Anda di halaman 1dari 3

“​El amor no es sólo un sentimiento, una emoción que nos toma y del cual somos más o menos

espectadores pasivos. Lejos de ser una inclinación instintiva, el amor es una decisión
consciente de la voluntad de r hacia los otros. Para poder amar en verdad, es necesario
despegarse de muchas cosas y sobre todo de sí mismos, dar gratuitamente, amar hasta el final.
Este desapego de sí es fuente de equilibrio. Es el secreto de la felicidad”.
(Juan Pablo II. Discurso a los jóvenes en Francia 1/6/2000)

● Crecer es diferenciarse.
● Dar espacio a la diversidad en un ambiente de afecto y cordialidad
● Ser incondicionales
● Ponerse en el lugar del otro
● Cuidar la relación y la comunicación. Cultivar el diálogo
● Esperar el momento adecuado y el tiempo de los hijos
● Perdonar
● Confiar
● Recomenzar
● Los valores existen sólo en las acciones, no necesitan de palabras

"Nadie nace sabiendo ser padres". Esta realidad no ha de convertirse en un justificante,


para evadir la responsabilidad de prepararnos cada día mejor como seres humanos y
progenitores​; ha de ser punto de partida para prepararnos cada día mejor como seres humanos y
progenitores.
Los padres no hemos de sentirnos inseguros y solos en nuestra tarea educativa. Ejemplo y guía
alimentados por el amor que les tenemos a nuestros hijos, son la mejor educación que les
podemos ofrecer. Sin embargo, algunas veces el sentirnos incapaces nos motiva a delegar nuestra
responsabilidad educativa a la escuela o centro educativo al que asisten los niños.

Como padres y primeros educadores debemos prepararnos para:


1. Proporcionar a nuestros hijos la educación que merecen; aquella que reconoce la dignidad
de todo ser humano, tratándole como tal y enseñándole a vivir conforme a su propia
naturaleza racional y espiritual. Es precisamente el hogar, primera escuela de vida y
formación para la persona, donde se han de adquirir sólidos cimientos sobre los cuales la
persona ha de ir consolidando la propia libertad que servirá de guía para formar su
personalidad y carácter.

2. Hogar y escuela es donde el niño pasa la mayor parte de su día. Es aquí donde
principalmente aprenderá patrones de conducta, normas y valores que guiarán su vida. Por
esto es sumamente importante que entre los padres y el centro educativo brinden un mismo
marco de referencia evitando en lo posible criterios encontrados en valores fundamentales
que puedan hacer sentir al niño desorientado o en el peor de los casos manipulado o
engañado.
3. Promover actividades que fortalezcan los lazos familiares y favorezcan la comunicación
entre las diferentes generaciones dentro del hogar. Contrarrestar el ambiente negativo que
irremediablemente dificulta la tarea educativa.

4. Los padres debemos pues ser guías, maestros y amigos durante toda la vida de nuestros
hijos, pero principalmente durante los primeros años de su desarrollo, crecimiento y
aprendizaje a través de los cuales toda vivencia positiva o negativa marcarán definitivamente
la forma cómo, ahora en su presente y posteriormente en el futuro, verán y afrontarán su
vida.

PUBERTAD

● La maduración física promueve el paso hacia la sexualidad adulta


● Cambios físicos, movilización de impulsos
● Preocupación por el cuerpo
● Profundos cambios emocionales.
● Desequilibrio anímico. Cambios de humor
● Temores, angustias. Inseguridad
● Retraimiento, introversión
● Intentos de separación y diferenciación de los padres.
● Necesidad de identidad y necesidad de pertenencia
● Relativización de la autoridad paterna, cuestionamientos. Ambivalencia
● Dificultades en la comunicación
● Pelea por la autonomía y la privacidad
● Grupo vs. Familia
● Modas grupales: nuevos modelos y sistemas de valores

SUGERENCIAS PARA PADRES

● Manténganse informados e informen a su hijo: Para él, es un tiempo de experimentar


nuevas vivencias y a veces esto incluye comportamientos arriesgados. Parece que no los
escuchara, pero necesita sus palabras acerca de temas difíciles, no la eludan. Sean claros y
directos
● Respeten su privacidad: incluye su intimidad y sus silencios, sin hacerle hablar de algo que
no quiera. No presionen y traten de mantenerse receptivos para que su hijo sepa que puede
contar con ustedes.
● Establezcan normas apropiadas: sepan ceder y ser flexibles. Flexibilidad no se contradice
con firmeza y coherencia, y establecer acuerdos no significa democracia; no olviden que
ustedes son los adultos de esa relación
● No se contradigan estableciendo una norma hoy y cambiándola mañana. Eso les hará
perder credibilidad
● Tómense un tiempo para decidir y moderen los impulsos: a veces los chicos los apuran
para sacar permisos bajo presión e insistencia; traten de resistir y de no dejarse llevar por
el enojo o la impaciencia que esto les produzca.
● Sean coherentes, aunque a veces no lo parezca y él no quiera admitirlo, ustedes siguen
siendo un modelo para su hijo
● Valoren y elogien sus aspectos positivos: las actitudes de responsabilidad, respeto,
veracidad; es una manera de confirmarlo en el “buen camino”
● Sean pacientes: no olviden que ellos tratarán de imponer sus criterios y aprovecharse de
sus debilidades. Ustedes no son “Superman” o “La mujer maravilla” y seguramente tienen
puntos flojos, no permitan que éstos invaliden su autoridad.

En todo momento confíe en los valores que le inculcó


En la infancia y tenga una actitud positiva,
El tiempo de tormenta va a pasar y su hijo le va a
Agradecer que usted haya mantenido
Firmemente el timón del barco.