Anda di halaman 1dari 2

Científicos desarrollan un análisis de sangre para detectar cáncer en etapas

tempranas

La complicación de muchas enfermedades se


genera debido a la detección tardía. En muchos
casos es posible tratar un mal si se identifica su
presencia con anticipación, incluso antes de que
aparezcan los primeros síntomas.
El cáncer es una de las enfermedades que mayores
complicaciones trae si no se detecta a tiempo. A
raíz de esto, diversos investigadores se han
dedicado a estudiar esta enfermedad, para intentar
desarrollar mecanismos que permitan la detección temprana que permita aplicar el
tratamiento correspondiente de forma efectiva.

Científicos de la Universidad Johns Hopkins de Estados Unidos han descubierto un examen


de sangre que es capaz de detectar hasta 8 de los tipos de cáncer más comunes que
afectan a la población mundial.

La idea de este estudio es lograr que sea posible identificar tumores cancerígenos cuando
aún son pequeños y pueden ser extirpados del cuerpo de forma quirúrgica.

En el desarrollo de la enfermedad del cáncer los primeros síntomas suelen aparecer cuando
los tumores ya están grandes y es imposible su extirpación, lo que favorece la complicación
de la enfermedad y puede llevar incluso a la muerte del paciente.

Entonces, una detección en sangre previa a esos primeros síntomas abre la posibilidad de
retirar las células malignas cuando aún no han generado tanto daño al organismo. Esto
aumenta las posibilidades de mantener con vida a quienes sufren de esta enfermedad.

La primera prueba de este estudio se hizo sobre 1005 pacientes que padecían cánceres de
páncreas, hígado, ovario, colon, mama, estómago o pulmón. Estos pacientes tenían la
particularidad de que tenían uno de estos tipos de cáncer que no se había diseminado hacia
otros órganos ni a otros tejidos.

¿Cuál fue el resultado que obtuvieron los investigadores? Que entre el 33 % y el 98 % de


los tipos de cáncer fue identificado con éxito. Fue posible identificar qué tipo de cáncer tenía
cada persona, un elemento diferenciador con relación a otros exámenes de sangre
desarrollados antes.
Esto es esperanzador, sobre todo cuando se trata de aquellas variaciones de cáncer que
no suelen ser fáciles de detectar antes de presentar síntomas, como es el caso de los
cánceres de hígado, páncreas, ovario y estómago.

Este examen de sangre está concebido para que pueda hacerse una vez al año y
actualmente está probándose en un grupo de 50 000 mujeres con edades comprendidas
entre los 65 y 75 años a quienes no se les ha detectado cáncer anteriormente.

Se espera que este estudio dure unos 5 años. Una vez se obtengan los resultados de dicho
estudio, se sabrá si efectivamente este examen en sangre es realmente efectivo para la
detección de la enfermedad.

Otra ventaja de esta modalidad de detección temprana es que es sumamente sencilla y es


más accesible que otras formas de identificación de tumores, como la colonoscopia o la
mamografía, que implican la utilización de escáneres o la realización de intervenciones
médicas más invasivas.

Nickolas Papadopoulos, profesor de oncología de la Universidad Johns Hopkins, es quien


encabeza la investigación llamada CancerSEEK, y establece que este estudio puede
significar un cambio estructural en cómo se ha estado detectando el cáncer hasta los
momentos.

Otro interés por parte de los científicos es que esta forma de detección sea accesible
económicamente. Los miembros del equipo investigador indicaron que este examen de
sangre tendrá un valor de máximo 500 dólares.

La comunidad científica se ha mostrado esperanzada con esta nueva forma de detección;


sin embargo, sí se indica que hace falta mayor investigación, dado que los resultados
mostraron que aún no se detectaron del todo los tipos de cánceres que estaban en las fases
más tempranas de la enfermedad.

Entonces, es necesaria una investigación más profunda para poder aumentar la efectividad
del resultado, disminuir los falsos positivos y aumentar la cantidad de tipos de cánceres que
pueden ser detectados.