Anda di halaman 1dari 3

Universidad Agraria del Ecuador

Facultad de Ciencias Agrarias


Carrera de Ingeniería Agrícola mención Agroindustrial
Fruticultura
Integrantes:
Josué Barzola Pérez
José Briones Escobar
Moisés Chiriguaya Salavarria
Junior Peralta Macías
Andy Sesme Velarde

Noveno Semestre “B”

Huertos Frutales.
La plantación de un huerto frutal representa una alta
inversión y por lo tanto para obtener una buena
rentabilidad, la producción del huerto debe ser
precoz, con fruta de calidad y una alta
producción.

Para conseguir estos resultados, es necesario


que:

1.- Debe existir una buena adaptación de la especie y la variedad al clima.

2.- El portainjerto, la especie frutal y la variedad deben adaptarse al suelo.

3.- El manejo del suelo en preparación debe ser óptimo

4.- Estudiar cuidadosamente el diseño del huerto en cuanto a: distancia de


plantación, sistema de conducción, distribución y tipo de polinizantes, utilización
de estructuras de soporte, elección del portainjerto para cada variedad y elección
del sistema de riego.

5.- Realizar la plantación adecuadamente,


protegiendo las plantas en todo momento de
daños físicos, deshidratación y plantando
temprano.

6.- Dirigir el manejo de posplantación para


conseguir un rápido crecimiento de las
plantas, con el fin de que ocupen el espacio
asignado en un plazo máximo de 3 a 5 años,
dependiendo de la especie y diseño de plantación. En este manejo los factores
más importantes son el riego, control de malezas, aplicación de fertilizantes,
poda y control de plagas y enfermedades.

Preparación de suelos.
El concepto más importante es que mientras
más suelto queda el suelo en profundidad, la
raíz del árbol crecerá con mayor facilidad y
por lo tanto en la misma proporción lo hará
la parte aérea, consiguiendo que el árbol
ocupe el espacio asignado lo antes posible,
lo que determinará la precocidad del huerto,
considerado uno de los factores más
importantes en la rentabilidad.

Debe tenerse en cuenta que la única oportunidad que existe para hacer una
adecuada preparación del suelo en toda la vida de huerto, es antes de plantarlo.
Después, solo se puede atenuar los problemas que se presenten por una mala
preparación.

Otro aspecto que se debe considerar, es que se trata de una labor bastante costosa
si se requiere hacer bien, pero en general poco significativa en relación al total de
la inversión.

Manipulación de plantas.
Toda la manipulación durante el transporte, barbecho en el predio y plantación se
debe hacer evitando producir cualquier daño. Hay plantas especialmente delicadas,
como son aquellas con ramas anticipadas y las de ojo dormido, donde es fácil dañar
la yema si las plantas se toman de la zona de injertación.

Considerar que durante el transporte se


pueden producir daños importantes a las
plantas si el vehículo utilizado no es el
adecuado.

Se recomienda prepararse con


anticipación al despacho, de manera de
asegurar que se cumplan los requisitos
necesarios para el traslado: se debe
utilizar camiones con barandas altas e
idealmente protegidas en el interior de
manera de minimizar el daño por roce y pérdidas de anticipados con el movimiento
del traslado.

Siempre tapar las plantas con carpa o maya rachell doble.


El traslado debe ser directo hasta el barbecho en el predio, sin desviar o demorar
su entrega, para evitar deshidratación de raíces y daños mecánicos.

Recordar que los paquetes deben cargarse parados, sin apretarse demasiado para
evitar rotura de raíces.

Plantación
Las plantas deben sacarse del barbecho a un ritmo concordante con el avance de
la plantación. Una vez en terreno, éstas deben distribuirse en forma ordenada y
cuidadosa delante del equipo de plantación para ser plantadas en la próxima media
hora.

Se recomienda hacer un buen hoyo de


plantación de 40x40x40 cm. en plantas
con raíces chicas (vides y carozos de
ojo dormido) y de 50x50x50 cm. para
plantas terminadas .Estos no deben ser
hechos con mucha anticipación para
evitar se llenen de agua con las lluvias,
especialmente en suelos pesados
donde el drenaje es lento

Suelo y riego.
Es necesario contar con suelo adecuado para la plantación, es decir, húmedo pero
suelto, de manera de rellenar las raíces con tierra y eliminar las bolsas de aire.

En primer lugar se pone un poco de suelo al fondo


del hoyo, luego se ubica la planta con el injerto
en contra del viento predominante. Luego se
va poniendo suelo alrededor y compactando
levemente, solo lo necesario para que la
planta se mantenga firme. Asegurarse que
todas las plantas queden totalmente tapadas
y orientadas hacia el fondo del hoyo.

Es muy importante hacer inmediatamente el riego de posplantación, asegurándose


que todas las raíces queden en íntimo contacto con el suelo y eliminando así el aire
al interior de la masa radicular. La cantidad de agua a ocupar en cada planta
dependerá del tamaño del hoyo de plantación que se ocupó, de manera de lograr
que toda la masa radicular quede mojada. Para esto, es necesario regar las
primeras plantas y revisar el mojamiento de las raíces hasta encontrar la cantidad
adecuada que se necesita.