican con las
hipó tesis o con las premisas de un silogismo.
Prudencia (phró nesis): Aristó teles emplea el té rmino prudencia (phró nesis) para
designar dos cosas: (1) El uso del entendimiento orientado a guiar la propia vida
humana. Produce conocimiento universal, en tanto es conocimiento nacido de la
facultad intelectual, pero no necesario, dado que las acciones así surgidas no son
necesarias, ni constituyen el ú nico tipo de acciones posibles. Es el tipo de
conocimiento propio de la é tica y la política. (2) Una virtud intelectual (o dianoé tica),
consistente en el há bito de guiar nuestras pasiones y deseos por la prudencia.
Prudencia: en general, significa cordura, sensatez, buen sentido.
(phró nesis) Sabiduría prá ctica. En Plató n la prudencia es un sano juicio que se aplica a
todas las actividades humanas. Por eso es la virtud propia del gobernante. En
Aristó teles, virtud de la razó n calculadora que permite distinguir y captar entre cosas
contingentes reglas generales de acció n. Para Aristó teles es una virtud a la vez
intelectual y moral y es la clave en la adquisició n de todas las demá s virtudes. La
prudencia guía a la virtud moral indicá ndole los medios para alcanzar sus fines.
Sabiduría (sophía): para Aristó teles constituye la plenitud del conocimiento. Es el
conocimiento de los principios de todas las cosas a partir de los cuales se demuestra
(se deduce, se deriva) todo lo que se deriva de ellos necesariamente. (Es la suma de
nous + episteme). Pero la sabiduría es, tambié n, una virtud intelectual (o dianoé tica),
consistente en la prá ctica habitual de la sabiduría.
Sabiduría: (sophía) Está considerada como el má s alto grado de perfecció n en todas
las cosas que es posible saber. Es a la vez el conocimiento de los primeros principios y
de las consecuencias necesarias que se siguen de ellos.
Silogismo: (syllogismó s) Razonamiento deductivo que consta de tres partes o
proposiciones: dos premisas de las que se deriva Necesariamente una tercera, la
conclusió n.
Verdad: conformidad de las cosas con el concepto que de ellas forma la mente.
(aletheia) Para los primeros filó sofos griegos, la verdad se identificaba con la realidad,
con lo que es (en sentido de ser siempre, de permanencia). Es fundamentalmente a
partir de Aristó teles cuando la verdad pasa a ser tambié n propiedad de ciertos
enunciados: “decir de lo que es que es y de lo que no es que no es, es lo verdadero”
(Met. IV,7,1011 b 27).
Virtud (areté ): en el mundo griego la virtud es entendida, en general, como una
especial capacidad, habilidad, destreza, para algo. Con Aristó teles la virtud pasa a ser
entendida como una capacidad, destreza, para alcanzar la felicidad. Pero la felicidad
consiste en la autorrealizació n. Esto es, en que el hombre se realice como lo que es, en
que desarrolle su propia esencia, su propia naturaleza. Por eso Aristó teles entenderá
que la virtud reside, para los hombres, en el há bito (la disposició n permanente, la
costumbre) de someter su vida a la realizació n de su propia esencia. Pero la esencia
humana consiste en ser un animal racional. Por lo que la virtud consistirá en la
costumbre de ejercitar la razó n (virtudes intelectuales), o de guiar los deseos,
pasiones y apetencias por la razó n (virtudes morales).
Virtud: 1. disposició n constante a hacer el bien. 2. Disposició n particular a cumplir
determinadas acciones. 3.facultad, poder, capacidad para hacer algo. (areté ): Significa
“fuerza”, “poder”. Definida del modo má s general, la virtud es respecto a una cosa, lo
que completa la buena disposició n de la misma, lo que la perfecciona. Ya desde muy
pronto la virtud fue entendida como há bito o manera de ser de una cosa, há bito que se
hace posible por haber previamente en ella una potencialidad o capacidad de ser de
un modo determinado. La virtud como “excelencia (areté ) es un estado del cará cter
concerniente a la elecció n, que consiste en un té rmino medio relativo a nosotros y
determinado por un ló gos, aqué l por el que decidiría la persona prudente” (É tica a
Nicó maco 1106b36-7a2).
Virtudes intelectuales: son aquellas que surgen del há bito de razonar, cuya prá ctica
hace a los seres humanos realmente humanos. Dado que Aristó teles diferencia cinco
tipos de saber, de conocimiento intelectual o racional, habrá , en consecuencia, cinco
tipos de virtudes intelectuales: el arte o té cnica (té khne), la prudencia (phró nesis), la
ciencia (episteme), el entendimiento (nous) y la sabiduría (sophía).
Virtudes morales: son aquellas que surgen del há bito de guiar las pasiones, deseos,
apetencias (es decir, todo aquello que nace de la parte animal de los hombres, de su
alma sensitiva), por un tipo de razó n, por la prudencia. Guiar las pasiones y deseos por
la razó n significa satisfacer estos deseos y pasiones (dado que forman parte de
nuestra naturaleza), pero sin dejar que nos arrastren (lo que reduciría nuestro
comportamiento a un comportamiento meramente animal). Este control racional de
las pasiones y los deseos nos lleva a mantenernos en el camino de en medio, frente a
cualquier tipo de excesos.