Anda di halaman 1dari 2

Patología general de la evaluación educativa

MIGUEL ÁNGEL SANTOS

La evaluación es hoy quizá uno de los temas con mayor protagonismo del
ámbito educativo, y no porque se trate de un tema nuevo en absoluto, sino
porque administradores, educadores, padres, alumnos y toda la sociedad en su
conjunto, son más conscientes que nunca de la importancia y las repercusiones
del hecho de evaluar o de ser evaluado La Evaluaciòn educativa es un proceso
de reflexiòn sistemàtica orientado sobre todo a mejorar la calidad de las
acciones de los sujeto, en donde se recoge las informaciones de acuerdo a unos
indicadores que reflejen lo mas fielmente posible, la situaciòn inicial del procesos
o los productos. Determina el grado de congruencia entre necesidades
realizaciones y objetivos. elaboracion de un juicio de valor a partir de unos
criterios establecidos o consensuados durante el proceso de evaluaciòn. Para
Santos Guerra la “patología general de la evaluación educativa”
a los problemas habituales que se resguardan en los procesos de evaluación en
educación. Analiza distintas disfunciones y enfoques de la evaluación escolar,
tanto por atrofia como por hipertrofia de algunos de los elementos, como por la
deformación de su práctica y de su significado. En este ensayo se busca retomar
algunos aspectos de estas patologías tratando de comprender un poco mejor
como se debe realizar una evaluación educativa justa y adecuada.
La evaluación es un fenómeno educativo que condiciona todo el proceso de
enseñanza y aprendizaje. Por eso resulta decisivo preguntarse por la naturaleza
del mismo, por su finalidad y por las dimensiones éticas, sociales y políticas que
lo impregnan. No se trata de un fenómeno esencialmente técnico sino de un
fenómeno ético. Por consiguiente, resulta indispensable preguntarse a quién
beneficia cuando se hace y a quién perjudica, a qué valores sirve y qué valores
destruye. La evaluación puede servir para muchas finalidades. Lo importante es
utilizarla como aprendizaje, como un modo de comprender para mejorar las
prácticas que aborda, es importante considerar que para la evaluación se
necesitan distintos procesos no solo uno y que uno depende del otro. No se
debe perder de vista lo necesario que es ir haciendo a un lado la escuela
tradicionalista e ir adecuándonos a las necesidades que nuestro contexto nos
exige. El proceso evaluativo debe ser reflexivo y al mismo tiempo permitir la
orientación, sistematica, continua, con retroalimentación y análisis (desde el
primer día hasta el último del proceso) tanto del estudiante como del docente en
el proceso de enseñanza y de aprendizaje.

Claudia Rojas
.