Anda di halaman 1dari 3

SEMINARIO NAZARENO BOLIVIANO

ALABANZA PARA NIÑOS

Por: Henrry Guarachi Mamani

En cumplimiento parcial para aprobar la materia de

Pentateuco

Docente: Rvdo. Juan Rodrigo Camacho

La paz, Bolivia 2019


EL ASNA DE BALAAM Y EL ÁNGEL
Núm 22:22 Pero Dios se enojó mucho con Balaam por haberse ido con ellos. Por eso, el
ángel de Dios se puso en medio del camino para no dejarlo pasar. Balaam iba montado en
su burra, y sus dos ayudantes iban con él.
Núm 22:23 Cuando la burra vio al ángel de Dios, parado en el camino y listo para atacar a
Balaam con una espada, se salió del camino. Sin pensarlo más, Balaam le pegó a la burra
para que regresara al camino.
Núm 22:24 Entonces el ángel de Dios se puso en un camino muy angosto, en medio de
los muros de piedra de dos viñedos.
Núm 22:25 Cuando la burra vio al ángel, se hizo a un lado y le aplastó a Balaam el pie
contra el muro. Entonces Balaam volvió a pegarle.
Núm 22:26 Luego el ángel se adelantó y se plantó en un lugar tan angosto que nadie podía
moverse ni a un lado ni al otro.
Núm 22:27 Cuando la burra vio al ángel, se echó al suelo y ya no quiso dar ni un paso más.
Balaam se enojó muchísimo y golpeó a la burra con un palo.
Núm 22:28 En ese momento, Dios hizo que la burra hablara y le dijera a Balaam: —¿Qué
te hecho? ¿Por qué me golpeaste tres veces? Balaam respondió:
Núm 22:29 —¡Te burlaste de mí! ¡Si tuviera una espada en la mano, te mataría ahora
mismo!
Núm 22:30 La burra replicó: —¡Yo soy tu burra! ¡Toda la vida te he llevado por todos lados,
y nunca te he tratado mal, como hoy lo has hecho conmigo! —Tienes razón —contestó
Balaam.
Núm 22:31 En ese mismo instante, Dios permitió que Balaam viera al ángel, parado en el
camino y listo para atacarlo con su espada. Balaam, entonces, se arrodilló hasta tocar el
suelo con su frente,
Núm 22:32 y el ángel de Dios le dijo: —¿Por qué golpeaste a tu burra tres veces? Yo fui
quien te cerró el camino, porque no me parece que debas ir a Moab.
Núm 22:33 Si tu burra no me hubiera visto ni se hubiera parado tres veces, ya te habría
matado, y a ella la habría dejado con vida.
Núm 22:34 Balaam respondió: —Perdóneme, Señor. Me he portado muy mal. Yo no sabía
que usted intentaba detenerme en el camino. Si usted no quiere que vaya a Moab, ahora
mismo regresaré a mi casa.
Núm 22:35 Y el ángel de Dios le contestó: —Ve con ellos, pero sólo vas a decir lo que yo
te diga. Balaam se fue entonces con los jefes que había enviado Balac.
Núm 22:36 Cuando Balac supo que Balaam se acercaba, salió a recibirlo a un pueblo en
la frontera norte del país.
Núm 22:37 Allí Balac le dijo a Balaam: —¿Por qué no viniste cuando te llamé? ¿Creíste
que no te daría lo que te ofrecí?
Núm 22:38 Y Balaam contestó: —Aquí me tienes, pero sólo diré lo que Dios me ordene.
Núm 22:39 Y Balaam fue con Balac a Quiriat-husot.
Núm 22:40 Allí Balac presentó bueyes y ovejas como ofrenda a Dios, e hizo un banquete
para Balaam y los mensajeros.
Núm 22:41 Al otro día, Balac llevó a Balaam a Bamot-baal. Desde allí se podía ver parte
del campamento de los israelitas.
ALABANZA DE BALAM Y LA BURRA
Do. m.

Balaam se levanto
Por la mañana a su burra ensillo
Y fue con los gobernantes al Instante el partió.

Mientras que iban caminando


Un ángel se le presento
La burra se izó a un lado
Y a Balaam lo aplasto.

Balam muy enojado a la burra maltrato


//Jehová en ese entonces a la burra izo hablar//
En ese mismo instanteeeee
Un ángel a Balaam lo atento.

Arrepentido y muy triste


Balaam se humillo

Arrepentido y muy triste


Balaam se humillooooooooo