Anda di halaman 1dari 20

FUNDAMENTOS DEL PRINCIPIO DE IMPUTACIÓN NECESARIA, Y SU

APLICACIÓN EN EL PROCESO ADMINISTRATIVO DISCIPLINARIO A LOS


MAGISTRADOS DEL PODER JUDICIAL Y DEL MINISTERIO PÚBLICO

Katherine Yessenia OCOLA GADEA.1

RESUMEN: El presente artículo trata sobre los fundamentos del principio de imputación
necesaria, y su aplicación –de manera específica- en el proceso administrativo disciplinario
iniciado a los magistrados del Poder Judicial y del Ministerio Público, incidiendo en que
dicho principio es una garantía, no solo de carácter procesal, sino fundamentalmente
constitucional, siendo que su aplicación estricta es obligatoria por parte de las entidades de
control administrativa interna.
PALABRAS CLAVE: Administrativo, control interno, disciplinario, imputación, principio.

ABSTRACT: This article discusses the basics necessary principle of accounting, and
application-specific so-in administrative disciplinary proceedings initiated the magistrates of
the judiciary and the Public Ministry, stressing that this principle is a guarantee, not only
procedural, but essentially constitutional, being that its strict application is required by entities
internal administrative control.
KEY WORDS: Administrative, internal control, discipline, imputation, principle.

SUMARIO: 1.- Introducción. 2.- Desarrollo. 2.1.- Principio de Imputación Necesaria. 2.2.-
Principio de Legalidad. 2.3.- Proceso Administrativo Disciplinario. 2.4.- Jurisprudencia
sobre el Principio de Imputación Necesaria. 3.- Conclusiones. 4.- Bibliografía.

1.- Introducción.

La función de atribuirle a un apersona una determinada conducta, emana de nuestra


Constitución Política; sin embargo, el problema surge cuando dicha atribución –imputación-
carece de sustento y amenaza con vulnerar el principio de presunción de inocencia, esto es, se
atribuye innecesariamente una conducta que no se podría probar en un proceso penal o
administrativo disciplinario. El principio de imputación necesaria ha recibido varias

1
Abogada, con estudios completos de Maestría en Derecho Laboral –USMP-. Integrante del Equipo de Apoyo
Jurisdiccional de la Sala Social y Constitucional Transitoria de la Corte Suprema de Justicia del Perú (2012).
Fiscal Provincial adscrita a la Oficina Desconcentrada de Control Interno del Distrito Fiscal de Ancash.

1
denominaciones por parte de la doctrina, tanto nacional como extranjera, como: imputación
concreta, imputación suficiente o imputación precisa; sin embargo ninguno de los términos
antes señalados desvirtúan el sentido garantista de dicho principio, por cuanto el mismo
implica una garantía, no solo procesal, sino constitucional, por cuanto su aplicación estricta
por parte de los operadores de justicia y por las entidades de control administrativa interna,
lograrán un proceso –tanto penal como disciplinario- justo, eficaz, y conforme a ley. Es por
ello que se debe determinar si la vulneración de la garantía del principio de imputación
suficiente dentro del proceso administrativo disciplinario vulnera al debido proceso, vulnera
la defensa del imputado, si vulnera la falta de motivación en las resoluciones administrativas
disciplinarias, y consiguientemente, si éstas vulneran el ámbito constitucional.

2.- Desarrollo.

A efectos de poder entender con mayor criterio nuestra temática, es menester


conceptualizarla en cada uno de sus instituciones, esto es, establecer una definición del
principio de imputación necesaria, del principio de legalidad y del proceso administrativo
disciplinario, para luego, desarrollar el análisis concreto de la misma.

2.1.- Principio de Imputación Necesaria.

El concepto del principio de imputación necesaria, prima facie, implica tratar acerca
del concepto de imputación y su evolución epistemológica. Así, tenemos que imputación,
conforme infiere DONNA2: “tiene que ver desde lo semántico con el verbo responder”. En
cuanto a la génesis del concepto imputación, las raíces de su genuina autenticidad se remontan
en el pasado, a épocas donde primaba el iusnaturalismo, observando algún atisbo de la idea de
“imputación” en PUFFENDORF3. También se observan improntas de la idea de imputación

2
DONNA, Edgardo Alberto.- Derecho Penal – Parte General, T.I, Fundamentos. Teoría de la Ley Penal, Edit.
Rubinzal-Culzoni, Buenos Aires, 2006, pág. 20. Citando a RICOEUR, infiere “en la imputación reside una
relación primaria con la obligación, en la cual la obligación de reparar o de sufrir la pena… un complemento
que se puede situar bajo el término de retribución”. DONNA reconoce en la “atribución”, aquella asimila la idea
de “rendición de cuentas”; luego indica: “un camino inverso que debe ser transitado, que va de la retribución a
la atribución de la acción del autor. Y en este punto se debe centrar el tema de la imputación”.
3
SCHÜNEMANN, Bernd.- “Consideraciones sobre la imputación objetiva”, en: Teorías actuales en el Derecho
Penal, Editorial Ad-Hoc, Buenos Aires, 1998, p. 221. MORSELLI advierte “se ha dicho en Alemania que el
primero en usar el término ‘imputación’ –traducido del alemán: ‘Zurechnung’- fue Samuel Puffendorf en 1660, y
que éste término fue después recogido por Kant, Hegel, Binding y otros. No sólo el término latino ‘imputo’ e
‘imputatio’, sino hasta el mismo concepto venía siendo utilizado corrientemente por los romanos (Tácito, Fedro,
Plinio, Quintiliano, Cicerone) en el mismo sentido que es usado todavía hoy- no sólo en los países de lengua
latina, sino también en aquellos de lengua anglosajona- en el lenguaje no sólo forense, sino también en el común.
Basta recordar el postulado de derecho común versanti in re illicita imputantur omnia quae sequuntur”; en:

2
en KANT4, cuando en su obra la Metafísica de las Costumbres establece el concepto de
hecho, diciendo que “A través de un acto semejante se considera al agente como autor del
efecto, y éste, junto con la acción misma, pueden imputársele, cuando se conoce previamente
la ley en virtud de la cual pesa sobre ellos una obligación”5. De otro lado, el concepto de
imputación en HEGEL6 es parte de su teoría de la acción: “La acción al trasladarse a una
existencia exterior, que de acuerdo con sus diversas conexiones se desarrolla en todos sus
aspectos de un modo exteriormente necesario, tiene múltiples consecuencias”7.

El concepto de imputación tuvo algo de continuidad después de HEGEL, tal como se


observa en los trabajos de BERNER8. En este autor se puede contemplar una continuación del
ideario hegeliano, para quien “el concepto de acción agota toda la esencia de la imputación.
Por lo tanto podemos decir simplemente: la imputación consiste en un juicio que afirma la
existencia de una acción real”. Por su parte, CARRARA9, para quien “imputar significa
poner una cosa cualquiera en cuenta de alguien”; siguiendo en su concepción, no ya a
HEGEL, sino a PUFFENDORF, desarrolla la imputatio facti, la imputatio juris y la imputatio
legis. Finalmente, la idea de imputación pronto caería en el olvido, hasta los inicios del siglo
XX, donde KELSEN lo vuelve a aplicar en su teoría pura del derecho, con una connotación
distinta a la que guardaba en la concepción hegeliana. De allí que para la teoría pura, toda
norma jurídica “establece siempre una relación y una consecuencia, y prescribe que la
consecuencia debe seguir la condición. Tal es el enunciado del principio de imputación…”.10

MORSELLI, Elio.- “Observaciones críticas acerca de la teoría de la imputación objetiva”, en: ARROYO
ZAPATERO, Luis A./GÓMERZ DE LA TORRE, Ignacio B. (Dir.).- Homenaje al Dr. Marino Barbero Santos.
In Memoriam. Vol. I. Ediciones de la U. Castilla-La Mancha/U. Salamanca, Cuenca, 2001, pp. 1207 y ss.
4
ZANNONI, Eduardo A.- Crisis de la razón jurídica, Editorial Astrea, Buenos Aires, 1980, pp. 28 y 29: “es sin
duda con Emmanuel Kant que el racionalismo halla, a través de la Metafísica de las costumbres, la justificación
puramente racional del obrar humano…”.
5
KANT, Immanuel.- La metafísica de las costumbres, trad. Adela Cortina Orts, 4ª edición, Editorial Tecnos,
Madrid, 2005, pp. 29 y 30.
6
El pensamiento dialéctico de HEGEL se aparta del racionalismo de KANT, como así también, de las
concepciones de FICHTE y SCHELLING, que no habían podido dar solución a la “contradicción” entre
realidad y libertad.”, Vid. ZANNONI, Eduardo A.- Op. cit., pp. 35 y ss.
7
HEGEL, George Wilhelm Friedrich.- Principios de la Filosofía del Derecho, trad. Juan Luis Vermal, Editorial
Sudamericana, Buenos Aires, 2004, pp. 120-121.
8
Citado por: BACIGALUPO ZAPATER, Enrique.- Derecho Penal- Parte General, 2ª edición, Editorial
Hammurabi, Buenos Aires, 1999, p. 199.
9
CARRARA, Francesco.- Programa de Derecho Criminal – Parte General, Vol. I, trad. José J. Ortega Torres y
Jorge Guerrero, Editorial Temis, Bogotá, 1956, p. 34, nm.2.
10
KELSEN, Hans.- Teoría Pura del Derecho, 4ª ed., trad. Moisés Nilve, Editorial Eudeba, Buenos Aires, 2005,
p. 30.

3
El desarrollo conceptual de imputación fue ubicada en un primer momento en el
ámbito civil11, luego se afirmó en el ámbito penal, originándose la imputación objetiva, cuyas
bases originales son fundamentalmente tres: el escrito de LARENZ12, del año 1927, el artículo
sobre causalidad e imputación objetiva de HONIG13, del año 1930, y las reflexiones de
ROXIN14 sobre la problemática de la imputación en Derecho penal, del año 1970.

De lo dicho anteriormente, tenemos que la doctrina define a la imputación como:


“atribución de una culpa a un agente capaz moralmente”15; “…la imputación es una
operación mental consistente en atribuir una determinada consecuencia jurídica a un hecho o
situación condicionante”16; del mismo modo: “significa la atribución, a una persona
determinada, de haber incurrido en una infracción penal sancionable. De ahí que algunos
autores afirmen que imputar un hecho a un individuo es atribuírselo para hacerle sufrir las
consecuencias;…”17. Así, podemos definir a la imputación como atribución de una conducta
que ha realizado una persona con capacidad, ya sea un delito (doloso o culposo) o una falta
(penal o administrativa). Sin embargo, debemos tener presente que la imputación de una
conducta, debe estar dirigida a una persona imputable, esto es, con capacidad de responder
por sus actos, dicho de otra manera, que no sea un inimputable.

Habiendo ubicado doctrinariamente el término imputación, nos adentramos


específicamente al tema del principio de imputación necesaria, el cual dogmáticamente ha
sido orientado en gran medida al ámbito procesal penal; sin que ello signifique que no se
pueda aplicar en el ámbito del proceso administrativo disciplinario, por cuanto hablamos de
un principio con carácter constitucional, aplicable a todos los ámbitos del derecho.
11
LARENZ inspirado en la revisión de la teoría de la imputación de HEGEL, inicialmente introduce la idea de
imputación objetiva en el ámbito del derecho civil en las postrimerías de los años ’20, en: SANCINETTI,
Marcelo A., “Observaciones sobre la teoría de la imputación objetiva”, en: Teorías actuales en el Derecho
Penal, Editorial Ad-Hoc, Buenos Aires, 1998, pp. 186 y 187.
12
LARENZ, Karl.- Hegels Zurechnungslehre und der Begriff der objektiven Zurechnung, Diss., Göttingen,
1927; KAUFMANN, A., “¿‘Atribución objetiva’ en el delito doloso?”, en: Anuario de Derecho Penal y Ciencias
Penales, Tomo XXXVIII, 1985, p. 808.
13
HONIG, Richard.- “Kausalität und objektive Zurechnung”, en: Festgabe für Reinhard von Frank, HEGLER,
A. (coord.), Scientia Verlag, Tübingen, 1930, Tomo I; MAIWALD, M., “Zur strafrechtssystematischen Funktion
des Begriffs der objektiven Zurechnung”, en: Festschrift für Koichi Miyazawa, Nomos, Baden-Baden, 1995, p.
465, 470, reconoce a HONIG como iniciador e introductor del concepto de imputación objetiva en el Derecho
penal, quien habría recibido el impulso en esta dirección del escrito “orientado al derecho civil” de LARENZ.
14
ROXIN, Claus.- “Gedanken zur Problematik der Zurechnung im Strafrecht”, en: Festschrift für Richard M.
Honig, Otto Schwartz & Co., Göttingen, 1970; posteriormente JAKOBS, Günther.- Strafrecht, Allgemeiner Teil,
2. ed., De Gruyter, Berlin, 1993, 7/1 y ss., se convierte en uno de los principales exponentes de esta teoría.
15
CABANELLAS DE TORRES, Guillermo.- Diccionario Enciclopédico de Derecho Usual. Tomo IV. 26º
Edición. Editorial Heliasta. Buenos Aires, 1998, p. 361.
16
OSSORIO, Manuel.- Diccionario de Ciencias Jurídicas, Políticas y Sociales. Editorial Heliasta S.A.
Guatemala, 2008, p. 478.
17
Ibídem.

4
Tenemos que, en la doctrina extranjera se la ha denominado también “principio de
Imputación Concreta”18. A decir de MAIER: “La imputación correctamente formulada es
la llave que abre la puerta de la posibilidad de defenderse eficientemente, pues permite negar
todos o algunos de sus elementos para evitar o aminorar la consecuencia jurídico-penal. (…)
La Imputación concreta no puede reposar en una atribución más o menos vaga o confusa de
malicia o enemistad con el orden jurídico, esto es, en un relato impreciso y desordenado de la
acción u omisión que se pone a cargo del imputado, y mucho menos en una abstracción
(cometió homicidio o usurpación), acudiendo al nombre de la infracción, sino que por el
contrario debe tener como presupuesto la afirmación clara, precisa y circunstanciada de un
hecho concreto, singular de la vida de una persona”19.

Por su parte, BINDER20 señala que “es necesario que en el proceso exista una
imputación concreta; en especial, que el juicio se fundamente sobre una acusación precisa y
detallada, que sirva de límite al ámbito de la decisión del tribunal”. Así también: “…el
derecho de defensa como tal se adquiere una vez que la imputación gana cierto grado de
verosimilitud. Por ejemplo, cuando existe un procesamiento o cuando la imputación alcanza
cierta entidad”21. Así también, DEL OLMO22, considera que: “la imputación es un juicio de
valor a través del cual el juez pondera todos los datos fácticos establecidos en el
procedimiento preliminar, estima la posibilidad de la existencia de un hecho delictivo y su
atribución a una persona a título de autor o partícipe”.

FERRANDINO23 explica que: "Entre la acusación intimada y la sentencia debe


mediar una correlación esencial sobre el hecho, lo que impide condenar al acusado por uno
diverso del que fuera objeto de la imputación formulada. Lo anterior se funda en el principio
de inviolabilidad de la defensa, en razón de que, ante una imputación concreta, específica y

18
Término acuñado por el procesalista Alberto M. BINDER en su obra Introducción al Derecho Procesal Penal.
2da. Edición, Editorial Ad Hoc, Buenos Aires, 1999, p. 164: “Es necesario que en el proceso exista una
imputación concreta; en especial, que el juicio se fundamente sobre una acusación precisa y detallada, que
sirva de límite al ámbito de decisión del tribunal.” “A la justicia le compete resolver acerca de la imputación
concreta que se le hace a una persona”, p. 169. (la negrita es nuestra).
19
MAIER, Julio B.J.- Derecho Procesal Penal Argentino. Vol. I. Editores del Puerto, Buenos Aires, 2000, p.
317 y 318.
20
BINDER, Alberto M.- Introducción al Derecho Procesal Penal. Ob. Cit., 1999. p. 156.
21
Ibídem, p. 156.
22
DEL OLMO, José Antonio.- Citado por José CASTILLO ALVA en: “El principio de imputación necesaria,
una primera aproximación”, Diálogo con la jurisprudencia, Editorial Gaceta Jurídica, Noviembre del 2004.
23
FERRANDINO, Álvaro.- “El deber de fundamentación”, en: VALVERT MORALES, Jorge Armando (Dir.).-
Cuaderno del Defensor Nº 2. Instituto de la Defensa Pública Penal. Rep. de Guatemala, Dic. de 1999, p. 42.

5
completa, el imputado pueda ejercer correctamente su defensa material". Por su parte,
ZAFFARONI24 explica que: “Imputar un daño o un peligro para un bien jurídico, sin la
previa constatación del vínculo subjetivo con el autor (o imponer una pena sólo fundada en
la causación) equivale a degradar al autor a una cosa causante”.

La doctrina nacional se ha pronunciado también respecto al principio de imputación


necesaria, la cual ha sido denominada como: Imputación Suficiente o Imputación Precisa25.
REÁTEGUI SÁNCHEZ26 precisa que la imputación concreta exige casi un esfuerzo por
definir “ex ante” los contornos de la tipicidad de la conducta del sujeto procesado, se exige
una suerte de adelantamiento de la futura tipicidad; no se está pidiendo que se determine en el
momento postulatorio del proceso, la responsabilidad o irresponsabilidad penal del imputado,
sino el delito y los hechos por los cuales será procesado a lo largo de todo el proceso penal”.
Del mismo modo, CASTILLO ALVA27 indica que “el principio de imputación necesaria no
sólo debe cumplir con describir el hecho, la específica modalidad de conducta, o ante
pluralidad de imputaciones o imputados, precisar cada uno de sus aportes, sino que debe
necesariamente cumplir con establecer la distinción entre los autores que ostentan el dominio
del hecho o infringen el deber institucional y los partícipes, cómplices o instigadores que
lesionan el bien jurídico de modo accesorio”. Así también, CÁCERES JULCA28 sostiene
que: “la imputación es la afirmación clara, precisa y circunstanciada de un hecho concreto,
con lenguaje descriptivo, referido al pasado, que permite afirmar a negar en cada caso o
agregar otros hechos que conjuntamente con los afirmados, amplíen, excluyan o aminoren la
significancia penal”.

Como se advierte, la imputación necesaria viene siendo conceptuada desde el aspecto


procesal penal, el mismo que no está lejos de la sustanciación conceptual en el ámbito del
proceso administrativo disciplinario. Por ejemplo, RAMOS PALOMINO29 explica que la

24
ZAFFARONI, Eugenio Raúl / ALAGIA, Alejandro / SLOKAR, Alejandro.- Derecho Penal – Parte General.
2da. Edición. Ediar Editora. Buenos Aires, 2001, p. 139.
25
Término usado por Luis Miguel REYNA ALFARO en el Anuario de Derecho Penal Económico y de la
Empresa 2012. Centro de Estudios de Derecho Penal Económico y de la Empresa CEDPE S.A.C. Lima, 2012.
26
REÁTEGUI SANCHEZ, James.- El control constitucional en la etapa de calificación del proceso penal.
Palestra Editores, Lima, 2008, p. 80.
27
NOLASCO VALENZUELA, José; VELARDE LÓPEZ, Juan Manuel; AYALA MIRANDA, Erika; LOPEZ
ESPINOZA, Reiser.- Manual De Litigación en Delitos Gubernamentales, tomo 2, ARA Editores, Lima, 2011,
pp. 66-67.
28
CÁCERES JULCA, Roberto E.- Habeas Corpus contra el auto de apertorio de instrucción. Tomo 10,
Editorial Grijley, Lima, 2008. p. 137.
29
RAMOS PALOMINO, Aldo Marcelo.- “Procedencia de la Tutela de Derechos cuando la Formalización de
Investigación Preparatoria Vulnera la Garantía de la Imputación Penal Concreta”, en: Boletín Alerta Informativa.

6
garantía de la imputación penal concreta es un derecho de los justiciables a obtener de los
órganos estatales explicaciones concretas de los cargos que se le imputan, y es obligación de
los órganos estatales brindar esa información a los justiciables. Es una obligación porque
proviene de la motivación de las resoluciones judiciales y del correcto juicio de tipicidad; y se
trata de un derecho porque proviene del derecho de defensa que le asiste a todo ciudadano al
cual le imputan un hecho criminoso. La imputación necesaria solo debe servir dentro de un
proceso penal para que el imputado tenga la información necesaria para que pueda ejercer
eficazmente su derecho de defensa, tanto material como técnica. Por su parte, MENDOZA
AYMA30 define a la imputación concreta como “el deber de carga del Ministerio Público de
imputar a una persona natural un hecho punible, afirmando proposiciones fácticas
vinculadas a la realización de todos los elementos del tipo penal”. Agrega que en efecto es el
referente normativo para la construcción de proposiciones fácticas. Sostiene que cada uno de
los elementos del tipo exige su realización fáctica y ésta es presentada en la imputación penal
con proposiciones fácticas,…”.

Dicho ello, podemos definir el principio de imputación necesaria como aquella


garantía constitucional que la autoridad competente (Fiscal, profesional adscrito al Órgano de
Control Interno o Inspectoría) atribuye un hecho -sancionado por una norma penal o
administrativa- a otra persona imputable. Téngase en cuenta que la imputación debe tener
como presupuesto la afirmación precisa y clara de las circunstancias de un hecho concreto
singular de la conducta de una persona, el cual pueda delimitarse en el tiempo, modo y lugar
que ubiquen el mundo de los hechos en que se llevó a cabo la presunta conducta infractora de
la ley.

Es preciso también señalar que, no debe de entenderse a la imputación como sinónimo


de calificativo penal, pues este último, presente una connotación conceptual distinta a la
primera. Así, cuando se habla sobre calificativo penal, se hace referencia al nomen iuris que
recibe un supuesto de hecho con consecuencia jurídico-penal, como por ejemplo: aquel acto
que realiza una persona cuando mata a otra se le denomina que ha cometido un “homicidio” o
un “asesinato”. En tal sentido, vemos que el calificativo penal no es más que el nombre
jurídico que recibe un hecho en particular que es considerado como delito por un

Lima, Publicado el 24 de Abril del 2012, en:


http://www.lozavalos.com.pe/alertainformativa/index.php?mod=contenido&com=contenido&id=8492
30
MENDOZA AYMA, Francisco Celis.- La necesidad de una imputación concreta en el desarrollo del proceso
penal cognitivo. Editorial San Bernardo, Arequipa, 2012, p.99.

7
ordenamiento jurídico. Por el contrario, la imputación es la descripción detallada de los
hechos, atendiendo el tiempo, lugar y circunstancia en que ocurrieron los mismos, en otras
palabras, la imputación es la descripción minuciosa y detalla de un hecho en concreto que
traerá consigo una sanción –sea penal o disciplinaria administrativa-.

En cuanto a los requisitos que debe cumplir la aplicación del principio de la


imputación necesaria, tenemos en primer lugar, a los Requisitos Fácticos: el cuál debe ser
entendido como la exigencia de un relato claro, preciso y circunstanciado de los hechos con
relevancia penal o disciplinaria, que se atribuyen a un apersona o magistrado. Es decir, el
Fiscal tendrá que comunicar efectivamente al imputado el hecho que se le atribuye, el cual
debe comprender la relación histórica del hecho, con indicación de las circunstancias de
modo, tiempo, lugar; así como los elementos de convicción existentes. Es por ello que la
lógica indiciaria cobra capital importancia para probar realidades subjetivas; en efecto, las
proposiciones fácticas (indicativos) tienen que ser probados para inferir intencionalidad.

En segundo lugar, tenemos los Requisitos Lingüísticos, por cuanto el principio de


imputación necesaria debe de cumplir con determinados presupuestos lingüísticos. No bata
que se establezca el hecho contenido de la concreta imputación. Puede estar el hecho pero no
cumplirse con el principio de imputación necesaria. Esto es, que la imputación debe ser
formulada en lenguaje claro, sencillo y entendible, sabiendo que si bien constituye un trabajo
técnico jurídico, está dirigida y va a ser conocida por los ciudadanos contra quienes se dirige
la imputación, ciudadanos que pueden ser desde un notable funcionario hasta un vil
delincuente iletrado, pasando por una humilde persona que puede ser incluso hasta analfabeta.

En tercer lugar, tenemos los Requisitos Normativos, denominado también, requisitos


jurídicos, por el cual el principio de imputación necesaria puede descomponerse en los
siguientes elementos, que actúan como sus manifestaciones y exigencias: a) Se Fije la
Modalidad Típica.- Que se describan o enuncien de manera precisa la concreta modalidad
típica que conforman los hechos que sustentan la denuncia. b) Imputación Individualizada.-
Que en caso pluralidad de imputaciones o de imputados se determine cada hecho y su
correspondiente calificación jurídica. c) Se Fije el Nivel de Intervención.- Que en caso de
pluralidad de imputados se describa de manera adecuada cada una de las acciones con
presunta relevancia penal y su correspondiente nivel de intervención, ya sea como autor o
partícipe. d) Que se establezcan los indicios y elementos de juicio que sustentan cada

8
imputación.- La necesidad de motivación de la imputación en todos sus elementos y
requisitos estructurales es un presupuesto constitucional indubitable.

2.2.- Principio de Legalidad.

El principio de legalidad en el proceso administrativo disciplinario implica que, todas


las actuaciones del órgano de control central o desconcentrado deberán estar amparadas en la
ley y sus Reglamentos. Las quejas e investigaciones y procedimientos deberán estar
fundamentados en norma pre-existente. La legitimación de la sanción administrativa se
fundamenta en los siguientes: a) Reserva legal para la atribución de la potestad sancionadora:
Entre la eficacia de la represión pública y la garantía del sancionado: Lex escripta, Lex previa,
Lex certa (en la descripción de la conducta), tipicidad (sanción); b) Reserva legal para
tipificar ilícitos y habilitar sanciones aplicables; y c) Prohibición de aplicar como sanción la
privación de la libertad.

El Principio de legalidad (nullum crimen, nullum poena, sine lege), conforme al cual la
ley debe preceder a la conducta sancionable, determinando el contenido de la sanción.
Corresponde pues a la ley delimitar el ámbito del ilícito sancionable, por expresa prescripción
constitucional (artículo 2.24.d.), de modo que no puede ser objeto de regulación
reglamentaria, ni mucho menos de precisiones “extranormativas”.

Del Principio de Legalidad, surge el Principio de tipicidad, en mérito al cual, la


descripción legal de una conducta específica aparece conectada a una sanción administrativa.
Esta exigencia deriva de dos principios jurídicos específicos; el de libertad y el de seguridad
jurídica. Conforme al primero, la conductas deben estar exactamente delimitadas, sin
indeterminaciones, mientras que en relación al segundo, los ciudadanos deben estar en
condiciones de poder predecir, de manera suficiente y adecuada, las consecuencias de sus
actos, por lo que no caben cláusulas generales o indeterminadas de infracción que permitan
una actuación librada al “arbitrio” de la administración, sino que ésta sea prudente y razonada.

Es por ello que en virtud del principio de legalidad, la imputación tampoco debe
entenderse como la simple narración de los hechos que envuelven el proceso penal
investigado, pues no todo el conjunto de acciones realizadas por el agente son consideradas

9
como presupuestos de delitos, es decir, en palabras de ZAFFARONI31 “no toda conducta
humana es desvalorada por la sociedad y por lo tanto, no toda conducta es sancionable
penalmente, por ello, que se debe delimitar (imputar) cuál es dentro del conjunto de hechos
realizados en un marco de circunstancias generales la conducta que supuestamente configura
un delito”. También, es interesante lo vertido por el maestro QUIROZ SALAZAR32: “No se
puede atribuir ni acreditar, menos probar, el dolo con presunciones, (…)”.

2.3.- Proceso Administrativo Disciplinario.

El proceso administrativo disciplinario contra los Fiscales (llámese Provinciales o


Adjuntos Provinciales) tiene sus bases normativas en la Resolución Nº 001-2004-MP-FN-JFS,
la misma que aprueba el Reglamento de Organización y Funciones de la Fiscalía Suprema de
Control Interno del Ministerio Público, que es luego modificado por Resolución Nº 005-2004-
MP-FN-JFS; en cuyo Título Preliminar, se establece en su artículo I. Objetividad: Las
acciones de control se basan en el análisis de hechos, evitando la subjetividad, debiéndose
verificar los indicios, presunciones y otros elementos propios de una investigación a efecto de
comprobar si existen irregularidades en el ejercicio de la función. Téngase presente que el
objeto del procedimiento administrativo sancionador es investigar, y de ser el caso, sancionar
supuestas infracciones cometidas como consecuencia de una conducta ilegal por parte de los
administrados.33

El respeto del principio de la imputación necesaria en el proceso administrativo


disciplinario ha sido tratado desde distintos matices por nuestra doctrina nacional. Así
tenemos la opinión de CASTAÑEDA OTSU34: “En el ámbito del procedimiento
administrativo sancionador se estatuye como una garantía para la defensa de los derechos
que pueden ser afectados con el ejercicio de las potestades sancionatorias de la
Administración. Sus elementos esenciales prevén la posibilidad de recurrir la decisión, ya sea
al interior del propio procedimiento administrativo, o a través de las vías judiciales
pertinentes; la posibilidad de presentar pruebas de descargo; la obligación de parte del

31
ZAFFARONI, Eugenio Raúl.- Manual de Derecho Penal. Parte General I. Editorial Ediciones Jurídicas.
Lima, 1998. p. 414.
32
QUIROZ SALAZAR, William F.- La Prueba del Dolo en el Proceso Penal Acusatorio. Ediciones ITESIS,
Lima, 2014, p. 27.
33
CRESCI VASSALLO, Giancarlo.- Criterios del Tribunal Constitucional en materia de ratificación,
destitución y nombramiento de jueces y fiscales. Editorial Gaceta Jurídica, Lima, 2013, p. 425.
34
CASTAÑEDA OTSU, Susana Ynés.- Responsabilidad Disciplinaria de los Jueces. Fundamentos
constitucionales, normativa y jurisprudencia. Jurista Editores. Lima, 2012, pp. 80-81.

10
órgano administrativo de no imponer mayores obstrucciones para presentar los alegatos de
descargo o contradicción y, desde luego, la garantía de que los alegatos expuestos o
presentados sean debidamente valorados, atendidos o rebatidos al momento de decidir la
situación del administrado” (Sentencia del Exp. Nº 3741-2004-AA/TC, de 14 de noviembre
de 2005).

A decir de MORY PRÍNCIPE35: “No se puede abrir una investigación y ni siquiera


solicitar exigir la intervención de la comisión de procesos administrativos disciplinarios si no
existe un cuestionamiento específico a la conducta funcional de un servidor o ex servidor
público…”, estos argumentos, conforme a la doctrina administrativa dominante, son de
aplicación extensiva a los Funcionarios Públicos. Del mismo modo: “(…) Todo el mundo
conoce que los fiscales deben hacer un gran esfuerzo más allá de su horario de trabajo para
intentar cumplir con sus obligaciones, incluso poniendo en riesgo su salud. Ese hecho
irrebatible no debe pasar desapercibido por los órganos de control que también sufren las
consecuencias de la carga procesal que se incrementa en algunas oportunidades (…)”.36 Así
también, expresa que: “El órgano investigador y sancionador deberá adoptar una conducta
prudente, ponderada e imparcial cuando trate de valorar el incumplimiento de las normas
reglamentarias y de carácter interno emitidas por la Fiscalía de la Nación o la Junta de
Fiscales Supremos del Ministerio Público, debiendo tomar en cuenta que esos mandatos no
entren en conflicto con la Constitución y no vulneren los derechos fundamentales de los
fiscales”.37

Refiriéndonos específicamente al tema de la responsabilidad en el Derecho


Disciplinario, la doctrina nacional ha señalado lo siguiente; en cuanto a la responsabilidad
objetiva: “(…) la infracción administrativa se determina sobre la base de la vulneración de
una norma administrativa, (…)”38; y, en cuanto a la responsabilidad subjetiva: “El
reconocimiento de la responsabilidad subjetiva en el derecho disciplinario está relacionado
con el principio constitucional de presunción de inocencia, el cual establece: “Toda persona

35
MORY PRÍNCIPE, Freddy.- El Proceso Administrativo Disciplinario. Derechos, Deberes, Obligaciones,
Faltas, Sanciones, Jurisprudencia, Marco Legal. 5ta. Edición. Editorial Rodhas, Lima, 2013, p. 110.
36
Ibídem, p. 389.
37
Ibídem, pp. 389-390.
38
LIZÁRRAGA GUERRA, Víctor.- El Derecho Disciplinario en la Administración Pública. Editorial Grijley,
Lima, 2013, p. 122

11
es considerada inocente mientras no se haya declarado judicialmente su responsabilidad; y
al principio de dignidad de persona humana”.39

GÓMEZ TOMILLO40 sostiene que: “(…) Expresamente el ordenamiento jurídico


peruano no contempla el impropiamente llamado principio de culpabilidad como principio
esencial del Derecho Administrativo sancionador. Esquemáticamente tal principio implica la
proscripción de la sanción a comportamientos en los que no concurra dolo o imprudencia.
Con otras palabras no es aceptable la responsabilidad meramente objetiva”.

YAYA ZUMAETA41 precisan que: “De la misma forma resulta indispensable que,
previamente a la aplicación de sanciones disciplinarias deba producirse un correcto y justo
proceso de conocimiento y valoración de los hechos generadores del conflicto. (…)”.

ANGULO ARANA42, refiriéndose al principio del control, indica: “(…) B)


Objetividad. El control se efectúa a partir de la investigación de los hechos concretos,
reuniendo elementos probatorios de los mismos, analizando críticamente los indicios y
presunciones, para comprobar las responsabilidades. Se debe evitar cualquier género de
subjetividad. En la duda se deberá resolver a favor del investigado”.

ROJAS VARGAS43 manifiesta: “(…) el Derecho Disciplinario no es solo un conjunto


de infracciones y sanciones sino también una disciplina científica en la que el arte de la
ponderación y el equilibrio se juntan para otorgarle razonabilidad (proporcionalidad) y
racionalidad (finalidad buscada) a la potestad sancionadora que los órganos de control
institucionales administran a nombre del Estado. Lo que permite inferir el estatus actual del
Derecho Disciplinario, alejado del voluntarismo y el subjetivismo de los sujetos contralores y
más bien entenderlo inmerso en el mundo de las garantías conquistadas por otro gran sector
del ius puniendi estatal, el Derecho Penal y Procesal Penal, con los cuales guarda relaciones
de estrecho parentesco”.

39
Ibídem, p. 123.
40
GÓMEZ TOMILLO, Manuel.- “Derecho Administrativo Sancionador y Derecho Penal. Análisis del derecho
positivo peruano. Especial consideración de los principios de legalidad, culpabilidad y oportunidad”, en: Revista
de Derecho. Volumen 4, Universidad de Piura, 2003, p. 32-40.
41
YAYA ZUMAETA, Edilberto W. / YAYA ZUMAETA, Ulises A.- El Derecho Disciplinario Judicial.
Editorial Gráfica Horizonte, Lima, 2001, p. 39.
42
ANGULO ARANA, Pedro.- La Función Fiscal. Estudio comparado y aplicación al caso peruano. El fiscal en
el nuevo proceso penal. Jurista Editores, Lima, 2007, p. 437
43
ROJAS VARGAS, Fidel Segundo.- Derecho Penal Práctico Procesal y Disciplinario. Dogmática y
argumentación. Editorial Gaceta Jurídica. Lima, 2012, p. 758-759.

12
Es interesante lo opinado por el tratadista español NIETO GARCÍA44, quien expone:
“Una vez consagrada constitucionalmente la presunción de inocencia ha dejado de ser un
principio general del Derecho que ha de informar la actividad judicial (in dubio pro reo)
para convertirse en un derecho fundamental que vincula a todos los poderes públicos (…). El
derecho a la presunción de inocencia no puede entenderse reducido al estricto campo del
enjuiciamiento de conductas presuntamente delictivas, sino que debe entenderse también que
preside la adopción de cualquier resolución, tanto administrativa como jurisdiccional, que se
base en la condición o conducta de las personas y de cuya apreciación se derive un resultado
sancionatorio para las mismas o limitación de sus derechos”.

En nuestra opinión, concretamente el principio de imputación suficiente en el proceso


administrativo disciplinario, implica que la autoridad competente (Fiscal, etc.) realice una
afirmación clara, precisa y circunstanciada de un hecho concreto (quejado y/o denunciado),
con significado descriptivo, referido al pasado, que permita el total esclarecimiento de los
hechos, y, consecuentemente, la imposición de una sanción administrativa adecuada,
proporcional y oportuna, conforme a ley.

Es importante tener en cuenta también el derecho fundamental a ser informado de la


imputación, ante un proceso administrativo disciplinario, el cual permite evitar una actividad
inquisitiva general e indiscriminada sobre la vida de un magistrado, o destinada a investigar
de manera genérica los comportamientos de miembros de un grupo social. Así también, se
opone a la intervención policial, fiscal o judicial como pretexto para conocer las facetas
íntimas o privadas de una persona, más allá de si se trata de alguien que ha cometido o no un
delito o falta. Un Estado Constitucional repudia la inquisitio generalis o la búsqueda a toda
costa de algún tipo de responsabilidad de una persona, ya que genera persecuciones
indeterminadas, pesquisas arbitrarias y no sujetas a control jurídico alguno.

Existe la proscripción de investigaciones o práctica de pruebas ajenas a lo que es


materia de investigación. Según una posición unánime consagrada en el derecho comparado,
tanto a nivel doctrinal como jurisprudencial, el derecho a ser informado de la acusación posee
una profunda vinculación con el debido proceso. En un Estado de derecho no es posible llevar
un proceso de espaldas a los magistrados y ciudadanos en general, escondiendo cargos,
44
NIETO GARCÍA, Alejandro.- Derecho Administrativo Sancionador. 4ta. Edición. Editorial Tecnos, Madrid,
2005, p. 414 y 415.

13
fraccionando pruebas, ocultando imputaciones, ya que se les estaría privando de la posibilidad
de defenderse y de contradecir la imputación que pesa en su contra; y ante ello,
consecuentemente se declararía nulo todo el procedimiento, por cuanto se ha vulnerado un
derecho fundamental consagrado en nuestra Constitución Política.

2.4.- Jurisprudencia sobre el Principio de Imputación Necesaria.

Tanto el Tribunal Constitucional como el Poder Judicial, a través de la Corte Suprema


de Justicia, han emitido muchos pronunciamientos vinculados con el principio de imputación
necesaria, como el derecho de defensa, el debido proceso, el derecho a ser informado de la
imputación, el principio de congruencia entre la acusación y la sentencia, entre otros
principios; sin embargo, por cuestiones académicas, señalaremos las principales sentencias
constitucionales y judiciales que se resuelven aplicando el principio de imputación necesaria.

 STC Exp. N° 8125-2005-PHC/TC Caso: JEFFREY IMMELT y Otros.- “(…) al momento


de calificar la denuncia será necesario, por mandato directo e imperativo de la norma
procesal citada, controlar la corrección jurídica del juicio de imputación propuesto por
el fiscal, esto es, la imputación de un delito debe partir de una consideración acerca del
supuesto aporte delictivo de todos y cada uno de los imputados”.45 Además
complementando el alcance de la imputación concreta señala: “El auto será motivado y
contendrá en forma precisa los hechos denunciados, los elementos de prueba en que se
funda la imputación, la calificación de modo específico del delito o los delitos que se
atribuyen al denunciado”.46 “En este sentido, cuando el órgano judicial superior
jerárquico ordena abrir instrucción, ello no exonera al a quo de fundamentar lo
ordenado, de conformidad con los requisitos previstos en el artículo 77° del Código de
Procedimientos Penales. En consecuencia, al haber omitido el Juez penal la
formalización de cargos concretos, debidamente especificados, contra todos y cada uno
de los beneficiarios, lo que denota una ausencia de individualización del presunto
responsable, en los términos anteriormente expuestos, ha infringido el deber
constitucional de motivación de las resoluciones judiciales, lesionando el derecho de
defensa de los justiciables, al no tener éstos la posibilidad de rebatir los elementos

45
Fundamento 13.
46
Fundamento 15.

14
fácticos que configurarían la supuesta actuación delictiva que se les atribuye, en función
del artículo 139°, inciso 5 de la Constitución Política del Perú”.47
Apreciación.- Es menester tenerse en cuenta que la sentencia del Tribunal Constitucional
que antecede, es una de las dos primeras sentencias constitucionales de lectura obligatoria
que fijan el principio de imputación necesaria en el proceso penal, cuya aplicación se
extiende en el proceso administrativo disciplinario. En esta sentencia se establece que toda
resolución judicial –o fiscal debe señalar estrictamente el nivel de intervención de cada
uno de los participantes del hecho punible.

 STC Exp. P° 3390-2005-PHC/TC Caso: JACINTA MARGARITA TOLEDO


MANRIQUE.- “En el caso de autos, el juez penal cuando instaura instrucción por el
delito por falsificación de documentos en general, omitiendo pronunciarse en cuál de las
modalidades delictivas presumiblemente habría incurrido la imputada, y al no precisar si
la presunta falsificación de documentos que se imputa a la favorecida está referida a
instrumentos públicos o privados, lesiona su derecho a la defensa, toda vez que, al no
estar informada con certeza de los cargos imputados, se le restringe la posibilidad de
declarar y defenderse sobre hechos concretos, o sobre una modalidad delictiva
determinada y, con ello, la posibilidad de aportar pruebas concretas que acrediten la
inocencia que aduce. Esta omisión ha generado un estado de indefensión que incidirá en
la pena a imponerse y en la condición jurídica de la procesada, lo cual demuestra que el
proceso se ha tornado en irregular por haberse transgredido los derechos fundamentales
que integran el debido proceso, esto es, el derecho de defensa; ello, a su vez, ha
determinado la afectación de la tutela jurisdiccional, ambos garantizados por la Norma
Constitucional (…)”.48 ”Por consiguiente, este Tribunal considera que se ha transgredido
el Principio Acusatorio, pues la beneficiaria no tiene la ocasión de defenderse de todos y
cada uno de los elementos de hecho que componen las modalidades delictivas previstas
para el delito que se le instruye, las mismas, que no pueden convalidarse por la
circunstancia que la favorecida está asistida por un abogado defensor”.49
Apreciación.- Al igual que la primera sentencia en comento, la presente es una de las dos
primeras sentencias constitucionales de lectura obligatoria que fijan el principio de
imputación necesaria en el proceso penal, cuya aplicación se extiende en el proceso
administrativo disciplinario. La presente sentencia señala la exigencia de la precisión en

47
Fundamento 17.
48
Fundamento 14.
49
Fundamento 17.

15
una resolución judicial de la modalidad típica del hecho como componente del requisito
fáctico, elemento fundamental del principio de imputación necesaria.

 STC Exp. N° 4517-2009-PHC/TC-JUNÍN Caso: GERMÁN ADOLFO PAUCAR


MEJÍA.- “Asimismo, el artículo 77º del Código de Procedimientos Penales establece la
estructura del auto de apertura de instrucción, señalando que “Recibida la denuncia y
sus recaudos, el Juez Especializado en lo Penal sólo abrirá instrucción si considera que
de tales instrumentos aparecen indicios suficientes o elementos de juicio reveladores de la
existencia de un delito; que se ha individualizado a su presunto autor o partícipe, que la
acción penal no ha prescrito o no concurra otra causa de extinción de la acción penal. El
auto será motivado y contendrá en forma precisa los hechos denunciados, los elementos
de prueba en que se funda la imputación, la calificación de modo específico del delito o
los delitos que se atribuyen al denunciado, la motivación de las medidas cautelares de
carácter personal o real, la orden del procesado de concurrir a prestar su instructiva y
las diligencias que deben practicarse en la instrucción”.50
Apreciación.- El tribunal constitucional en el proceso de habeas corpus interpuesto por
German Adolfo Páucar Mejía contra el Juez del Primer Juzgado Penal de Huancayo y
contra el fiscal de la Primera Fiscalía Penal de Huancayo, precisa que debe hacerse
referencia en todo auto apertorio de instrucción –lo que en el nuevo modelo viene a ser la
Disposición de Formalización y Continuación de la Investigación Preparatoria- a la
calificación de modo específico, ya que con ello también se busca garantizar la
imputación necesaria y el principio de legalidad - tipicidad- garantizándose con ello el
derecho de defensa del imputado dentro de un debido proceso; cuya aplicación es
extensiva al proceso administrativo disciplinario.

 STC Exp. N° 5325-2006-PHC/TC Caso: JIMÉNEZ SARDÓN.- “Siendo esto así, resulta
conforme al derecho de todo ciudadano reconocido por la Constitución Política del
Estado la exigencia, para que la acusación sea cierta, no implícita sino precisa, clara y
expresa, es decir todo auto de ampliación ha de contener en la motivación una
descripción suficientemente detallada de los hechos nuevos considerados punibles que se
imputan y del material probatorio o de los indicios que justifican tal decisión (..). En el
presente caso se advierte que la imputación penal materia del auto ampliatorio
cuestionado adolece de falta de conexión entre los hechos que configura las conductas

50
Fundamento 07.

16
ilícitas penales atribuidas al beneficiario y las pruebas que se aportan como sustento de
cargos. No se advierte en dicho auto la delimitación concreta y precisa de la relación de
causalidad que denote la verosimilitud de las imputaciones que se incriminan al afectado,
lo cual perjudica ostensiblemente un adecuado ejercicio de su derecho de defensa, más
aún si el favorecido ha sido pasible de una medida coercitiva que restringe su libertad
individual, situación que legitima su reclamación de tutela constitucional urgente”.51
Apreciación.- En la presente sentencia, se hace referencia a los indicios y elementos de
juicio que deben sustentar cada imputación como requisito normativo del principio de
imputación necesaria, por cuanto para que la acusación sea cierta, no implícita sino
precisa, clara y expresa, ha de contener en la motivación una descripción suficientemente
detallada de los hechos nuevos considerados punibles que se imputan y del material
probatorio o de los indicios que justifican tal decisión.

 Exp. N° 0796-2012 Resolución N° 010 Sala Penal Permanente – Corte Superior de


Justicia de Ica. Imputado: OSCAR AVELINO MOLLOHUANCA CRUZ.- “Finalmente,
en el punto IV de la Formalización de la Investigación Preparatoria, y respecto a la
tipificación de los hechos, dice el Fiscal Provincial: “…en su calidad de Alcalde de la
Municipalidad Provincial de Espinar; estos imputados han organizado días antes de las
medidas de lucha, causando a la población de Espinar y realizando apologías al Delito
de DISTURBIOS, para lo cual utilizaban los diferentes medios de comunicación de la
Provincia de Espinar…”. Más adelante refiere: “…la actuación de los imputados fue
trascendente en la organización en la intención frustrada de tomar el campamento minero
de Xstrata Tintaya (…) para lo cual han incitado a la población con la finalidad que
generen disturbios y daños a la propiedad privada…”. “En el mismo sentido, el Juez A
quo al resolver el requerimiento de prisión preventiva, no ha precisado ni descrito las
conductas que a su juicio tipificarían el delito de disturbios, y cual habría sido la
participación concreta del investigado Mollohuanca Cruz”.52
Apreciación.- Por último, se tiene que la sentencia descrita líneas arriba, es muy rica en
aporte jurisprudencial sobre la imputación concreta, basada en el nuevo código procesal
penal, y que es la sentencia de segunda instancia que declara la nulidad de la resolución de
prisión preventiva contra el imputado Oscar M, Ex Alcalde de Espinar – Cusco-, por no
haber imputación concreta en el delito de Disturbios y otros, en agravio de la Empresa
Minera Xstata-Tintaya; por cuanto el juez de primera instancia tuvo que precisar y
51
Fundamento 09 y 10.
52
Fundamento de la Sentencia de Vista de la Causa 3.5 y 3.6.

17
describir las conductas que a su juicio tipificaban el delito imputado, así como establecer
concretamente la participación de cada uno de los investigados; la misma que también, es
aplicable en el proceso administrativo disciplinario.

3.- Conclusiones:

 El principio de imputación necesaria, dogmáticamente ha sido orientado en gran medida al


ámbito procesal penal; sin que ello signifique que no se pueda aplicar en el ámbito del
proceso administrativo disciplinario o sancionador, por cuanto hablamos de un principio
con carácter constitucional, aplicable a todos los ámbitos del derecho.
 El principio de imputación necesaria es aquella garantía constitucional que la autoridad
competente (Fiscal adscrito al Órgano de Control Interno) atribuye un hecho -sancionado
por una norma penal o administrativa- a otra persona imputable.
 La imputación debe tener como presupuesto la afirmación precisa y clara de las
circunstancias de un hecho concreto singular de la conducta de una persona, el cual pueda
delimitarse en el tiempo, modo y lugar que ubiquen el mundo de los hechos en que se
llevó a cabo la presunta conducta infractora de la ley.
 Los requisitos que debe cumplir la aplicación del principio de la imputación necesaria,
son: Fácticos: el cuál debe ser entendido como la exigencia de un relato claro, preciso y
circunstanciado de los hechos con relevancia penal o disciplinaria, que se atribuyen a un
apersona o magistrado; Lingüísticos, que la imputación debe ser formulada en lenguaje
claro, sencillo y entendible, sabiendo que si bien constituye un trabajo técnico jurídico,
está dirigida y va a ser conocida por los ciudadanos contra quienes se dirige la imputación;
y Normativos, por el cual el principio de imputación necesaria puede descomponerse en
los siguientes elementos: a) Se Fije la Modalidad Típica, b) Imputación Individualizada, )
Se Fije el Nivel de Intervención, y d) Que se establezcan los indicios y elementos de juicio
que sustentan cada imputación.
 Del Principio de Legalidad, surge la aplicabilidad del Principio de tipicidad, en mérito al
cual, la descripción legal de una conducta específica aparece conectada a una sanción
administrativa. Esta exigencia deriva de dos principios jurídicos específicos; el de libertad
y el de seguridad jurídica.
 El principio de imputación suficiente en el proceso administrativo disciplinario, implica
que el Fiscal adscrito al órgano de Control Interno realice una afirmación clara, precisa y
circunstanciada de un hecho concreto (quejado y/o denunciado), con significado

18
descriptivo, referido al pasado, que permita el total esclarecimiento de los hechos, y,
consecuentemente, la imposición de una sanción administrativa adecuada, proporcional y
oportuna, conforme a ley, hacia el magistrado quejado y/o denunciado.
 El principio de imputación necesaria no solo se fundamenta en con las garantías
procesales de defensa y contradicción, sino también con la exigencia constitucional de la
debida motivación de las resoluciones.
 La omisión fiscal de no cumplir con la garantía de la aplicación del principio de
imputación necesaria, vulnera el debido proceso, el derecho a la defensa, la debida
motivación de resoluciones, el mismo que debe ser resuelto por el Juez, o por la autoridad
e instancia pertinente, de conformidad con nuestra Constitución Política.
 El derecho a ser informado sobre una imputación realizada a un magistrado, dentro de un
proceso administrativo disciplinario, por el Órgano de Control Interno, es de obligatorio
cumplimiento, por cuanto constituye un derecho fundamental consagrado en la
Constitución Política, de lo contrario, su incumplimiento acarreará la nulidad de todo lo
actuado.

3.- Bibliografía:

 ANGULO ARANA, Pedro.- La Función Fiscal. Estudio comparado y aplicación al caso


peruano. El fiscal en el nuevo proceso penal. Jurista Editores, Lima, 2007.
 ARROYO ZAPATERO, Luis A./GÓMERZ DE LA TORRE, Ignacio B. (Dir.).-
Homenaje al Dr. Marino Barbero Santos. In Memoriam. Vol. I. Ediciones de la U.
Castilla-La Mancha/U. Salamanca, Cuenca, 2001.
 BACIGALUPO ZAPATER, Enrique.- Derecho Penal- Parte General, 2ª edición,
Editorial Hammurabi, Buenos Aires, 1999.
 BINDER, Alberto M.- Introducción al Derecho Procesal Penal. 2da. Edición, Editorial
Ad Hoc, Buenos Aires, 1999.
 CÁCERES JULCA, Roberto E.- Habeas Corpus contra el auto de apertorio de
instrucción. Tomo 10, Editorial Grijley, Lima, 2008.
 CASTAÑEDA OTSU, Susana Ynés.- Responsabilidad Disciplinaria de los Jueces.
Fundamentos constitucionales, normativa y jurisprudencia. Jurista Editores. Lima, 2012.
 CASTILLO ALVA, José Luis.- “El principio de imputación necesaria, una primera
aproximación”, Diálogo con la jurisprudencia, Editorial Gaceta Jurídica, Lima,
Noviembre del 2004.
 CRESCI VASSALLO, Giancarlo.- Criterios del Tribunal Constitucional en materia de
ratificación, destitución y nombramiento de jueces y fiscales. Editorial Gaceta Jurídica,
Lima, 2013.
 DONNA, Edgardo Alberto.- Derecho Penal – Parte General, T.I, Fundamentos. Teoría
de la Ley Penal, Edit. Rubinzal-Culzoni, Buenos Aires, 2006.
 FERRANDINO, Álvaro.- “El deber de fundamentación”, en: VALVERT MORALES,
Jorge Armando (Dir.).- Cuaderno del Defensor Nº 2. Instituto de la Defensa Pública
Penal. Rep. de Guatemala, Diciembre de 1999.

19
 GÓMEZ TOMILLO, Manuel.- “Derecho Administrativo Sancionador y Derecho Penal.
Análisis del derecho positivo peruano. Especial consideración de los principios de
legalidad, culpabilidad y oportunidad”, en: Revista de Derecho. Volumen 4, Universidad
de Piura, 2003.
 JAKOBS, Günther.- Strafrecht, Allgemeiner Teil, 2. ed., De Gruyter, Berlin, 1993.
 KAUFMANN, A.- “¿‘Atribución objetiva’ en el delito doloso?”, en: Anuario de Derecho
Penal y Ciencias Penales, Tomo XXXVIII, Madrid, 1985.
 LIZÁRRAGA GUERRA, Víctor.- El Derecho Disciplinario en la Administración
Pública. Editorial Grijley, Lima, 2013.
 MAIER, Julio B.J.- Derecho Procesal Penal Argentino. Vol. I. Editores del Puerto,
Buenos Aires, 2000.
 MENDOZA AYMA, Francisco Celis.- La necesidad de una imputación concreta en el
desarrollo del proceso penal cognitivo. Editorial San Bernardo, Arequipa, 2012.
 MORSELLI, Elio.- “Observaciones críticas acerca de la teoría de la imputación objetiva”,
en: MORY PRÍNCIPE, Freddy.- El Proceso Administrativo Disciplinario. Derechos,
Deberes, Obligaciones, Faltas, Sanciones, Jurisprudencia, Marco Legal. 5ta. Edición.
Editorial Rodhas, Lima, 2013.
 NIETO GARCÍA, Alejandro.- Derecho Administrativo Sancionador. 4ta. Edición.
Editorial Tecnos, Madrid, 2005.
 NOLASCO VALENZUELA, José; VELARDE LÓPEZ, Juan Manuel; AYALA
MIRANDA, Erika; LOPEZ ESPINOZA, Reiser.- Manual De Litigación en Delitos
Gubernamentales, tomo 2, ARA Editores, Lima, 2011.
 QUIROZ SALAZAR, William Fernando.- La Prueba del Dolo en el Proceso Penal
Acusatorio. Ediciones ITESIS, Lima, 2014.
 ROXIN, Claus.- “Gedanken zur Problematik der Zurechnung im Strafrecht”, en:
Festschrift für Richard M. Honig, Otto Schwartz & Co., Göttingen, 1970.
 SANCINETTI, Marcelo A., “Observaciones sobre la teoría de la imputación objetiva”, en:
AA.VV.- Teorías actuales en el Derecho Penal, Editorial Ad-Hoc, Buenos Aires, 1998.
 SCHÜNEMANN, Bernd.- “Consideraciones sobre la imputación objetiva”, en: Teorías
actuales en el Derecho Penal, Editorial Ad-Hoc, Buenos Aires, 1998.
 RAMOS PALOMINO, Aldo Marcelo.- “Procedencia de la Tutela de Derechos cuando la
Formalización de Investigación Preparatoria Vulnera la Garantía de la Imputación Penal
Concreta”, en: Boletín Alerta Informativa. Lima. Publicado el 24-04-2012, en:
http://www.lozavalos.com.pe/alertainformativa/index.php?mod=contenido&com=conteni
do&id=8492
 REÁTEGUI SÁNCHEZ, James.- El control constitucional en la etapa de calificación del
proceso penal. Palestra Editores, Lima, 2008.
 REYNA ALFARO, Luis Miguel.- Anuario de Derecho Penal Económico y de la Empresa
2012. Centro de Estudios de Derecho Penal Económico y de la Empresa CEDPE S.A.C.
Lima, 2012.
 ROJAS VARGAS, Fidel Segundo.- Derecho Penal Práctico Procesal y Disciplinario.
Dogmática y argumentación. Editorial Gaceta Jurídica. Lima, 2012.
 YAYA ZUMAETA, Edilberto W. / YAYA ZUMAETA, Ulises A.- El Derecho
Disciplinario Judicial. Editorial Gráfica Horizonte, Lima, 2001.
 ZAFFARONI, Eugenio Raúl.- Manual de Derecho Penal. Parte General I. Editorial
Ediciones Jurídicas. Lima, 1998.
 ZAFFARONI, Eugenio Raúl / ALAGIA, Alejandro / SLOKAR, Alejandro.- Derecho
Penal – Parte General. 2da. Edición. Ediar Editora. Buenos Aires, 2001.
 ZANNONI, Eduardo A.- Crisis de la razón jurídica, Editorial Astrea, Buenos Aires,
1980.

20